"Honraré el juramente que hice de proteger este mundo como Guardián de sus puertas."
―Heimdall[fnt.]

Heimdall fue el antiguo Guardián del Puente Bifrost, que podía ver y oír todo en su entorno. Aunque él estaba comprometido a obedecer las órdenes de Odín, Heimdall cometió traición para garantizar la protección de los Nueve Mundos, permitiendo que los Tres Guerreros fueran hasta Midgard para traer de regreso a Thor con el fin de derrotar a Loki. Más adelante, cuando Asgard entró en conflicto con los Elfos Oscuros, Heimdall descubrió que sus poderes no eran efectivos ante los Elfos, de modo que se vio obligado a cometer una vez más traición para ayudar a Thor a derrotar a Malekith.

Cuando Hela tomó el control de Asgard, Heimdall ocultó a los ciudadanos Asgardianos de ella en una Fortaleza oculta, y con la ayuda de Thor los evacuó del reino antes del Ragnarök. Él luego se unió al resto de los supervivientes Asgardianos, dirigidos por el Rey Thor, en su viaje a la Tierra. En el camino, la Statesman fue interceptada por la Orden Oscura, quienes atacaron la nave. Invocando una última pizca de magia oscura, Heimdall pudo acceder al Bifrost para teletransportar a Hulk a la Tierra, solo para ser asesinado por Thanos.

Biografía

Guardián del Bifrost

Protegiendo los Nueve Mundos

"Estoy atado por honor a nuestro rey."
―Heimdall[fnt.]

Heimdall fue un Asgardiano dotado con habilidades sensoriales superiores a las de los demás Asgardianos, las cuales le permitían observar con sus propios ojos casi todas las cosas que ocurrían a lo largo de los Nueve Mundos. A causa de su particular habilidad, Heimdall decidió dedicar su vida a proteger Asgard, trabajo que desempeñó desde un observatorio ubicado al final del Puente Arcoíris. Durante su tiempo como Guardián de las puertas del reino, Heimdall se aseguró de que ningún enemigo traspasara su guardia, garantizando la seguridad de su pueblo y siendo completamente leal a su Rey, Odín.[1]

Ataque de los Gigantes de Hielo

"Heimdall, ¿podemos pasar?"
"Jamás un enemigo traspasó mi guardia hasta este día. Quiero saber cómo pasó."
"Que nadie sepa que nos hemos ido hasta nuestro regreso."
Thor y Heimdall[fnt.]

Heimdall ve a Thor y sus amigos llegar.

A pesar de su constante supervisión, Heimdall no percibió la llegada de los Gigantes de Hielo que se infiltraron en la Cámara de Odín para robar el Cofre de los Antiguos Inviernos. Aunque el Destructor impidió que los enemigos lograran su cometido, Heimdall estaba molesto por no saber cómo había ocurrido el ataque sin que él lo notara. Este acto contra Asgard también inquietó al hijo de Odín, Thor, quien visitó a Heimdall junto con sus aliados para solicitarle que los teletransportara a Jotunheim.

Heimdall envía a Thor y sus aliados a Jotunheim.

Inicialmente, Loki trató de engañar a Heimdall para que les permitiera pasar, no obstante, él ya era consciente del plan para viajar a Jotunheim, razón por la que Thor intervino y le exigió dejarlos pasar. Heimdall accedió a la petición realizada y también acordó mantener en secreto la misión hasta que Thor, Loki, Sif y los Tres Guerreros regresaran a Asgard. Mientras abría el Puente Bifrost utilizando la Hofund, Heimdall les advirtió a los demás que si su regreso representaba una amenaza para la seguridad de Asgard, se vería obligados a mantener el Bifrost cerrado y no podría ayudarlos. Tras aclarar sus prioridades, Heimdall los envió a todos a Jotunheim.

Poco después de que Thor y sus amigos se fueran, Odín llegó al Himinbjorg y le ordenó a Heimdall enviarlo a Jotunheim, lo cual le permitió interferir en medio de la batalla e impedir Thor y los demás murieran. Al volver a Asgard, Odín le ordenó a Sif, Volstagg y Hogun llevar a Fandral al cuarto de sanación, ya que había sido mortalmente herido durante el ataque. Después de cerrar el Bifrost, Odín le devolvió la Hofund a Heimdall, quien salió del Observatorio al notar que Thor y su padre tendrían una fuerte discusión.[1]

Descubriendo a Loki

"¿Acaso Odín te temía?"
"No."
"¿Y eso por qué?"
"Porque es mi rey y juré obedecerlo."
"Era tu rey. Así que obedéceme ahora. ¿Sí?"
"Sí."
"No abrirás el Bifrost a nadie."
Loki y Heimdall[fnt.]

