FANDOM


La Mansión de Anthony Stark, también conocida como la Mansión Stark era la residencia privada del filántropo multimillonario Anthony Stark, ubicada en un acantilado junto al mar en las costas de Malibú. La casa estaba altamente integrada con tecnología avanzada y Stark la acondicionó para ser monitoreada y dirigida por su asistente personal de inteligencia artificial, J.A.R.V.I.S. La Mansión fue destruida en diciembre de 2012 por Eric Savin bajo las órdenes de Aldrich Killian, después de que Stark amenazara públicamente al Mandarín en una entrevista de prensa.

Historia

Diseño

Anthony Stark construyó su mansión de manera personalizada en la ciudad de Malibú, California y al mismo tiempo creó un sistema de inteligencia artificial que dirigiera el lugar y lo monitoreara, al que llamó J.A.R.V.I.S., en honor a su fallecido mayordomo de la infancia, Edwin Jarvis.[1]

Premios Apogeo

A inicios del año 2009, despúes de haber ganado el Premio Apogeo, Anthony Stark conoció a una periodista de la revista Vanity Fair, Christine Everhart en la salida del Caesars Palace de Las Vegas. Mientras coqueteaba con ella evadiendo sus incómodas preguntas, terminaron pasando la noche juntos en Malibú. A la mañana siguiente Stark dejó a Everhart en manos de su asistente, Virginia Potts mientras él se encontraba reparando un auto en su garaje. Después de que Everhart se fuera del lugar, Virginia recordó a Anthony su viaje a Afganistán.[1]

Desarrollando el Traje Iron Man

Después de escapar de su secuestro, Stark se alejó de la mirada pública, pasando casi todos los días en el sótano de la mansión mientras trabajaba en el diseño de su segunda armadura, ajustando su tamaño y añadiéndole la capacida de volar fluidamente. Al mismo tiempo le pidió ayuda a Potts para que reemplazar su antiguo reactor arc por uno nuevo.

Stark probó la armadura sobrevolando la ciudad de Malibú, llegando a una altura donde el traje se congeló y se apagó. Después de un aterrizaje forzoso, Stark se detuvo en el techo de la mansión, donde debido al peso de la armadura cayó de largo atravesando todos los niveles de la casa hasta llegar al sótano.

Con el tiempo Stark descubrió que su amigo, Obadiah Stane durante mucho tiempo estuvo suministrando armas fabricadas en Industrias Stark a un grupo terrorista llamado los Diez Anillos.

Después de ver las noticias acerca de los ataques a Gulmira, Stark se armó con su armadura y viajó a Afganistán. Con ayuda de Virginia Potts, Stark encontró todos los registros de envíos no autorizados de armas para los Diez Anillos y mientras estaba en Afganistán, él mismo destruyó todo tipo de armamento militar.

Stane se enteró de que Potts descubrió su trato con los Diez Anillos para asesinar a Stark y ya que en poco tiempo, el agente Phillip Coulson de S.H.I.E.L.D. sabría sus verdaderas intenciones y lo arrestaría, Stane se vio obligado a visitar la mansión, donde paralizó a Stark, le robó el reactor arc del pecho y se marchó con la intención de dejarlo morir. Con el Reactor Arc en su poder, Stane activó su nueva armadura y Stark, quien se encontraba moribundo en la sala de estar de la mansión, fue capaz de llegar al sótano e instalar en su pecho el antiguo reactor arc que construyó en Afganistán, que se encontraba en un contenedor que le obsequió Potts, así salvándose. Con el mismo reactor pudo activar su armadura y salió casa rumbo a la sede de Industrias Stark para confrontar a Stane.

