FANDOM


"Alerta, Stark está libre en alguna parte del complejo. Repito, Stark está libre en el complejo."
―Guardia de Ideas Mecánicas Avanzadas[fnt.]

La Infiltración en la Mansión de Aldrich Killian fue intento de Anthony Stark de confrontar al terrorista conocido como el Mandarín. Al infiltrarse en la Mansión de Aldrich Killian e incapacitar a varios de los guardias con artilugios caseros, Stark fue atrapado por Eric Savin mientras interrogaba a Trevor Slattery, sin embargo, Stark ya había descubierto que este era una simple marioneta.

Después de ver a Aldrich Killian matar a su antigua colega, Maya Hansen, Stark organizó un ataque sopresa para acabar con Killian utilizando la armadura Mark XLII. James Rhodes, quien también estaba cautivo en la mansión después de ser capturado en Pakistán, organizó su propia fuga. A pesar de haberse reunido, Stark y Rhodes llegaron demasiado tarde para detener la mayor amenaza, ya que Savin se dirigía a reunirse con el Presidente Matthew Ellis disfrazándose de Rhodes utilizando una armadura robada.

Antecedentes

Batalla de Rose Hill

"Una vez que tomé en cuenta los canales de enlace descendente me fue posible ubicar la señal de transmisión del Mandarín."
"¿Dónde está?, ¿Lejano Oriente, Europa, Norte de África, Irán, Pakistán, Siria?, ¿Dónde está?"
"De hecho, señor, está en Miami."
"Ok, niño, te explicaré cómo reiniciar la función de habla de J.A.R.V.I.S. pero será luego. Harley, tú díme dónde está. Ve la pantalla y díme qué dice."
"Ah, en realidad, sí dice Miami, Florida."
J.A.R.V.I.S., Anthony Stark y Harley Keener[fnt.]

Anthony Stark encontró un concurso en la carretera, por lo que entró en una camioneta de radiodifusión para usar sus computadoras y descubrir lo que necesitaba saber. Mientras estaba adentro, Stark fue encontrado por un camarógrafo llamado Gary, quien se impresionó al darse cuenta de que Stark, su ídolo, estaba en su camioneta y había sobrevivido a la destrucción de su casa. Stark se dió el tiempo para ser admirado por Gary y cuando éste se tranquilizó, le indicó que necesitaba su tecnología.

Usando la conexión satelital de Gary para hackear la plataforma de Ideas Mecánicas Avanzadas, Stark encontró los archivos del militar que había estado involucrado en una exlosión en Rose Hill, Chad Davis. Stark vio unos videos en que Aldrich Killian reclutaba a Davis junto con Ellen Brandt y Jack Taggart, antes de que fueran inyectados con Extremis, lo que aumentó su fuerza y ​​regeneeró sus extremidades amputadas. Al ver explotar a un sujeto de prueba, Stark dedujo de que Killian le había vendido su tecnología a los Diez Anillos para usarla en humanos "detonables".

Stark llamó a Harley Keener para preguntarle si su traje se estaba cargando. Al preguntar por la ubicación del Mandarín, J.A.R.V.I.S. le informó a Stark que estaba en Miami; pensando que la función de habla de J.A.R.V.I.S. se había descompuesto, Stark le pidió a Keener decirle la verdadera ubicación. Para sorpresa de Stark, la ubicación era correcta; instantáneamente, Stark tuvo un ataque de pánico al enterarse que su armadura estaba cargando muy lentamente y ninguno de los Vengadores podría ayudarlo.

Tratando de mantener a Stark con calma, Keener le sugirió construir herramientas para defenderse de Killian y del Mandarín. La repentina idea de ser independiente y concentrarse en su trabajo sacó a Stark de su ataque de pánico y se dirigió a una tienda donde compró los materiales necesarios para infiltrarse en la Mansión de Killian.[1]

Secuestro de James Rhodes

Mientras tanto, el coronel James Rhodes fue enviado por el Presidente Matthew Ellis a buscar un lugar donde al parecer era el centro de operaciones del Mandarín en Pakistán. Sabiendo esto, Killian le tendió una trampa para quitarle la Armadura de Iron Patriot. Rhodes irrumpió en el puesto de armada, solo para descubrir que era una tienda de ropa llena de trabajadoras. Inicialmente tranquilo, Rhodes, dejó que todas las mujeres salieron despidiéndose de ellas amablemente. Sin embargo, mientras le agradecían haberlas liberado, la última se reveló como una Soldado Extremis, quien derribó a Rhodes y lo llevó de vuelta a Miami.[1]

Infiltración

Fallo de seguridad

"Te dimos un botón de pánico."
"Entré en pánico, pero lo controlé."
Eric Savin y Trevor Slattery[fnt.]

