Para otros usos de este término, véase Guardián de la Gema (desambiguación)

"Hace toda una vida, yo también busqué las Gemas... incluso tuve una en mi mano. Pero me desterró, y me abandonó aquí, guío a otros a un tesoro que no puedo poseer."
―Johann Schmidt a Thanos[fnt.]

Johann Schmidt es el ex líder de HYDRA, una división de armas especiales de las Schutzstaffel y la encarnación moderna de la sociedad antigua de HYDRA durante la Segunda Guerra Mundial. Schmidt era un científico brillante, que se abrió camino a través de las filas de la élite nazi hasta convertirse en un hombre de confianza del propio Adolf Hitler. Sin embargo, su ambición de ser un hombre superior le llevó a probar una versión no perfeccionada del Suero del Súper Soldado en sí mismo, lo que desfiguró su cuerpo y acabó siendo apodado Red Skull. Al adquirir el Teseracto, Schmidt decidió darle la espalda al Tercer Reich y tratar de gobernar el mundo por su cuenta. Sin embargo, él fue vencido por Steven Rogers, y posteriormente fue exiliado por el Teseracto al espacio exterior.

Como resultado, Schmidt fue teletransportado a Vormir, donde quedó atrapado en un estado purgatorio, convirtiéndose en el Guardián de la Gema del Alma, un espectro que guiaba a aquellos que buscaban la Gema. Siete décadas después, Schmidt fue visitado por Thanos y Gamora, y les mencionó que para obtener la Gema una persona debía sacrificar a alguien a quien amaba, provocando que Thanos asesine a Gamora para obtener la Gema del Alma a cambio. Tras esto, Schmidt fue libre de abandonar Vormir para perseguir sus propias ambiciones personales una vez más.

Durante el Atraco al tiempo, una versión alternativa de Schmidt de 2014 recibió a Clinton Barton y Natalia Romanoff de 2023 en Vormir. Mientras los guiaba, Schmidt vio a Romanoff sacrificarse y a Barton llevarse la Gema del Alma. Sin embargo, antes de que pudiera abandonar Vormir, Steven Rogers le devolvió la Gema tras vencer a Thanos en la Batalla de la Tierra.

Biografía

Vida temprana

Obsesión con el poder

"¿Y si las antiguas historias nórdicos que Wagner adopta en sus óperas son más historia que un simple mito, Mein Führer?"
―Johann Schmidt a Adolf Hitler[fnt.]

Johann Schmidt nació en el norte de Alemania como hijo único y eventualmente se convirtió en físico. Con los años, él se interesó en la mitología nórdica; Schmidt había desarrollado una teoría de que los dioses nórdicos y su “magia” podrían ser más que un mito.[1]

Entrando a las Schutzstaffel

"Herr Himmler comparte mi interés en las viejas maneras. Y las Schutzstaffel están más que felices de complacerlo."
―Johann Schmidt[fnt.]

Schmidt le habla a Hitler sobre los dioses nórdicos.

En febrero de 1934, en la Ópera Alemana de Berlín, Schmidt se encontró con Adolf Hitler, el Führer de la Alemania nazi, el Tercer Reich. Con él estaba Ernst Kaufmann, jefe de la División de Armas Especiales de Sturmabteilung. Schmidt reveló su teoría de que la magia podría ser "la ciencia más antigua que se haya conocido" para ellos; Hitler quedó intrigado por las ideas de Schmidt, pero Kaufmann se mostró menos impresionado. Sin embargo, Hitler le ordenó a Kaufmann que organizara una reunión para él y Schmidt.

No obstante, cuando Hitler dejó la escena, Kaumfann y sus hombres sacaron a Schmidt de la ópera. Schmidt se ofreció a realizar investigaciones en la división de armas especiales de Kaufmann, pero fue rechazado violentamente, y Kaufmann amenazó con matarlo si se acercaba a Hitler nuevamente. No obstante, cuando Kaufmann y sus hombres regresaron a la ópera, Schmidt fue abordado por Heinrich Himmler, jefe de las Schutzstaffel, la unidad paramilitar nazi de élite que servía como guardaespaldas de Hitler, recibiendo la oportunidad de hablarle más sobre sus ideas y, de esta manera, ganándose un lugar en las Schutzstaffel.[2]

Líder de HYDRA

"Jamás oí hablar de ti."
"Estoy trabajando en tecnología avanzada de un exo-esqueleto."
―Johann Schmidt y Arnim Zola[fnt.]