Después de derrotar a Stane y hacer pública su identidad como Iron Man, Stark regresó a casa durante la noche para encontrarse con un individuo que burló la seguridad de J.A.R.V.I.S., quien se identificó como Nicholas Fury, director de S.H.I.E.L.D. Advirtiéndole que no era el único "superhéroe" del mundo, Nicholas le propuso hablar de la Iniciativa Vengadores.[1]

Envenenamiento por Paladio

Anthony Stark regresó a la mansión después de su aparición ante el Comité de Fuerzas Armadas del Senado de los Estados Unidos, donde fue recibido por J.A.R.V.I.S. después de la exitosa apertura de la Stark Expo 2010 en la Ciudad de Nueva York.

Mientras Stark no estaba en casa, J.A.R.V.I.S. calculó la cantidad de líquido que Stark debía beber para ralentizar los síntomas del envenenamiento por paladio que estaba sufriendo debido al mismo reactor arc que portaba en el pecho, ya que éste debido a sus componentes envenenaba la sangre de Stark lentamente hasta el punto de poder matarlo. Simultáneamente J.A.R.V.I.S. hacía simulaciones con diferentes elementos químicos, a fin de reemplazar el núcleo del reactor de paladio, el cual se fundía continuamente debido al extenso uso de la armadura Iron Man. Ninguna simulación tuvo resultados óptimos.

Un día Virginia Potts entró al sótano de Stark para confrontarlo debido a que éste donó su colección de arte moderno, colección que Potts también consideraba propia debido a todo el tiempo que llevaba cuidándola.

Tras una breve discusión acerca de temas que Stark evadió completamente, él terminó nombrando a Potts Directora General de Industrias Stark.[2]

Conociendo a Natalie Rushman

Mientras Anthony Stark estaba en el gimnasio con Harold Hogan, apareció una secretaria y pidió a Stark su firma para hacer legal el traspaso de poder a Virginia Potts como Directora General de Industrias Stark. La asistente impresionó a Stark tanto por su belleza física como por sus antecedentes y quizo contratarla como nueva asistente a pesar de que Virginia le mencionó que habían mejores aspirantes.

Sin que Stark lo supiera, Rushman era realmente una agente encubierta de S.H.I.E.L.D. llamada Natalia Romanoff, quien fue enviada por Nicholas Fury para infiltrarse en Industrias Stark con el fin de acercarse a Stark y averiguar la razón de su enfermedad.

A pesar de que Potts no estaba de acuerdo en contratarla como asistente, Stark lo hizo y Natalie viajó con ellos a Mónaco.[2]

Fiesta de cumpleaños

Tras el reciente incidente en Mónaco, con el ataque de Ivan Vanko se reveló que el Reactor Arc no era un artefacto en exclusiva posesión de Anthony Stark y tanto Potts como Rushman debieron hacer frente a la prensa, accionistas y autoridades.

James Rhodes llegó a la mansión exigiendo hablar con Stark, quien se encontraba estudiando a Ivan y Anton Vanko, así descubrió su deportación durante la Guerra Fría y sus crímenes posteriores en Rusia. Rhodes discutió con Stark, ya que él como Coronel de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos pudo haber evitado lo ocurrido en Mónaco.

Tras la conversación, Stark terminó revelándole a Rhodes la enfermedad que lo acechaba y por tanto, revelando el motivo de sus imprudentes actos durante el último tiempo, acto seguido Rhodes demostró preocupación por su amigo y le demostró su apoyo.

Stark ofreció su última fiesta de cumpleaños, ya que según el avance del envenenamiento su tiempo de vida se redujo sólo a un par de días. Mientras coqueteaba con Rushman, Stark se embriagó en la fiesta utilizando la armadura de Iron Man para llamar la atención del público.

Rhodes, quien ya había garantizado a sus superiores que Iron Man volvería a sus funciones dentro de las próximas horas, se enfureció al descubrir que Stark se comportaba de manera irresponsable y arriesgaba la vida de los civiles lanzando disparos al aire con la armadura mientras estaba embriagado. Rhodes, decidido tomó una de las armaduras de Iron Man y desafió a Stark en frente de todos.

Rushman informó a Fury del desastre que Stark ocasionó en la fiesta, quien decidió hacerse cargo personalmente del asunto.

