FANDOM


Para otros usos de este término, véase Agent Carter (desambiguación)
Para otros usos de este término, véase Agente 13 (desambiguación)
DrStrange177 está trabajando para extender este artículo o sección.
Es posible que a causa de ello haya lagunas de contenido o deficiencias de formato. Si quieres, puedes ayudar y editar, pero antes de realizar correcciones mayores contacta con DrStrange177 en su muro de mensajes.
"El mundo es otro ahora, nadie puede ir al pasado. Sólo podemos dar lo mejor. Y a veces... lo mejor que uno puede hacer, es iniciar de nuevo."
―Margaret Carter a Steven Rogers[fnt.]

Margaret Elizabeth "Peggy" Carter fue una de las agentes más importantes de la Reserva Científica Estratégica durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Al principio desempeñándose como descifradora de códigos en Bletchley Park y tras la muerte de su hermano, se incorporó en la Dirección de Operaciones Especiales. Más tarde se unió a la Reserva Científica Estratégica (SSR), una agencia científica de los Aliados formada para luchar contra HYDRA, una división nazi para la creación de súper armas. En una misión encubierta en Alemania, ella salvó al Profesor Abraham Erskine de Johann Schmidt. El éxito de su misión le permitió a la SSR comenzar el Proyecto Renacimiento, un esfuerzo por desarrollar el Suero del Súper Soldado para hacer un ejército de súper soldados. Durante el proyecto conoció y se hizo amiga de Steven Rogers, un soldado de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y uno de los candidatos del proyecto.

En 1943, después del abrupto final del Proyecto Renacimiento y la transformación de Rogers en el único Súper Soldado, Carter lo ayudó a convertirse en el primer superhéroe del mundo, y finalmente se enamoró de él. Después de la desaparición de Rogers en 1945, siguió en la lucha de la SSR contra HYDRA, capturando al último oficial al mando de HYDRA, Werner Reinhardt, y continuó brindando su servicio a la Reserva Científica Estratégica una vez que terminó la guerra.

Como una agente de la Reserva Científica Estratégica, Carter ayudó a su ex colega Howard Stark a limpiar su nombre cuando fue acusado de ser un traidor, y más tarde colaboró con él a formar una nueva organización para el mantenimiento de la paz, el Sistema Homologado de Inteligencia, Espionaje, Logística, y Defensa, más conocida como S.H.I.E.L.D. — Con el tiempo se casó con un ex soldado aliado y se convirtió en madre de dos hijos, aunque continuó brindado su servicio en S.H.I.E.L.D. durante los turbulentos años de la Guerra Fría. Finalmente, Carter se retiró y vio a su sobrina Sharon Carter seguir sus pasos. Durante su jubilación, Carter se enteró de que Steven Rogers había sobrevivido todos estos años, pero en ese momento le diagnosticaron la enfermedad de alzheimer y tuvo dificultades para asimilar la noticia. Ella murió pacíficamente mientras dormía en 2016.

En 2023, después de descubrir un método para viajar en el tiempo de manera segura por medio del Reino Cuántico, Steven Rogers regresó a la década de 1940, creando una línea de tiempo alternativa donde se casó con Carter y envejeció con ella.

Biografía

Vida temprana

Infancia con Michael

"¡Margaret Elizabeth Carter! ¡Me vas a matar Peggy Carter! ¿Dónde está mi bendito pañuelo? Oh sí, ríete, pero uno de estos días tendrás que empezar a comportarte como una dama."
Amanda Carter a Margaret Carter[fnt.]

Margaret Carter nació el miércoles, 9 de abril de 1921, en Londres, Inglaterra. Sus padres fueron Harrison y Amanda Carter. Recibió educación en St Martin-In-The-Fields High School for Girls.[1]

A lo largo de su infancia, Carter mantuvo casi siempre un sentido de aventura. Ella era particularmente cercana a su hermano mayor, Michael, a quien admiraba. Su madre se espantaba a menudo con este sentido de aventura y le aconsejaba a Carter que actuara más como una señorita.

Un día, mientras Margaret se hacía pasar por un caballero que mataba a un dragón; Michael le quitó su espada y la retó a quitársela. Los dos forcejearon en el piso por la espada de juguete hasta que su madre, Amanda, detuvo el juego, gritándole a Margaret que debería de actuar como una señorita [2]

Segunda Guerra Mundial

Descifradora de códigos

"¿Trabajo de campo? Pero no llaman mujeres al campo."
"Las redes de resistencia en Europa necesitan gente que no atraiga la atención en las calles, necesitan mujeres y la están reclutando."
―Margaret Carter y Edwards[fnt.]

En 1939, Margaret Carter fue miembro del Ejército Británico, participando en el trabajo de oficina más simplista que se esperaba para una mujer de la época. En 1940, ella estaba trabajando como una descifradora de códigos en Bletchley Park. Durante este tiempo, Carter se comprometió con Fred Wells, un hombre que trabajaba en su departamento. Sus prioridades fueron puestas en cuestión por el Sr. Edwards, quien le informó que había sido recomendada para la Dirección de Operaciones Especiales. Debido a la creencia de que una mujer no debería luchar, Carter rechazó la oferta.

Carter le presentó a su hermano su prometido en su fiesta de compromiso. Para su decepción, ella descubrió que Michael creía que Wells no era lo suficientemente bueno para ella y que su hermana tenía el potencial para grandes cosas. Él reveló que él había sido quien recomendó a Carter para ser una agente de campo. Los dos discutieron si esta boda era realmente lo que ella quería, con Michael diciéndole que no era todavía el día de su boda, y que todavía tenía tiempo para cambiar de opinión. A pesar de que su hermano insistió en que ella estaba destinada a ser una luchadora, Carter se negó a escuchar y se retiró.

Carter continuó centrándose en su futura boda, teniendo a su madre ayudándola para probarse su vestido de novia. Las preparaciones fueron trágicamente interrumpidas cuando se le informó a la familia que Micahel había muerto luchando en la Segunda Guerra Mundial. Su muerte entristeció enormemente a Carter, quien se dio cuenta de que había perdido a la única persona que realmente entendía quién era ella. La pérdida la impulsó a revertir su decisión anterior y aceptar la posición de ser agente de campo, pero como resultado, el matrimonio fue cancelado. Siendo agente de campo, Carter se convirtió en una asesora de la Reserva Científica Estratégica.[2]

Uniéndose a la Reserva Científica Estratégica

"¡Reclutas, atención! Caballeros, soy la Agente Carter. Vengo de Inglaterra para supervisar sus operaciones."
"¿Por qué de Ingleterra, Reina Victoria? Creí que era el ejército estadounidense."
―Margaret Carter y Gilmore Hodge[fnt.]

Como agente del MI5, Margaret Carter fue prestada a la Reserva Científica Estratégica donde trabajó como asesora. En noviembre de 1940, se infiltró en el Castillo Kaufmann, una de las sedes de la Schutzstaffel donde se encontraba el general Johann Schmidt, quien también era el líder de HYDRA. Disfrazada como criada, Carter liberó al científico capturado Abraham Erskine, el creador del Suero del Súper Soldado.[3] Pronto, Carter fue asignada como enlace del gobierno británico bajo las órdenes del Coronel Chester Phillips para ayudar a los estadounidenses a combatir a los nazis.[4]

Entrenando a los candidatos del Renacimiento

"Sigan señoritas, rápido. Mi abuela que en paz descanse tiene más vitalidad. ¡¿Qué esperan?!"
―Margaret Carter[fnt.]

En junio de 1943, Carter fue asignada a la base de entrenamientos del Coronel Chester Phillips; ella fue la primera en conocer a los candidatos para el Proyecto Renacimiento. Cuando Gilmore Hodge se burló de su herencia británica y el hecho de que era una mujer, ella en seguida lo golpeó en la mandíbula, mientras que Chester Phillips le dio la aprobación de su acto. Carter supervisó la formación de los potenciales candidatos para el Proyecto Renacimiento, incluyendo al flaco pero determinado Steven Rogers. Ella sonreía cada vez que Rogers comentaba algo inteligente o hacía actos de valentía en comparación con los otros candidatos, como cuando él bajó el asta para recuperar la bandera o cuando saltó encima de una granada, sin saber que era falsa, para proteger a los demás.[4]

Proyecto Renacimiento

"No sabe como tratar a una mujer, ¿cierto?"
"Creo que nunca llegué a conversar tanto con una. Las mujeres no quieren bailar con alguien a quien podrían pisar."
―Margaret Carter y Steven Rogers[fnt.]

Cuando Steven Rogers fue seleccionado como el candidato, ella lo acompañó hasta las instalaciones de la Reserva Científica Estratégica en Brooklyn que se encontraba bajo una tienda de antigüedades. Durante el viaje en el automóvil, Carter y Rogers conversaron sobre las luchas que han tenido que lidiar para ganarse el respeto en tiempo de guerra, Rogers debido a su altura y Carter debido a su género. Aunque Rogers se mostraba tímido por hablar con una mujer, Carter estaba encantada por su honestidad y amabilidad.

Carter fue testigo de cómo Rogers fue inyectado con el Suero del Súper Soldado en el Proyecto Renacimiento. Durante el procedimiento de Rogers, él comenzó a gritar de dolor y Carter le ordenó a Erskine que detuviera el procedimiento, pero Rogers insistió en que podía resistir. Rogers se transformó con éxito, creciendo más de un pie de altura y ganando músculos increíbles. Carter fue una de las primeras en saludarlo después de su transformación y le proporcionó una camisa nueva, no sin antes tocar su nueva figura musculosa.[4]

Asesinato de Abraham Erskine

"¡Ya era mío!"
―Margaret Carter a Steven Rogers[fnt.]

En medio de la celebración, uno de los invitados, Heinz Kruger, detonó una bomba, destruyendo gran parte de las instalaciones. Kruger luego le disparó y mató a Abraham Erskine antes de huir. Carter fue capaz de darle un tiro en el brazo y comenzó a perseguirlo. Carter siguió a Kruger hasta la calle, disparándole varias veces al automóvil donde había escapado. Carter logró asesinar al conductor, pero Kruger tomó el control de otro automóvil y se dirigió directamente hacia ella. Carter fue salvada por Rogers, quien la empujó fuera del camino justo antes de ser atropellada por Kruger, aunque ella insistió que podría haberlo matado. Rogers continuó persiguiendo a Kruger, atrapándolo con éxito, pero sin evitar que se suicidara.[4]

Reunión con Steven Rogers

"¿Y existen solamente dos opciones? ¿ser un mono bailarín o un conejillo de indias? Tu podrías hacer más que eso. ¿Qué?"
"Durante años solamente soñaba con venir aquí y estar en el frente. Servir a mi patria. Al fín tengo todo lo que quería... y unas mallas lindas."
―Margaret Carter y Steven Rogers[fnt.]

Al Coronel Phillips se le dio una nueva misión para llevar a la Reserva Científica Estratégica a Europa para luchar directamente con HYDRA, e hizo a la Agente Carter y Howard Stark parte de su personal. En noviembre de 1943, Carter se reunió con Steven Rogers de nuevo, aunque en ese entonces, él continuaba siendo un empleado del gobierno de los Estados unidos trabajando como la mascota del Ejército, siendo el Capitán América. Durante la conversación que tuvieron, Rogers se enteró de que su amigo James Buchanan Barnes había sido capturado por HYDRA y Philips no estaba planeando una misión de rescate.[4]

Liberación de prisioneros de guerra aliados

"Llegas tarde."
"Quedé incomunicado."
―Margaret Carter y Steven Rogers[fnt.]

Carter y Howard Stark acordaron ayudar a Rogers llegar a la base secreta de HYDRA en Austria, donde estaban retenidos los soldados aliados. Ellos tomaron un avión, y Stark lo piloteaba. Durante el camino Carter le dio a Rogers una radio para que la llamara cuando necesitara ser recogido. El avión pronto fue disparado por armas enemigas, por lo que Rogers saltó del avión mientras todavía estaba en vuelo por la seguridad de Howard y Carter. Después de unos días, Rogers no regresó, por lo que el Coronel Chester Phillips empezó a escribir en un comunicado que Rogers había muerto en acción, pero antes de que pudiese castigar a Carter por su participación en la muerte de Rogers, él apareció en la base con más de 400 soldados rescatados. Carter lo reprendió por llegar tarde, y Rogers le mostró que su radio había sido dañado en el tiroteo.[4]

Trabajando con Steven Rogers

"¿Y este?"
"Sí, creo que funciona."
Steven Rogers y Margaret Carter[fnt.]

Margaret Carter estuvo presente en la reunión de los altos funcionarios de Reserva Científica Estratégica en Londres, junto con el Coronel Phillips. Conversaron sobre la mejor manera de acabar con las bases de HYDRA repartidos por todo Europa ocupado por los nazis. Más tarde se reunió con Rogers en un bar mientras él estaba preparando un nuevo equipo para sus próximas misiones. Rogers y Barnes se mostraron maravillados con Carter debido que ella llevaba puesto un hermoso vestido rojo en lugar de su uniforme. Aunque Barnes intentó en vano pedirle a Carter para que bailasen, Carter no lo miraba y le dijo a Rogers que una vez que la guerra terminara, que le gustaría ir a bailar con la pareja adecuada, también comentó que tenía que verlo por la mañana y se retiró.

A la mañana siguiente, Carter se enfadó con Steven Rogers después de que vio a éste besarse con la secretaria de Coronel Phillips, Lorraine. Después de eso, Rogers acusó a Carter de tener una relación con Howard Stark. Más tarde, Carter buscó a Rogers para que él tratara asuntos pendientes, mientras que Rogers estaba probando un escudo, le preguntó a Carter que opinaba y, sin previo aviso, Carter tomó un arma y le disparó a Rogers, diciendo que solo era probar el escudo. Carter se fue dejando a Rogers y a Stark sorprendidos e impresionados.

Pocos meses después, Carter recibió la noticia de que James Buchanan Barnes había muerto en una misión para capturar al científico de HYDRA, Arnim Zola. Sabiendo que Rogers estaría devastado por la pérdida de su mejor amigo, se fue a buscarlo. Lo encontró sentado en las ruinas de un bar bebiendo. Ella trató de consolarlo, recordándole que la muerte de Barnes no era su culpa.[4]

Perdiendo a Steven Rogers

"Llamaré a Howard. Él sabrá que hacer."
"Ya no queda tiempo. Esto viaja muy rápido y se dirige a Nueva York. Tengo que llevarlo al agua."
"Espera, no lo hagas. Tenemos tiempo. Lo resolveremos."
―Margaret Carter y Steven Rogers[fnt.]

