FANDOM


Para otros usos de este término, véase Capitán América (desambiguación)
"Sé que pido mucho, pero el precio de la libertad es alto, siempre lo ha sido, y estoy dispuesto a pagar el precio. Si debo pelear solo que así sea, pero apuesto a que habrá más."
―Steven Rogers[fnt.]

El Capitán Steven Grant "Steve" Rogers es un veterano de la Segunda Guerra Mundial, miembro fundador de los Vengadores y el primer superhéroe del mundo. Rogers tenía problemas de salud, sin embargo, después de que el Proyecto Renacimiento lo convirtió en el Capitán América, ayudó a los Aliados a ganar la Segunda Guerra Mundial atacando las instalaciones de HYDRA junto a los Comandos Aulladores, convirtiéndose en una leyenda viviente debido a sus hazañas. Rogers mantuvo una relación con Margaret Carter, pero tras perder a su mejor amigo, James Barnes, en la captura de Arnim Zola, Rogers lo vengó derrotando al líder de HYDRA, Johann Schmidt, no obstante, él se estrelló en el Ártico, permaneciendo congelado durante siete décadas.

Su cuerpo fue encontrado por S.H.I.E.L.D., y Rogers despertó sólo en un mundo moderno que apenas reconocía. Cuando Nicholas Fury, Director de S.H.I.E.L.D., le pidió a Rogers que lo ayudara a salvar el mundo de nuevo, él se uniformó nuevamente como el Capitán América, llevando su icónico escudo, trayendo su fuerza y actitud sensata a los Vengadores en la Invasión Chitauri, resultando en la captura de Loki. Con el tiempo, Rogers se convirtió en un agente de S.H.I.E.L.D. y realizó varias misiones acompañado de Natalia Romanoff.

Poco después, Rogers entró en conflicto con el Soldado del Invierno, quien aparentemente había asesinado a Nicholas Fury. Habiendo sido culpado por Alexander Pierce por el incidente, Rogers descubrió que HYDRA, a quien creía haber disuelto en 1945, había renacido dentro de S.H.I.E.L.D. desde su fundación, y que planeaban usar el Proyecto Insight para comenzar una nueva orden mundial. Asimismo, descubrió que el Soldado del Invierno era en realidad su viejo amigo, James Barnes, a quien HYDRA le había lavado el cerebro y lo ocultó durante décadas. Junto a Natalia Romanoff, Maria Hill y Samuel Wilson, él consiguió estropear los planes de HYDRA, y después se embarcó con Wilson en una búsqueda por encontrar a Barnes.

En medio de la búsqueda, Rogers se reunió con los Vengadores para desmantelar la amenaza creciente de HYDRA dirigida por Wolfgang von Strucker. Aunque ganaron, el equipo pronto tuvo que detener a Ultrón, lo que también dio como resultado el nacimiento de Visión, quien finalmente destruyó a Ultrón. A diferencia de la mayoría de los miembros originales del equipo, Rogers se mantuvo como miembro y líder de la segunda encarnación de los Vengadores formados después de la Ofensiva de Ultrón.

En respuesta a la pérdida masiva de vidas causada por los Vengadores, Rogers vio como Thaddeus Ross les exigió regular sus acciones firmando los Acuerdos de Sokovia, pero él se negó, poniéndolo en desacuerdo con Anthony Stark, y cuando James Barnes se convirtió en un fugitivo tras un ataque terrorista, Rogers, ayudado por Sharon Carter, tuvo que dirigir un pequeño grupo de héroes a su favor contra el equipo de Stark por proteger a su viejo amigo, iniciando la Guerra Civil de los Vengadores. Durante una tregua por arrestar a Helmut Zemo, quien estaba detrás del atentado terrorista, Stark descubrió que Barnes fue quien asesinó a sus padres, resultando en una pelea, la cual Rogers ganó. Tras el arresto de Zemo, T'Challa les proporcionó a él y Barnes escondite en Wakanda.

Cuando Thanos y su Orden Oscura atacaron la Tierra en búsqueda de las Gemas del Infinito, Rogers, Romanoff y Wilson salieron de su escondite a fin de proteger a Visión. Para separarlo de la Gema de la Mente por su seguridad, Rogers lo llevó a Wakanda, donde los ejércitos Wakandianos lucharon contra las fuerzas de Thanos. A pesar de sus esfuerzos, Thanos venció a todos los héroes y realizó el Chasquido, eliminando a la mitad de la vida en el universo. Con la ayuda de Nebula y Rocket Raccoon, los Vengadores viajaron a Titán II, donde eliminaron a Thanos, pero no revirtieron lo sucedido, ya que las Gemas del Infinito habían sido destruidas.

En 2023, Rogers y Romanoff recibieron la visita de Scott Lang, quien sugirió viajar en el tiempo por medio del Reino Cuántico para reunir las Gemas del Infinito del pasado. Rogers y Stark recobrando tanto la Gema de la Mente como la Gema del Espacio en los años 2012 y 1970, respectivamente. Con las Gemas reunidas, Rogers fue testigo de como Bruce Banner consiguió revivir a la mitad de la vida en el universo. De repente, el ejército de un Thanos alternativo los confrontó, por lo que Rogers, empuñando el Mjolnir, dirigió a los Vengadores y sus aliados en la Batalla de la Tierra, venciendo a Thanos a costo del sacrificio de Stark. Tras el funeral de Stark, Rogers devolvió las Gemas al pasado, y se quedó a vivir en la década de 1940 con Margaret Carter. Habiendo envejecido, Rogers regresó al 2023, se encontró con Samuel Wilson y le confió su escudo para ser su sucesor.

Biografía

Vida temprana

Juventud

Steven Grant Rogers nació el jueves, 4 de julio de 1918, en Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos. Sus padres fueron Sarah y Joseph Rogers. Antes de que Steven naciera, su padre Joseph murió en acción en la Primera Guerra Mundial. A temprana edad conoció a James Barnes, quien posteriormente se convertiría en su mejor amigo.

Como era un adolescente enfermizo, Rogers era atacado con frecuencia por matones en las calles. Sin embargo, su resistencia, a pesar de su pequeña estatura, inspiró a Barnes a acudir en su ayuda y luchar contra los matones cuando era necesario. Rogers también asistiría a la temporada de 1941 de las Grandes Ligas de Béisbol.[1]

Rogers asistió a la Escuela Secundaria George Washington en Brooklyn de 1932 a 1936, y más tarde a la Escuela de Arte de Auburndale, también en Brooklyn, de 1937 a 1938. Durante uno de sus viajes juntos, Rogers y Barnes se vieron obligados a regresar a Brooklyn en la parte trasera de un camión, ya que habían usado todo el dinero restante del tren para comprar perros calientes, mientras que Barnes también había logrado gastar inadvertidamente tres dólares mientras intentaba ganar un oso de peluche para una chica pelirroja llamada Dolores.[2] Otra vez, cuando estaban juntos en Coney Island, Barnes convenció a Rogers de que montara el ciclón, lo que provocó que Rogers vomitara.[1]

Muerte de su madre

"Gracias Buck, pero puedo arreglármelas solo."
"Solo que, no tienes que hacerlo. Siempre estaré a tu lado, amigo."
―Steven Rogers y James Barnes[fnt.]

En 1936, la madre de Rogers murió de tuberculosis y fue enterrada junto a su marido. Después del funeral, Rogers habló con Barnes, quien intentó ayudarlo a conseguir un trabajo, pero Rogers dijo que podía salir adelante por su cuenta. Barnes le dijo que no tenía que hacerlo, ya que él siempre estaría a su lado, algo que Rogers recordaría por mucho tiempo.[3]

Un año más tarde, Barnes y Rogers descubrieron que los Estados Unidos se habían unido a la Segunda Guerra Mundial. Rogers quería unirse al Ejército de los Estados Unidos para luchar en Europa contra los nazis, por lo que Barnes lo entrenó durante dos semanas en el gimnasio. Pronto, ambos fueron a un Centro de Inducción y Reclutamiento de los Estados Unidos en la ciudad de Nueva York, donde Rogers fue clasificado como 4F y fue rechazado del servicio, y por otro lado Barnes se alistó en el Ejército.[4]

Segunda Guerra Mundial

Buscando una oportunidad

"A veces creo que te gusta ser golpeado."
"Lo tenía contra las cuerdas."
James Barnes y Steven Rogers[fnt.]

En la ciudad de Nueva York, diciembre de 1941, Rogers continuó siendo rechazado para el servicio militar, a pesar de hacer varios intentos en diferentes oficinas de alistamiento, debido a su salud y diversos problemas físicos. Él todavía estaba decidido a luchar junto a los soldados y trataría de convencer a los médicos de darle una oportunidad, sin éxito.

Decepcionado, Rogers se dirigió al cine, y antes de que la película iniciara, proyectaron unos videos relacionados con el Ejército. Él observaba con admiración, pero un hombre demandaba con desdén que proyectaran la película de una vez. Rogers le pidió que mostrara un poco de respeto por los hombres que protegían a la nación, sin embargo, el hombre reaccionó agresivamente y se llevó a Rogers hasta un callejón para comenzar a golpearlo. Rogers afirmó que lo combatiría todo el día, y se trató de defender con la tapa de un bote de basura, hasta que su amigo, James Barnes, llegó y golpeó al matón.

Más adelante, mientras asistía a una exposición de las futuras tecnologías con Barnes y dos hermosas mujeres, Rogers observó a Howard Stark presentando un prototipo de automóvil volador. Rogers, siendo un hombre tímido, se sintió incómodo teniendo a las mujeres cerca, y entró a una oficina de alistamiento para intentar alistarse de nuevo. Barnes notó su ausencia y más tarde encontró a Rogers, intentando convencerlo de que no se alistara nuevamente en caso de que fuera arrestado por mentir en sus papeles, pero Rogers insistió en que tenía que luchar por su país. Sin poder convencerlo, Barnes se despidió de él, sabiendo Rogers que Barnes iría a Inglaterra con el Regimiento de Infantería 107 a la mañana siguiente.[1]

Conociendo a Abraham Erskine

"¿Le gustaría aniquilar nazis?"
"No quiero aniquilar a nadie. Odio a los abusivos, sean de donde sean."
Abraham Erskine y Steven Rogers[fnt.]

Habiendo escuchado la conversación de Rogers con Barnes acerca de querer ayudar en la guerra, el Doctor Abraham Erskine decidió reunirse con Rogers en una habitación aislada, donde Rogers estaba esperando sus exámenes. Sin embargo, al ver que los médicos estaban abandonando la sala, Rogers se preocupó de que habían descubierto su falsificación en los papeles de alistamiento, y se preparó para irse.

No obstante, Erskine entró y le explicó que representaba a la Reserva Científica Estratégica. Rogers luego cuestionó de dónde era Erskine, insistiendo en que no estaba preocupado cuando Erskine le reveló que había nacido en Alemania. Erskine luego le preguntó a Rogers si deseaba ir a viajar y eliminar a los nazis, a lo que Rogers le preguntó si estaba siendo examinado, antes de decirle que no deseaba matar a nadie; a él simplemente no le gustaban los matones sin importar de dónde fueran.

Erskine, impresionado por su respuesta y por todos los esfuerzos continuos de Rogers para alistarse en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, decidió reclutar a Rogers como candidato del Proyecto Renacimiento, un experimento secreto de "Súper Soldado" que estaba llevando a cabo la organización, y le mencionó que esta sería su oportunidad de unirse a la guerra. Rogers aceptó con entusiasmo, encantado de tener la oportunidad de ser útil.[1]

Comenzando el entrenamiento

"El General Patton dijo que las guerras se pelean con armas, pero se ganan con hombres. Esta la ganaremos nosotros porque tenemos los mejores hombres. Y porque serán aún mejores, mucho mejores."
Chester Phillips[fnt.]

Rogers, bajo la supervisión del Doctor Abraham Erskine, viajó al Campamento Lehigh para comenzar su entrenamiento. Al llegar, Rogers observó cómo la agente Margaret Carter se presentaba y mostraba su fuerza al golpear a Gilmore Hodge cuando intentó faltarle el respeto. El Coronel Chester Phillips llegó y pronunció un discurso ante los cadetes, lo que le desagradó a Rogers, ya que creía que un hombre tan pequeño no debería estar involucrado en sus operaciones.

En el Campamento Lehigh, Rogers entrenó duro en sus intentos por demostrar que era un soldado digno de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, pero tenía dificultades para estar al mismo nivel que los demás. Rogers también era un objeto de burla y era acosado a menudo por otros soldados, incluido el soldado Hodge. Sin embargo, la determinación y el pensamiento rápido de Rogers a menudo lo hacían sobresalir del grupo. Mientras salían corriendo bajo las órdenes del Sargento Michael Duffy, a Rogers y los otros cadetes se les ofreció ir a casa si sacaban una bandera de la cima de una pértiga. Ya que Rogers estaba demasiado cansado, este quitó el soporte para derribar el palo que sostenía la bandera, la tomó y se marchó.

A pesar de todos sus esfuerzos, el Coronel Chester Phillips no estaba convencido de las afirmaciones de Erskine de que Rogers era la persona adecuada para llevar a cabo el Proyecto Renacimiento, y afirmó que Hodge era la mejor opción debido a que él era grande, rápido y obedecía órdenes. Cuando Erskine argumentó que Hodge era simplemente un matón, Phillips decidió demostrar que Hodge era más valiente que Rogers lanzando una granada falsa a los cadetes. Para sorpresa de Phillips, Hodge corrió por su vida mientras Rogers saltó sobre la granada para proteger a sus compañeros de la explosión que nunca llegó. Habiendo visto a Rogers cometer un acto de valentía abnegada, Phillips finalmente cedió a Erskine.[1]

Aceptado para el Proyecto Renacimiento

"El hombre del suero amplifica todo en un interior. Entonces, el bien se magnifica, el mal se incrementa. Por eso fuiste elegido, porque alguien fuerte que tuvo poder toda su vida pierde el respeto por el poder. Pero alguien frágil conoce el valor de la fuerza y conoce la compasión."
Abraham Erskine a Steven Rogers[fnt.]

Con la decisión tomada de que Rogers sería el único cadete seleccionado para someterse al Proyecto Renacimiento, Rogers fue enviado de regreso a su habitación hasta que se lleve a cabo el procedimiento al día siguiente. La noche antes del tratamiento, Rogers recibió la visita de Abraham Erskine, quien vino con una bebida, antes de que Rogers le preguntara porqué había sido seleccionado para el experimento, habiendo otros soldados más fuertes.

Erskine le explicó cómo el Partido Nazi y Adolf Hitler habían ganado su poder en Alemania y cómo el propio Erskine había sido elegido por Hitler para crear al soldado perfecto. Erskine le reveló a Rogers que su primer sujeto de pruebas fue el oficial nazi Johann Schmidt, quien se sometió a una versión imperfecta del tratamiento; volviéndose sobrehumano y sufriendo efectos secundarios negativos debido a su ambición interior por el poder y la obsesión egoísta por convertirse en un hombre superior.

Sin embargo, él le aseguró a Rogers que lo eligió porque era inherentemente un buen hombre y que, por haber sido débil toda su vida, no perdería el respeto por la fuerza que ganaría. Erskine le ofreció una bebida a Rogers, pero pronto se dio cuenta que cometió un error, y decidió tomarse el suyo, ya que Rogers iba a ser puesto a prueba al día siguiente, por lo que no debía consumir ningún licor. Aún así, ambos prometieron compartir otra bebida después del tratamiento.[1]

Proyecto Renacimiento

"¿Cómo se siente?"
"Grande."
Margaret Carter y Steven Rogers[fnt.]

Rogers fue escoltado para ir a una instalación secreta por Margaret Carter y, mientras viajaban, se tomaron el tiempo para conversar, con Rogers explicando que a él solían golpearlo en los callejones por su altura, y Carter le confesó su malestar ante el trato que le daban por ser mujer. A pesar de la incomodidad de Rogers mientras hablaba con ella, Carter estaba encantada con la sinceridad y los buenos valores morales de Rogers.

Una vez que llegaron a la base, Erskine sometió a Rogers para el tratamiento del Súper Soldado, entrando a un contenedor creado por Erskine y Howard Stark. Allí, se le inyectó con un suero especial y una dosis de Radiación Vita. Aunque el tratamiento fue muy doloroso, Rogers le dijo a los científicos que siguieran adelante y salió del experimento mostrando un físico mayor. Después de que los científicos y generales celebraran el éxito del proyecto, uno de los asistentes disparó y mató a Erskine, revelándose como un asesino mandado por Johann Schmidt, Heinz Kruger. Rogers corrió en ayuda de Erskine, pero no había nada que pudiera hacer; Erskine señaló el corazón de Rogers, recordándole su última conversación y falleció.

Dispuesto a hacer justifica como correspondía, Rogers persiguió a Kruger a pie, mientras Kruger se marchaba en un taxi robado, y salvó a Margaret Carter de ser atropellada. Debido a la mejora de su condición física, Rogers fue capaz de alcanzar a Kruger a pesar de sus intentos por salir de su alcance. Cuando Kruger trató de escapar en un submarino de HYDRA, Rogers se zambulló en el agua tras él y lo capturó, pero el asesino se suicidó a través de una cápsula de cianuro antes de que pudiera ser interrogado. Pronto, Rogers se dio cuenta de que el suero le había dado habilidades sobrehumanas avanzadas, que podría usar para hacer el bien.[1]

Trabajando para la USO

"Cuando menos hago algo, Phillips me habría dejado en el laboratorio."
"¿Y existen solamente dos opciones? ¿Ser un mono bailarín o un conejillo de indias?"
―Steven Rogers y Margaret Carter[fnt.]

Con la muerte del Doctor Abraham Erskine, la fórmula del Suero del Súper Soldado se perdió. Las muestras de sangre de Rogers fueron tomadas con la esperanza de replicar la fórmula; de los doce, uno le fue dado a Howard Stark.[5] Contrario a lo que esperaba ser tras tener sus condiciones mejoradas, en lugar de limitarse a estar en un laboratorio mientras los científicos intentaban descubrir la fórmula de Erskine, Rogers aceptó a regañadientes recorrer el país en un traje colorido para ser conocido como el "Capitán América". Su propósito era promover los enlaces de la guerra y la participación estadounidense en las batallas del mismo.

A Rogers le resultó torpe hacer esto, aún deseando luchar con sus compañeros soldados contra las fuerzas de la Alemania Nazi y el continuo aumento de HYDRA bajo el liderazgo de Johann Schmidt. El senador Brandt lo obligó a presentarse y posar en las fotografías para mantener en alto la moral de las personas en casa. A pesar de su incomodidad, Rogers todavía trató de sacar lo mejor de la situación, disfrutando de las reacciones de todos los niños pequeños.

Acompañado de un gran espectáculo de música y bailarinas, incluyendo a un falso Adolf Hitler para que le diera un "golpe de gracia", Rogers se convirtió en un icono y formó parte de una propaganda para el pueblo estadounidense. Después de cada programa, Rogers firmaba autógrafos para los niños que lo admiraban, y después de un programa, una hermosa mujer lo saludó y le pidió un autógrafo. Además, protagonizó sus propios cómics y películas en las que él batallaba y derrotaba a los Nazis como el Capitán América.

Rogers continuó viajando por el país de un estado a otro a medida que su propia popularidad seguía creciendo por las esposas e hijos, cuyos esposos y padres luchaban en el extranjero contra las fuerzas de Hitler. Al final de los espectáculos, Rogers demostraría su fuerza al levantar una motocicleta con tres de las bailarinas encima mientras la música terminaba, para asombro de su público cada vez mayor.[1]

Luchando contra HYDRA

Liberación de prisioneros de guerra aliados

"Salgan rápido y acabenlos. Los veré en el claro con los demás que encuentren."
"¡Espera! ¿Sabes lo que haces?"
"Si, golpeé a Adolf Hitler cientos de veces."
―Steven Rogers y Gabe Jones[fnt.]

En 1943, mientras estaba dando una función como el Capitán América, Rogers aprendió que los hombres de las Fuerzas Armadas no disfrutaban de su acto tanto como los niños. Deprimido por el trabajo que le habían dado y que deseaba ser un soldado, él se tomó un momento libre para dibujarse a sí mismo como un mono. Margaret Carter se acercó a él y trató de convencerlo de que era más de lo que estaba haciendo. Durante su conversación, Rogers se enteró de que la unidad de James Barnes se perdió en la batalla contra las fuerzas de Johann Schmidt. Aunque el Coronel Chester Phillips aparentemente confirmó que Barnes había muerto en acción, Rogers se negó a creer que Barnes estaba muerto y montó una operación de rescate en solitario.

