FANDOM


"No soy una reina, ni un monstruo. Soy la Diosa de la Muerte."
―Hela a Thor[fnt.]

Hela Odinsdottir fue la Diosa de la Muerte y la antigua Ejecutora de Asgard, que fue encarcelada por milenios en el reino de Hel. Ella fue liberada después de la muerte de su padre Odín e inmediatamente enfrentó a sus hermanos menores, Thor y Loki. Al recuperar su poder de Asgard, Hela gobernó el reino y planeó crear un Imperio Asgardiano conquistando otros planetas. Cuando la gente de Asgard se negó a inclinarse ante ella, Hela masacró a los Einherjar, y esclavizó al pueblo, mientras reclutaba a Skurge para que fuera su Ejecutor. Sin embargo, Thor regresó con los Revengadores y la Rebelión Sakaariana, para evacuar el reino mientras resucitban a Surtur, ocasionando el Ragnarök, destruyendo Asgard y asesinando a Hela como resultado.

Biografía

Ascenso y caída

Subyugación de los Nueve Mundos

Siendo la hija mayor de Odín, Hela sirvió como ejecutora de su padre y además como líder de los Einherjar, el ejército de Asgard. Juntos conquistaron los Nueve Mundos destruyendo civilizaciones enteras y robando sus riquezas.

Durante este periodo a Hela se le asignó el poderoso martillo Mjolnir y la habilidad de generar espadas y armas hechas de obsidiana. Hela poseía un leal lobo gigante llamado Fenris.

Odín sin embargo, se convenció de que la forma de unificar los Nueve Mundos era por medio de la paz y su hija era un impedimento para alcanzar esos propósitos.[1]

Aprisionada en Hel

Con el tiempo Odín se volvió un rey benevolente y descubrió que la ambición de Hela era mayor que la suya. Al tener un conflicto con Hela en el palacio, ella intentó usurpar el trono de Asgard, muchos soldados murieron y cuando atacó a Odín, éste se convenció de que su hija era realmente peligrosa, viéndose obligado a luchar con ella y venciéndola en esa batalla.

Después de derrotarla, Odín fue incapaz de asesinarla a pesar de su traición. Sin más opciones, Hela fue desterrada y apresada por su padre en Hel durante milenios, siendo la única traba de esta prisión la fuerza vital de Odín, él la eliminó de la historia de Asgard y reemplazó toda evidencia de su vida reemplazando un mural que retrataba la conquista de los Nueve Mundos por un mural con Frigga, Thor y Loki, su nueva familia.[1]

Escape fallido

Hela intentó escapar de su prisión en Hel, a fin de continuar en su búsqueda del trono de Asgard y esclavizar a los Nueve Mundos. Cuando trató de liberarse, Odín envió a las Valquirias para detenerla y asegurar su permanencia en Hel. Mientras las Valquirias se preparaban para atacarla, ella las vio y se preparó para luchar contra ellas.

Utilizando sus necroswords y sin mucho esfuerzo asesinó a la mayoría de las Valquirias mientras cabalgaban hacia ella, demostrando que era mucho más poderosa que el ejército de élite de Asgard, Brunnhilde, la líder de las Valquirias fue la única que sobrevivió a la masacre. Cuando Odín intervino reaprisionó a su hija y la condenó a estar ahí durante milenios sabiendo que sólo cuando él muriera, ella sería liberada.[1]

Retorno al poder

Confrontación en Noruega

Cuando Odín falleció, su poder dentro de la prisión de Hela se desvaneció y por ende, ella fue liberada de Hel. En ese instante, en Noruega, lugar donde su padre falleció, se creó un portal por el cual ella salió, mientras reflexionaba acerca de que no pudo presenciar muerte del antiguo rey.

Enseguida fue enfrentada por sus hermanos menores, Thor y Loki, ella se burló de Thor diciéndole que no se parecía en nada a Odín y cuando Loki trató de llegar a un acuerdo con ella a fín de evitar un conflicto, añadió sarcásticamente que él sí sonaba como Odín. Abandonando toda cortesía, Hela les exigió a sus hermanos que se arrodillen ante ella mientras se autoproclamó su nueva reina. Thor se negó y furioso, le lanzó el Mjolnir pero debido a fue ella la primera dueña del martillo, sabía como retenerlo. Thor, impresionado declaró que tal cosa era imposible pero Hela respondió con sarcasmo que él no sabía nada acerca de las posibilidades, inmediatamente ella destruyó el martillo y se preparó para luchar, creando en su propia cabeza afilados cuernos de obsidiana y además sus características espadas, las necroswords. Loki, desesperado por lo que su hermana imponía, ordenó a Volstagg que activara el Puente Bifrost para regresar a Asgard, donde creía que estarían a salvo.

