Marvel Cinematic Universe Wiki
Marvel Cinematic Universe Wiki
Para la versión de la Historia alterada por los Chronicoms, véase Gideon Malick.

"Estamos en un punto de inflexión, donde la humanidad va a tomar algunas decisiones difíciles sobre la preservación de nuestra propia existencia, y estos Inhumanos... estos Inhumanos son la clave para nuestra supervivencia."
―Gideon Malick a Anton Petrov[fnt.]

Gideon Malick fue uno de los líderes de HYDRA. Él estaba infiltrado en el Consejo Mundial de Seguridad, aunque después renunció a su puesto y se volvió un asesor del Presidente Matthew Ellis. En esa posición, formó y manipuló a la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas para recolectar Inhumanos con el fin de crear un ejército dirigido por el antiguo líder de HYDRA. A raíz de la derrota del Barón Wolfgang von Strucker, unió fuerzas con Grant Ward para destruir S.H.I.E.L.D. y culminar el Proyecto Estrella Distante. A pesar de la muerte de Ward en Maveth, los planes de Malick trajeron a Alveus de regreso a la Tierra. Ambos comenzaron una campaña para reformar HYDRA, pero Malick terminó siendo engañado, perdiendo influencia, a su hija y muriendo a manos de Daisy Johnson bajo la influencia de Alveus.

Biografía

Posicionándose en HYDRA

Aconsejado por Wilfred Malick

Gideon Malick creció con su hermano Nahaniel y su padre Wilfred, un miembro leal a HYDRA, quien les enseñó a adorar a un antiguo Inhumano conocido como Alveus, el cual todavía se encontraba atrapado en Maveth. En su vida temprana, Malick y su hermano vieron como Wilfred participaba en las ceremonias de HYDRA para elegir un sacrificio que fuera enviado a través de un Monolito hasta la ubicación de Alveus. Aunque su padre nunca fue seleccionado, Malick y su hermano lo consideraron valiente por participar.[1] Wilfred también le aconsejaría a sus hijos que nunca enviaran a un niño a hacer el trabajo de un hombre, algo que él tomó en serio.[2] Cuando Malick y su hermano alcanzaron los 18 años, se les aconsejó que tomen un camino dentro de HYDRA, ambos creyendo que continuarían sirviéndole a Alveus, como su padre.[1]

Fallecimiento de Wilfred Malick

En 1970, Wilfred falleció por causas naturales, por lo que se llevó a cabo un funeral, con la presencia de varios seguidores de HYDRA. Uno de ellos se acercó a Malick, afirmando que su padre fue un verdadero creyente que sería extrañado y que no esperaría nada menos de la familia Malick, cuando Malick le aseguró que él y Nathaniel continuarían en HYDRA. Después, Nathaniel le recordó su reunión con Werner Reinhardt en la Rata, pero Malick se negó a ir, a pesar de que Nathaniel afirmó que él era poderoso dentro de HYDRA y no podían simplemente ignorarlo. Sin embargo, como Reinhardt había dejado en claro que era una exigencia, Malick y su hermano se subieron al automóvil que se les proporcionó para ir a la Rata.

Al llegar a la Rata, Malick y su hermano fueron llevados a la celda de Reinhardt, preguntándole porqué los llamó. No obstante, Reinhardt consideró importante contactarlos con el fin de hacer que elijan un camino de HYDRA, sugiriéndoles unirse al lado científico y abandonar la religión. Cuando Malick lo cuestionó, Nathaniel le recordó no ser grosero, mientras que Reinhardt insultó las tradiciones de su familia y se burló de cómo se desarrollaban las ceremonias, pese a que Nathaniel insistió en que ser seleccionado para ser el viajero se consideraba un gran honor. Por su parte, Malick lo llamó cobarde, hasta que Reinhardt se puso de pie y señaló que Wilfred no fue un tonto, preguntándoles cómo creían que su padre había sobrevivido a tantas ceremonias.