Margaret Carter y Howard Stark ayudaron a Rogers a volar hasta Austria, a treinta millas detrás de las líneas enemigas. Durante su viaje, Rogers tuvo una conversación incómoda con Carter cuando equivocadamente pensó que ella había comenzado una relación romántica con Stark. Cuando el avión fue disparado repentinamente por las armas enemigas, Rogers se armó con un paracaídas y le ordenó a Carter regresar al avión; ella trató de decirle que no podía darle órdenes, pero él sonrió y le dijo que podía, porque era capitán. Rogers luego saltó del avión y aterrizó a salvo en el suelo. Luego, Rogers se coló a bordo de un camión de HYDRA, noqueando a dos guardias y se infiltró en una de instalaciones que pertenecía a la división HYDRA de Johann Schmidt.

Una vez allí, encontró y robó una pieza de tecnología que funcionaba con la energía del Teseracto y liberó a los soldados capturados. Los soldados lucharon contra sus captoras de HYDRA, lo que les permitió escapar. Rogers fue a buscar a Barnes por su cuenta, y en el camino se encontró con Arnim Zola, que estaba saliendo de una habitación extraña. Cuando Rogers entró en la habitación, encontró a Barnes atado a una mesa. Rogers lo liberó y trató de escapar. Sin embargo, toda la instalación comenzó a explotar, por lo que trataron de encontrar otra salida. A continuación, Rogers fue confrontado por Johann Schmidt; ambos tuvieron una breve lucha en la que Schmidt mostró su increíble fuerza. Zola los separó a los dos, y Schmidt reveló que su rostro era una máscara, y que su verdadera cara era de color rojo, que tenía forma de calavera, lo que le valió el apodo de Red Skull.

Schmidt huyó con Zola, y Rogers consiguió escapar con Barnes de las instalaciones. Luego, él se reunió con los soldados liberados y regresaron al Campamento Lehigh. Allí, Rogers esperó a que el Coronel Chester Phillips lo reprendiera por sus acciones, pero este último se negó, sabiendo que él había hecho un buen trabajo en salvar la vida de más de cuatrocientos soldados capturados. Margaret Carter lo interrogó por haber llegado tan tarde, y Rogers le explicó que no pudo comunicarse, ya que la radio que le dio se había roto. Acto seguido, James Barnes le pidió a las personas que les rodeaban reconocer a Rogers como un héroe y entonces todos aplaudieron con euforia.[1]

Alistándose para luchar contra HYDRA

"El momento en el crea conocer a una mujer será el momento en el que estará frito. Yo me concentro en el trabajo que actualmente es procurar que usted y sus hombres no acaben muertos."
Howard Stark a Steven Rogers[fnt.]

Rogers conversó con Phillips, diciéndole todo lo que había aprendido durante su incursión en la base de HYDRA, incluyendo la ubicación de muchas otras bases de HYDRA en toda Europa. Cuando se propuso la idea de armar un equipo para que Rogers enfrente a las líneas enemigas, Rogers explicó que él ya estaba armando su propio equipo. Él reclutó a James Barnes, Dum Dum Dugan, Gabe Jones, Jim Morita, James Montgomery Falsworth, y Jacques Dernier, apodándose los Comandos Aulladores, para destruir las bases de HYDRA. Cuando Barnes le preguntó si él pensaba en conservar el traje, este le dijo que le estaba empezando a gustar. Carter llegó luego para comentarle a Rogers sobre su próxima reunión; ellos sugirieron que una vez que la guerra hubiera terminado, deberían salir a bailar juntos.

Rogers regresó a la base, donde se le acercó de forma inesperada Lorraine, quien decidió premiarlo por sus esfuerzos bélicos con un beso apasionado. Cuando Carter los encontró, rápidamente lo reprendió por ser como cualquier otro soldado. Rogers más tarde habló con Howard Stark para asesoramiento; durante su charla, Stark le proporcionó a Rogers un nuevo equipo y un nuevo escudo circular hecho de Vibranio, capaz de aguantar grandes cantidades de vibraciones. Esto quedó demostrado rápidamente cuando Carter le disparó varias veces como venganza por besar a Lorraine.[1]

Comandos Aulladores

"¿Te gustaría seguir al Capitán América a las garras de la muerte?"
"Claro que no. Al debilucho de Brooklyn que era demasiado tonto para huir de las peleas. Lo seguiré a él."
―Steven Rogers y James Barnes[fnt.]

Finalmente, Rogers fue enviado al frente de la Segunda Guerra Mundial, ahora al mando de los Comandos Aulladores. Él conservó el nombre del Capitán América con su nuevo uniforme, y se embarcó en la búsqueda de sabotajes para destruir las instalaciones de HYDRA en toda Europa. Rogers y los Comandos atacaron personalmente los puestos avanzados de HYDRA. Usando su fuerza obtenida del Proyecto Renacimiento, Rogers pudo hacerles frente a los soldados de HYDRA para recuperar los territorios que dicha organización invadió y tomó por la fuerza. En su motocicleta, Rogers saboteaba las instalaciones de HYDRA y escapaba mientras estas explotaban, satisfecho con su trabajo.

A medida que la Segunda Guerra Mundial seguía, Rogers y sus Comandos Aulladores continuaron luchando contra la Alemania Nazi, y Rogers se convirtió en un líder militar más experimentado como resultado. Mientras Rogers le daba órdenes a James Barnes y Dum Dum Dugan junto con el resto de los Comandos, este se dio cuenta de que el camarógrafo que grababa su trabajo había tomado capturas de su brújula, que contenía una fotografía de Margaret Carter, para gran vergüenza de Rogers mientras se alejaba rápidamente del equipo de cámaras, sabiendo muy bien que al Coronel Chester Phillips le divertiría ver esto.[1]

En invierno de 1944, Rogers logró por sí solo detener un bloqueo nazi y salvó a más de seiscientos hombres, incluido el hombre que con el tiempo se convertiría en el esposo de Margaret Carter.[3] Luego, él siguió enfocándose en destruir las instalaciones de HYDRA, con Barnes ahora actuando como francotirador para los Comandos mientras mantenía la unidad segura al explorar las instalaciones para asegurar su lenta victoria.[1]

En algún punto, Rogers se reunió con el General Dwight D. Eisenhower para discutir todos los planes de batalla que se avecinaban.[3] Todas las acciones de Rogers durante la guerra enfurecieron enormemente a Johann Schmidt, cuyos sus planes para conquista el mundo se retrasaban constantemente. Mientras que Rogers y sus Comandos Aulladores resultaban victoriosos, la Reserva Científica Estratégica también había logrado obtener victorias sobre HYDRA, permitiendo a los Aliados ganar lentamente la ventaja sobre Adolf Hitler a medida que la guerra continuaba. Como resultado, el liderazgo de Rogers siguió creciendo, lo que le permitió ir más allá de lo que era antes y se convirtió en un verdadero líder de batalla para los Aliados contra los Nazis y contra HYDRA.[1]

Perdiendo a James Barnes

"Lo tenía contra las cuerdas."
"Sí, lo noté."
James Barnes y Steven Rogers[fnt.]

En una misión en particular luego de recibir información sobre la ubicación de uno de los principales científicos de HYDRA, Arnim Zola, Rogers y sus Comandos Aulladores armaron un plan para capturar a Zola. Mientras esperaban el tren de Zola, Rogers y Barnes recordaron el momento en que habían ido a Coney Island y Rogers vomitó, con Barnes comparando aquel momento con su nueva misión.

Cuando vieron el tren, Dum Dum Dugan y Jacques Dernier ayudaron a Rogers, Barnes y Gabe Jones a instalar su tirolina y se prepararon para abordar el tren blindado de Zola. Al ir primero, Rogers advirtió que solo tenían diez segundos para subir al tren, con James Montgomery Falsworth deseándoles suerte. Rogers y Barnes comenzaron a explorar los vagones. Momentos después de su llegada, fueron emboscados por un grupo de soldados de HYDRA. Rogers se vio obligado a luchar contra un guardia de HYDRA fuertemente armado. Como Barnes también era atacado por varios soldados de HYDRA, Rogers sabía que no tenía mucho tiempo para ayudarlo y finalmente limpiaron la zona.

Barnes insistió en que tenía a los soldados contra las cuerdas, recordándole a Rogers su conversación con respecto al ruidoso tirón en su casa en la ciudad de Nueva York. De repente, un soldado regresó y les disparó con su rifle y, aunque intentó usar su escudo para defenderse, Barnes fue golpeado por otra explosión y fue expulsado del tren antes de que Rogers derribara al soldado.

A pesar de todos sus esfuerzos desesperados por salvar a su amigo que estaba aferrado al costado del tren, Rogers observó con absoluto horror cómo Barnes caía hasta su presunta muerte, devastado por no haber podido salvar a su amigo de la infancia. Afortunadamente, Zola fue capturada por Gabe Jones, fue entregado a las fuerzas aliadas y fue interrogado por Chester Phillips. La misión tuvo éxito, ya que Zola le proporcionó a los Aliados información necesaria para derrotar a HYDRA.[1]

De luto por James Barnes

Después de la perdida de su amigo más querido, Rogers fue a una ciudad bombardeada y se tomó una copa solo en una taberna para llorar la muerte de Barnes. Él luego se enteró de que debido al suero que tenía en su cuerpo, era incapaz de emborracharse. Posteriormente, Rogers fue acompañado por Margaret Carter, quien intentó asegurarle de que la muerte de Barnes no era su culpa.

Sabiendo que HYDRA estaba planeando un ataque masivo en el mundo y, con ganas de atacar de manera decisiva a HYDRA para poner fin al conflicto y vengar a Barnes como correspondía, Rogers, Howard Stark, Chester Phillips, Margaret Carter y los Comandos Aulladores discutieron su estrategia para derrotar a la organización para siempre. Gracias a la información proporcionada por Zola, Rogers elaboró un plan en el que él entraría solo en primer lugar y luego hacer que el Ejército lo siga, una vez que lograra derribar las defensas iniciales.[1]

Ataque al cuartel general de HYDRA

"La arrogancia tal vez no sea una cualidad exclusivamente estadounidense pero tú la expresas mejor que nadie. Aunque hay un limite para lo que hasta tú puedes hacer, Capitán, o ¿es que Erskine te dijo lo contrario?"
"Él me dijo que estabas loco."
Johann Schmidt y Steven Rogers[fnt.]

La Reserva Científica Estratégica puso el plan de Rogers en acción; él se dirigió a la base solo en su motocicleta, pero pronto fue perseguido por múltiples soldados de HYDRA, quienes intentaban matarlo, pero Rogers los derrotó usando los sistemas de armas integrados en su motocicleta. Rogers esquivó los ataques de un tanque que se encontraba en el frente y luego subió por encima de uno de los muros que protegían la base. Rogers derrotó a una gran cantidad de soldados en la zona exterior de la base, y saltó desde su motocicleta, que explotó en una puerta de metal. Rogers siguió luchando contra los soldados, pero finalmente fue capturado cuando muchos de éstos llegaron con lanzallamas y otros con armas de fuego.

Posteriormente, Rogers fue tomado como prisionero y fue llevado con Johann Schmidt, quien le preguntó porqué Abraham Erskine lo eligió para el proyecto que involucraba el Suero del Súper Soldado y si tenía algo especial, a lo que Rogers respondió que no había nada especial en él y que era "sólo un chico de Brooklyn". Esto enfureció a Schmidt y le dio varios golpes a Rogers hasta derribarlo, pero él se recuperó e insistió en que podía hacer esto todo el día. Schmidt luego trató de dispararle en la cabeza, pero los Comandos Aulladores irrumpieron en la habitación; gracias a la información dada por Zola, sabían en que habitación estaba Schmidt y fueron capaces de estallar las ventanas para comenzar su asalto y rescatar a Rogers. Schmidt huyó entre el caos, mientras sus soldados luchaban contra el Comando; Rogers corrió tras él. Cuando finalmente alcanzó a Schmidt, lanzó su escudo contra él, pero se quedó atascado en una puerta. Este trató de ir por él, pero un soldado de HYDRA con su lanzallamas apareció y trató de atacarlo, por lo que Rogers tuvo que esconderse para protegerse.

Margaret Carter corrió detrás del soldado y le disparó a su lanzallamas, causándole la muerte. Rogers recuperó su escudo y siguió corriendo tras Johann Schmidt, quien estaba a bordo de una aeronave conocida como la Valquiria, junto con muchos soldados. Una gran batalla se desató entre los soldados de HYDRA y los soldados de la Reserva Científica Estratégica. Rogers corrió a través de la batalla para llegar a la Valquiria y detener a Schmidt, que iba a bombardear varias ciudades importantes del mundo. Él no pudo alcanzarlo corriendo, pero Chester Phillips y Margaret Carter llegaron con el automóvil de Johann Schmidt. Él se subió en el automóvil y aceleraron para alcanzar a la aeronave. Antes de saltar a bordo de la aeronave, Rogers y Carter compartieron su primer beso.[1]

Batalla en la Valquiria

"Estoy a la mitad de la nada. Si espero más tiempo mucha gente va a morir. Peggy, es mi decisión. ¿Peggy?"
"Aquí estoy."
"El baile va a tener que ser otro día."
―Steven Rogers y Margaret Carter[fnt.]

Mientras estaba en la aeronave de Johann Schmidt, la Valquiria, Rogers se dio cuenta de que las bombas eran en realidad aviones que iban a ser desplegados sobre las principales ciudades, incluyendo la ciudad de Nueva York. Rogers pasó sin ser visto por unos minutos, y luego comenzó a atacar a los soldados que se disponían a subir a los aviones. Finalmente, uno de los soldados logró subirse a uno y despegar, pero con Rogers y otro soldado en la parte superior, con este último muriendo al caer en las turbinas. Rogers intentó sacar al soldado que pilotaba el avión, pero éste en su lugar apretó el botón de expulsión. Como resultado, Rogers consiguió tomar el control del avión y trató de volar de regreso a la Valquiria, pero Schmidt atacó a Rogers con las armas de la nave. Rogers esquivó estos ataques y voló de vuelta a la nave.

Rogers encontró a Johann Schmidt y luchó contra él, golpeándolo contra los controles de la aeronave, haciendo que esta descendiera. Schmidt logró hacer que la nave volviera a una trayectoria de vuelo normal, y luego disparó contra Rogers, pero este último lanzó su escudo contra Schmidt y se dirigió hasta la unidad de contención que aprovechaba la energía del Teseracto. Schmidt recogió el Teseracto con sus propias manos, ya que este había sido desconectado de la unidad de contención y repentinamente un portal a través del espacio se abrió, trasladando a Schmidt a otra zona del universo. El Teseracto luego abrió un pequeño agujero en la aeronave y cayó en el océano.

Luego de presenciar la aparente muerte de Johann Schmidt, Rogers comenzó a pilotear la aeronave e intentó desviar la trayectoria hacia la ciudad de Nueva York, no obstante, se dio cuenta de que el avión iba a una gran velocidad. Sin medios de escapar del avión, Rogers utilizó un intercomunicador de la aeronave para llamar a la sede de HYDRA, que estaba siendo controlada por la Reserva Científica Estratégica.

Margaret Carter respondió al intercomunicador desde la base y habló con Rogers. Él le confirmó que Schmidt había muerto, pero que el Valquiria se dirigía a la ciudad de Nueva York muy rápido y tenía que estrellarlo en el Ártico o sino millones de personas morirían. Carter, en lágrimas, comprendió la decisión de Rogers, a medida que este descendía con la nave sacando su brújula y, mientras lo hacía, él y Carter se hablaron mutuamente como si Rogers no se fuera a estrellar, organizando una cita para bailar. Cuando la aeronave finalmente se estrelló, Rogers fue cubierto por el hielo.[1]

Desaparecido

Recordado en la historia

"Fue un invierno difícil. Una tormenta atrapó a medio batallón cuando estaban detrás de los alemanes. Y Steve - el Capitán Rogers - se abrió camino a través de una barricada de HYDRA que había sitiado a los aliados varios meses. Salvó a más de mil hombres. Incluyendo al hombre que después se convertiría en mi esposo, en realidad. Aún después de irse Steve seguía alterando mi vida."
Margaret Carter[fnt.]

Steven Rogers fue recordado por una nación que había admirado su heroico ascenso desde la USO hasta los noticiarios, que creían que él había muerto al estrellarse en el hielo. En su intento de recuperar el cuerpo de Rogers, Howard Stark encontró el Teseracto, que fue estudiado después por la Reserva Científica Estratégica.[1]

Steven Rogers seguía siendo un personaje muy famoso y en base a él, se desarrolló el serial radiofónico conocido como "Las Aventuras del Capitán América", que narraba las aventuras de ficción del Capitán América durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de su popularidad, el espectáculo era históricamente inexacto, y Margaret Carter, después de haber estado involucrada en la mayor parte de las misiones del Capitán América durante la guerra, odiaba el espectáculo, sobre todo porque su papel había sido novelada como la típica "damisela en apuros".[6]

Una de las muestras de sangre que se tomaron de Steven Rogers después del asesinato de Abraham Erskine fue conservada por Howard Stark, quien quiso usarla con la esperanza de que pudiera desarrollar una panacea. Margaret Carter confiscó la muestra en el Botón Blitzkrieg,[5] y finalmente se deshizo de ella, vertiéndola desde el puente Brooklyn. Stark extrañaba mucho a su amigo y vio al Capitán América como su mayor logro, que Johann Fennhoff aprovechó para manipularlo. Un tiempo después, Carter finalmente se convenció a sí misma de dejar ir a Rogers para continuar con su vida sin él.[7]

A lo largo de las décadas, Steven Rogers pasó a ser considerado como el primer superhéroe del mundo moderno, por lo que sus hazañas en la Segunda Guerra Mundial contra HYDRA y Johann Schmidt llegaron a ser conocidas, especialmente en Estados Unidos. Margaret Carter ayudó a Howard Stark a fundar S.H.I.E.L.D., y con el tiempo se casó con un hombre a quien Rogers había salvado en el curso de la guerra.[3]

Localizado por S.H.I.E.L.D.

"Increíble. ¡Este hombre está vivo!"
―Agente de S.H.I.E.L.D.[fnt.]

Habiendo permanecido atrapado en el hielo durante casi siete décadas después del aterrizaje forzoso de Rogers con el Valquiria, un equipo de S.H.I.E.L.D. dirigido por el Director Nicholas Fury había sido enviado a buscar su cuerpo. Un gran fanático del Capitán América, el agente Phillip Coulson, formó parte de este pequeño equipo. Cuando finalmente lo encontraron después de un año de búsqueda, se descubrió que Rogers aún estaba vivo a pesar de haber permanecido congelado.[8]

Despertando en el siglo 21

"¡Descanse soldado! Lamento mucho este espectáculo pero... sólo queríamos revelártelo lento."
"¿Revelarme qué?"
"Estuviste dormido por casi 70 años. ¿Vas a estar bien?"
"Sí... sí. Es que... tenía una cita."
Nicholas Fury y Steven Rogers[fnt.]

Cuando el cuerpo de Rogers llegó a la ciudad de Nueva York, este fue descongelado y mantenido en una habitación simulando ser 1941 para tratar de revelarle lentamente lo que le pasó. Cuando Rogers se despertó, rápidamente comenzó a sospechar; el juego de béisbol transmitido por la radio en la sala era uno que ya había escuchado al asistir personalmente a ese partido.

Él fue recibido por una agente informándole que estaba en un hospital en la ciudad de Nueva York, pero Rogers dedujo que el entorno no era real y le estaba mintiendo, por lo que le exigió decirle dónde estaban realmente. Asustando a la agente, ella solicitó equipo de seguridad, que Rogers decidió empujar contra las paredes, las cuales se rompieron fácilmente y se reveló que estaba en una base, comprobando que lo habían engañado. Él optó por irse del edificio mientras empujaba a las personas que intentaban detenerlo.

Rogers salió a las calles hasta llegar a Times Square, descubriendo que todo a su alrededor había cambiado considerablemente a como lo recordaba antes. De repente, Nicholas Fury lo llamó, diciéndole que descane, ya que no iban a hacerle daño y afirmó que sólo quería explicarle lentamente a Rogers que había permanecido congelado en el hielo durante casi setenta años. Al escuchar esto, Rogers se dio cuenta de que probablemente muchos de sus viejos conocidos ya estaban muertos, incluyendo su interés amoroso, Margaret Carter, con quien había programado una cita.[1]

Rehaciendo su vida

"¿Extrañas mucho aquellos años, eh?
"Pues, aquí no está tan mal. Mejoró la comida mucho, teníamos que hervir todo antes. La polio se erradicó. La internet es muy útil, me pongo al corriente leyendo lo que dice."
Samuel Wilson y Steven Rogers[fnt.]

