FANDOM


El Palacio de Asgard fue el hogar de la Familia Real Asgardiana. En su interior se encontraba el Trono de Asgard, la Cámara de Odín y más lugares con valiosos tesoros. Al desatarse el Ragnarök, el Palacio junto con todo lo que había en sus cercanías, fue destruido por Surtur.

Historia

La guerra de Odín

Mientras Odín y Hela conquistaban los Nueve Mundos, el oro que recolectaban durante sus saqueos se utilizaba para decorar ostentosamente cada detalle del Palacio, incluído el trono del Rey de Asgard. Los retratos plasmados en el techo del Palacio relataban la gloriosas batalla lideradas por Odín y su hija.

Sin embargo, la ambición de Hela y la sed de poder pronto superaron a Odín. Hela se rebeló contra su padre, masacrando a todos en el Palacio e intentando usurpar el trono. En respuesta, Odín desterró a Hela y la encarceló en Hel. Después de eso, Odín eliminó cada mención a Hela en la historia de Asgard, reemplazando los retratos por otros nuevos que representan a Odin reinando pacíficamente con Frigga, Thor y Loki.

Los Einherjar que apoyaban a Hela junto con Fenris fueron enterrados bajo la Cámara de Odín, en las profundidades del Palacio de Asgard.[1]

Coronación interrumpida

Cuando Thor y Loki crecieron, Odín decidió cederle el trono de Asgard a su primogénito, Thor, a quien además le entregó el martillo Mjolnir. Una ilustre ceremonia se llevó a cabo en el Palacio, sin embargo los Gigantes de Hielo traídos secretamente por Loki, irrumpieron en la Cámara de Odín para robar el Cofre de los Antiguos Inviernos. Odín ordenó al Destructor asesinar a ambos y aunque no lograron robar nada del lugar, Thor decidió viajar a Jotunheim para vengarse de ellos.[2]

Guerra contra los Gigantes de Hielo

Durante el ataque en Jotunheim, Loki descubrió su verdadera naturaleza como un Gigante de Hielo y confrontó a Odín en la Cámara de Odín, lugar donde las fuertes acusaciones de Loki hicieron que el Rey de Asgard cayera en el Sueño de Odín. Como Thor había sido desterrado de Asgard por haber iniciado un nuevo conflicto, Loki heredó el trono y el Palacio, asumiendo su lugar como Rey de Asgard. Después de que los Tres Guerreros viajaron a la Tierra para encontrar a Thor, Loki envió al Destructor para que acabe con todos.

Loki, posteriormente permitió que los Gigantes de Hielo, liderados por Laufey, ingresaran al Palacio de Asgard para matar a Odín. Sin embargo, esta era sólo una trampa de Loki para asesinar a Laufey mientras estaba concentrado en asesinar al Rey. Thor, eventualmente regresó y confrontó a su hermano, tras delatarlo frente a Frigga, Loki utilizó el Gungnir para lanzar a Thor fuera del Palacio. Poco después de que se marcharan, Odin finalmente despertó y abandonó el Palacio para detenerlos.

Tras la derrota de Loki, Thor se reunió con su padre en el Palacio y admitió que no estaba listo para ser Rey.[2]

Invasión de los Elfos Oscuros

Luego de su derrota en la batalla de Nueva York, Loki fue llevado de regreso al Palacio de Asgard, donde Odín lo sentenció a pasar el resto de su vida en las Mazmorras de Asgard. Después de la Batalla de Vanaheim y detener el caos en los Nueve Mundos, Thor también regresó al Palacio.

Después de que Jane Foster fuera poseída por el Éter, Thor fue a la Tierra y la llevó al Palacio para que pudiera ser examinada por los sanadores Asgardianos. Al enterarse de que Foster contenía el Éter, Odín aceptó darle la bienvenida al Palacio para mantener el arma segura.

Sin que nadie lo supiera, Malekith había hecho que Algrim fuera encarcelado en el Palacio, mientras él preparaba un ataque. Algrim se convirtió en Kurse y se liberó de su celda, liberando a los otros prisioneros también, excepto a Loki. En el Puente Bifrost, los Elfos Oscuros lanzaron un ataque desde sus gigantescas naves y asaltaron el Palacio. Aunque Heimdall activó un escudo protector alrededor del Palacio, Kurse logró destruir el generador, dañándolo permanentemente y permitiendo que una parte de los ELfos Oscuros irrumpieran en el Palacio. Durante el asedio, la sala principal del palacio sufrió graves daños y la reina Frigga así como muchos Einherjar fueron asesinados por Malekith y sus soldados. El trono de Odín también fue destruido por una granada de agujero negro lanzada por Malekith.

Enfurecido por la pérdida de su madre y el peligro que amenazaba a Foster, Thor decidió liberar en secreto a su hermano de la prisión y robó una nave de las naves estrelladas en el Palacio para volar a Svartalfheim.[3] Allí, Loki fingió su muerte y regresó al Palacio de Asgard, lugar donde posteriormente tomó la apariencia de Odín y lo envió como un simple humano a la Tierra.[1]

Regreso de Hela

Después de la muerte de Odín, la Diosa de la Muerte, Hela, se liberó de su prisión y regresó a Asgard después de expulsar a sus hermanos a Sakaar. Después de matar a los Tres Guerreros y derrotar a todo un ejército de Einherjar, Hela tomó el Palacio Asgardiano y el trono de Asgard, revelando los antiguos retratos que representaban la verdadera historia de Asgard. Hela luego fue a la Cámara de Odín y usó la Llama Eterna para revivir a sus leales Berserkers y a su loba Fenris.

Cuando la resistencia intentó entrar en el Palacio después de que Hela se apoderó del trono, ella envió a sus Berserkers para acabar con la rebelión y nombró a Skurge su Ejecutor. Después de descubrir que habían robado la Hofund, Hela ordenó a los asgardianos que se reunieran frente al Palacio para que fueran ejecutados hasta que el responsable del robo de la espada apareciera. Cuando un asgardiano reveló la verdad, Hela y Skurge abandonaron el Palacio. Mientras tanto, Thor se infiltró en la sala del trono y atrajo la atención de Hela al golpear el suelo con el Gungnir. Hela regresó y le ordenó a Thor que se quitara del trono, después de lo cual los dos dioses comenzaron a luchar. Hela cayó desde las alturas del palacio cuando Thor desató completamente sus poderes.[1]

Destrucción

Después de la batalla en el Puente Arcoíris, Thor y Loki descubrieron que la única forma de derrotar a Hela era causando el Ragnarök. Loki se dirigió a la Cámara de Odín y puso la Llama Eterna en la Corona de Surtur, reviviendo el temible Demonio de Fuego. Después de haber recuperado su fuerza, Surtur utilizó su espada para destruir el planeta, lo que causó la destrucción instantánea del Palacio.[1]

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.