Schmidt asesina a Kaufmann.

En junio de 1934, como parte de la noche de los cuchillos largos, Schmidt asesinó a Kaufmann y tomó el control de su programa de armas. Una semana después, Schmidt y sus tropas de las Schutzstaffel atacaron el campo de pruebas de armas de SA en Kummersdorf, a 46 kilómetros al sur de Berlín. Después de matar a casi todo el personal de la base, Schmidt encontró y reclutó a Arnim Zola, un científico que trabajó en un exo-esqueleto avanzado como armadura de batalla.[2]

Con el tiempo, él se interesó en HYDRA, una sociedad antigua que adoraba a Alveus, un poderoso Inhumano, cuya creencia era muy parecida a las teorías de Schmidt. Más adelante, Schmidt se convertiría en el seguidor de un principio: el poder supremo no era de este mundo.[3] Finalmente, Schmidt alcanzó el rango de Obergruppenführer, y formó su propia rama de las Schutzstaffel, renombrándola HYDRA.[1]

Schmidt se reúne con Erskine.

En septiembre de 1935, el bioquímico alemán Abraham Erskine intentó huir de Alemania con su familia. No obstante, ellos fueron detenidos en la frontera entre Alemania y Suiza por Schmidt y sus hombres. Schmidt quería el trabajo de Erskine sobre las formas de aumentar la densidad molecular de las fibras celulares a través de proteínas sintéticas. Para asegurar la cooperación de Erskine, Schmidt envió a la esposa de Erskine, Greta, y a sus hijos, Klaus y Marlene, al campo de concentración en Dachau. 2 años después, la esposa y los hijos de Erskine murieron en el campo, pero Schmidt nunca le reveló esta información a Erskine.[2]

Segunda Guerra Mundial

Convirtiéndose en Red Skull

"Sabemos que el hombre superior no nace, profesor Erskine. Él no será miembro de ninguna 'raza maestra'. Será una raza en sí mismo. Y vas a ayudarme a hacerlo."
"¿Trabajas con nazis aunque no sigas su ideología?"
―Johann Schmidt y Abraham Erskine[fnt.]

Schmidt apoya a la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

En 1939, la Alemania nazi invadió Polonia, comenzando así la Segunda Guerra Mundial. A medida que la guerra continuaba, Schmidt había participado activamente en varias conquistas alemanas, ganando varias condecoraciones militares. En 1940, Schmidt se enteró que la primera versión inestable del Suero del Súper Soldado de Abraham Erskine fue creada. Sin embargo, Erskine se negó a entregar la fórmula, por lo que Schmidt tomó el suero por la fuerza y encarceló a Erskine.

Schmidt desfigurándose tras inyectarse el suero.

Schmidt viajó al Castillo Kaufmann en los Alpes Bávaros, donde se le inyectó el suero para obtener superpoderes. Se suponía que el suero lo haría más rápido, fuerte y ágil, y lo consiguió, pero en el proceso tuvo algunos efectos secundarios dolorosos, con su cara volviéndose roja y deformada. Aunque él adoptó una máscara sintética que se parecía a su apariencia anterior para disfrazar la deformidad, llegó a ser conocido como "Red Skull".[1] Por otro lado, Erskine huyó, buscó refugio en Estados Unidos y, con el apoyo de la agente Margaret Carter, se unió a la Reserva Científica Estratégica para continuar su propia investigación y ayudar a los Aliados durante la guerra.[2]

Como compensación, Adolf Hitler le dio a Schmidt una nueva base en los Alpes, que se convirtió en la sede de HYDRA, con el fin de fabricar armas para el Tercer Reich. Sin embargo, Schmidt vio su nuevo cargo más como un exilio que como una recompensa. Él continuó su investigación sobre el ocultismo y desarrolló la sensación de que HYDRA se había vuelto superior a los nazis y buscó un arma que derrocara a Hitler.[1] Schmidt buscó el Darkhold, pero nunca logró encontrarlo.[4]

Encontrando el Teseracto

"El Teseracto era el tesoro entre todas las joyas de Odín. No es algo que se sepulta. Pero creo que está aquí cerca, ¿no?"
"No le puedo ayudar."
"No, pero tal vez pueda salvar a su aldea. Debe tener amigos allá, o unos pequeños nietos tal vez. Ellos no tienen que morir."
―Johann Schmidt y el Cuidador de la Iglesia[fnt.]