Rogers se encontraba perdido en un mundo que había avanzado sin él y le resultaba difícil adaptarse a su nuevo entorno. Él pasó unas semanas en aislamiento en el Retiro, que era una de las muchas casas seguras de S.H.I.E.L.D.[9] Rogers luego se mudó a un apartamento en la ciudad de Nueva York. Mientras estaba allí, Rogers revisó algunos archivos de sus amigos de la década de 1940. Finalmente, encontró el archivo de Margaret Carter, en el vio que estaba viva y encontró un número de teléfono, pero no se atrevió a llamar.

Más tarde, él fue a un restaurante cercano y se quedó dibujando, hasta que lo saludó Beth, una camarera que le preguntó si se había sentado frente a la Torre Stark con la esperanza de ver a Anthony Stark pasar volando como Iron Man, cosa que él negó. Cuando Beth le mencionó que tenían red inalámbrica gratuita, Rogers pensó erróneamente que se refería a la radio, mientras que un hombre lo alentó a pedirle su número, pero Rogers decidió no hacerlo. Él luego entró a un gimnasio de boxeo para entrenar.[10]

Invasión Chitauri

Reclutado por Nicholas Fury

"Cuando caí al agua, el mundo estaba en guerra. Al despertar me dijeron que ganamos. Nadie dijo lo que perdimos."
―Steven Rogers a Nicholas Fury[fnt.]

Mientras entrenaba en el gimnasio de boxeo a mitad de la noche, Rogers recordó varios de los acontecimientos que tuvieron lugar durante su época en la guerra, incluyendo la lucha contra HYDRA con los Comandos Aulladores, la muerte de James Barnes, su última pelea con Johann Schmidt, su última conversación con Margaret Carter, y su descongelación. Estos recuerdos enfurecieron a Rogers hasta el punto de que usó toda su fuerza mejorada para romper el saco de boxeo. En ese momento, Nicholas Fury se le acercó con la misión de salvar el mundo.[11]

Fury le informó que un ser conocido como Loki había robado el Teseracto y que la intensión de este era usarlo para conquistar y gobernar la Tierra. Rogers se sorprendió al saber que la fuente de energía de las armas de HYDRA había encontrado su camino hasta esta época, y aceptó la asignación. Cuando Fury le preguntó si tenía información útil sobre el cubo que no sabían, este afirmó que "debieron haberlo dejado hundido en el océano".[12]

Conociendo a Phillip Coulson

"Pues espero ser capaz para esto."
―Steven Rogers a Phillip Coulson[fnt.]

De camino a una de las sede principales de S.H.I.E.L.D., mientras estaba a bordo del Quinjet, Rogers fue informado por Phillip Coulson acerca del selecto grupo formado por Fury a través de la Iniciativa Vengadores. Uno de los miembros que intrigó a Rogers era Bruce Banner, quien había tratado de recrear el Suero del Súper Soldado de Abraham Erskine, exponiéndose a altos niveles de Radiación Gamma, que lo terminaron transformando en un monstruo verde llamado Hulk.

Coulson también le reveló que él estuvo presente mientras lo descongelaban, lo que incomodó a Rogers hasta que Coulson expresó que era un honor tenerlo a bordo para dirigir a los Vengadores. Rogers se mostró escéptico ante la propuesta de dirigir el equipo, pero Coulson le aseguró que era el más indicado debido a su experiencia en la Segunda Guerra Mundial y le mencionó que había supervisado personalmente el desarrollo de su nuevo uniforme de Capitán América para él.

Rogers se sorprendió al enterarse que estaría usando estrellas y rayas en su modelo de traje, ya que en la era moderna sería anticuado y pasado de moda. Coulson le aseguró que con la enorme amenaza que estaban a punto de enfrentar, las personas necesitarían un símbolo pasado de moda para darles esperanza. Una vez que llegó al Helicarrier de S.H.I.E.L.D., Rogers conoció a Natalia Romanoff y Bruce Banner.

Más tarde, Phillip Coulson tímidamente le preguntó a Rogers si estaría dispuesto a firmarle su colección de cartas del Capitán América. Rogers aceptó, pero fueron interrumpidos cuando Fury le informó a Rogers que habían localizado a Loki en Stuttgart, Alemania. Rogers de inmediato se puso su nuevo uniforme, diseñado por Coulson, y se dirigió a Alemania con Natalia Romanoff a bordo del Quinjet.[12]

Encuentro en Alemania

"Sabes, la última vez que vine a Alemania, un hombre quiso ponerse encima de todos los demás, y terminamos en total desacuerdo."
―Steven Rogers a Loki[fnt.]

A su llegada a Alemania, Rogers utilizó su escudo para desviar una ráfaga procedente del Cetro de Loki que se dirigía a un anciano que se negó arrodillarse ante Loki. A continuación Rogers comenzó una feroz batalla contra él. Loki a menudo tomó la delantera debido a su fuerza de Asgardiano e intentó hacer que Rogers se arrodillarse en señal de rendición, pero Rogers se negó. La lucha continuó y, a pesar de su desventaja contra el Dios de las Mentiras, Rogers logró mantenerse de pie el tiempo suficiente hasta que Anthony Stark llegó a la escena con su armadura de Iron Man, y Loki aparentemente se rindió fácilmente.

De camino a bordo del Quinjet para regresar al Helicarrier, Rogers le reveló a Stark que se sentía muy incómodo ante la rendición de Loki, ya que él no pensaba que pudiera ser tan fácil, pero Stark simplemente se burló de la situación. De pronto, unos truenos y relámpagos misteriosos aparecieron en el camino del Quinjet y Rogers vio que Loki se asustó ante estos. Sin previo aviso, Thor apareció encima del Quinjet, sujeto rápidamente a Loki y se fue con él volando. Stark inmediatamente los siguió y, a pesar de que Natalia Romanoff le aconsejó a Rogers no intervenir porque podría ser peligroso, este tomó un paracaídas y fue a por ambos.[12]

Enfrentamiento contra Thor

"¡Hey! ¡Ya es suficiente! No sé que planees hacer aquí..."
"Vine a terminar con los planes que tiene Loki en este mundo."
"Entonces pruébalo. Baja ese martillo."
―Steven Rogers y Thor[fnt.]

Rogers llegó a la zona forestal para presenciar la batalla entre Thor y Stark. Haciendo uso de su escudo, intervino y trató de razonar con Thor, señalando que no deberían estar luchando entre sí, pidiéndole además que soltara el martillo. En respuesta, Thor se enfureció, golpeó a Stark de nuevo, y saltó hacia Rogers con todas sus fuerzas, dando como resultado que el Mjolnir cayera sobre el escudo. Este absorbió el impacto y creó una onda expansiva masiva en todo el bosque circundante. Posteriormente, los tres se pusieron de pie y, una vez vieron el daño ocasionado, acordaron dejar de pelear y se llevaron a Loki al cautiverio juntos.[12]

Trabajando en el Helicarrier

"Sí, muy fuerte con esa armadura ¿Y sin ella dime que eres tú?"
"Un genio, millonario, playboy, filántropo."
"Muchos que no tienen eso valen diez de ti. He visto los videos. Tú solamente peleas para ti mismo. No eres capaz de sacrificarte por otros, y acostarte sobre el alambre y dejar que otros pasen sobre ti."
"Yo cortaría ese alambre."
"Siempre una salida. Quizá no eres una amenaza, pero mejor deja de aparentar que eres un héroe."
"Un héroe, ¿Igual qué tú? Eres un experimento de laboratorio Rogers. Lo que te hace especial y fuerte vino de una botella."
―Steven Rogers y Anthony Stark[fnt.]

Loki fue escoltado al Helicarrier y fue colocado en una celda de vidrio de acero impenetrable diseñado específicamente para poseer y disponer de Hulk si fuera necesario. Rogers y sus otros compañeros del equipo vieron como Nicholas Fury interrogaba a Loki desde la sala de conferencias principales.

Rogers pensaba que Loki se traía algo entre manos, pues fue demasiado sencilla su captura y trataba de descubrir que estaba pasando. Thor lo orientó diciéndole que Loki estaba comandando una tropa de guerreros alienígenas conocidos como los Chitauri, que no eran de Asgard ni de otro mundo conocido, y que su propósito era conquistar la Tierra para luego darle el Teseracto a alguien más. El siguiente paso era descubrir cuál era el plan de Loki; el enigma fue resuelto con una complicada explicación científica de parte de Anthony Stark, dejando a todo el equipo confundido, excepto por Banner.

A petición de Fury, Banner se asoció con Stark para localizar el Teseracto utilizando la base de datos informática en el laboratorio Wishbone. Rogers presenció cuando Stark intentaba provocar a Banner para que se convirtiera en Hulk, lo confrontó sobre el potencial peligro que podría causar y le pidió que reanudara su tarea para encontrar el Teseracto. Stark y Banner descubrieron los motivos por el cual S.H.I.E.L.D. estaba buscando el cubo en primer lugar. A su vez, Rogers investigó el asunto aún más colándose en el almacén donde descubrió armamento de HYDRA y se enteró de que S.H.I.E.L.D. estaba tratando de aprovechar los poderes del Teseracto para la fabricación de armas de destrucción masiva.

Una intensa discusión se desató entre el equipo con Nicholas Fury, quien confesó que planeó esto con el fin de alistar a la Tierra para una guerra más avanzada desde la llegada de Thor en Nuevo México, ya que se dieron cuenta que no estaban solos en el universo. A medida que seguían discutiendo, pronto Rogers y Stark discutieron sobre la ética del heroísmo; Rogers argumentó que Stark peleaba para sí mismo y que no era capaz de sacrificarse por otros, mientras que Stark sostuvo que la única razón por la que Rogers era tan especial era debido al Suero del Súper Soldado.[12]

Ataque en el Helicarrier

"Capitán, la palanca."
"¡Necesito un minuto!"
"La palanca... ahora."
Anthony Stark y Steven Rogers[fnt.]

Llegado a un punto, el Helicarrier fue atacado por Clinton Barton, obligando a Rogers y Stark dejar a un lado sus diferencias y trabajar juntos para ayudar a salvar el Helicarrier dañado. Stark decidió adentrarse dentro del motor mientas Rogers revisaba los controles principales. Sin embargo, Rogers tuvo problemas para entender la tecnología moderna que estaba buscando, frustrando a Stark. Por otro lado, Fury y Hill no pudieron detener a Barton de usar una de sus flechas para apagar el poder del Helicarrier, lo que causó que cayera del cielo, acortando dramáticamente el tiempo para arreglar las turbinas.

Stark utilizó su láser para cortar la hélice dañada y decidió usar la fuerza de su traje para reiniciar el motor a mano, empujándolo lo suficientemente rápido como para levantar el Helicarrier en el aire, salvando a todos los que estaban a bordo. Él pronto le pidió a Rogers que tirara de la palanca para sacarlo, solo para saber que Rogers le respondiera que estaba ocupado, ya que lo atacaban soldados de Loki. Poco después, Rogers jaló de la palanca para liberar a Stark, quien salió y sometió al soldado que lo atacaba, antes de que su traje perdiera energía.[12]

Alguien a quien vengar

"Él tiene claro que solo ganará si nos derrota. Eso es lo que quiere. Quiere vencernos y que lo vean cuando lo haga. Quiere una concurencia."
"Claro, vi su acto en Stuttgart."
"Sí, eso fue un avance. Esta es la noche de estreno."
Anthony Stark y Steven Rogers[fnt.]

A pesar del éxito que tuvieron, Nicholas Fury les informó que Phillip Coulson fue asesinado por Loki. Como resultado del asalto, Thor y Hulk habían sido arrojados fuera del Helicarrier, Loki había escapado, y Clinton Barton fue rehabilitado. Rogers y Stark tuvieron una reunión con Fury para discutir qué hacer a continuación. Allí, Fury les explicó que la intención siempre era la de formar a los Vengadores para ganar aquellas batallas que no podían manejar solos y que S.H.I.E.L.D. si planeaba utilizar el Teseracto para recrear las armas de HYDRA, como Rogers lo había descubierto.

A medida que Fury les hablaba a ambos, Rogers vio las tarjetas de Coulson sobre el Capitán América que quería que firme. Cuando Stark escuchó que Coulson murió creyendo en los Vengadores, se fue y se dirigió al lugar donde había muerto su amigo. Rogers habló con él sobre como Coulson no tenía familia, pero si salía con Audrey Nathan. Debido a los últimos acontecimientos, Stark afirmó que Coulson era un idiota por desafiar a Loki sólo y que no seguiría más a Fury, notando cómo Loki los utilizó a todos para llevar a cabo sus planes atacándolos a nivel personal. Centrando sus esfuerzos en detener la Invasión Chitauri, Stark se dio cuenta de que Loki requería del uso de la Torre Stark para accionar el Teseracto.

Mientras Stark volaba de regreso a la ciudad de Nueva York, Rogers se puso su uniforme y buscó a Natalia Romanoff para abordar un Quinjet. No obstante, Clinton Barton se hizo voluntario para manejar, con Rogers estando de acuerdo al ver como Romanoff le daba el visto bueno. Los tres se equiparon con sus armas y desobedecieron al Consejo Mundial de Seguridad para ir al escondite de Loki.[12]

Batalla de Nueva York

"¿Tienen alguna idea?"
"¡Luchar en equipo!"
Natalia Romanoff y Steven Rogers[fnt.]

Con el objetivo de detener a Loki, el pequeño equipo de Vengadores tomó el control de un Quinjet de S.H.I.E.L.D. — Rogers voló con Natalia Romanoff y Clinton Barton a la ciudad de Nueva York precisamente cuando el Teseracto abrió un agujero de gusano en el cielo. Como Anthony Stark se estaba encargando de los soldados Chitauri que estaban saliendo del portal, Barton le ayudó haciendo uso de la ametralladora del Quinjet para dispararles desde el aire, mientras volaban entre los edificios.

Ellos encontraron a Thor peleando contra Loki en la parte superior de la Torre Stark y, cuando intentaron ayudar, Loki logró derribar el Quinjet, por lo que el equipo se estrelló contra el suelo, pero pudieron salir ilesos. Mientras Romanoff y Barton combatían a las hordas Chitauri, Rogers buscó al Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York para darles órdenes de cómo evacuar a la gente y establecer perímetros, sin embargo, el oficial se negó a escucharlo. Luego de que Rogers defendiera a los policías de tres Chitauri, el oficial quedó convencido e hizo lo que Rogers le indicó. Más tarde, él se reunió con Anthony Stark, Natalia Romanoff, Clinton Barton, Thor y Bruce Banner. Como un Leviatán se acercaba a los Vengadores, Banner se transformó en Hulk y detuvo a la criatura, mientras que Stark le lanzó un misil, destruyéndolo.

Asumiendo el liderazgo de los Vengadores, Rogers le dio a cada miembro una asignación: Barton atacaría desde la parte superior de un edificio, Stark proporcionaría apoyo aéreo, Thor usaría su poder para prevenir que más refuerzos lleguen desde el agujero de gusano, Hulk simplemente aplastaría, y él combatiría desde las calles junto a Romanoff. Una vez que se separaron, Rogers y Romanoff lucharon contras las tropas Chitauri que se les acercaban. Sin embargo, pronto ambos quedaron agotados, y Romanoff comentó que jamás iban a dejar de pelear a menos que cierren el portal. Teniendo en cuenta lo que dijo, Rogers permitió que Romanoff se impulse con su escudo para saltar y alcanzar un Carruaje Chitauri, que ella manipuló para volar a la cima de la Torre Stark.

En algún punto, Rogers oyó que un escuadrón Chitauri tenía como rehenes a un gran número de civiles, incluida la camarera Beth. Dado que los alienígenas estaban dispuestos a explotar el lugar junto con los civiles, Rogers entró al edificio y los salvó. Sin embargo, durante la lucha contra los Chitauri, su casco le fue arrancando y fue sorprendido por una bomba, que lo arrojó fuera del edificio e hizo que aterrizara en el techo de un automóvil cercano. Él pronto unió fuerzas con Thor y, durante la lucha, Rogers recibió un disparo en un costado que lo tiró al suelo. Thor defendió a su compañero mediante el uso del Mjolnir para lanzarle un automóvil a los soldados, antes de tirarlo en la dirección opuesta para destruir a otros soldados. Thor ayudó a Rogers a ponerse de pie y le preguntó si estaba listo para otra ronda, a lo que Rogers en broma le preguntó si ya se había aburrido. Acto seguido, ambos se alistaron para seguir peleando.

Tras que el Consejo Mundial de Seguridad tomó la decisión de enviar un misil nuclear a la ciudad, con la intención de destruir el portal, Anthony Stark se vio en la necesidad de desviar el misil hacia el agujero de gusano, destruyendo el Centro de Comando Chitauri y, provocando la muerte de los Chitauri. Natalia Romanoff se encargó de cerrar el portal preciamente cuando Stark cayó del cielo inconsciente; Rogers y Thor observaron esto, con Thor decidido a salvar a Stark, pero Hulk lo atrapó en el aire justo a tiempo. Rogers se acercó a Stark y por un momento parecía que había muerto; sin embargo, un rugido de Hulk pronto lo despertó.[12]

Consecuencias

Los Vengadores regresaron a la Torre Stark y encontraron a Loki malherido debido a un enfrentamiento que tuvo con Hulk, por lo que este se rindió y bromeó pidiendo un trago que Stark le había ofrecido anteriormente.[12] Como Romanoff no sabía que hacer con el Cetro, Rogers le pidió esperar a STRIKE para que se lo lleven a S.H.I.E.L.D.. Cuando Jasper Sitwell y STRIKE llegaron, Rogers le informó al equipo que se encargaría de coordinar la búsqueda y rescate para ayudar a los civiles que estaban malheridos o perdidos por la Batalla de Nueva York.[13]

Todavía cansados por la batalla, los Vengadores fueron al restaurante de Shawarma que Stark les había sugerido y se quedaron comiendo en silencio.[14] Ellos luego fueron interrumpidos por James Rhodes, quien llegó de una batalla contra los Diez Anillos desde Hong Kong, solo para descubrir que los Vengadores ya detuvieron la invasión con éxito.[15]

Al día siguiente, los Vengadores se reunieron en Central Park para ver como Thor volvía a Asgard con el Teseracto y Loki. Los Vengadores luego se fueron por caminos separados hasta la próxima vez que la Tierra necesitara de los héroes más poderosos para defenderla de cualquier amenaza posible. Rogers se despidió de Anthony Stark y se marchó en su motocicleta para ver lo que le esperaba en este nuevo mundo.[12]

Rogers se trasladó a Washington, D.C., tratando de adaptarse a vivir en el siglo 21. Durante su tiempo con S.H.I.E.L.D., Rogers también fue entrenado en formas de combate tanto en parkour como otros estilos para aplicarlas en combate cuerpo a cuerpo. Más adelante, él sería enviado a misiones junto a Natalia Romanoff y Brock Rumlow.[16]

Disciplina escolar

"Hola. Soy el Capitán América. Y les hablaré de unas de las cualidades más valiosas que puede tener un soldado o un alumno – la paciencia. A veces la paciencia es la clave de la victoria y otras veces no da ningún fruto. Te hace pensar que no valió la pena. Y te preguntas... ¿para qué esperé tanto por algo tan decepcionante?"
―Steven Rogers[fnt.]

Algún tiempo después de la Batalla de Nueva York, Steven Rogers, en nombre del Departamento de Educación, fue reclutado debido a su popularidad para presentar su propio desafío de acondicionamiento físico para escuelas tales como la Escuela de Ciencia y Tecnología de Midtown, además de ser anfitrión de una serie de videos de servicio público, cubriendo varios temas.

Algunos de los temas que Rogers como el Capitán América le mencionaba a los niños de la escuela en sus videos trataba de los peligros de incendio, la importancia de una dieta nutricional, la reproducción humana, la vitalidad de las habilidades matemáticas y lectoras, caries, piojos y detención.[17] Rogers también habló sobre la importancia de la paciencia, alegando que podría ser la clave de la victoria o que podría conducir a muy poco y terminar siendo algo decepcionante para la persona que había estado esperando.[18]

Sirviendo como agente de SH.I.E.L.D.

Recuperando el Zodiaco

En la Torre Willis en Chicago, Baker y sus hombres tomaron el control del edificio, y planeaban liberar el Zodiaco una vez que el edificio esté lleno de gente. Pero antes de que el edificio esté oficialmente abierto, Rogers y Brock Rumlow derribaron a los guardias y se dirigieron al último piso. Ellos sometieron a los terroristas y pronto se les unió Natalia Romanoff, quien había estado encubierta como Audrey durante semanas.