En mayo de 1945, Rogers atacó la última base de operaciones de HYDRA, permitiendo ser capturado, sólo para distraer a Johann Schmidt y dejando que el Ejército de Estados Unidos atacara la base. Carter fue miembro de la compañía de soldados liderados por el Coronel Chester Phillips siguiendo a Rogers hasta la base de HYDRA. Carter fue capaz de salvarle la vida a Rogers cuando éste fue atacado por un soldado de HYDRA usando un lanzallamas; Carter le disparó al soldado enemigo por la espalda haciendo que su equipo explotara. Rogers en tono de broma le dijo que era tarde, recórdandole una de las misiones anteriores, cuando ella lo acusó de lo mismo. Rogers continuó persiguiendo a Schmidt, mientras que Carter seguía luchando.

Johann Schmidt consiguió llegar a su avión de HYDRA y Rogers intentó perseguirlo mientras éste estaba despegando; viendo que no tenía ninguna posibilidad de llegar, Carter y el Coronel Phillips robaron el auto de Johann Schmidt, y ayudaron a que Rogers se subiese al avión. Momentos antes de que él subiese al avión, Carter besó a Rogers y le dijo que acabara con Schmidt. Rogers logró entrar a bordo del avión mientras Phillips fue capaz de detener el automóvil antes de que cayera a un precipicio. Carter observó como el avión se alejaba, con Rogers a bordo.

Después de una brutal pelea a muerte en el avión de HYDRA, Johann Schmidt fue finalmente derrotado, junto con sus soldados. Sabiendo que si abandonaba el avión, las bombas que habían allí destruirían las principales ciudades del mundo, Rogers se quedó ahí y la decidió que la única solución era estrellar el avión en el Océano Atlántico, sacrificándose.

Carter, sabiendo que esa decisión daría lugar a la muerte de Rogers, no se dio por vencida intentando de convencerlo de que buscara otra alternativa, incluso aseguró que podían llamar a Howard Stark, para que busque un lugar para aterrizar. Sin embargo, Rogers afirmó que no había tiempo suficiente, y procedió con el aterrizaje. A medida que el avión hizo su descenso final, Carter y Rogers fijaron una cita en la que ella lo enseñaría a bailar a él. De pronto, todas las comunicaciones con el avión se perdieron, y Carter quedó llorando por la perdida en el centro de comunicación.[4]

Capturando el Obelisco

"Estas cosas están bajo la protección de la Reserva Científica Estratégica. Los reubicarán y esconderán indefinidamente, igual que a usted."
"Corten una cabeza y crecerán dos más."
"Hay que seguir decapitando."
―Margaret Carter y Werner Reinhardt[fnt.]

Más tarde en ese mismo año, Margaret Carter dirigió a un equipo de Reserva Científica Estratégica que incluía a James Morita y Timothy Dugan a una última base de HYDRA, comandado por el General Werner Reinhardt. Después de haber arrestado a Reinhardt, se le fueron confiscados y etiquetados sus armamentos. La etiqueta 0-8-4 fue colocado en un artefacto alienígena que tenía la forma de un Obelisco. Carter discutió con Dugan que, con el fin de la guerra, era necesaria una organización para mantener la paz y proteger a inocentes de tecnologías peligrosas y supervisar gente como Howard Stark.[5]

Fin de la guerra

En mayo de 1945, la Alemania nazi se rindió. Tras la victoria de los aliados, los miembros de la Reserva Científica Estratégica en Londres comenzaron a abandonar las instalaciones Carter se quedó allí para ayudarlos. Chester Phillips se acercó a Carter mientras ella revisaba unas cajas y le entregó una carpeta, que contenía el expediente de Steven Rogers, que lo catalogaba como "inactivo". Al abrirla, encontró una foto de Rogers antes de su transformación, y la atesoró afectuosamente. Carter mantuvo esta foto con ella durante muchos años después de la guerra para recordar al hombre que amó.[4]

No hay acuerdos

"Es cierto. Quería averiguar qué tipo de hombre es. Y no usó el bolígrafo, así que ya lo sé."
"Los bolígrafos se usan para firmar."
"Quiere un trato. Qué pésimamente impaciente."
"El gobierno ha reclutado a científicos alemanes."
―Margaret Carter y Werner Reinhardt[fnt.]

Después de su captura, Werner Reinhardt fue llevado a "La Rata", una instalación secreta de Reserva Científica Estratégica. Tratando de obtener más información, Carter visitó "La Rata" para interrogarlo. Reinhardt le habló a Carter de todas las posibilidades que tenía con el lápiz que le dejaron en una celda, y ella sólo respondió que averiguría esas posibilidades. Como muchos de los antiguos científicos nazis habían sido reclutados por el gobierno de Estados Unidos, Reinhardt expresó el deseo de ser reclutado, ya que se consideraba mucho más valioso. Carter luego mencionó los muchos crímenes de guerra de él, pero le ofreció para ayudarla a entender los elementos que la SSR había confiscado en su último puesto de mando. Él habló del mito de las "estrellas" y reveló que los artefactos eran de origen extraterrestre.[6]

Actividades tras la guerra

Problemas de Howard Stark

"Sólo hay una docena de traficantes que pueden con algo así. Solo tienes que averiguar cual es. Y creo, que siempre has podido encontrar a un hombre."
"El truco es encontrar al adecuado."
Howard Stark y Margaret Carter[fnt.]

Tras el final de la guerra, Carter continuó trabajando para la Reserva Científica Estratégica bajo la cubierta de trabajar para una compañía telefónica. Teniendo pocos amigos en la ciudad de Nueva York, se fue a vivir con su amiga Colleen O'Brien. A pesar de su trabajo en la guerra, muchos de los hombres de la SSR todavía la seguían viendo como nada más que "un enlace" del Capitán América. En una reunión, los agentes de la SSR discutieron sobre Howard Stark quien estaba siendo acusado de vender sus armas a los enemigos de Estados Unidos, y aunque Carter trató de defender a Stark en función de su relación con él en el pasado, los otros agentes la rechazaron. Cuando el agente Ray Krzeminski la insultó, el agente Daniel Sousa salió en su defensa; Carter le dio las gracias, pero aclaró que ella no necesitaba de su ayuda.

Más tarde en L&L Automat, Carter encontró una nota que le decía que fuera al callejón de atrás, allí Carter se reunió con Stark y conoció a su amigo y mayordomo, Edwin Jarvis. En el automóvil, Stark le contó a Carter que estaba siendo acusado injustamente, alegando que alguien había robado a sus "bebés malos", los inventos que él consideraba demasiado peligrosas para que cualquier persona las poseyera, habían desaparecido mientras él estaba de vacaciones en Mónaco. Stark dijo que huyó porque sabía que la SSR lo consideraba culpable y le preguntó a Carter si ella podía ayudarlo a limpiar su nombre y encontrar a los verdaderos criminales detrás del robo. Cuando él partió hacia Europa para localizar algunos de los objetos robados que ya habían sido vendidos, Stark le pidió encontrar una nota con la fórmula de uno de sus inventos, el Nitrameno molecular, antes de que fuera vendido en el mercado negro.[7]

Nitrameno

"Sr. Raymond, ¿es un mal momento?"
"Lo sabremos hasta el final. Entre y cierre la puerta."
―Margaret Carter y Spider Raymond[fnt.]

En la búsqueda de las armas robadas, Carter investigó activamente el robo y evitó ser descubierta por la SSR y otros agentes que buscaban pistas. Carter se disfrazó con una peluca rubia y un vestido de noche brillante, para ir hasta La Martinique a reunirse con Spider Raymond, a quien le habían pagado para vender la fórmula de Nitrameno. Carter se escabulló hasta la oficina de Raymond, donde éste mantenía la fórmula, evitando a los agentes de la SSR. Mientras estaba allí, descubrió que la fórmula había sido utilizada para crear una bomba.

De vuelta en casa, Carter desarmó su arma, dejándola descagada. Al entrar en su habitación, encontró que su compañera de cuarto Colleen O'Brien había sido asesinada y posteriormente fue atacada por el asesino. Carter luchó contra él, hiriéndolo en el proceso y luego lo tiró por la ventana.[7]

Destrucción de la Refinería Roxxon

"Ya viene Leviatán"
"¿Quién?"
"Se lo harán saber muy pronto. No le gustará el futuro... lo que queda."
Leet Brannis y Margaret Carter[fnt.]

Reclutando la ayuda de Jarvis, Carter siguió una brecha en relación con la producción del arma Nitrameno basándose en la información de uno de los socios de Stark, Anton Vanko. Más tarde, Carter junto con Jarvis fueron hasta la Refinería Roxxon donde encontraron toda una línea de producción de las armas. Carter enfrentó a Leet Brannis, quien le dijo que ella no podía detener al Leviatán, y después activó una de las bombas Nitrameno para que implosionara. Él escapó en un camión de leche con un nuevo lote de bombas de Nitrameno mientras Carter corría de nuevo al automóvil que conducía Jarvis. Apenas lograron escapar cuando estalló la bomba y la implosión restante redujo la Refinería Roxxon a escombros.[7]

Investigaciones exhaustivas

"Falta una camioneta."
"Un hombre ha estado enfermo durante dos días, usa su camioneta para venir aquí."
"¿Qué no conoce los autobuses? Nombre y dirección."
"Sheldon McFee, pero no tengo su dirección."
"Déjemelo a mí."
―Margaret Carter y Capataz de Daisy Clover[fnt.]

Tras la implosión, Margret Carter se dirigió al Penthouse de Howard Stark para descansar. A la mañana siguiente, haciéndose pasar por una inspectora de salubridad llamada Ruth Barton, Carter no encontró el camión que buscaba pero sí el nombre del conductor de Daisy Clover, Sheldon McFee. Luego fue llamada por el jefe Roger Dooley para ayudar a descubrir quien estuvo involucrado en la explosión y le trajo un Escaner de Radiación Vita.

Mientras estaba escaneando a los empleados de Roxxon Oil Corporation, Carter reconoció a uno de los hombres como un guardia que encontró mientras se infiltraba en la refinería. Carter le sugirió a continuación a Dooley que escanearan la ropa de los trabajadores en busca de rastros de Radiación Vita en lugar de sus batas de laboratorio; Miles Van Ert intentó huir pero fue capturado fácilmente por Carter.

Carter y Edwin Jarvis fueron hasta la residencia de Sheldon McFee; Carter lo encontró, lo derrotó y luego lo ató en una silla. Leet Brannis intentó huir en el camión de leche de McFee, pero Jarvis inhabilitó el camión temporalmente. Mientras Carter y Jarvis llevaban de vuelta a Brannis a Manhattan a cuestas, fueron atacados por el hombre del traje verde de nuevo. Carter se enfrentó a él encima del camión y después de una lucha brutal, logró derrotarlo. Posteriormente le clavó la mano en la camioneta mientras ella y Jarvis escapaban con Brannis. El camión de leche, que estaba lleno de Nitrameno, explotó de manera segura en el interior del océano.[8]

Comodidad

"No existe un hombre o mujer, no importa lo fuerte que sea, que pueda cargar al mundo entero sobre sus hombros."
"Steve sí."
"Por lo que dice el Sr. Stark, el Capitán Rogers se apoyaba mucho en usted. Por su fuerza, estrategia y guía moral."
Edwin Jarvis y Margaret Carter[fnt.]

De vuelta en el Penthouse de Howard Stark, Jarvis atendió a Carter cosiendo sus heridas y le comentó que a pesar de todas sus habilidades, no podía manejar todo por sí misma. Cuando Carter sostuvo que Steven Rogers pudo, Jarvis le recordó que Rogers solía confiar en ella. Él le pidió que le dejara ayudarla; Carter estuvo de acuerdo y le dijo que continuara cosiendo su herida.

Carter decidió aceptar la invitación de su amiga Angela Martinelli en tener una entrevista en el Hotel Griffith. Martinelli le presentó a Carter a los otros inquilinos antes de su entrevista con Miriam Fry. Carter mintió sobre su dependencia de los hombres y aseguró querer casarse en un futuro cercano. Satisfecha con estas respuestas, Fry le dijo a Carter las reglas del hotel y le permitió mudarse en la habitación de al lado de Martinelli. Más tarde, en la Reserva Científica Estratégica, Carter se encontró con Daniel Sousa, quien le comentó a Carter que estaban buscando a una misteriosa mujer rubia y que no tardarían en descubrirla, Carter asintió sabiendo que se trataba de ella.[8]

Humillante sacrificio

"¿Tienes idea de la estupidez que cometiste? Exactamente. ¡No pensaste! ¡Alguien que me diga qué hice, qué cosa hice para que tú vinieras aquí! ¿Y te preguntas por qué nunca tienes verdaderas tareas?"
Roger Dooley a Margaret Carter[fnt.]

Margaret Carter y Edwin Jarvis fueron a investigar la bóveda donde se robaron las armas de Stark, pero, antes de que pudieran empezar, Jack Thompson y Daniel Sousa llamaron a la puerta de la residencia. Los dos agentes interrogaron a Jarvis y se lo llevaron para hacerle más preguntas. Cuando Jarvis fue llevado para ser interrogado, Thompson lo amenazó con deportar a su esposa si no colaboraba con la investigación. Carter, al notar la situación de Jarvis tomó la denuncia del robo del automóvil de Stark de la policía y más tarde le dijo a Roger Dooley que ella tomó por error el informe en presencia de Jarvis, liberándolo así del interrogatorio.

Dooley la llevó a su oficina y la regañó duramente en frente de todos los miembros de la oficina, además de obligarla a disculparse con Thompson por haber arruinado su excelente trabajo. [9]

Encontrando las armas

Después de ser reprendida por Roger Doodley, quien estaba molesto, ella y Jarvis continuaron su investigación y encontraron el barco que tenía algunos de los inventos robados de Howard Stark. Encontraron las armas, y cuando Carter preparaba todo para llamar a la Reserva Científica Estratégica para notificar el hallazgo, Jarvis le dijo que sería demasiado arriesgado para ella, ya que sería muy sospechoso. Tras una breve discusión, ella le permitió a Jarvis hacer la llamada y le advirtió que en la oficina ya conocían su voz, por lo que debía ser una cauteloso y él se encargó de llamar por sí mismo como un informante anónimo. A la espera de Jarvis en el barco, Carter fue confrontada por Jerome Zandow, quién la atacó. Jarvis regresó al barco y ayudó a Carter a derribar al hombre. Posteriormente, Carter y Jarvis salieron del barco y escaparon.

Al día siguiente, Carter se enteró que el Agente Ray Krzeminski había sido asesinado. Profundamente entristecida por la muerte, ella fue con Angela Martinelli y le contó que a pesar de todos los defectos de Krzeminski, él era bueno en su trabajo.[9]

Regreso de Howard Stark

"Steve Rogers dedicó su mente, su cuerpo y su vida a la SSR y a este país. No a tu cuenta de banco. Yo hice la misma promesa pero no soy tan buena como Steve. Olvidé mi promesa corriendo por tí como espía corporativa. Así que gracias, Howard, por recordarme quién era Steve y a qué aspiraba."
―Margaret Carter a Howard Stark[fnt.]

