FANDOM


"No era necesario que vinieras, Asgardiano, tarde o temprano la muerte llegará a tí."
"¡Sí, pero tú no lo harás!"
"Tu universo jamás debió existir. ¡Tu mundo y tu familia terminarán extintos!"
―Malekith y Thor[fnt.]

Malekith (Mälekith en Shiväisith) fue el malvado líder de los Elfos Oscuros. Habiendo nacido en un mundo completamente oscuro, Malekith guió a su pueblo en una guerra contra los Asgardianos, utilizando una antigua fuerza de destrucción conocida como el Éter. A pesar de esto, Malekith fue despojado del Éter durante su última batalla contra Bor, el Rey de Asgard, por lo que se le creyó muerto. En 2013, Malekith despertó tras pasar miles de años hibernando, e intentó recuperar el Éter para sumergir al universo entero en un estado de oscuridad. Sin embargo, antes de que su plan funcionara, Malekith y su ejército fueron derrotados por Thor, el nieto de Bor, en la Batalla de Greenwich, la cual culminó en la muerte de Malekith.

Biografía

Primer conflicto contra los Elfos Oscuros

Utilizando el Éter

"Mucho antes de que naciera la luz, solo había oscuridad, y de esa oscuridad surgieron los Elfos Oscuros. Hace miles de años, el más cruel de su raza, Malekith, buscó transformar a nuestro universo de nuevo en una noche eterna. Este acto de maldad era posible con el poder del Éter, una antigua fuerza de destrucción infinita."
Odín[fnt.]

Habiendo nacido en Svartalfheim, Malekith se convirtió el el líder de los Elfos Oscuros y llegó a ser conocido por su enorme crueldad y malevolencia. Aunque todos sus soldados le demostraban una feroz lealtad y lo adoraban como si fuese una divinidad, el deseo de Malekith por sumir al universo en un estado de oscuridad lo llevó a entrar en conflictos con los Asgardianos y el Rey Bor, quien había jurado proteger la paz a lo largo de los Nueve Mundos de cualquier amenaza, incluidos los Elfos Oscuros.

Al iniciar sus planes, Malekith se hizo con la Gema de la Realidad y utilizó sus poderes para forjar el Éter, una sustancia fluida de color carmesí que tenía la capacidad de transformar todo a su paso en materia oscura, el arma ideal para llevar a cabo sus intenciones.[1]

Primera batalla de Svartalfheim

"Gracias a sus muertes sobreviviremos."
―Malekith a Algrim[fnt.]

Hace miles de años, Malekith esperó el inicio de la Convergencia y reunió a todo su ejército en un intento de aprovechar el poder del Éter para sumir a los Nueve Mundos en la oscuridad. Asumiendo que todo saldría bien y que los Elfos Oscuros dominarían el universo, Malekith puso en marcha sus planes y liberó al Éter.

Durante el evento, Malekith fue interrumpido por la repentina llegada de los Einherjar, el ejército de Asgard, que llegaron a Svartalfheim con la intención de detenerlos, lo que condujo el acontecimiento a una gran batalla. Mientras contemplaba junto a Algrim la batalla desde un monte, Malekith le ordenó a sus soldados accionar sus Piedras Kurse, ganando así ventaja para que él pudiera absorber el Éter en su propio cuerpo.

Segundos antes de que Malekith pudiera fusionarse con el Éter, más fuerzas Asgardianas lideradas por el Rey Bor llegaron al planeta y abrieron el Puente Bifrost para robar el Éter, llevándose la escultura que almacenaba la reliquia a una ubicación desconocida. En respuesta a su derrota, Malekith hizo que todas las naves en las que los demás Elfos Oscuros viajaban se estrellaran en el campo de batalla, creyendo que así destruiría para siempre a los Einherjar. Mientras su gente moría, Malekith le dijo a Algrim que este no sería el fin de sus planes y abandonaron Svartalfheim para esperar nuevamente la llegada de la Convergencia.[1]

Vengándose de Asgard

El despertar del Éter

"Mira mi legado, Algrim. Recuerdo vagamente cómo era todo antes de la luz."
"Nuestra supervivencia será tu legado."
"Los Asgardianos sufrirán lo que nosotros sufrimos. Recuperaré el Éter. Restauraré nuestro mundo. Y daré fin a este maldito universo."
―Malekith y Algrim[fnt.]