Ellos vencieron al resto de los hombres, pero Baker saltó por la ventana con el Zodiaco. Rogers lo siguió, saltó del edificio y recuperó el Zodiaco, con Baker luego escapando en paracaídas. Mientras caía, Rumlow le disparó su cuerda desde una ballesta para llevarse a Rogers de vuelta al último piso. Al reunirse con su equipo, Rogers quería saber porqué S.H.I.E.L.D. les mintió sobre el Zodiaco, etiquetándolo como destruido; Romanoff le explicó que de esta manera nadie vendría a buscarlo.[16]

Conociendo a Samuel Wilson

"Debe ser muy difícil volver después de tanto tiempo congelado."
"Aún no me acostumbro."
Samuel Wilson y Steven Rogers[fnt.]

Mientras estaba trotando en Washington, D.C., Rogers alcanzaba con frecuencia a un hombre, y cada vez que lo hacía bromeaba con él diciéndole "a tu izquierda". Más tarde se encontró de nuevo con el hombre, quien se presentó como Samuel Wilson, un ex veterano del ejército.

Wilson fue capaz de comprender completamente las experiencias de Rogers de ser un veterano que regresó a casa de la Segunda Guerra Mundial y todas las dificultades que la rodearon. Rogers también señaló las cosas buenas que encontró, como el internet al ayudarlo a ponerse al día con lo que se había perdido mientras estaba congelado. Los dos hablaron sobre sus vidas y Wilson le recomendó algo de música para que Rogers escuche, incluido Marvin Gaye, que Rogers agregó a su lista de cosas en el nuevo mundo que tenía que ver, escuchar o experimentar.

Ellos fueron interrumpidos cuando Natalia Romanoff pasó para recoger a Rogers para una nueva misión de S.H.I.E.L.D.. Como Rogers se iba, este lo invitó a correr en otro momento, mientras que Wilson invitó a Rogers a que se uniera a él en una reunión para aquellos que padecían el trastorno de estrés postraumático. Romanoff luego bromeó comparando a Rogers con un fósil, antes de partir en el automóvil juntos.[3]

Secuestro y Recuperación del Lemurian Star

"Je pensais que tu était plus qu'un bouclier.[19]"
"On va voir.[20]"
Georges Batroc y Steven Rogers[fnt.]

A Rogers se le notificó que su misión era la de rescatar a los rehenes de un barco de S.H.I.E.L.D. secuestrado por piratas, el Lemurian Star, en algún lugar del Océano Índico. Mientras el equipo se preparaba para aterrizar, Romanoff y Rogers charlaron sobre los planes del sábado por la noche que Rogers no tenía. Ella también intentó convencer a Rogers de salir con una mujer, pero él afirmó que estaba demasiado ocupado, y saltó del Quinjet sin un paracaídas.

Una vez en el barco, Rogers derrotó a casi todos los piratas sin que se activara la alarma. Por otro lado, Brock Rumlow apareció con el resto de STRIKE para ayudarle a someter a los piratas restantes y rescataron a los rehenes, y Romanoff limpió la sala de máquinas. Pronto, Rogers confrontó al líder de los piratas, Georges Batroc. Rogers luchó con Batroc y fue retado a pelear contra él sin necesidad de utilizar su escudo, a lo que este aceptó y ambos tuvieron un combate cuerpo a cuerpo, donde Rogers salió victorioso.

Después de la pelea, Rogers descubrió a Romanoff hackeando la computadora de la nave. Él se enteró de que Romanoff había recibido una asignación secreta para recuperar parte de los datos de S.H.I.E.L.D. de la nave a través de una memoria USB. Esto molestó a Rogers, quien estaba descontento por el hecho de que a Romanoff se le había asignado una misión secundaria sin él haberse enterado. Posteriormente, Georges Batroc despertó después de haber sido noqueado y lanzó una granada contra la pareja. Rogers logró desviar la granada y saltó fuera de la trayectoria de la explosión. Ambos sobrevivieron a la explosión, pero Batroc escapó durante el caos. Rogers dejó en claro que fue culpa de Romanoff el que Batroc haya escapado.[3]

Proyecto Insight

"Esto no es libertad, Fury, es miedo."
"S.H.I.E.L.D. acepta el mundo como es, no como quisiera que fuera."
―Steven Rogers y Nicholas Fury[fnt.]

Reportándose con Nicholas Fury en el Triskelion, Rogers le expresó su molestia por haberle mentido. Rogers afirmó que el plan de Fury de darle a Romanoff una misión secreta puso en peligro a toda la misión, señalando que un equipo debería confiar el uno en el otro, pero Fury argumentó que había enviado a Rogers únicamente para que esto no sucediera, y le prometió que ahora sería más honesto con él.

Fury luego lo llevó a los subniveles de la instalación, mientras le contaba a Rogers la historia de cómo su propio abuelo solía llevar un arma grande con él en todo momento para asegurarse de que nunca fuera asaltado para su almuerzo. Acto seguido, Fury le mostró los nuevos Helicarriers que se estaban construyendo con una tecnología completamente nueva y armas diseñadas por Anthony Stark para hacerlos más avanzados.

Presentando el Proyecto Insight, Fury explicó que S.H.I.E.L.D. ahora planeaba usar los Helicarriers para combatir las amenazas contra Estados Unidos antes de que sucedieran. Rogers estaba descontento con esto, calificando los nuevos métodos de S.H.I.E.L.D demasiado extremos. Cuando Fury señaló lo que había hecho la generación de Rogers durante la Segunda Guerra Mundial, él insistió en que no era lo mismo, afirmando que Fury estaba propagando el miedo y no la libertad. Cuando Fury insistió en que Rogers apoyara el programa, este se negó.[3]

Recibiendo consejos

"Desde que tengo memoria siempre quise hacer lo correcto. Y la verdad es que ya no sé que significa. Y creí que sería, siempre retornar todo, seguir órdenes, servir. Pero no es igual."
"Eres tan dramático. Steve. Salvaste al mundo. Nosotros hicimos lo contrario."
"No es cierto. Tú ayudaste a fundar S.H.I.E.L.D., en parte por eso estoy aquí."
"El mundo es otro ahora. Nadie puede ir al pasado. Solo podemos dar lo mejor. Y a veces lo mejor que uno puede hacer es iniciar de nuevo."
―Steven Rogers y Margaret Carter[fnt.]

Desilusionado por la nueva actitud de Fury con respecto a la seguridad nacional, Rogers decidió visitar la división del Capitán América en el Instituto Smithsoniano; allí vio videos de su tiempo en la Segunda Guerra Mundial con James Barnes y los Comandos Aulladores. Cuando un joven lo reconoció, Rogers sonrió y le pidió que guardara silencio. Más tarde, Rogers vio una entrevista que le hicieron a Margaret Carter, donde habló sobre su relación con Rogers y de cómo cambió su vida, mientras este sacaba su brújula.

Después de ver el video, Rogers fue a visitar personalmente a una envejecida Margaret Carter, en una casa de retiro. Ambos discutieron sobre el mundo cambiante y Rogers le explicó que la razón por la que se quedó en S.H.I.E.L.D. fue en parte porque ella ayudó a fundarlo. Cuando Carter empezó a toser, Rogers le entregó un vaso de agua; ella miró hacia arriba y parecía haber olvidado toda la conversación y reaccionó como si estuviera viendo a Rogers por primera vez en 70 años; en su vejez, Carter había desarrollado una forma de demencia. Rogers sólo sonrió y le dijo que él nunca abandonaría a su chica favorita mientras aún le debía un baile.

Luego, Rogers decidió visitar el Departamento de Asuntos de Veteranos para escuchar a Samuel Wilson hablar con los soldados que sufrían de trastorno de estrés postraumático. Después de la reunión, Rogers habló con Wilson y le dijo que no tenía idea de qué más hacer con su vida aparte de obedecer órdenes y servir; Wilson le dijo que podía hacer lo que quisiera.[3]

Ataque a Nicholas Fury

"Háblame del que lo hizo."
"Es veloz, fuerte, con un brazo de metal."
Natalia Romanoff y Steven Rogers[fnt.]

Volviendo a su apartamento, Rogers tuvo una breve conversación con su vecina, incluso tuvo el valor de invitarla a salir. Luego, cuando la vecina le notificó que había dejado su equipo de música encendido; Rogers sospechó y decidió entrar por la ventana. En el apartamento, él encontró a Nicholas Fury sentado en su sofá. Fury le contó a Rogers que "su esposa le echó de la casa" y, por medio un dispositivo, le comunicó que su conversación podía ser escuchada por alguien. Rogers le siguió la corriente hablándole mientras leía su dispositivo hasta que se percató cuando Fury le escribió que se infiltraron en S.H.I.E.L.D.

Sin previo aviso, le dispararon a Fury varias veces en la espalda a través de la pared. Fury le dio una memoria USB a Rogers y le dijo que no confiara en nadie, antes de caer inconsciente. La vecina de Rogers abrió repentinamente la puerta y se reveló a sí misma como la Agente 13, que había sido contratada por Fury para vigilar a Rogers. Ella pidió asistencia médica y le explicó la situación a S.H.I.E.L.D.. Rogers vio al asesino y lo persiguió. Él se abrió paso a través de las puertas de oficinas, y apenas pudo ser capaz de seguirle el ritmo al asesino. Rogers finalmente lo alcanzó y le tiró su escudo, pero el hombre enmascarado atrapó el escudo con su brazo cibernético y lo arrojó de vuelta a Rogers antes de desaparecer.

Fury fue llevado a un hospital, pero su corazón se detuvo y los médicos no pudieron reanimarlo. Tanto Natalia Romanoff como Maria Hill estaban presentes junto a Rogers. Una vez que se informaron que Fury había fallecido, Hill pidió cuidar del cuerpo. Él después le habló a Romanoff del asesino, antes de que ella lo interrogara acerca de porqué Fury estaba dentro de su departamento. Rogers fingió no saber nada, y Brock Rumlow se acercó para decirle que lo buscaban para una audiencia en el Triskelion con Alexander Pierce para discutir lo sucedido. Romanoff le dijo a Rogers que él no sabía mentir, y se fue. Aprovechando que no había nadie, Rogers escondió el USB de Fury en una máquina expendedora.[3]

Advertido por Alexander Pierce

"Capitán, construir un mundo mejor a veces significa destruir el antiguo... y eso te crea enemigos."
Alexander Pierce a Steven Rogers[fnt.]

En el Triskelion, Rogers caminó por los pasillos y reconoció a su "vecina", Sharon. Rogers y Pierce se saludaron tomándose de la mano, con Pierce afirmando que era un honor conocerlo, como su propio padre había servido con Rogers durante la Segunda Guerra Mundial. Él fue interrogado por Pierce, quien dijo que era uno de los amigos más cercanos de Nicholas Fury, explicando cómo se conocieron en Bogotá y quería saber quién era el responsable de su muerte. Pierce le preguntó porqué Fury había estado en su apartamento, solo para después decirle que fue el mismo Fury quien instaló micrófonos allí.

Luego, Pierce le mostró un video en vivo a Rogers sobre Georges Batroc mientras estaba siendo interrogado y reveló que Fury era secretamente responsable del secuestro del Lemurian Star, y que la actual teoría sobre esto era que Fury intentaba encubrir la venta de documentos clasificados. En un intento por demostrar su lealtad a Fury, Pierce le dijo a Rogers que había tomado asiento en el Consejo Mundial de Seguridad porque Fury le había pedido que lo hiciera, afirmando que ambos habían compartido el ideal de construir un mundo mejor, que a veces significaba desgarrar el anterior. Sabiendo que no podía confiar en Pierce, Rogers simplemente calló, y lo dejó para regresar al hospital, a pesar de que Pierce le advirtió que no permitiría que nadie se interpusiera en su camino.[3]

Escape del Triskelion

"Oye, cálmate. Solo quiero decirte, Cap, que no es personal."
"Se sintió muy personal."
Brock Rumlow y Steven Rogers[fnt.]

Con la reunión terminada, Rogers tomó un ascensor y se preparó para abandonar el Triskelion. Cuando el elevador comenzó a llenarse de gente, entre ellos, su asociado Brock Rumlow, él pronto se dio cuenta de que estaban allí para confrontarlo. Rogers preguntó si alguien quería irse antes de comenzar y luego procedieron a pelear. Los atacantes trataron de utilizar un par de esposas magnéticas para evitar que Rogers se defendiera, pero sólo lograron que una cumpliera el objetivo, ya que Rogers no estaba dispuesto a ceder.

Rogers pronto sometió a casi todos los hombres y liberó su mano. El último agente consciente era Brock Rumlow, quien le dijo que lo que hacía no era personal. Rogers aún así logró derribar a Rumlow y comentó que se sentía muy personal. Él trató de encontrar una manera de salir del edificio para evitar la detención, hasta que el ascensor se abrió y un grupo de soldados de S.H.I.E.L.D. llegó para arrestarlo. Rogers se vio forzado a saltar fuera del elevador y pudo sobrevivir a la caída por su escudo

Él posteriormente se marchó en su motocicleta mientras un Quinjet fue enviado para detenerlo; sin embargo, Rogers logró estrellarlo lanzando su escudo en el motor y escapó del Triskelion.[3] Para evitar que S.H.I.E.L.D. lo pueda seguir localizando, Rogers escondió su uniforme dentro de la bolsa de lona de un entrenador de una escuela secundaria y se puso ropa de civil para pasar desapercibido.[21]

Fugitivo de S.H.I.E.L.D.

"No fue mi primer beso desde el '45. Tengo 95, no he muerto."
―Steven Rogers a Natalia Romanoff[fnt.]

Rogers llegó más tarde al hospital para recuperar la memoria USB que había dejado dentro de la máquina expendedora, pero no la encontró. Natalia Romanoff apareció detrás de él, revelando que ella lo había tomado. Él enfurecido le preguntó que sabía al respecto de todo lo que estaba sucediendo. Ella le contó que el hombre enmascarado era un asesino conocido como el Soldado del Invierno, y que había tenido un encuentro con él en una ocasión hace algunos años.

Los dos fueron a un cibercafé para ver si había alguna información valiosa en la memoria USB. A medida que Romanoff intentaba descifrar el dispositivo USB, ella le informó a Rogers que tenían nueve minutos hasta que llegara S.H.I.E.L.D. para buscarlos. Mientras los dos descubrían de dónde venía el USB, uno de los empleados de la tienda les preguntó si necesitaban ayuda, a lo que Romanoff le dijo que ella y Rogers estaban buscando lugares para la luna de miel, como el dispositivo USB apuntó al Campamento Lehigh, Nueva Jersey. Brock Rumlow y su equipo intentaron encontrarlos, pero no lo hicieron. A la salida, Romanoff hizo que Rogers la besara para hacer que los agentes de STRIKE desvíen la mirada.[3]

Sublevación de HYDRA

Plan de HYDRA

"Ganamos, Capitán. Tu muerte vale lo mismo que tu vida: un total de cero."
Arnim Zola a Steven Rogers[fnt.]

Luego de robar una camioneta, el dúo se dirigió al Campamento Lehigh, mientras hablaban de la experiencia de Rogers besando chicas. Cuando llegaron, Rogers recordó los viejos tiempos cuando entrenaba en la estación para servir en la Segunda Guerra Mundial. Ellos encontraron un sótano lleno de computadoras viejas dentro de una oficina de S.H.I.E.L.D. — En ese lugar, se encontraron con una ranura USB de aspecto moderno y colocaron la memoria USB en él.

Las computadoras se encendieron revelando que la conciencia de Arnim Zola había sido puesta en una serie de computadoras, y les contó que fue reclutado por S.H.I.E.L.D. después de la Segunda Guerra Mundial y que ayudó a reconstruir HYDRA dentro de S.H.I.E.L.D. — En la década de los 70, cuando recibió la noticia de que su cuerpo no era salvable, S.H.I.E.L.D., que todavía necesitaba de su ayuda, transfirió su mente a un software. Él había estado trabajando en un algoritmo que quería HYDRA, y les contó que algunas de las muertes de los líderes de S.H.I.E.L.D. había sido debido a HYDRA, mostrándoles la foto de Howard Stark, lo que implicaba que su muerte no pudo haber sido un accidente automovilístico.

Por desgracia, antes de que Rogers y Romanoff pudieran sacarle más información a Zola, se dieron cuenta de que S.H.I.E.L.D. había enviado un misil a su ubicación. Zola cerró las puertas y los atrapó en el interior. Con algunos segundos de margen antes de la explosión, Rogers arrancó unas tablas del suelo y se escondió junto con Romanoff, utilizando su escudo para resguardarse de los escombros. Él sacó a Romanoff de los escombros y huyeron.[3]

Refugiados

Los dos fueron en busca de un refugio donde Samuel Wilson, ya que todos los demás estaban tratando de matarlos. Romanoff le dijo a Rogers sus pensamientos sobre S.H.I.E.L.D. y le preguntó si él confiaría en ella si le correspondía salvar su vida, a lo que este respondió que lo hará a partir de ahora. Wilson luego los interrumpió para informarles que hizo el desayuno.

Romanoff y Rogers comenzaron a cuestionar quién podría lanzar un ataque con misiles domésticos; Rogers descubrió que esa persona podría ser Alexander Pierce y que el Algoritmo de Zola estaba a bordo del Lemurian Star junto con Jasper Sitwell. Mientras los dos pensaban cómo secuestrar a Sitwell, Wilson decidió ayudarles y les mostró los archivos de misiones en los que había estado, así como los archivos del traje EXO-7 Falcon que usó en sus misiones. Wilson les dijo dónde podían encontrarlo, que Romanoff no vio que era un problema. Ellos se dirigieron a Washington, D.C. para capturar a Jasper Sitwell, que tras terminar de tener una reunión con el Senador Stern, fue llamado por Wilson, quien le obligó ir hasta la azotea de un edificio alto. Allí, Romanoff y Rogers lo interrogaron, aprendiendo que el Algoritmo de Zola podría calcular si una persona representaba una amenaza para HYDRA en el presente o en el futuro y que, por ello, iban a usar el Proyecto Insight con el propósito de eliminarlos; mencionando a Anthony Stark, Bruce Banner y Stephen Strange.[3]

Luchando contra el Soldado del Invierno

"¿Bucky?"
"¿A quién le dices Bucky?"
―Steven Rogers y James Barnes[fnt.]

El grupo se fue en un automóvil, planeando llevar a Jasper Sitwell al Triskelion con el fin de detener el Proyecto Insight, aunque Sitwell consideró que era una mala idea. Ellos todavía siguieron su camino hasta que fueron atacados por el Soldado del Invierno y sus hombres. Rápidamente, Sitwell fue eliminado siendo lanzado a distancia hacia la pista, con el Soldado del Invierno dañando el automóvil y forzando al trío a huir.

Rogers luchó contra los soldados, protegiéndose de las balas mientras mantenía su escudo delante suyo y los vencía uno tras otro a medida. Poco después, Rogers se enfrentó al Soldado del Invierno, quien estaba a punto de asesinar a Romanoff. En el transcurso de la batalla, el Soldado del Invierno nuevamente atrapó su escudo y procedieron a pelear en un combate mano a mano casi igualado. Ambos demostraron tener la misma fuerza, pero pronto Rogers reaccionó y le quitó su máscara, revelando la cara del Soldado del Invierno, quien en realidad era su amigo James Barnes, dejando a Rogers sorprendido.

Cuando Rogers dijo su nombre para referirse a él, este mencionó que no sabía quien era esa persona de la que hablaba. Antes de que él pudiera dispararle a Rogers, Romanoff lo salvó disparando un lanzagranadas, lo que le obligó a huir. Rogers, Romanoff y Wilson luego fueron rodeados por Brock Rumlow y los agentes de S.H.I.E.L.D., siendo puestos bajo custodia.[3]

Reuniéndose con Nicholas Fury

"Daremos por hecho que todos a bordo de los Helicarriers son de HYDRA. Hay que incapacitarlos, insertar las tarjetas, y tal vez, solo tal vez, salvemos lo que queda de-"
"No salvaremos nada. No solo caerán los Helicarrier, Nick, caerá todo S.H.I.E.L.D."
"S.H.I.E.L.D. no tuvo que ver en esto."
"Usted me dio está misión. Así es como termina. S.H.I.E.L.D. se vio infiltrada, lo dijo usted mismo. HYDRA creció bajo sus narices y jamás lo notó."
Nicholas Fury y Steven Rogers[fnt.]