Luego de ver a Reinhardt haciendo un truco al desaparecer una pieza de ajedrez y haciendo énfasis en que Wilfred sabía engañar, Malick se molestó e insistió en que su reunión había terminado. Mientras Malick intentaba alejarse, Reinhardt le sugirió que buscara el libro llamado El paraíso perdido en el estudio de su padre, afirmado que eso sería bastante esclarecedor con respecto al gran misterio de Wilfred. Aunque Nathaniel estaba claramente desconcertado por todas las palabras de Reinhardt, Malick exigió que simplemente se fueran, ya que tenía la intención de olvidarse de su reunión con Whitehall, creyendo que esto solo dañaría su imagen sobre su difunto padre.[1]

Secreto familiar revelado

Habiendo regresado a la Mansión Malick, Malick luchó por conciliar el sueño debido a sus nervios por la próxima ceremonia. En su camino, encontró a Nathaniel sentado dentro del antiguo estudio de su padre, revelándole que siguió el consejo de Werner Reinhardt y que encontró una piedra blanca en el libro, lo que significaba que Wilfred había estado haciendo trampa en cada ceremonia, por lo que era un cobarde y tramposo. Malick se negó a creerlo, solo para sostener el libro y darse cuenta de la realidad. Aún así, Malick aseguró que celebrarían la ceremonia, independientemente de la revelación, e insistió en que podían convertirse en mejores hombres de lo que había sido su padre, a lo que Nathaniel preguntó cómo serían capaces de hacer eso.

Decidiendo rechazar las acciones de su padre, Malick y Nathaniel fueron al jardín de la mansión y arrojaron la piedra blanca al lago. Tras essto, Malick y su hermano acordaron que harían su próxima ceremonia de la manera correcta y permitirían que el destino decida si iban a ser sacrificados o si podían seguir viviendo, prometiendo permanecer juntos hasta el final, mientras se estrechaban la manos. No obstante, Malick en realidad se quedó con la piedra sin que su hermano lo supiera, heredando el temor de Wilfred de ser mandado a Maveth.[1]

Sacrificando a Nathaniel Malick

En su primera ceremonia, Malick se encargó de entregar la bolsa llena de piedras, mientras deslizaba silenciosamente la piedra con muescas, para asegurarse de nunca elegirla y ser sacrificado, como había hecho su padre. Una vez que Malick escogió su piedra, se aseguró de elegir una piedra negra antes de entregársela a su hermano, quien tomó la piedra blanca. Al abrir las manos, Malick vio como Nathaniel era elegido como sacrificio, mientras que Nathaniel se daba cuenta que Malick había traicionado el trato que hicieron. Malick, lleno de culpa y verguenza, ni siquiera podía ver a Nathaniel, quien luego fue llevado al Monolito y fue sacrificado para ser enviado con Alveus.[1]

Siguiendo con las ceremonias

El sentimiento de culpa tras haber matado a su propio hermano marcó a Malick por el resto de su vida, pero su necesidad de sobrevivir hizo que se asegurara de seguir usando el mismo método en los demás rituales durante décadas, asegurándose de que nunca fuera sacrificado. Cuando Malick tuvo a su hija Stephanie años después, nunca le dijo la verdad y le permitió creer que era un hombre valientemente dispuesto a arriesgarse a ser sacrificado. Cuando su hija creció, Malick mantuvo una educación estricta para ella, no permitiéndole llorar por la muerte de su madre.[1]

Malick también pasaba tiempo con Stephanie en la equitación, donde descubrió que era excepcionalmente hábil, pudiendo montar sus caballos árabes, que eran difíciles de controlar. Mientras montaban sus caballos juntos, Malick presenció el pánico del caballo de Stephanie, el cual la tiró, lo que horrorizó a Malick, temiendo que se lastimara gravemente, solo para que Stephanie se pusiera de pie y calmara a su caballo. El incidente impresionó tanto a Malick que ese mismo día le contó todo acerca de HYDRA.[3]

Ocultos desde las sombras

Consejo Mundial de Seguridad

Más adelante en su vida, Malick se convirtió en un industrial y miembro del Consejo Mundial de Seguridad, el organismo asesor que supervisaba a S.H.I.E.L.D. y Nicholas Fury en tiempos de crisis mundial, convirtiéndose en uno de los miembros más respetados e influyentes.[4] En secreto, Malick había continuado ascendiendo en las filas de HYDRA, y finalmente se convirtió en uno de los líderes de HYDRA, asegurándose de que la campaña de HYDRA continuara durante décadas, ya que Malick había influido en el Consejo lo necesario para cumplir con las agendas de HYDRA.[5] Malick también había incrementado la fortuna de su familia, dirigiendo Gothite Industries y ganando colaboraciones en las economías mundiales.[6]