Margaret Carter y Edwin Jarvis recibieron en Estados Unidos a Howard Stark, quien había llegado al país de manera ilegal haciendo un trato con el contrabandista Otto Mink; cuando Jarvis fue al almacén donde estaba el vagón en el que Stark se escondía, fue confrontado por dos de los subordinados de Mink. El acuerdo no pudo concretarse debido que uno de los hombres pensó que deberían exigir más dinero, obligando a Carter, que estaba escondida detrás de ellos, a tomar la decisión de noquearlos y liberar a Stark. Carter intentó llevar a Stark hasta su penthouse, pero la calle por donde planeaban pasar estaba siendo vigilando por el agente Yauch de la Reserva Científica Estratégica. Pensando en otro lugar donde Stark pudiera estar seguro, Carter se las arregló para colarlo en su apartamento del Hotel Griffith.

Al día siguiente, Stark le dio a Carter una cámara pluma para tomar imágenes de los inventos que la Reserva Científica Estratégica había confiscado. Más tarde, Stark le mintió a Carter diciéndole la razón por la que regresó; él dijo que la Reserva Científica Estratégica tenía uno de sus inventos más peligrosos, el Botón Blitzkrieg, y quería tenerlo de vuelta para desactivarlo. De camino a las oficinas de la Compañía Telefónica Bell, Carter comenzó a dudar del verdadero contenido del artefacto cuando notó un comportamiento nervioso en Jarvis. Ella encontró el dispositivo y en contra de su buen juicio, decidió activarlo. El dispositivo se abrió, revelando un frasco con sangre.

Al llegar al Hotel Griffith, Carter le pidió a Stark una explicación de lo que había en el frasco; después de tratar de evadir la pregunta, él reveló que la sangre en el frasco pertenecía a Steven Rogers. Enfurecida, Carter golpeó a Stark y lo reprendió a pesar de sus intentos por justificarse. Carter lo acusó de tener únicamente el deseo usar la sangre de Rogers para generar millones de dólares además de recalcarle la mala persona que era y decidió cortar todos los vínculos con él. Carter salió de la habitación advirtiéndole que no quería verlo cuando regrese.[10]

Cazando a Leviatán

"Soy una agente federal, Sr. Jarvis."
"Sí. Bien entrenada y con la habilidad de traer café."
―Margaret Carter y Edwin Jarvis[fnt.]

Margaret Carter se dirigía al trabajo cuando Edwin Jarvis la alcanzó y trató de disculparse por haber sido cómplice de Howard Stark; Sin embargo, Carter se negó a perdonar a cualquiera de los dos. Jarvis señaló que en la Reserva Científica Estratégica nunca la tratarían como a una igual, asegurando que a pesar de estar entrenada, la utilizaban sólo para traer café. Carter contestó que ella podía hacerlos cambiar de opinión aunque sea obligándolos.

Al llegar a la oficina en la Compañía Telefónica Bell, Daniel Sousa le dijo a Carter que la Máquina de escribir de Sasha Demidov se había activado y que tenían un criptógrafo trabajando en ello. El criptógrafo, sin embargo, demostró ser incapaz de traducir el mensaje y Sousa aseguró que era terrible en su trabajo. Carter vio que el idioma en el cual estaba la transmisión era en ruso y lo descodificó fácilmente, revelando a los demás que el mensaje aparentemente decía que Leviatán iba a reunirse con Stark en Bielorrusia en una venta de armas.

Roger Dooley le ordenó a Jack Thompson preparar un equipo para ir a Bielorrusia y Carter insistió en que ella debía ir, para gran disgusto de Thompson y Dooley. Carter señaló que ella había descifrado el mensaje y conocía los caminos en Rusia, incluyendo las habilidades para sobrevivir en las montañas. Dooley terminó accediendo a sus demandas cuando Carter llamó por teléfono y consiguió la ayuda de los Comandos Aulladores, quienes aceptaron ayudarlos en la misión.

En Rusia, Carter se reunió con Timothy Dugan, Samuel Sawyer, Percival Pinkerton y Jonathan Juniper. Carter le dio a Dugan una botella de whisky de Bourbon como regalo por ayudarla en la misión. Por la noche, los dos equipos hicieron una fogata y compartieron las anécdotas que vivieron durante la guerra. Cuando Thompson se sentó, lo alentaron a compartir una de sus historias. A pesar de que en primera instancia no quería hacerlo, finalmente les contó la historia de cómo mató sin ayuda a unos soldados japoneses que atacaron a su unidad mientras dormían, acto por el cual recibió una medalla por su valentía.

Al día siguiente, el grupo llegó a la Academia Habitación Roja, donde se separaron. Carter, Juniper y Dugan se dieron cuenta de que la instalación era una escuela donde se encontraron con Eva, una niña que repentinamente comenzó a atacarlos, apuñaló a Dugan y asesinó a Juniper. Carter se reunió con el grupo de Thompson y juntos decidieron irse.

Al salir, se encontraron con dos prisioneros llamados Nikola e Ivchenko. Ambos revelaron que habían sido secuestrados debido a la inteligencia de Nikola y a las capacidades médicas de Ivchenko para mantener a Nikola sano mentalmente, ya que había quedado trastornado por la pérdida de su familia. Nikolai reveló que Leviatán había robado unos planos de Industrias Stark. Tras liberarlos, los guardias del lugar descubrieron al equipo, el cual se vió nuevamente en aprietos cuando deseaba salir. Durante el tiroteo, Mike Li fue asesinado por Eva. Cuando Nikola tomó como rehén a Sawyer para negociar su libertad con los guardias, Ivchenko le disparó a su compañero de celda en la espalda y el grupo finalmente logró escapar.

Antes de irse, Carter se despidió de Dugan, quien en broma la llamó "Señorita Inglaterra". Como Ivchenko no tenía a dónde ir, Carter le ofreció regresar con el grupo de la SSR sugiriendo que los ayude en su lucha contra Leviatán. En el viaje en avión a casa, Carter trató de animar a Thompson, debido a que se vió afectado psicológicamente durante el tiroteo. Thompson le reveló que los soldados a los que asesinó cuando atacaron su campamento, en realidad se estaban rindiendo y cada día debía lidiar con la culpa de haber asesinado por error a hombres que venían en paz. Cuando Thompson indicó que siempre había querido contarle lo sucedido a alguien, Carter le aseguró que ya lo había hecho. De regreso en los Estados Unidos, Thompson y Carter informaron a Dooley lo sucedido, y al salir, Thompson invitó a Carter y sus colegas a tomar unas copas.[11]

Buscando al asesino

"Agente Carter. Venga conmigo."
"Jefe Dooley, por favor, le pido que me permita continuar..."
"¿Puede cerrar la boca un momento? Cielos. Oiga, su trabajo en Rusia fue admirable, pero esta es mi operación."
Roger Dooley y Margaret Carter[fnt.]

Con Ivchenko ahoraen la Reserva Científica Estratégica y dispuesto a ayudar en su investigación, Margaret Carter, Jack Thompson y Roger Dooley comenzaron a interrogarlo acerca de Leviatán. Carter se interesó bastante en la formación de niñas asesinas que Leviatán formaba, ya que creía que la responsable de la muerte de Ray Krzeminski fue una mujer, la misma que probablemente sedujo a Howard Stark para saquear su bóveda. Dooley le permitió hacer su propia investigación.

Carter se reunió con Edwin Jarvis y juntos visitaron a las últimas amantes con las que Stark había estado en los últimos seis meses, teniendo la certeza de que una de ellas sería la asesina. Carter se guió en su búsqueda sabiendo que la mujer a la que buscaba debería tener cicatrices en las muñecas debido a que en la academia donde la habían entrenado, la obligaban a dormir esposada a su cama. Finalmente, Carter y Jarvis llegaron al apartamento de una mujer llamada Ida Emke. Como nadie abrió la puerta, Carter decidió forzar la cerradura y al entrar al lugar, descubrió que estaba completamente vacío. Tras analizar los muebles, Carter descubrió que los barrotes del respaldo de la cama tenían las marcas de esposas que ella buscaba, así confirmando que la mujer responsable de todo, se trataba de una de las asesinas de Leviatán.[12]

Persecución a Margaret Carter

"Peggy, no huyas. Si huyes sabré que es cierto."
"Lo siento, Daniel."
Daniel Sousa y Margaret Carter[fnt.]

Poco después, Margaret Carter y Edwin Jarvis visitaron el L&L Automat para hablar sobre su próxima misión. Mientras estaba allí, Carter se dio cuenta de que muchos agentes de la SSR habían llegado y misteriosamente todos los civiles habían salido. Sabiendo que estaba a punto de ser arrestados, Carter y Jarvis se enfrentaron a los agentes y trataron de escapar. En la salida, ambos fueron acorralados por Jack Thompson; sin embargo, Carter fue capaz de desarmarlo y noquearlo. Luego, Daniel Sousa apareció desde un callejón y trató de arrestarla, pero Carter le dijo que nunca sería capaz de dispararle; Sousa la dejó ir, advirtiéndole que si huía su inocencia se vería comprometida.

Carter regresó al Hotel Griffith para recoger la sangre de Steven Rogers. Carter entró a su habitación sabiendo que sus colegas la perseguían. Ella recogió la sangre en su contenedor y decidió esconderse en la cornisa del edificio. Thompson y Sousa entraron a su habitación y la registraron. Mientras estaba afuera, su amiga, Angela Martinelli la vió y la dejó entrar a su habitación por la ventana; cuando los agentes entraron en la habitación de Martinelli para interrogarla, ella distrajo a los agentes mientras Carter escapaba. Después de que se fueron, Martinelli ayudó a Carter a entrar en su habitación y le consiguió un auto para salir de la ciudad. Carter se despidió de su amiga y le prometió que algún día le contaría todo lo que estaba pasando.

Carter intentó salir del hotel y mientras caminaba por los pasillos, fue detenida por Dorothy Underwood. Al principio, Underwood fingió estar preocupada por la seguridad de Carter, pero cuando ella intentó irse, Underwood la agarró y la besó. Carter reconoció rápidamente su propia barra de labios Dulces Sueños y cayó inconsciente. Antes de derrumbarse, Carter miró la muñeca de Underwood y al ver sus cicatrices, descubrió que ella era la asesina que había estado buscando. Carter fue arrestada por Thompson y Sousa, quienes la escoltaron a su vehículo, donde recuperó la conciencia. Mientras el vehículo se alejaba del hotel, Carter vió como Martinelli, Underwood y las demás mujeres del hotel observaban la escena. En la oficina de la SSR, Carter fue recibida por Roger Dooley, quien le ordenó a Thompson y Sousa interrogarla.[12]

Interrogatorio

"Agente Carter..."
"Señorita Carter; ya no trabajo aquí."
Roger Dooley y Margaret Carter[fnt.]

Roger Dooley, Daniel Sousa y Jack Thompson se turnaron para interrogar a Carter utilizando diferentes métodos; Dooley usó la decepción, Sousa usó su amistad y Thompson esperaba que Carter traicionara a Howard Stark. Carter conocía su metodología, por lo que ninguno de los tres tuvo éxito.

Edwin Jarvis a la Compañía Telefónica Bell con una confesión falsa, supuestamente firmada por el mismo Stark, y detuvo el interrogatorio. Dooley despidió de la SSR a Carter, quien posteriormente sacó las pocas cosas que tenía en su escritorio. Sin embargo, mientras conversaba con Jarvis, ambos vieron a Ivchenko desde una ventana usando Código Morse para comunicarse con alguien al otro lado de la calle, Carter les contó a los tres agentes todo lo que había visto, como ellos no le creyeron, ella accedió a abrir el Botón Blitzkrieg, que contenía la sangre de Steven Rogers. Sousa fue el único que creyó en ella, y Dooley envió un pequeño grupo de agentes a inspeccionar el edificio de en frente y se fue a su oficina con Ivchenko. [13]

Muerte de Roger Dooley

"Prométeme que atraparás al desgraciado que hizo esto. ¡Dilo!"
"Lo atraparemos."
"Buena chica."
Roger Dooley y Margaret Carter[fnt.]

Margaret Carter y Edwin Jarvis ingresaron la sala de interrogatorios con Roger Dooley, quien bajo el control mental de Ivchenko, les apuntó con un arma y los encerró dentro. Poco después, Carter y Jarvis lograron escapar, sólo para encontrar a Dooley inconsciente en su oficina, usando el Chaleco Térmico Stark ya activado.

Carter fue con Alex Doobin para que les ayuda a remover el chaleco de Dooley, con Jarvis advirtiendo que la batería explotaría si hacía movimientos bruscos. Cuando Doobin aceptó no saber qué hacer; Dooley aseguró que el sí y sorpresivamente robó la pistola de Jack Thompson. Dooley le pidió a Thompson que le dijiera a su esposa que lamentaba no volver a casa ese día, y le hizo a Carter prometer que llevaría a Ivchenko ante la justicia. Carter observó tristemente a Dooley lanzarse por una de las ventanas del edificio y mientras caía, murió cuando el chaleco explotó en el aire. Poco después, los agentes se preguntaron por qué Ivchenko quería entrar al laboratorio y cuando fueron a revisar, notaron que faltaba el artículo 17.[13]

Masacre en el cine

"No fue un monstruo lo que los mató. Se mataron unos a otros."
―Margaret Carter a Jack Thompson[fnt.]

Margaret Carter, Daniel Sousa y Jack Thompson colaboraron con el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York en la investigación de una masacre en un cine. Al examinar los cadáveres, Carter se dio cuenta de que las personas no habían sido atacadas por alguien externo, sino que se habían asesinado entre ellas mismas. Sousa encontró un recipiente metálico y accidentalmente se roció Aceite de Medianoche, por lo que comenzó a toser. Thompson acudió a ayudarlo pero antes de notar lo que había sucedido, Sousa comenzó a golpearlo. Carter intentó ayudar a Thompson pero Sousa la derribó fácilmente, antes de que un oficial de policía lo golpeara con su bastón para dejarlo inconsciente. Cuando Sousa despertó, Carter habló con él, quien le explicó que quería asesinar a todo el mundo mientras estaba bajo el efecto del aceite. Thompson le explicó al resto de los agentes que dicha sustancia era un producto químico que inducía a las personas a ser extremadamente violentas y que Ivchenko había robado la cantidad suficiente como para convertir a la ciudad en un montón de homicidas.

Mientras Carter y los demás trataban de averiguar el plan de Ivchenko, Edwin Jarvis y Howard Stark entraron a la oficina y éste último aseguró que el verdadero objetivo era él mismo. Thompson y Sousa los arrestaron y recriminaron a Stark por todas las personas inocentes que habían muerto por su culpa, incluyendo a las del cine. Stark le explicó a Carter, Thompson y Sousa que el gas se llamaba Aceite de Medianoche y que estaba diseñado para que los soldados permanecieran despiertos. Durante la guerra, el general John McGinnis saqueó su laboratorio y se llevó todo su trabajo. Al enterarse del efecto del Aceite de Medianoche, McGinnis decidió usarla contra los rusos para tomar Finow. Stark además de explicar el verdadero propósito del Aceite, les reveló los efectos secundarios que padecían quienes lo usaban, por lo que se sorprendió al saber que Sousa lo inhaló y sobrevivió al efecto.

