FANDOM


Para otros usos de este término, véase Loki (desambiguación)
"Yo, Loki, Príncipe de Asgard, hijo de Odín, legítimo Rey de Jotunheim, Dios de las Mentiras, te ofrezco solemnemente mi eterna lealtad."
―Loki a Thanos[fnt.]

Loki Laufeyson fue el hijo de Laufey, pero fue abandonado por este después de su nacimiento. Tras ser encontrado por el Rey de Asgard, Odín, Loki fue criado por la Familia Real Asgardiana junto con Thor. Él se ganó una reputación como el Dios de las Mentiras y organizó un plan para hacer que Odín destierre a Thor, convirtiéndose en el sucesor del trono de Asgard, mientras descubría su verdadero pasado. Loki tuvo éxito y asumió el trono cuando Odín cayó en el Sueño de Odín, sin embargo, como Thor fue ayudado por los Tres Guerreros a regresar a Asgard, Loki lo confrontó y cayó al vacío en el Duelo en el Puente Arcoíris.

Perdido en las profundidades más oscuras del universo, Loki hizo un trato con El Otro, un sirviente de Thanos, quien le entregó el poderoso Cetro y el control sobre los Chitauri para conquistar la Tierra. Una vez que llegó a Midgard, Loki se las arregló para tomar posesión del místico Teseracto y usó su poder para comenzar la Invasión Chitauri, pero luego fue derrotado por los Vengadores. No mucho después, Thor regresó con él a Asgard, donde Odín lo condenó a pasar el resto de su vida en prisión como castigo por sus crímenes.

Sin embargo, cuando su madre adoptiva, Frigga, murió durante el Saqueo de Asgard, Loki fue liberado por Thor con el fin de ayudarle a derrotar a los Elfos Oscuros y a su líder, Malekith, quien quería usar el poder del Éter para llevar al universo a la oscuridad eterna. En la lucha contra los Elfos Oscuros en Svartalfheim, Loki fingió su muerte frente a Thor y, a espaldas de todos, le arrebató el trono a Odín, convirtiéndose en el nuevo Rey de Asgard. Durante su reinado, Loki mandó a Sif a misiones en la Tierra para investigar los ataques de Lorelei y Vin-Tak.

Con el tiempo, Thor descubrió la farsa de Loki y buscaron a Odín, sólo para presenciar su muerte, permitiéndole a Hela volver de su destierro y los expulsó a ambos en Sakaar, donde Loki se alió con el Gran Maestro. Aunque él prefería alejarse del conflicto familiar, Loki se puso del lado de Thor y retornaron a Asgard, donde provocó el Ragnarök para destruir a Hela a medida que los Asgardianos abordaban la Estadista. Sin que nadie lo sepa, Loki había robado el Teseracto y apoyó el ascenso de Thor al trono. No obstante, pronto Thanos asaltó la nave en busca del Teseracto, forzando a Loki a entregarle el artefacto y como castigo fue estrangulado por el Titán Loco.

En 2023, después de descubrir un método para viajar en el tiempo de manera segura por medio del Reino Cuántico, Anthony Stark y Scott Lang viajaron al año 2012 para robar el Teseracto durante la captura de Loki tras la Batalla de Nueva York. Sin embargo, tanto Stark como Lang se descuidaron, lo que le permitió a Loki robar el Teseracto, usándolo para crear un agujero de gusano y escapar del confinamiento.

Biografía

Vida temprana

Adoptado por Odín

"Tiempo después de la batalla fui al templo. Encontré un bebé pequeño, para ser hijo de Gigantes. Abandonado y sufriendo, dejado para morir, el hijo de Laufey."
Odín a Loki[fnt.]

Loki nació en Jotunheim como el hijo del Rey Gigante de Hielo, Laufey. Pequeño y débil para un Gigante de Hielo, Loki había sido abandonado en un templo y dejado para que sufriera hasta su muerte. Poco después de la Guerra entre Asgard y Jotunheim, Loki fue encontrado por Odín. Este último lo adoptó y alteró su aspecto para hacerle parecer un Asgardiano. Posteriormente, Odín crío a Loki y a su hijo biológico, Thor, con su esposa Frigga, ocultándole la verdad de su pasado a Loki por un largo tiempo.

A medida que crecía, Loki siempre se sintió como si estuviera viviendo bajo la sombra de Thor, envidiando el hecho de que Thor estaba más destinado a ser el Rey en lugar de él. Los celos de Loki y su afán de ganar la apreciación de Odín alteraron lentamente su personalidad para peor. Con el tiempo se volvió distante, despreocupado y ambicioso, haciendo grandes esfuerzos por alcanzar la grandeza sin pensar en las consecuencias de sus actos.[1]

Talento para las travesuras

Sin interés en las artes guerreras Asgardianas, Loki se interesó en la hechicería. Frigga, quien era más cercana a Loki, le enseñó todo lo que sabía sobre la brujería, y eventualmente se convirtió en un experto en el manejo de la Magia Asgardiana, adquiriendo la habilidad de conjurar ilusiones de sí mismo y crear armas. Frigga consideró darle a Loki su magia como una forma de demostrar su valía contra su hermano.[1]

Una vez, cuando Loki y Thor aún eran jóvenes, Loki se aprovechó del gusto de Thor por las serpientes y utilizó su habilidad para convertirse en una. Cuando Thor la levantó ara admirarla, Loki disipó la ilusión y apuñaló a Thor, quien sobrevivió. En otro caso, Loki transformó a Thor en una rana por un breve tiempo, que consideró divertido.[2]

Convirtiéndose en una leyenda nórdica

En algún punto de su relativa juventud, Odín, Thor y Loki visitaron la Tierra. Allí, los Asgardianos le enseñaron a los nórdicos su idioma y cultura, y le mostraron sus habilidades; esto hizo que los nórdicos creyeran que los Asgardianos eran deidades y le otorgaron a Thor el apodo de "Dios del Trueno", mientras que Loki se convirtió en el "Dios de las Mentiras" debido a los diversos trucos e ilusiones que este hacía.[1]

Planes de embaucador

Coronación de Thor

"Lindas plumas."
"De verdad no querrás empezar esto de nuevo."
"Estaba siendo sincero."
"Tú eres incapaz de ser sincero."
"Lo soy. He esperado este día con ansias tanto como tú, mi hermano y mi amigo. A veces te tengo envidia, pero nunca dudes de que te quiero."
―Loki y Thor[fnt.]

Loki estaba presente cuando se suponía que Thor finalmente asumiría el trono de Asgard. Antes de la ceremonia, Loki dijo que aunque a veces sentía envidia del lugar de Thor como primogénito, no había dudas de que lo quería profundamente, mientras que también él molestaba a su hermano por el diseño con plumas de su casco. Cuando Thor preguntó cómo se veía, Loki respondió que lucía como un rey.[3]

Sin embargo, la ceremonia fue interrumpida por la llegada de Gigantes de Hielo que Loki había convocado momentos antes, quienes irrumpieron en Asgard e intentaron robar el Cofre de los Antiguos Inviernos para traerlo de vuelta a su mundo natal y recuperar su fuerza. Deteniendo la ceremonia, Odín llamó al Destructor, quien mató a los invasores.

Loki, Thor y Odín se dirigieron a la Cámara de Odín para investigar; cuando llegaron, encontraron los cuerpos de los Gigantes de Hielo y los guardias Asgardianos muertos. Enfurecido, Thor exigió ir a Jotunheim y atacar a los Gigantes de Hielo en represalia, pero Odín se negó. Thor argumentó que como rey de Asgard podía decidir sobre estos asuntos, pero Odín le dijo que aún no era rey. Loki permaneció en silencio, escuchando y viendo el resultado de su plan.[1]

Manipulando a Thor

"No es sabio que estés conmigo en este momento, hermano. Este debería ser mi día de triunfo."
"Tranquilo, ya llegará. Si en algo te consuela, tú tienes razón sobre los Gigantes, sobre Laufey, sobre todo, hermano. Si ya encontraron una forma de penetrar nuestras defensas, quizás lo vuelvan a intentar con un ejército esta vez. No hay nada que puedas hacer sin desafiar a nuestro padre."
Thor y Loki[fnt.]

Asqueado por el incidente, Thor desencadenó su ira tirando una mesa y se sentó en silencio melancólico. Loki no tardó en encontrar a su hermano y se sentó a su lado, consolándolo por su desilusión en que Odín no lo coronara como el rey debido a las acciones de los Gigantes de Hielo. Loki habló tranquilamente con Thor y fue capaz de manipularlo al afirmar que también estaba de acuerdo con su punto de vista de que deberían vengarse por las vidas Asgardianas perdidas durante el ataque.

Tener a Loki apoyándolo con su creencia de que Jotunheim debería pagar por lo que le habían hecho aumentó la confianza de Thor. Mientras Loki miraba a Thor, él decidió desobedecer las órdenes de su padre y atacar a Jotunheim por su cuenta para poder enfrentarse al rey Laufey, aunque Loki afirmó que ese plan era una locura, sabiendo que Thor simplemente ignoraría sus palabras. Cuando los Tres Guerreros llegaron con Sif, Loki se recostó y permitió que Thor los convenciera de seguirlo en la batalla para obtener respuestas sobre porqué los Gigantes de Hielo los habían atacado.

Loki siguió al enfurecido Thor, junto con Sif y los Tres Guerreros, al Puente Bifrost para viajar a Jotunheim en busca de respuestas. Sin embargo, justo antes de irse, Loki informó a un guardia sobre su intención y le ordenó que informara a Odín para asegurar su rescate y el castigo de Thor. El grupo fue a ver a Heimdall, guardián del Puente Bifrost, que Loki intentó confundir para que les deje pasar, pero el portero afirmó que estaba al tanto de sus intenciones.

A pesar de saber que esto estaba en contra de las órdenes directas de su rey, Heimdall todavía les dio paso seguro a Jotunheim, ya que deseaba saber cómo los Gigantes de Hielo habían entrado a Asgard sin que él lo supiera. Heimdall les advirtió que si su regreso amenazaba la seguridad de Asgard, no tendría más remedio que dejarlos perecer en Jotunheim.[1]

Ataque en Jotunheim

"Vámonos, hermano."
―Loki a Thor[fnt.]

Cuando llegaron a Jotunheim, Hogun afirmó que no deberían estar allí, pero continuaron en su misión, con Sif preguntando dónde se escondían los Gigantes de Hielo. Mientras exploraban el planeta, eventualmente localizaron a Laufey, quien de inmediato les ordenó que se fueran. Sin embargo, Thor exigió respuestas sobre cómo los soldados de Laufey habían entrado a Asgard para intentar robar el Cofre de los Antiguos Inviernos. Esto llevó rápidamente a varias amenazas entre Thor y Laufey. Sin embargo, Loki, al ver que el enemigo los superaba en número, trató de persuadir a su hermano para que se retirara. Thor cedió, pero cuando decidieron irse, un Gigante de Hielo insultó a Thor, lo que provocó que el príncipe atacara a su enemigo con el Mjolnir, lo que desencadenó un conflicto.

El ejército del Gigantes de Hielo lanzó una emboscada a los Asgardianos y se enfrascaron en una batalla feroz contra sus enemigos, donde Loki comenzó a luchar utilizando sus cuchillos para matar. Después usó su magia para atacar y confundir a los Gigantes de Hielo. Durante la batalla, Volstagg se lastimó cuando un Gigante de Hielo lo agarró del brazo y le provocó quemaduras, con Volstagg advirtiendo a los demás de esto. Sin embargo, cuando Loki también hizo contacto físico con otro Gigante de Hielo, este había quedado ileso, a diferencia de Volstagg, y su brazo en cambio se volvió azul, parecido al de un Gigante de Hielo. Loki y Raze se miraron por un momento antes de que Loki lo matara mientras su brazo volvía a su color normal.