Cuando el portal se abrió, ella rápidamente siguió a sus hermanos, mientras viajaban hacia Asgard, con facilidad expulsó a Loki del portal y cuando alcanzó a Thor también lo hizo. Asumiendo que ambos príncipes habían muerto, Hela se mantuvo el portal para llegar al Observatorio de Heimdall.[1]

Asedio de Asgard

Cuando llegó al Observatorio de Heimdall, Hela comenzó a recuperar sus poderes y su fuerza, de inmediato se encontró con los guardias del Observatorio, Volstagg y Fandral, quienes exigieron a Hela identificarse pero ella los ignoró y los ejecutó a sangre fría sin pensarlo demasiado.

Skurge, quien también se encontraba en el lugar se arrodilló ante Hela y afirmó que sólo era un conserje, para salvar su vida debido a que de lo contrario hubiese sido asesinado por ella. Describiéndolo como un muchacho listo con instinto de supervivencia, Hela le ofreció un mejor empleo y juntos caminaron por el Puente Bifrost, el cual llegaba de forma directa hacia el Palacio de Asgard.

Al llegar a la ciudad, Hela se encontró con Hogun y el ejército Einherjar esperándola. Ella reveló en calma su identidad y además reveló que Odín estaba muerto al igual que Thor y Loki, lo que la convertían a ella en la legítima heredera del trono. Hogun se negó a reconocerla como su reina y dirigió al ejército para pelear contra ella.

Decepcionada, Hela aseguró que pensaba que los Asgardianos estarían felices de verla pero Hogun, listo para luchar desplegó su mangual y Hela se armó con sus necroswords. Después de que Hogun fuera aplastado por un muro, Hela exterminó a todos los soldados que la acechaban y de un momento a otro, el lugar se encontraba lleno de cadáveres. Mientras la diosa se jactaba se su victoria, Hogun hizo su último intento de atacarla con una daga pero ya era tarde, antes de que él se acercase a ella, una lanza atravesó su pecho. Finalmente Hela, acompañada por Skurge, decidió ir al Palacio de Asgard, el cual solía ser su hogar.[1]

Reconstrucción de su ejército

Después de abatir a los Einherjar y Hogun, Asgard quedó sin defensas, lo que le permitió a Hela retomar el poder del trono. Cuando regresó al Palacio de Asgard, Hela vio que el techo del lugar estaba lleno de murales en los que aparecía Odín gobernando pacíficamente los Nueve Mundos. Disgustada, Hela destruyó cada uno de ellos y reveló un mural original que la retrataba a ella junto a Odín conquistando los Nueve Mundos.

Sabiendo que los Einherjar solían ser enterrados bajo el palacio, Hela y Skurge irrumpieron en la Cámara de Odín, a fin de ver lo que ahí había. Al ingresar, Hela comentó que el Guantelete del Infinito que estaba allí era falso, justo antes de señalar que el Cofre de los Antiguos Inviernos era débil y mientras avanzaba por el corredor de la cámara añadió que la Corona de Surtur era más pequeña de lo que imaginaba.

A pesar de que se interesó brevemente en el Teseracto, Hela centró su atención en la Llama Eterna, ya que según ella, ésta era la más grande de todas las reliquias. Hela colocó su mano dentro de la llama y le preguntó a Skurge si quería conocer el verdadero poder, acto seguido creó una necrosword y la utilizó para destruir una parte del piso de la bóveda, en el fondo de un abismo, se reveló un gigantesco panteón escondido.

Hela brincó por el agujero que había hecho y llegó al fondo del abismo, para su tristeza pudo contemplar los cadáveres de sus fallecidos soldados y el cuerpo de Fenris, su antigua compañera. Utilizando el poder de la Llama Eterna, Hela resucitó a Fenris y a sus soldados, los cuales se habían transformado en Berserkers y cuando se le acercaron ella les comentó que los había extrañado a todos.[1]

Promoviendo a Skurge

Con un ejército de Berserkers a su lado, Hela logró llegar al trono de Asgard, sólo para descubrir que los mismísimos asgardianos estaban planeando derrocarla y para ello trataron de derribar la entrada del Palacio. Para demostrar su verdadero poder, Hela nombró a Skurge su ejecutor y le regaló un hacha de obsidiana creada por ella misma.