Durante el viaje en la furgoneta, Rogers les dijo que creyó a Barnes muerto desde 1945, pero resultó que había sobrevivido y por alguna razón no lo recordaba. De repente, los tres fueron rescatados por Maria Hill, quien se disfrazó como guardia de HYDRA y noqueó al otro guardia que le acompañaba. Ella utilizó un dispositivo para abrir un agujero y escapar.

Hill los llevó hasta una instalación secreta, donde Nicholas Fury estaba descansando, revelando que él no murió, sino que había tomado Tetrodotoxina B, un suero anti-estrés desarrollado por Bruce Banner, que bajó su ritmo cardíaco a sólo uno por minuto, así pareciendo que estaba muerto. Hill y Fury explicaron que el Proyecto Insight se activaría en unas horas y que tenían que actuar rápido, ya que si los Helicarriers eran activados, estos asesinarían a cualquiera que sea una amenaza para HYDRA. La única manera de evitar que se activaran sería insertando tres chips especiales para quitarle el control sobre los Helicarriers a HYDRA.

Aunque Fury pensaba que tras esto podrían rescatar algo de S.H.I.E.L.D., Rogers lo negó, afirmando que esto le daría fin tanto a S.H.I.E.L.D. como de HYDRA, y salió afuera para reflexionar. Cuando Samuel Wilson se acercó a él, ambos hablaron de James Barnes, que Wilson consideraba ya dejó de ser la persona de antes, pero Rogers tenía esperanzas de que él aún lo recordaba. Como había perdido su traje anterior, este irrumpió en el Museo del Instituto Smithsoniano y robó el traje de exposición de la Segunda Guerra Mundial.[3]

Batalla en el Triskelion

"S.H.I.E.L.D. no es lo que creíamos que era. Fue dominado por gente de HYDRA. Alexander Pierce es su líder. Los equipos de STRIKE e Insight también son de HYDRA, y no sé cuántos más lo sean, pero están aquí presentes, porían estar a su lado. Casi ha logrado su cometido, el control absoluto. Atacaron a Nick Fury, y no terminan ahí. Si lanzan hoy esos Helicarrier, HYDRA podrá asesinar a cualquiera que se interponga en su camino a menos que los paremos. Sé que pido mucho, pero el precio de la libertad es alto, siempre lo ha sido, y estoy dispuesto a pagar el precio. Si debo pelear solo que así sea, pero apuesto a que habrá más."
―Steven Rogers[fnt.]

Rogers, Samuel Wilson y Maria Hill irrumpieron en el Triskelion y tomaron el control de los micrófonos. Rogers informó al personal sobre la infiltración de HYDRA dentro de S.H.I.E.L.D. y que Alexander Pierce era su líder. Rogers les dijo que no podían permitir que HYDRA iniciara el Proyecto Insight, ya que lo usarían para eliminar a millones de vidas inocentes y les pidió levantarse contra HYDRA con él para terminar con su amenaza. Cuando terminó su discurso, Rogers y Wilson se prepararon para abordar los Helicarriers.

Mientras Wilson volaba, Rogers saltó sobre un Helicarrier lleno de agentes de HYDRA que habían sido enviados allí para detenerlo. Rogers utilizó su escudo una vez más para protegerse y contraatacó a sus enemigos. Mientras luchaba, Maria Hill le recordó a Rogers que aún les faltaban ocho minutos para completar su misión de infiltración. Habiendo logrado derribar a los agentes de HYDRA, Rogers corrió hacia el centro de armas principal, donde logró insertar su propio chip que les permitiría forzar a los Helicarriers a apuntarse entre sí.

Hill luego confirmó que Wilson también habían logrado insertar su chip, dejando solo uno más para completar su misión. Sin embargo, pronto Rogers y Wilson fueron emboscados por Barnes, quien empujó a Rogers por la borda y dañó el traje de Wilson, haciéndolo caer al Triskelion, donde se vio envuelto en una pelea con Brock Rumlow. Rogers estuvo a punto de morir, aunque pudo permanecer a bordo del Helicarrier y ahora estaba solo para terminar la misión.[3]

Luchando contra James Barnes

"No pelearé contigo. Eres mi amigo."
"Eres mi misión. ¡Eres... mi... misión!"
"Termina entonces, yo siempre estaré a tu lado."
―Steven Rogers y James Barnes[fnt.]

Él estaba a punto de poner el chip en su lugar en el último Helicarrier, pero Barnes lo interrumpió para enfrentarlo. Rogers le pidió detenerse, ya que no quería hacerle daño, pero él lo ignoró y comenzaron a pelear. Los dos antiguos amigos lucharon y violentamente intentaron tomar el control del chip. Barnes logró dispararle en un costado a Rogers, pero después de una larga y brutal batalla, Rogers consiguió colocar el último chip en su lugar segundos antes de que el Proyecto Insight iniciara.

Maria Hill tomó el control de los Helicarriers y le pidió a Rogers retirarse para iniciar el fuego, sin embargo, él le ordenó seguir con el plan. A medida que los Helicarriers se destruían entre sí, los escombros aterrizaron sobre Barnes, atrapándolo. Rogers lo liberó y este inmediatamente lo traicionó. Rogers se negó a seguir luchando contra Barnes, y dejó caer su escudo, permitiendole a Barnes asegurar una fácil victoria sobre él. Barnes a partir de entonces comenzó a golpearlo salvajemente, haciéndolo sangrar e hiriéndolo gravemente.

Antes de que Rogers se desmayara, le prometió a Barnes que siempre estaría con él, una promesa que Barnes le hizo hace décadas - algo que causó que Barnes se detuviera de seguir atacando a su viejo amigo y en su lugar se quedó mirándolo. De repente, Rogers cayó al agua cuando el Helicarrier empezó a destruirse y casi se ahogó, pero Barnes lo salvó, llevándolo de vuelta a la tierra y luego desapareció para aprender más sobre su pasado.[3]

Nuevo comienzo

"Irás tras él, ¿no?"
"No tienes que acompañarme."
"Lo sé. ¿Iniciamos, cuando?"
Samuel Wilson y Steven Rogers[fnt.]

Rogers despertó en un hospital, donde vio a Samuel Wilson sentado a su costado y se puso al corriente de lo que había ocurrido después de que fue encontrado cerca del mar; Alexander Pierce falleció, Brock Rumlow fue encontrado bajo los escombros del Triskelion, S.H.I.E.L.D. había colapsado, Nicholas Fury fue dado oficialmente muerto y este último se había encargado de destruir todas las pruebas que demostraban que seguía vivo. También se informó que Natalia Romanoff fue a una audiencia con el Departamento de Defensa para defender sus acciones, diciendo que no podían ponerlos a ella o a Rogers en prisión porque formaban parte de las personas más calificadas para proteger el mundo.

Ya recuperado de sus heridas, Rogers y Wilson visitaron el cementerio y se detuvieron en la lápida de Fury. Este último apareció frente a ambos afirmando que iba a volar a Europa por la noche para resolver algunos asuntos sobre HYDRA y los invitó a participar, sin embargo, los dos se negaron. Fury procedió a despedirse, y le pidió a Rogers que si alguien preguntaba por él, le diga que lo visite en el cementerio, aún queriendo aparentar su muerte.

Una vez que Fury se fue, Romanoff apareció para darle a Rogers un viejo documento de alto secreto de Rusia sobre James Buchanan Barnes, que consiguió poniéndose en contacto con algunos de sus conocidos en Kiev. Ella le dijo que no acompañaría más a Fury y quería buscar una nueva identidad para sí misma. Antes de separarse, Romanoff le pidió que llame a Sharon, le dio un beso de despedida y le advirtió que tenga cuidado al profundizar en los papeles. Wilson, quien había visto todo, dedujo que Rogers planeaba buscar a Barnes y, aunque Rogers le mencionó que no era necesario que lo acompañe, Wilson aceptó ir con él de todas formas.[3]

Guerra contra HYDRA

Ataque a la Base de Investigación de HYDRA

"Barón Strucker, el gran criminal de HYDRA."
"Aunque técnicamente trabajo para S.H.I.E.L.D."
"Pues técnicamente estás desempleado."
―Steven Rogers y Wolfgang von Strucker[fnt.]

Con la creciente amenaza de HYDRA, los Vengadores estaban oficialmente reunidos bajo el apoyo financiero de Anthony Stark con la Torre de los Vengadores como su cuartel general, embarcándose en varias misiones para echar abajo los planes de dominación mundial de HYDRA. Rogers lideró a los Vengadoresen en un asalto a la base del Barón Wolfgang von Strucker, después de haberse enterado de que Strucker estaba usando el Cetro para crear un ejército de soldados alterados.

Rogers, montado sobre su motocicleta, lanzó su escudo contra sus enemigos mientras comandaba las acciones de los Vengadores. Cuando Anthony Stark maldijo mientras trataba de romper el sistema de defensa de la base de Strucker, Rogers le pidió cuidar su lenguaje, provocando que Stark se burle de él por su comentario. Rogers posteriormente lanzó su motocicleta contra un convoy de HYDRA y siguió luchando en tierra. Él luego se encontró con Thor, quien golpeó su escudo con el Mjolnir para crear una onda sónica que derribó a varios soldados de HYDRA, incluido un tanque.

De repente, Clinton Barton resultó herido, y Rogers le pidió a Thor que se lo lleve al Quinjet de los Vengadores para recibir tratamiento. Cuando Stark desactivó los escudos de la base, Rogers entró y se encontró con Wolfgang von Strucker; durante su enfrentamiento con Strucker, Rogers fue atacado por Wanda Maximoff, quien usó sus poderes para lanzarlo por unas escaleras. Rogers se recuperó rápidamente del ataque, golpeó con su escudo a Strucker y se lo llevó bajo custodia mientras Anthony Stark recuperaba el Cetro, y el resto de los Vengadores derrotaba al ejército restante de HYDRA.

Con la misión siendo un éxito y HYDRA siendo oficialmente derrotado, el equipo regresó a la Torre de los Vengadores y fueron recibidos por Maria Hill, quien le informó a Rogers sobre los gemelos Wanda y Pietro Maximoff, cuya muerte de padres los habia llevado a ser voluntarios para los experimentos de Strucker. Rogers expresó su comprensión hacia los gemelos, comparándolo con su decisión de permitir que Abraham Erskine experimentara con él. Cuando Hill señaló que no estaban en guerra como si fuera 1942, Rogers argumentó que los gemelos si lo estaban.[22]

Celebración en la Torre de los Vengadores

"No, Natasha, ella... le gusta coquetear."
"La he visto hacerlo, de muy cerca. Y esto no lo es. Oye, te doy un consejo como el mayor experto en esperar demasiado, no lo hagas. Ambos merecen ser felices."
Bruce Banner y Steven Rogers[fnt.]
Más tarde, Rogers se unió a los otros Vengadores, además de Samuel Wilson y James Rhodes, a una fiesta en la Torre de los Vengadores para celebrar la victoria contra HYDRA. Luego de haber jugado billar, Rogers y Wilson discutieron sobre la búsqueda continua de James Barnes. Cuando Rogers le sugirió a Wilson que podría ayudar a los Vengadores en sus misiones, Wilson le dijo que no estaba interesado en unirse al equipo. Ellos continuaron hablando sobre Rogers para encontrar un apartamento en su ciudad natal, Brooklyn.

Posteriormente, Rogers y Thor estaban sirviendo alcohol de más de mil años de Asgard junto con un grupo de veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Aunque Thor sólo se sirvió para sí mismo y Rogers por ser lo suficientemente fuerte como para beber el poderoso alcohol, uno de los veteranos insistió en que podía beberlo también. Thor cedió y como resultado el hombre tuvo que ser llevado a las afueras de la Torre de los Vengadores tras haberse emborrachado instantáneamente.

Cuando Natalia Romanoff se retiró de hablar con Bruce Banner, Rogers habló con él, diciéndole que Romanoff claramente estaba coqueteándole. Rogers insistió en que sabía como era esperar demasiado por amor y le recomendó no dejar pasar la oportunidad de tener una vida feliz, señalando que una vez estuvo demasiado cerca de ella. Cuando Rogers se alejó, Banner se quedó pensativo sobre que tan cerca estuvo Rogers de Romanoff en el pasado.

Después de que la mayoría de los invitados dejaran la fiesta, el equipo fue retado por Thor a levantar el Mjolnir. Cuando Rogers lo intentó, fue capaz de empujar brevemente el martillo, para sorpresa de Thor, pero al final no tuvo éxito. En última instancia, Clinton Barton comentó que el hechizo del Mjolnir era una estupiez, provocando que Maria Hill informe a Rogers para que Barton cuide su lenguaje, haciendo que Rogers se sienta frustrado. Stark sugirió que el martillo tenía un código de seguridad que solo aquel que tuviera las huellas dactilares de Thor le permitiría levantarlo, pero Thor insistió en que simplemente ninguno de ellos era digno de empuñar el Mjolnir.[22]

Ofensiva de Ultrón

Ataque en la Torre de los Vengadores

"Tuve que matar al otro... era buen tipo."
"¿Alguien está muerto?"
"No era mi primera opción. Pero, en el mundo real hay que tomar decisiones difíciles."
Ultrón y Steven Rogers[fnt.]

La fiesta fue interrumpida por un robot averiado que se hacía llamar Ultrón. El robot afirmó que ninguno de los Vengadores podría ser digno, ya que los consideraba asesinos y que querían proteger al mundo, pero no permitían que cambiara. Ultrón a continuación afirmó que había asesinado a alguien, pero no reveló de quién se trataba.

Anunciando que el único camino a la paz en la Tierra era con la extinción de los Vengadores, Ultrón y sus drones atacaron al equipo, proclamando a la humanidad inferior y lista para su extinción. Rogers y el resto del grupo se involucró en una intensa batalla con Ultrón. Rogers usó su fuerza para tirar a uno de los drones y proteger a aquellos que no podían defenderse. Los Vengadores resultaron victoriosos y la primera forma de Ultrón fue destruida por Thor. Sin embargo, Ultrón logró escapar mediante el acceso a internet.[22]

Discusión

"Somos los Vengadores. Una cosa es pelear contra traficantes de armas todo el día, pero lo que pasó allá arriba no es ningún juego. ¿Cómo planeaban vencer eso?"
"Juntos."
"Nos vencerán."
"Nos vencerán juntos entonces."
Anthony Stark y Steven Rogers[fnt.]

A medida que el equipo se reagrupó, ellos discutieron sobre lo que había sucedido, con Anthony Stark revelando que J.A.R.V.I.S. fue a quien Ultrón eliminó y confesó que él lo había creado; aunque defendió firmemente la idea, ya que creía que era un plan beneficioso para salvar al mundo. Thor, claramente molesto por un imprudencia de Stark, intervino y lo agarró por el cuello, pero Rogers fue capaz de calmarlo. Stark explicó que se avecinaba una guerra para la que no estaban listos, pero Rogers insistió en que iban a luchar y perder juntos como un equipo.

Rogers habló con Maria Hill poco después y aprendió que los intentos de Ultrón por lanzar misiles nucleares habían sido detenidos por un misterioso aliado. Asimismo, Rogers fue informado que Ultrón estaba atacando laboratorios de robótica, instalaciones de armas y laboratorios, acompañado de los gemelos Wanda y Pietro Maximoff, dándole a entender que trabajaban juntos para destruir a los Vengadores.

El equipo más tarde supo que Ultrón les había enviado un mensaje con el asesinato del Barón Wolfgang von Strucker, dejando la palabra "PAZ" escrita con sangre. Rogers se encontró con Clinton Barton poco después para que se reúna con los demás e intenten ubicar a Ultrón. Los Vengadores pronto supieron que Ultrón había borrado los archivos informáticos de Strucker. Juntos, se pusieron a buscar entre antiguos archivos de S.H.I.E.L.D. y descubrieron que Ultrón iría tras el Vibranio que conseguiría por medio de Ulysses Klaue en Johannesburgo.[22]

Batalla en el Deshuesadero

"Ya sé que han sufrido."
"Urgh, Capitán América, como siempre tan recto, fingiendo que puedes vivir sin una guerra. No puedo vomitar físicamente pero me..."
Ultrón a Steven Rogers[fnt.]

Ellos viajaron hasta la ubicación de Klaue y encontraron a Ultrón junto con Pietro y Wanda Maximoff, los gemelos con poderes que habían atacado al equipo anteriormente. Los Vengadores se enteraron de que Ultrón ya había adquirido el Vibranio del ahora herido Ulysses Klaue. Rogers intentó ganar la confianza de los Maximoff pero no parecían tener ningún interés en poner del lado de los Vengadores y Ultrón simplemente se burló de Rogers.

Cuando las negociaciones de paz fracasaron, el equipo se involucró en una feroz pelea con Ultrón, los gemelos Maximoff y los soldados de Klaue. Mientras Anthony Stark y Ultrón lucharon en el aire, Rogers y Thor se unieron para destruir a muchos de los Centinelas de Ultrón mientras Natalia Romanoff y Clinton Barton se encargaron de los soldados de Klaue. Con el tiempo, Rogers fue capaz de colocar a Pietro Maximoff en el suelo con un golpe con su escudo, ordenándole que se quedara ahí.

Rogers recibió un fuerte golpe directo en la cara por Pietro Maximoff antes de que Wanda Maximoff usara sus poderes para hacer que Rogers viera visiones sobre la vida que pudo haber tenido con sus antiguos compañeros y con Margaret Carter después de la Segunda Guerra Mundial. Rogers se vio en un salón de baile en la década de 1940 cuando Carter se le acercó a él y le pidió que finalmente podrían dejar de pelear e ir a casa. Sin embargo, cuando se dio la vuelta, todo el mundo se había desvanecido y Rogers se quedó solo. La táctica fue utilizada en un intento de romper el corazón de Rogers al enfrentarse a su trágica situación.

Con la mayoría de los miembros del equipo sufriendo por estas visiones, y Stark habiendo tenido una pelea contra Hulk, se decidió de que el equipo escapara. Cuando estaban a bordo del Quinjet, Clinton Barton pilotó a un lugar seguro, mientras Maria Hill les informaba sobre la opinión del público acerca de los Vengadores después del alboroto de Hulk que causó una gran destrucción. Entretanto Rogers, Thor y Romanoff trataron de hacer frente a lo que habían visto, Barton les informó que se dirigían a un escondite en su granja en la que no podían encontrarlos y podían descansar durante un breve período.[22]

Retiro

"Banner y yo hacíamos una investigación."
"Una que afectaría al equipo."
"Que le daría fin, ¿no es esa la misión? ¿no es el porqué de pelear? ¿para ya no tener que pelear para regresar a nuestro hogar?"
"Cada vez que buscan ganar una guerra que no ha empezado solo mueren inocentes. Siempre pasa."
Anthony Stark y Steven Rogers[fnt.]

Cuando el equipo llegó a la casa de campo de Clinton Barton descubrieron que Barton estaba casado, con dos hijos y uno más en camino. Barton explicó que la razón por la que el equipo no sabía sobre su familia era debido a que Nicholas Fury le ayudó a tener esta segunda vida pacifica fuera de S.H.I.E.L.D. donde su familia podía estar a salvo. Una vez que se presentaron, Thor le informó a Rogers que tenía la intención de tratar de aprender más acerca de la visión que había tenido y se marchó para buscar respuestas.

Rogers y Stark más tarde salieron y cortaron leña juntos, mientras discutían como Wanda Maximoff había sido capaz de usar sus poderes para neutralizar al equipo. Cuando la conversación se trasladó a la forma en como Stark y Banner inadvertidamente crearon a Ultrón, comenzaron a debatir si Stark debió o no debió haber experimentado con el Cetro. A medida que la discusión se hacía más intensa, Rogers rasgó un tronco por la mitad con las manos y le dijo a Stark que tratar de poner fin a las guerras antes de que comenzaran resultaban en la muerte de personas inocentes.

Más adelante, el equipo recibió la visita de Nicholas Fury, quien los motivó a reanudar su lucha contra Ultrón, señalando que sólo tenían su ingenio y su voluntad para salvar al mundo. Como Fury insultó a Ultrón poniéndole un apodo, Romanoff le advirtió a Fury que a Rogers no le gustaba que la gente no cuide su lenguaje, frustrando a Rogers. Bruce Banner supuso que el plan de Ultrón sería crear otro cuerpo hecho de un tejido sintético mediante el Arca, y probablemente haría esto con la ayuda de Helen Cho. Rogers habló con Stark y Fury antes de retirarse mientras Fury iría a solicitar la ayuda de Maria Hill.[22]

Batalla de Seúl

"¿Sabes que hay en esa Arca? El poder de un auténtico cambio, y como te aterroriza eso."
"Eso no es muy reconfortarte."
Ultrón y Steven Rogers[fnt.]