A medida que fueron superados en número, y Fandral quedó lesionado, Loki ordenó retroceder, pero Thor se negó. De repente, Odín llegó e intentó renovar la paz entre Asgard y Jotunheim; sin embargo, Laufey le dijo que Thor había reiniciado su larga guerra. Odín aceptó esta desafortunada verdad y se llevó al grupo de regreso a Asgard a través del Puente Bifrost.[1]

Destierro de Thor

De vuelta en Asgard, Odín permaneció furioso con Thor, ordenándole a los Tres Guerreros que sanaran a Fandral mientras Loki se quedaba con ellos. Loki vio como Odín comenzaba a decirle a Thor que acababa de comenzar una nueva gran guerra entre Asgard y Jotunheim que ponía en riesgo a Asgardianos inocentes, sin embargo, Thor discutió agresivamente mientras Loki permanecía callado y observaba desde un costado.

Odín eventualmente confesó que era un tonto al pensar que Thor estaba listo para ser rey y, cuando Loki intentó intervenir, Odín lo silenció con un gruñido feroz. Al llamar indigno a su propio hijo, Odín le quitó su armadura así como sus poderes a Thor y lo desterró a la Tierra. Loki luego vio como el ahora impotente Thor era expulsado de Asgard, y Odín envió el Mjolnir detrás de él bajo un hechizo, lo que significaba que solo alguien digno de su poder en realidad sería capaz de levantarlo.

En uno de los salones de Asgard, Loki escuchó a Volstagg discutir con los demás de su error al permitir que Thor decidiera atacar a los Gigantes de Hielo. Mientras que Fandral también había notado que al menos Thor estaba simplemente desterrado y no muerto, él señaló que nunca hubieran sobrevivido si el guardia Einherjar no hubiera informado a Odín de sus planes, con Volstagg también cuestionando exactamente cómo fue que el guardia sabía eso. Loki les dijo que él había sido quien informó al guardia de su viaje a Jotunheim y, a pesar de que Sif le suplicó arreglar las cosas, Loki se negó a hablar con Odín para convencerlo de que Thor vuelva a casa, argumentando que Thor había demostrado ser un líder imprudente y merecía pagar por lo que había hecho.[1]

Aprendiendo de su verdadera herencia

"Eras un niño inocente."
"No. Todo fue con un propósito. ¿Cuál era? ¡Dime!"
"Creí que podríamos unir nuestros reinos algún día. Lograr una alianza, lograr la paz permanente, a través de tí."
Odín y Loki[fnt.]

Todavía pensando en el sorprendente descubrimiento que había hecho durante su pelea contra los Gigantes de Hielo en la que el contacto con las criaturas no le había hecho ningún daño en comparación con Volstagg, Loki tomó la decisión de investigar más. Él entró a la Cámara de Odín, donde encontró el Cofre de los Antiguos Inviernos, y al tocarlo, la piel de Loki volvió a ponerse azul, lo que le hizo parecerse a un Gigante de Hielo. Sin embargo, fue interrumpido cuando Odín llegó a la habitación y le ordenó detenerse, pero cuando Loki le preguntó quién era, Odín simplemente insistió en que era su hijo, pero Loki no aceptó esto como respuesta y exigió saber la verdad.

Mientras Loki cuestionaba si el cofre no era lo único que había tomado de Jotunheim, Odín finalmente cedió, diciéndole a Loki cómo lo encontró cuando era un bebé y lo adoptó, ya que había sido abandonado por Laufey, su padre biológico. Mortificado, Loki le pidió saber porqué lo hizo, negándose a aceptar como respuesta que solo era un niño inocente. Odín entonces reveló que pensaba usarlo a él para formar una alianza en los Nueve Mundos y fomentar la paz permanente, pero luego confesó que había pocas esperanzas de que esto sucediera. Loki entonces cuestionó si él era un monstruo o nada más que otra reliquia robada que Odín encerraría dentro de su cámara hasta que finalmente podría tener algún uso para él.

Al descubrir su verdadera herencia, Loki creía que Odín nunca hubiera puesto a un Gigante de Hielo en el trono de Asgard, razón por la cual prefería más a Thor, permitiendo que su hermano obtuviera el amor y el respeto de su padre mientras Loki había quedado atrás. Loki furiosamente reprendió a Odín, acusándolo de usarlo como una herramienta para la paz hasta que Odín, vencido por el estrés, cayó en el Sueño de Odín. Al ver esto, Loki llamó desesperadamente a los Einherjar para ayudarlo.[1]

Comenzando una guerra

Asumiendo el trono

"Mi rey, te pedimos todos que el destierro de Thor termine."
"Mi primera orden no puede ser anular la última de Odín."
Sif y Loki[fnt.]

Con Odín acostado en una cama mientras estaba en el Sueño de Odín, Loki se sentó junto a su madre Frigga, y le preguntó porqué se le había ocultado la verdad sobre su herencia durante tantos años. Frigga insistió en que no querían que se sintiera diferente, y que no debía perder la esperanza en que Odin despierte y Thor vuelva de su destierro en la Tierra]], aunque Loki cuestionó qué esperanza aún quedaba para Thor, con Frigga diciendo que siempre había una razón detrás de las acciones de Odín.[1] Antes de que Loki pudiera irse, un guardia llegó y le presentó el poderoso bastón de Odin, el Gungnir, y pronunció a Loki como el nuevo Rey de Asgard, ya que Odín no podía gobernar.[3]

Loki ocupó el trono en el lugar de Odín, deleitándose con todo el nuevo cargo que le fue otorgado mientras estaba sentado en el Palacio Asgardiano, considerando cómo asegurarse de mantener el poder de gobernar los Nueve Mundos durante el mayor tiempo posible. Mientras estaba en el trono, Loki fue visitado por los Tres Guerreros y Sif, quienes se sorprendieron de inmediato por la ausencia de Odín.

Aceptando a regañadientes a su nuevo rey, los guerreros le pidieron que termine con el destierro de Thor, pero Loki se negó, afirmando que su primera acción como rey no podía ser deshacer la última orden de su padre, también insistiendo en que los Asgardianos necesitaban cierta coherencia antes de iniciar una guerra contra Jotunheim. Antes de que Volstagg pudiera seguir discutiendo el asunto, Loki les ordenó que se fueran, y Fandral apartó a Sif antes de que pudiera enfrentar al Rey Loki.[1]

Visitando a Thor

"Loki, ¿qué haces aquí?"
"Tenía que verte."
"Dime, ¿qué es lo que pasa' ¿se trata de Jotunheim? déjame explicarle a padre."
"Padre murió. Tu comportamiento. La amenaza de otra guerra. Creo que fueron demasiado para él. No debes culparte. Yo sé que lo amabas. Quise decírselo, pero no me escuchó. Fue tan cruel poner el martillo a tu alcance sabiendo que no podías levantarlo. Ahora el peso del trono ha caído sobre mí."
"¿Crees que pueda volver?"
"La tregua con Jotunheim está condicionada a tu exilio."
Thor y Loki[fnt.]

Buscando asegurarse de que no había riesgo de que Thor regrese a Asgard, Loki visitó a su hermano en la Tierra, donde Thor había sido capturado por S.H.I.E.L.D. mientras intentaba recuperar el Mjolnir. Thor le preguntó a Loki qué había pasado en Asgard, pero Loki decidió mentirle afirmando que Odín murió por estar emocionalmente destruido por la actitud de Thor y su próxima guerra contra Laufey. Loki luego informó a Thor que se vio obligado a asumir el trono y que la paz dependía del destierro de Thor de Asgard. Cuando Thor intentó convencerlo de hacerle volver a casa, Loki declaró que Frigga prohibió su regreso.

Thor aceptó con tristeza, y se despidió de su hermano, aceptando permanecer en la Tierra por el resto de su vida. Después de dejar a Thor en su celda para ser interrogado por Phillip Coulson, Loki intentó levantar el Mjolnir, pero falló, ya que la traición a la confianza de su hermano demostró que no era digno de empuñarlo, para gran molestia de Loki.[1]

Reuniéndose con Laufey

Loki luego viajó a Jotunheim, donde visitó a Laufey. Sin embargo, al verlo, Laufey le ordenó a sus Gigantes de Hielo ejecutarlo, solo para que Loki se presentara como el que les había dado un pase seguro a Asgard para intentar robar el Cofre de los Antiguos Inviernos, afirmando que lo planeó todo para interrumpir la coronación de Thor. Loki llegó a un acuerdo para permitir que Laufey asesine a Odin mientras aún estaba en el Sueño de Odín y se llevara el Cofre de los Antiguos Inviernos de vuelta a a Jotunheim, que Odin les había arrebatado hace tiempo. Laufey aceptó la oferta de Loki y le permitió irse.

Al regresar a Asgard a través del Puente Bifrost, Loki fue confrontado por Heimdall, quien afirmó que Loki estaba usando su magia para bloquear su visión sobre él en Jotunheim, haciéndole sospechas que estaba planeando algo. Sin embargo, Loki afirmó que los poderes de Heimdall se estaban debilitando después de sus muchos años de servicio en Asgard, y le preguntó si Odín había temido alguna vez a Heimdall a pesar de su increíble poder, a lo que Heimdall respondió que no, ya que era leal a su rey. De inmediato, Loki le recordó que él ahora era su rey y, por lo tanto, se veía obligado a obedecer sus órdenes. Cuando Heimdall aceptó, Loki le ordenó que no permitiera que nadie más usara el Bifrost hasta que reparara todo el daño causado por Thor.[1]

Enviando al Destructor a la Tierra

"Hermano, lo que sea que haya hecho para herirte, o lo que haya hecho para verte orillado a hacer esto, de verdad lo siento, pero esta gente es inocente, quitándoles la vida no ganarás nada, así que toma la mia y concluye con esto."
Thor a Loki[fnt.]

A pesar de sus órdenes directas, Loki pronto descubrió que los Tres Guerreros y Sif habían viajado a la Tierra a través del Puente Bifrost. Sabiendo que su hermano pronto se enteraría de sus mentiras traidoras, Loki decidió que no tenía más remedio que silenciar a todos los que le habían traicionado. Acto seguido, Loki se reunió con Heimdall en el observatorio por su traición. No obstante, Heimdall dejó en claro que sabía que Loki era responsable de traer a los Gigantes de Hielo a Asgard y, por lo tanto, había traicionado a su propia familia y a los Asgardianos. En respuesta, Loki procedió a despojar a Heimdall de su autoridad y finalmente le ordenó abandonar el Reino. Sin embargo, Heimdall, ya libre de su lealtad hacia el nuevo rey, sacó la espada Hofund para eliminar a Loki, pero este último convocó el Cofre de los Antiguos Inviernos con su magia, congelando a Heimdall antes de que pudiera atacarlo.

Mientras Heimdall moría lentamente, Loki envió al Destructor a la Tierra para matar a Thor, junto con los Tres Guerreros y Sif. Loki observaba desde el Palacio Asgardiano mientras el Destructor provocaba destrucción en Puente Antiguo, Nuevo México, donde los fugitivos Asgardianos enfrentaron al Destructor. De repente, el aún impotente Thor se acercó y le suplicó a su hermano que permitiera que todos los humanos vivan y tomara su vida en lugar de ellos. Aceptando, Loki hizo que el Destructor golpeara a Thor, rompiéndole todos sus huesos y matándolo. Sin embargo, esto ayudó a demostrar la valía de Thor, recuperando sus poderes al recuperar el Mjolnir, y derrotando fácilmente al Destructor mientras Loki observaba con horror.[1]

Peleando contra Thor

"¡No puedes aniquilar a toda una raza!"
"¿Por qué no? ¿Y qué es ese nuevo amor por los Gigantes de Hielo? Tú pudiste matarlos sólo con tus manos."
Thor y Loki[fnt.]