Sin que Hela ni Skurge lo supieran, Heimdall regresó a su Observatorio y se llevó la espada Hofund, llave que activaba el Puente Bifrost. Cuando la Hela junto a Skurge llegaron al lugar, descubrieron que la espada no estaba y por ende se encontraban varados en Asgard, ella se enfureció debido a que su plan de conquistar los Nueve Mundos se veía nuevamente obstaculizado.[1]

Buscando la Hofund

Al descubrir la desaparición de la Hofund, Hela se dispuso a castigar a los Asgardianos con sus Berserkers, de modo que Heimdall se viera obligado a devolver el arma. Con todo Asgard frente a ella, Hela ordenó a Skurge dar una última oportunidad antes de elegir al azar una mujer inocente que se encontraba entre la multitud para ser sacrificada por su "traición", mientras ella y Fenris se deleitaban viendo como las personas se aterrorizaban ante lo que sucedía.

El plan de Hela finalmente dio resultados cuando un hombre de la multitud reveló que conocía la ubicación de la espada y el refugio donde el resto de los Asgardianos se ocultaban, para salvar la vida de la mujer. Al llegar a la fortaleza oculta, Hela derribó la entrada sólo para ver que todos habían huido cuando la sintieron venir.[1]

Ragnarök

Duelo en el Palacio de Asgard

Mientras Hela y Skurge buscaban a los asgardianos que habían escapado, los Revengadores regresaron a Asgard para evacuar a las personas y enfrentar a Hela. Thor entró en la sala del trono en el palacio y golpeó el suelo del lugar con la lanza Gungnir, esto generó repetidos sonidos que Hela escuchó y acudió al palacio inmediatamente. Para sorpresa de Hela, Thor había sobrevivido cuando fue expulsado del Puente Bifrost y se encontraba frente a ella sentado en el trono.

Ambos hermanos hablaron sobre Odín y Hela reveló a Thor lo que ella y su padre hicieron durante la Subyugación de los Nueve Mundos, cómo habían obtenido el oro del que se encontraba hecho el palacio y cuantas civilizaciones hundieron en sangre y lágrimas. Hela exigió a Thor retirarse de su trono pero él sólo señaló que tenerla a ella como reina sería la peor alternativa. Hela, consumida por la ira se preparó para luchar y Thor, armado con la lanza de su padre se enfrentaron en un feroz duelo por Asgard.

Thor utilizando la Fuerza de Odín, fue capaz de neutralizar varios ataques de Hela y a la vez, ella de Thor pero en un momento, la reina afirmó que esperaba más de su hermano y lo lanzó por el palacio. Con un poder considerablemente más fuerte que el de Thor, Hela logró levantarlo del cuello y lo acorraló en un pilar del palacio, sólo para recalcarle que ella fue la primogénita de Odín, la legítima heredera del trono y salvadora de Asgard, mientras que Thor no era nada. Ya enfurecida, ella arrojó al ya casi devastado príncipe al suelo.

A pesar de los vanos intentos de Thor por golpearla, Hela fue más rápida y creó una necrosword con la que cortó parte del abdomen de su hermano, haciendo que cayera de rodillas y declaró que su victoria era tan obvia que hasta un ciego podría verla. Thor se giró para verla y con su espada, Hela removió el ojo derecho de su hermano. Al verlo así, Hela comentó que recién en ese momento, Thor le recordaba a Odín.

Después de arrastrarlo hacia un balcón del palacio, Hela obligó a Thor a observar cómo su ejército de Berserkers y Fenris acababan con los aliados y los mismos Asgardianos que trataban de huir, incluido Heimdall. Hela comenzó a atormentar a Thor, diciendo que pronto obtendría la Hofund y seguiría conquistando los Nueve Mundos, sin embargo, ambos fueron testigos de la llegada de Loki en la Estadista junto a varios miembros de la Rebelión Sakaariana, incluidos Korg y Miek, quienes llegaron a ayudar.

