FANDOM


La Primera batalla de Svartalfheim fue la batalla que terminó el Primer conflicto contra los Elfos Oscuros. Teniendo lugar en Svartalfheim, el planeta natal de los Elfos Oscuros, la batalla fue instigada por Malekith cuando amenazó con usar el Éter para propósitos oscuros.

Antecedentes

Mucho antes de que los Nueve Mundos existieran, los Elfos Oscuros eran una raza avanzada cuya historia es anterior incluso a Asgard. Cuando la vida y las civilizaciones comenzaron a crecer alrededor de ellos, los Elfos Oscuros no pudieron adaptarse a este cambio en el medio ambiente y buscaron una manera de regresar atrás el universo de nuevo a lo que preferían; el método de su elección fue un genocidio.

Malekith, el líder de los Elfos Oscuros, formuló un plan para usar el Éter, una Gema del Infinito, para destruir a los Nueve Mundos. Con la Convergencia, la alineación de los reinos estaba próxima, y Malekith vio esto como la oportunidad perfecta para liberar el poder del Éter contra todos los reinos a la vez.[1]

Batalla

En 2988 a. C., la Convergencia finalmente comenzó, y los Elfos Oscuros estaban preparados para comenzar su plan. Sin embargo, un ejército Asgardiano dirigido por Bor enfrentó a los Elfos Oscuros en su planeta natal, Svartalfheim, después de haberse enterado de sus intenciones. Una gran batalla se produjo, causando una numerosas cantidad de pérdidas entre los soldados de los Elfos Oscuros y los Einherjar Asgardianos. Viendo que sus fuerzas estaban disminuyendo a una velocidad peligrosa, Malekith optó por usar el Éter rápidamente, sólo para que los Asgardianos usaran el Puente Bifrost para arrebatárselo.

Al darse cuenta de que no podía ganar la batalla, Malekith y su lugarteniente, Algrim, huyeron en una de sus naves, dejando al resto de su gente morir. Entrando en animación suspendida, Malekith tenía previsto despertar cuando la Convergencia ocurriera de nuevo, permitiendo de ese modo que repitiera su plan original. Creyendo que Malekith había muerto, Bor ocultó el Éter, ya que no éste no podía ser destruido.[1]

Consecuencias

Cerca de cinco mil años después, la Convergencia finalmente comenzó una vez más. Jane Foster, una astro-física humana, tropezó accidentalmente con el Éter después de que la Convergencia la transportara hasta su ubicación desde Londres, y se convirtiera en su huésped involuntaria. El uso no intencionado del Éter despertó a Malekith y a su tripulación, quienes persiguieron a Foster a través de los Nueve Mundos antes de recuperar el Éter en Svartalfheim.

Malekith luego viajó a la Tierra, donde estuvo cerca de completar su plan de no ser por la intervención de Thor, el nieto de Bor, quien batalló contra Malekith y lo mató, terminado el reinado de los Elfos Oscuros.[1]

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.