Desesperado porque sus planes no resulten, Loki permitió que Laufey y algunos Gigantes de Hielo entren a Asgard, quienes llegaron a la habitación de Odín, atacando y derribando a Frigga. Laufey se burló mientras preparaba su asesinato, pero en el último segundo, Loki también entró a la sala y le disparó Laufey por la espalda con el Gungnir. Mientras Laufey miraba conmocionado, Loki le dijo que su muerte iba a provenir del hijo de Odín, y lo eliminó con otro disparo del Gungnir. Cuando Frigga corrió hacia él, Thor apareció frente a ambos, ya que Heimdall se había liberado del hielo para regresarlo a través del Puente Bifrost. Thor expuso los engaños de Loki, con este último declarando que solo hacía respetar las órdenes de su padre, con Thor enojándose aún más, provocando que Loki le dispare con la energía de su lanza y ambos procedieron a luchar antes de dirigirse al Observatorio de Heimdall.

En el Puente Bifrost, Loki dirigió todo su poder a Jotunheim, donde comenzó a desgarrar el centro del planeta. Él luego usó el Cofre de los Antiguos Inviernos para que la energía siguiera destruyendo lentamente el planeta para que pudiera ser reconocido como el rey que terminó la guerra. Thor trató de convencer a su hermano de no acabar con una raza entera, pero Loki se negó y argumentó que masacrar a los Gigantes de Hielo era lo correcto. Finalmente, Loki amenazó con matar al reciente interés romántico de Thor, Jane Foster, lo que provocó que ambos siguieran luchando.

Cuando llegaron al Puente Arcoíris, Loki fue arrojada por el borde y apenas pudo sostenerse del lado. Este le rogó a su hermano que lo ayude, pero cuando Thor se acercó, Loki lo engañó mostrando que se trataba de una ilusión y lo atacó detrás suyo; cuando Thor yacía herido en el suelo, Loki creó múltiples versiones de sí mismo, todos riéndose maniáticamente de él. Thor, enfurecido, golpeó el Mjolnir contra el suelo, causando una onda de choque que provocó que Loki retrocediera. Como a Loki le estaba costando reunir fuerzas para ponerse de pie, Thor se acercó y colocó el Mjolnir en su pecho, impidiendo que este se levante.

Luego, Thor pensó en cómo podría detener la destrucción de Jotunheim, ya que no había manera de detener el rayo de energía, todo mientras Loki se seguía riendo, hasta que este vio como Thor invocó otra vez el Mjolnir para destruir el Puente Bifrost. Horrorizado, Loki le recordó a Thor que si destruía el Bifrost entonces no volvería a ver a Jane Foster, pero Thor lo ignoró y continuó con su tarea para salvar a los Gigantes de Hielo. Loki eligió saltar sobre su hermano para apuñalarlo por la espalda, pero antes de que pudiera hacerlo, el puente fue destruido y ambos fueron arrojados al aire.

Los dos cayeron al abismo, solo para que fueran salvados en el último momento por Odín, quien había despertado del Sueño de Odín. Loki intentó convencer a Odín de que lo había hecho todo por él, con Odín rechazando las súplicas de Loki por traicionarlos a todos. Loki, devastado, se soltó deliberadamente y cayó en el abismo, entrando en un agujero de gusano que había sido creado por la energía del Puente Bifrost.[1]

Invasión Chitauri

Trabajando para Thanos

"Vale la pena echarle un vistazo."
"Vale la pena echarle un vistazo."
―Loki y Erik Selvig[fnt.]

Viajando a través del agujero de gusano, Loki llegó al Santuario, donde se encontró con el Titán Loco Thanos y El Otro, quien lo convenció de aceptar un convenio que le permitiría convertirse en el gobernante de la Tierra mientras recuperaba el Teseracto que estaba siendo custodiada por S.H.I.E.L.D. para después enviar a su poderoso ejército Chitauri. Aceptando, Thanos le dio a Loki un Cetro, que contenía la Gema de la Mente, para manipular a las personas o atacarlas con una energía azul.[4]

El Cetro, en posesión de Loki, alimentó su odio y el deseo de causar daño a los humanos en venganza contra Thor. Luego, Thanos le enseñó a Loki cómo controlar temporalmente a alguien mientras aún estaba en el planeta. Cuando el Doctor Erik Selvig fue llevado a una instalación de S.H.I.E.L.D., donde Nicholas Fury le pidió estudiar el Teseracto, Loki influyó en Selvig para asegurarse de que este aceptara la oferta.[5] Más tarde, Frigga descubrió que Loki había sobrevivido y trató de ponerse en contacto con él, pero Loki le dijo que no era el momento de hablar.[6]

Destrucción del Proyecto P.E.G.A.S.U.S.

"No estamos en conflicto con tu pueblo."
"Un insecto no está en conflicto con una bota."
Nicholas Fury y Loki[fnt.]

Con el tiempo, Selvig llegó a comprender las capacidades del Teseracto y, a través de la influencia de Loki, desarrolló un equipo que enfocaría su poder. Cuando llegó el momento, Loki activó el Teseracto, formando un portal que lo llevó a través del espacio hasta su ubicación en la Tierra, la instalación principal del Proyecto P.E.G.A.S.U.S.

Rápidamente este fue rodeado por los agentes de S.H.I.E.L.D., que Loki atacó con poderosas explosiones de energía. Una vez que asesinó a los agentes, Loki logró usar el poder del Cetro para controlar a Clinton Barton y Erik Selvig, así como a otro agente, colocando la punta del Cetro en el pecho cerca del corazón de cada uno. Cuando Loki reunió a sus subordinados, Nicholas Fury intentó escapar con el Teseracto sin ser visto, pero Loki le pidió dejar el cubo. El Dios de las Mentiras le explicó que quería el Teseracto como parte de su glorioso propósito, que era liberar a la Tierra y a la humanidad, que definió como la gran mentira de la vida, y prometió que se convertiría en su gobernante, aunque Fury declaró que en lugar de paz estaba trayendo una guerra.

Selvig y Barton le informaron de la intención de Fury, lo que incitó a Loki a marcharse con el Teseracto y sus subordinados, pero no antes de ordenarle a Barton que le dispare a Fury. Luego, el grupo se dirigió a los Jeeps, donde evitaron el intento de Maria Hill de detenerlos. No obstante, Fury, quien sobrevivió a la bala debido a un chaleco antibalas, voló sobre ellos en un helicóptero. No dispuesto a permitir que intervenga en sus planes, Loki le disparó al helicóptero con su Cetro, y Fury apenas sobrevivió al impacto. Fury aún así continuó disparando contra el Jeep mientras Barton llevaba al grupo a un lugar seguro; a pesar de estar bajo fuego, Loki parecía relajado y satisfecho por tener éxito.[4]

Poniendo a prueba el Teseracto

"Tendrás tu guerra, Asgardiano. Y si fracasas, si el Teseracto no viene a nosotros, no habrá un mundo, una luna desierta, no habrá espacio donde puedas refugiarte de su ira. ¿Tu crees conocer el dolor? Él va a hacerte sentir más sufrimiento del que jamás hayas sentido."
El Otro a Loki[fnt.]

En poco tiempo, Loki controló a un gran ejército, logrando asegurar un área para determinar cuál sería su próximo movimiento con el Teseracto mientras Erik Selvig continuaba con sus experimentos. Mientras veía trabajar a sus hombres, Loki notó que la Gema del Cetro brillaba y lo estaba llamando. Él entró en trance, pudiendo aparecer ante El Otro y su ejército Chitauri.

Loki preguntó si los Chitauri eran realmente tan formidables como le habían prometido. El Otro, enojado, le recordó a Loki cómo le habían dado una segunda oportunidad incluso después de haber sido expulsado y derrotado en Asgard. El Otro entonces le advirtió a Loki que si él fallaba en la invasión o le ocultaba el Teseracto a Thanos, no habría lugar para que se escondiera de la ira del Titán Loco.

Desconcertada por el posible fracaso y más decidido que nunca, Loki se reunió con Selvig y Barton para discutir su próximo movimiento. Mientras Selvig comentaba sobre el increíble poder que el Teseracto estaba proporcionando, este explicó que necesitaban Iridio para estabilizar el portal. Loki también habló con Barton sobre el equipo de Vengadores que Nicholas Fury había formando, solo para después viajar a Stuttgart, Alemania, con Barton y otros agentes controlados para obtener el Iridio.[4]

Encuentro en Alemania

"¿No es esto más simple? ¿No es este su estado natural? La verdad de la que la humanidad no quiere hablar, es que anhelan ser sometidos. El seductor encanto de la libertad despoja de dicha sus vidas con su pelea interminable por el poder. Por identidad. Fueron creados para ser gobernados. Al final, siempre se arrodillarán."
"No ante hombres como tú."
―Loki y el Anciano alemán[fnt.]

En Alemania, Loki planeó una distracción en la gala de un gran museo, mientras que Clinton Barton, junto con algunos hombres, se infiltraban en una instalación para obtener el Iridio. Loki con su Cetro golpeó a un guardia de seguridad, y arrojo a Heinrich Schafer contra un banco para insertarle un dispositivo que que registre su globo ocular, permitiendo que Barton accediera a robar el Iridio.

Loki salió tras la multitud que gritaba en las calles, donde proyectó varias copias de sí mismo, arrocinando a la gente y exigiendo que se arrodillaran ante él. Mientras miraba a los humanos temerosos por su poder, Loki solo podía reírse de aquellos que consideraba menos que él. Loki se jactó de que este era el propósito del hombre para ser gobernado y que al final siempre se arrodillarían, pero un anciano se levantó y desafío sus intenciones, diciendo que no se arrodillaría ante hombres como él; Loki argumentó arrogantemente que nunca han habido hombres como él, ya que se consideraba muy superior a todos los humanos.

Cuando Loki se preparó para matar al anciano, Steven Rogers utilizó su escudo para desviar el ataque del Cetro. Segundos después, un Quinjet armado que dirigía Natalia Romanoff también lo apuntó desde el cielo. Loki le disparó un rayo de energía al Quinjet, y Rogers le lanzó su escudo. Loki se involucró en una breve pero brutal batalla con el súper soldado, durante la cual Loki ganó la delantera y le exigió arrodillarse; Rogers se negó y se deshizo del agarre de Loki.

Justo cuando Loki volvía a ganar la ventaja golpeando a Rogers, ambos fueron interrumpidos por la llegada de Anthony Stark, quien le disparó a Loki en el pecho y amenazó con disparar todas sus armas contra el Dios de las Mentiras. Al verse superado en número por los Vengadores, Loki se dejó capturar, usando su magia para quitarse la armadura.[4]

Reencuentro con Thor

"¿Dónde está el Teseracto?"
"También te extrañé."
"¿Tengo cara de querer bromear?"
"Oye agradéceme. Con el Bifrost destruido, ¿Cuánta energía oscura tuvo que usar el Padre de Todo sólo para enviarte aquí? Tu preciosa Tierra."
Thor y Loki[fnt.]

Mientras viajaban al Helicarrier a bordo del Quinjet, Loki se sentó en silencio mientras Rogers y Stark discutían cuáles podrían ser sus planes y porqué se había dejado capturar tan fácilmente. Sin embargo, la conversación se detuvo cuando un rayo comenzó a disparar desde el cielo, lo que indicaba la llegada del hermano de Loki. Como predijo, Thor llegó y sacó a Loki de la aeronave para interrogarlo.

Llevando a su hermano a una montaña cercana donde Hugin y Munin los observaban, Thor intentó razonar con Loki, implorándole que recordara que una vez fueron hermanos. Este le pidió que regresara a Asgard y entregue el Teseracto, pero Loki todavía estaba resentido y se negó a cooperar, alegando que Odín no era su verdadero padre. Cuando Loki mencionó lo que aprendió sobre el Teseracto, con Thor exigiéndole saber cómo es que sabía tanto, pero Loki decidió no mencionarle el nombre de Thanos.