Stark no logró impedir que Rhodes llevara la armadura que tomó a la Base de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos con sus superiores.[2]

Legado de Howard Stark

Después de que Fury encontrara a Stark en una tienda de donas, él le reveló que tenía conocimiento acerca del envenenamineto por paladio y además reveló la identidad de Rushman como una agente de S.H.I.E.L.D. También aseguró a Stark que aún habían posibilidades de salvarlo y que podía contar con su apoyo.

Fury también reveló a Stark que conoció a su padre, Howard Stark, quien fue uno de los fundadores de S.H.I.E.L.D. y que el Reactor Arc era sólo una pequeña parte de un gran proyecto, además mencionó que Howard Stark tuvo la convicción de que su hijo sería el único con la capacidad y los recursos para completar el proyecto.

Dado que la relación de Stark con su padre siempre fue distante, para Anthony fue difícil aceptar lo que Fury le dijo. Fury le entregó a Stark un contenedor con las pertenecias de Howard mientras Natalia Romanoff y Phillip Coulson lo ayudaban y se aseguraban de que no saliera de la mansión.

Stark revisó el contenedor y encontró los planos originales del Reactor Arc, recortes de periódicos, una libreta y unos rollos de películas. En uno de los cortometrajes había un mensaje de Howard diciendo que en una maqueta de la Stark Expo se encontraba la llave del futuro, en el mismo cortometraje Howard comentó que la tecnología de esa época le impidió ampliar su investigación y que a pesar de todos sus descubrimientos, su propio hijo siempre sería su mayor creación.[2]

Creando un nuevo elemento

Stark, después de una breve visita a Potts en la sede de Industrias Stark, volvió con sus pertenencias y con la maqueta de la Stark Expo a la mansión. Mientras estudiaba la maqueta descubrió que su estructura era similar a la del átomo, así pudo "redescubrir" el nuevo elemento que su padre había descubierto años atrás, J.A.R.V.I.S. informó que teóricamente hablando, el nuevo elemento era capaz de sustituir al paladio pero su materialización era imposible.

Stark no se resignó y a fín de materializarlo contruyó un acelerador de partículas en el sótano de la mansión. Mientras trabajaba en ello, el agente Coulson bajó a despedirse ya que había sido reasignado en Nuevo México.

Accionando el acelerador de partículas, Stark logró crear el nuevo elemento y antes de que J.A.R.V.I.S. iniciara los diagnósticos, recibió una llamada de Ivan Vanko amenazándolo con destruirlo debido a lo que Howard le hizo a su familia.

Al concluir que la Stark Expo sería el escenario de Vanko, Stark se equipó con su nuevo Reactor Arc y una nueva armadura, la cual funcionaría con energía autosustentable. [2]

Probando la armadura Mark XLII

Anthony Stark se implantó en los brazos una serie de micro-repetidores, los cuales servirían para atraer las piezas de la nueva armadura mediante determinados gestos y movimientos. A pesar de que J.A.R.V.I.S. le solicitó un par de horas para recalibrar las piezas del traje y le recordó que llevaba tres días despierto, fue ignorado. Stark realizó la primera prueba de la armadura y se la presentó a las demás aramaduras como su nuevo hermano.

El ensayo al principio se veía prometedor, hasta que las piezas comenzaron a volar demasiado rápido por todo el sótano de la mansión, casi tirando a Stark cuando estaba desprevenido, la máscara de la armadura fue un desafío, ya que Stark debió interceptarla en el aire mientras ésta se dirigía volteada hacia él. Cuando la armadura pareció estar completamente añadida al cuerpo de Stark y comenzaba a activarse, una faltante lo interceptó por la espalda, derribándolo y desmantelando todo el traje.