Heimdall ve a Thor ser capturado por S.H.I.E.L.D.

A raíz de las acciones de Thor en Jotunheim, Odín se vio obligado a desterrarlo a la Tierra para que aprendiera a ser humilde. Después de esto, Odín cayó en el Sueño de Odín, evento que desconcertó a Heimdall. Con la esperanza de ver que su amigo estuviera bien, Heimdall observó a Thor infiltrarse en una base custodiada por S.H.I.E.L.D., solo para verlo fracasar en su intento de recuperar el Mjolnir. Esto causó tristeza en Heimdall, ya que él no podía hacer nada la respecto.

Heimdall comienza a sospechar de Loki.

Con Odín durmiendo profundamente y Thor desterrado, Loki asumió el control del trono. Más tarde, Heimdall intentó ver a Loki, quien estaba en Jotunheim, pero comenzó a tener dudas sobre él al notar que misteriosamente no podía verlo ni escucharlo. Al regreso de Loki en el observatorio, Heimdall se quedó viéndolo con desconfianza, así que fue confrontado por el nuevo Rey. Tras señalar que los Gigantes de Hielo que se infiltraron en Asgard también se habían vuelto invisibles para él, Heimdall se preguntó porqué estaba pasado lo mismo con Loki, insinuando que él era el responsable del ataque a la Cámara de Odín. Debido a que Loki lo obligó a jurarle su lealtad y le prohibió abrir el Puente Bifrost bajo cualquier circunstancia, Heimdall confirmó sus sospechas de que Loki era quien estaba ayudando a los Gigantes de Hielo.

Al enterarse de que Sif y los Tres Guerreros estaban planeando ir a la Tierra para traer de vuelta a Thor, Heimdall le pidió a un Einherjar enviarlos a su observatorio. Cuando Sif, Volstagg, Fandral y Hogun llegaron, Heimdall les preguntó si estaban dispuestos a tracionar a Loki, informándoles que de ser así, él no podría ayudarlos. Como Heimdall estaba unido por honor al Rey de Asgard, no podía accionar personalmente el Bifrost, no obstante, programó la apertura del portal para que los guerreros viajaran de igual manera.[1]

Luchando contra Loki

"Y digo que por tu acto de traición, serás relevado de tus deberes como guardián y ya no serás ciudadano de Asgard."
"Entonces ya no tengo que obedecerte."
Loki y Heimdall[fnt.]

Heimdall es congelado por Loki.

Enfurecido al notar que el Puente Bifrost había sido utilizado por Sif y los Tres Guerreros, Loki se dirigió al observatorio de Heimdall para regañarlo personalmente. Apenas Loki llegó, Heimdall lo confrontó preguntándole cómo había infiltrado a los Gigantes de Hielo en Asgard, lo que causó que Loki se sintiera amenazado y terminara destituyéndolo de su deber por su acto de traición. Como ya no le debía lealtad al rey, Heimdall intentó atacar a Loki con la Hofund, pero éste conjuró rápidamente el Cofre de los Antiguos Inviernos y lo congeló hasta dejarlo inmóvil.

Mientras Heimdall permanecía congelado, Loki escoltó a Laufey y a algunos Gigantes de Hielo al Palacio Real de Valaskjalf, lo que causó gran impotencia en Heimdall, ya que no podía ni siquiera moverse para salvar a Odín, quien aún se encontraba en el Sueño de Odín, de ser asesinado por Laufey. Estando consciente de todo lo que ocurría, Heimdall notó que Thor le estaba pidiendo ayuda desde la Tierra para devolverlo a Asgard, así que comenzó a tratar de liberarse poco a poco del hielo que lo cubría. En un intento desesperado de ayudar a sus amigos a detener a Loki, Heimdall reunió todas sus fuerzas y después de agrietar el hielo que lo cubría, logró liberarse. Inmediatamente, Heimdall decapitó a un Gigante de Hielo que estaba a su lado y apuñaló a otro que trató de atacarlo por la espalda.

Heimdall trae de vuelta a sus amigos antes de desmayarse.