Thor recuperó el Mjolnir y amenazó a su hermano, pero antes de seguir discutiendo, Thor fue atacado por Anthony Stark. Loki permaneció en su posición y observó, complacido, como sus enemigos comenzaban a luchar entre sí por quién debía tomar la custodia de Loki. De repente, Steven Rogers intervino y los convenció de que deberían aliarse.[4]

Encerrado en el Helicarrier

"Barton me habló de tu pasado. Tu deuda no está en números rojos. Está derramando sangre, ¿y crees que salvar a un hombre no más virtuoso que tú va a cambiar algo? es el más básico sentimentalismo. Eres un niño rezando, ¡patético!, mientes y asesinas, sirviendo a mentirosos y asesinos. Finges ser diferente, tener tu propio código, algo que compense los horrores, pero son parte de ti y jamás podrás olvidarlos."
―Loki a Natalia Romanoff[fnt.]

Los Vengadores se llevaron a Loki al Helicarrier de S.H.I.E.L.D. para encerrarlo. Mientras era trasladado a su cápsula por un grupo de guardias, este le sonrió en el camino a Bruce Banner. Una vez en su cápsula, Loki aprendió por Nicholas Fury que si él intentaba escapar o atravesar la celda, sería arrojado 30.000 pies hacia abajo. Loki se burló de Fury por sus intentos fallidos de controlar el Teseracto, y por reunir a un grupo de inadaptados para proteger la Tierra, sin embargo, Fury le dijo al Dios de las Mentiras que lo había hecho muy desesperado por su culpa y que podría vivir para lamentarlo. Cuando Loki continuó diciéndole a Fury que finalmente había visto lo que realmente era el poder, él simplemente lo abandonó.

Mientras Loki daba vueltas por su celda, apareció frente a él Natalia Romanoff, quien aparentemente le ofreció un trato a cambio de la libertad de Clinton Barton. Loki decidió jugar con su mente haciéndole preguntas sobre su pasado y su relación con Barton, con Romanoff manteniéndose firme. Finalmente, Loki le explicó que Barton le había informado sobre sus asesinatos y crímenes que había cometido cuando era parte de la Habitación Roja antes de unirse a S.H.I.E.L.D., y prometió hacer que Barton la torture hasta asesinarla ya sea rompiéndole el corazón antes que su cráneo, sintiéndose complacido mientras miraba la reacción de Romanoff por sus declaraciones.

Sin embargo, cuando Loki mostró interés en la bestia del equipo, Romanoff dedujo que se refería a Banner y que planeaba usarlo para escapar, por lo que le agradeció a Loki por cooperar en el interrogatorio. Una vez que Romanoff se fue para advertirle a los Vengadores sobre Hulk, la sonrisa de Loki indicaba que todo lo ocurrido hasta ese momento formaba parte de su plan: volver a Hulk contra los Vengadores para destruirse mutuamente.[4]

Ataque en el Helicarrier

"Vas a perder."
"¿De verdad?"
"Está en tu naturaleza."
"Sus héroes se disgregaron. Su fortaleza flotante pronto se estrellará. ¿Cuál sería mi desventaja?"
"No tienes convicción."
Phillip Coulson y Loki[fnt.]

Sin embargo, el plan de usar a Hulk era solo una parte de sus verdaderas intenciones. No mucho después, un grupo de agentes dirigidos por Clinton Barton llegaron para causar una explosión masiva en el Helicarrier que separó a los Vengadores. Como resultado, Banner se transformó en Hulk y empezó a destruir el Helicarrier mientras Loki sonreía. En poco tiempo, uno de los agentes de Barton lo liberó de la celda, y Loki hizo ilusiones de sí mismo para engañar a Thor haciéndolo entrar a la celda, atrapándolo. Loki se burló porque su hermano volvió a caer en su truco de magia, pero luego fue confrontado por Phillip Coulson, quien llevaba cargada un Arma Prototipo de la Armadura del Destructor.

Loki usó su ilusión para ponerse detrás de Coulson y lo apuñaló directamente a través del corazón con su Cetro. Thor observó con horror cómo Coulson caía al suelo muriéndose, solo para después ser expulsado del Helicarrier por Loki. Mientras Coulson yacía en el suelo, desangrándose hasta morir, este reunió fuerzas para decirle a Loki que no tenía ninguna posibilidad de ganar esta guerra. Loki afirmó que no tenía ninguna desventaja, ya que los Vengadores cayeron, solo para que Coulson le disparara repentinamente con el Arma del Destructor, enviándolo a volar a través de una pared. Después de que Clinton Barton fuera liberado de su control mental, Loki abordó un Quinjet para dirigirse a la Torre Stark en la ciudad de Nueva York, donde Erik Selvig lo estaba esperando con el Teseracto.[4]

Batalla de Nueva York

"Loki, ¡desactiva el Teseracto o lo destruiré!"
"No puedes, nada lo desactivará, sólo nos queda, la guerra."
"Tú lo pediste."
Thor y Loki[fnt.]

Mientras Selvig alistaba su equipo para abrir el portal que le permitiría a los Chitauri invadir la Tierra, Loki observó cómo Stark se quitaba su armadura para entrar a la torre y hablar personalmente con él. Durante su discusión, Stark afirmó que si los Vengadores no conseguían proteger la Tierra, entonces la vengarían, y le prometió a Loki que sería derrotado. Loki decidió usar su Cetro para controlar a Stark, pero como este último tenía su Reactor Arc en el pecho, no podía hacerle nada. Furioso por ser objeto de burla, Loki lo lanzó de la torre, sin embargo, Stark convocó su armadura de Iron Man para volar. Acto seguido, Stark le disparó un rayo repulsor a Loki por asesinar a Coulson.

De repente, el Teseracto abrió el portal, y los Chitauri comenzaron a emerger para conquistar el planeta. Stark dejó a Loki para comenzar a luchar contra el ejército alienígena que se aproximaba mientras Loki se recuperaba y disfrutaba del momento, recuperando su armadura. De repente, Loki fue confrontado por Thor, quien había sobrevivido tras su último encuentro y le exigió desactivar el Teseracto, pero Loki declaró que solo les quedaba la guerra, antes de luchar contra él. A medida que destruían las letras gigantes de la Torre Stark, Thor consiguió retener a Loki y le mencionó que no tenía sentido intentar gobernar un mundo que ya estaba siendo destruido por los Chitauri. Al escuchar esto, Loki se sintió brevemente culpable, pero la voluntad del Teseracto sobre su mente le provocó apuñalar a Thor, y después abandonó el edificio con un Carruaje Chitauri.

Loki tomó el mando de la nave y asesinó a decenas de personas inocentes disparando su armamento. Como Hulk destruyó a un Leviatán, Loki ordenó liberar al resto de Leviatanes para someter a los Vengadores. De repente, Clinton Barton le lanzó una flecha a larga distancia, que Loki atrapó fácilmente, pero esta explotó en su cara, lo que provocó que cayera nuevamente en la Torre Stark. Allí, Hulk lo enfrentó y lo arrojó al interior del edificio. Loki se levantó y le exigió detenerse, afirmando que era un dios imponente en comparación con una bestia como él, pero esto solo provocó que un airado Hulk lo levantara con una sola mano y lo golpeara repetidamente contra el suelo hasta dejarlo inmóvil. Loki, herido físicamente como nunca antes lo había estado, permaneció allí mientras los Vengadores detenían la invasión.[4]

Capturado por los Vengadores

"Les voy a pedir que me entreguen a su prisionero."
"Loki responderá ante Odín en persona."
"No, lo hará ante nosotros. Odín se quedará con las ganas."
Alexander Pierce y Thor[fnt.]

Después que los Vengadores cerraron el portal, vencieron a los Chitauri y liberaron a Selvig de su control mental, Loki finalmente reunió la fuerza necesaria para arrastrarse e intentar huir, sin embargo, a los pocos segundos se dio la vuelta y vio a los Vengadores amenazándolo con entregarse, forzando a Loki a aceptar la derrota.[4] Tras ser esposado por Thor, Loki comenzó a burlarse de Steven Rogers, incluso tomó su apariencia para imitarlo mientras Rogers coordinaba búsqueda y rescate. Impaciente por su conducta infantil, Thor le colocó un bozal de metal para evitar más súplicas, engaños, amenazas y uso de magia.

A medida que se dirigían a un ascensor, Loki vio como Natalia Romanoff le entregaba su Cetro a Jasper Sitwell y Anthony Stark guardaba el Teseracto en un maletín. Como Stark, Thor, Loki y algunos guardias iban a bajar al primer piso del edificio en un ascensor, ellos le prohibieron a Hulk acompañarlos y en su lugar Stark le recomendó usar las escaleras, con Loki burlándose de Hulk mientras movía su mano para despedirse a medida que la puerta del ascensor se cerraba, provocando que Hulk golpee la pared en la rabia.

Una vez que llegaron al primer piso, Alexander Pierce del Consejo Mundial de Seguridad y sus agentes intentaron reclamar la custodia de Loki por sus crímenes contra la humanidad y el Teseracto, lo que provocó una discusión acalorada con Thor y Stark.[7] Al final, Nicholas Fury permitió que Thor proceda con sus acciones. En Central Park, Thor se despidió de los Vengadores y usó el poder del Teseracto para transportarse con Loki a Asgard.[4]

Encarcelado en Asgard

"Si voy a morir hoy por piedad, sólo hazlo y ya, ¿Te parece? No es que deteste nuestras charlas, es que... las detesto."
"Frigga es la única razón de que sigas con vida y no volverás a verla. Pasarás el resto de tus días en el calabozo."
―Loki y Odín[fnt.]

Loki, encadenado, fue llevado por los Einherjar ante Odín, ya sin el bozal de metal. Allí, Loki saludó a Frigga y le preguntó si se sentía orgullosa de él, pero ella simplemente le pidió no empeorar la situación, aunque Loki bromeó diciendo que ya no podía ser peor. Odín le ordenó dejar de hablar y le pidió a Loki dar un paso adelante, aunque Loki comentó que seguía sin entender la razón de tanto alboroto, y trató de justificar sus acciones en la Tierra afirmando que quería gobernar a los humanos como un dios igual que Odín, no obstante, este último afirmó que no eran dioses, ya que los Asgardianos nacían, vivían y morían como los humanos, con Loki añadiendo que había una diferencia de miles de años de vida.

Impaciente por las declaraciones de su hijo adoptivo, Odín aclaró que el único derecho de nacimiento que tenía Loki era morir en Jotunheim cuando fue abandonado por Laufey, y de no ser por él entonces Loki no estaría presente para odiarlos a todos. Odín también mencionó que le iba a perdonar la vida solo por el amor de Frigga hacia él, pero de todos modos lo condenó a un encarcelamiento eterno,[8] y lo llamó por su nombre, Loki Laufeyson.[6] Una vez terminado el juicio, Loki fue encarcelado en las Mazmorras Asgardianas en las profundidades del palacio.[8]

Segundo conflicto contra los Elfos Oscuros

Soledad en prisión

"Tú eres tan perceptivo con los demás, pero no contigo Loki."
Frigga a Loki[fnt.]

Loki permaneció en su celda, aceptando su destino de permanecer allí por siglos, con su única fuente de diversión siendo observar cómo llegaban nuevos prisioneros a las mazmorras, y leía los muchos libros que Frigga le daba. Sin embargo, cuanto más tiempo pasaba encerrado allí, más amargado y resentido se volvía este hacia Odín. Un año después de la Batalla de Nueva York, Loki seguía en su celda, mientras Thor terminaba la guerra contra los Merodeadores en los Nueve Mundos. Después de una batalla librada en Vanaheim, algunos Merodeadores fueron encerrados en celdas al lado de Loki.