Miles de años después de la Primera batalla de Svartalfheim, el Rey Bor ya había muerto y Asgard junto con los Nueve Mundos estaban bajo la protección de su hijo, Odín; sin embargo, Malekith se había mantenido en un estado de hibernación profunda, esperando la oportunidad para contraatacar y seguir con sus planes. En 2013, Malekith se despertó inesperadamente y al recuperar su conciencia, comenzó a buscar el motivo de su despertar.

Al explorar su nave y reunirse con sus demás subordinados, Malekith y los Elfos Oscuros se enteraron que el Éter había sido descubierto y absorbido accidentalmente por una mujer humana llamada Jane Foster, deduciendo así que la Convergencia estaba a punto de producirse nuevamente. La reactividad causada por el Éter le permitió a Malekith rastrear su ubicación, al mismo tiempo que el Elfo Oscuro alistaba a su ejército para reanudar su guerra contra Asgard y finalmente recuperar su arma más poderosa.

En primera instancia, Malekith viajó a su mundo natal de Svartalfheim, el cual estaba en ruinas a causa de la devastadora batalla pasada. Tomando un puñado de tierra mezclado con cenizas, Malekith se entristeció comentando cómo estaba el lugar que debería ser su legado, por lo que Algrim se acercó a él y trató de consolarlo recordándole que su verdadero legado sería haberlos salvado de la extinción. Enfurecido, Malekith juró que vengaría a los Elfos Oscuros fallecidos, que Asgard sufriría tanto como ellos lo habían hecho y que finalmente pondría fin al universo como se conocía.

Durante la constante búsqueda del Éter, Malekith descubrió que la reliquia se encontraba en Asgard, dado que Foster, la actual portadora, había sido llevada allí para ser tratada. En conocimiento de que los Asgardianos protegerían a Foster a toda costa, Malekith planeó un ataque sorpresa para poder capturar a Foster sin ser descubierto. Como parte de su plan, Malekith hizo que Algrim, su teniente, se hiciera pasar por un Merodeador y fuera capturado por Volstagg y Fandral, quienes lo escoltarían a las Mazmorras de Asgard. Antes de su partida, Malekith apuñaló a Algrim en el estómago y le introdujo en la herida una Piedra Kurse, la cual le daría la fuerza suficiente para mantener concentradas a los Einherjar mientras él y sus aliados se infiltraban en el Palacio de Asgard.[1]

Saqueo de Asgard

"Detén esto, criatura. Y tal vez aún sobrevivas."
"He sobrevivido a más, mujer."
"¿Quién eres?"
"Soy Malekith. Y obtendré lo que es mío."
Frigga y Malekith[fnt.]

Malekith envió sus gigantescas naves a invadir Asgard y atacar el Palacio de Asgard, al mismo tiempo que su aliado Algrim causó un motín en las mazmorras. Mientras, Thor, Odín, los Tres Guerreros y los soldados del palacio se ocupaban de controlar la trifulca, Malekith estrelló su nave en el palacio y al descender de esta, se encontró frente al trono de Odín, el cual destruyó con una Granada de agujero negro.

A medida que su ejército proseguía luchando contra los Asgardianos dentro y fuera del palacio, Malekith se dirigió a los aposentos de Frigga, quien estaba protegiendo a Jane Foster. Al encontrarse con Frigga, Malekith se presentó y reclamó el Éter, señalando que dicha reliquia le pertenecía. Al ver a Foster oculta en el fondo de la habitación, Malekith intentó acercarse a ella, solo para ser detenido por Frigga, quien se defendió atacando a Malekith con su espada.

Desprevenido al no saber que Frigga sabía pelear, Malekith sacó una espada también e intentó luchar contra ella, solo para ser desarmado a causa de las hábiles técnicas que su enemiga utilizó. Aún en un combate cuerpo a cuerpo, Malekith fue superado por Frigga hasta el punto en que ella lo arrinconó y lo amenazó con cortarle la garganta. Mientras Frigga sostenía a Malekith, éste se mantuvo calmado, ya que justo después, Algrim entró en la habitación también y desarmó a Frigga levantándola por el cuello.