El equipo localizó a Ultrón en el laboratorio de Helen Cho en Seúl, donde él estaba tratando de construir un nuevo ser. Cuando Rogers entró en el laboratorio, encontró a Cho herida en suelo tras haber recibido lastimada por Ultrón. Ella le explicó que el ser que estaba en el Arca tenía una Gema en la cabeza y que Ultrón se lo había llevado. Cho le advirtió que si destruía la Gema ocasionaría una gran explosión que podría destruir Seúl, por lo que debía tomar precauciones.

Cuando Ultrón intento escapar en un camión, Rogers se enfrentó a él y comenzaron una intensa batalla, con Ultrón insistiendo en que el ser que estaba en el Arca tenía el potencial para crear un verdadero cambio y que esta era la pesadilla de los Vengadores. Rogers le lanzó su escudo a Ultrón, pero el robot fue capaz de tirarlo fuera del camión. A medida de que Ultrón tomó la delantera y comenzó a estrangular a Rogers, Natalia Romanoff logró alcanzarlos con su moto y le lanzó a Rogers su escudo, que usó para golpear la mano de Ultrón antes de continuar luchando con el robot.

Rogers y Ultrón se trasladaron a un tren y continuaron su lucha; Rogers fue ayudado por Pietro y Wanda Maximoff, quienes habían traicionado a Ultrón después de enterarse del plan de Ultrón que era erradicar a los humanos. Al ver que era superado en número, Ultrón destruyó los controles del tren y escapó. Rogers le ordenó a los Maximoff que le ayudaran; él mandó a Pietro a sacar a las personas fuera del camino del tren, mientras que Wanda usó sus poderes para detener con éxito el tren, salvando muchas vidas.

Rogers fue informado por Barton que consiguieron el Arca con el ser en su interior, pero que Romanoff había sido secuestrada por Ultrón. Rogers reclutó a los Maximoff como miembros temporales de los Vengadores, ya que su voluntad era detener los planes de Ultrón. Antes de irse, Rogers habló con Wanda, quien expresó sus temores después de que Anthony Stark consiguiera tener posesión del nuevo cuerpo de Ultrón, haciendo comparaciones entre el belicismo de la inteligencia artificial y Stark, debido a que ambos pretendían salvar al mundo, pero no podían ver que estaban destruyéndolo.[22]

Nacimiento de Visión

"¿Está de nuestro lado?"
"No creo que sea tan simple."
―Steven Rogers y Visión[fnt.]

De regreso en la Torre de los Vengadores, Clinton Barton comenzó a buscar a Natalia Romanoff, mientras que Anthony Stark y Bruce Banner trataban de transferir la conciencia de J.A.R.V.I.S. en el ser que Ultrón había creado. Cuando Rogers llegó con los Maximoff y presenciaron el trabajo que estaban realizando, se produjo un enfrentamiento breve en un intento desesperado por detenerlos. La lucha fue interrumpida rápidamente cuando Thor llegó y usó su rayo para activar el Arca y darle vida al ser, quien atacó brevemente a Thor, ocasionando que fuera arrojado hacia una ventana.

Dicho ser pronto se disculpó por su error y se llamó a sí mismo Visión, y se comprometió a ayudar a los Vengadores en su guerra contra Ultrón. Thor explicó que había visto a Visión en su visión al igual que la Gema de la Mente, una de las seis Gemas del Infinito, la cual dicho androide tenía en su frente. En un intento por demostrar su valía para el equipo, la Visión levantó el Mjolnir sin esfuerzo y se lo entregó a Thor, demostrando su fiabilidad y sorprendiendo a todos.

Los Vengadores se asociaron oficialmente con los gemelos Maximoff y descubrieron que Ultrón estaba en Sokovia. Rogers se reunió con Anthony Stark y Bruce Banner para discutir su plan de ataque, con Stark señalando que era poco probable de que todos sobrevivan a la batalla, pero Rogers insistió en que eso no lo detendría, diciendo que no tenía otros planes. Mientras volaban de camino a Sokovia en un Quinjet, Rogers le dio un discurso al equipo, donde les informó de que su prioridad era conseguir que la gente de Sokovia se fuera lejos de la batalla antes de ir tras Ultrón.[22]

Batalla de Sokovia

"Ultrón sabe que vamos. Tal vez sea un campo de batalla. Ese es nuestro trabajo, pero el pueblo de Sokovia es inocente. Nuestra prioridad es sacarlos. Solo quieren vivir sus vidas en paz y es algo que no podrán hacer hoy. Nos esforzaremos para protegerlos y haremos lo necesario."
―Steven Rogers[fnt.]

Una vez que los Vengadores llegaron a Sokovia, Rogers agarró su escudo y su casco, sin embargo, él encontró un grafiti de de su cara con la palabra 'Fascista' escrita en ella, provocando que decida arrojar su casco disgustado. Wanda le informó que el puente era la salida principal y Pietro dijo que ellos cubrirían las demás, por lo que Rogers les pidió a todos sacar a los civiles mientras podían. Antes de ir a evacuar, Clinton Barton también notó el grafiti y mencionó en broma que no estaba mal.[23]

Los Vengadores evacuaron a los civiles para que estos estuvieran fuera de peligro. Sin embargo, Ultrón, al confrontar a Anthony Stark, reveló que tenía un núcleo que levantaría la ciudad para después dejarla caer sobre la Tierra, lo cual aniquilaría a la humanidad. Rogers lideró a los Vengadores en la batalla contra los Centinelas de Ultrón, y a pesar de sus esfuerzos por destruir a tantos robots como podían, Ultrón consiguió activar el dispositivo.

A medida que el ejército de máquinas continuó atacando a los civiles de la elevada ciudad, Rogers vio que una mujer en un automóvil estaba colgada en el borde de un puente e intentó salvarla, pero fue demasiado tarde, ya que el automóvil se cayó desde el puente a cientos de pies de distancia. Sin embargo, Thor llegó en su ayuda, sacando a la mujer fuera del automóvil y lanzándosela a Rogers, quien fue capaz de atraparla con seguridad. Cuando otro Centinela de Ultrón intentó atacarlos, Rogers logró utilizar su escudo para partirlo por la mitad y tiró el resto de su cuerpo destrozado desde un puente.

Mientras Clinton Barton, Wanda Maximoff y Pietro Maximoff luchaban contra los Centinelas de Ultrón en el centro, Rogers y Thor combatieron al ejército entrante en los límites de la ciudad, protegiendo a los ciudadanos de cualquier peligro. Cuando Natalia Romanoff llegó al ser rescatada, ella y Rogers lucharon juntos, ayudándose el uno al otro. Durante este tiempo, Anthony Stark voló fuera de la ciudad para tratar de encontrar una manera de detener el plan de Ultrón; él sugirió destruir la ciudad para evitar que ésta cayera sobre la Tierra, no obstante, Rogers insistió que no iban a arriesgar la vida de los ciudadanos que todavía estaban ahí.

Pronto, Nicholas Fury y Maria Hill llegaron a bordo de un Helicarrier,[22] que consiguieron con ayuda de unos viejos amigos,[24] y lo usaron para seguir con el plan de Rogers de evacuar a los civiles. Fury y Hill vinieron acompañados de James Rhodes, quien se unió a la batalla contra los Centinelas de Ultrón. Rogers se quedó realmente sorprendido por la llegada de Fury, insultándolo de broma, a lo que Fury le preguntó si besaba a su madre con ese lenguaje que tenía en su boca. Fury envió a un escuadrón de botes de rescate para evacuar a los ciudadanos, mientras Rogers y los Vengadores se aseguraban que nadie se quede atrás.

Viendo que los Vengadores estaban ganando la batalla, Ultrón intentó desactivar el núcleo para hacer caer la ciudad y destruir a la humanidad; Rogers y el resto del equipo llegaron a la iglesia y rodearon el núcleo con el fin de protegerlo. Cuando Thor se burló de Ultrón, el robot desató su ejército sobre ellos, con Rogers preguntándole si era necesario haberle provocado. Rogers y el equipo usaron todas sus fuerzas para destruir a la aparentemente interminable horda de Centinelas de Ultrón, hasta que finalmente Visión empujó fuera de la iglesia a Ultrón, y junto con Stark y Thor casi lo destruyeron, pero se escapó.

Con la batalla casi ganada, Rogers le ordenó al equipo subir a los botes de rescate y salir de la ciudad antes de que Stark y Thor la destruyeran. Wanda Maximoff accedió a quedarse para proteger el dispositivo y Rogers fue a ponerse a salvo. Antes de que pudieran irse, Ultrón tomó el control del Quinjet de los Vengadores y lo utilizó para dispararle al equipo, matando a Pietro Maximoff. Rogers llevó en silencio el cuerpo de Pietro al bote de rescate, mientras Clinton Barton salvaba a un niño. Sin previo aviso, uno de los Centinelas de Ultrón logró desactivar el núcleo y Rogers apenas pudo escapar antes de que Thor y Stark fueran capaces de destruir Novi Grad, salvando a la Tierra. Con la batalla ganada, Visión logró destruir el último cuerpo de Ultrón, causándole la muerte.[22]

Nuevos Vengadores

Un nuevo equipo

"Tony, te voy a extrañar."
"¿Si? bueno, me tomaré un respiro. Posiblemente siga los mismos pasos que dio Barton. Ponerle su granjita a Pepper. Esperar que no la destruyan."
"Una vida simple."
"Un día la tendrás."
"Lo sé. Familia. Estabilidad. Quien quería eso se sumergió en el hielo hace 75 años, y alguien más emergió."
―Steven Rogers y Anthony Stark[fnt.]

Una vez concluida la Ofensiva de Ultrón, los Vengadores se trasladaron al Centro de los Nuevos Vengadores, con Anthony Stark y Clinton Barton abandonando el equipo, incluido Bruce Banner, quien desapareció durante la Batalla de Sokovia en el Quinjet de los Vengadores. Rogers, Stark y Thor comenzaron a pasear por las instalaciones, donde discutieron sobre si Visión era capaz de mantener segura la Gema de la Mente en su cabeza; Thor insistió en que lo haría, puesto que era digno de levantar el Mjolnir.

Afirmando esto, Thor regresó a Asgard para aprender más acerca de las Gemas del Infinito. Rogers luego le dijo a Stark que lo echaría de menos, y Stark bromeó diciendo que al igual que Barton le iba a construir una granja en el campo a Virginia Potts para tener una vida simple, el cual esperaba que Rogers tuviera algún día, aunque Rogers argumentó que eso deseaba tener antes, pero ahora dejó ir el pasado y acepó el mundo en el que estaba viviendo, antes de despedirse de Stark, quien se marchó en su automóvil.

Rogers exploró el Centro de los Nuevos Vengadores, que había sido formado por Nicholas Fury, con ayuda de Maria Hill, Erik Selvig y Helen Cho, y otros ex agentes de S.H.I.E.L.D.. Él encontró a Natalia Romanoff viendo la pared y la llamó para ayudarle a entrenar a la segunda encarnación de los Vengadores, que incluía a James Rhodes, Wanda Maximoff, Visión y Samuel Wilson.[22]

Ataque a la sede de IDEI

"¿Quién es tu comprador?"
"Él te recordó. Tu amigo, tu hermano, tu Bucky."
"¿Qué dijiste?"
"Supo bien quién eras. Yo estuve ahí. Se puso muy sentimental. Después reprogramaron su mente, él quería que supieras algo, y me dijo 'Puedes decirle a Rogers, que cuando hay que irse, hay que irse' y ahora vendrás conmigo."
―Steven Rogers y Brock Rumlow[fnt.]

Rogers dirigió a Natalia Romanoff, Samuel Wilson y Wanda Maximoff a una misión en Lagos, Nigeria, para detener a Brock Rumlow - ahora separado de HYDRA y trabajando como mercenario. Rogers observó las calles desde un edificio. Cuando vio pasar un camión de basura sospechoso, él le pidió a Wilson ir tras el vehículo, por lo que éste inmediatamente envío a Redwing para analizarlo, descubriendo que el camión estaba en su máxima capacidad; Romanoff se dio cuenta de que el camión era un ariete. Como el vehículo entró en el Instituto de Enfermedades Infecciosas y los mercenarios de Rumlow salieron, el equipo fue tras ellos.

Samuel Wilson se lanzó desde el cielo mientras Rogers procedió a deshacerse de algunos de los mercenarios de Rumlow. Wilson ubicó a Rumlow en el tercer piso del edificio, lugar donde Rogers se trasladó debido a los poderes de Wanda Maximoff. Rogers fue a la sala donde estaba Rumlow, sólo para descubrir que él ya había escapado con un arma biológica. Cuando Rogers llegó a un balcón, Rumlow lo atacó de sorpresa con un vehículo armado y fue arrojado del edificio. Rumlow y sus mercenarios se dirigieron a un mercado y los Vengadores fueron tras ellos. Una vez que llegó Rogers, Rumlow le lanzó una bomba a su escudo, haciendo que éste lo lanzara lejos de las personas, sólo para luego ser atacado de imprevisto por Rumlow.

Rogers y Rumlow se enfrentaron, donde éste último quería vengarse de lo que le había hecho durante la Batalla en el Triskelion. Rogers derrotó Rumlow e hizo que se quitara su máscara. Él lo interrogó para saber quién era su comprador, pero Rumlow se negó a responder y le dijo que James Barnes lo había recordado cuando todavía operaba como el Soldado del Invierno, distrayendo a Rogers. De repente, Rumlow activó su chaleco para suicidarse con una explosión que mataría a Rogers y a varios civiles a su alrededor, sin embargo, Wanda Maximoff usó sus poderes para contener la explosión. Ella luego condujo a Rumlow lejos de las personas hasta perder el control cerca de un edificio, matando a decenas de civiles. Sorprendido, Rogers le pidió a Wilson llamar a la ambulancia.[2]

Sentimiento de culpa

"Nuestro deber es salvar el mayor número de gente, pero si no aprendemos a vivir con eso a la siguiente tal vez nadie se salve."
―Steven Rogers a Wanda Maximoff[fnt.]

Un mes después, las consecuencias de lo sucedido en Lagos siguió atormentando a Wanda Maximoff, quien luchó con la culpa por las muertes causadas debido a la explosión. Rogers intentó convencer a la joven de que no era culpa suya, y le dijo que él debió haber detenido a Brock Rumlow antes de que pudiera activar su chaleco.

No totalmente convencida, ella comentó que ambos tenían la culpa; Rogers le recordó que a pesar de las bajas, pudieron detener a Rumlow de matar a más personas, y que los Vengadores jamás iban a llegar a salvarlos a todos, pero no debían darse. Los dos fueron interrumpidos por Visión, quien sorprendió a Maximoff por pasar a través de la pared para entrar en su habitación en lugar de usar la puerta. Visión se disculpó e informó a Rogers que Anthony Stark había llegado con Thaddeus Ross a la instalación.[2]

Guerra Civil de los Vengadores

Acuerdos de Sokovia

"Firmar esto es conceder nuestro derecho a elegir ¿y si nos envían a un lugar al que no queremos ir? ¿o si queremos ir a un lugar y ellos no nos dejan? no somos perfectos, pero aún están más seguros con nosotros."
"Si decimos que no ahora, nos obligarán a hacerlo después. Eso es un hecho, y se pondrá peor."
―Steven Rogers y Anthony Stark[fnt.]

Los miembros del equipo, junto con Stark presente, escucharon a Thaddeus Ross explicar que debido al resultado de muchos eventos catastróficos en que los Vengadores estuvieron involucrados en los últimos años, se elaboraron los Acuerdos de Sokovia, que fue aprobado por 117 estados para regular las acciones de los superhéroes bajo un panel de las Naciones Unidas. Como Romanoff preguntó lo que pasaría si alguien no estaba a favor de los documentos, Ross le dijo que entonces se tendrían que retirar.

El equipo se dividió al hablar sobre el tema, con cada miembro discutiendo con otro acerca de los Acuerdos. Stark apoyó plenamente el proyecto, sintiendo que la regulación era necesaria para hacer el bien y proteger a las personas, haciendo un ejemplo de un joven, Charlie Spencer, que había muerto en Sokovia por culpa de ellos. Stark intentó convencer a Rogers, pero este último se negó, pues consideraba que los Vengadores tuvieron éxito debido a que no tenían un gobierno al que responder, ya que si firmaban, sería transmitir la culpa y no podrían decidir por sí mismos cuando debían ir a un lugar. Stark insistió que si se negaban ahora, ellos iban a seguir insistiendo más tarde. Mientras seguían hablando, Rogers recibió un mensaje de texto diciéndole que Margaret Carter falleció.[2]

Muerte de Margaret Carter

"Cuando me sacaron del hielo, todos mis conocidos se habían ido, y descubrí que ella seguía viva. Que suerte haberla tenido."
"Y ella también te tuvo."
―Steven Rogers y Natalia Romanoff[fnt.]

Rogers y Samuel Wilson asistieron al funeral de Margaret Carter en Londres, donde la decisión de Rogers sobre los Acuerdos de Sokovia fueron confirmadas por un elogio dado por Sharon Carter, quien reveló su relación con Margaret; ella era la sobrina de Margaret. Rogers se quedó sólo en la iglesia después del funeral, reconociendo que otro amigo cercano había fallecido. Pronto, Natalia Romanoff llegó y consoló Rogers por su perdida. Ellos discutieron sobre los Acuerdos de Sokovia, y lo que significaba para Rogers estar en el equipo, pero a pesar de eso no podía ponerse a favor de los documentos.

Rogers y Sharon pasaron el tiempo juntos en Viena, donde los Acuerdos de Sokovia estaban en marcha para ser firmados. Ellos hablaron acerca del trabajo de Sharon en la CIA y que ahora estaba en Berlín para trabajar en el Centro Común de Lucha contra el Terrorismo. De repente, Wilson llegó para informarle que una bomba había detonado fuera del Centro Internacional de Viena. Cuando ellos vieron las noticias, se informaron que el principal sospechoso del bombardeo era James Barnes, a quien le habían tomado una fotografía durante el evento.[2]

Captura de James Barnes

"Yo debería ser quien lo capture."
"¿Por qué?"
"Es menos probable que yo muera en el intento."
―Steven Rogers y Natalia Romanoff[fnt.]

Rogers llamó a Natalia Romanoff y le preguntó como estaba tras el bombardeo. Después de que ella le dijera que estaba bien, esta le pidió a Rogers no ir tras Barnes. Él se negó, diciendo que era menos probable que lo mate al enfrentarlo. Rogers y Wilson se reunieron en un bar cercano; Wilson le preguntó si Romanoff le había dicho que no interfiera, con Rogers afirmando que Barnes habría hecho lo mismo por él. Sharon entró al mismo lugar, y les dio la localización de Barnes en Rumania, al igual que una advertencia a Rogers sobre los grupos de tareas antiterroristas, quienes habían dado la orden de matar a Barnes.

Rogers y Wilson fueron a Rumania, con Rogers entrando al apartamento de Barnes, encontrándose con él. Mientras Wilson le advertía sobre la ubicación de las fuerzas especiales, Rogers le preguntó si lo recordaba, no obstante, Barnes sólo le respondió que había leído sobre él en la Institución Smithsonian. Rogers le advirtió sobre lo que estaba a punto de suceder, ya que pensaban que Barnes había ocasionado el Bombardeo en el Centro Internacional de Viena, pero Barnes le aseguró que no había hecho nada. Rogers le pidió saber porqué lo había sacado del río tras la Batalla en el Triskelion; Barnes le respondió que no lo sabía, a pesar de que Rogers pensaba lo contrario.

Una vez que las fuerzas especiales penetraron en el apartamento, Rogers y Barnes pelearon contra ellos. Los dos lograron escapar, sin embargo, Barnes fue atacado por T'Challa. Mientras los dos se enfrentaron entre sí, un helicóptero les disparó a ambos, por lo que Rogers le pidió a Wilson desviar el aeronave. Barnes escapó a través de un túnel, con T'Challa persiguiéndolo y las fuerzas especiales detrás de ellos. Rogers también fue tras Barnes para defenderlo.

ogers persiguió a T'Challa en medio de la pista, pero como todos era demasiado rápidos, este decidió entrar a uno de los coches de las fuerzas especiales para alcanzar a Barnes. T'Challa se subió al coche, y como Rogers no podía deshacerse de él, este le pidió ayuda a Wilson, quien aún estaba lejos de llegar con ellos. Barnes se subió a una moto y lanzó una bomba a la entrada del túnel, y Wilson sin querer lanzó a T'Challa hacia Barnes. Rogers llegó a tiempo para salvar a su amigo, solo para ser detenidos por las fuerzas especiales y James Rhodes, quien afirmó que Rogers era ahora un criminal por desobedecer los Acuerdos de Sokovia.[2]

Escape del Centro Común de Lucha contra el Terrorismo

"Si veo que una situación se descontrola, no puedo ignorarla, pero a veces quisiera."
"No es cierto."
"No, claro que no... a veces-"
"A veces quiero romperte tus perfectos dientes. Pero no quiero que te vayas."
―Steven Rogers y Anthony Stark[fnt.]