A pesar de sus acciones, solo Frigga continuó comunicándose con Loki pese a las órdenes de Odín, y lo hacía a través de una proyección de sí misma en su celda. Ella también siguió proporcionándole libros para ayudarle a pasar el tiempo. Durante una visita, Frigga intentó hacer que Loki aceptara el error de sus crímenes, pero Loki solo argumentó que ella y Odín no eran su verdadera familia y, por lo tanto, no tenían derecho a juzgar sus acciones.[8]

Saqueo de Asgard

"Te recomiendo que uses las escaleras a la izuiqerda."
―Loki a Algrim[fnt.]

Mientras Loki se divertía lanzando y atrapando adornos, él se detuvo cuando escuchó gritos en las mazmorras. Él observó como Algrim se transformaba en un Kursed y escapó de su celda. Loki observó como Algrim asesinaba a los Asgardianos que intentaban detenerlo, y cuando terminó, decidió liberar a los Merodeadores. Sin embargo, cuando Algrim vio a Loki encerrado, no lo liberó, ya que no lo veía como un guerrero, pero aún así, Loki le aconsejó cómo tomar la salida más segura.

Ignorando todo el caos que se desataba, Loki siguió leyendo uno de sus libros, incluso cuando Thor y los Tres Guerreros se unieron a la batalla. Loki finalmente se detuvo para observar la batalla en curso cuando una nave es estrelló en el palacio. Finalmente, cuando Malekith escapó y los Argardianos aparentemente habían ganado, un guardia visitó a Loki y le informó que Frigga había sido asesinada por los Elfos Oscuros.

Loki le agradeció al guardia por informarle de esto y permaneció en silencio, procesando la noticia. Aunque parecía tranquilo, el conocimiento de que la única persona que alguna vez le creyó y se preocupó por él se había ido, provocó en Loki un ataque de ira y desató una explosión sísmica de su aura mística, destrozando su celda y empujando los muebles que habían dentro.[8]

Liberación

"Quiero que sepas que cuando luchamos entre nosotros en el pasado, tenía todavía la esperanza de que mi hermano siguiera ahí en el fondo. Esa esperanza ya no está aquí para protegerte. Si me traicionas voy a acabar contigo."
"¿Cuándo quieres iniciar?"
Thor y Loki[fnt.]

Con su celda en ruinas y su único consuelo ya sin él, Loki usó brevemente una ilusión para ocultar su aspecto desaliñado cuando fue visitado por Thor, quien vio a través de la ilusión de Loki y le pidió mostrarse realmente como tal. Thor le dijo a Loki que planeaba enfrentarse a Malekith en Svartalfheim y que necesitaba el conocimiento de Loki sobre los caminos secretos para viajar entre los mundos, como lo había hecho en el pasado con los Gigantes de Hielo. Al prometerle venganza por la muerte de Frigga y su libertad como recompensa, Loki aceptó, aún siendo amenazado por Thor, quien estaba dispuesto a matarlo si lo volvía a traicionar.

Libre de su celda y emocionado por cómo iban juntos en contra de las órdenes de Odín nuevamente, Loki comenzó a burlarse de Thor, y usó su magia para darle la apariencia de Sif mientras él se transformaba en un Guerrero Asgardiano y luego en Steven Rogers. Como seguía haciendo ruido, Thor lo agarró y lo empujó contra una pared, como dos guardias Einherjar estaban caminando cerca de ellos. Loki decidió dejar de bromear, pero le pidió su daga, sin embargo, en lugar de eso, Thor lo encadenó.

A medida que se acercaban al transbordador abandonado de los Elfos Oscuros, tanto Sif como Volstagg amenazaron con matar a Loki si pensaba traicionar a Thor. Cuando llegaron con Jane Foster, ella abofeteó a Loki en la cara por haber atacado la ciudad de Nueva York, con Loki comentando que le agradaba la naturaleza luchadora de Foster.

Abordando la nave, Thor, Foster y Loki salieron del palacio mientras los demás distraían a Odín y los Einherjar. Sin embargo, Loki y Thor continuaron con sus disputas fraternas, con Loki haciendo comentarios sobre las pobres habilidades de vuelo de Thor, especialmente cuando este accidentalmente decapitó una estatua de Bor. Loki le sugirió que él debía pilotar la nave, pero Thor se negó. Cuando Foster se desmayó debido al Éter en sus venas, Loki le preguntó casualmente si había muerto, y reprendió a Thor por su plan.

Enojado por sus comentarios, Thor lanzó a Loki de la nave para aterrizar en un esquife dirigido por Fandral. Una vez que Thor y Foster llegaron también al esquife, Loki comentó lo impresionado que estaba de haber sido engañado. Cuando Fandral ayudó al trío saltando para enfrentar al ejército Asgardiano que los perseguía, Loki dirigió el esquife a un lugar secreto, donde pudo transportarlos fuera de Asgard hacia el planeta natal de los Elfos Oscuros, Svartalfheim.[8]

Batalla contra Malekith

"¿Y tú cómo la ayudaste en tu celda?"
"¿Quién me puso ahí? ¿Quién me puso ahí?"
"¡Lo sabes muy bien! ¡Sabes muy bien quien lo hizo!"
Thor y Loki[fnt.]

El trío llegó exitosamente hasta los páramos de Svartalfheim, con Jane Foster recuperando su fuerza. Luego Loki se burló del amor que Thor sentía por una mujer mortal, lo que provocó una intensa discusión, y que Thor casi golpeara a su hermano, pero se detuvo al pensar que no era lo que Frigga hubiera querido. Loki, sin embargo, dijo que no estaría sorprendida. Ambos rieron, y Thor habló sobre confiar en Loki de nuevo, este último le dijo que confiara en su ira.

Ellos siguieron su camino por Svartalfheim y vieron a Malekith dejando su nave. Mientras era liberado de sus esposas, Loki le preguntó a Thor si confiaba en él, y Thor le preguntó a su vez si confiaba en él mismo. Loki le dijo que no podía, y apuñaló a Thor con su daga, luego lo lanzó por un acantilado, lo pateó y golpeó para después cortarle la mano. Malekith ya estaba ahí esperándolos, y Loki le dijo que todo lo que quería a cambio de Foster era un buen lugar para ver a Asgard arder en llamas. Algrim le dijo a Malekith que había visto a Loki en una celda, lo que significaba que era un enemigo de Asgard.

Como Malekith empezó a extraer el Éter de Foster, Thor le gritó a Loki para comenzar el ataque sorpresa, y se descubrió que la mano cortada era sólo una ilusión, ya que reapareció su mano normal y Thor invocó el Mjolnir. Él le lanzó un rayo al Éter, haciéndolo explotar, mientras Loki saltaba por encima de Foster para protegerla del estallido, pero Malekith ya había absorbido suficiente poder, se fue y le ordenó a Algrim que se encargara del resto.

Algrim lanzó una granada de agujero negro, y Loki casi fue succionado, pero Thor se las arregló para salvarlo. Luego Algrim empezó a golpear a Thor, y Loki lo apuñaló por la espalda, pero al ser "el último de los Kursed" no podía hacerle daño. Algrim sujetó a Loki y lo presionó contra su pecho, hiriéndolo. Sin embargo, Loki se las arregló para hacer explotar una bomba de implosión contra Algrim, matándolo. Thor corrió en ayuda de su hermano gravemente herido, y le prometió contarle a Odín sobre sus actos heroicos. Loki le dijo que no lo había hecho por Odín, antes que su piel se volviera gris, y aparentemente murió en los brazos de Thor, para su tristeza.[8]

Rey de Asgard

Usurpando el trono

"Si estuviera orgulloso del hombre en que mi hijo se convirtió, tampoco podría decírselo. Eso vendría solo de mi corazón. Hijo. Busca tu destino."
"Gracias, padre.
"No, gracias a ti."
―Loki y Thor[fnt.]

Como Loki realmente parecía haber muerto, Thor y Jane Foster abandonaron Svartalfheim para continuar su misión de detener a Malekith en la Tierra. Sin embargo, la muerte de Loki fue solo otra de sus ilusiones. Pareciendo débil, pero todavía vivo, Loki se escondió cuando un Guardia Einherjar llegó para ver qué sucedió. Loki aparentemente lo asesinó y tomó su lugar, regresando a Asgard sin que nadie lo descubriera. Disfrazado como el Guardia Einherjar, Loki le informó a Odín que se había encontrado un cuerpo en el campo de batalla. Odín dedujo que se trataba de Loki, quien como el Guardia Einherjar, expresó una sonrisa maníaca.[8]

Loki desterró a Odín en la Tierra haciendo uso de su magia,[2] y asumió el trono de Asgard. Cuando Thor derrotó a Malekith, este se reunió con Odín, quien era Loki disfrazado, en el Palacio Asgardiano. Como Odín, Loki le ofreció el trono por haber vuelto salvar los Nueve Mundos, pero Thor se negó para honrar el sacrificio de Loki, y le ofreció el Mjolnir, pero Loki, sabiendo que no era digno del martillo, le informó a Thor que el Mjolnir le pertenecía ahora y podía ir a la Tierra para buscar su destino. Cuando Thor se fue, Loki volvió a su verdadera forma y sonrió triunfante al reclamar el trono de Asgard después de tanto tiempo.[8]

Corrompiendo Asgard

En algún momento del reinado de Loki, Lorelei se escapó en la Tierra utilizando uno de los pasadizos secretos entre los mundos. Loki, todavía disfrazado de Odín, le ordenó a Sif que capture a Lorelei y la trajera de vuelta a Asgard.[9] Mientras observaba la Tierra, Heimdall vio a un Kree en el planeta. Debido a la enemistad entre los Kree y los Asgardianos, Loki envió a Sif a investigar.[10]

Más tarde, temiendo que estuviera expuesto, Loki decidió expulsar a Sif de Asgard.[11] Para evitar que Thor detecte cualquier diferencia sutil en su personalidad, él le concedió a Thor la libertad de actuar como quiera para mantener la paz en los Nueve Mundos, lo que significaba que Thor estaría lejos de Asgard con mayor frecuencia, mientras que Loki podría gobernar Asgard en paz y disfrutar de todas las riquezas que este poder le concedía. Eventualmente, él decidió que los reinos debían protegerse por su propia cuenta, dejó que varios enemigos empiecen a surgir, y utilizó a los mismo Asgardianos para su entretenimiento y placer individual, llevando a Asgard a una época de corrupción.

Todavía preocupado porque alguien descubra su farsa, Loki también desterró a Heimdall de su larga posición como guardián del Puente Bifrost, diciéndole a todos que era un traidor, y nombró a Skurge como su reemplazo. El verdadero propósito de Skurge era informar a Loki cada vez que Thor regrese a Asgard, lo que le permitiría a Loki cambiar su personalidad para evadir sospechas. Con el tiempo, Loki convenció a los Asgardianos de que él era una figura trágica, por lo que ordenó construir una estatua de sí mismo, y preparó una obra de teatro sobre la "muerte" de Loki en Svartalfheim.[2]

Descubierto por Thor

"¿Dónde está nuestro padre? ¿lo mataste?"
Thor a Loki[fnt.]

Habiendo gobernado Asgard durante cuatro años, Loki se sentó alrededor de varias Asgardianas para comer uvas mientras miraba su obra, La Tragedia de Loki de Asgard, que narraba los hechos de su "muerte" en Svartalfheim. A medida que los artistas actuaban, Loki sonreía y citaba las líneas al mismo tiempo que ellos, solo para después aplaudir con entusiasmo una vez que la obra terminó.

Sin embargo, para sorpresa de Loki, Thor llegó saludándolo, habiendo traído la Corona de Surtur de Muspelheim, aparentemente evitando el Ragnarök. Luego de ordenarle a los guardias llevarse la corona a la bóveda, Thor confirmó que no volvería a la Tierra de nuevo hasta descubrir la razón detrás de sus pesadillas, las cuales mostraban a Asgard siendo destruido, con Loki mostrándose nervioso y diciendo que solo era un sueño sin importancia. Thor también lo confrontó por no cumplir con su deber de proteger los Nueve Mundos, pero Loki trató de justificar sus acciones, sin embargo, Thor no quedó convencido y procedió a amenazar con lanzarle el Mjolnir en su cara. Loki afirmó que si moría entonces lo iban a ejecutar, a lo que Thor lo ignoró y cuando estaba a punto de ser golpeado por el martillo, Loki deshizo su disfraz de Odín para revelarse a sí mismo.

