FANDOM


"Quienquiera que seas, y lo que hayas hecho, ríndete ahora o no tendré contigo piedad alguna."
―Hogun a Hela[fnt.]

Hogun fue un guerrero vanir y miembro de los Tres Guerreros. Él era un amigo cercano de Thor, Volstagg, Fandral y Sif. Hogun y sus compañeros participaron en el Ataque en Jotunheim organizado por Thor, quien poco después fue desterrado por Odín a Midgard. Cuando Loki se convirtió en el Rey de Asgard, aprovechando el destierro de su hermano y la condición de Odín, Hogun y sus aliados viajaron a la Tierra para buscar a Thor. En Puente Antiguo, lucharon contra el Destructor y poco después de la victoria de Thor contra este, regresaron a Asgard para restaurar la paz que Loki había dañado.

Una vez que la Guerra de los Nueve Mundos terminó, Hogun aceptó la oferta de Thor de quedarse en Vanaheim junto a sus seres queridos, y poco después se enteró que su amigo había tenido que luchar contra Malekith y los Elfos Oscuros. Tiempo después, Hogun regresó a Asgard y lideró al ejército de Einherjar en un asedio en contra de Hela, quien asesinó a Fandral y Volstagg tras llegar a Asgard. Hogun se paró frente a Hela y le solicitó rendirse, amenazando con ejecutarla si no lo hacía, sin embargo, ella hizo caso omiso y Hogun inició una batalla en la que fue asesinado por Hela junto con todos los soldados que lo acompañaban.

Biografía

Tres Guerreros

Siguiendo a Thor

"Hogun, ¿quién te guió a las más gloriosas batallas?"
"Tú, Thor."
Thor y Hogun[fnt.]

Hogun fue un vanir que pasó gran parte de su vida en Asgard y debido a esto, era tratado como un asgardiano respetado. Él se hizo amigo de Thor, Sif, Volstagg y Fandral, siendo estos últimos dos a quienes se uniría para formar el equipo conocido como los Tres Guerreros, un grupo de guerreros de élite dispuestos a proteger la seguridad de Asgard a toda costa.[1]

Planes de Loki

Coronación postergada

Hogun asistió a la ceremonia de coronación de Thor para ver a su amigo en su gran día, a causa de que Odín había decidido cederle su título a su hijo. Después de ingresar al Palacio de Asgard, Hogun ocultó en los antebrazos de su armadura, una cuchilla oculta en caso de que surgiera una emergencia y después se fue a reunir con sus demás amigos.

Tras reunirse con Sif y los Tres Guerreros, Hogun comenzó a esperar la llegada de Thor al lugar. Mientras esperaban, Hogun escuchó a Volstagg quejarse de tener hambre y Fandral se burló de él, por lo que éste lo amenazó burlonamente con golpearlo. A causa de que Hogan era una persona serie, Fandral comenzó a fastidiarlo pidiéndole que sonriera al menos una vez en toda la ceremonia; ante estas bromas, Hogun mantuvo su silencio y seriedad hasta que Sif desafió a Fandral a mantenerse callado.[2]

Cuando Odín estaba a punto de proclamar a Thor como Rey de Asgard, tres Gigantes de Hielo entraron en la Cámara de Odín para robar el Cofre de los Antiguos Inviernos. Afortunadamente, el Destructor los detuvo y los asesinó; a pesar del ataque ocurrido, Odín optó por no tomar represalias y canceló la coronación de Thor, quien se marchó enfurecido.

Los Tres Guerreros y Sif entraron a un comedor y vieron a Loki intentando consolar a su hermano, quien estaba seguro de que los Gigantes de Hielo debían pagar por lo que habían hecho y propuso ir a Jotunheim en busca de respuestas. A pesar de que los Tres Guerreros y Sif cuestionaron la idea de Thor, éste los convenció recordándoles las muchas victorias que habían tenido anteriormente, algo que Hogun reconoció al aceptar acompañar a Thor a Jotunheim.[1]

Ataque en Jotunheim

"No sé qué hacemos aquí."
"Sigamos adelante."
―Hogun y Thor[fnt.]