Durante este tiempo, Malick se aprovecharía de su influencia sobre los líderes mundiales, ya que estrecharía la mano de los Presidentes de los Estados Unidos y se le daría acceso a tecnologías alienígenas, aunque esto no desconcertó a Malick.[7] Malick también trabajaría a menudo con el Barón Wolfgang von Strucker, quien le presentó a su hijo, Werner von Strucker.[5] Asimismo, Malick se dio cuenta de los proyectos en los que estaba trabajando Fury con S.H.I.E.L.D., y consideró que su Iniciativa Vengadores era un riesgo, por lo que este fue cerrado y le recomendó a Fury que se centrara en la Fase 2, donde usarían la tecnología del Teseracto para fabricar armas nucleares.[4]

Proyecto Retorno de la Estrella Distante

En 2001, Malick activó el Proyecto Retorno de la Estrella Distante, la continuación moderna de los esfuerzos de miles de años de HYDRA para usar el Monolito con el fin de traer a Alveus de su exilio en Maveth de regreso a la Tierra para su conquista. Usando sus conexiones, orquestó el desplazamiento del Monolito en la NASA, con la esperanza de que sus técnicos pudieran enviar personas al otro mundo.

Mientras su compañía consultaba sobre un programa de la NASA, conoció a Rosalind Price, y la asesoró en muchas misiones clave.[7] Dado que los presupuestos para la exploración espacial habían desaparecido, Malick y sus hombres convencieron a todos en la NASA de que el Monolito era el futuro asequible de la exploración espacial. Pronto, un equipo de la NASA dirigido por William Daniels fue enviado a través del portal, para nunca regresar.[8]

Invasión Chitauri

En 2012, Malick fue informado de que Loki llegó a la Tierra y había robado el Teseracto, mientras que también destruyó el Proyecto P.E.G.A.S.U.S., por lo que Malick y el resto del Consejo Mundial de Seguridad se reunieron virtualmente para hablar con Nicholas Fury. Allí, Malick lo acusó de lidiar con fuerzas que no podía controlar, a lo que Fury argumentó que las guerras raras veces eran controlables. Malick también cuestionó si Asgard los invadía, a lo que Fury insistió en que solo era Loki. Si bien Malick sugirió que Fury debía enfocarse en la Fase 2, Fury afirmó que necesitaban su equipo de respuesta, aunque Malick le recordó que su Iniciativa Vengadores fue cerrada por lo peligroso que era. No obstante, Fury defendió a los Vengadores, alegando que los necesitaban, a lo que Malick mencionó que las guerras no se ganaban a través del sentimiento.

Finalmente, Malick se informó que Loki había abierto un portal sobre la ciudad de Nueva York, permitiendo que los Chitauri invadan la Tierra. A medida que los Vengadores luchaban contra el ejército alienígena, Malick y el Consejo Mundial de Seguridad tomaron la decisión de lanzar un misil nuclear, con la intención de destruir a los Chitauri, mientras sacrificaban millones de vidas inocentes. Malick y el resto del Consejo se pusieron en contacto con Nicholas Fury y le ordenaron que lanzara el misil, ya que el Helicarrier estaba cerca de la ciudad, pero Fury se negó, poniendo su fe en los Vengadores para detener a Loki. A pesar de esto, Malick y Hawley tomaron la decisión de despojar a Fury de su mando y lanzaron el misil. Sin embargo, este fue interceptado por Anthony Stark, quien lo desvió para que destruya el Centro de Comando Chitauri, poniendo fin a la Batalla de Nueva York.