Cuando Loki quedó expuesto, Skurge llegó anunciando la llegada de Thor, para gran disgusto de Loki, ya que Skurge no cumplió con el trabajo que le encargó. Después, Loki insistió en que él había hecho bien en su reinado, ya que Asgard prosperó mientras que Thor obtuvo la independencia que tanto quería. Aún así, Thor lo amenazó con el Mjolnir para revelarle dónde estaba el auténtico Odín. Loki accedió cooperar, por lo que ambos se dirigieron al Puente Bifrost, dejando a Volstagg y Fandral encargándose de manejar el portal. El dúo viajó a la Tierra, donde Loki había dejado abandonado al Padre de Todo en los últimos cuatro años.[2]

Conociendo a Stephen Strange

"¿Te crees una especie de hechicero? ni siquiera lo pienses, mago de segunda."
―Loki a Stephen Strange[fnt.]

Al llegar a la Tierra, Loki y Thor se disfrazaron de civiles normales. Ellos encontraron la casa de retiro, donde Loki dejó a Odín, siendo demolida. Aún así Thor suponía que su padre se había ido y se mostró incapaz de creer que Loki todavía estaba vivo. En eso aparecieron dos fanáticas pidiéndole a Thor dejarse tomar una foto con ellas, a lo que él accedió, y quedó disgustado cuando estas le recordaron cómo Foster había terminado su relación con él. Loki, al enterarse de esto, empezó a consolar a su hermano, pero repentinamente fue capturado por un portal de Stephen Strange en el piso, que dejó una dirección hacia el Santuario de Nueva York, al cual Thor se dirigió.

Loki comenzó a caer a un vacío sin fin durante treinta minutos mientras Thor hacía un trato con Stephen Strange para ayudarlo a encontrar a Odín y después abandonarían la Tierra de inmediato, ya que Strange temía que Loki volviera a invadir el planeta. Cuando Loki fue liberado del vacío, este cayó contra el suelo del Santuario. Como Strange ya había abierto el portal a Noruega, donde estaba Odín, él le pidió a Thor controlar a Loki. Al escuchar esto, el Dios de las Mentiras invocó sus cuchillos para atacar al hechicero, aunque Thor intentó convencerlo de no hacer nada. Strange, cansado de lidiar con ambos, desplazó el portal hacia Thor y Loki, transportándolos con Odín.[2]

Despedida de Odín

"De rodillas."
"¿Perdón?"
"De rodillas, para su reina."
Hela y Loki[fnt.]

Al ver a Odín parado cerca de una roca del campo verde, Thor se acercó y le pidió acompañarlo de vuelta a Asgard. Odín solo respondió lo alegre que estaba al reencontrarse con sus dos hijos, incluso afirmó que le llevó mucho tiempo librarse de la ilusión de Loki y que Frigga se habría sentido orgullosa. Sentados en la roca, Odín les pidió que admiraran la belleza del paisaje y el mar frente a él, que le recordaba a Asgard. Thor, creyendo que era otro truco de Loki, le pidió deshacer su magia, pero él negó que estaba involucrado con las actuales acciones de Odín.

Cuando pasaron a hablar del Ragnarök, Thor le mencionó que había vencido a Surtur, dándole fin a lo que vendría a ser la destrucción de Asgard. Sin embargo, Odín afirmó que el Ragnarök ya había comenzado y no podía ser detenido. Asimismo, Odín les contó sobre Hela, quien sería liberada de su prisión cuando muera, y les explicó cómo ella quería buscar venganza. Al preguntarle quién era Hela, Odín declaró que era su primogénita, lo que también agarró por sorpresa a Loki. Como sentía que Frigga lo estaba llamando, Odín se despidió expresándole su amor a sus hijos, mientras su cuerpo se disipaba en energía y era llevado por el viento. El dolor por parte de Thor provocó que se acumularan nubes de tormenta alrededor del campo y afirmó furiosamente que todo era culpa de Loki, quien intentó calmarlo.

Pronto, Thor y Loki descubrieron un portal apareciendo frente a ellos, por lo que regresaron a sus atuendos originales, preparándose para confrontar la amenaza que se avecinaba. Ambos vieron a Hela salir del portal después de la muerte de Odín y la escucharon comentar cómo le hubiera gustado ver perecer a su padre. Hela quedó atónita, pero no sorprendida de que Odín no les contara que era su primogénita en un principio, ya que tenían ideas opuestas en la formación del Imperio Asgardiano y él la quería borrar de la historia de Asgard. Ya que Odín había fallecido, Hela, como legítima heredera al trono de Asgard, no dudo en ordenarles a Thor y Loki arrodillarse ante su nueva reina, para disgusto del mismo Loki.

Thor se negó a reconocerla como heredera al trono y arrojó el Mjolnir hacia ella, pero esta fácilmente lo detuvo y lo rompió con sus manos sin mucho esfuerzo, dejando el martillo hecho pedazos. Luego, Hela se puso su casco e invocó sus necroswords para eliminarlos, acercándose lentamente. Loki entró en pánico y pidió abrir el Bifrost, para gran horror de Thor, ya que haría que Hela llegue a Asgard y ponga en peligro a su gente. Cuando Volstagg obedeció la orden y abrió el Bifrost, durante el transporte, Hela los interceptó, empujando tanto a Thor como a Loki fuera del haz, mientras ella llegaba a Asgard para reclamar el trono por la fuerza.[2]

Vida en Sakaar

Varado en Sakaar

Al haber sido expulsado del Bifrost, Loki se estrelló en Sakaar. A pesar de estar en un ambiente tan extraño, Loki pronto llegó a conocer al Gran Maestro, haciéndose su amigo, ganándose su confianza y siendo invitado por él a sus fiestas para disfrutar de la Contienda de Campeones. Loki disfrutó bebiendo con los Sakarianos durante varias semanas mientras contaba las aventuras que vivió.

Un día, Loki se sorprendió al descubrir que Thor seguía vivo después de su encuentro con Hela, aunque en su caso él había sido capturado por el Gran Maestro para participar en la Contienda de Campeones. Como el Gran Maestro los estaba observando, Loki, para mantener su amistad con él, le explicó a Thor que no podía hacer nada para asegurar su liberación. Cuando el Gran Maestro preguntó si ya se conocían, Thor declaró que eran hermanos, pero Loki afirmó que en realidad él era adoptado. Molesto y desesperado por salir del planeta, Thor convenció al Gran Maestro de darle su libertad si derrotaba a su campeón en la arena de Sakaar. Mientras que Thor era llevado al cuartel de gladiadores, Loki siguió disfrutando de su estancia en el planeta.

Más tarde, Loki se comunicó sigilosamente con Thor a través de una proyección holográfica de sí mismo en el cuartel de gladiadores. Él le comentó que comprendía lo mucho que le dolía descubrir que su propia familia le había estado engañando toda su vida, como Loki cuando descubrió que en realidad era un Gigante de Hielo. La única respuesta de Thor al ver a Loki fue lanzarle piedras, sabiendo que no le haría daño por ser una ilusión. Loki le sugirió que juntos se ganen la confianza de Gran Maestro hasta que lo mataran y gobernaran juntos sobre Sakaar, pero Thor lo ignoró. Al exigir que le hable, Thor acusó a Loki de fingir su muerte, matar a su padre, arrebatarle su poder y provocar que Hela gobierne sobre Asgard. Esto fue suficiente para que Loki se fuera, no antes de revelarle que apostó en su contra para que Thor pierda la pelea contra el campeón del Gran Maestro.[2]

Viendo la pelea entre Thor y Hulk

"Tengo que abandonar este planeta."
"Ey, ¿a dónde vas?"
―Loki y Gran Maestro[fnt.]

Loki se reunió en la habitación privada del Gran Maestro con algunas personas para ver la pelea de Thor con el campeón actual de la Contienda de Campeones. Loki sonrió ante la posibilidad de ver a su hermano sufrir, pero quedó horrorizado al descubrir que dicho campeón se trataba de Hulk, quien llegó a Sakaar hace tiempo por medio de un agujero de gusano. Recordando la paliza que le dio Hulk en la Batalla de Nueva York, Loki optó por abandonar el planeta, pero fue detenido por el Gran Maestro, quien le pidió quedarse para disfrutar del espectáculo.

Sin revelarle al Gran Maestro sobre su encuentro previo con Hulk, Loki se sentó en silencio mientras observaba cómo Thor saludaba a Hulk, quien al percatarse de la presencia de Loki, provocó que este se sintiera incómodo. Luego, el Dios de las Mentiras vio a Thor y Hulk luchaban furiosamente entre sí, con Hulk teniendo la ventaja. Luego, cuando Hulk agarró a Thor y lo golpeó en repetidas ocasiones contra el suelo, Loki se levantó deleitándose por el acto, ya que finalmente veía sufrir a su hermano de la misma manera que él en la Batalla de Nueva York.

Después, Thor inesperadamente despertó sus poderes de trueno, y comenzó a someter a Hulk. Indispuesto a permitir que su campeón pierda la batalla, el Gran Maestro activó el Disco de Obediencia insertado en el cuello de Thor para electrocutarlo, lo que le permitió a Hulk darle el golpe final al Dios del Trueno, dejándolo inconsciente. Esto consternó temporalmente a Loki, quien a pesar de ganar la apuesta, quedó sorprendido por la trampa llevada a cabo.[2]

Aliándose con los Revengadores

"Hola, Bruce."
"Loki, la última vez que te encontré tratabas de asesinar a todo el mundo, ¿a qué te dedicas ahora?"
"Varían mucho de un momento a otro."
―Loki y Bruce Banner[fnt.]

No mucho después, Thor y Hulk escaparon de sus celdas, lo que provocó que el Gran Maestro se enfureciera. Loki y Brunnhilde fueron contactados por el Gran Maestro para encontrarlos a ambos a cambio de una gran recompensa. No obstante, cuando Loki interrumpió al Gran Maestro, Topaz respondió ofreciéndole el cetro a su amo para castigar a Loki, aunque el Gran Maestro insistió en que la interrupción no era un crimen punible con la muerte. El Gran Maestro luego envió a Loki y Brunnhilde a llevar a cabo su encargo.

Mientras caminaban juntos, Loki y Brunnhilde tuvieron una breve discusión, que terminó en una pelea, con Loki notando el tatuaje de Brunnhilde que la exponía como una Valquiria retirada. A pesar de los intentos de Loki por asesinarla, Brunnhilde lo puso contra la pared, y lo amenazó con elegir correctamente sus próximas palabras, aunque Loki no se intimidó y usó su magia para que Brunnhilde reviviera los peores recuerdos de su pasado como Valquiria. Cuando Brunnhilde recuperó la consciencia, noqueó a Loki y lo encadenó en su habitación.

No mucho después, Loki despertó, todavía encadenado, y permaneció encerrado hasta que llegaron Brunnhilde, Thor y Bruce Banner. Thor le lanzó un objeto a Loki, solo para asegurarse si era real o una ilusión, y cuando Banner le preguntó cuáles eran sus intenciones ahora, este le respondió que variaban de un momento a otro. Mientras permanecía encadenado, Loki escuchó como Thor fundaba a los Revengadores para asesinar a Hela en Asgard, pero antes tenían que escapar de Sakaar viajando por el Trasero del Diablo. Viendo su oportunidad para liberarse, Loki les ofreció su ayuda dándoles acceso a las naves del Gran Maestro, que eran capaces de soportar y viajar a través del Trasero del Diablo. Aunque los Revengadores desconfiaban de él, Thor finalmente aceptó.[2]

Escape de Sakaar

"Sé que te he traicionado muchas otras veces, pero esta vez, de verdad, no es nada personal. La recompensa por tu captura me va a beneficiar."
"¿Nunca fuiste sentimental verdad?"
"Esas cosas las quemo."
"Estoy de acuerdo. Querido hermano. Te has vuelto predecible. Confío en ti. Tú me traicionas. Y seguimos girando, y girando, en círculo."
―Loki y Thor[fnt.]