Stark se infiltró en la Mansión de Aldrich Killian para confrontar e inclusive, asesinar al Mandarín si fuese necesario en venganza de todas las personas a las que había asesinado o dañado, incluido Harold Hogan. Ubicándose cerca de los muros, Stark usó binoculares para espiar el complejo y vio a varios guardias vigilando toda el área para planear cómo evadirlos.

Tras saltar el muro, Stark se infiltró en los jardines del lugar tan rápido como pudo. Utilizando todo su ingenio y habilidades de combate, Stark eliminó rápidamente a varios de los guardias con los dispositivos caseros que había fabricado para su misión, lanzandole dardos tranquilizantes, electrocutándolos e incluso derribándoles con pequeñas bombas fabricadas con adornos de navidad. Tras deshacerse de los guardias de la entrada, Stark logró infiltrarse en la habitación donde el Mandarín se alojaba.

Stark finalmente encontró una gran sala llena de implementos de cine, junto con el armario del mandarín; también había señales de que alguien se encontraba en la habitación y Stark encontró a dos mujeres semidesnudas en la cama. Al escuchar a alguien salir del baño, Stark se escondió tras el armario, y vió al Mandarín salir mientras hacía comentarios ridículos. Stark lo sorprendió y le apuntó con una pistola, pero para su sorpresa, el terrorista se horrorizó al ser amenazado demostrando su cobardía mientras Stark lo interrogaba.

Sorpresivamente, Stark pronto entendió que el "Mandarín" no era más que un personaje interpretado por el actor Trevor Slattery, quien había sido contratado por Ideas Mecánicas Avanzadas para personificar al temido líder de los Diez Anillos. Slattery reveló que había recibido grandes cantidades de drogas y todo lo que deseaba como pago por su trabajo, incluyendo la estadía en la mansión y una lancha. Stark estaba tan sorprendido con lo que oía que no logró prever que Eric Savin había entrado a la habitación, y al descubrirlo, fue noqueado y tomado como rehén.[1]

Captura de Anthony Stark

"El anonimato, Tony. Y gracias a ti, es mi mantra desde entonces. ¿Verdad? Es mejor gobernan tras bambalinas."
Aldrich Killian a Anthony Stark[fnt.]

Ahora en cautiverio, Stark supo que Maya Hansen estaba trabajando para Ideas Mecánicas Avanzadas; ella había usado la fórmula para estabilizar el Extremis que él había escrito después de haber pasado una noche con ella en 2000. Stark se había olvidado por completo de la vaga fórmula que le había dado, acusándola de haberse quedado sin alma por ser la responsable del mal uso que le estaba dando a su invento.

Su conversación se interrumpió cuando llegó Aldrich Killian y explicó las razones de sus actos y cómo estaba agradecido con Stark por enseñarle que necesitaba gobernar el caos sin que nadie lo viera. Explicando que esto lo había aprendido en Suiza, el mismo día en que lo había dejado solo en lugar de darle una respuesta. Diciendo que ese acto había cambiado su vida, Killian comenzó a hablar de Trevor Slattery, admitiendo que aunque era alguien bastante irritante, admiraba su valentía por su trabajo.

Killian comparó la actuación del "Mandarín" de Slattery con Osama Bin Laden y Muamar el Gadafi, dando a entender que todos ellos eran simples marionetas controladas por alguien que se escondía. Al notar su deseo de que Stark sufriera desesperadamente, Killian reveló que había capturado a Virginia Potts y al mismo tiempo que hablaban, estaba siendo inyectada con Extremis.