Utilizando la poca fuerza que le quedaba, Heimdall se arrastró hasta el interruptor de su observatorio y abrió el Puente Bifrost con la Hofund, permitiendo que Thor y sus aliados regresen a Asgard. Antes de que los demás llegaran, Heimdall se desmayó y quedó tendido, razón por la que Volstagg cerró el Bifrost al llegar al observatorio. Debido a su estado de salud, Thor ordenó llevarlo al cuarto de sanación y se marchó para enfrentar a Loki, mientras que Sif, Fandral y Hogun se quedaron para ayudar a Heimdall.[1]

Perdiendo el acceso al Puente Bifrost

"Así que la Tierra está perdida para nosotros."
"No. Siempre hay esperanza."
"¿Puedes verla?"
"Sí."
"¿Cómo está Jane?"
"Está buscándote."
Thor y Heimdall[fnt.]

Heimdall continúa vigilando los Nueve Mundos.

Finalmente, Thor detuvo a Loki durante su Duelo en el Puente Arcoíris, evento en el cual el Himinbjorg y el Puente Arcoíris fueron destruidos. Después de recuperarse, Heimdall regresó a su lugar de trabajo. Más tarde, Thor visitó a Heimdall y cuando le concluyó que la Tierra estaba perdida para ellos, Heimdall afirmó que siempre habría esperanza para regresar. Tras que Thor le preguntara por Jane Foster, Heimdall sonrió y dirigió su mirada hacia ella, informándole a Thor que Foster se encontraba en su laboratorio trabajando para volver a encontrarlo.[1]

Conflictos en los Nueve Mundos

Reconstruyendo el Puente Arcoíris

"Los Merodeadores están amontonándose cerca de Vanaheim. La destrucción del Bifrost por Thor continúa alterando el equilibrio del poder a lo largo de los Nueve Mundos... más allá de Yggdrasil."
―Heimdall[fnt.]

Como no había forma de que los Asgardianos viajaran a otros Reinos para ayudar a protegerlos, los Nueve Mundos cayeron en el caos. Para mantener informados a líderes de Asgard, Heimdall convocó a Odín y Thor para advertirles que los Merodeadores iban a atacar Vanaheim.

Heimdall esperan a que Thor vuelva de la Tierra.

2 años después del Duelo en el Puente Arcoíris, Odín se vio obligado a usar magia oscura para enviar a Thor a la Tierra con la misión de capturar a Loki. Después de que Thor se fuera, Heimdall fue visitado por Sif, quien le preguntó si Thor había sobrevivido al viaje realizado; aunque Heimdall vio a Thor aterrizar de manera forzosa, finalmente fue testigo de su supervivencia, hecho que le informó a Sif. Con la ayuda de los Vengadores, Thor regresó a Asgard con Loki y el Teseracto en su poder, y poco después, él junto a Heimdall se encargaron de reconstruir el Puente Arcoíris y el Himinbjorg utilizando la energía del Teseracto.[2]

Fin de la Guerra de los Nueve Mundos

"El universo no ha visto esta maravilla desde antes de comenzar mi guardia. Pocos lo sienten. Y menos aún pueden verlo. Si bien sus efectos son peligrosos, es algo muy hermoso."
"No veo nada."
"Es que tal vez no sea la belleza que buscas."
―Heimdall y Thor[fnt.]

Cuando Heimdall finalizó su chequeo a lo largo de los Nueve Mundos, Thor llegó al Himinbjorg para charlar con él, dado que no estaba entusiasmado por ser parte de las fiestas que se estaban realizando a causa de las últimas victorias en la Guerra de los Nueve Mundos. Heimdall le contó a Thor que la Convergencia, evento que para él era algo sublime, estaba a punto de producirse, y comenzó describir cuán hermoso sería la anomalía a pesar de los riesgos que podría traer. Como Thor se mostró escéptico al no ver nada especial en el cielo, Heimdall le dijo que eso se debía a que ambos apreciaban distintos tipos de belleza, lo que los llevó a hablar sobre Jane Foster.

Heimdall pierde de vista a Jane Foster.