Los Tres Guerreros junto con Thor, Sif y Loki viajaron al Observatorio de Heimdall en sus caballos, donde Loki intentó convencer a Heimdall para que les permitiera pasar. Como Heimdall también quería saber cómo los Gigantes de Hielo habían logrado entrar en Asgard sin que él los descubriera, les permitió hacer el viaje. Heimdall les explicó a todos el riesgo de su regreso y después de advertirles las consecuencias de su viaje, los envió a Jotunheim.

Al llegar a Jotunheim, los guerreros observaron el deteriorado estado del planeta y Hogun cuando Hogun comentó que no deberían haber venido, Thor los instó a acercarse a la ciudadela del lugar. Hogun presenció el encuentro que tuvo Thor con Laufey, el Rey de los Gigantes de Hielo, quien se sintió ofendido y reveló que Asgard estaba lleno de traidores, mientras hacía que sus gigantes rodearan el equipo para intimidarlos. Cuando varios Gigantes de Hielo salieron de sus escondites, Laufey insultó a Thor cuestionando su madurez, y los expulsó a todos para evitar un conflicto mayor.

Eventualmente, Loki convenció a Thor de que estaban siendo superados en número, sin embargo, cuando se disponían a irse, un gigante llamado Hailstrum se burló de Thor diciéndole "princesita", por lo que éste lo golpeó con el Mjolnir, generando una batalla que hizo que todos los gigantes comenzaran a atacar a Thor y a sus aliados.

Hogun alistó su maza para luchar y comenzó a asesinar a varios gigantes que intentaban atacarlo tanto a él como a sus amigos. Durante el conflicto, Sif fue derribada por un gigante y Hogun lo asesinó al lanzarle una cuchilla que tenía oculta en su brazalete, justo antes de seguir forcejeando con un enemigo que intentó atacarlo por la espalda. Cuando Fandral fue atravesado por una barra de hielo, Hogun y Volstagg lo retiraron del lugar y comenzaron a huir de una bestia que Laufey liberó para que los matara. Los asgardianos presenciaron la oportuna llegada de Odín, quien tras tener una breve discusión con Laufey, se llevó a sus aliados de regreso a Asgard.[1]

Destierro de Thor

"Este maestro de la magia pudo haber traído a tres jotuns a Asgard."
"Loki siempre disfruta hacer bromas, pero hablas de algo muy diferente."
―Hogun y Fandral[fnt.]

Tras regresar de Jotunheim, Odín les ordenó a Hogun, Volstagg y Sif dirigirse al Cuarto de Sanación para que curaran la herida de Fandral. Como castigo por arruinar la tregua entre Asgard y Jotunheim, Odín le quitó a Thor sus poderes, el Mjolnir y lo desterró a la Tierra. Más tarde, los Tres Guerreros y Sif discutieron del destierro de Thor hasta que Volstagg se preguntó cómo Odín se había enterado del viaje a Jotunheim.

Ante la interrogante, Loki reveló que antes de partir, él le avisó a un Einherjar lo que harían para que él le avisara a Odín de los planes de Thor, asegurando que si no lo hubiera hecho, todos habrían muerto. Como Volstagg comenzó a regañarlo y nadie lo apoyó en su decisión, Loki expresó estar molesto con la actitud de Thor y de sus amigos, por lo que se marchó enfurecido. Al estar a solas, Hogun sugirió que tal vez Loki era el traidor de Asgard del que Laufey había hablado, por lo que todos comenzaron a sospechar de que los eventos en contra de Thor estaban siendo orquestados por él.