Schmidt en busca del Teseracto.

Schmidt compartió la pasión de Adolf Hitler por el poder oculto, aunque la creencia de Schmidt en él demostró ser más fuerte que la de Hitler a medida que crecía su obsesión por comprender sus poderes. Tras investigar la historia del mítico Teseracto que se había perdido en la Tierra tras haber sido abandonado por el mismo Odín hace tiempo, él comenzó la búsqueda de este sabiendo que lo haría más poderoso. Al creer que no era un simple mito como se pensaba, Schmidt comenzó a buscarlo, sabiendo que el artefacto le permitiría derrotar tanto a Hitler como a los Aliados.

En marzo de 1942, Schmidt y su ejército invadieron Tønsberg, Noruega, buscando el Teseracto. Después de entrar en una iglesia a través de la violencia, se encontró con el encargado de esta, quien afirmó que el Teseracto era solo una leyenda, no obstante, Schmidt lo ignoró y procedió a usar su fuerza sobrehumana para abrir un ataúd de mármol, de donde sacó lo que parecía ser el auténtico Teseracto. Sin embargo, Schmidt había deducido que esto era falso y, en cambio, aplastó con calma el cubo de vidrio en el suelo sin pensarlo dos veces.

Schmidt encuentra el Teseracto.

Schmidt señaló que si bien se había mantenido en Asgard, el Teseracto era el tesoro de la Cámara de Odín y no era el tipo de objeto que se enterraría dentro de una tumba, aunque seguía convencido de que el Teseracto real estaba indudablemente cerca de su ubicación. En un ataque de ira, Schmidt amenazó al guardián con destruir toda la aldea, incluido familias y niños, forzando al hombre a ceder. Él encontró el Teseracto en un cajón tras oprimir un botón cerca de una pared y acto seguido le disparó al hombre con su pistola antes de retirarse. Ignorando su palabra, Schmidt también ordeno destruir la aldea.[1]

Traicionando a Adolf Hitler

"No he llegado hasta aquí por ser cauto, Doctor."
"¿Qué fue eso?"
"Debo felicitarlo, Arnim, sus diseños no nos defraudaron. Aunque tal vez requieran un ligero refuerzo."
"El intercambio es estable."
―Johann Schmidt y Arnim Zola[fnt.]

Schmidt planea utilizar el Teseracto para fabricar armas avanzadas.

Tras haberse apoderado del Teseracto como lo tenía planeado, Schmidt regresó a su base de operaciones y le dio el objeto a Arnim Zola para que lo estudiara, con la esperanza de tener resultados favorables. En el proceso, Zola comentó temía que el Teseracto se saliera de control debido a su conocimiento limitado del dispositivo y esperaba que sus máquinas puedan evitar que se sobrecargue.

Luego de haber colocado el Teseracto en la máquina, la incertidumbre de Zola lo llevó a aumentar cuidadosamente la presión en un pequeño porcentaje, estabilizando el dispositivo en solo un 70%. Schmidt, sin embargo, insistió en que no se había esforzado tanto para ser cauteloso y empujó a Zola fuera del camino del panel de control. Ignorando las advertencias de Zola, Schmidt procedió a sobrecargar la máquina, causando que se desconponga debido al increíble poder del Teseracto. Schmidt y Zola vieron cómo toda la sala se llenaba de una luz extraña mientras la máquina se desactivaba.

Schmidt observa la energía del Teseracto contenida.