Aún con la llegada de los refuerzos, los Berserkers lograban llevar la delantera mientras Hela se burlaba de Thor diciéndole que ella era la Diosa de la Muerte y preguntando irónicamente de qué era dios él. Sin embargo Thor durante breves segundos logró comunicarse y tener una visión de Odín donde éste le hizo entrar en razón y le incitó a utilizar sus poderes ya que él era el Dios del Trueno. Entonces,, Thor desató una onda expansiva que lanzó a Hela a las partes inferiores del palacio, neutralizándole temporalmente y Thor de un salto fue capaz de llegar al Puente Bifrost para luchar contra los Berserkers y salvar a su gente.[1]

Batalla en el Puente Arcoíris

Después de haberse recuperado del ataque, Hela llegó al Puente Arcoíris, donde descubrió que su ejército de Berserkers había sido dominado. Mientras Hela se tomaba su tiempo para regresar al Puente, fue confrontada por Thor y Brunnhilde, quienes estaban discutiendo cómo podrían derrotar a Hela. Al darse cuenta de que intentaban poner a los Asgardianos a salvo en la Estadista, Hela le lanzó necroswords a Thor, pero él los destruyó con su poder e invocó espadas de trueno para someterla, sin éxito.

Ella luego fue atacada por Brunnhilde, quien quería vengarse por matar a las Valquirias. Hela aún así bloqueó sus ataques, sin recibir daño mientras lanzaba a Brunnhilde a un lado, solo para ser atacada inmediatamente por Thor una vez más. Hela le volvió a lanzar sus necroswords a Thor, pero él simplemente los destruyó en el aire, antes de lanzar su pesado rayo contra Hela.

Finalmente, Hela golpeó a Thor con fuerza en el hombro con un necrosword antes de centrarse en luchar contra Brunnhilde. Así mismo, Thor le pidió a Heimdall que escapara con los Asgardianos restantes en la Estadista, solo para que Hela invocara varios necroswords masivos desde el agua que perforaron la parte inferior de la Estadista, lo que hizo que no pudieran escapar. Justo cuando los Berserkers llegaron a la Estadista y derribaron a los guardias, Hela fue traicionado por Skurge, quien se negó a permitir que todo su pueblo fuera asesinado. Skurge liberó la Estadista de obstáculos y confrontó a Hela, quien lo asesinó lanzándole una única necrosword.[1]

Destrucción de Asgard

Hela comenzó a acercarse a Brunnhilde tirada en el Puente Arcoíris, pero Thor le gritó pidiéndole que se detenga y aceptó que ella se queda con Asgard. Dudando de sus palabras, Hela comentó que aunque planeaba hacer algo, no iba a funcionar, ya que era más poderosa que cualquiera. Thor estaba de acuerdo, y señaló que por eso mandó a Loki al palacio; para resucitar a Surtur. Rápidamente, un gigantesco Surtur surgió del palacio para comenzar a destruir Asgard. Hela quedó atónita al ver que Surtur ya fusionado con la Llama Eterna, y Brunnhilde aprovechó su descuido para derribarla. Acto seguido, Thor creó un rayo que destruyó la parte del puente donde Hela estaba y la hizo caer al mar.

Thor, Brunnhilde y Hulk abandonaron el lugar en la Estadista, y Hela salió del agua sólo para ver a Surtur destruyendo Asgard. En un acto de desesperación, Hela lanzó gigantescas necroswords dirigidas al demonio, pero sólo logró enfurecerlo al sentir que lo atacaban. Surtur alzó la Espada Crepuscular y declaró que cumpliría el Ragnarök, introduciendo su arma en el corazón del planeta e incineró a Hela instantáneamente.[1]

Poderes y habilidades

Hela posee todos los diversos atributos sobrehumanos comunes entre los Asgardianos. Sin embargo, al ser parte de la familia real de Asgard (más específicamente, la hija mayor de Odín), sus atributos son significativamente superiores a los de cualquier otro Asgardiano, incluso los de su hermano menor Thor, ya que ella puede tomar el poder de Asgard para aumentar su propio poder, con la llegada del Ragnarök siendo necesaria para derrotarla. Esto hace que Hela sea increíblemente poderosa y un enemigo casi imparable, con solo Surtur a pleno poder y Odín en su mejor momento capaces de derrotarla.