Con su enemiga aparentemente derrotada, Malekith se acercó con confianza a Foster para quitarle el Éter, solo para descubrir que se trataba de una ilusión mágica creada por Frigga, ya que la verdadera Foster estaba escondida en otra parte de lugar. Sorprendido y molesto por lo que acababa de ver, Malekith llamó a Frigga "bruja" y exigió saber dónde estaba el Éter. Al darse cuenta de que la Reina no cooperaría, Malekith le hizo un gesto a Algrim y le permitió ejecutarla apuñalándola en el corazón.

En ese instante, Thor llegó a la recámara y le lanzó a Malekith con furia un rayo de energía en el rostro, causándole una quemadura permanente que marcó el lado derecho de su cara. Viendo a su maestro herido en el piso, Algrim lo tomó en brazos y saltó por un balcón hacia una nave que pasó a buscarlos, huyendo del lugar antes de que Thor u Odín pudieran hacer algo al respecto.[1]

Segunda batalla de Svartalfheim

"Debemos atacar ahora."
"Asgard ya no importa. El Éter encontró su camino a casa."
Algrim y Malekith[fnt.]

Malekith fue llevado a su nave, donde sus heridas fueron curadas por los demás Elfos Oscuros. Del mismo modo, otros de sus aliados planearon volver a atacar Asgard para recuperar el Éter. Aunque Algrim le sugirió a Malekith iniciar el contraataque, éste último afirmó que Asgard ya no era importante en sus planes, dado que había sentido que Thor y Loki acababan de llevar a Jane Foster a Svartalfheim. Interesado en esta nueva oportunidad, Malekith fijó el rumbo de su nave hacia su mundo natal.

Al descender de su nave, Malekith observó a distancia a Thor y Loki esperándolos en la cima de una montaña, y se sorprendió al ver que Loki traicionó a Thor apuñalándolo en el estómago y empujarlo por un acantilado. Aún sin saber qué pasaba, Malekith observó pacientemente cuando Loki se acercó a Thor, le cortó una de sus manos y capturó a Jane Foster para entregársela como ofrenda. Al entregar a Foster, Loki le propuso a Malekith hacer un trato, el cual constaba únicamente en permitirle ver desde cerca la caída de Asgard.

Considerando la oferta escépticamente, Malekith fue informado por Algrim de que Loki era de fiar, ya que lo había visto previamente encerrado en las Mazmorras de Asgard y su traición hacia el trono tenía sentido. Malekith le creyó a Algrim y se acercó a Thor para burlarse de él, quien yacía en el piso gimiendo de dolor por la pérdida de su mano. Cuando el Elfo Oscuro levantó a Foster y extrajo el Éter de su cuerpo, Thor alertó a Loki y éste reveló que todo se trataba de una ilusión.

Invocando al Mjolnir, Thor intentó destruir el Éter mientras Loki cuidaba a Foster, solo para causar una explosión que no afectó en nada a la antigua fuerza de destrucción. Viendo que todo había sido un engaño, Malekith les reveló a Thor y Loki que el Éter, al ser una Gema del Infinito, no podía ser destruida, y procedió a absorberlo. Dejando a sus subordinados a cargo de los Asgardianos, Malekith abordó su nave y se dirigió a la Tierra, planeta que sería el punto principal de la Convergencia y el escenario perfecto para desarrollar su plan.[1]

Batalla de Greenwich

"La oscuridad regresa, Asgardiano, ¿has venido a presenciar el fin de tu universo?"
"He venido a aceptar tu rendición."
―Malekith y Thor[fnt.]

Al llegar a la Tierra, Malekith y sus fuerzas caminaron sobre el devastado suelo de Londres, donde decenas de civiles inocentes huían por sus vidas, incluidos Darcy Lewis e Ian Boothby. Malekith levantó la vista para presenciar el inicio de la Convergencia, viendo como se abrían varios portales en el cielo que colindaban con el resto de los Nueve Mundos.