En un intento de hacer que Thor volviera a Asgard, Hogun y sus amigos fueron a hablar con Odín; para su sopresa, en el trono del Rey estaba sentado Loki, quien justificó su posición afirmando que su padre había caído en el Sueño de Odín. Cuando exigieron hablar con Frigga, Loki dijo que ella no abandonaría el lecho de Odín bajo ninguna circunstancia, por lo que les propuso hablar con él mismo directamente si tenían algún problema, acto seguido, se anunció como el nuevo Rey y les exigió arrodillarse frente a él.

Aceptando a su nuevo rey de mala gana, los cuatro se arrodillaron frente a él y Sif solicitó que el destierro de Thor finalizara, petición que Loki rechazó afirmando que su primera acción como rey no podía ser deshacer la última orden de su padre, hecho que hizo al grupo desconfiar aún más de él. Loki comenzó a hablar del bienestar de Asgard y Sif trató de confrontarlo, pero Hogun y Fandral la detuvieron para no tener ahora un conflicto extra con el nuevo Rey. A pesar de que Volstagg intentó ser amable con Loki, él les ordenó retirarse.[1]

Ignorando al Rey

"Debemos ir. Debemos buscar a Thor."
"Es traición."
"Es lo de menos, es suicidio."
―Hogun, Fandral y Volstagg[fnt.]

Preocupados por las verdaderas intencioens de Loki al asumir el reinado de Asgard, los Tres Guerreros y Sif discutieron lo que deberían hacer a continuación, con Fandral regañando a Volstagg por comer desenfrenadamente ignorando la situación por la que estaban pasando. Tras evitar una pelea entre Volstagg y Fandral, Hogun aseguró que su única alternativa era viajar a la Tierra y buscar Thor, aún sin el permiso de Loki; cuando Fandral y Volstagg comentaron que eso se consideraba traición, Sif afirmó que Thor habría hecho lo mismo por ellos.

Mientras discutían su plan, Volstagg advirtió que Heimdall podría estar escuchando su conversación y como era de esperarse, un guardia Einherjar entró en la habitación y les informó que Heimdall los estaba esperando en su observatorio. Al reunirse con Heimdall, el grupo se sorprendió al enterarse que estaba de acuerdo con ellos. A pesar de que se mostró reacio y aseguró que no podía ayudarlos, Heimdall programó la apertura del Puente Bifrost para que los cuatro guerreros viajaran a la Tierra.

Al llegar a la Tierra, Hogun y sus amigos comenzaron a buscar a Thor en Puente Antiguo. Mientras caminaban por la ciudad, atrajeron la atención de los lugareños debido a sus armaduras, lenguaje y armamento; uno de los agentes de S.H.I.E.L.D. que custodiaba la zona, se refirió a Hogun como Jackie Chan cuando lo reportó a la base. Finalmente, Volstagg y compañía encontraron a Thor con sus nuevos amigos, Jane Foster, Darcy Lewis y Erik Selvig.[1]

Batalla de Puente Antiguo

Heimdall, abre el Bifrost! ¿Heimdall? ¡Heimdall! No contesta."
"Entonces estamos varados."
"¡Heimdall! ¡Te necesitamos, contesta!"
Thor y Hogun[fnt.]

Mientras estaban en Puente Antiguo, Hogun y los demás presenciaron a lo lejos la inesperada llegada del Destructor enviado por Loki para impedir el regreso de Thor a Asgard, con la misión de asesinarlos a todos. Thor reveló que ahora no tenía poderes, dejándoles a Sif y los Tres Guerreros la tarea de enfrentar la amenaza mientras él ayudaba a evacuar a los civiles de la ciudad.

Cuando Sif pidió una distracción, Hogun y Fandral arrojaron a Volstagg directamente hacia el Destructor, pero este lo frenó y lo lanzó contra un auto. Mientras estaba distraído y preparándose para asesinar a Volstagg, el Destructor fue apuñalado por Sif, sin embargo, dicho ataque sólo lo inhabilitó momentáneamente antes de volver a reponerse. Por lo que Hogun y Fandral se apresuraron en retirar a Volstagg del alcance de su atacante.