Aunque creían que la máquina se descompuso debido a la gran cantidad de energía, descubrieron que la batería del Teseracto había logrado capturar solo una pequeña dosis del verdadero poder del Teseracto en su interior. Zola pensó que esto podría ayudarlos a construir armas lo suficientemente poderosas como para cambiar el progreso actual de la Segunda Guerra Mundial, permitiéndole a los nazis derrotar a los Estados Unidos y reclamar la victoria. Sin embargo, Schmidt tenía otras ideas; él sabía que HYDRA ahora tenía el poder de derrocar a Adolf Hitler para que Schmidt pudiera tomar el control por su cuenta y así gobierne el mundo como líder de la superpotencia máxima de HYDRA.[1]

Traicionando a Adolf Hitler

"Hitler habla de un Reich de 1.000 años, pero no alimenta a sus hombres por un mes. Sus tropas derraman sangre en todos los campos de Europa. Pero aún no está cerca de alcanzar sus metas."
―Johann Schmidt a Roeder[fnt.]

Schmidt localiza a Erskine.

Schmidt, después de haber descubierto la ubicación de Abraham Erskine, envió a un asesino para matarlo y evitar que pueda crear a alguien que tenga sus mismas capacidades avanzadas. En Estados Unidos, Erskine sometió a Steven Rogers para el tratamiento del Súper Soldado, inyectándole con el Suero del Súper Soldado, siendo esta una versión perfeccionada del suero original que Schmidt había recibido. Rogers se convirtió en el Capitán América, pero el asesino de Schmidt, Heinz Kruger, logró matar a Erskine y se suicidó antes de que pudiera ser capturado.

Schmidt se prepara para desatar su nueva arma.

Cuando tres oficiales de las Schutzstaffel llegaron a la base de Schmidt para interrogarlo sobre los avances en el desarrollo de armas avanzadas para el Tercer Reich, Schmidt les mostró las armas impulsadas por el Teseracto. Sin embargo, cuando uno de los agentes vio que Berlín era uno de los objetivos de Schmidt en el mapa, Schmidt los vaporizó con un cañón avanzado. Este acto hizo que Schmidt definitivamente le diera la espalda a Adolf Hitler y a la causa nazi, ya que consideraba que HYDRA no podría crecer en la sombra de Hitler; en ese momento sus hombres gritaron "Hail HYDRA" para mostrar su lealtad a él. Zola se horrorizó con lo sucedido, pero se mantuvo leal a Schmidt.

Schmidt y Zola hablan de su trabajo.

Más adelante, Schmidt y Arnim Zola continuaron su investigación sobre el Teseracto, con varios soldados de los Aliados como esclavos que fueron capturados en el transcurso de la guerra por HYDRA gracias a su nuevo armamento avanzado; ellos los hicieron trabajar en exceso y los tornaron hasta la muerte, ayudando a completar incluido el Valquiria. Cuando Zola le recordó que estos no podrían tener la fuerza para continuar operando, Schmidt simplemente le respondió que siempre habrían más trabajadores.[1]

Encuentro con Steven Rogers

"No te engañes, Capitán. Estás fingiendo ser un simple soldado, pero en realidad solo temes admitir que dejamos atrás nuestra humanidad. A diferencia de ti, lo admito con mucho orgullo. ¡Sin temor!"
―Johann Schmidt a Steven Rogers[fnt.]

Schmidt y Zola descubren la infiltración de Rogers en la base.

En noviembre de 1943, la base de Schmidt en Alemania fue invadida por Steven Rogers, quien había llegado para liberar a su amigo James Barnes y a otros prisioneros de guerra. Schmidt observó lo que estaba pasando desde las cámaras y una batalla se produjo después de que los prisioneros escaparan. Viendo que el conflicto no iba a tener los resultados que esperaba, Schmidt activó el modo de auto-destrucción de la base. Al presenciar esto, Zola protestó, ya que no quería que su investigación fuera destruida, solo para que Schmidt señalara que Rogers superó a todas sus fuerzas a pesar de sus avances.

Schmidt le revela a Rogers su verdadera cara.