Antes de que Malekith comenzara a desatar el poder del Éter, Thor llegó a confrontarlo, demostrando que había sobrevivido a la Segunda batalla de Svartalfheim, aunque Loki aparentemente había muerto junto con Algrim. Gracias a que el Éter aumentó sus poderes y habilidades, Malekith comenzó a luchar contra Thor, absorbiendo sus rayos y desviándolos a otras partes del campo de batalla. La lucha rápidamente comenzó a abarcar varias partes del universo, ya que el lugar donde estaban peleando se encontraba repleto de portales invisibles.

Como la fuerza de los dos se equiparaba, el dúo acabó luchando cuerpo a cuerpo hasta que Thor perdió el Mjolnir al arrojarlo en un portal en Svartalfheim que lo envió a Londres nuevamente. Con Thor ahora indefenso, Malekith logró derribarlo, pero cuando se acercó a él para seguir golpeándolo, los dos cayeron a través de otro portal, el cual los dejó en el aire al lado de un rascacielos. Antes de que Malekith y Thor se estrellaran en el suelo, se toparon con otro portal que los envió a Jotunheim, donde casi fueron asesinados por una bestia helada.

Eventualmente, Malekith y Thor se separaron, ya que Thor apareció lejos de Londres, mientras que Malekith en el mismo lugar donde estaba su nave. Usando su aventajada posición, Malekith comenzó a desatar el Éter sin que nadie lo interrumpiera, absorbiendo la luz que había en los Nueve Mundos y dejándolos en completa oscuridad. A fin de extender su poder, Malekith creó un gigantesco tornado que atravesó los portales que conectaban los demás planetas.

Sumergido en la tormenta de energía que había creado, Malekith se encontró nuevamente con Thor y le preguntó si estaba preparado para ver la destrucción del universo, no obstante, Thor le exigió con gran autoridad entregar su rendición. Cuando Thor le lanzó uno de los postes creados por Erik Selvig, Malekith lo atrapó creyendo que se trataba de una lanza, pero para su horror, el dispositivo se accionó y teletransportó su brazo derecho a otro lugar del universo; y lo mismo pasó con su otro brazo al recibir un poste más. Con gran arrogancia, el Elfo Oscuro rechazó los intentos de Thor por matarlo, recordándole que el Éter era indestructible.

Ante esta afirmación, Thor respondió que si bien no podría eliminar el Éter, podía destruir a Malekith, y al convocar el Mjolnir le clavó el último poste de teletransportación en el pecho, enviándolo a estrellarse contra una nave. Habiendo sido despojado del Éter, Malekith fue enviado a Svartalfheim por Jane Foster, quien activó el poste de su pecho para sacarlo de la Tierra. Debilitado por la batalla, Malekith quedó tendido en el desolado desierto de su mundo natal, y momentos después, Selvig utilizó sus últimos postes para transportar a Svartalfheim la gigantesca nave que se había quedado en Londres. Con desesperación e impotencia, Malekith vio su Arca desplomarse sobre él y murió al ser aplastado.[1]

Relaciones

Familia

  • Esposa †
  • Hijo †

Aliados

Enemigos

Detrás de escenas

  • Mads Mikkelsen originalmente estaba en conversaciones con Marvel Studios para interpretar a Malekith, pero tuvo que abandonar el proyecto debido a que se encontraba trabajando a tiempo completo en la serie Hannibal. Años más tarde, Mikkelsen interpretó a Kaecilius en Doctor Strange.
  • Christopher Eccleston reveló en una entrevista con Graham Norton que no le había gustado interpretar a Malekith debido al exceso de maquillaje que tuvo que utilizar y la eliminación casi por completo de las motivaciones del personaje en la historia, declarando que solo aceptó el trabajo por dinero.
  • Según Alan Taylor y Christopher Eccleston, la mayoría de las escenas que involucraban la historia original de Malekith fueron eliminadas de la película para darle más tiempo en pantalla a Loki.

Trivia

  • En los cómics, Malekith tiene cubierta la cara oscura por el lado izquierdo en lugar de el lado derecho.
  • En el videojuego no canónico Thor: The Dark World - The Official Game, Malekith tenía planeado destruir el universo por medio de un ritual al reunir las armas de Uru, manipulando a Odín y aliándose con Loki, hasta que fue asesinado por Thor.

Referencias

Enlaces externos

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Stream the best stories.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Get Disney+