Al leer detenidamente los archivos que Stark había traído, Carter encontró los expedientes de Leet Brannis y Sasha Demidov, enterándose de que ambos estuvieron en Finow. Cuando Stark mencionó el Aceite de Medianoche causaba asfixia, Carter dedujo que alguien les realizó una laringectomía en los dos sobrevivientes, por lo que no tenían voz. Ella sospechó que Ivchenko era el responsable de dichas cirugías, y descubrió en su expediente que su verdadero nombre era Johann Fennhoff, un psiquiatra especializado en hipnosis. Stark propuso tenderles una trampa, en la cual él mismo sería el señuelo para atraer a Fennhoff. Carter no estuvo de acuerdo con el plan, pero Stark respondió que debía hacerlo por todas las personas que habían muerto por su culpa en Finow.[14]

Secuestro de Howard Stark

"O Dottie es muy mala tiradora, o el arma no debía matar a Howard."
―Margaret Carter a Jack Thompson[fnt.]

Más tarde, Carter asistió a una conferencia de prensa, el la cual se retiraron públicamente los cargos de traición contra Stark. Mientras Stark hablaba, un francotirador trató de dispararle. Cubriéndose, Carter dedujo que la posición del francotirador se encontraba en un edificio, mientras Stark era sacado de la plataforma junto a Edwin Jarvis. Carter y Jack Thompson fueron al lugar donde estaba el francotirador, sólo para descubrir que Dorothy Underwood no estaba y que el arma sólo fue una distracción, ya que la mira estaba puesta en una ventana bastante alejada del podio. Mientras trataban de encontrar al autor del disparo, Carter y Thompson fueron notificados de que Stark había sido secuestrado en un automóvil de la policía. Poco después de salir del edificio, Thompson le informó a Carter y Daniel Sousa que había ordenado cerrar todos los aeropuertos, sólo para que Jarvis les informara que Stark tenía un aeropuerto privado que nadie conocía, por lo que decidieron ir a dicho lugar.[14]

Incursión en el Almacén de Howard Stark

"Howard, sé cuanto lo querías. Yo también lo quiero. Pero esto no lo traerá de vuelta. Howard, eres la única persona en la Tierra que cree en mí. No puedo perderte. Steve se ha ido. Tenemos que seguir. Todos. Aunque suene imposible, debemos dejarlo ir."
"¿Peg?, ¿era bueno antes de que lo conociera?"
"Sí. Sí lo era. ¿Dónde estás?"
"Al parecer, volando un avión... a Manhattan. Creo que puedes explicármelo cuando aterrice."
―Margaret Carter y Howard Stark[fnt.]

El grupo llegó al almacén sólo para ver que Howard Stark estaba hipnotizado y acababa de despegar en un avión con dirección a la Ciudad de Nueva York, lugar donde esparciría el Aceite de Medianoche bajo el control mental de Johann Fennhoff. Carter ordenó que alguien siguiera en un avión a Stark para derribarlo en caso de no poder sacarlo del trance mental, por lo que Edwin Jarvis se ofreció para hacerlo creyendo que eso sería la voluntad de Stark. Mientras Jack Thompson y Daniel Sousa ayudaban a Jarvis a despegar, Carter entró al almacén con una escopeta en busca de Dorothy Underwood y Fennhoff. Al encontrarlos, Carter trató de arrestarlos, pero Underood la desarmó rápidamente con una patada. Durante el duelo, Carter luchar contra Underwood, pero fue finalmente superada. Underwood tomó un bate de béisbol para asesinar a Carter, pero cuando trataba de golpearla, Carter la empujó por una ventana y Underwood quedó sangrando inconsciente sobre el ala de un avión aparcado.

Carter aprovechó la oportunidad para hablar con Stark por la radio que Fenhoff había dejado; ella sabía que si Stark llegaba a la ciudad de Nueva York, Jarvis lo derribaría. Stark, bajo la influencia de Fennhoff, estaba convencido de que se dirigía a los glaciares donde se estrelló su amigo Steven Rogers, cuando en realidad se dirigía directamente al centro de la ciudad; Carter escuchó a Stark revelarle que Rogers había sido lo único bueno que había logrado crear para el mundo, por lo que no podía perderlo. Al negarse a escuchar en la radio que Rogers había muerto, Carter lloró asegurándole que a pesar de que también amaba a Rogers, ambos debían dejarlo partir en paz y seguir adelante. Stark finalmente se liberó de su hipnosis y decidió regresar al aeropuerto. Carter notificó de esto a Jarvis para que desistiera del ataque y lo guiara de regreso al almacén. Al salir de la oficina de radio, Carter descubrió que Underoowd había escapado, dejando un leve rastro de sangre.

Al salir del almacén, Carter vió a Stark ordenarle a Jarvis que bajo ninguna circunstancia debía asesinarlo o dejar que alguien lo dañara, pero finalmente lo abrazó. Carter se reunió con Stark, quien le agradeció haberlo salvado. Al día siguiente, Carter entró a la oficina de la Reserva Científica Estratégica y todos sus compañeros la felicitaron. Sin embargo, el senador Walt Cooper llegó al lugar buscando al responsable de la hazaña del día anterior, y Thompson lo recibió llevándose todo el crédito. Aunque Sousa trató de decirle la verdad a Cooper, Carter aseguró que tener honores en el congreso o ser aprobada por algunos agentes no le interesaba ya que sabía lo que valía y lo que había hecho. Sousa la invitó a salir después del trabajo pero ella rechazó amablemente su invitación ya que tenía otro compromiso esa tarde.[14]

Dejando ir

"Adiós, mi amor."
―Margaret Carter[fnt.]

Como recompensa por su ayuda, Howard Stark le dio a Carter una de sus casas y ella se fue a vivir allí con su amiga Angela Martinelli. Después de que Martinelli los dejara a solas, Edwin Jarvis conversó con Carter y le entregó el último frasco de la sangre de Steven Rogers, asegurándole que ella era la única persona que haría lo correcto con esta. Esa misma tarde, Carter caminó por el Puente de Brooklyn y vertió la sangre de Rogers en el agua, considerándolo el mejor hombre que había conocido y a la vez, despidiéndose de él. Mientras observaba el atardecer, Carter reflexionó sobre el futuro y se preparó para ser la mujer que Rogers le habría instado a ser, iniciando así una nueva vida en la Reserva Científica Estratégica protegiendo al mundo que Rogers había salvado anteriormente. [14]

Captura de Dorothy Underwood

"Tienes sólo una cosa a tu favor, el miedo, y el miedo es una herramienta que las niñas aprenden cuando crecen atadas a sus camas. Sin embargo, yo no te tengo miedo."
―Margaret Carter a Dorothy Underwood[fnt.]

Tiempo después del encarcelamiento de Johann Fennhoff, Daniel Sousa se fue de Nueva York para trabajar como Jefe del cuartel de la Reserva Científica Estratégica de Los Ángeles. A pesar de que Margaret Carter trató de mantenerse en contacto con él, rara vez recibía una respuesta. Un año más tarde, Carter supo que Dorothy Underwood estaba tratando de robar el Banco Bowery Savings.

Carter y varios agentes de la SSR, incluido el jefe Jack Thompson, prepararon una emboscada para arrestarla a ella y sus cómplices. Vestida con un atuendo similar a los que solía utilizar Carter, Underwood llegó al banco y cuando le apuntó con un arma al personal, sus hombres se revelaron como asaltantes tomando de rehén a todos los "trabajadores" presentes. Cuando la bóveda fue abierta, Carter apareció y le apuntó a Underwood con una escopeta, indicándole que estaba arrestada; y al mismo tiempo, los agentes de la SSR rápidamente sacaron sus armas y arrestaron a los cómplices, quienes se rindieron al ser superados en número. Underwood noqueó a una gente de la SSR y desarmó a Carter, con quien inició un feroz duelo cuerpo a cuerpo. Al ver que Underwood trató de recoger la escopeta que se le había caído, Carter aprovechó el hecho de que estaba girada y la dejó inconsciente al golpearle la parte trasera de la cabeza con una bolsa de monedas.

En la Compañía Telefónica Bell, Carter interrogó a Underwood y le preguntó sobre sus contactos y empleadores soviéticos, pero Underwood se mantuvo en silencio asegurándole que no iba a soltar su información ante una chica que había obtenido todo fácil como muchas otras. Después, Carter le preguntó por una caja en la bóveda de un cliente desconocido al cual habían tratado de robarle su única pertenencia, un prendedor de solapa con forma de letra "A"; ante esta pregunta, Underwood simplemente contestó que habían poderes más grandes que el dinero. El jefe Thompson interrumpió el interrogatorio y le informó a Carter que debía ir a Los Ángeles para investigar un nuevo caso, indicando que él mismo se encargaría de Underwood.[15]

Investigación en Los Ángeles

"Sabes que no tengo personal ahora. Podrías darme a alguien."
"Tengo a la persona perfecta."
Daniel Sousa y Jack Thompson[fnt.]

Tras ser reasignada por el jefe Jack Thompson, Margaret Carter se marchó de Nueva York para comenzar a trabajar en un nuevo caso con la Reserva Científica Estratégica de Los Ángeles. Esto debido a que el jefe Daniel Sousa dirigía un equipo con poca experiencia y esta vez necesitaba un especialista.

Al aterrizar en Los Ángeles, Carter fue recogida por su antiguo amigo Edwin Jarvis. Carter se enteró de que Howard Stark estaba en la misma ciudad atendiendo un contrato de defensa y Jarvis también le contó que Stark tenía un nuevo pasatiempo: crear películas, por lo que había fundado una productora cinematográfica. Jarvis invitó a Carter a quedarse con él y su esposa en la hacienda de Stark. Mientras conducía con Carter por la ciudad de Los Ángeles, Jarvis le informó que Stark había adquirido una nueva especie a su colección exótica, un flamenco llamado Bernard Stark, al cual su dueño consideraba parte de la familia. Jarvis reveló que su vida después de ayudarla en Nueva York se había vuelto muy aburrida, argumentando que su única actividad era desempeñarse como mayordomo.

Jarvis la dejó en la Agencia de Talentos Auerbach, la fachada de la oficina local de la Reserva Científica Estratégica, donde fue recibida por Rose Roberts. Para ponerse al día, Roberts le comentó a Carter cómo era su nueva vida en Los Ángeles, mencionándole que ahora sabía surfear y que semanalmente debía rechazar muchas audiciones de artistas que se empeñaban en ingresar a la agencia sin saber que era falsa. Carter recorrió el lugar hasta encontrarse con Sousa, quien se mostró sorprendido e incómodo al verla allí. Inmediatamente, Carter le preguntó porqué había ignorado todas sus llamadas e intentos de contactarlo, pero él se mostró incómodo ante sus preguntas y cuando iba a responderlas, ambos fueron interrumpidos por el detective Andrew Henry, quien la puso al tanto de la situación con el crimen de la dama del lago.

Carter inmediatamente teorizó que el cadáver podría no estar relacionado con la congelación del lago, por lo que le indicó a Henry los protocolos a seguir. Carter, Sousa y Henry visitaron el Servicio Forense de Los Ángeles y allí pudieron estudiar el cuerpo de la mujer fallecida, el cual seguía congelado a pesar de estar expuesto a lámparas de calor. Carter y Sousa consultaron con el técnico de laboratorio, quien les dijo que el cuerpo no estaba congelado con hielo, sino en una sustancia que le hacía permanecer en ese estado. El técnico le indicó a Carter que para congelar el cuerpo se había utilizado un acelerador de partículas, y el único que podrían encontrar cerca era propiedad de Energía Isodyne.[15]

Energía Isodyne

"Sólo diré que... tenía una relación muy cercana con el dueño de Energía Isodyne, Calvin Chadwick. O sea que tenían una relación."
"Sí, lo entiendo."
Jason Wilkes y Margaret Carter[fnt.]

Margaret Carter, Daniel Sousa y Andrew Henry llegaron al laboratorio de Energía Isodyne, pero la recepcionista les negó el acceso ya que no tenían una orden judicial. Molesta, Carter notó que los científicos ingresaban al laboratorio a través de una puerta controlada por tarjetas electrónicas. Tras solicitarle a la recepcionista prestarle el baño, Carter caminó hacia la puerta y le hizo una seña a Sousa para que la distragera, por lo que este comenzó a coquetear con la mujer; distracción que le dió a Carter el tiempo suficiente para robarle a un científico su tarjeta e infiltrarse en los corredores del lugar. Explorando el laboratorio, Carter accidentalmente se encontró con el científico Jason Wilkes, quien le permitió probar un poco de vino que él había desarrollado. Mientras hablaban, él se mostró encantado con ella y Carter le contó sobre su investigación y Wilkes aceptó ayudarla. Wilkes le contó a Carter que se rumoreaba que Calvin Chadwick, su jefe y dueño de Energía Isodyne, había tenido un romance con la mujer asesinada. No obstante, mientras hablaban, la recepcionista encontró a Carter y la obligó a salir del laboratorio.

Carter le informó el rumor a Sousa y Henry; sin embargo, Henry se negó a involucrar a Chadwick en la investigación, debido a que si se equivocaban, serían avergonzados por la prensa. Sousa simuló estar de acuerdo con Henry, para indignación de Carter, y cuando Henry se fue, Sousa le dio permiso a Carter para confrontar a Chadwick. Edwin Jarvis llevó a su casa a Carter para presentarle a su esposa, Ana, quien le prestó a Carter un atuendo con el cual asistir al evento donde confrontaría a Chadwick. Durante la carrera, Carter y Jarvis encontraron a Chadwick con su esposa, Whitney Frost. Mientras Jarvis distraía a Frost, Carter confrontó a Chadwick, quien al sentirse amenazado por las acusaciones de Carter, se fue y se negó a cooperar.[15]

Secuestro de Jason Wilkes

"Esto está congelado. Se deshicieron del auto."
"El Doctor Wilkes nos dejó una pista."
Daniel Sousa y Margaret Carter[fnt.]

Margaret Carter, Daniel Sousa, Edwin Jarvis y Andrew Henry regresaron al Servicio Forense de Los Ángeles, donde se encontraron con Jason Wilkes. Cuando Carter y sus aliados se acercaron a conversar con el Doctor Meltzer, vieron que este no respondía al estar congelado, y cuando Sousa tocó su hombro, Meltzer se rompió convirtiéndose en un montón de escombros congelados. Al ver cómo los especialistas recogían los restos, Jarvis salió de la habitación para tomar aire mientras que Carter y Sousa le silicitaron a Wilkes retirarse para tener una charla privada. Al juntar todas las pistas, ambos dedujeron que Henry estaba involucrado en el asesinato de la dame del lago; y desafortunadamente, cuando buscaron a Wilkes, descubrieron que Henry lo había secuestrado y se había marchado del edificio. Tras rastrear el automóvil vacío de Henry, Carter y Sousa comenzaron a recorrer el lugar y cuando surgieron disparos, Wilkes logró escapar de Henry y ser escondido por Carter, quien tras ponerlo a salvo, comenzó a buscar a Henry.