Heimdall le dijo a Thor que Foster era muy inteligente, y que sin saberlo, estaba estudiando la Convergencia también. Repentinamente, Heimdall perdió de vista a Foster, algo que tanto él como Thor creían imposible. Debido a la inquietud de Heimdall y Thor, éste último viajó a Londres para asegurarse de que Foster estuviera bien. En Londres, Thor se reencontró con Foster, solo para descubrir que el Éter, una antigua fuerza destructiva superior, estaba alojada en su cuerpo. Thor decidió regresar a Asgard con Foster para que las sanadoras del palacio la revisaran. Heimdall los transportó a través del Puente Bifrost, y cuando Foster llegó al observatorio, Heimdall le dio la bienvenida a Asgard.

Heimdall observa a Volstagg y Fandral.

Continuando con su trabajo como Guardián de las puertas de Asgard, Heimdall supervisó el correcto regreso de Fandral, Volstagg y los Einherjar, a Asgard al haber capturado a los últimos Merodeadores fugitivos para encerrarlos en las mazmorras. Entre uno de estos individuos estaba Algrim, a quien Heimdall se quedó viendo mientras lo llevaban al calabozo.[3]

Saqueo de Asgard

"No fuiste al consejo de guerra de Odín."
"El Bifrost fue sellado por órdenes expresas de tu padre. Nadie puede entrar o salir. Enfrentamos a un enemigo que es invisible incluso para mí. No sé en qué ayudaría un guardián así."
Thor y Heimdall[fnt.]

Más adelante, Algrim se transformó en un mostruo Kursed e inició una trifulca en las Mazmorras de Asgard. Mientras la mayoría de los guerreros estaban ocupados sometiendo a los prisioneros, Heimdall mantuvo la calma en el Himinbjorg y no tardó en notar que algo invisible estaba pasando fuera del lugar. Rápidamente, Heimdall salió corriendo del observatorio y comenzó a perseguir el misterioso objeto que había sentido, decidido a descubrir de qué se trataba. Heimdall corrió sobre los tirantes de los pilares del Puente Arcoíris, alistó sus cuchillos y saltó sobre la nave. Al sabotear el sistema de invisibilidad de la nave utilizando sus cuchillos, Heimdall puso en evidencia que se estaba llevando a cabo un ataque sorpresa en Asgard.

Heimdall logra neutralizar la primera nave.

Aprovechando su posición, Heimdall lanzó un cuchillo dentro del motor de la aeronave, lo que causó que ésta se estrellara justo después de que Heimdall saltara de regreso al puente. Con la nave neutralizada, Heimdall creyó que la amenaza había terminado, sin embargo, al voltearse descubrió que había una nave mucho más grande sobrevolando Asgard y desplegando más naves para que invadieran la ciudad. Heimdall vio con impotencia a las naves de Malekith dar inicio al Saqueo de Asgard, al mismo tiempo que Odín ordenó el lanzamiento de los esquifes y utilizar los cañones para defender el palacio.

Heimdall lamenta la muerte de Frigga.

A fin de asegurar la protección de la Familia Real Asgardiana, Heimdall utilizó la Hofund para activar los escudos del palacio, creando así una cúpula de energía alrededor del lugar. Si bien varias naves de los Elfos Oscuros se estrellaron al chocar contra la barrera de energía, Algrim encontró el generador del escudo y lo destruyó, permitiéndole a las demás naves aterrizar en el palacio para que los Elfos Oscuros se dispersaran en este. Al final del conflicto, Heimdall fue informado de que Frigga había sido asesinada por Malekith al negarse a entregar el Éter alojado en Jane Foster. Triste por el sacrificio de su reina, Heimdall miró el funeral desde su observatorio y presenció el ascenso del Frigga al Valhalla, inclinando su cabeza en respeto por su partida.[3]

Cometiendo traición

"Me hiciste venir por un asunto importante. ¿Qué sucede?"
"Traición, mi señor."
"¿De quién?"
"Mía."
Odín y Heimdall[fnt.]

Mortificado por el asesinato de Frigga, Odín le ordenó a Heimdall mantener cerrado el Puente Bifrost y prohibió totalmente el ingreso o salida de Asgard. Sin la necesidad de estar todo el día en el Himinbjorg, Heimdall se reunió con Thor en un bar. Thor le comentó que lo más probable era que Malekith y sus fuerzas volvieran atacar Asgard, pero no podrían defenderse de la mejor manera debido a que Odín estaba cegado de dolor por la muerte de su esposa, postura con la que Heimdall estuvo de acuerdo.