A raíz de la victoria de los Vengadores, Malick y el resto del Consejo Mundial de Seguridad se reunieron con Nicholas Fury, mientras veían metrajes de la gente de la ciudad de Nueva York alabando a los Vengadores por sus acciones heroicas. Cuando se le preguntó dónde estaban actualmente los Vengadores, Fury aseguró que ya no los seguía, antes de explicar que el Teseracto había sido devuelto a Asgard, a lo que Malick afirmó que no debió haber sido decisión de Fury. Ante la cuestión de que Loki debía pagar por sus crímenes, Fury argumentó que Loki también fue llevado a Asgard para que allí fuera sentenciado. Como Fury declaró que ahora todos los mundos sabían que tenían a los Vengadores, Malick preguntó si su plan siempre fue hacer una declaración, pero Fury afirmó que en realidad había sido una promesa.[4]

Sublevación de HYDRA

Malick renunció a su cargo en el Consejo Mundial de Seguridad después de la Invasión Chitauri y se convirtió en un asesor del Presidente Matthew Ellis. Durante la Sublevación de HYDRA, Malick se reincorporó a las filas de HYDRA, convirtiéndose en el único líder de HYDRA al que todos los demás líderes temían.[5] Él hizo contacto con Wolfgang von Strucker,[7] Alexander Pierce y Jonathan Garrett, con la esperanza de que estén de su lado cuando Alveus regresara, pero demostraron ser demasiado narcisistas o sedientos de sangre para su visión.[2] A pesar de la caída de la mayoría de las células de HYDRA durante la Guerra contra HYDRA y el abrupto final de muchas de las operaciones de HYDRA, Malick permaneció en su posición pública sin ser detectado, todavía siendo increíblemente poderoso.[9]

Creando un ejército Inhumano

Como uno de los asesores de Matthew Ellis, Malick lo convenció de que formara la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, en reemplazo de S.H.I.E.L.D., para que sea dirigida por Rosalind Price, quien tenía la tarea de supervisar y lidiar con los Inhumanos recién transformados. Oficialmente, ATCU contendría y neutralizaría las amenazas Inhumanas percibidas y trabajaría en una cura, pero en realidad los agentes de Malick dentro de ATCU le darían en secreto su Suplemento Natural Máximo de Aceite de Pescado, contaminado por los Cristales terrígenos impuros, a todos los empleados de ATCU, con el fin de crear tantos nuevos Inhumanos como pudieran, de los que Malick luego tomaría posesión silenciosamente.

Sus objetivos también fueron todos testigos públicos de su Terrigenesis, ya que estos nuevos Inhumanos fueron reclutados en HYDRA. El verdadero objetivo de Malick era crear un ejército Inhumano para que Alveus los dirija cuando se completara con éxito la misión del Proyecto Retorno de la Estrella Distante. Como supervisor ​​de la división científica de ATCU, Malick tuvo una influencia considerable en Price y le compartió la información sobre el Proyecto T.A.H.I.T.I. y Phillip Coulson, con Malick creyendo que Price podría usarlo en su beneficio en el inevitable conflicto entre S.H.I.E.L.D. y ATCU.[7]

Situación con Grant Ward

Protección de Werner von Strucker

6 meses después de la caída de las células de HYDRA de Wolfgang von Strucker y la posterior muerte de Strucker a manos de Ultrón, Malick fue contactado por Werner von Strucker, quien había sido reclutado recientemente en la célula de HYDRA de Grant Ward, pero temía que Ward tuviera la intención de traicionarlo. Strucker le contó cómo Ward quería matarlo por fallar en una misión de asesinato, mientras rogaba por la ayuda de Malick, ya que no tenía a quien más acudir. Con Malick luego ofreciéndole una bebida, Strucker se percató de que su padre nunca le había permitido entender las reglas de HYDRA, comentando que Malick era incluso más amable con él, mientras que Malick consideraba al Barón Strucker un gran hombre. Malick le dijo a Strucker que sabía de Ward, y prometió que se encargaría de todo.

