FANDOM


"¿Aún crees que no habrán consecuencias, Strange?, ¿O un precio que pagar? Rompimos las reglas. Igual que ella. Siempre hay que pagar las cuentas. ¿Oíste? "
―Karl Mordo a Stephen Strange[fnt.]

Karl Mordo es un antiguo miembro de los Maestros de las Artes Místicas y un aliado cercano de Ancestral, ayudándole a reclutar y entrenar a nuevos soldados. Cuando Mordo encontró a Stephen Strange, él lo invitó a Kamar-Taj a pesar de las objeciones de Ancestral y lo ayudó en la batalla contra Kaecilius y los Fanáticos. Durante estos acontecimientos, él fue testigo de como Ancestral y Strange no respetaban las reglas establecidas por los Maestros al extraer poder de la Dimensión Oscura o usar el Ojo de Agamotto para alterar el tiempo, por lo que decidió abandonar a los Maestros. Mordo estaba decepcionado y eventualmente llegó a la conclusión de que el mundo tenía demasiados hechiceros, por lo que decidió empezar a despojarlos de su poder a cada uno.

Biografía

Vida Temprana

Llegada a Kamar-Taj

Habiendo sufrido una tragedia en su vida, Karl Mordo llegó a Kamar-Taj para convertirse en uno de los Maestros de las Artes Místicas con el fin de vengarse de su pérdida, aunque inicialmente fue irrespetuoso con las enseñanzas y el modo de vida que encontró allí. Mordo fue entrenado por Ancestral en las Artes Místicas y pronto se convirtió en un Maestro, dejando a un lado su deseo de venganza y dedicando su vida a las artes místicas para proteger al mundo de los daños y las amenazas.[1]

Recuperando el Arco y la Flecha de Apolo

Cuando el Arco y la Flecha de Apolo fueron robados de Kamar-Taj por Jiãó ào Zhànshì y su ejército, Mordo interrumpió a Ancestral de su entrenamiento para informale de lo acontecido. Acto seguido, los dos se enfrentaron a los bandidos y, tras una feroz batalla, los Maestros de las Artes Místicas finalmente salieron victoriosos y recuperaron el Arco y la Flecha, devolviéndolo a Kamar-Taj para su custodia.[2]

Reclutando a Stephen Strange

Entrando a Kamar-Taj

"¿Puedo darte un buen consejo? Olvida todo lo que crees conocer."
―Karl Mordo a Stephen Strange[fnt.]

En Nepal, Karl Mordo escuchó a Stephen Strange pedirle a la gente direcciones para llegar a Kamar-Taj. Él lo siguió por las calles y luego lo salvó de tres asaltantes que intentaron robarle su reloj. Mordo llevó a Strange a Kamar-Taj diciéndole que "olvidara" todo lo que él pensaba que sabía. Ellos entraron, con Mordo presentándole a Ancestral, que Strange confundió con Hamir.

A pesar de lo que le decía Ancestral, Strange se mostró escéptico y arrogante sobre las Artes Místicas, por lo que ella decidió separar su Forma Astral de su cuerpo, antes de regresarlo al mundo físico, mientras Mordo sostenía el cuerpo de Strange. Él también avisó el alto nivel de ritmo cardíaco que tenía Strange cuando éste fue empujado a través de múltiples dimensiones en el Multiverso; Ancestral le dijo que ya había visto suficiente y echó a Strange de Kamar-Taj.[1]

Convenciendo a Ancestral

"Hay una gran fuerza en él."
―Karl Mordo[fnt.]

Después de que Ancestral negara enseñarle a Stephen Strange, Mordo la convenció de que Strange podría ayudarles a derrotar a Kaecilius y a los Fanáticos. Este señaló que una vez él era alguien orgulloso e impetuoso como Kaecilius hasta que fue entrenado por Ancestral, quien le ayudó a tener una mejor percepción de su entorno y futuro. Eventualmente, ella dejó entrar a Strange nuevamente a Kamar-Taj para entrenar.