Hogun, Fandral y Volstagg iban huyendo del Destructor cuando él los atacó con un rayo de fuego que los lanzó dentro de un restaurante. Al salir de este, Thor les ordenó a los tres marcharse con la seguridad de tener un plan para enfrentar al Destructor; ellos aceptaron dudosamente la idea y emprendieron su escape. En lugar de continuar la batalla, Thor caminó pacíficamente hacia el Destructor y habló directamente con Loki, ofreciéndole su vida a cambio de cesar el ataque en curso. Hogun observó tristemente la valentía de Thor, quien murió instantáneamente al ser golpeado por el Destructor. Sin embargo, gracias al sacrificio realizado, Thor volvió a ser digno del Mjolnir y éste lo resucitó. Hogun, Fandral y Volstagg vieron con felicidad la resurrección y victoria de Thor, quien después regresó a ellos ya con sus poderes de vuelta.

El equipo regresó a Asgard y descubrió que Heimdall estaba herido, asi que los Tres Guerreros y Sif se encargaron de llevarlo al cuarto de sanación, al mismo tiempo que Thor confrontaba a su hermano. Thor y Loki lucharon en un duelo feroz, que culminó en la destrucción del Puente Arcoíris y la supuesta muerte de Loki al caer en un Agujero de gusano. Para celebrar el regreso de Thor y la paz que habían logrado, los Tres Guerreros y Sif asistieron a un banquete en el cual Volstagg entretuvo a los invitados narrándoles la Batalla de Puente Anitiguo, mientras Fandral le hacía bromas que causaban risa incluso en Hogun.[1]

Guerra de los Nueve Mundos

Batalla de Vanaheim

"¿Tenemos un plan aquí?"
"Resistir y pelear."
"¿Has considerado dar la vuelta y correr?"
Fandral y Hogun[fnt.]

Debido a la destrucción del Puente Arcoíris, los Asgardianos se vieron incapacitados de viajar por el universo y proteger los mundos de los criminales conocidos como los Merodeadores, quienes saquearon aldeas humildes aprovechando la ausencia de los asgardianos.[3] Cuando el Puente Arcoíris fue reconstruído, el Puente Bifrost volvió a ser accesible y Hogun recibió la ayuda de Sif y el resto de los Tres Guerreros para proteger su mundo natal, Vanaheim.[4]

Hogun se adentró en el bosque de Vanaheim y se reunió con Fandral, quien le preguntó si tenía un plan para detener la invasión de los Merodeadores, a lo que él respondió que sólo debían resistir y seguir luchando. Pese a que la idea de Fandral no sería de fiar, Hogun ordenó a sus aliados retirarse cuando vio al Merodeador Kronano acercarse y acto seguido, montó su caballo de regreso a la batalla.[5] Al salir de los bosques, Hogun y Fandral se bajaron de sus caballos y se unieron a las fuerzas con Volstagg y Sif para comenzar a luchar contra los merodeadores que atacaban a los lugareños y sus viviendas.

Habiéndose reincorporado a la lucha, Hogun derribó múltiples enemigos con sus habilidades de combate y utilizando la Hridgandr. Finalmente, Thor llegó a la batalla y rápidamente les dió la delantera a sus alaidos. Tras luchar contra el ejército merodeador, Thor fue desafiado a un duelo por el Merodeador Kronano; quien fue destruido con un golpe certero del Mjolnir, lo que causó la rendición los Merodeadores que lo seguían.[3]

Quedándose con su gente

"¿Dónde vamos ahora?"
"Hogun, la paz casi ha llegado a los Nueve Mundos. Quédate aquí y ve con tu pueblo, en donde está tu corazón. Asgard te esperará."
"Tienes mi gratitud."
―Hogun y Thor[fnt.]

Con la paz finalmente restaurada a lo largo de los Nueve Mundos y los Merodeadores sobrevivientes siendo llevados a las Mazmorras de Asgard para esperar su condena, Hogun se enfocó en asegurarse de que la gente de Vanaheim estuviera completamente segura, por lo que recorrió el luga donde había sido la batalla y sonrió al ver niños jugando como debía ser, mientras que sus amigos se encargaban de arrestar a los demás prisioneros.