Mientras hablaban, Thor le pidió brindarle su apoyo en la misión de escapar de Asgard con Jane Foster, a fin de llevar la batalla a Svartalfheim en lugar de arriesgar la seguridad de los Asgardianos. Previendo que Odín rechazaría ese plan, Heimdall trató de explicar que no podía traicionar al trono, a lo que Thor simplemente le pidió guardar el secreto hasta que el escape ya estuviera llevándose a cabo. Sabiendo que Malekith regresaría y que Odín estaría dispuesto a sacrificar mas Einherjars para combatirlo, Heimdall aceptó a regañadientes guardar silencio mientras Thor planeaba su misión.

Heimdall escucha el plan de Thor.

Más tarde, Heimdal asistió a una reunión que Thor hizo con Sif, Volstagg y Fandral, en la cual se preguntaron de qué manera saldría Thor de Asgard. Tras que Sif les recordara que el Bifrost estaba cerrado y que el Teseracto se encontraba en la Cámara de Odín, Heimdall les informó que habían más formas de salir de Asgard, sin embargo, Thor confesó que solo una persona conocía dicha salida, Loki. Aunque Volstagg y Fandral reconocieron que liberar a Loki sería muy arriesgado, Thor insistió en que era la única salida, así que le pidió a Sif liberar a Foster de custodia.

Heimdall revela su traición ante Odín.

La tarea final de Heimdall fue distraer a Odín mientras Thor liberaba a Loki de las Mazmorras de Asgard; Heimdall solicitó la presencia de Odín en el observatorio, afirmando que había un asunto urgente que discutir. Cuando Odín llegó, Heimdall confesó su traición y puso su espada a disposición de él en forma de rendición. En ese momento, Tyr también llegó al observatorio y notificó sobre el escape de Thor en el palacio, noticia que hizo que Odín entendiera que Heimdall lo estaba distrayendo y ordenó su arresto, viéndolo con decepción. No obstante, después de la Batalla de Londres, Heimdall fue liberado, dado que su traición causó indirectamente la victoria de Asgard.[3]

Observando la Tierra

Más adelante, Heimdall estaba supervisando la Tierra hasta que vio a un Kree llegar a ella. Conociendo la hostilidad de esta raza, Heimdall notificó a Sif y la envió a través del Puente Bifrost para que lo capturara bajo las órdenes de "Odín". Después del retorno de Sif a Asgard con el Kree en custodia, Heimdall envió a Vin-Tak de regreso a Hala.[4]

Ragnarök

Acusado de traición

"Odín acusó a Heimdall de negligencia en el deber, pero desapareció antes del juicio."
Skurge a Thor[fnt.]

Haciéndose pasar por Odín tras arrebatar el trono de Asgard, Loki acusó a Heimdall de haber hecho mal su trabajo y lo sentenció a un juicio, sin embargo, la verdadera intención de Loki era deshacerse de Heimdall, temiendo que tarde o temprano éste descubriría su disfraz y su reinado se vería amenazado. Finalmente, Heimall desertó y Skurge lo reemplazó como Guardián del Bifrost.[5]

Protegiendo a los Asgardianos

"¿Estás hablando de evacuar Asgard?"
"No duraremos mucho si nos quedamos aquí. Ella obtiene su poder de Asgard y cada día crece en fuerza. Síganme. Hela es insaciable. Si dejo que se vaya, consumirá los Nueve Mundos y todo el Cosmos."
Thor y Heimdall[fnt.]

Heimdall recorre Asgard luego de robar la Hofund.

Después de ver que Hela había asesinado a los Tres Guerreros y los Einherjar en Asgard, Heimdall, a pesar de cargar con acusaciones en su contra, decidió salir de su escondite para cerrar el Puente Bifrost y asegurarse de que Hela no pudiera salir del planeta. Aprovechando la ausencia de Skurge, Heimdall se infiltró en el Himinbjorg y, sin que nadie lo viera debido a la falta de vigilancia en el lugar, robó la Hofund, garantizando la seguridad del resto de los Nueve Mundos.

Cuando Hela comenzó su reinado, Heimdall se dio el trabajo de recorrer los alrededores de Asgard en busca de ciudadanos en persecución. Habiendo salvado a cientos de estos, Heimdall los llevó a una Fortaleza oculta en las montañas, donde podían alojarse a medida que seguía buscando a más Asgardianos. Mientras recorría un pantano, Heimdall salvó a una familia que estaba huyendo de cinco Berserkers y también los llevó a la fortaleza para que estuvieran a salvo. Más tarde, Heimdall estaba en Asgard y sintió que Thor estaba llamándolo desde Sakaar, así que compartió su visión con él para mostrarle la situación actual.

