Levitating Over Land Automobile (L.O.L.A.), mejor conocida como Lola, es un Chevrolet Corvette del año 1962 de color rojo cereza que le pertenecía al agente de S.H.I.E.L.D., Phillip Coulson. Lola lleva una placa de California con el número de licencia 381 PCE y 681 PCE.

Cuando está en modo vuelo, las ruedas se doblan y se abren para revelar un sistema de propulsión capaz de volar, y la insignia del Corvette en la parte trasera del vehículo se voltea para revelar la insignia de S.H.I.E.L.D.

Historia

Tiempo de calidad

Robert Coulson solía pasar tiempo con su hijo Phillip arreglando un Corvette rojo.[1] Con el tiempo, Phillip heredó el automóvil, refiriéndose oficialmente a él como "Levitating Over Land Automobile", pero apodándolo cariñosamente como "Lola".[2]

Auto personal de Phillip Coulson

Phillip Coulson le permitió a Melinda May conducir a Lola durante una misión en Madrid, siempre y cuando ella no lo dijera.[3]

Coulson le mostró la capacidad de vuelo de Lola a Skye cuando fue llamado de regreso al Autobús para ayudar con la identificación de un 0-8-4.[4]

Mientras estaba en el Sandbox, el agente Felix Blake tocó a Lola mientras abandonaba el Autobús después de que él y Coulson mantuvieron una conversación sobre los protocolos de S.H.I.E.L.D. y el equipo de Coulson.[5]

Mientras estaba en México investigando sobre el pasado de Skye, May decidió contarle a Coulson de su relación sexual con Grant Ward, permaneciendo sentados en Lola. Después de descubrir al ex agente de S.H.I.E.L.D., Richard Lumley, Coulson lo persiguió con Lola. Luego de que Lumley comenzara a escalar, Coulson activó el modo de vuelo de Lola y le dijo que estaba con S.H.I.E.L.D.[6]

Durante la Sublevación de HYDRA, en la que Grant Ward y Michael Peterson tomaron el control del Autobús cuando Skye estaba cautiva, Coulson se coló en silencio, abrió la puerta de carga y la rescató a medida que Peterson los perseguía. Entonces, ellos se subieron en Lola, con Peterson y Ward disparándoles, llevándolos a usar las ametralladores de Lola para distraerlos mientras abrían la bahía de carga del avión en pleno vuelo. Skye casi se cayó después de no seguir la orden de Coulson de abrocharse el cinturón de seguridad, pero fue salvada cuando activaron el modo de vuelo de Lola y aterrizaron con seguridad en la calle.[7]

Amadeus Hunter le preguntó a Skye si alguna vez saltó de un avión durante su misión a Marruecos, a lo que ella le contó sobre su experiencia con Coulson saltando en Lola.[8]

Usando a Lola como señuelo

Aunque estaba impresionado con el trabajo que Alphonso Mackenzie había hecho en una limusina de 1962, Coulson le negó reparar a Lola.[9]

Mackenzie le dijo a Leopold Fitz que esperaba reparar a la verdadera Lola mientras conducía una versión de juguete manejado a control remoto a través de los pasillos del Campo de Juegos. Fitz levantó el juguete y preguntó si podía volar, a lo él lo negó.[10]

Phillip Coulson elogió la versión en miniatura de Lola que Alphonso Mackenzie le había regalado cuando Mackenzie le preguntó si podía trabajar en la versión real. Coulson preguntó si la miniatura podía volar y Mackenzie respondió que no. Sin embargo, Mackenzie había integrado en la versión miniatura una cámara con el fin de encontrar la ubicación de la Caja de herramientas.[11]

De pie junto a Lola en el Autobús, Melinda May y Alphonso Mackenzie discutieron la desaparición de Mackenzie y el paradero de Amadeus Hunter.[1]

Mientras Alphonso Mackenzie miraba abajo el capó de Lola, Phillip Coulson lo confrontó por su lealtad hacia S.H.I.E.L.D.; Coulson dijo que sabía todo sobre el vehículo y que estaba sorprendido de como la réplica de juguete que le regaló era tan exacta, a excepción de una pieza del equipo que Coulson sabía que era una cámara.[12]

Nueva conductora

Skye condujo a Lola para visitar a su padre, quien recientemente había sido sometido al Protocolo T.A.H.I.T.I. para borrar sus recuerdos después de ayudar a S.H.I.E.L.D. contra los Inhumanos.[13]

De vuelta en uso

Coulson condujo a Lola con Alphonso Mackenzie a la cárcel para interrogar al preso Elias Morrow. Couslon regresó sin respuestas, pero Mackenzie vio a Roberto Reyes dentro de un auto; acto seguido, Reyes procedió a escapar de ellos. Durante la persecución a Reyes, Mackenzie mencionó que Coulson tuvo que haberle permitido arreglar la funcionalidad de vuelo de Lola, pero Coulson dijo que no sería un problema, ya que Reyes chocó su automóvil contra un Quinjet.[14]

En la rampa del Zephyr One, el SDV de Melinda May estaba sentada dentro de Lola. Allí, Daisy Johnson la acompañó y las dos hablaron sobre Coulson.[3]

Nuevo modelo

Cuando S.H.I.E.L.D. fue reorganizada bajo el mando del Director Alphonso Mackenzie, este último se encargó de modificar a Lola para el SDV Chronicom de Phillip Coulson. Al recibir las llaves del vehículo y salir de la Sede central de S.H.I.E.L.D. en Washington, D.C., Coulson abordó a Lola y activó el modo de vuelo, cambiando los colores rojos del mismo por uno oscuro, mientras el diseño también era modificado. A Coulson le agradó el nuevo estilo de Lola y se fue volando hacia una nueva misión.[15]

Capacidades

Lola es un auto de S.H.I.E.L.D. completamente restaurado y coleccionable. Se trata de un Chevrolet Corvett de 1962 con modificaciones basadas en diseños y tecnología desarrollada por Howard Stark.[16] Lola es capaz de volar (VTOL) y está equipado con lanzallamas, ametralladoras y el primer sistema GPS del mundo.[4] Coulson tiene un apego emocional con Lola, negándole a cualquier agente de nivel inferior tocarla.[17]

Apariciones

Apariciones de Lola

En orden cronológico:

En una línea de tiempo alternativo:

Referencias

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.