Tras colocar el Teseracto en un maletín, él y Zola estaban a punto de irse cuando Rogers y Barnes los enfrentaron. Para mostrarle a Rogers que ambos eran sujetos de prueba, él le dio un golpeó e hizo un agujero en el escudo de Rogers. Zola separó a los dos súper soldados y Schmidt luego se quitó la máscara facial para mostrarle lo que el suero le hizo a su verdadera cara. Mientras Rogers y Barnes se quedaban sorprendidos, él se escapó en un avión mientras Zola tomó su automóvil. Sabiendo que Rogers y el Ejército de Estados Unidos irían tras él, Schmidt decidió acelerar su planes antes de que pudieran detenerlo.[1]

Perdiendo la guerra

"¡Estás fracasando! Estamos cerca de una ofensiva que sacudirá el planeta. ¡Y siempre nos atrasamos porque no puede vencer a un payaso con escudo!"
―Johann Schmidt a Arnim Zola[fnt.]

Schmidt huye mientras sus fuerzas son derrotadas.

Por desgracia para Schmidt, Steven Rogers se había memorizado las ubicaciones de todas las bases de HYDRA que observó en un mapa en la base de Schmidt en Austria. Rogers y los Comandos Aulladores comenzaron a atacar cada una de las bases. Los Aliados lograron destruir progresivamente la mayoría de las principales instalaciones de HYDRA, impidiendo que Schmidt tenga cualquier posibilidad de seguir adelante con sus planes. Schmidt, trastornado, colocó a Arnim Zola a cargo de detener a Rogers y a los Aliados en las bases de HYDRA, sin éxito.[1]

En abril de 1944, Schmidt estaba dentro de un castillo en una isla, donde estudió un místico artefacto. Sin embargo, Rogers y los Comandos Aulladores invadieron el castillo, y Schmidt intentó eliminarlos, pero sobrevivieron.[2] Luego de explorar las ruinas de una de sus bases destruidas, un airado Schimdt le gritó a sus soldados y amenazó a Zola para que continuara su trabajo antes de que Rogers pudiera derrotarlos.

Schmidt asesina a Velt.

Cuando Velt, quien había logrado sobrevivir al asalto de los Aliados, apareció ante Schmidt y pidió perdón, este le disparó sin piedad. Luego, cuando Zola fabricó bombas nucleares impulsadas por el Teseracto, planearon usarlas contra la parte continental de los Estados Unidos. Nadie sabía de este plan hasta que Rogers capturó a Zola y lo forzaron a revelar todos los planes de Schmidt.[1] Mientras tanto, Schmidt le ordenó a Werner Reinhardt que buscara artefactos legendarios.[5] Siguiendo sus órdenes, el equipo de Reinhardt pudo descubrir el Obelisco en Chaves, Portugal.[6] Cuando Reinhardt le mostró el artefacto a su líder, Schmidt le dijo que el Obelisco podría ser la respuesta a la muerte misma.[5]

Schmidt prepara el Valquiria y a su ejército.

Con Zola capturado por los Aliados y utilizado en su contra, Schmidt hizo avanzar sus planes y reunió a su ejército en el cuartel general de HYDRA. Schmidt tenía las bombas nucleares del Teseracto cargadas en la Valquiria, listas para ser lanzadas contra Estados Unidos. Schmidt dio un discurso a sus soldados en el que prometió que permanecerían triunfantes, antes de repetir el lema de HYDRA y observar cómo todos sus soldados lo saludaban.[1]

Ataque al cuartel general de HYDRA

"La arrogancia tal vez no sea una cualidad exclusivamente estadounidense pero tú la expresas mejor que nadie. Aunque hay un limite para lo que hasta tú puedes hacer, Capitán, o ¿es que Erskine te dijo lo contrario?"
"Él me dijo que estabas loco."
―Johann Schmidt y Steven Rogers[fnt.]

Después de una breve batalla en el cuartel general de HYDRA, donde varios soldados de Schmidt fueron asesinados, sus hombres finalmente capturaron a Steven Rogers al intentar confrontarlos él solo para vengar la muerte de su amigo James Barnes, quien había fallecido durante la Captura de Arnim Zola. Como resultado, Rogers fue llevado ante Schmidt para ser ejecutado por él personalmente.