Carter y Sousa finalmente hallaron a Henry, quien estaba muriendo mientras se congelaba lentamente. Antes de que pudieran saber para quién trabajaba, un policía le disparó a Henry y dejó su cuerpo en la misma forma en la que el Doctor Meltzer había muerto. Carter lo regañó pero el policía afirmó que no había escuchado su orden al no tener su radio con él. Al ver a Wilker en una patrulla, Carter habló con él acerca de los últimos acontecimientos y él quiso agradecerle invitándola a salir. No obstante, Carter rechazó amablemente su propuesta ya que tenía la regla de no socializar con personas involucradas en su trabajo. Más tarde, en la oficina de la Reserva Científica Estratégica, Carter habló con Sousa y lo invitó a salir, pero él se negó debido a que tenía otros planes para esa noche, por lo que se marchó antes que ella. Después de que Sousa saliera, Carter miró por la ventana del edificio y lo vió juntarse con una chica, por lo que se entristeció al ver que ahora tenía una novia. Mientras lamentaba lo que había visto, Jarvis llegó al edificio y le tocó la bocina indicándole que estaba listo para llevarla a casa.[15]

Enterándose de la Materio cero

"Isodyne lo llama Materia cero. Principalmente porque no entra en la tabla periódica. La Materia cero es diferente a cualquier sustancia que hayamos visto."
Jason Wilkes a Margaret Carter[fnt.]

Al día siguiente, Margaret Carter encontró a Edwin Jarvis haciendo ejercicio cerca del jardín de su casa. Jarvis le explicó a Carter que había comenzado a entrenarse intensamente en levantamiento de pesas y artes marciales después de sus misiones en Nueva York e incluso se atrevió a desafiarla en un duelo cuerpo a cuerpo. Inicialmente, Carter se mostró insegura pero al ser fastidiada y golpeada por Jarvis, acabó derribándolo fácilmente. Aprovechando su confianza, Carter le extendió a Jarvis su mano para levantarlo y él la jaló haciéndole quedar inmovilizada abajo de él. Ana Jarvis llegó al lugar y al encontrarlos en dicha posición dedujo que su esposa había atacado a Carter con su técnica patentada como "Tortuga furiosa". Jarvis inmediatamente se puso de pie asegurando que Ana era su compañera de entrenamiento y conocía todas sus fortalezas o debilidades. Ana le ofreció a Carter ir a tomar té en caso de que su periodo de entrenamiento finalizara, pero Carter le dijo que debía ir a trabajar.

Al llegar a la oficina, Carter se encontró con la novia de Daniel Sousa, Violet, quien le convidó de las galletas que le había hecho a su novio. Ambas conversaron y descubrieron que sus familias era del mismo pueblo, por lo que Violet consideró a Carter una familiar. Cuando Sousa llegó al lugar con Rose Roberts, Violet le pidió invitar a Carter a su cita y aunque ella no quería participar, Violet insistió en que su presencia no incomodaría.

Más tarde, Carter acompañó a Sousa al lugar donde se habían encontrado los cadáveres de los agentes de la Reserva Científica Estratégica que transportaban el cuerpo de Jane Scott. Carter y Sousa recibieron una orden de allanamiento para Energía Isodyne emitida por Jack Thompson y fueron a investigar; sin embargo, al llegar a la sede, no lograron ingresar a esta debido a que supuestamente había ocurrido un accidente con sustancias radiacivas. Cuando Carter de disponía a irse, vio entrar a Jason Wilkes y le preguntó qué ocurría, no obstante, él no reveló nada debido a que estaba siendo observado por sus colegas pero le entregó una nota citándola a un lugar en el que podrían hablar tranquilamente.

De vuelta en la Agencia de Talentos Auerbach, Sousa le ofreció a Carter acompañarla a su reunión con Wilkes pero ella se negó, afirmando que la nota indicaba que debía ir sola y de igual manera, sabía cuidarse. Sousa le recomendó a Carter cambiarse de ropa, mencionándole que el lugar al que iría era un club nocturno bailable. Sousa propuso cancelar su cita con Violet para ir con Carter, pero ella rechazó su propuesta nuevamente después de ver que accidentalmente de su chaqueta se había caído un anillo de compromiso para su novia. Tras tener un momento incómodo con Sousa, Carter se marchó de la agencia después de expresarle que se sentía feliz por él. Carter regresó a su casa, donde Ana Jarvis la ayudó a encontrar el vestido ideal para ir al club. Carter estaba emocionada por salir con alguien que no estuviera relacionado con su trabajo ni con la SSR. Al obtener prestado uno de los automóviles de Howard Stark, Jarvis le indicó cómo activar el mecanismo de rastreo de éste en caso de que tuviera problemas.

Carter se juntó con Wilkes en el club y cuando ella lo interrogó, Wilkes comenzó a hacerle preguntas acerca de su vida antes de la guerra, por lo que comenzaron a conversar de cómo había sido la infancia y juventud de ambos. En ese momento, la cantante interpretó una de las baladas favoritas de Wilkes, por lo que él invitó a Carter a bailar mientras hablaban de su pasado. Carter se enteró de cómo Wilkes había llegado a trabajar a Energía Isodyne y ella lo convenció de ayudarla en su investigación. Wilkes la invitó al Observatorio Griffith, donde le enseñó a Carter un cortometraje que exponía una prueba en el desierto organizada por Energía Isodyne, en la cual varios vehículos y personal del ejército eran absorbidos por un agujero negro creado por una sustancia a la que Energía Isodyne llamaba Materia Cero.[16]

Ataque a Jason Wilkes

"¡Tenemos que salir de aquí!"
"¡Sígame!"
―Margaret Carter y Jason Wilkes[fnt.]

Mientras Margaret Carter y Jason Wilkes hablaban acerca de la Materia cero, fueron atacados por los hombres de Rufus Hunt enviados a asesinar a Wilkes. Carter y Wilkes se escabulleron en el observatorio y lograron robar uno de los autos de sus atacantes, debido a que estos habían destruído el automóvil de Howard Stark que Edwin Jarvis le había prestado. Antes de marcharse, Carter activó la alarma de auxilio del auto de Stark con la esperanza de que Jarvis viniera a ayudarlos. En el auto robado, Carter encontró un prendedor de solapa idéntico al que Dorothy Underwood había intentado robar.

Carter y Wilkes encontraron una cabina telefónica pero no tenían monedas; por lo que entraron en una tienda donde el dueño fue racista con Wilkes por ser un hombre de color. Aunque Wilkes estaba acostumbrado a que lo traten así, Carter se enojó con el vendedor y le exigió facilitarle cambio para utilizar el teléfono público fuera de la tienda, pero el hombre aseguró que debían comprar algo para recibir monedas. Carter compró un pastel y se lo regaló a Wilkes mientras ella llamaba por teléfono. Mientras hacía la llamada, Carter notó que un automóvil se acercaba, y en un intento de evadir la atención de sus agresores, besó a Wilkes. Cuando el ocupante del automóvil entró en la tienda, Carter y Wilkes robaron el automóvil y se dirigieron al cuartel general de Energía Isodyne.[16]

Infiltración en la sede de Energía Isodyne

"Edwin sólo me conoció una semana antes de falsificar los papeles [...] No hace falta mucho tiempo para saber que alguien es especial."
"Hubiera querido conocerlo más."
"Estoy segura que él sintió lo mismo, Srta. Carter."
Ana Jarvis y Margaret Carter[fnt.]

Carter y Wilkes se infiltraron en la sede general de Energía Isodyne donde los dos se separaron, Carter se disfrazó de científica y luchó contra Rufus Hunt y sus hombres mientras Wilkes se encargaba de obtener la Materia cero. Sin embargo, una vez que los hombres fueron derrotados, hubo una explosión negra en el interior de la instalación. Horrorizada, Carter buscó a Wilkes pero no logró encontrarlo. La Reserva Científica Estratégica llegó al lugar del incidente después de que Jarvis le informara a Daniel Sousa que Carter estaba en peligro. Tras sentirse aliviado al ver que Carter estaba bien, Sousa la envió a descansar y Jarvis la llevó a la Hacienda de Howard Stark.

Allí, Ana Jarvis le dio a Carter un whisky, notando también que se veía triste. Carter le dijo a Ana que a pesar de que no conocía a Wilkes hacía mucho tiempo, lamentaba su muerte y no haber tenido más tiempo con él. Ana la consoló asegurándole que Wilkes de igual manera la habría querido mucho y le reveló que no debía sentirse extrañada por sentir que alguien era especial por conocerlo hace poco tiempo, recordando que Jarvis la había salvado de los nazis sólo una semana después de haberla conocido.[16]

Buscando la verdad

"Su amigo Wilkes no era sólo un espía. Mató a dos agentes."
"¿Un espía que esconde toda su evidencia incriminatoria en un lugar fácil de encontrar? No lo creo."
"¿Crees que alguien plantó esto?"
"Creo que Isodyne trata de inculpar al Dr. Wilkes."
Vega, Margaret Carter y Daniel Sousa[fnt.]

Margaret Carter y Daniel Sousa investigaron la casa de Jason Wilkes, trabajando junto a otros agentes de la Reserva Científica Estratégica. Carter le expresó a Sousa que se sentía culpable al haber expuesto a alguien inocente como Wilkes y ahora él estaba muerto. Mientras caminaba por la casa, Carter sintió que el piso estaba hueco, por lo que Sousa levantó unos tablones y encontró un pasaporte ruso. El agente Vega llegó y le informó a ambos que había encontrado un arma, asegurando que era la misma que se había utilizado para asesinar a los agentes que transportaban el cuerpo de Jane Scott. Carter deshechó enseguida la teoría de que Wilkes era un espía ruso, creyendo firmemente en que la evidencia hallada en su casa era un simple medio para inculparlo.

Carter y Edwin Jarvis visitaron a Howard Stark, quien estaba filmando su nueva película basada en el cómic de Kid Colt. Carter y Jarvis se cruzaron accidentalmente en el set de grabación, por lo que Stark pausó la producción de la película y envió al equipo a almorzar. Al saludarla, Stark le ofreció a Carter un pequeño papel en la película, pero ella aseguró que preferiría ser la vaquera protagonista; decisión que Stark consideró buena pero aseguró que el público aún no estaba preparado para ver una película protagonizada por una mujer. Carter y Jarvis le mostraron a Stark el cortometraje que Wilkes había robado de Energía Isodyne, en el cual se exhibía el comportamiento de la Materia cero. Stark quedó impresionado al ver dicho video, afirmando que la Materia cero podría ser el mayor invento del siglo. Carter le mostró a Stark el prendedor que había encontrado en el automóvil de los agresores de Wilkes, y Stark rápidamente reconoció la letra "A" diciendo que dicho símbolo representaba al Club Arena, un centro de entretención para hombres ricos y blancos. Jarvis le comentó a Carter que el club había tratado de reclutar a Stark en varias ocasiones, pero él se había negado debido a que allí no le permitían el acceso a las mujeres.

Carter y Sousa regresaron a la oficina de la SSR, donde encontraron periódicos que afirmaban que Wilkes era un espía ruso. Indignada, Carter y Sousa se dirigieron a la oficina de éste último, sólo para encontrar en el escritorio a Jack Thompson, quien estaba de paso en Los Ángeles. Thompson le notificó a Carter y Sousa que iba a entregar oficialmente el expediente en que se constataba que Wilkes era un espía ruso, por lo que les pidió estar de acuerdo con él. Para disgusto de Thompson, Carter se negó rotundamente, sabiendo que lo que el archivo decía era falso. Después, en la Hacienda de Howard Stark, Carter fue a visitar a Stark y se enteró que éste había organizado una fiesta en la piscina con varias modelos, las que según él lo ayudaban a pensar. Carter le comentó a Stark que tenía un plan para infiltrarse en el Club Arena e instalar micrófonos, a fín de que los mismos miembros se delataran. Stark consideró que el plan era terriblemente aburrido y que tendría dificultades para ingresar al club, ya que el club era exclusivo para hombres. Al notar Stark no estaba tomando en serio sus peticiones, Carter le quitó su bebida y lo convenció de ayudarla en su infiltración, apostando a que no sería aburrido.[17]

Explorando el Club Arena

"¡Oiga! No debería estar aquí."
"Srta. Wendy, el tocador... está por allá."
"Oh, lo siento mucho, me confundo mucho con los libros."
―Guardia del Club Arena, Edwin Jarvis y Margaret Carter[fnt.]

Como parte del plan de Carter, Howard Stark y Edwin Jarvis ingresaron al Club Arena, y tras saludar al dueño, Stark le informó que no había venido sólo, por lo que le indicó a Jarvis abrir la entrada. Tras la opertura de las puertas, Carter entró al club y pasó desapircebida entre todas las mujeres que Stark había traído y sin que nadie la viera, se desvió hacia los corredores para instalar en lugares específicos unos pequeños micrófonos. Carter entró en una biblioteca y mientras colocaba los micrófonos, se dió cuenta que un librero se abrió, revelando una habitación secreta. Carter se escondió de los hombres que salían y aprovecho que la puerta estaba cerrándose para ingresar a la habitación oculta, en la cual había una mesa con dos periódicos. Carter se sorprendió al notar que la fecha en el periódico pertenecía al día siguiente, y el encabezado informaba que uno de los contrincantes para la candidatura de Calvin Chadwick en el senado, repentinamente habría renunciado a su campaña tras un escándalo.

De repente, la estantería se abrió de nuevo; Carter logró deslizarse debajo de la mesa para ocultarse del hombre que había entrado. Ella trató de adherir uno de sus dispositivos bajo la mesa, pero extrañamente este comenzó a generar interferencia y a hacer ruido, por lo que esta se vió obligada a quitarlo y romperlo. Mientras el hombre se desplazaba por la habitación, Carter se arrastró hasta la parte trasera de un sillón, donde encendió una parte de su vestido y la arrojó lejos de ella, a fín de que la tela comenzara a generar humo para distraer al hombre; al ver que este fue a revisar de dónde venía el olor, Carter se apresuró en correr a la salida. El plan funcionó y Carter salió exitosamente de la habitación, leyendo un libro que había encontrado para que nadie le preguntara qué estaba haciendo allí. Al salir de la biblioteca, un guardia del club la confrontó y afortunadamente, Jarvis la encontró en el pasillo guiándola supuestamente al tocador que estaba buscando. Carter y Jarvis le informaron a Stark el plan había terminado y todos se marcharon del lugar.