Mientras Stark luchaba tratando de no mirar la transmisión en vivo del sufrimiento de Potts, Killian se burló cruelmente de él al notar cómo Potts ahora estaba en riesgo de explotar y le ofreció pagarle por ayudarlos. Repentinamente, Hansen intentó ayudarlo amenazando con suicidarse para privar a Killian de uno de sus principales investigadores, sin embargo, Stark fue testigo de cómo Killian la asesinó sin ningún remordimiento. Cuando Killian se fue, Stark lo llamó maníaco por matar a Hansen, mientras que Killian lo corrigió autodenominándose un un visionario.[1]

Planeando el escape

"Les ofrezco la oportunidad de huir. Bajen sus armas, átense a esas sillas y los dejo vivir. ¡En cinco, cuatro... Bang! Ya se hubieran escapado. Les dí la oportunidad."
Anthony Stark a Guardias de Ideas Mecánicas Avanzadas[fnt.]

Stark fue custodiado por dos de los secuaces de Aldrich Killian, uno de los cuales rompió el reloj de la hermana de Harley Keener. Una vez que se enteró de la hora correcta, Stark descubrió que su traje ya estaría cargado y le ofreció a los secuaces una oportunidad de escapar, creyendo que las partes de su armadura llegarían cómo él lo había previsto. Sin embargo, esto llevó a Stark a un incómodo período de incertidumbre mientras los secuaces se burlaban de él

Stark recibió en un instante a uno de sus guantes que usó para dispararle a sus secuestradores y cuando una de las botas de su armadura llegó, se deshizo fácilmente de ambos secuaces. Tras derribarlos a ambos, Stark se preguntó dónde estaban las demás piezas. La razón es que el traje no llegara completamente era que las puertas del garaje de Keener estaban aseguradas.

Habiendo escapado de su prisión, Stark se vio obligado a luchar contra varios guardias de Ideas Mecánicas Avanzadas que se habían dado cuenta de su escape; a pesar de tener solo un guante y una bota de su traje, Stark de deshizo de todos sus enemigos utilizando una pistola y las débiles funciones de vuelo de su bota. Cuando un guardia agarró a Stark por detrás, Stark usó la bota para estrellarse contra la pared, noqueándolo y robándole su arma en el proceso. Finalmente, cuando Keener logró romper las cadenas de su garaje y abrir las puertas, las piezas restantes se fueron volando a Miami.

Una vez que todos los guardias fueron noqueados, Stark se preparó para disparar al último, solo para dejarlo marcharse al escucharlo rendirse mientras decía que todos los que trabajaban para Killian eran muy raros. El resto del traje llegó y Stark se abrió paso por las instalaciones. Tras obtener la máscara del traje, Stark saludó a J.A.R.V.I.S., quien le dió acceso a sus protocolos en seguida. Al ver la Armadura de Iron Patriot volando, Stark dedujo que era Rhodes, sin embargo, no logró seguirlo al estar su traje dañado y con poca energía.[1]

Consecuencias

Ataque en el Air Force One

"Tenemos que tomar una decisión. Salvamos al Presidente o a Pepper, pero no a ambos."
"Señor, tengo una actualización de Malibú. Finalmente llegaron las grúas y están despejando las puertas de la bodega en este momento."
James Rhodes y J.A.R.V.I.S.[fnt.]

Para sorpresa de Anthony Stark, se encontró en la mansión con James Rhodes, a quien según él, había visto marcharse en su armadura. Rhodes le informó a Stark que Eric Savin estaba usando su armadura para secuestrar al Presidente Matthew Ellis. Necesitando un vehículo para seguir a Killian, Stark recordó a Trevor Slattery y junto a Rhodes le exigieron que les prestara el barco deportivo que Killian le había dado.

A bordo de la lancha de Slattery, Stark llamó al vicepresidente Rodriguez para informarle que Ellis estaba a punto de ser atacado por Savin haciéndose pasar por Rhodes; Rodriguez finalizó la llamada después de asegurarles que enviaría avioens a proteger Air Force One donde iba Ellis. Sin que Stark lo supiera, Rodríguez se había aliado con Killian y planeaba tomar el cargo de Presidente luego del asesinato de Ellis, otorgándole a Killian el control sobre los Estados Unidos. Creyendo que Rodríguez solucionaría el porblema, Stark y Rhodes pensaron en que sólo podrían salvar a Ellis o a Virginia Potts, así que Stark optó por pilotar su armadura remotamente para vencer a Savin mientras que él mismo y Rhodes se dirigían al lugar donde Killian estaba con Potts.[1]

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.