Schmidt interroga a Rogers.

Mientras lo interrogaba por los problemas que le había causado, Schmidt le preguntó porqué Abraham Erskine lo eligió para el proyecto que involucraba el Suero del Súper Soldado y si tenía algo especial, a lo que Rogers respondió que no había nada especial en él y que era "sólo un chico de Brooklyn". Al escuchar esto, Schmidt se enfureció y golpeó varias veces a Rogers para desahogarse por arruinar gran parte de sus planes a lo largo de la guerra. Sin embargo, Rogers recuperó el aliento rápidamente, antes de insistir en que podía hacer esto todo el día.

Schmidt huye de las instalaciones para abordar el Valquiria.

Schmidt estaba preparándose para dispararle a Rogers y matarlo de una vez por todas, pero en ese momento, las tropas aliadas al mando del Coronel Chester Phillips, la agente Margaret Carter y los Comandos Aulladores, lo interrumpieron. Durante el caos, Rogers fue rescatado y Schmidt escapó yéndose de las instalaciones, tratando de evadir su captura. Él mató a varios soldados estadounidenses con un arma impulsada por el Teseracto, llegó a la Valquiria y decidió abordarla para llevar a cabo su plan de venganza.[1]

Batalla en la Valquiria

"¡Tú tendrías el poder de los dioses! Llevas una bandera en el pecho y crees pelear una batalla de naciones. ¡He visto el futuro, Capitán! ¡No hay banderas!"
"¡No en mi futuro!"
―Johann Schmidt y Steven Rogers[fnt.]

Schmidt conduce el Valquiria.

Él estaba dispuesto a destruir a las grandes ciudades de todo el mundo con las bombas de la Valquiria en un intento por vengarse por las péridas que sufrió a lo largo de la Segunda Guerra Mundial y hacerle pagar a los Aliados por interferir en sus planes. No obstante, durante el despegue de su avión, Steven Rogers había logrado subirse para capturarlo y terminar con su amenaza de una vez por todas. Después de tener breves peleas con los hombres de Schmidt, Rogers finalmente logró llegar hasta la cabina del piloto, y se enfrentó a Schmidt una última vez.

Schmidt le dispara a Rogers.

Ambos se involucraron en una pelea a golpes, en la que Schmidt tuvo una breve ventaja. Durante un momento, el avión se salió de control, y tanto Schmidt como Rogers se separaron. Aprovechando que tenía la oportunidad de hacerlo, Schmidt consiguió un arma y le disparó en varias ocasiones a Rogers sin éxito alguno, alegando que iba a crear un futuro en el que no habrían banderas y que podría tener el poder de los mismos dioses. Rogers le respondió diciendo que ese no sería su futuro y se las arregló para lanzarle su escudo a Schmidt, derribándolo instantáneamente.

Schmidt recupera el Teseracto antes de ser enviado al espacio.

No obstante, el escudo dañó la máquina que contenía el Teseracto. Desesperado porque se descontrole la mayor fuente de energía que había encontrado, Schmidt tomó el Teseracto con sus propias manos, no obstante, el objeto abrió un agujero de gusano para llevarse a Schmidt al espacio exterior. Mientras veía el cosmos que proyectaba el Teseracto, Schmidt gritó de dolor y rabia mientras la carne de su mano se quemaba, antes de desaparecer en el portal, dejando la Tierra para ir a un destino muy lejano.[1]

Impacto mundial

A pesar de que Schmidt había desaparecido y fue considerado muerto, su desaparición no significó el final de su ideología tras la victoria de los Aliados hacia el final de la Segunda Guerra Mundial. Sus subordinados como Arnim Zola, Wolfgang von Strucker y Daniel Whitehall continuaron su trabajo, lo que le permitió a HYDRA sobrevivir a su mayor derrota y vivir en el siglo 21.[7][8] Mientras tanto, sus enemigos, como Howard Stark y S.H.I.E.L.D., utilizaron su nombre como el mayor ejemplo del mal.[9][10]

Guardián de la Gema

Asesorando a Thanos

"Bienvenido, Thanos, hijo de A'lars. Gamora, hija de Thanos."
"¿Nos conoces?"
"Es mi maldición conocer a todos los que viajan aquí."
"¿Dónde está la Gema del Alma?"
"Deberías saber que atrae un precio terrible."
"Estoy preparado."
"Todos pensamos eso al principio... todos estamos equivocados."
―Johann Schmidt y Thanos[fnt.]

