FANDOM


"Desde un mundo de frío y oscuridad vinieron los Gigantes de Hielo, amenazando con arrastrar el mundo mortal a una nueva era del hielo. Pero los humanos no iban a enfrentar solos esta amenaza. Nuestros ejércitos enviaron a los Gigantes de Hielo de vuelta al corazón de su propio mundo. El costo fue grande. Pero al final, su rey cayó, y la fuente de su poder les fue arrebatada."
Odín[fnt.]

La Guerra entre Asgard y Jotunheim fue un conflicto entre los Asgardianos y los Gigantes de Hielo.

Historia

Batalla de Tønsberg

En el año 965 d. C. un gran número de Gigantes de Hielo de Jotunheim, dirigidos por su rey, Laufey, invadieron Tønsberg, Noruega, en un intento de provocar una nueva era de hielo sobre la población y para reclamar a la Tierra como suya.

Pero la humanidad encontraría a sus defensores, el ejército Asgardiano dirigidos por Odín, quienes defendieron a los mortales de la Tierra y llevaron a los Gigantes de Hielo de regreso a su hogar congelado.[1]

Batalla de Jotunheim

Odín continuó su ataque en Jotunheim y, después de una batalla que dejó grandes perdidas, Odín derrotó a Laufey y les arrebató a los Gigantes de Hielo la fuente de su poder, el Cofre de los Antiguos Inviernos.

Odín también se llevó en secreto a Asgard a un pequeño bebé de Jotunheim, el hijo de Laufey, quien había sido abandonado y dejado morir.[1]

Traición de Loki

El joven Loki creció como un hermano para el verdadero hijo de Odín, Thor. Odín mantuvo en secreto el pasado del niño con la esperanza de que un día pusiera fin a la enemistad entre las dos razas.

En 2011, Thor, Loki, Sif y los Tres Guerreros fueron hasta Jotunheim para buscar una explicación por la intrusión de los Gigantes de Hielo que ellos habían sufrido. Sin embargo, su visita fue considerada como inoportuna y Laufey mandó a sus Gigantes de Hielo para atacarlos. Después de una larga batalla, Odín llegó en Sleipnir y se llevó a los Asgardianos de vuelta a su mundo.

Más adelante, Loki visitó a Laufey en Jotunheim, dando a entender que fue él el que le permitió a los Gigantes de Hielo acceder a Asgard en primer lugar. Él le ofreció un trato a Laufey, en el que permitiría que Laufey matara a Odín; a cambio, Loki sería capaz de hacerse con el trono de Asgard.

Loki a continuación llevó a Laufey con Odín, pero se quedó detrás de él. Laufey se dirigió hacia un inconsciente Odín, y estaba listo para matarlo; sin embargo, Loki traicionó y mató a su padre, usando la energía del Gungnir que lo desintegró al instante. Este acto le hizo parecer un héroe delante de su madre adoptiva Frigga como parte de su plan por destruir por completo Jotunheim y a la raza de los Gigantes de Hielo, así como el de usurpar el trono de Asgard. Loki intentó destruir Jotunheim con el Puente Bifrost, pero sus planes fueron frustrados por Thor cuando destruyó el Puente Bifrost.[1]

Consecuencias

Los Gigantes de Hielo dejaron de atacar a los Asgardianos y Loki cayó hacia un portal[1] que lo llevó al Santuario, donde conoció a Thanos, quien lo ayudó a iniciar la Invasión Chitauri.[2]

Después de la muerte de su líder Laufey y el ataque de Loki contra Jotunheim, los Gigantes de Hielo ahora eran una raza quebrada. Sin embargo, cuando el Puente Bifrost fue destruido y el caos comenzó a extenderse sobre los Nueve Mundos, ellos pudieron sentir que algo había sucedido.[3] Alrededor de 2014, el espécimen de un Gigante de Hielo fue exhibido en el Museo del Coleccionista en Knowhere antes de su destrucción.[4]

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 Thor
  2. The Avengers
  3. Thor: The Dark World Prelude
  4. Guardians of the Galaxy
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.