Para descasar luego de tres días despierto, Stark fue a ver televisión, donde vió una transmisión del Mandarín, responsabilizándose por un ataque terrorista a una iglesia en Kuwait y además amenazó al presidente Matthew Ellis con atacarlo cuando menos lo espere.[3]

Reuniéndose con Aldrich Killian

Stark llamó a su amigo y exguardaespaldas Harold Hogan, quien ahora trabajaba como jefe de seguridad de Industrias Stark, tras una breve conversación donde Anthony se mofó de él, Hogan informó a Stark de la reunión de Virginia Potts con Aldrich Killian, describiéndolo como un científico rico y guapo. Habiendo manipulado las credenciales que portaban, Hogan recordó que se conocieron durante una conferencia en Suiza en el año 1999, esto hizo que Stark verificara la información personalmente.

Hogan mencionó la rareza de lo que veía en la oficina de Potts, ya que Killian se encontraba exponiendo una transmisión en vivo de su sistema nervioso y le aconsejó a Stark cuidar a Potts ya que ella era lo mejor que le había pasado en la vida. El guardaespaldas que acompañaba al científico, Eric Savin resultó ser sospechoso para Hogan, quien le señaló que debía portar una credencial. Harold señaló además que extrañaba como estaban las cosas antes de que Stark se involucrara con los Vengadores.[3]

Investigando los ataques del Mandarín

Stark comenzó a investigar al Mandarín después de la explosión donde casi murió Hogan. J.A.R.V.I.S. recopiló datos de S.H.I.E.L.D., el FBI y la CIA para que Stark investigara el ataque y además al responsable.

Stark reconstruyó mediante un holograma el escenario de la explosión y J.A.R.V.I.S. le mencionó que la explosión alcanzó los tres mil grados celsius y vaporizó instantáneamente a quienes se encontraban cerca, no encontró restos del artefacto explosivo. Tras analizar varias veces la proyección, Stark notó que Hogan señalaba un objeto en el piso, el cual resultó ser una credencial militar a nombre de Jack Taggart, lo que extrañó a Stark fue que según la base de datos no hubieron víctimas militares. Luego comparó diferentes eventos termogénicos y así descartó lugares que habían sido atacados por el Mandarín y otros lugares donde la firma de calor era inferior a la del atentado en el teatro. Sólo una firma de calor coincidió con lo que Stark buscaba, el uso de una extraña bomba en Rose Hill, Tennessee donde un hombre llamado Chad Davis se suicidó sin dejar rastros. J.A.R.V.I.S. creó un plan de vuelo hacia el lugar y acto seguido, alguien llamó a la puerta de la mansión.[3]

Ataque y destrucción

Maya Hansen viajó hasta la mansión en Malibú para advertir a Stark el riesgo que significaría el haber amenazado al Mandarín públicamente. Stark estaba sorprendido, debido a que se suponía que la mansión estaba cerrada pero Hansen ingresó sin problemas, para controlar la situación la recibió utiizando la armadura más moderna que tenía en ese entonces.

Stark fingió no conocer a Hansen preguntándole irónicamente si era el Mandarín. Ella le propuso conversar en otro lugar ya que ahí se encontraban en riesgo, pero él la rechazó debido a que malinterpretó su invitación pensando que lo estaba invitando a salir, justificando que ahora tenía una relación seria.

Potts arrojó su equipaje desde el segundo piso de la mansión con intenciones de salir de la ciudad debido a que la casa ya no era segura. Stark le presentó a Hansen demostrando que sí la recordaba y antes de que Potts bajara le preguntó disimuladamente si de su breve relación había nacido un hijo a lo que ella le asintió pero rápidamente lo descartó como broma y le recalcó que debían huir urgentemente.

Hansen deseaba salvar a Stark de un ataque inminente antes de que fuera demasiado tarde. Los tres comenzaron a hablar del pasado de Stark y Potts le reindicó a Stark sus intenciones de que abandonaran la ciudad, debido a que él no quería hacerlo comenzaron a discutir.