Contrario a lo que muchos decían, Schmidt no pereció por culpa del Teseracto. En cambio, él fue teletransportado al planeta Vormir, el hogar de la Gema del Alma, donde se convirtió en su guardián durante más de siete décadas, adoptando la identidad del "Guardián de la Gema" y asesorando a los buscadores de la Gema sobre el precio que tendrían que pagar para obtenerla. Como castigo presumiblemente debido a que no quería a nadie más que a sí mismo, Schmidt no pudo tomar el control de la Gema del Alma para sus propósitos. Condenado a un destino que consideraba una maldición, Schmidt parecía reservado y humilde, aparentemente aceptando su merecido destino.

Schmidt se presenta ante Thanos y Gamora en Vormir.

En 2018, cuando Gamora y su padre adoptivo Thanos llegaron a Vormir, ambos fueron recibidos por Schmidt, quien conocía sus identidades y sus pasados gracias a sus nuevas habilidades. Luego de haberse presentado, Schmidt los guió hasta la cima de un acantilado, mientras Thanos le preguntaba sobre su rol en Vormir, a lo que Schmidt contó que en el pasado pudo sostener una de las Gemas del Infinito en sus manos, pero eso terminó desterrándolo y su maldición no le permitía obtener la Gema del Alma, por lo que simplemente se dedicó a permanecer atrapado en ese lugar para ayudar a otros a obtenerla, de tal manera que pueda librarse de su deber.

Schmidt llega con Thanos y Gamora a la cima del acantilado.

Cuando llegaron al acantilado, Schmidt se detuvo para explicarle a Thanos que obtener la Gema del Alma requería el sacrificio de un ser querido. Tras escuchar esto, Gamora se burló de Thanos por descorazonado e indiferente, ya que a él no le importaba nadie y solo asesinaba gente, y que el universo finalmente le dio su merecido. No obstante, Thanos volteó en su dirección y empezó a derramar lágrimas, que Schmidt mencionó que no se debía al fracaso, sino por Gamora. Thanos supuso que para cumplir con su misión de la vida y obtener la Gema del Alma tenía que asesinar a Gamora, por lo que se disculpó con ella por lo que estaba a punto de hacer. Schmidt presenció cómo Gamora intentó desesperadamente suicidarse con su navaja, no obstante, Thanos usó la Gema de la Realidad para convertir su cuchillo en burbujas.

Schmidt presencia la difícil situación de Thanos.

Dicho y hecho Thanos, en lágrimas, tomó a Gamora de la mano para llevarla hasta el final del acantilado y la tiró de ahí, causándole la muerte. Tras haber sacrificado a Gamora, Thanos recibió la Gema del Alma para insertarlo en el Guantelete del Infinito. Una vez que Thanos tomó posesión de la Gema y se marchó para buscar el resto de las Gemas del Infinito en otros lugares, la maldición de Schmidt se rompió, se liberó de su deber y quedó libre de perseguir sus ambiciones personales una vez más.[11]

Atraco al tiempo

Asesorando a Barton y Romanoff

"Bienvenidos. Natasha, hija de Ivan. Clint, hijo de Edith."
―Johann Schmidt a Natalia Romanoff y Clinton Barton[fnt.]

Schmidt aparece ante Barton y Romanoff.

En un 2014 alternativo, Natalia Romanoff y Clinton Barton llegaron a Vormir, donde se encontraron con Schmidt, saludándolos al referirse a ellos por sus nombres y mencionando el de sus padres, al mismo tiempo que salía desde las sombras para mostrarse. Cuando Romanoff exigió que los llevara con la Gema del Alma para que pudieran irse, Schmidt simplemente comentó que no sería tan fácil como pensaba. Acto seguido, Schmidt los condujo a la cima del acantilado, donde podrían obtnener la Gema.