Mordo llevó a Strange a su habitación en Kamar-Taj y le dijo que su entrenamiento comenzaría a primera hora de la mañana. Mordo le entregó a Strange un pedazo de papel y éste último le preguntó si era su mantra, sólo para que Mordo respondiera que era la contraseña del Wi-Fi, bromeando al decir que ellos no eran salvajes.[1]

Entrenando a Stephen Strange

Mordo comenzó a enseñarle a los estudiantes de los Maestros de las Artes Místicas cómo utilizar un Anillo de Honda, un objeto místico para ayudar a los hechiceros a recorrer grandes distancias rápidamente y se enteró de la dificultad que tenía Stephen Strange en usarlo, culpando sus manos dañadas por ser demasiado temblorosas. Ancestral llegó al exterior del lugar, terminó la sesión y envió a Mordo y a los otros aprendices, quedando sólo ella y Strange para discutir acerca de la dificultad que tenía y usar a Hamir como un ejemplo de lo que podía lograr bajo las enseñanzas de Mordo.

Cuando Mordo regresó al exterior poco después, descubrió que Ancestral estaba intentando algo diferente y había dejado a Strange en la cima del Monte Everest como estímulo, con Mordo consternado de que Ancestral estuviera usando esta técnica una vez más. Aunque Mordo pensó en recoger a Strange temiendo por su seguridad y vida, Ancestral le ordenó que esperara y eventualmente Strange logró crear un portal con su Anillo y regresó a Kamar-Taj, congelado y cayendo de rodillas. Al ver esto, Mordo y Ancestral se rieron, pero también felicitaron a Strange por su éxito al haber logrado crear el portal.

Con Strange ganando más confianza en sus habilidades, Mordo ayudó a entrenarlo en combate cuerpo a cuerpo y le explicó que la magia puede canalizarse a través de objetos y reliquias para crear armas y hechizos más avanzados, como su propia Vara de Watoomb y las Botas Impulsoras de Vollor. Mientras Strange bromeaba con los complejos nombres que su compañero utilizaba, Mordo le explicó que pronto encontraría su propia reliquia antes de que comenzaran a pelear juntos, con Mordo derribando fácilmente a Strange.[1]

Explicando las leyes naturales

Más adelante, Mordo y Wong descubrieron a Strange utilizando el Ojo de Agamotto y manipulando el tiempo, con Mordo ordenándole que se detuviera y le explicó que el uso de tales hechizos era muy peligroso, ya que podría haberse atrapado en un bucle temporal o posiblemente borraría su existencia de la historia del mundo.

Cuando Strange cuestionó el propósito de los Maestros de las Artes Místicas, el duo intentó explicarle la causa que los hechiceros de Kamar-Taj servían para mantener a Dormammu lejos de la Tierra, comparándolos con los Vengadores que protegían el mundo. Al finalizar la charla, el portal que dirigía al Santuario de Londres se abrió y Kaecilius logró destruír dicho templo; la explosión causada derribó a Wong y a Mordo, mientras que Strange cayó dentro del portal que se dirigía al Santuario de Nueva York.[1]

Batalla en la Dimensión Espejo

"Su conexión con la Dimensión Oscura los hace más poderosos en la Dimensión Espejo. Quizá no afecten el mundo real, pero pueden matarnos. Tu idea no fue astuta. ¡Fue un suicidio!"
―Karl Mordo a Stephen Strange[fnt.]

Mordo y Ancestral finalmente se reunieron con Stephen Strange en el Santuario de Nueva York, donde el hechicero incipiente acusó a su mentora de extraer poder de la Dimensión Oscura y de engañarlo para que entrara en su guerra metafísica. Furioso ante esto, Mordo acusó a Strange de cobardía y presunción. Luego de que Ancestral se fuera del lugar ambos compañeros fueron atacados por Kaecilius una vez más, donde a pesar de que intentaron confinar a Kaecilius en la Dimensión Espejo, los dos fueron mantenidos en desventaja por los increíbles poderes de su enemigo.

Cuando Strange y Mordo salieron a la ciudad de Nueva York intentando escapar de Kaecilius, Ancestral llegó y se enfrentó con él a medida que la situación se esfumaba, revelando que sus poderes provenían de la Dimensión Oscura, dejando sorprendido a Mordo. Ella logró rescatar a sus estudiantes y les permitió escapar, pero fue mortalmente herida en el proceso, ya que Kaecilius la hirió a muerte con un fragmento y la empujó al mundo físico, haciéndola caer varios metros contra el suelo.