Malick se puso en contacto con Kebo y le ordenó dejarle hablar con Ward, a quien le dijo que parecía haber estado tratando de llamar su atención a pesar de no saber su nombre. Cuando Ward descubrió que Malick era el líder de HYDRA al que los demás temían, Malick simplemente se percató de que no todos le temían a Ward todavía. Luego, Malick le ofreció la redención por sus errores, como convertir a Werner von Strucker en su peón, quien ahora era un cabo suelto que sabía demasiado. Ward respondió arrogantemente que no necesitaba redención, insistiendo en que Malick simplemente no entendía su plan, pero Malick insistió en que sí, antes de ofrecerle la ubicación actual de Strucker, ya que S.H.I.E.L.D. también estaba buscándolo. Cuando Ward le preguntó porqué haría eso, Malick le dijo que había elegido estar de su lado para el renacimiento de HYDRA.[5]

Reunión con Grant Ward

Malick acordó reunirse con Matthew Ellis en NORAD para discutir el futuro de los Inhumanos, aunque en realidad tenía la intención de aprender más sobre sus enemigos actuales. Malick luego le ordenó a Rosalind Price que trajera a Phillip Coulson a dicha reunión, para que pudiera conocerlo, sin embargo, este arreglo falló cuando S.H.I.E.L.D. fue a detener a Lash. Más tarde, Malick se reunió con Grant Ward para hablar sobre Werner von Strucker, quien había sobrevivido al intento de asesinato y cayó en coma, a lo que Malick le dijo a Ward que debía esperar que Strucker nunca despierte. Sin embargo, a Ward no le preocupaba, ya que Strucker era débil como su padre, a lo que Malick le pidió tener cuidado, ya que había pagado un precio por Strucker.

Dejando atrás el tema de la familia Strucker, Malick le preguntó a Ward si solo quería su venganza, pero Ward dejó en claro que su objetivo sería matar a Coulson, así como finalmente destruir a S.H.I.E.L.D., una gran venganza. Mientras Ward le explicaba cómo creía que al matar a Coulson, sería la clave para hacer caer a S.H.I.E.L.D., este fue interrumpido cuando Malick recibió su llamada de Price. Al responder, esta última se disculpó con Malick por no llevar a Coulson en NORAD, como le había ordenado, prometiendo que lo llevaría con Malick lo más pronto posible, a lo que Malick le dijo que el tiempo era esencial, antes de colgar.[10]

Malick hizo que se les sirviera pulpo de cena a ambos, mientras explicaba porqué el pulpo era el símbolo de HYDRA, describiéndolo como un asesino inteligente y definitivo, a lo que Ward comentó que era un gran símbolo. Cuando Ward señaló que era adaptable y preguntó si Malick también lo era, este respondió que dependería de sus solicitudes. Malick continuó presionando a Ward mencionando cómo el liderazgo de HYDRA había sido destruido debido en parte a Ward. Luego, Malick dejó en claro que sabía cuáles eran las verdaderas intenciones de Ward al contactar a Werner von Strucker, comentando cómo claramente había estado buscando la bóveda secreta de Wolfgang von Strucker, que se decía que contenía la mayor arma de HYDRA, e insistió en que eso no existía.

A pesar de esto, Ward argumentó que Malick en realidad ahora era el único propietario de la bóveda, pero que podían compartir el arma que tenía oculta. Habiendo decidido que Ward era más una amenaza para sus propósitos, Malick explicó que sus intenciones con S.H.I.E.L.D. no era algo en lo que realmente quisiera involucrarse, mientras que afirmaba que tenía planes más grandes que requerían su atención. Ward insistió en que hallaría la bóveda de Strucker con o sin la ayuda de Malick, pero Malick le informó que aunque era un depredador, no estaba en la cima de la cadena alimentaria, antes de ordenarle a un equipo de asesinos que se encarguen de Ward.[7]

Conociendo a Andrew Garner

Malick fue a conocer personalmente a Andrew Garner, quien estaba dentro del Módulo de Contención, para evitar que se transformara en Lash. Mientras Garner se quejaba de que lo habían trasladado al extranjero sin previo aviso, Malick inmediatamente se disculpó, antes de afirmar que estaba trabajando con el Presidente Matthew Ellis y S.H.I.E.L.D. para ayudar a encontrar alguna cura para Garner, aunque Garner se mantuvo escéptico de que su Terrigenesis pudiera revertirse.