Rogers, Wilson, T'Challa y Barnes fueron llevados al Edificio del Centro Común de Lucha contra el Terrorismo en Berlín. Durante la transición, Rogers le preguntó a T'Challa si su traje estaba hecho de Vibranio. Él le respondió que se le había otorgado el título de Pantera Negra después de que su padre falleciera tras el Bombardeo en el Centro Internacional de Viena por culpa del acusado Barnes, y lo retó preguntándole si realmente podía mantenerlo a salvo de él.

Una vez en el edificio, Barnes fue encerrado en una celda, mientras que Rogers, Wilson y T'Challa se reunieron con Everett Ross, el comandante de la fuerza de trabajo adjunto. Él les dijo que su equipo había sido confiscado, y les ofreció la exoneración con la condición de firmar los Acuerdos de Sokovia. Anthony Stark llegó para discutir con Rogers, y le entregó una pluma estilográfica para pedirle firmar los documentos de una vez. Pensando en lo que había sucedido recientemente, Rogers confió en que Barnes recibiría la ayuda necesaria para recuperarse y estaba a punto de firmar, pero declinó la idea cuando Stark le reveló que le había ordenado a Visión proteger a Wanda Maximoff en el Centro de los Nuevos Vengadores, ya que era peligrosa. Rogers no estuvo de acuerdo con su decisión, y siguió negándose a firmar los acuerdos, por lo que dejó a Stark.

Rogers, Samuel Wilson y Sharon Carter observaron la entrevista de un contenido Barnes con el psiquiatra, Theo Broussard. Rogers dio a conocer sus sospechas de que aunque él no pudo encontrar a Barnes en dos años sin ninguna pista, resulta muy conveniente que precisamente ahora sea culpado por un bombardeo, encontrado por las autoridades y capturado, como si alguien estuviera planeando reunirse con Barnes. Él se fijó en el psiquiatra, hasta que se llevó a cabo un apagón.

Rogers y Wilson fueron a la sala de interrogatorios, donde encontraron al psiquiatra en el suelo sin Barnes. No dejándose engañar, Rogers le preguntó quién era y qué quería; él le respondió diciéndole que esperaba ver como "caía un imperio". Barnes, estando bajo el control de Zemo, repentinamente atacó a Rogers y Wilson, con Rogers siendo arrojado al vacío de un ascensor. Él logró escapar del ascensor, y encontró a Barnes en un helicóptero intentando escapar. Con su fuerza, Rogers logró mantener el helicóptero en la plataforma de aterrizaje y evitar que se escape. Barnes cayó a un río, y Rogers lo sacó, con Wilson siguiéndolos.[2]

Fugitivos de la ley

"¡Tu traje!"
―Steven Rogers[fnt.]

Tras la fuga, Rogers y Wilson llevaron a Barnes a un edificio abandonado y lo sometieron.[25] Ellos comprobaron si él seguía con el lavado de cerebro del psiquiatra, que en realidad era Helmut Zemo. Comprobando que había vuelto a la normalidad, Barnes les mencionó que Zemo planeaba viajar a la Instalación Siberiana de HYDRA, donde lo custodiaban anteriormente. Ellos sospecharon que Zemo iba a usar a los asesinos de HYDRA, los Soldados del Invierno, para algún plan todavía desconocido. Rogers le dijo a Wilson que estaban solos en la lucha, pero él le dijo que conocía a alguien que podría ayudarles.

Pronto, Rogers se reunió con Sharon Carter en un estacionamiento, donde ella le devolvió las armas y armaduras que habían confiscado. Rogers estaba agradecido con ella, y compartieron un beso, bajo las aclamaciones de sus amigos, Wilson y Barnes, para gran vergüenza de Rogers. Cuando Carter se fue, Barton llegó con haber sacado a Maximoff del Centro de los Nuevos Vengadores y de haber reclutado a a Lang, como le pidieron.

Lang estaba emocionado por ayudar a Rogers, a pesar de que este le advirtió que si lo ayudaba se iba a convertir en un criminal. De repente, el equipo escuchó el anuncio de que las personas iban evacuar el aeropuerto, llevándolos a creer que Anthony Stark los había encontrado y necesitaban salir a confrontarlo. Rogers le pidió a todos ponerse sus trajes y se dividieron en grupos.[2]

Enfrentamiento entre los Vengadores

"¿Estuviste ocupado?
"Y tú fuiste un completo idiota. Arrastraste a Clint. Rescataste a Wanda de un lugar que no quería dejar, un lugar seguro. ¡Trato de evi...! estoy tratando de evitar que separes al equipo."
"Lo hiciste al firmar."
"Ya me cansé. ¡Entregarás a Barnes y vas a venir con nosotros ahora! porque o es con nosotros, o con un grupo de escuadrón de fuerzas especiales al que no le interesa ser amable."
―Steven Rogers y Anthony Stark[fnt.]

Rogers entró sólo al campo del aeropuerto de Leipzig-Halle, donde fue recibido por Anthony Stark y sus aliados, quienes le ofrecieron a Rogers y a su equipo una última oportunidad para rendirse. En un intento por suavizar las cosas, Rogers le confirmó a Stark que Zemo estaba detrás de la lucha; pero él no lo escuchó. De repente, Peter Parker apareció usando su lanza-telarañas, tomando el escudo de Rogers y atándole las manos. Por otro lado, Samuel Wilson encontró el Quinjet de Stark en el hangar 5, por lo que Clinton Barton le lanzó una flecha a las manos atadas de Rogers, liberándolo. Por otro lado, Scott Lang reveló que estaba en su forma diminuta sosteniéndose del escudo, volvió a su tamaño original para patear a Parker y le regresó su escudo a Rogers. Pronto, el equipo de Stark localizó a Barnes y Wilson en un estacionamiento, y por el otro lado del campo estaban Barton y Maximoff.

Con las dos facciones peleando por separado, Rogers luchó contra James Rhodes y T'Challa. Como este último hacía lo posible por alcanzar a Barnes, Rogers lo detuvo, ya sabiendo que tenía las intenciones de matar a su amigo. Durante el combate, T'Challa rasguño el escudo de Rogers, y Rhodes trató de golpearlo con un cachiporras muy poderoso, pero Rogers se defendió con su escudo. Scott Lang luego llegó para ayudarlo, diciéndole que tire un camión pequeño hacia un disco azul de las Partículas Pym, que posteriormente hizo que el vehículo se volviera grande mientras era lanzado contra Rhodes, provocando una gran explosión.

Rogers y Lang se reunieron con el resto del equipo para dirigirse al hangar donde estaba el Quinjet que debían abordar para ir a Siberia. Cuando se abrieron camino, fueron detenidos por Visión, quien disparó un rayo láser frente a ellos. A pesar de las advertencias, los dos equipos se colocaron en lados opuestos mientras se preparaban para pelear. Acto seguido, la batalla entre los Vengadores comenzó con los dos equipos peleando entre sí; él se enfrento a Anthony Stark en un combate mano a mano, antes de separarse.

Rogers se cruzó con Peter Parker y le lanzó su escudo a la telaraña que usaba para columpiarse. Parker comentó que su escudo no obedecía las leyes de la física, solo para que Rogers le diga que habían cosas en juego que él no entendía, pero Parker le respondió que Stark ya le advirtió que le diría eso. En el transcurso de la pelea, Parker lo sometió, ya que Stark le había aconsejado atacar a sus pies. Aún así, Rogers jaló su telaraña para acercarlo y así poder golpearlo en dos ocasiones. Como Rogers le preguntó si Stark le dijo algo más, Parker le comentó que le había advertido que Rogers era peligroso porque siempre creía tener la razón. Rogers luego lo pateó y uso su escudo para hacer que le caiga encima una plataforma, que Parker cargó con su fuerza. Antes de irse, Rogers le preguntó de donde venía; Parker le informó que era de Queens, y Rogers le dijo que él era de Brooklyn.

Como el equipo de Anthony Stark no se daba por vencido, Samuel Wilson se dio cuenta de que no podían ganar la batalla y llevar a todos a Siberia. El equipo decidió que solo Rogers y Barnes debían ir a Siberia mientras el resto se quedara atrás, con Rogers estando de acuerdo. Ya que necesitaban una distracción, Scott Lang decidió transformarse en Giant-Man, por lo que el equipo de Stark se concentró en derrotarlo en lugar de evitar que Rogers y Barnes lleguen al Quinjet. Mientras corrían al hangar, Visión utilizó su ráfaga de energía para hacer caer una base y cerrarles el paso, pero Wanda Maximoff usó sus poderes para darles tiempo de entrar al lugar.

Rogers, en compañía de Barnes, entró al hangar, sin embargo, allí fueron interceptados por Natalia Romanoff. Rogers no quería pelear contra ella, no obstante, para sorpresa de ambos, Romanoff decidió confiar en su palabra de que Helmut Zemo era responsable de todo y les dejó irse mientras detenía a T'Challa de alcanzarlos, dándoles la oportunidad de entrar al Quinjet. A medida que el dúo se alejaba del aeropuerto, Anthony Stark y James Rhodes lograron vencer al resto del equipo de Rogers y persiguieron el Quinjet. Wilson trató de detener a Stark y Rhodes, hasta que Visión accidentalmente dañó el Reactor Arc de Rhodes, quien se desplomó en el suelo, forzando a Stark y Wilson a dejarlos irse por el accidente que sufrió Rhodes.[2]

Batalla en la Instalación Siberiana de HYDRA

"Quédate ahí. Última advertencia.
"Haría esto todo el día."
Anthony Stark y Steven Rogers[fnt.]

En su camino a la Instalación Siberiana de HYDRA, Barnes le preguntó qué les iba a pasar a su amigos, pero Rogers le aseguró que más tarde iba a volver por ellos. Barnes estaba inseguro si en realidad él valía todo lo que Rogers hacía para comprobar su inocencia, y este trató de convencerlo de que lo sucedido hace varios años no fue culpa suya, a lo que Barnes le dijo que aunque era cierto, él ya lo había hecho. Ambos llegaron a la instalación, unas pocas horas después de que Helmut Zemo lo hiciera.

Mientras buscaban a Zemo, ellos también vieron llegar a Anthony Stark, quien reveló haber descubierto la verdad sobre el plan de Zemo y que se equivocó, por lo que ellos hicieron una tregua. Rogers se alegró de que Stark finalmente estuviera de acuerdo con él, y los tres llegaron al salón donde estaban los Soldados del Invierno, pero se dieron cuenta que ya estaban muertos. Zemo se mostró detrás de un búnker, revelando que los había matado con un arma de fuego mientras dormían, y explicó que logró atraerlos con éxito a la base, tras un año de planificación. Rogers dedujo que Zemo era de Sokovia, con éste últmo culpando a los Vengadores por la pérdida de su familia durante la batalla, y que desde ese momento había organizado un plan para separar al equipo desde el interior. A continuación, Zemo les mostró una secuencia de vídeo de 1991, que Stark reconoció como el lugar donde sus padres fallecieron; él vio como Barnes asesinaba tanto a Howard Stark como a Maria y cubría los hechos para aparentar que tuvieron un accidente automovilístico.

Al terminar de ver la grabación, Stark demandó a Rogers por no haberle dicho que Barnes fue quien asesinó a sus padres; Rogers intentó aparentar que no lo sabía, pero finalmente le reveló que si estaba enterado sobre la muerte de sus padres. Furioso, Stark golpeó a Rogers, y atacó a Barnes para poder matarlo, a pesar de que Rogers le informó que él había estado bajo el control de HYDRA, no obstante, Stark estaba demasiado molesto como para escucharlo y siguió luchando contra ellos. A medida que Barnes intentaba escapar, Rogers logró dañar algunas partes de la armadura de Stark, a lo que este último decidió esposarle los pies y dejar caer escombros para bloquearle el camino, que Rogers superó sin mucho problema. Aún así, Rogers impidió que Stark matara a Barnes y los tres cayeron a una zona sin salida.

Stark se molestó con Rogers por proteger al hombre que asesinó a sus padres, a lo que Rogers mencionó que lo hacía porque era su amigo, y Stark le dijo que él también lo era. Rogers y Barnes golpearon conjuntamente a Stark, quien luego se las arregló para hacer a Rogers a un lado, y enfrentarse a Barnes, este último trató de romper su Reactor Arc con sus manos, pero en el proceso se activó un rayo repulsor del pecho de la armadura de Stark, quitándole la prótesis de brazo. Rogers se levantó para seguir confrontando a Stark hasta someterlo contra una pared, donde empezó a darle una serie de golpes, sin embargo, Stark, con ayuda de V.I.E.R.N.E.S., bloqueó sus ataques, le quitó su escudo y empezó a atacarlo con varios rayos respulsores.

Stark le dio una última advertencia a Rogers para rendirse, pero él le dijo que podía hacer esto todo el día. Barnes, con las fuerzas que le quedaban, agarró el pie de Stark, distrayéndolo, y Rogers aprovechó esto para levantarlo y tirarlo al suelo. Ahí, Rogers lo siguió apuñalando y, al recobrar su escudo, este empezó a apalearlo con dos golpes, solo para quitarle su casco. Finalmente, Rogers levantó su escudo para darle el último golpe de la batalla, destruyendo su Reactor Arc. Mientras Rogers se llevaba a Barnes de la instalación, Stark le afirmó que no merecía usar el escudo, ya que su padre lo había fabricado. Sintiendo que ya no era digno de portarlo por lo que había hecho, Rogers dejó caer su escudo y salió de la escena con Barnes.[2]

Una vez fuera de las instalaciones, Rogers y Barnes se reencontraron con T'Challa, quien reveló que había escuchado todo y que ya detuvo a Zemo. Antes de partir para llevar a Zemo a las autoridades, él le dijo a Barnes que tenía recursos en Wakanda que podrían ayudarlo a eliminar su programación del Soldado del Invierno.[26]

Nómada

Escape de la Balsa

"La verdad nunca encaje en ningún lado, ni en el Ejército. Mi fe se centra en la gente, supongo, individuos. Y me alegra decir que en su mayoría no me han decepcionado. Por eso tampoco los decepcionaré. [...] Que mal que no coincidimos con los Acuerdos. Me hubiera gustado. Sé que crees en lo que estás haciendo. Y es todo lo que puedes hacer, lo que todos deberíamos hacer. Así que no importa qué sea. Lo prometo. Si nos necesitas. Si me necesitas. Allí estaré."
―Carta de Steven Rogers a Anthony Stark[fnt.]

Dos días después, Rogers manejó un Quinjet hasta la Balsa y le prometió a Barnes su incondicional apoyo "hasta el fin de la línea". Ya estando infiltrado en la prisión, Rogers venció a los guardias de seguridad y liberó a sus compañeros de equipo del Enfrentamiento entre los Vengadores. Él se reunió con Samuel Wilson, mientras que Clinton Barton, Wanda Maximoff y Scott Lang regresaron a sus hogares.[26]

Al mismo tiempo, tratando de remediar lo sucedido, Rogers le envió a Anthony Stark un paquete que contenía una carta y un teléfono móvil. En la carta, Rogers se disculpó por los eventos ocurridos, específicamente por ocultarle a Stark el conocimiento acerca del asesinato de sus padres y por no haber coincidido en los Acuerdos de Sokovia. Este le aseguró a Stark que si alguna vez lo necesitaba ya sea a él o a otro de los Vengadores, estarían a una llamada de distancia.[2]

Refugiado en Wakanda

"Tu amigo y mi padre, ambos fueron víctimas. Si puedo ayudar al menos a uno a conseguir paz."
"Si descubren que está aquí, vendrán por él."
"Que intenten venir."
T'Challa y Steven Rogers[fnt.]

Rogers y Barnes se dirigieron a Wakanda, donde se les concedió refugio y amnistía por T'Challa. Como este último mencionó que Barnes tendría que volver a la cámara criogénica para tener una mejor chance de borrar su programación de HYDRA, Rogers no estuvo de acuerdo, pero Barnes aceptó. Una vez que Shuri explicó cómo pretendía llevar a cabo el proceso,[26] Barnes procedió a ser congelado hasta que los científicos de Wakanda encontraran una manera desprogramar su lavado de cerebro de HYDRA.

Tras esto, Rogers le agradeció a T'Challa por sus acciones, quien mencionó que era lo menos que podía hacer, ya que tanto Barnes como T'Chaka fueron víctimas de los planes de Zemo. Rogers luego le advirtió que si los gobiernos del mundo descubrían que Wakanda albergaba al Soldado del Invierno no dudarían en ir tras él, a lo que T'Challa declaró audazmente que intentaran hacerlo.[27]

Enfrentando a los terroristas

Luego de que Shuri liberara a Barnes de su programación de HYDRA, y le permitieran establecerse en una granja de Wakanda,[28] Rogers comenzó a visitar ocasionalmente a su viejo amigo para verificar su recuperación. Algunos meses después, Rogers y Wilson se reencontraron con Natalia Romanoff, quien se volvió fugitiva por ayudar a Rogers durante el Enfrentamiento entre los Vengadores, y decidieron formar un equipo.[26]

Mientras retomaban tecnología Chitauri de un grupo de terroristas, Rogers, Romanoff y Wilson escaparon hacia el Quinjet a la vez que eran perseguidos por otro equipo de terroristas. Allí, se encontraron con Nicholas Fury, quien intentó convencer a Rogers de ponerse en contacto con Stark para solucionar el problema que ambos tenían, pero él le aseguró que le mandó un comunicado a Stark para que lo llame si algún día necesitaba de su ayuda.[29]

Más tarde, Romanoff utilizó sus contactos de la KGB para rastrear a una organización terrorista provista de armas Chitauri en Siria. Infiltrándose dentro de los terroristas, Rogers, Wilson y Romanoff deshabilitaron las armas y luego partieron hacia Líbano. Romanoff sugirió notificar a Stark de lo que estaban haciendo, sin embargo, Rogers prefirió no hacerlo, ya que pensaba que él estaba ocupado atendiendo otros asuntos.[26]

Guerra del Infinito

Enfrentando a la Orden Oscura

"¿A dónde vamos, Cap?"
"A casa."
Samuel Wilson y Steven Rogers[fnt.]

Rogers había sido contactado por Bruce Banner, quien regresó a la Tierra luego de que Thanos atacara la Estadista donde lo acompañaba Thor, para localizar y proteger a Visión, quien estaba con Wanda Maximoff. Junto a Natalia Romanoff y Samuel Wilson, los tres Vengadores se enfrentaron a la Orden Oscura en Escocia, con Rogers atrapando la lanza de Proxima Midnight al ser descubierto. Luego de que Midnight fuera derribada por Wilson, Romanoff logró usar la lanza de Midnight para herir gravemente a Glaive.

Midnight intentó matar a la Vengadora, solo para ser bloqueada por Rogers. Los dos Vengadores lograron dominar y desarmar a Midnight en una breve pelea cuerpo a cuerpo, antes de que Wilson volara y la derribara, arrinconando a los dos miembros de la Orden Oscura. Cuando Romanoff amenazó con matarlos, Midnight, enfurecida, alegó que no tendrán otra oportunidad de hacerlo, antes de que los dos se retiraran en su Nave-Q.

Rogers decidió ayudar a Maximoff junto con el resto de los Vengadores, que notaron que Visión tenía una herida en el abdomen y necesitaba ayuda. La Visión le agradeció a Rogers por venir en su ayuda, antes de dar la orden de que suban todos al Quinjet. Cuando los Vengadores se fueron volando de Escocia, Wilson preguntó a dónde ir, a lo que Rogers sugirió ir al Centro de los Nuevos Vengadores.[30]

Refugiando a Visión

"No vine aquí por su perdón y ya no pido ningún permiso. La Tierra ha perdido a su mejor defensor. Si se interpone en nuestro camino, pelearemos contra usted."
―Steven Rogers a Thaddeus Ross[fnt.]