Cuando fueron a buscar el Comodoro, la nave personal del Gran Maestro, Thor y Loki se unieron para luchar juntos una vez más contra los guardias Sakaarianos. A medida que seguían venciendo a los hombres que protegían el edificio, ellos llegaron al ascensor, donde Loki le reveló a Thor que planeaba quedarse en Sakaar, lo que Thor aceptó de inmediato al afirmar que se ajustaba perfectamente a su personalidad caótica y sin ley. Thor confesó que él había esperado que pudieran pelear del mismo lado para siempre, pero llegó a la conclusión de que eso nunca sucedería.

Al llegar a lo alto del edificio, Thor aplicó el "ayúdenme" con Loki para distraer a los guardias Sakaarianos, quienes se acercaron con el fin de ayudar a Loki aparentaba malherido, solo para que Thor lo lanzara contra ellos al estar lo suficientemente cerca. Mientras se acercaban al Comodoro, Loki, inevitablemente, traicionó a Thor para recibir una recompensa por su captura, proyectando una ilusión de sí mismo. Sin embargo, Thor había colocado un Disco de Obediencia en la espalda de su hermano, dejándolo incapacitado en el suelo una vez que activó el dispositivo. Thor le dijo que sabía que Loki siempre sería el Dios de las Mentiras, que esperaba verlo mostrar cierta capacidad de madurez, y dejó el control remoto fuera de su alcance.

Mientras Loki permanecía en shock en el suelo, la Rebelión Sakaariana llegó para abordar la Estadista y escapar como lo hicieron los Revengadores. Como Korg desactivó el control del Disco de Obediencia de Loki, este se levantó y decidió unírseles, mencionando que parecían necesitar un líder que los guíe a nuevos destinos, por lo que decidió reutilizar su auténtico casco dorado con cuernos.[2]

Ragnarök

Batalla en el Puente Arcoíris

"Bienvenido a casa. Vi que vendrías, Loki."
"Sí, lo sé."
Heimdall y Loki[fnt.]

Loki escapó con la Rebelión Sakaariana en la Estadista viajando por el Trasero del Diablo, y decidió guiar la nave a Asgard, donde los Asgardianos estaban siendo acorralados por los Berserkers de Hela. Como los gladiadores salieron para luchar contra los Berserkers, Loki salió de la Estadista anunciándoles a los Asgardianos que "su salvador" había llegado. Mientras los Asgardianos evacuaban subiéndose a la Estadista, Loki se reunió con Heimdall, quien confesó su gusto de verlo venir para ayudar. Loki asintió y se preparó para combatir al lado de sus aliados.

Eventualmente, Loki y los otros guerreros vieron como Thor saltaba desde el Palacio Asgardiano hasta el Puente Arcoíris para confrontar al ejército de Hela liberando rayos de sus manos a pesar de no tener el Mjolnir. Loki sonrió al ver que su hermano dominó sus nuevas habilidades y juntos destruyeron a varios de los Berserkers con bastante facilidad. No mucho después, se les unió Brunnhilde, y Loki se deshizo de su caso. Tomándose un descanso, Thor le comentó a Loki que había llegado tarde, con Loki diciéndole sarcásticamente que parecía faltarle un ojo, ya que Hela se lo arrancó durante la pelea.

De repente, Hela apreció frente a Loki, Thor y Brunnhilde. A medida que la Diosa de la Muerte se acercaba, Thor dedujo que como el poder de Hela provenía de Asgard, ellos tenían que destruir el reino provocando el Ragnarök. Escuchando el plan de su hermano, Loki se ocupó de dirigir el Comodoro hasta el Palacio Asgardiano. Él entró a la Cámara de Odín, y se llevó la Corona de Surtur para fusionarlo con la Llama Eterna. En el proceso, Loki vio el Teseracto,[2] y fue tentado a robar el artefacto, aún sabiendo que podría traer consecuencias.[12] Acto seguido, Loki resucitó a Surtur, quien asesinó a Hela y destruyó Asgard rápidamente para cumplir con la profecía. Loki, así como los Revengadores, la Rebelión Sakaariana y los Asgardianos, consiguieron evacuar en la Estadista a tiempo, evitando ser eliminados también.[2]

Apoyando a Thor

"Tal vez no seas tan malo después de todo, hermano."
"Tal vez no."
"Gracias. Si estuvieras aquí tal vez te abrazaría."
"Aquí estoy."
Thor y Loki[fnt.]

Más adelante, Thor se puso un parche en el ojo derecho que perdió durante la batalla, con Loki apareciendo y mencionándole que su nueva apariencia le recordaba a su padre. Thor, creyendo que se trataba de una proyección de su hermano, comentó en broma que si realmente estuviera allí le daría un abrazo y le lanzó un objeto. Sin embargo, Loki lo atrapó y le aseguró que realmente estaba en la nave. Los dos hicieron su camino hacia la cubierta, orgullosos por haber reestablecido su relación como hermanos durante este largo viaje.

Loki apoyó a su hermano sentándose en su trono y siendo coronado Rey de los Asgardianos, acompañado por Hulk, Brunnhilde, Heimdall, Korg y Miek. Después de intentar obtener alguna sugerencia sobre a dónde ir por Miek, Thor finalmente decidió que deberían establecer el rumbo a la Tierra para reconstruir Asgard en Noruega, como sugirió Odín antes de su muerte.[2]

Guerra del Infinito

Encuentro con Thanos

"¿En serio crees que sea una buena idea volver a la Tierra?"
"Claro que sí. Las personas de la Tierra me aman, soy muy popular."
"Creo que no entendiste ¿en serio crees que sea una gran idea llevarme de vuelta a la Tierra?"
"Tal vez no, siendo honestos. Yo no me preocuparía. Presiento que todo va a salir bien."
―Loki y Thor[fnt.]

Mientras todavía estaban viajando, Loki visitó a Thor y le preguntó si era una buena idea regresar a la Tierra, a lo que él respondió que lo era porque todos lo amaban allí. Loki declaró que estaba hablando de sí mismo, aunque Thor le aseguró que todo iba a estar bien, solo para ver una nave más grande acercándose a ellos, para gran horror de Thor y Loki.[13]

Ataque a la Estadista

"No vas a ser nunca... un dios."
―Loki a Thanos[fnt.]

La Estadista pronto fue abordada por Thanos y la Orden Oscura. Aunque Brunnhilde escapó con algunos Asgardianos por medio de cápsulas, Loki y Thor se quedaron para combatir a los invasores, solo para ser fácilmente derrotados por Thanos. Como resultado, Loki fue rodeado por la Orden Oscura para asegurarse de que no escape de su castigo.

Débil, Thor fue tomado como rehén por Thanos para obligar a Loki a entregarle el Teseracto, sin embargo, Thor señaló que dicha reliquia fue destruida junto con Asgard. Acto seguido, Thanos comenzó a torturar a Thor con la Gema del Poder, lo cual fue suficiente para forzar a Loki a revelar que tenía el Teseracto todo este tiempo, lo que enfureció a Thor, quien mencionó que era un hermano de lo peor. No obstante, Loki pronto reveló que había estado ganando tiempo para que Hulk embosque a Thanos. A pesar de los esfuerzos de Hulk por vencerlo, Thanos terminó derrotándolo sin mucho esfuerzo.

Loki vio como Thor intentó atacar una vez más a Thanos, solo para ser inmovilizado con metal por los poderes telequinéticos de Ebony Maw. Por su parte, Heimdall utilizó lo último de su poder para convocar al Bifrost y enviar a Hulk a la Tierra para advertir a todos de la llegada de Thanos, lo cual hizo reaccionar a Thanos, quien optó por asesinar a Heimdall con la lanza de Corvus Glaive.

Como Thanos tenía ya la Gema del Poder y la Gema del Espacio en su posesión, este le ordenó a la Orden Oscura ir a la Tierra por la Gema del Tiempo y la Gema de la Mente. Loki se ofreció a colaborar guiando a la Orden Oscura, pero Thanos le cuestionó si podía considerar su fracaso en la Invasión Chitauri como una experiencia útil para ayudarle. Aún así, Loki renovó su lealtad hacia Thanos, acercándose lentamente, antes de echarle una mirada a Thor para que pudiera ver sus intenciones. Desafortunadamente, Thanos anticipó fácilmente la traición y ataque sorpresa de Loki con su daga, y lo levantó de sus pies.

A medida que era asfixiado, Loki le remarcó a Thanos que él nunca se iba a convertir en un dios, lo que provocó que un airado Thanos le rompiera el cuello, y arrojó su cuerpo al lado de Thor, mencionándole que Loki no sería "resucitado" esta vez. Una vez que Thanos activó el poder de las Gemas para destruir la Estadista y teletransportarse con la Orden Oscura de vuelta al Santuario II, Thor se acercó al cadáver de Loki, llorando por su muerte hasta que la Estadista estalló, con Thor convirtiéndose en el único sobreviviente pese al daño recibido.[12]

Legado

Sabiendo que Loki estaba realmente muerto, Thor hizo todo lo que pudo para matar a Thanos y vengarlo, forjando el Rompetormentas con la ayuda de Eitri y llegó a herir a Thanos con su nueva arma en el pecho. Thor repitió su promesa de matar a Thanos para burlarse de él, pero Thanos aún así se burló de Thor por no haber apuntado el Rompetormentas a su cabeza. Antes de que Thor pudiera detenerlo, Thanos logró chasquear sus dedos con el Guantelete del Infinito, eliminando con éxito a la mitad de la vida en el universo.[12]

Sin embargo, unas semanas más tarde, los Vengadores sobrevivientes emboscaron a Thanos en su granja en Titán II, solo para descubrir con horror que el Titán Loco había destruido las Gemas para hacer imposible deshacer el Chasquido. Enojado por las acciones y muertes provocadas por Thanos, Thor lo decapitó brutalmente con el Rompetormentas, matándolo y finalmente vengando la muerte de Loki. Sin embargo, Thor no sintió ni felicidad ni satisfacción, pues se mostraba más frustrado porque las acciones de Thanos ahora eran irreversibles.[7]

Atraco al tiempo

Robo de la Gema de la Realidad

En 2023, los Vengadores descubrieron como viajar en el tiempo y decidieron juntar las Gemas del Infinito. En un 2013 alternativo, antes del Saqueo de Asgard, Loki permaneció en su celda de detención en las mazmorras. Él lanzaba constantemente un objeto en su aburrimiento mientras Thor y Rocket caminaban sigilosamente al lado de su celda en un intento por robar la Gema de la Realidad de Jane Foster.[7]

Robo de la Gema del Espacio

En un 2012 alternativo, Loki, tras ser derrotado por los Vengadores en la Batalla de Nueva York, fue esposado y se transformó burlonamente en Steven Rogers, solo para que Thor le coloque un bozal de metal. Mientras los Vengadores escoltaban a Loki fuera de la Torre Stark abordando un ascensor, ellos pronto fueron detenidos por Alexander Pierce y un grupo de operativos de HYDRA, que estaban infiltrados en S.H.I.E.L.D., para exigirle a los Vengadores entregar a Loki, así como el Teseracto.