Con la información que había encontrado en el Club Arena, Carte se dirigió a la oficina para decirle a Daniel Sousa y Jack Thompson que había encontrado un periódico alterado con información que aún no ocurría. No obstante, al no tener evidencia de esto, Thompson se mantuvo escéptico y comenzó a regañarla por su supuesta incompetencia. Finalmente, Carter confrontó a Thompson y lo llamó cobarde por no hacer lo correcto y esperar a que sus colegas hicieran su trabajo con la esperanza de recibir una medalla como felicitación; al oír esto, Thompson le informó a Carter que sus días en Los Ángeles habían terminado y le ordenó prepararse para regresar a Nueva York. Indignada, Carter salió furiosa de la oficina pero fue tranquilizada por Sousa, quien afirmó que creía en ella pero que no podían hacer nada sin las pruebas necesarias. Mientras hablaban, Sousa notó un lápiz flotando cerca de Carter, y ambos notaron que era un efecto secundaria al haber estado expuesta a Materia cero.

Sorprendidos, los dos fueron con Stark, quien examinó a Carter y teorizó que estaba impregnada de Materia Cero. Stark utilizó su equipo científico y con la ayuda de Jarvis crearon una sustancia que revelaría la Materia cero que rodeaba a Carter. Cuando Stark roció el compuesto en el aire, Jason Wilkes apareció en el lugar pero no podía hablar. Carter observó cómo Stark le roció el líquido en las cuerdas vocales para que estas tuvieran la densidad necesaria y crearan sonidos. Carter y sus aliados se enteraron por Wilkes de que en la noche del accidente, la Materia cero se derramó cuando Whitney Frost llegó a Energía Isodyne con la intención de asesinarlo si no le entregaba el contenedor de la Materia. Wilkes explicó detalladamente el suceso y reveló que después de la explosión se había vuelto invisible, pero que había estado siguiendo a Carter. Repentinamente, Wilkes desapareció nuevamente y Stark se preparó para crear una fórmula que lo mantuviera visible por más tiempo, mientrsa que Carter decidió ir a interrogar a Frost por su participación en la explosión pasada.[17]

Interrogando a Whitney Frost

"De hecho quería preguntarle sobre el incidente en Isodyne."
"Es horrible. Fue horrible lo que le pasó al... Sr. Wilson."
"Wilkes. Dr. Wilkes."
―Margaret Carter y Whitney Frost[fnt.]

Carter se dirigió al estudio de grabación donde Whitney Frost estaba filmando una de sus películas; Carter preguntó cortésmente dónde podía encontrarla y se le permitió el acceso al camarín de Frost. Carter saludó amablemente a Frost y reconoció que estaba emocionada por conocer a una estrella de cine, saludo que finalmente terminó con Carter preguntándole sobre la explosión en la sede de Energía Isodyne. Inmediatamente, Frost afirmó que la muerte de Jason Wilkes había sido una trageda, comentando que él era un espía ruso. Carter le preguntó a Frost si tenía relación con Energía Isodyne, pero ella comenzó a victimizarse, asegurando que no tenía ningún vínculo con el trabajo de su marido y negó haber estado en la sede el día en que la Materia cero había explotado. Carter y Frost discutieron acerca de las mentiras que plasmaban los periódicos, por lo que Carter le reveló que sabía que algo en ellos era falso. Sorpresivamente, Frost fue llamada para seguir grabando y Carter salió del estudio. Al regresa a la Hacienda de Howard Stark, Carter se encontró a Wilkes en su forma visible nuevamente. Ella habló brevemente con él, asegurándole que era una de las pocas personas capaces de impresionar a Howard Stark por sus conocimientos científicos. Carter también le dijo a Wilkes que estaba contenta de verlo vivo.[17]

Ataque en la mansión

"Srta. Carter, ¿cómo está esta mañana?"
"Revitalizada. Me duele menos cuando recuerdo que vamos por buen camino."
Edwin Jarvis y Margaret Carter[fnt.]

En la noche, Carter practicó box con un saco de boxeo en el jardín de la casa. Edwin Jarvis salió a revisar y le preguntó a Carter si entrenar tan tarde era una buena idea, por lo que ella respondió que lo consideraba una buena manera de aliviar las frustraciones del día; después de despedirse, Jarvis se fue con la intención ir a dormir. De repente, Carter fue atacada por la espalda por un atacante enmascarado, quien comenzó a estrangularla con una soga. Carter trató de luchar contra él y al ver que no podía safarse, decidió lanzarse junto a su atacante a la piscina del lugar. Tras liberarse, Carter salió de la piscina y trató de huír, pero el asesino la derribó para asesinarla. Al oír lo que sucedía en el patio, Jarvis llegó a la pelea y defendió a Carter, derribando al hombre al golpearlo con una mancuerna. El asesino se levantó otra vez y sacó una pistola para dispararle a Carter, sin embargo, el arma no funcionó al estar mojada. Carter tomó la pistola que tenía en su bolso y le disparó al hombre, hiriéndolo en la mano antes de que escapara.

A la mañana siguiente, Carter notó que Jarvis estaba instalando un sistema de seguridad para evitar otro ataque. Carter le dijo a Jarvis que se sentía revitalizada tras el ataque y que le dolía menos el cuello al recordar que su investigación marchaba correctamente. Carter visitó el laboratorio donde estaban Howard Stark y Jason Wilkes, con el primero sin haber dormido asegurando que iba a viajar a Perú. Cuando Carter le preguntó a Stark la razón del viaje, Stark explicó que planeaba reunirse con un antiguo profesor suyo que podría saber más sobre cómo crear una solución para mantener a Wilkes visible y tangiblemente. Cuando se fue para empacar sus cosas, Wilkes le dijo a Carter que Stark era un genio y que estaba sorprendido de lo rápido que lo había recibido en su casa sin conocerlo. Carter le dijo a Wilkes que lamentaba haberlo involucrado y haberlo puesto en esta situación. Wilkes reveló que estaba pensando en irse de Los Ángeles, ya que estaba convencido de que su presencia ponía en riesgo a Carter. Ella le impidió a Wilkes marcharse y el accedió sólo porque ella se lo pedía.[17]

La verdad de Whitney Frost

"Peggy Carter, conoce a Agnes Cully: Whitney Frost es su nombre artístico. La estrella del momento es el cerebro detrás de Energía Isodyne."
Daniel Sousa a Margaret Carter[fnt.]

Carter regresó a la oficina de la Reserva Científica Estratégica y habló con Daniel Sousa, quien le mostró unos archivos acerca de Agnes Cully, una científica e inventora que había ayudado a los aliados estratégicamente durante la Segunda Guerra Mundial. Sousa le mostró a Carter una revista con una foto de Whitney Frost en la portada y acto seguido, le reveló que el nombre real de la actriz era Agnes Cully, la principal al mando de las investigaciones y experimentos de Energía Isodyne.[17] Carter más tarde habló con Jason Wilkes, quien le comentó que extrañaba comer y abrigarse, lamentando no poder hacerlo siendo intangible. Carter trató de compadecer a Wilkes y el le coqueteó asegurando que estar con ella compensaba su sufrimiento.[2]

Secuestro de Rufus Hunt

"¿Me recuerda, Sr. Hunt? ¡Oh, por todos los cielos, es suficiente para dormir a un rinoceronte!"
―Margaret Carter a Rufus Hunt[fnt.]

Carter y Edwin Jarvis trataron de averiguar más acerca de Agnes Cully, por lo que comenzaron a seguir al marido de la actriz, Calvin Chadwick. Jarvis entró en la oficina de campaña de Chadwick y regresó con una insignia de la campaña para Carter, quien la lanzó por la ventana demostrando su desinterés en participar en los eventos de Chadwick. Carter observó a Chadwick salir de la sede y entrar a su automóvil. Después de que el candidato entrara al vehículo, Carter notó que el conductor tenía una herida en la mano, por lo que dedujo que él era quien la había intentado asesinar la noche anterior y ella le había disparado. Ella y Jarvis entendieron que Chadwick había ordenado su asesinato y comenzaron a seguirlos para saber el porqúe del ataque.

Carter buscó más información y se enteró que el conductor de Chadwick era Rufus Hunt, un ex soldado que había sido dado de baja deshonrosamente y que ahora era el jefe de seguridad en el Club Arena. Carter entnedió que como jefe de seguridad, Hunt probablemente tenía acceso a todo tipo de información sobre las actividades ilegales que se realizaban en el club. Preocupada por las habilidades de combate de Hunt, Carter optó por evitar un encuentro directo; y Jarvis la asistió con el rifle de dardos tranquilizante que a veces usaba para controlar a los animales exóticos de Howard Stark.

Al llegar a la casa de Hunt, Jarvis fingió ser un policía tratando de arrestarlo, sabiendo que Hunt iba a tratar de escapar, Carter se dirigió al patio trasero. Cuando Hunt salió corriendo de la casa, Carter le disparó con un dardo tranquilizante lo suficientemente fuerte como para derribar a un rinoceronte. Sin embargo, a pesar de la intensidad del tranquilizante, Hunt se mantuvo de pie y se lo quitó.

Carter luchó contra Hunt, pero él la tiró al suelo y comenzó a estrangularla. Incapaz de escapar de su agresor, Carter logró apuñalarlo con otro dardo tranquilizante y Hunt finalmente se desmayó. Carter y Jarvis lo escondieron en el baúl de su auto; no obstante, Hunt despertó brevemente y golpeó a Jarvis, por lo que Carter lo noqueó al pegarle con un arma. Tras cerrar el maletero, Carter notó que Hunt le había puesto un dardo tranquilizante a Jarvis, quien se desmayó quedándose dormido.

Carter condujo de regreso a la Hacienda de Howard Stark, con Jarvis dormido en el asiento del copiloto y Hunt incosciente en el baúl del automóvil. Al estacionarse en la hacienda, Carter notó que Daniel Sousa la estaba esperando; y salió a hablar con él esperando que no descubriera a Hunt. Sousa le dijo a Carter que tenía un archivo sobre Agnes Cully para ella y Carter lo recibió tratando de evadirlo para que se marchara; sin embargo, Sousa comenzó a sospechar de ella y comenzó a revisar el auto. Preguntándole a Carter qué le pasaba a Jarvis, ella explicó que había bebido demasiado, hecho que Sousa no creyó. Inoportunamente, Hunt despertó y comenzó a hacer ruido desde el maletero del auto; aunque Carter intentó afirmar que había capturado una zarigüeya, los sonidos se convirtieron en palabras y Sousa descubrió que había un hombre atrapado en el baúl del auto.

Carter y Sousa discutieron sobre Hunt recorriendo la hacienda. Carter fingió estar sorprendida de que el secuestro fuera un delito grave, ya que Sousa le dijo que al menos debería haber solicitado refuerzos. Carter le confesó a Sousa que estaba tratando de alejarse de él para no arruinar su compromiso con Violet, pero él aceptó involucrarse en el secuestro.[2]

Interrogando a Rufus Hunt

"No vamos a torturarte..."
"Claro que no. Te conozco bien; corriendo por ahí, aparentando ser Eliot Ness. Ese es tu problema, las personas de tu lado, tienen una línea que no pueden cruzar."
"Ah, dije que no iba a torturarte porque... no tengo tiempo."
―Margaret Carter y Rufus Hunt[fnt.]

Carter y Daniel Sousa ataron e interrogaron a Rufus Hunt en la sala de calderas de la Hacienda de Howard Stark. Inicialmente, Hunt se negó a responder las preguntas de Sousa, y mientras él trataba de hacerlo hablar, Carter preparaba una inyección supuestamente letal. Carter escuchó mientras Hunt le decía a Sousa que había sido torturado por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial y que de ninguna manera iban a someterlo. Eventualmente, Sousa dejó a Carter interrogarlo, quien le aseguró a Hunt que no lo torturaría. Hunt se burló de Carter, recordándole que ética nunca permitiría, pero Carter terminó su frase afirmando que no lo torturaría sólo por falta de tiempo; y le inyectó a Hunt una toxina. Carter afirmó que el contenido de la jeringa era malaria y comenzó a enumerarle a Hunt las opciones que tenía, amenazándolo con que si no hablaba, en menos de veinte minutos la inyección haría efecto y él moriría. Carter y Sousa salieron de la habitación con éste último preguntándole qué era lo que le había inyectado y ella respondió que era un fuerte resfriado con síntomas similares a los de la malaria. Carter le ofreció a Sousa un té mientras esperaban que Hunt cediera a sus demandas.

La trampa de Carter funcionó y Hunt finalmente acabó pidiendo desesperadamente el antídoto, revelándole a Carter y Sousa que el Club Arena era una fachada para el Consejo de los Nueve, un grupo de hombres con las influencias suficientes para manipular grandes organizaciones. Carter exigió saber nombres y se sorprendió por los hombres conocidos, como el de Hugh Jones. Hunt le dijo a Carter que nunca lograría derrotar al Consejo, y que incluso a él lo matarían por haberlos delatado. Carter le pidió a Hunt más información y él le dijo que todas las reuniones del Consejo eran grabadas, y que podría encontrar dichas grabaciones en la bodega del Club Arena. Carter y Sousa planificaron una redada en el Club Arena y no tardaron en obtener una orden judicial para allanar el lugar.

Carter y Sousa reunieron a los agentes de la Reserva Científica Estratégica ordenándoles cómo y dónde ingresar al club. Sin embargo, antes de que salieran de la oficina, fueron confrontados por Vernon Masters, quien detuvo a Sousa y Carter informándoles que sus hombres se estaban haciendo cargo de los casos más difíciles. Mientras Carter expresaba su molestia, Masters reveló que tenía una orden directa de Washington, D.C., a lo que Masters solicitó hablar con ella en privado en la oficina de Sousa. Allí, Carter fue felicitada por Masters, pero ella lo interrumpió tratando de convencerlo de ayudarla a derribar el Consejo de los Nueve. Masters se mostró escéptico y preguntó cómo tenía conocimiento acerca de éstos; sin embargo, debido a que tenía secuestrado al hombre que había interrogado, Carter se negó a hablar de Hunt. Masters amenazó a Carter revelándole que la SSR pronto sería clausurada y despediría a todos sus compañeros si ella no cooperaba con su orgnización, además de insinuar que podría deportarla al no ser una agente estadounidense. Carter miró por la ventana de la oficina y vió a Sousa siendo interrogado y fastidiado por los aliados de Masters, por lo que temió por el futuro de ella y él.

Carter salió de la oficina para impedir que Masters supiera de lo sucedido con Hunt; mientras se retiraba, fue alcanzada por Sousa, quien le dijo que también había sido sermoneado por Masters. Sousa le preguntó cuál era su plan y ella intentó excluirlo, sin embargo, Sousa le mostró a Carter que había guardado una muestra del tejido corporal de Jane Scott antes de que los hombres de Masters se lo llevaran. Carter y Sousa regresaron a la sala de calderas donde tenían secuestrado a Hunt y permitieron que escapara, a fín de que él los guiara hacia Agnes Cully.