Al reunirse con Thor, Hogun luego le preguntó a dónde irían después, pero él le aseguró que su mejor opción era quedarse con su gente, ya que lo necesitarían para reconstruir los daños causados durante la batalla. Feliz de tener la oportunidad de quedarse viviendo con su familia y amigos en su mundo natal, Hogun aceptó la oferta de Thor y le agradeció su comprensión estrechando su mano. Sabiendo que Hogun y los vanir estarían bien, Thor regresó a Asgard.

Durante la Convergencia y la Batalla de Greenwich, Thor luchó contra Malekith, quien intentó destruir el universo; el ataque de Malekith a la Tierra hizo que las autoridades desplegaran aviones de guerra para destruir la nave de los Elfos Oscuros. A causa de que habían múltiples portales abriéndose a lo largo de los Nueve Mundos, un par de aviones pasó brevemente por Vanaheim, lo cual causó preocupación en Hogun, quien creyó que el bombardeo generado por los aviones era en contra de su planeta. Después de la derrota final de Malekith, los aviones varados en Vanaheim regresaron a Londres, justo antes del fin de la Convergencia.[3]

Asedio de Asgard

Última línea de defensa

"Como extrañaba esto. Aún así, es una pena. Buenos soldados que fallecieron por nada, todo porque no pudieron ver el futuro. Triste. Oh, con que sigue con vida. ¿Estás conmigo?"
"¡Vuelve a la cueva de la que hayas salido, criatura endemoniada!"
Hela y Hogun[fnt.]

Cuando Hela fue liberada de Hel y regresó a Asgard, su primera acción fue aparentemente matar a Thor y Loki, así que fue recibida por Volstagg y Fandral, a quienes liquidó despiadadamente. Con Thor y dos miembros de los Tres Guerreros muertos, Hogun le ordenó a los Einherjar formarse al final del Puente Arcoíris para impedir el ingreso de Hela a la ciudad.

Al ver al ejército listo para atacarla, Hela no se dejó intimidar y en cambio, se presentó ante todos, proclamándose la primogénita de Odín, legítima heredera del trono y la Diosa de la Muerte. Tras escuchar un discurso, Hogun negó a aceptar quién era ella y le ordenó rendirse, asegurándole que si no lo hacía, no iba a tener piedad a la hora de asesinarla. Hogun dio su última advertencia y preparó la Hridgandr para confrontarla; Hela se puso en guardia y Hogun se acercó a ella interceptando exitosamente las tres necroespadas que le lanzó. Al estar frente a ella, Hogun le golpeó el rostro con su maza, y ella lo derribó contra una muralla, dejándolo por el resto de la batalla fuera de combate. Acto seguido, Hela acabó rápidamente con todos los Einherjar que acompañaban a Hogun y comenzó a recorrer el lugar lamentando la muerte de los soldados que pudieron servirle.

A pesar de ver al ejército derrotado y estando ensangrentado, Hogun se puso de pie y cuando Hela lo vio, le preguntó si se uniría a ella como lo había hecho Skurge, no obstante, Hogun la insultó y sacó de su brazo una daga oculta para asesinarla y vengar a sus amigos. Antes de que Hogun pudiera al menos acercarse a ella, una necroespada grande lanzada por Hela se insertó en su abdomen, lo cual le causó la muerte y dejó su cuerpo suspendido en el aire.[6]

Relaciones

Aliados

Enemigos

Detrás de escenas

  • En Thor, al agente Garrett se refirió a Hogun como Jackie Chan por su apariencia.

Trivia

  • En los cómics, Hogun no es un de Asgardiano, sino que él pasaba tanto tiempo con ellos que fue tratado como uno. En Thor: The Dark World Prelude, dicho caso fue mencionado, confirmando así que es un Vanir.

Referencias

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.