Después de la muerte de Ancestral, Mordo regresó a Kamar-Taj y se desilusionó profundamente con su mentora y su causa, creyendo que su flexión de las leyes de la naturaleza la hizo responsable de la caída eventual de Kaecilius. Sin embargo, a pesar de todo esto, Stephen Strange convenció a Mordo de que debían seguir luchando contra Dormammu mientras aún podían.[1]

Derrotando a Dormammu

Mordo y Strange se dirigieron a Hong Kong, solo para descubrir con horror que los Maestros de las Artes Místicas habían sido derrotados por los Fanáticos y que el Santuario de Hong Kong ya fue destruido, lo que permitió a la Dimensión Oscura comenzar a consumir toda la Tierra. No dispuesto a permitir que esto suceda, Strange abrió el Ojo de Agamotto y realizó el hechizo para manejar el tiempo, mientras Kaecilius se acercaba a él. Sin embargo, Strange completó el hechizo con éxito, congeló a Kaecilius y revirtió el daño hecho, reparando los edificios destruidos alrededor de la ciudad en llamas. No obstante, Kaecilius se liberó a sí mismo y a sus Fanáticos del hechizo, lo que les permitió permanecer en el mismo lapso de tiempo que Strange y Mordo.

A medida que seguían huyendo, Mordo se vio obligado a luchar contra las Fanáticas Morena y Rubia, y Strange peleó contra Kaecilius. Más tarde, Mordo ayudó a Strange a utilizar el Bastón del Tribunal Viviente para atrapar a Kaecilius en un edificio reconstruyéndose, descubrieron el cadáver de Wong, quien murió luchando contra los Fanáticos. Strange usó el Ojo de Agamotto para revivirlo a él y a gente inocente de entre los muertos, con Wong impresionado por lo que Strange hacía pero prefirió no quejarse.

Mientras Mordo, Strange y Wong se preparaban para correr hacia el Santuario de Hong Kong con el propósito de defenderlo, ellos fueron interrumpidos a mitad del hechizo, lo que provocó que el tiempo se congele. Kaecilius regresó y declaró que la llegada de Dormammu no podía ser detenida y mencionó que la Dimensión Oscura iba más allá del tiempo. Teniendo en cuenta esto, Strange se fue a confrontar directamente a Dormammu, a quien obligó a llevarse a Kaecilius y sus seguidores lejos de la Tierra.

Mientras que Strange y Wong estaban en un estado de ánimo de celebración, Mordo se encontró más desilusionado por la ruptura de Strange de las leyes de la naturaleza para derrotar a Dormammu, tal y como lo había hecho Ancestral. Mordo concluyó que los hechiceros que abusaban de su poder eran responsables de los desequilibrios que tenía el mundo, por lo que decidió que su mejor causa era abandonar a los Maestros de las Artes Místicas y se marchó, mientras Strange y Wong lo observaban.[1]

Cazando Hechiceros

Ataque a Jonathan Pangborn

"He viajado por varios meses y tuve una revelación. El gran propósito de un hechicero es distorsionar la forma de las cosas. Robar poder. Revertir la naturaleza. Igual que tú."
"No robé nada. Este es mi poder, mío."
"El poder tiene un propósito."
"¿Por qué haces esto?"
"Porque he logrado entender qué está mal en este mundo... demasiados hechiceros."
―Karl Mordo y Jonathan Pangborn[fnt.]

Algún tiempo después, Mordo confrontó a Jonathan Pangborn en el taller donde este último trabajaba. Allí, Mordo le recordó a Pangborn cómo había sido llevado a Kamar-Taj en una camilla antes de ser eventualmente curado por Ancestral. Mordo afirmó que estuvo ausente y que ahora había llegado a su propia comprensión sobre el verdadero propósito de los Maestros de las Artes Místicas en el mundo.

Cuando Pangborn fue acusado de robar y manipular la magia, él argumentó que estaba usando su propio poder. Temiendo por las intenciones de Mordo, Pangborn trató de atacarlo con una palanca, sólo para que Mordo lo derribara y le despojara de sus poderes, haciendo que su parálisis regresara. Al ser cuestionado por sus actos, Mordo declaró que después de tanto tiempo finalmente sabía lo que estaba mal en el mundo; él estaba dispuesto a limpiar la Tierra de los hechiceros defectuosos.[3]

Relaciones

Aliados

Enemigos

Detrás de escenas

Trivia

  • En los cómics, el barón Karl Amadeus Mordo era un noble de Transilvania y un estudiante de Ancestral, hasta que lo traicionó e intentó matarlo. Una vez sirvió a Dormammu para recibir el poder necesario con el fin de destruir a Stephen Strange, convirtiéndose así en el archienemigo de Strange.

Referencias

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.