Poderes

  • Fisiología Asgardiana: Como hija mayor de Odín, Hela poseía habilidades sobrehumanas y poderes sobrenaturales, que son muy superiores a los de casi todos los Asgardianos, incluso a los de su hermano menor Thor. Heimdall afirmó que Hela era capaz de apoderarse del cosmos con sus poderes. Entre los pocos seres lo suficientemente poderosos como para superar el tremendo poder de Hela están Odín y Surtur a pleno poder.
    • Fuerza sobrehumana: Como todos los Asgardianos, Hela es súper fuerte y posee mayor fuerza física que cualquier otro Asgardiano, excepto que Odín. Ella fue capaz de asesinar a las Valquirias y a los Einherjar, dos ejércitos Asgardianos de élite y derrotó fácilmente a su hermano Thor.
    • Durabilidad sobrehumana: El cuerpo de Hela es mucho más resistente al daño físico que el cuerpo de un ser humano. Sin embargo, Hela es mucho más resistente que cualquier otro Asgardiano, aunque todavía podía ser asesinada por Surtur.
    • Velocidad sobrehumana: Hela puede moverse a velocidades sobrehumanas considerables.
    • Agilidad sobrehumana: Hela posee naturalmente mayor agilidad, equilibrio, destreza y coordinación corporal que un ser humano. Ella fue capaz de saltar a través de un cráter y caer fácilmente de pie.
    • Longevidad: Como todos los Asgardianos, Hela envejece a un ritmo mucho más lento que un ser humano. Por lo tanto, Hela solo puede morir si Asgard es destruido.
  • Manifestación de armas: Hela puede manifestar varias armas en diferentes partes de su cuerpo, aunque normalmente generaba espadas, dagas, lanzas y hachas. Estas armas son increíblemente duraderas y afiladas, no solo para matar al instante a los Tres Guerreros y Skurge, sino que también atraviesan el cuerpo casi invulnerable de Thor. Mientras perseguía a Thor y Loki a través del puente arcoiris, Hela conjuró un escudo triangular en su antebrazo para recibir el impacto del golpe de Thor, haciendo que se rompa. Más tarde lanzó cuchillas gigantescas a una gran puerta que llevaba a una cueva secreta donde se escondían los Asgardianos que huían, y derribó telequinéticamente las cuchillas junto con la puerta. Ella también fue capaz de generar espinas del suelo para perforar a Surtur, pero finalmente resultó ineficaz contra el Gigante de Fuego.
    • Manifestación de estructura: Hela podía manifestar estructuras metálicas con forma de cuchilla del suelo que la rodea, como se vio cuando intentó evitar que la nave espacial de Loki que contenía a los Asgardianos se lanzara desde el reino condenado, y más tarde cuando intentó ganar altura durante su corta batalla con Surtur .
  • Nigromancia: Hela, como la "Diosa de la Muerte", demostró poder resucitar a sus aliados, utilizando un puñado de llamas de la Llama Eterna y arrojándolas contra el suelo para crear una gran explosión de energía infernal verde. Como tal, pudo revivir a su lobo mascota Fenris y sus Berserkers después de descubrir sus cadáveres bajo la Cámara de Odín.

Habilidades

  • Combatiente experta: Hela era una guerrera inmensamente formidable y mortal tanto en el combate armado como cuerpo a cuerpo. Ella sola fue capaz de asesinar a las Valquirias y Einherjar con facilidad. También derrotó varias veces a Thor y sometió a Brunnhilde con facilidad y sin esfuerzo.

Equipamiento

  • Mjolnir: Hela fue la primera dueña de Mjolnir como el Verdugo de Asgard y la primogénita del Rey Odín, hasta que fue encarcelada en Hel por su propio padre. Después de su destierro, Odín se lo pasó a Thor, hasta que ella misma lo destruyó una vez que fue liberada.
  • Necroswords: Hela fue capaz de manifestar espadas de su cuerpo, que usualmente usaba para lanzar contra sus enemigos, pero también era excepcionalmente capaz de usar estas espadas para el combate cuerpo a cuerpo. Estas espadas son lo suficientemente fuertes y duraderas para matar instantáneamente a los Tres Guerreros con una sola puñalada, e incluso dañar a Thor.
  • Hacha de sangre: Hela conjuró esta arma, pero nunca la usó, sino que se la prestó a Skurge para su trabajo como su verdugo.
  • Llama Eterna: Hela utilizó el poder de la llama para resucitar a sus guerreros no muertos, así como a su mascota lobo asgardiana, Fenris.

Relaciones

Familia

Aliados

Enemigos

Detrás de escenas

  • Hela originalmente iba a ser la villana principal de Thor: The Dark World, pero fue reemplazada por Malekith.
  • Para prepararse para su papel de Hela, Cate Blanchett estudió Capoeira, un arte marcial brasileño.
  • Cate Blanchett aceptó un papel en Thor: Ragnarok para complacer a sus hijos, que son fanáticos de los cómics de Marvel. El hijo mayor de Blanchett, Dashiell John Upton, le sugirió que interprete a Hela, diciéndole que sería un impulso masivo para su carrera.

Trivia

Referencias

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.