Schmidt le explica a Barton y Romanoff sobre el sacrificio.

Schmidt procedió a explicarles que si querían obtener la Gema del Alma era necesario el sacrificio de un ser querido. Horrorizado, Barton inicialmente creyó que Schmidt mentía y les tendía una trampa, pero Romanoff le hizo darse cuenta de que era cierto, ya que sabía que Thanos fue una vez a Vormir con Gamora y regresó sin ella pero con la Gema del Alma en su posesión. Teniendo la prioridad de revertir el Chasquido, ambos Vengadores comenzaron a luchar para decidir quién moriría mientras Schmidt observaba la pelea pacíficamente, esperando que el resultado lo libere de su maldición.

Schmidt esperando el sacrificio.

Schmidt siguió viendo cuando Barton sacó ventaja sobre Romanoff y se lanzó del acantilado, pero Romanoff se interpuso y ella misma decidió caer del acantilado, sacrificándose en el proceso y permitiendo que Barton vuelva al 2023 con la Gema del Alma. Como resultado, Schmidt sería liberado de su maldición, lo que le permitiría abandonar Vormir. Sin embargo, después de la derrota de Thanos en 2023,[12] Steven Rogers llegó a Vormir para devolver la Gema, no queriendo afectar su línea de tiempo. A pesar de que Schmidt y Rogers eran enemigos, no mostraron hostilidad entre sí, pues mientras que Rogers tenía el encargo de devolver la Gema del Alma, Schmidt estaba obligado a protegerla y guardarla en su escondite.[13]

Relaciones

Aliados

Enemigos

Apariciones

Apariciones de Johann Schmidt

En orden cronológico:

Detrás de escenas

  • Johann Schmidt en el Universo Cinematográfico de Marvel es la segunda representación en vivo del personaje, después de la versión retratada por Scott Paulin.
  • Hugo Weaving declaró que a pesar de que le gustó interpretar a Johann Schmidt, prefería no volver para futuras entregas. En noviembre de 2014, se retractó de la declaración, diciendo que no estaba seguro de si volvería a retomar su papel en Captain America: Civil War. Con el lanzamiento de la película en 2016, Weaving dijo que aunque le gustó hacer la primera película, podría ser divertido revitalizar al personaje; su opinión no ha cambiado respecto a la repetición del papel. Sin embargo, continuó diciendo que nunca diría nunca, y las circunstancias podrían cambiar. Cabe mencionar que Weaving no retornó su papel en Avengers: Infinity War y Avengers: Endgame, ya que fue reemplazado por Ross Marquand.
  • En el borrador de Zak Penn para la película The Avengers, Schmidt fue presentado como villano principal junto a Loki.
  • Mientras se escribía la historia de Avengers: Endgame, Christopher Markus tenía planeado que Steven Rogers fuese a Vormir y se reecontrara allí con Schmidt, así obligándolos a tener que colaborar para que Rogers obtuviera la Gema del Alma. Si bien la idea fue finalmente abandonada, Joe Russo confirmó que Rogers finalmente se reencontró con Schmidt cuando fue a devolver la Gema del Alma a su año correspondiente, antes de viajar a 1949 para vivir su retiro, pero dicho reencuentro quedó fuera de pantalla.

Trivia

  • En los cómics, Johann Shmidt era la mano derecha de Adolf Hitler, su segundo al mando y asesino personal. Originalmente, no tenía ninguna relación con HYDRA, aunque ayudó al Barón Wolfgang von Strucker, el director original de HYDRA, a escapar de Alemania y organizar HYDRA en el territorio ocupado por Japón en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.
  • Esta versión de Shmidt tiene más en común con Wolfgang von Strucker y Wilhelm Lohmer de los cómics que con el mismo Johann Schmidt: tuvo una pelea con Adolf Hitler y fundó la encarnación moderna de HYDRA, al igual que von Strucker en los cómics; y fue el resultado de una variante del Suero del Súper Soldado, como Lohmer en los cómics.
  • Debido a su regreso en Avengers: Infinity War, Schmidt es el único líder de HYDRA que sigue vivo.

Referencias

Enlaces externos

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.