Heimdall le muestra a Thor el estado de Asgard.

Thor apareció frente a Heimdall y éste último le dijo que a pesar de que lograba verlo, se encontraba demasiado lejos de Asgard. Como Heimdall estaba huyendo de los Berserkers que patrullando las calles, se apresuró en decirle a Thor que estaba considerando evacuar Asgard para salvar a los civiles de ser masacrados por Hela. Antes de que unos Berserkes los vieran, Heimdall le aconsejó a Thor regresar al planeta mediante el portal más grande que viera en Sakaar, acto seguido, finalizó la conversación para destruir a otros Berserkers y guiar a los Asgardianos que lo seguían a la fortaleza.[5]

Batalla en el Puente Arcoíris

"¿Pero qué hice?"
"Nos salvaste de la extinción. Asgard no es un lugar, es un pueblo."
Thor y Heimdall[fnt.]

Eventualmente, Hela descubrió la ubicación de la Fortaleza oculta donde Heimdall se escondía con los demás Asgardianos. Al ver que Hela se estaba acercando, Heimdall les informó a los ciudadanos que debían marcharse. Agotando su última opción, Heimdall les ordenó a todos dirigirse al Puente Arcoíris con la intención de evacuar Asgard, sin embargo, mientras iban en la mitad del puente, Heimdall vio a Fenris y un puñado de Berserkers custodiando la entrada del Himinbjorg. Con el evidente riesgo de que las personas fueran asesinadas por Fenris, Heimdall ordenó la retirada y, mientras todos de iban de retorno, Brunnhilde llegó en el Comodoro y abrió fuego contra Fenris.

Heimdall protege a los Asgardianos de Fenris.

Skurge apareció en el otro lado del puente acompañado por más Berserkers y le exigió a Heimdall devolver la Hofund. Sin priorizar a las fuerzas de Skurge, Heimdall empuñó su espada para confrontar a Fenris, quien comenzó a correr hacia ellos. Antes de que la gigantesca loba alcanzara a Heimdall, Bruce Banner se lanzó desde la nave al Puente Arcoíris y aparentemente quedó inconsciente por el golpe, lo que causó que Fenris se detuviera momentáneamente a olfatearlo para saber si estaba vivo o muerto. Sin detectar alguna amenaza en Banner, Fenris siguió corriendo hacia Heimdall, no obstante, apenas Heimdal alistó su espada para atacarla, ésta fue detenida por Hulk, quien la jaló desde la cola y causó que los dos cayeran al mar.

Heimdall es rescatado por Korg.

Habiéndose librado de Fenris, Heimdall y los demás Asgardianos iniciaron una batalla contra los Berserkers; al ser derribado por un enemigo, Heimdall soltó su espada y quedó indefenso, pero Korg y Miek lo salvaron y lo saludaron. Acto seguido, Korg le preguntó amigablemente a Heimdall si quería acompañarlos en la gigantesca nave que abordarían, señalando a la Statesman, la cual llegó siendo pilotada por Loki y la Rebelión Sakaariana.

Heimdall observa a Thor desatar sus poderes.

Heimdall se reunió con Loki, Korg, Miek y el resto de la Rebelión Sakaariana, a quienes Heimdall había visto venir. La batalla contra los soldados de Hela se extendió por varios minutos, hasta que Heimdall fue testigo de una luz brillante que provenía del Palacio Real de Valaskjalf. Para sorpresa de Heimdall, dicha luz era Thor envuelto en rayos, quien se abrió paso por el Puente Arcoíris acabando con todos los Berserkers que se le interponían, dandoles así la ventaja a Heimdall y sus aliados. Después de que el número de enemigos quedara considerablemente reducido, Heimdall le ordenó a los Asgardianos sobrevivientes subir a la Statesman, dejando solo a Thor, Loki y Brunnhilde a cargo de Hela.