Al llegar al Centro de los Nuevos Vengadores, Rogers fue recibido por un holograma de Thaddeus Ross, quien se burló de él si pensaba que todos sus crímenes serían perdonados solo si se ofrecía a ayudar a vencer a la Orden Oscura. Rogers, en respuesta, le recordó a Ross que Stark ya no estaba para proteger el mundo, como resultado de otra pelea contra la Orden Oscura en la ciudad de Nueva York el día anterior, en el cual Stark terminó abandonando la Tierra. Él procedió a amenazar a Ross y los gobiernos del mundo si intentaban ponerse en su camino. Cuando Ross le ordenó a Rhodes que los arrestara, este último decidió cortar la comunicación y ponerse del lado de Rogers.

Los Vengadores fueron informados por Bruce Banner acerca del peligro que representaba Thanos y que él quería la Gema de la Mente de Visión para eliminar a la mitad de la vida en el universo. Rogers y Maximoff protestaron cuando Visión ofreció sacrificarse para destruir la Gema, puesto que así evitarían que Thanos cumpla su cometido. Como Banner pensó en una manera de remover la Gema de la Mente sin matar a Visión y así evitar ambos sean destruidos al mismo tiempo, Rogers decidió que debían partir a Wakanda, donde conseguirían la tecnología necesaria para llevar a cabo el proceso.

Al llegar a Wakanda con su equipo, fueron recibidos por T'Challa, y Rogers se reunió con su viejo amigo, James Barnes. En el laboratorio, Rogers observó mientras Banner y Shuri discutían acerca de cómo eliminar de forma segura la Gema de Visión. No pasó mucho tiempo antes de que las naves espaciales alienígenas se estrellaran en las fronteras de Wakanda, lo que significaba la llegada de la Orden Oscura. Mientras Shuri procesaba a Visión, T'Challa ordenó evacuar la ciudad, preparar todas las defensas y darle un escudo de Vibranio a Rogers para salir a pelear.[30]

Batalla de Wakanda

"¿Se rindieron?"
"No lo diría así."
James Barnes y Steven Rogers[fnt.]

Rogers, equipado con sus Escudos Wakandianos, se dirigió con los Vengadores y las tribus de Wakanda a la barrera que protegía el reino mientras Shuri procesaba a Visión en su laboratorio. Él se acercó a la orilla junto a T'Challa y Natalia Romanoff, para confrontar a Proxima Midnight y Cull Obsidian. Allí, Romanoff preguntó por Corvus Glaive, haciendo que Midnight le prometa que iba a vengarlo y que Thanos obtendría la Gema de la Mente de Visión, a lo que Rogers comentó que eso no iba a suceder, con T'Challa diciéndole que Thanos solo tendría sangre y polvo en sus manos. Como Midnight procedió a mandar a los Outriders a salir de sus naves, Rogers, T'Challa y Romanoff regresaron a sus puestos.

Al volver a su posición, James Barnes le preguntó si se habían rendido, a lo que él le respondió que no. Rogers observó cómo los Outriders comenzaron su ataque atravesando la barrera mientras los soldados Wakandianos les disparaban. Una vez que T'Challa abrió una parte de la barrera para evitar que los Outriders se dividan en grupos y alcancen a Visión, Rogers y él se lanzaron contra los alienígenas a la misma velocidad, venciéndolos uno tras otro. Rogers se las ingenió para vencer a los Outriders con sus Escudos Wakandianos, hasta que fue sometido por varios, quienes se pusieron encima de él. No obstante, estos fueron eliminados cuando el Rompetormentas los atacó, antes de regresar a la mano de Thor, quien había llegado a la Tierra junto con Rocket Raccoon y Groot tras invocar el Puente Bifrost, sorprendiendo a Rogers.

En un momento dado, él se cruzó con Thor, y le hizo un comentario sobre su corte de pelo, mientras que Thor asumía que Rogers se había dejado crecer la barba para igualar la suya. A continuación, Thor le presentó a su nuevo aliado, Groot, quien estaba al costado suyo venciendo a algunos Outriders con un brazo. Cuando Thor se alejó, este escuchó a Groot decir su nombre, a lo que Rogers también se presentó formalmente, antes de seguir combatiendo contra los alienígenas.

Más adelante, Wanda Maximoff dejó su posición de proteger a Shuri para ayudar a destruir las máquinas de guerra de la Orden Oscura, lo que le permitió a Corvus Glaive atacar a Visión. Este último fue sacado del laboratorio y quedó gravemente herido, por lo que Rogers notificó al equipo para proteger a Visión, con Bruce Banner ayudando a frenar a Cull Obsidian. Por su parte, Rogers confrontó a Glaive y le pidió a Visión que huya, sin embargo, pronto fue sometido, a lo que Visión aprovechó la oportunidad para asesinar a Glaive traspasándolo con su propia lanza.

No obstante, pronto Thanos llegó personalmente a Wakanda para reclamar la Gema de la Mente de Visión. Tras ver al Titán Loco someter a Bruce Banner usando la Gema del Espacio, Rogers se acercó para confrontarlo, pero fue rápidamente derribado por Thanos al activar la Gema del Poder. Sin embargo, luego de que casi todos los héroes fueran sometidos, Roges fue el único que se volvió a levantar y enfrentó a Thanos, quien estaba a punto de atraparlo con su mano, no obstante, Rogers lo sostuvo, haciendo que su enemigo se sorprenda por la fuerza que poseía. A pesar de resistirse al principio, Rogers con el tiempo fue noqueado de un golpe por Thanos.

Después de arrancarle la Gema de la Mente a Visión, Thanos completó el Guantelete del Infinito y realizó el Chasquido, eliminando a la mitad de la vida en el universo, antes de huir a través de un portal. Rogers se puso de pie y le preguntó a Thor qué había sucedido, pero él no le respondió. De repente, James Barnes lo llamó mientras se desintegraba, dejando su arma tirada, para gran horror de Rogers. A raíz de la batalla, Rogers se arrodilló junto al cuerpo inanimado de Visión, incapaz de hacer otra cosa más que aceptar la derrota.[30]

Afrontando el Chasquido

Conociendo a Carol Danvers

"¿No modificamos la batería?"
"Así es. Todavía está conectado, no hay nada."
"Envía la señal otra vez."
―Steven Rogers y James Rhodes[fnt.]

Después de la Batalla de Wakanda, los Vengadores, acompañados por Rocket Raccoon, regresaron al Centro de los Nuevos Vengadores. Habiendo descubierto el transmisor buscapersonas que Nicholas Fury había activado antes de desaparecer también, los Vengadores cargaron la batería del Transmisor buscapersonas para que continuara enviando su señal. Mientras Rogers y Romanoff estaban viendo los informes sobre las bajas del Chasquido, Rhodes, quien estaba monitoreando el dispositivo, les informó a Rogers, Romanoff y Banner que el aparato había dejado de transmitir la señal.

Rogers solicitó que reiniciaran el buscapersonas y volvieran a enviar la señal, solo para que Banner respondiera que no tenían idea de para quién era el mensaje. Cuando Romanoff explicó que Fury sabía para quién era la señal y que ella también quería saberlo, se encontraron cara a cara con Carol Danvers, quien les preguntó por el paradero de Fury.[31]

Buscando a Thanos

"Creo recordar que les dije a todos, cuando aún estaban aquí, que lo que se requería era crear una armadura que cubriera al mundo, ¿no fue así? así afectara nuestra valiosa libertad o no, eso era lo que se requería."
"Pero eso no funcionó, ¿o sí?"
"Te dije que nos vencerían y tú dijiste 'nos vencerán juntos entonces' ¿y qué crees, Cap? ellos nos vencieron y no estuviste ahí."
Anthony Stark y Steven Rogers[fnt.]

Tres semanas después del Chasquido, Danvers encontró y rescató a Anthony Stark, llevando el Benatar hacia las instalaciones. Mientras esto sucedía, Rogers se había tomado una ducha en el baño y estaba afeitado, hasta que sintió la llegada de Danvers, por lo que él, junto con Natalia Romanoff, Bruce Banner, James Rhodes y Virginia Potts, salieron y vieron tanto a Stark como a Nebula descender de la nave. Inmediatamente, Rogers ayudó a Stark a caminar, pero este se detuvo para decirle dolorosamente que había perdido a Peter Parker, a lo que Rogers le dijo que todos perdieron. Por su parte, Potts abrazó a Stark hundida en lágrimas, antes de entrar a las instalaciones.

En la base, Romanoff explicó las consecuencias que tuvo el Chasquido, mientras se mostraban imágenes de perfil de las víctimas del mismo. Como Stark preguntó por el paradero de Thanos, Rogers le aseguró que nadie lo sabía, y que no consiguieron localizarlo pese a que usaron escanéos y satélites, por lo que le preguntó a Stark si sabía algo. Este último lo negó y al hablar sobre una visión que tuvo hace años, Rogers le exigió enfocarse en Thanos, pero Stark le interrumpió afirmando que él lo necesitó durante la Guerra del Infinito y que la idea de crear una armadura que cubriera el mundo pudo funcionar, pero Rogers le recordó lo sucedido en la Ofensiva de Ultrón. Stark le recordó a Rogers que le había prometido que los Vengadores perderían juntos, pero no fue así, ya que se separaron desde la Guerra Civil de los Vengadores. Él le aseguró a Rogers que no tenía nada útil que ofrecerle y tampoco le tenía confianza, por lo que se quitó su Reactor Arc, renunció a los Vengadores y se desmayó a causa del estrés.

Luego de que Banner le diera un sedante a Stark, Danvers decidió salir a buscar a Thanos por su cuenta, pero Romanoff la detuvo y le informó que ellos trabajan en equipo. Pronto, Nebula les reveló la ubicación de Thanos, Titán II, donde Rocket Raccoon les contó sobre una oleada de energía que ocurrió hace dos días que se parecían al evento que tuvo lugar en la Tierra cuando Thanos hizo el Chasquido. Ellos formaron un plan que consistía en ir tras Thanos, quitarle las Gemas del Infinito y usarlas para traer a todos de vuelta, una estrategia que agradó a Rogers. Mientras discutían si tendrían éxito, Danvers les respondió que sí porque esta vez contaban con su ayuda, lo cual hizo que Thor, quien había guardado silencio en toda la conversación, se levantara de su silla y recogiera el Rompetormentas. Como los Vengadores estaban de acuerdo con el plan, todos abordaron el Benatar.[13]

Emboscada a Thanos

"Sé que esto funcionará."
"Yo sé que sí, porque no sé lo que voy a hacer si no."
Natalia Romanoff y Steven Rogers[fnt.]

Los Vengadores, conformados por Rogers, Natalia Romanoff, Carol Danvers, Thor, Bruce Banner, James Rhodes, Rocket Raccoon y Nebula, se subieron a bordo de la Benatar con el propósito de emboscar a Thanos. Luego de ser advertidos por Rogers de no vomitar en su nave para aquellos que nunca estuvieron en el espacio, el equipo partió a Titán II haciendo un salto. Cuando llegaron al planeta, Danvers salió de la nave para ver quiénes estaban en el planeta, mientras los demás la esperaban. Rogers vio su brújula que contenía la fotografía de Margaret Carter, y Romanoff le aseguró que el plan iba a funcionar, a lo que Rogers respondió diciendo que no sabría qué hacer si no resultaba ser así.

Danvers regresó a la nave y les informo a los Vengadores que solo estaba Thanos en el planeta, sin ningún tipo de protección. Sabiendo esto, el equipo comenzó a emboscar al Titán Loco, con Danvers rapidamente irrumpiendo en su casa, haciéndole una llave en la cabeza. Luego, Banner, en la Hulkbuster, se unió rápidamente a ella, agarrándole el Guantelete del Infinito, con Rhodes sosteniendo el brazo derecho de Thanos. Thor llegó y le cortó la mano izquierda a Thanos con el Rompetormentas, liberando el Guantelete y causándole un gran dolor al Titán. Rogers, Romanoff, Rocket y Nebula entraron a la cabaña, y se sorprendieron todos cuando vieron que las Gemas ya no estaban en el Guantelete.

En medio del interrogatorio, Rogers le preguntó por las Gemas, a lo que Thanos reveló que estas ya no tenían otro propósito para él "más allá de la tentación". Como Romanoff le repitió la misma pregunta, Thanos afirmó que había usado las Gemas para destruirlas con sus propias energías, creyendo que así el Chasquido sería irreversible. Rhodes pensó que Thanos les estaba engañando y le sugirió al equipo buscarlas en todo el planeta, pero Nebula declaró que a pesar de los defectos de Thanos, él jamás mentiría. Los Vengadores, con el corazón destrozado, regresaron a la Tierra, pero no antes de que Thor ejecutara a Thanos decapitándolo con el Rompetormentas.[13]

Adaptándose al nuevo mundo

"Hay que aceptarlo. Tenemos el mundo aquí y es lo que nos tocó. Tenemos que hacer algo bueno con él. De otro modo mejor nos hubieran matado a todos."
―Steven Rogers[fnt.]

Rogers comenzó a trabajar en un grupo de apoyo en la ciudad de Nueva York para aquellos que habían perdido a sus seres queridos luego del Chasquido. A pesar de la destrucción causada por Thanos, el mundo se trató de recuperar lentamente y Rogers siguió intentando de animar a los demás, ayudándoles con sus traumas para que pudieran seguir con sus vidas. Desde su punto de vista, la gente debía aceptar el mundo como era actualmente y tenían que hacer algo bueno con él, ya que de otra manera mejor los hubieran matado a todos.[13]

Visitando a Natalia Romanoff

"Trato de animar a los demás a que superen esto, y continúen, como otros... pero nosotros no."
―Steven Rogers a Natalia Romanoff[fnt.]

Cinco años después del Chasquido, Rogers, tras dar una sesión, volvió al Centro de los Nuevos Vengadores para reunirse con Natalia Romanoff, quien recibía los informes de sus aliados en la Tierra y en el espacio. Rogers, al darse cuenta de que su amiga estaba angustiada, intentó consolarla, pero ella le impidió que le dijera que mirara el lado positivo, amenazando con golpearlo con su sándwich. Cuando Rogers se sentó, los dos empezaron a hablar de seguir adelante, algo que Rogers había estado diciéndole a otros, pero no fue correspondido por ellos.

Romanoff señaló que si ella no guiaba a los Vengadores, nadie lo haría, algo que Rogers creía que podría estar bien. Sin embargo, Romanoff le dijo que ella no tenía nada en su vida hasta que se convirtió en Vengadora, obteniendo una familia y mejorando como persona. Esta declaró que aunque la gente se había ido, aún intentaba ser mejor, y Rogers afirmó que ambos necesitaban una vida normal, que Romanoff sugirió que de preferencia él inicie antes que ella.[13]

Juego final

Regreso de Scott Lang

"Scott, ¿de qué estás hablando?"
"Lo que digo es que el tiempo funciona diferente en el Reino Cuántico. El problema es que justo ahora no hay forma de navegar en él, ¿pero y si lo hubiera?"
―Steven Rogers y Scott Lang[fnt.]

De pronto, Steven Rogers y Natalia Romanoff escucharon la alarma de la entrada, y vieron que alguien estaba afuera de las instalaciones revelándose como Scott Lang. Romanoff y Rogers se quedaron sorprendidos, ya que creían que Lang también fue víctima del Chasquido, y lo dejaron pasar. Cuando Lang les preguntó si habían estudiado física cuántica, Romanoff respondió que solo para conversar. Sabiendo esto, Lang empezó a explicarles que él estuvo atrapado en el Reino Cuántico hace cinco años después del Chasquido, pero desde su punto de vista solo pasaron cinco horas hasta que fue liberado de allí cuando el túnel cuántico fue accidentalmente activado.

Rogers entonces le sugirió aclarar lo que estaba diciendo, a lo que Lang le dijo que el tiempo funcionaba diferente en el Reino Cuántico, pero como no había forma de navegar en él, este dio a conocer la idea de controlar el Reino Cuántico para ingresar y salir en un punto en el tiempo, de tal manera que puedan revertir el caos provocado por Thanos. Como Rogers preguntó si se estaba refiriendo a una máquina del tiempo, Lang respondió que sí. Pronto, este último comentó que la idea parecía una locura, sin embargo, Romanoff le respondió que no, puesto que ellos ya habían visto de todo.[13]

Consultando con los científicos

"Las Gemas están en el pasado. Las encontraremos y volvemos."
"Podemos tronar los dedos. Podemos revivir a los demás."
"O hacer algo peor de lo que él hizo."
―Steven Rogers, Natalia Romanoff y Anthony Stark[fnt.]

El trío buscó la ayuda de Anthony Stark, quien estaba viviendo con su esposa e hija en la Residencia Stark. Lang le comentó su plan, no obstante, Stark negó la posibilidad de llevar a cabo el Atraco al tiempo y si lo conseguían jamás volverían al mundo real, ya que Lang solo regresó por accidente. Rogers sugirió intentarlo para reunir las Gemas del Infinito en el pasado y llevarlas al presente, con Romanoff diciendo que así podrían revertir el Chasquido, pero Stark vio esto como algo arriesgado. Aunque Rogers seguía mostrándose optimista, Stark afirmó que la esperanza no valía nada si no había un modo lógico e intangible para ejecutar el plan. Cuando Lang estableció respetar las reglas en el tiempo, Stark dedujo que su estrategia se basaba en Volver al futuro y le aclaró que la física cuántica no funcionaba de esa manera. Romanoff le dijo que debían luchar, pero Stark afirmó que eso hicieron y perdieron. Lang volvió a tratar de convencerlo, sin embargo, Stark declinó. Por último, Rogers le comentó debían aprovechar esta segunda oportunidad que tenían, a lo que Stark se negó, temiendo que pueda perder a su familia.

Tras dejar la Residencia Stark, los tres se reunieron con Bruce Banner en un restaurante, quien les explicó de su nueva transformación en una mezcla entre Banner y Hulk, que le tomó diecocho meses de estudio con Radiación Gamma para conseguirlo. Antes de que pudieran seguir hablando, ellos fueron interrumpidos por unos niños que querían tomarse una foto con Banner, quien aceptó hacerlo y se desató una discusión con Lang cuando se dio cuenta que nadie quería tomarse una foto con él, mientras Rogers y Romanoff solo se limitaban a escuchar. Después de que se fueran los niños, Banner les informó que los viajes en el tiempo estaban fuera de su área de especialización, pero Romanoff le recordó que él pudo fusionar sus dos lados, algo que parecía imposible desde hace varios años. Banner luego accedió a ayudarlos, y regresaron al Centro de los Nuevos Vengadores para trabajar en la navegación del Reino Cuántico.[13]

Prueba de viaje en el tiempo

"Es importante encontrar las Gemas, pero tengo que decirte mis prioridades. Recuperar lo pérdido, yo espero que sí. Conservar mi presente, obvio, a toda costa. Y no morir en el intento. Sería bonito."
"Tenemos un trato."
Anthony Stark y Steven Rogers[fnt.]

Ellos comenzaron las pruebas de viaje en el tiempo utilizando la Van de Luis, con Lang vistiendo el Traje de exploración del Reino Cuántico. Rogers ayudó a preparar lo necesario y le deseó suerte a Lang, motivándolo a realizar la prueba. Acto seguido, Banner configuró la máquina para enviar a Lang una semana antes y traerlo de vuelta en diez segundos. La máquina llevó a Lang al Reino Cuántico, y cuando lo trajeron de regreso, este se había convertido en un niño. Banner trató de corregir el error enviándolo nuevamente al Reino Cuántico, pero este volvió como un hombre mayor, seguidamente de un bebé. Finalmentte, Banner le pidió a Romanoff que apagara el poder de la señal, logrando que Lang regrese a su edad normal.

Sintiendo que no había esperanza de hacer progresar el experimento, Rogers salió de las instalaciones para reflexionar. Sin embargo, él vio a Anthony Stark llegando en su automóvil y dedujo rápidamente que en lugar de hacer que Lang viaje en el tiempo, hicieron que el tiempo viaje a través de Lang. Stark recordó que les había advertido de lo arriesgado que era, no obstante, le reveló a Rogers que había venido para ayudarles con el proyecto, mostrándole un GPS tiempo-espacio que había desarrollado y les permitiría explorar el Reino Cuántico.

Pronto, Stark se reconcilió con Rogers por las discusiones que tuvieron hace años y pasaron a discutir sobre el Atraco al tiempo, que Stark no esperaba que afecte a su familia, pues quería seguir viéndolos y no morir en la misión. Rogers estrechó su mano y le aseguró que todo iba a salir bien. Luego, Stark abrió la parte trasera de su automóvil para sacar su escudo y devolvérselo. Rogers dudaba si debía recibirlo, a lo que Stark insistió en que lo hiciera antes que Morgan lo encuentre y lo use como trineo. Agradecido, Rogers le aseguró que estaban en proceso de reunir al resto de los Vengadores.[13]