Como parte del plan, Sousa le quitó a Hunt las ataduras y le puso un micrófono en la espalda. Mientras Carter observaba desde un escondite, Sousa fingió tratar de asesinar a Hunt, quien lo derribó y salió corriendo, dejando a Sousa en el suelo. Cuando Carter salió, Sousa se quejó de haber recibido un golpe como parte del plan, pero Carter aseguró que era lo justo teniendo en cuenta que Hunt la había ahorcado dos veces.

Carter y Sousa regresaron al laboratorio de Stark, donde habló con Jason Wilkes mientras Sousa y Edwin Jarvis escuchaban lo que sucedía con el micrófono de Hunt. Wilkes conversó con Carter y le dijo que estaba teniendo problemas para concentrarse, asegurando que sentía que estaba muriendo y le recomendó a ella dejarlo morir. Carter le contó a Wilkes sobre su hermano, Michael, quien siempre la había instado a ser una luchadora, por lo que alentó a Wilkes a no rendirse y trató de consolarlo tocándole el brazo, el cual traspasó.

En ese momento, Sousa y Jarvis anunciaron que Hunt había llegado a la casa de Cully, y los cuatro empezaron a oír lo que sucedía. Mientras Hunt hablaba con Calvin Chadwick, reveló que había delatado al Consejo y a ellos exponiéndolos ante Carter y la SSR. Todos oyeron a Cully acercarse a él y repentinamente Hunt comenzó a gritar y la transmisión se cortó. Carter preguntó qué había pasado pero ni Sousa, Wilkes o Jarvis supieron contestarle.[2]

Descubriendo los planes de Agnes Cully

"En mi experiencia, nada es impenetrable."
"Tal vez sea así. Pero el Sr. Stark nunca ha podido meter a nadie en esas instalaciones; el elevador requiere una llave especial que es imposible de duplicar."
―Margaret Carter y Edwin Jarvis[fnt.]

Margaret Carter se despertó en la noche siendo observada por Jason Wilkes, quien quería mostrarle algo. Wilkes le mostró a Carter el frasco con la muestra de la autopsia de Jane Scott; Carter observó cómo una gota de Materia cero se movía dentro del frasco y era atraída por Wilkes. De repente, la gota atravesó el contenedor de vidrio y entró en el cuerpo de Wilkes; quien para sorpresa de Carter, se volvió tangible temporalmente, pero sus ojos se volvieron negros antes de que el efecto desapareciera.

Repentinamente, Wilkes regresó en sí y le dijo a Carter que sabía dónde estaba retenido el cuerpo de Scott. Carter y Wilkes despertaron a Edwin Jarvis, quien trajo un mapa sobre el cual Wilkes marcó una ubicación desconocida. Carter llamó a Rose Roberts, quien le dijo que la ubicación era un almacén propiedad de Thomas Gloucester. Carter colgó el teléfono y volvió con sus amigos; Wilkes le dijo a Carter y Jarvis que Agnes Cully también trataría de robar el cuerpo de Scott. Sabiendo que tendrían poco tiempo, Carter y Jarvis hicieron un plan para infiltrarse en el almacén de Gloucester.

Al llegar al almacén junto a Jarvis, Carter abrió una rejilla de ventilación y se metió dentro del ducto, pidiéndole a Jarvis que la siguiera, quien lo hizo en contra de su voluntad. Arrastrándose a través del conducto, los dos encontraron la habitación en la que se encontraba el cuerpo de Scott; mientras Carter se preparaba para bajar, oyó voces fuera de la cámara y rápidamente volvió a cerrar la rejilla para no ser descubierta. Carter vio a Cully y Calvin Chadwick entrar en la habitación, con éste último abriendo el contenedor donde el cadáver de Scott estaba. Cuando Cully tocó el hombre de Scott, la Materia cero en el cuerpo de ésta se traspasó al de Cully, quien le dijo a su esposo que necesitaba una bomba atómica.

De vuelta en la Hacienda de Howard Stark, Carter le contó a Wilkes lo que Cully había dicho, esperando que él supiera lo que estaba planeando. Wilkes le dijo a Carter que Cully trataría de recrear el experimento de Energía Isodyne que trajo la Materia Cero a la Tierra, a fín de absorber más de esta sustancia. Wilkes explicó que Cully intentaría simular el experimento con las mismas condiciones, por lo que necesitaba una bomba atómica exactamente igual a la utilizada anteriormente. Carter sabía que Roxxon Oil Corporation había fabricado las bomabs originales pero reconoció no saber en qué sede almacenaban las que no se habían utilizado.

Para sorpresa de Carter y Wilkes, Jarvis explicó que Howard Stark vigilaba de cerca a Roxxon y que había una sede de máxima segurdad, supuestamente impenetrable, por lo que dedujo que allí era donde estaban las bombas. Jarvis le advirtió a Carter que para entrar necesitaría una llave electrónica, la cual estaba siempre en posesión de Hugh Jones. Carter fue con Daniel Sousa para comunicarle sus próximos movimientos y al llegar a su oficina descubrió que estaban festejando el comprimiso de él y Violet, por lo que lo felicitó. Sousa accedió a ayudarla y Carter le solicitó uno de los artilugios tecnológicos de la SSR. Ella y Sousa sobornaron a Aloysius Samberly con un pastel para pedirle prestado el inhibidor de memoria; cuando Samberly y Sousa le explicaron a Carter cómo funcionaba, se fue.[18]

Infiltración en Roxxon

"Se van a morir."
"Vamos a morir."
"Todos van a estar bien."
Daniel Sousa, Edwin Jarvis y Margaret Carter[fnt.]

Disfrazándose con una peluca, Carter entró en la oficina de Hugh Jones para robar la llave, haciéndose pasar por una secretaria en busca de archivos para los contadores de la empresa. Cuando Jones entró, Carter comenzó a coquetearle para que no sospechara sus intenciones y fue amable con él; antes de marcharse, Jones le comentó que después de almorzar tendrían una reunión especial, comentario que hizo a Carter sentir asco. Carter siguió buscando la llave y sin que lo supiera, Jones logró recordarla como la agente de la SSR, y volvió para confrontarla. Carter se vio obligado a usar el inhibidor de memoria en Jones varias veces, antes de finalmente darse cuenta de que Jones guardaba la llave en la hebilla de su cinturón. Al encontrar el dispositivo, Carter dejó a Jones inconsciente tendido en el piso sin sospechar que le habían robado y regresó a la SSR.

Carter le pidió a Daniel Sousa incluír a Rose Roberts en la infiltración, y aunque al principio se mostró reacio, se convenció de llevarla al verla dejar inconsciente a un músico que se negaba a marcharse de la Agencia de Talentos Auerbach. Sousa aceptó de mala gana y junto a Carter y Roberts fueron al laboratorio a buscar artilugios necesarios para la misión. Mientras estaban allí, los tres fueron confrontados por Aloysius Samberly, quien se enojó al ver que estaban manipulando sus inventos sin permiso. Carter se sorprendió al ver cómo Roberts converaba y convenció a Samberly de facilitar la tecnología. Carter se sintió aliviada y finalmente Samberly fue incluído en el equipo al ser el único con la preparación necesaria para utilizar los inventos correctamente.

Carter, Sousa y Edwin Jarvis esperaron en un auto afuera del edificio Roxxon mientras Samberly y Roberts se deshacían de los guardias. La emboscada tuvo éxito y todos entraron a la instalación, utilizando la llave que Carter le había robado a Hugh Jones para ingresar al elevador de seguridad. Carter le advirtió a sus aliados mentenerse alerta; y Samberly activó un detector de movimiento para ayudar a prevenir ataques sopresa. El equipo entró gracias a que Samberly desactivaba las cerraduras de las entradas, aunque desafortunadamente, estas quedaron abiertas también para Agnes Cully y sus matones. Finalmente, Carter y los demás encontraron la cámara donde estaban las bombas atómicas y Jarvis, Sousa y Samberly se encargron de inhabilitarlas mientras que Carter y Roberts fueron por Cully y los matones respectivamente.

Carter encontró a Cully en el edificio discutiendo con Calvin Chadwick y la confrontó. Carter le dijo a Cully que la SSR podía ayudarla; sin embargo, Cully rechazó la oferta, afirmando que nunca se había sentido tan poderosa. Cully trató de absorber a Carter pero ella la evadió y le dió un golpe en el rostro. Enfurecida, Cully inmovilizó Carter y trató de cubrirla con Materia cero, pero ésta se liberó dándole una patada. El golpe de Carter fue tan duro que el impulso la hizo romper una barandilla y quedar aferrada a una cornisa con una sola mano. Cuando Cully se agachó para tocar a Carter nuevamente, ella se soltó de la cornisa y cayó sobre unos barrotes metálicos, de los cuales uno le atravesó el abdomen. Carter fue encontrada y rescatada por Sousa, quien la llevó a su Violet, sabiendo que no podría llevarla a un recinto público y arriesgarla. Después de curarla, Violet le informó a Carter que los fierros no habían atravesado sus órganos vitales.

Carter descansó en el sofá mientras Sousa la acompañaba. Finalmente, Jarvis trajo el auto para que Carter pudiera regresar a casa. Allí, Carter quedó en reposo en su cama mientras Jarvis le decía que las aventuras solo serían divertidas si ella sobrevivía para repetirlas. Cuando Jarvis se fue, Carter volvió a hablar con Wilkes; prendieron la radio y escucharon la canción favorita de éste último. Sin embargo, Wilkes de repente se volvió invisible de nuevo, para sorpresa y tristeza de Carter.[18]

Medidas extremas

"Tengo una idea horrible."
―Margaret Carter a Daniel Sousa[fnt.]

Carter buscó frenéticamente a Jason Wilkes hasta que finalmente volvió a ser visible; Wilkes explicó que se sentía controlado por la Materia cero y que su desaparición definitiva se acercaba inminentemente. Carter le recordó a Wilkes sus investigaciones como científico y le propuso hacer una cápsula de contención para él mismo, similar a la que había creado para almacenar la Materia cero anteriormente.

La herida que Carter tenía en el abdomen fue curada Edwin Jarvis, quien la limpió comentando en todo momento el mal estado en que Carter estaba; Ana Jarvis vió todo el procedimiento y le recomendó a Carter descansar, pero ella afirmó que debía seguir con su investigación. Más tarde, Daniel Sousa llegó a la hacienda, estando triste por su discusión con Violet. Carter explicó el problema de Wilkes y su plan de usar la jeringa de vacío para extraer una muestra de sangre de Agnes Cully, quien iba a asistir a una fiesta de caridad para recaudar fondos para la campaña al congreso de Calvin Chadwick, evento para el cual Jarvis tenía dos entradas. Cuando Carter le dijo a Sousa que ella sería quien realice la misión, él le negó rotundamente participar mencionando el grave estado de su herida y el gran detalle de que Cully la reconocería tanto a ella como a Jarvis desde lejos. Sousa descartó ir él mismo, asegurando que no se haría pasar por la pareja de Jarvis y le informó a Carter que Rose Roberts tampoco podría debido que estaba fuera de la ciudad ayudando a su madre enferma. Finalmente Carter se quedó sin ideas cuando Sousa descartó enviar equipo de la Reserva Científica Estratégica o civiles a la escena; asegurando que se necesitaba una espía con la misma destreza que Carter, quien reveló que tenía una idea horrible.

Poco después, Carter, vestida como médico, visitó Rosemary's, la fachada de la prisión de seguridad en que estaba encerrada Dorothy Underwood; al llegar, Carter se presentó como la Doctora "Katherine Wexford", la psiquiatra a cargo de Underwood. El guardia le preguntó a "Wexford" si necesitaba su compañía ya que Underwood era muy peligrosa pero ella rechazó la oferta. Estando a solas, Underwood reconoció a Carter rápidamente y se preguntó la razón de su visita, notando que venía encubierta y en una misión no oficial de la SSR; Underwood también notó que Carter estaba herida, por lo que pelear en esa condición no sería agradable. Carter le propuso a Underwood liberarla temporalmente para participar en una misión a cambio de que cuando todo acabara, comanzarían a trabajar en su deportación a Rusia. Underwood aceptó felizmente la oferta y recibió de Carter unos imanes con los que podría manipular la cerradura de la puerta de seguridad, y le indicó que al salir del lugar debía girar a la derecha, donde estaría esperándola. Al salir, Carter utilizó su barra de labios Dulces Sueños para besar al guardia y dejarlo inconsciente, dándole a Underwood el tiempo necesario para abrir la celda y huír.

Como Carter había previsto, Underwood trató de escapar y corrió a la izquierda, donde fue interceptada por Carter y Sousa; éste último tenía un rifle con el que le disparó a Underwood una débil red que la encerró. Inicialmente, Underwood preguntó si esperaban detenerla con eso; y Sousa luego presionó un botón en el costado del rifle, que electrificó la red y a Underwood simultáneamente; Carter le dió una descarga adicional y aseguró estar feliz de ver a su antigua enemiga retorciéndose.[19]

Preparando a Dorothy Underwood

"El collar está equipado con un rastreador para poder monitorear tu ubicación en todo momento. Si por alguna razón tratas de quitarte el collar o incluso romper una de las cadenas, serás inyectada con una neurotoxina que te matará en 35 increíblemente dolorosos segundos."
―Margaret Carter a Dorothy Underwood[fnt.]

Carter le cambió la ropa y el peinado a Dorothy Underwood mientras estaba inconsciente y le consiguió un collar especial, el cual tenía un rastreador y un sistema que le inyectaría a Underwood una toxina que la mataría si trataba de quitárselo. Cuando Underwood se despertó, Carter la saludó y comenzó a hablarle olvidando que ésta no podía oírla al tener el secador de cabello activado; Carter apagó el artefacto y después de poner a Underwood al tanto de la situación, le colocó el collar especial advirtiéndole cómo funcionaba.

Edwin Jarvis llegó a la habitación, preguntándose qué tipo de arma usaría en esta tarea, pensando en que sería riesgoso salir con Underwood desarmado, cuando Carter aseguró que no le daría una arma, ella le preguntó dónde estaba su reloj a lo que Jarvis descubrió que Underwood se lo había robado sigilosamente; Carter le explicó a Jarvis que si había logrado robarle un reloj, sería más peligroso si le robaba un arma. Cuando Jarvis siguió insistiendo en llevar un arma, Carter volvió a encender la secadora para que Underwood no escuchara sus animadas y exageradas quejas, pidiéndole al menos un bastón con una daga en su interior.

Cuando Underwood estuvo lista, Carter le informó en el laboratorio sobre su tarea de obtener una muestra de sangre de Agnes Cully y Jason Wilkes le enseñó cómo funcionaba la jeringa de vacío. Underwood le coqueteó insistentemente a Wilkes para molestar a Carter, quien acabó pidiéndole al científico retirarse y le entregó a Underwood un sobrero con micrófono para que pudiera comunicarse.[19]

Acercándose a Daniel Sousa

"Tú estabas feliz aquí y yo vine a arruinar toda tu vida."
"Quizá me estaba engañando."
"Lo lamento mucho."
―Margaret Carter y Daniel Sousa[fnt.]