Para derrotar a Hela, Thor le pidó a Loki desatar el Ragnarök fusionando la Corona de Surtur con la Llama Eterna, y también le pidió a Heimdall despegar la nave lo antes posible. Antes de que pudieran escapar, Hela lanzó varias Necroespadas que fijaron la aeronave al piso, impidiendo el despegue, lo que causó que los pocos Berserkers que quedaban comenzaran a infiltrarse en ella. Gracias que Skurge decidió redimirse y se sacrificó al traicionar a Hela, la Statesman despegó exitosamente, lo que le permitió a Heimdall y a los demás abandonar el puente.[5]

Coronación de Thor

"Entonces, Rey de Asgard. ¿A dónde?"
"No estoy seguro."
―Heimdall y Thor[fnt.]

Heimdall y Thor presencian la Destrucción de Asgard.

En la Statesman con todos los Asgardianos evacuados, Heimdall y los demás fueron testigos de la Destrucción de Asgard y la muerte de Hela a manos de Surtur, cumpliéndose la profecía del Ragnarök. A medida que los restos de Asgard se esparcían por el espacio, Thor se cuestionó si había tomado la decisión correcta, ya que su hogar dejó de existir como resultado de sus acciones, a lo que Heimdall le hizo ver que acababa de salvar a los Asgardianos de la extinción.

Heimdall en la coronación de Thor.

Más tarde, todos se tomaron un descanso a raíz de la reciente batalla y, cuando Thor regresó a la sala de observación, Heimdall lo nombró Rey de Asgard, al lado de Brunnhilde, Loki, Hulk, KorgMiek. Cuando Heimdall le preguntó a Thor a dónde quería llevar la nave, éste pidó algunas recomendaciones, pero finalmente decidió fijar el rumbo a la Tierra.[5]

Guerra del Infinito

Ataque a la Statesman

"Padres de Todo, que la magia oscura fluya en mi una última vez."
―Heimdall[fnt.]

Heimdall queda herido durante el ataque.

Mientras la Statesman se dirigía a la Tierra, Thanos interceptó la nave y la abordó en compañía de la Orden Oscura con la intención de conseguir la Gema del Espacio que estaba en el Teseracto. Aunque Brunnhilde, Korg y algunos Asgardianos escaparon a tiempo, Heimdall, Thor, Loki y otros se quedaron para combatir a los invasores. Durante el asalto, Heimdall quedó fuera de combate y su espada se rompió, quedando inutilizable. Al igual que Heimdall, Thor tampoco logró vencer a sus atacantes y, estando heridos, presenciaron un breve duelo entre Thanos y Hulk, siendo este último el que quedó inconsciente.

Heimdall envía a Hulk a la Tierra.

Al ver a Thor inmovilizado, Heimdall decidió hacer algo al respecto, sabiendo que esto le costaría la vida. Reuniendo sus últimas fuerzas, Heimdall le pidió a los Padres de Todo permitirle utilizar magia oscura por última vez, la cual usó para convocar al Puente Bifrost y enviar a Hulk a la Tierra, precisamente al Santuario de Nueva York; dicha acción le permitiría a Hulk advertirles a los todos en la Tierra que Thanos había iniciado su búsqueda de las Gemas del Infinito.

Heimdall es ejecutado por Thanos.

Tomando posesión de la lanza de Corvus Glaive, Thanos se acercó a Heimdall, quien aceptó su destino en silencio, y lo apuñaló en el pecho mientras Thor gritaba desesperadamente por su muerte. Después de que Thanos usara la Gema del Poder para destruir la Statesman, el cuerpo de Heimdall se perdió en el espacio.[6]

Legado

Vengado por Thor

"¿Un mejor amigo?"
"Una puñalada al corazón."
Rocket Raccoon y Thor[fnt.]

Al ver con impotencia la muerte de su mejor amigo, Thor le aseguró a Thanos que lo mataría por asesinar a Heimdall. Más adelante, las muertes de Heimdall y Loki, quien fue asesinado poco después que Heimdall, llevaron a Thor a forjar el Rompetormentas con el fin de utilizarlo para ejecutar a Thanos. Tras el fin de la Batalla de Wakanda, Thor se reencontró con Thanos y lo apuñaló en el corazón con su hacha, recordándole que este acto era en venganza por haber acabado con su mejor amigo y su hermano. No obstante, el hecho de que Thor se tomara un momento para disfrutar el dolor de Thanos, le dio a éste último el tiempo suficiente para chasquear sus dedos y eliminar de la existencia la mitad de los seres vivos de todo el universo, gracias al poder combinado de las sesis Gemas del Infinito.[6]