En un televisor de la sala de estar, Hansen obserbava distintos helicópteros de prensa, lo cuales transmitían en vivo los alrededores de la mansión, en ese momento ella alertó a Stark y Potts que un misil se acercaba. Debido a que Stark estaba sin la armadura no tuvo tiempo de reaccionar y el primer misil, lanzado por uno de los tres helicópteros comandados por Savin derribó gran parte la sala principal de la mansión.

Tras el impacto Stark dirigió la armadura para que se adheriera a Potts a fin de protegerla, ella salvó a Stark de un trozo de cemento que cayó del techo, él le contestó que estaban a mano por salvarle la vida y admitió que haber huído era lo que debió hacer. Mientras los helicópteros destruían la mansión, Stark ordenó a Potts que se fuera del lugar junto a Hansen mientras él trataría de salir por otro camino. Potts y Hansen lograron salir antes de que la entrada fuera derribada y J.A.R.V.I.S. notificó a Stark que ambas estaban fuera de peligro por lo que recuperó la armadura para hacer frente a los atacantes. Debido a queel traje era un prototipo y no estaba terminado, Stark no pudo volar ni utilizar el armamento adicional de ésta. Mediante su ingenio lanzó un piano al primer helicóptero y éste cayó al mar, al segundo le lanzó manualmente un pequeño misil y lo detonó con un propulsor, a diferencia del otro, éste helicóptero se estrelló contra la mansión y Stark cayó al garaje, el cual ya se encontraba descubierto debido a los derrumbes. Allí Stark, ente los escombros pudo ver al tercer helicóptero destruir las primeras siete armaduras de Iron Man que se encontraban en exhibición, además de ver su colección de automóviles y sus robots Dum-E y U desplomarse hacia el océano. Los escombros hicieron que Stark cayera al mar, Savin lo dió por muerto y abandonó el lugar en su helicóptero. Bajo el agua Stark casi se ahogó debido a que el traje comenzó a inundarse, acto seguido se desmayó y J.A.R.V.I.S. vació el agua del traje, restauró la potencia de vuelo y pilotó la armadura hasta Rose Hill.

Después del ataque, Stark fue dado por muerto.[3]

Posterior a la destrucción

Tras la destrucción, al promontorio donde estaba la mansión llegó la policía, los bomberos y la prensa, los cuales pretendían cubrir noticias acerca del ataque, especulando que Stark murió ahogado en el océano.

Potts, devastada por perder a Stark encontró uno de los cascos de las armaduras y oyó una grabación donde Stark le aseguró que sobrevivió y pidió disculpas por ponerla en peligro.

Potts se fue de Malibú junto a la Dra. Hansen, durante el camino Hansen reveló que no era sólo una científica botánica, sino que era una genetista, la cual sospechaba que su jefe trabajaba con el Mandarín, Potts se sorprendió cuando supo que Hansen se refería a Killian.

Al dia siguiente grúas llegaron al lugar del ataque y comenzaron a retirar los escombros. J.A.R.V.I.S. le informó a Stark acerca de esto mientras viajaba de Miami a Pensacola. Durante la Batalla en el Norco, Stark ordenó a J.A.R.V.I.S. abrir un compartimiento escondido en el sótano para desplegar la Legión de Hierro a fin de ayudarlo a rescatar a Potts y al Presidente Ellis.[3]

Volviendo a casa

Después de que el Dr. Wu lo operara exitosamente, Stark volvió a Malibú por última vez para contemplar el lugar donde estaba su casa y como símbolo de su pasado lanzó su Reactor Arc al océano. Mientras estaba allí recuperó un destornillador de su propiedad y las piezas dañadas de Dum-E para reconstruirlo en la nueva Torre de los Vengadores ubicada en Nueva York.[3]

Trivia

  • La Mansión no existe en realidad, sus exteriores se crearon digitalmente y cada habitación es un set de grabación. De existir, su ubicación sería el Point Dume en Malibú, California.

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 Iron Man
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Iron Man 2
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 Iron Man 3

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.