La Llama Eterna era una llama mística e inextinguible que contenía el verdadero poder del Demonio de Fuego Surtur, y es capaz de resucitar a los muertos.

Historia

La Llama Eterna estaba en la Cámara de Odín y era custodiada por el Destructor.[1]

Durante la confrontación entre Thor y Surtur, este último explicó que el Ragnarök ocurriría cuando su corona se fusionara con la Llama Eterna. Más tarde, Hela resucitó su ejército Berserkers y Fenris usando un puñado de la Llama Eterna. Mientras Thor y sus Revengadores luchaban contra el ejército de Hela en Asgard, Thor entendió que para derrotarla debía destruir la fuente de poder de Hela, Asgard. Por ello, Loki dejó caer la Corona de Surtur en la Llama Eterna, resucitando a Surtur y desatando el Ragnarök.[2]

Capacidades

La Llama Eterna contiene todo el poder de Surtur que le fue arrebatado cuando Odín lo derrotó. Al colocar la Corona de Surtur en la Llama Eterna, Surtur podía ser convocado e incluso resucitado y restaurado a su máximo poder, lo que le permitió desatar el Ragnarök.

La Llama Eterna también tiene el poder de resucitar a individuos fallecidos, como se mostró cuando Hela uso un puñado de esta para resucitar a su ejército.

Su poder fue tan grande que fue lo único que Hela abiertamente elogió en la Cámara de Odín, y hasta rechazó el Teseracto en favor de la Llama Eterna.

Trivia

  • En los cómics, la Llama Eterna es una llama mística que no se puede extinguir. Odin, Vili y Ve Borson se lo robaron a Surtur en los albores del tiempo para que Surtur no pudiera encender su espada y provocara el Ragnarök.

Referencias

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.