Mientras Edwin Jarvis y Dorothy Underwood intentaban obtener la muestra de sangre de Agnes Cully, Carter y Daniel Sousa se quedaron afuera en una camioneta para supervisar y dirigir la misión. De repente, el comunicador de Underwood aparentemente se apagó y Carter intentó ir a ver qué sucedía a pesar de las advertencias de Sousa. Al intentar abrir la puerta, Carter comenzó a sangrar a causa de que había hecho un poco de fuerza tratando de salir el vehículo y los puntos de su herida se habían abierto.

Sousa la ayudó a volver a su asiento y le dió un pañuelo para a detener el sangrado. Carter dijo que necesitaría ver a Violet nuevamente para que revisara la herida, pero Sousa comentó que probablemente eso no pasaría. Cuando Carter le preguntó si todo estaba en orden, Sousa asintió desinteresadamente pero Carter siguió preguntándole insistentemente; Sousa finalmente reveló que Violet había declinado el compromiso al haber descubierto que él se había enamorado de Carter mucho antes de conocerla, noticia que dejó tanto a Carter sin palabras como también a Jarvis, quien estaba oyendo la conversación a escondidas por medio del comunicador.

Carter se sorprendió por esta revelación y le pidió perdón a Sousa por haber arruinado su vida al venir a Los Ángeles. Carter y Sousa se tomaron de las manos y lentamente se inclinaron el uno hacia el otro para besarse, pero fueron interrumpidos por un hombre que Underwood arrojó desde una ventana del edificio hacia la camioneta, dañando el sistema de comunicación y dejando tanto a ella como a Jarvis incomunicados.[19]

Visita rápida

"¿Cuánto estás dispuesta a apostar?"
"Todo lo que tengo."
"Perderás mucho."
"Pero no voy a perder."
"Sí lo harás. Y cuando lo hagas, no lo verás venir. Suerte, Peggy."
Jack Thompson y Margaret Carter[fnt.]

A la mañana siguiente, Carter, Edwin Jarvis y Daniel Sousa regresaron a la Hacienda de Howard Stark para mostrarle a Jason Wilkes lo que habían obtenido durante la misión. Jack Thompson llamó a la puerta y Jarvis fue a buscar a Carter, quien intentó ir a recibirlo pero fue detenida por Sousa, quien aceptó ser inculpado para que Thompson no le causara problemas. Carter agradeció el gesto pero aseguró poder discutir con Thompson sin problemas. Al recibirlo, Thompson le preguntó si conocía a "Katherine Wexford", algo que Carter negó diciendo que había conocido una vez a alguien con un nombre parecido. Thompson le ordenó regresar a Nueva York con él, para reintegrarse a la oficina de la SSR, sin embargo, al ver que Carter no quería hacerlo, Thomspon la amenazó con despedirla y para su sorpresa, Carter aceptó. Tratando de ser flexible, Thompson le advirtió a Carter que lo que sea que estuviera haciendo, debía dejarlo ya que en el futuro se arrepentiría. Thompson le aseguró a Carter que su equivocación la tomaría por sorpresa y después de desearle suerte, se marchó.[19]

De cero a cien

"Si insinúa que soy una libertina jugando con dos hombres que respeto, usted-"
"Eso nunca ha cruzado mi mente; sin embargo, ha pasado de cero a cien hablando de buenos pretendientes."
―Margaret Carter y Edwin Jarvis[fnt.]

Más tarde, esa mañana, Carter y Daniel Sousa fueron a la entrada de Anvil Studios y vieron cómo Agnes Cully, vestida de negro, tenía una conferencia de prensa para llorar la muerte de Calvin Chadwick y sus amigos tras el supuesto hundimiento de su bote en el mar; Sousa y Carter estaban seguros de que Cully había matado a Chadwick, pero no sabían cómo ni porqué. Cuando todo acabó, Sousa y Carter se despidieron prometiéndose que tenían una conversación personal pendiente.

Carter regresó a la Hacienda de Howard Stark para ver a todos trabajando duro en varios proyectos; Ana Jarvis y Jason Wilkes en la cámara de contención para mantenerlo tangible, mientras que Edwin Jarvis se encontraba reparando el transpondedor para que Dorothy Underwood pudiera ser localizada. Cuando Carter mostró más interés en encontrar a Underwood que a la condición de Wilkes, este expresó una repentina molestia y comenzó a regañar a Carter por querer salvar a Underwood sólo para calmar su conciencia; sin embargo, Wilkes se disculpó rápidamente, afirmando que su estado actual no le permitiía pensar bien. Más tarde, la cámara de contención funcionó y Wilkes se hizo tangible. Una de sus primeras acciones fue tomar a Carter y besarla.

Poco después, la señal del transpondedor se activó y todos se enteraron de la ubicación de Underwood; Carter y Jarvis sabían que era una trampa e iniciaron su viaje hacie el lugar de la señal. Antes de partir, Jarvis le mostró a Carter la función del Jitterbug, el cual serviría para ayudarlos en la misión. Durante el camino al Rancho Chadwick, Jarvis y Carter tuvieron una conversación sobre los pretendientes de Carter, Sousa y Wilkes; siendo Jarvis quien comenzó a enumerar las mejores características de ambos y revelando accidentalmente que había oído algunas partes de la conversación que había tenido con Sousa, para molestia de Carter. Ella explicó que respetaba a ambos, pero que en realidad no había sido su intención confundirlos y que ahora no sabía qué hacer. Jarvis le comentó a Carter que no debía subestimar su atractivo y el viaje continuó con menos tensión ya que Jarvis se sentía desahogado.[20]

Distracciones

"¿Qué hacemos ahora?"
"Sólo queda algo por hacer..."
Edwin Jarvis y Margaret Carter[fnt.]

Carter y Edwin Jarvis entraron al Rancho Chadwick armados con un rifle y el Jitterbug respectivamente, mientras era de noche; Carter hizo que Jarvis distrajera al guardia mientras ella lo noqueaba, sin embargo, el arma que tenía el guardia noqueado por Carter, golpeó su arma con el suelo al caer y ésta se disparó, alertando a los demás guardias. De repente, otros miembros de la Maggia comenzaron a llegar al lugar. Carter le dijo a Jarvis que activara el Jitterbug, pero este optó por esperar para que los guardias estuvieran a una distancia de ataque óptima. Cuando Jarvis dijitó el código, no pasó nada y después de intentarlo más de dos veces; decidieron rendirse al estar superados en armas y número.


Ambos fueron atados en la misma habitación que Dorothy Underwood, quien se burló de ellos por su fallido intento de rescate. Carter notó que Underwood se estaba liberando lentamente de sus ataduras y las dos comenzaron a competir quién lo lograba primero, ya que Underwood le advirtió a Carter que si se liberaba antes, las consecuencias no le serían favorables. Mientras las dos competían por liberarse, Jarvis también lo hacía cuestionándose si había puesto el código correcto en tablero el Jitterbug.

Underwood le reveló a Carter que el Consejo de los Nueve se había infiltrado en la Reserva Científica Estratégica y que tendría que actuar sola si quería salvarse junto con sus amigos. Jarvis se liberó primero, mientras que Carter y Underwood se liberaron simultáneamente. De repente, en el piso superior se escuchó una explosión y Jarvis explicó que accidentalmente le había puesto al Jitterbug un código que activaba su detonación retardada. Cuando salieron, los hombres de Maggia estaban inconscientes; Carter se dio cuenta de que Agnes Cully no estaba allí y que Underwood seguramente le había revelado algo. Underwood confesó lo sucedido en el rancho era una distracción; por lo que Carter dedujo que tanto Jason Wilkes como Ana Jarvis estaban en peligro.

Durante un tenso viaje a la Hacienda de Howard Stark, Underwood notó que Jarvis se veía asustado. Cuando se llegaron a casa, Carter y Jarvis vieron a Ana tirada en el suelo con una herida de bala en el abdomen; mientras que el de Cully y Wilkes se alejaba rápidamente. Carter llevó a sus aliados al hospital y colocó a Underwood en la cajuela del automóvil, pidiéndole al guardia que no abriera el vehículo asegurándole que pertenecía a la SSR. Al ingresar a urgencias, Carter le informó al doctor Chung que Ana había recibido un disparo en el abdomen durante un robo, debido a que Jarvis al no poder asimilar la situación no fue capaz de responderle.

Cuando Ana entró a cirugía, un hombre corrió al hospital diciendo que habían matado a un policía en el estacionamiento; Carter encontró el baúl abierto y supo que Underwood había escapado. A la mañana siguiente, Carter llamó a la oficina de Daniel Sousa para informarle de los acontecimientos recientes y para su sorpresa, Vernon Masters contestó el teléfono, notando así que este había tomado el control de la oficina de la SSR de Los Ángeles. Carter caminó silenciosamente hacia Jarvis, quien aún estaba en estado de shock y gentilmente sostuvo su mano tratando de consolarlo.[20]

Detención de Agnes Cully

Será añadido

Una razón para quedarse

Será añadido

S.H.I.E.L.D.

El Zodiaco

Margaret Carter finalmente se mudó a Brooklyn, Nueva York, y continuó trabajando con la Reserva Científica Estratégica. Carter siempre estaba trabajando en una oficina dirigida por John Flynn, quien sólo le daba órdenes y la usaba para descifrar códigos, creyendo que como mujer, era incapaz de ser tener misiones en terreno.

Después de tres meses trabajado allí, una noche en que que todos sus colegas agentes salieron a beber y la dejaron sola en la oficina, Carter atendió una llamada que le informaba la ubicación del Zodíaco y solicitaba que 3 o 5 agentes se encargaran de recuperaran la sustancia altamente peligrosa. Carter, al estar sola en la oficina, decidió ir ella misma a buscar el objeto, llevando consigo un maletín lleno artefactos de espía.

El almacén estaba vigilado por dos guardias que le dijeron que no podía entrar. Carter se deshizo de ellos rápidamente y lanzó uno por la ventana. El tercer guardia logró conseguir un arma, pero Carter rápidamente lo tomó como rehén y lo hizo gritar pidiendo ayuda.

Cuando llegaron otros dos guardias, Carter les tendió una emboscada y los eliminó a ambos con un fierro. Usando su arma, forzó al último guardia a retirarse y encerrarse en la habitación donde estaba almacenado el Zodíaco, creyendo que estaba a salvo. Carter continuó avanzando y disparó varios agujeros en la puerta, formando un agujero grande, por el cual lanzó una bomba de humo para que el guardia en su interior se desmayara. Usando una máscara antigás, entró en la habitación llena de gas y rápidamente encontró el frasco marcado con un extraño símbolo.

Sin embargo, Carter fue atacada por un enorme guardia con una máscara de gas. Durante la pelea, el guardia logró quitarle la máscara, lo que la hizo debilitarse. El guardia logró derribarla y la estranguló. A punto de desmayarse, Carter logró sacar un cuchillo de su maletín y lo apuñaló en la pierna. Después de dejar inconsciente al último guardia, Carter recuperó el Zodiaco y lo trajo de vuelta a la oficina de la Reserva Científica Estratégica en Nueva York.

Al día siguiente en la oficina, Flynn se enfureció con Carter por haber hecho una misión sin su autorización y le dijo que la única razón por la cual seguía siendo una agente, era que sentía lástima por ella al haber perdido a Steven Rogers. En medio de la discusión, el teléfono de la oficina sonó y Howard Stark le ordenó a Flynn informar a Carter que a partir de ese momento, ella se encargaría de dirigir S.H.I.E.L.D. Stark también le ordenó a Flynn mencionar "que para usted es un honor darle la noticia". Al recibir la noticia, Carter tomó de su escritorio una fotografía de Rogers y su maletín, caminó hacia una escalera y salió de la oficina mientras todos la obserbavan.[21]

Vida posterior

"¿Qué tienes?"
"Desde que tengo memoria, siempre quise hacer lo correcto. Y la verdad es que ya no sé que significa. Y creí que sería simple retomar todo, seguir órdenes, servir. Pero no es igual."
"Eres tan dramático. Steve, salvaste al mundo. Nosotros hicimos lo contrario."
"No es cierto. Tú ayudaste a fundar S.H.I.E.L.D. y en parte por eso estoy aquí."
―Margaret Carter y Steven Rogers[fnt.]

Margaret Carter continuó trabajando para la Reserva Científica Estratégica hasta 1949. Después de eso, ella se convirtió en una agente de tiempo completo en S.H.I.E.L.D., trabajando junto a Howard Stark. En algún momento después de la guerra conoció y se casó con un hombre que Steven Rogers había salvado durante el curso de la guerra. Juntos tuvieron un hijo y una hija.

En 1953, Margaret Carter fue entrevistada para hablar sobre Steven Rogers y su participación en la guerra. Este material fue expuesto en la exhibición del Capitán América en el Instituto Smithsoniano.[22] Años después, su sobrina Sharon Carter creció teniendo un interés por S.H.I.E.L.D., y Carter la apoyó firmemente para que se convirtiera en una agente.

Trabajando con Henry Pym

"A veces no sabes como son las cosas hasta que estás en el momento... así que tienes que improvisar."
―Margaret Carter a Henry Pym[fnt.]

En 1987, Carter continuaba trabajando como agente de S.H.I.E.L.D. — Ella conoció al Doctor Henry Pym, un joven científico que inventó partículas y un traje que podía recudir a un ser humano al tamaño de una hormiga, pero manteniendo su fuerza. Cuando un grupo de radicales en la Berlín Oriental controlada por los Soviéticos descubrió una pieza de tecnología HYDRA, Howard Stark quería enviar a un agente para Alemania y evitar que ellos hicieran ingeniería inversa en ella.

Sin embargo, Pym no estaba dispuesto a darle su traje a cualquier persona, por lo que Carter lo convenció de que fuera a Berlín personalmente. Para ver si el traje funcionaba, ella le disparó un par de balas a Pym, haciendo que él redujera su tamaño en un abrir y cerrar de ojos, demostrando que estaba listo para la misión. Él se fue a Berlín ese mismo día.[23]

Cuando Pym regresó de su misión en Berlín, él le informó a Carter y Stark acerca de lo que había sucedido allí. Stark intentó prohibirle a Pym que hiciera misiones adicionales, pero Pym declaró que la única forma en la que organización usara sus Partículas Pym era si él usaba el traje. Pym luego dio a entender que estaba dispuesto a ayudar en cualquier misión futura disponible para él.[24]

Retiro de Henry Pym

Será añadido

Retiro

Será añadido

Muerte y funeral

Será añadido

Línea de tiempo alternativa

Robo de la Gema del Espacio

Será añadido

Vida y Matrimonio con Steven Rogers

Será añadido

Relaciones

Familia

Aliados

Enemigos

Apariciones

Apariciones de Margaret Carter

En orden cronológico:

Detrás de escenas

Trivia

Referencias

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.