Thor y Stark discutieron con Pierce, ya que Loki era de Asgard y allí debía ser juzgado por sus crímenes, pero no lograron convencerlo. De repente, a Stark le dio un paro cardíaco, causando que los Vengadores y Pierce lo atendieran. En el caos que siguió, Loki se dio cuenta con confusión de que el maletín que contenía el Teseracto fue robado por un guardia, que era en realidad Anthony Stark de 2023, pero él fue golpeado por un airado Hulk. Cuando el maletín se abrió y el Teseracto se deslizó hacia los pies de Loki, este lo agarró con sus manos y abrió un portal para abandonar la Tierra, creando una realidad alterna donde los Vengadores casi nunca lo encontrarían.[7]

Poderes y habilidades

Poderes

  • Fisiología de Gigante de Hielo: A pesar de que Loki fue encantado para parecer un Asgardiano, este seguía conservando los poderes que poseía un Gigante de Hielo, como se demostró al soportar el contacto físico cuando cargó el Cofre de los Antiguos Inviernos.
    • Fuerza sobrehumana: Loki posee una fuerza formidable como resultado de su linaje de Gigante de Hielo, que es comparable con la de los Asgardianos. Loki pateó a un hombre a varios kilómetros hacia una pared, y lanzó a otro por una habitación y una ventana. Él fue capaz de dominar a Steven Rogers con facilidad. Su fuerza también extiende su habilidad física.
    • Durabilidad Sobrehumana: Como Gigante de Hielo, Loki tiene un cuerpo elástico con un soporte muy por encima de lo que un cuerpo humano puede soportar. Destaca especialmente su pronunciada tolerancia al frío. Loki también demostró una extrema resistencia contra las balas, las cuales sólo rebotan con él. También soportó un disparo pleno de un arma basada en el Destructor, múltiples disparos de los repulsores de la armadura de Iron Man, y una flecha explosiva de Clinton Barton, y en cada caso él salió con sólo daños menores. Mientras estaba aturdido y herido de gravedad por Hulk, todavía se encontraba lejos de estar muerto y logró recuperarse lo suficientemente rápido como para ponerse de pie e intentar escapar.
    • Velocidad sobrehumana: Loki es lo suficientemente rápido como para atrapar las flechas de Barton en pleno vuelo, a centímetros de distancia de su rostro. También utilizó su velocidad en su lucha contra Rogers, durante la cual llevaba fácilmente la ventaja. Cuando su plan para destruir el Éter fue revelado, se las arregló para matar a todos los Elfos Oscuros que lo rodeaban con nada más que su daga. Su velocidad solo fue superada al intentar eliminar a Brunnhilde, y fue detenido por Thanos repentinamente cuando intentó traicionarlo por segunda vez.
    • Longevidad: Loki tuvo la capacidad de vivir durante miles de años. Loki era un bebé al final de la última gran guerra entre los Asgardianos y los Gigantes de Hielo, hace más de mil años y siguió teniendo una apariencia joven hasta su muerte.
    • Factor de curación regenerativo: A pesar de su sorprendente resistencia a las lesiones, todavía era posible herir o incluso matar a Loki. Sin embargo, debido a su fisiología de Gigante de Hielo, Loki se recuperó a un ritmo mucho más rápido que el de los humanos. Por lo tanto, Loki sanó rápidamente incluso de los golpes brutales de Hulk.
  • Maestro hechicero: Loki es un maestro de la magia. Él puede crear ilusiones, incluyendo copias de sí mismo y puede influenciar en la mente de las personas. Es capaz de alterar, deformar, distorsionar, modificar, manipular, transformar y controlar los recuerdos de alguien. Él puede ocultarse a sí mismo o a otros de la visión, y puede convocar objetos. Él también puede alterar su apariencia y la de los demás cuando él quiera y en quién quiera.
    • Manipulación de la ilusión: Loki podía generar una luz holográfica, verde nebulosa, para crear ilusiones. Particularmente engañaba a los enemigos que intentaban atacarlo con una ilusión de sí mismo, la cual utilizó mayormente con Thor. Loki incluso podía crear múltiples copias de sí mismo simultáneamente durante su primer duelo con Thor. Loki también podía alterar su atuendo, su voz y su apariencia física para parecerse a otra persona. Cuando era niño, se había transformado en una serpiente para engañar a Thor, a quien en una ocasión lo transformó en una rana e incluso en Sif. Loki también puede hacer como si alguien hubiera sido apuñalado, golpeado y no tuviera mano. Sus ilusiones holográficas también afectaban salas enteras, lo que le permitió disimular el hecho de que estaba desaliñado y destrozado por la muerte de Frigga, aunque Thor pudo deducir fácilmente la ilusión.
    • Manipulación mental: Loki podía influir sutilmente en las mentes de los demás, como cuando manipuló a Erik Selvig para que investigara el Teseracto, haciéndole repetir sus palabras y pensamientos como si fueran suyos. Más tarde, Loki incluso fue capaz de lanzar un hechizo de ese tipo sobre el propio Odín, pudiendo hacerse con el trono durante cuatro años. También afecta la mente de las personas para que recuerden su pasado, como lo hizo con Brunnhilde.
    • Conjuración: Cuando Heimdall estaba a punto de atacarlo, Loki convocó rápidamente el Cofre de los Antiguos Inviernos para usarlo contra él, luego lo hizo desaparecer con un gesto de sus manos. También parecía ser capaz de convocar sus dagas de la nada cuando amenazó a Stephen Strange. Finalmente, usó esta habilidad para hacer que el Teseracto apareciera en sus manos cuando fue amenazado por Thanos, antes de hacer que una daga apareciera en su otra mano en un intento fallido por matar al Titán Loco.
    • Telequinesis: Loki fue capaz de mover e influir en los objetos solo a través de la fuerza de voluntad. Al escuchar sobre la muerte de Frigga, Loki, con furia, apretó los puños y envió todo alrededor de su celda a volar por el aire, lo que también sacudió la celda violentamente como un pequeño temblor, haciendo que la luz parpadeara.

Equipamiento

Armas

  • Cuchillas pequeñas: En la batalla, Loki a menudo usaba cuchillos o dagas para herir y matar a sus enemigos, aunque también era competente con una lanza. Él mostró dominio sobre las armas cuando mato a Gigantes de Hielo con un solo tiro y mato a agentes de S.H.I.E.L.D. cuando vino por primera vez por el Teseracto. En el Segundo Conflicto de Elfos Oscuros, él se vio usando una daga para matar a varios elfos. Loki también usó una daga durante su intento de asesinar a Thanos.
  • Gungnir: Al tomar el trono, Loki empuño la lanza de Odín, que podía usar para disparar rayos de energía que podían matar fácilmente a los mortales o Gigantes de Hielo y dañar a los asgardianos.
  • Cofre de los Antiguos Inviernos: Loki tomó posesión del cofre durante su brece mandato sobre Asgard, demostrando ser capaz de hacerlo aparecer de la nada y luego desaparecerlo en el aire, tal como hizo al congelar a Heimdall. Posteriormente, él accedió a su energía de congelación para congelar el Puente Bifrost en un intento de destruir Jotunheim.
  • Destructor: En un intento de destruir a Thor y asegurarse de que sus planes no fueran expuestos, Loki controló al Destructor mientras estaba sentado en su trono dentro del Palacio y le ordenó que matara a Thor golpeando su cuerpo mortal, pero el Destructor es destruido por Thor después de que este demostró ser digno y recupero sus poderes.
  • Cetro: Durante su campaña para gobernar la Tierra, Loki empuño un Cetro, que le concedió Thanos, que era capaz de disparar rayos de energía, ya que contenía la Gema de la Mente. Al tocar el pecho de una persona con el cetro, Loki era capaz de torcer las lealtades de la persona mientras conservaba su personalidad normal, tal como hizo con Erik Selvig y Clinton Barton.
  • Teseracto: El Teseracto era el recipiente de la Gema del Espacio, una de las Gemas del Infinito. Loki uso el Teseracto para abrir un agujero de gusano y permitir que los Chitauri invadieran la ciudad de Nueva York. Después de la Batalla de Nueva York, el Teseracto fue adquirido por el hermano de Loki, Thor, quien trajo el Teseracto de vuelta a Asgard. Sin embargo, cuando Loki usurpa el trono y se disfraza de Odín, él acusa a Heimdall de traición, obligando al guardián a huir, mientras él coloco el Teseracto en la Cámara de Odín. Durante la destrucción de Asgard, Loki toma el Teseracto antes de la explosión del planeta. Más tarde, Loki pierde el Teseracto cuando Thanos lo toma y destruye para adquirir la Gema del Espacio.
  • Granada de Agujero Negro: La granada es un arma utilizada por los Elfos Oscuros para crear una singularidad gravitacional en miniatura. Este tipo de arma se usó nuevamente en la infiltración de Svartalfheim, donde Loki plantó una sobre Algrim que probablemente tenía Algrim antes de ese evento y lo mató en el proceso.
  • Corona de Surtur: Tras la derrota de Surtur, Loki, mientras estaba disfrazado de Odín, recibe de Thor la corona del Demonio de Fuego, aunque confundió la corona con la cabeza de Surtur. Durante su batalla contra Hela, Loki fue enviado por Thor a arrojar la corona con la Llama Eterna, permitiéndole a Surtur renacer y destruir tanto a Asgard como a Hela.
  • Llama Eterna: Buscando una manera de destruir a Hela de una vez por todas, Loki combina la Llama Eterna con la Corona de Surtur, permitiendo al Demonio de Fuego renacer y destruir a Hela, junto con todo Asgard, mientras que Loki y los Asgardianos huyeron.

Vehículos

  • Carruaje Chitauri: En un intento de escapar de Thor en medio de la Batalla de Nueva York, Loki atrapó un Carruaje Chiaturi, viajando por toda la ciudad, disparando contra los inocentes que estaban debajo de él. Cuando Loki intentó derribar a Natalia Romanoff, quien había también atrapado un carruaje, Clinton Barton le disparo a Loki, solo para que la flecha explotara, destruyendo el carro e hiriendo a Loki.
  • Esquife Asgardiano: Mientras escapaba de las mazmorras asgardianas con Thor, Loki fue sacado de una nave de los Elfos Oscuros y abordo un esquife que estaba siendo piloteado por Fandral. Loki luego tomó los controles y lo piloteo a través de un portal que los condujo a sí mismo, Thor y Jane Foster a Svartalfheim.
  • Estadista: Durante el escape de Sakaar, Loki se había encontrado con Korg junto con el resto de la Rebelión Sakaariana y juntos robaron el Estadista, que usaron para llegar a Asgard y evacuar a los asgardianos para salvarlos de Hela. Sin embargo, la Estadista fue atacada y destruida por Thanos.
  • Comodoro: A medida que se agotaba el tiempo durante el enfrentamiento contra Hela, Loki tuvo la tarea de resucitar a Surtur para terminar la batalla, así que Loki tomó la nave para ingresar al Palacio Asgardiano y cumplir su tarea lo más rápido posible.

Relaciones

Familia

Aliados

Enemigos

Apariciones

Apariciones de Loki

En orden cronológico:

Detrás de escenas

  • Tom Hiddleston, el actor que interpreta a Loki, originalmente hizo audición para tener el papel de Thor.
  • Tom Hiddleston declaró que como gobernante de Asgard desde el final de Thor: The Dark World, cuatro años antes de los sucesos de Thor: Ragnarok, "Loki ha dedicado la mayor parte de sus esfuerzos a la autoglorificación narcisista. No tanto por el buen gobierno".

Trivia

  • A pesar de ser un Gigante de Hielo, Loki casi siempre fue referido como un Asgardiano, algo que señaló y corrigió en Avengers: Infinity War. Esto puede deberse a que él vivió la mayor parte de su vida en Asgard.
  • Al igual que los cómics, Loki fue el primer villano que los Vengadores enfrentaron.
  • De acuerdo con Natalia Romanoff, Loki llevó a cabo ochenta asesinatos en los dos primeros días de la Invasión Chitauri.

Referencias

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.