Aunque Thanos escapó a Titán II después de cumplir su misión e inició una vida pacífica como granjero, los Vengadores lo encontraron y fueron a emboscarlo a su granja. Sin mostrarle piedad a Thanos, Thor entró a la habitación y lo decapitó para vengar tanto la muerte de Heimdall como la de todos los seres que había eliminado, sintiéndose culpable para siempre por no haber podido evitar el Chasquido.[7]

Poderes y habilidades

Poderes

  • Fisiología Asgardiana: Como Asgardiano, Heimdall tenía habilidades sobrehumanas.
    • Fuerza sobrehumana: como todos los asgardianos, Heimdall tenía una fuerza sobrehumana y una fuerza física mayor a la de un asgardiano promedio. Él fue capaz de romper el congelamiento del Cofre de los Antiguos Inviernos y levantar a un Gigante de Hielo, destruir una nave de Elfo Oscuro y derrotar varios Berserkes con su espada. Sin embargo, Heimdall todavía no era rival para Fenris, ya que el primero mostró señales de miedo cuando estuvo acorralado por la enorme bestia.
    • Velocidad sobrehumana: Heimdall podía moverse a velocidades extremas, consiguiendo perseguir y destruir una nave de los Elfo Oscuros.
    • Durabilidad sobrehumana: El cuerpo de Heimdall era mucho más denso y resistente al daño físico que el cuerpo de un ser humano. Él fue capaz de soportar la congelación de Loki y no mostrar signos de lesiones.
    • Resistencia sobrehumana: Heimdall podía realizar hazañas físicas sin mostrar grandes señales de fatiga.
    • Factor de curación regenerativa: A pesar de su durabilidad sobrehumana, Heimdall puede lesionarse, pero su fisiología le permite curarse a un ritmo acelerado.
    • Longevidad: como todos los asgardianos, Heimdall envejece a un ritmo mucho más lento que el de un ser humano.
  • Sentidos omnipresentes: Heimdall poseía capacidades sensoriales tremendas que van más allá de los asgardianos comunes, siendo nombrado por Odín como el Guardián de Asgard. Su vista se extiendía a todos los Nueve Mundos, y su audición era tan aguda y precisa que escuchó a los Tres Guerreros y Sif conspirar contra Loki. Heimdall podía escuchar a otros asgardianos que llamaban de otros mundos y reinos, como Midgard, Jotunheim, Vanaheim o Sakaar. Cuando usa su increíble percepción, sus ojos se vuelven de color naranja brillante. De hecho, el mismo Heimdall afirmó haber visto 10 billones de almas de Asgard. A pesar de su habilidad, sus sentidos pudieron ser engañados hasta cierto punto por Loki y los Elfos Oscuros, ya que no pudo ver a Svartalfheim.
    • Comunicación transdimensional: Cuando Thor llama a Heimdall desde Sakaar, él pudo permitir a Thor ver temporalmente su propio entorno en Asgard, y así comunicarse con él como si estuvieran en el mismo lugar. Al hacerlo los ojos de Thor se volvieron de color naranja como los de Heimdall.
  • Magia Negra: Heimdall poseía magia oscura que le permitio canalizar una energía esotérica para invocar el Bifrost y transportar a otros a través del universo, que usó para teletransportar a Hulk cuando se enfrentaron a Thanos y la Orden Negra para advertir a la Tierra sobre el Titán Loco.

Habilidades

  • Maestro combatiente: Heimdall es un combatiente muy capaz, que ha recibido entrenamiento en esgrima. Aunque, normalmente usa su espada para abrir el Puente Bifrost, cuando lo usa en combate, Heimdall es lo suficientemente hábil como para derrotar a dos Gigantes de Hielo cuando se encuentra en un estado debilitado, derribó una nave de los Elfos Oscuros completa con relativa facilidad cuando estaba en su mejor momento, así como derrotar una horda de Berserkers.
  • Maestría en espadas: Heimdall es un espadachín superior, con la Hofund fue capaz de acabar con múltiples Gigantes de Hielo y Berserkers.

Relaciones

Aliados

Enemigos

Apariciones

Apariciones de Heimdall

En orden cronológico:

Trivia

  • En los cómics, Heimdall y Sif son hermanos y miembros de los Vanir. Aunque esta relación no fue establecida en el Universo Cinematográfico de Marvel, existe un arte conceptual de una versión afroamericana de Sif, lo que confirma que dicha relación originalmente iba a ser presentada.

Referencias

Enlaces externos

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.