Malick le preguntó si quería ser curado, cuestionando si alguien realmente le había preguntado a Garner su propia opinión sobre su situación, y Garner señaló que S.H.I.E.L.D. ahora solo lo veía como un asesino. Teniendo en cuenta que S.H.I.E.L.D. no lo ayudó durante el Brote Inhumano, Malick le dijo que no los habían protegido, pero Garner se mantuvo escéptico, aunque estuvieron de acuerdo en que los métodos de S.H.I.E.L.D. eran cuestionables. Malick luego prometió ayudar a Garner a cambio de que él le confiara algunos secretos de S.H.I.E.L.D.[7]

Explicando la historia de HYDRA

Usando su avión privado, Malick viajó a Zepkow para entrar a la bóveda secreta de Wolfgang von Strucker. Sin embargo, a los pocos minutos de su llegada, Grant Ward irrumpió, y Malick quedó impresionado, un sentimiento que ni la tecnología alienígena le hizo sentir, ya que los talentos de Ward le permitieron enfrentar a sus asesinos, ubicar la bóveda y llegar por sus propios medios. Cuando Malick sacó una botella de whisky escocés, Ward preguntó si había sido una prueba, cosa que Malick negó, ya que lo quiso muerto porque era una amenaza en sus planes, aunque aseguró que podría ser la segunda cabeza de HYDRA, ofreciéndole a Ward el whisky.

A pesar de que Ward quería asesinarlo, Malick prometió contarle la verdadera historia de HYDRA. Ward explicó que sabía que HYDRA fue fundada durante la Segunda Guerra Mundial por Johann Schmidt, pero Malick explicó que la historia era más antigua que eso, antes de abrir la caja fuerte de Strucker y sacar un fragmento del Monolito. Malick le aseguró que HYDRA era tan antigua como esa piedra, y que todos sus fragmentos se habían transmitido de generación en generación. Malick finalmente le reveló que el Monolito era un portal que conducía a Maveth. Malick pasó a contarle a Ward sobre Alveus, un Inhumano tan poderoso que fue desterrado de la Tierra por medio del Monolito.

Mientras Malick y Ward presenciaban cómo el Monolito se hacía líquido y volvía a su estado sólido, Malick narró cómo HYDRA se fundó con el propósito de garantizar el regreso de Alveus sacrificando a personas para que este viva, llevándolo a formar el Proyecto Retorno de la Estrella Distante. Malick explicó que HYDRA había tomado muchas formas diferentes por siglos, mientras que Alveus ganó diferentes nombres, y tenía que volver para que puedan gobernar el mundo a su lado con los Inhumanos. Ward se dio cuenta que se trataba de mucha información nueva que asimilar, y preguntó porqué debería creerle; en respuesta, Malick insistió en que estaban cerca de cumplir la tarea, pero antes tenía que ayudarlo a descubrir cómo es que Jemma Simmons volvió de Maveth.[7]

Capturando a Leopold Fitz y Jemma Simmons

Al saber que Price descubrió su conexión secreta con HYDRA, Malick envió a Ward a asesinarla. Cuando Ward regresó, Malick lo felicitó por su rapidez, pero lo reprendió por casi matar a Coulson, ya que había enviado a sus propios hombres a emboscarlo, aunque Ward le dijo que solo quiso ponerlo a prueba. Esto llevó a Malick a discutir sobre sus movimientos y se burló de sus ideales, antes de mostrarle a Ward los cinco fragmentos del Monolito, los cuales eran la clave de todo por lo que HYDRA había estado trabajando desde su formación. Malick acusó a Ward de comprometer las misiones de HYDRA, a lo que Ward le pidió no preocuparse, ya que todo saldría según lo planeado. Cuando Malick cuestionó cómo Ward podía estar tan seguro, Ward respondió que conocía a Coulson mejor que él mismo.

Bajo las órdenes de Malick, Giyera secuestró a Leopold Fitz y Jemma Simmons, llevando a los científicos ante Malick. Cuando sus soldados los pusieron en pie, Malick recordó cómo su padre le había aconsejado nunca enviar a un niño a hacer el trabajo de un hombre, pero afirmó que nunca antes había considerado enviar a una chica, mientras miraba a Simmons. A pesar de que Simmons intentó atacarlo, sus soldados la detuvieron, y Malick se rió. Malick luego comentó sobre los secretos que Simmons escondía, a lo que Fitz intervino cuando insistió en que nunca ayudarían a HYDRA a abrir otro portal, solo para que Malick explique que HYDRA no tenía problemas para abrir portales, ya que solo necesitaban el Monolito y su Castillo de HYDRA.

Sabiendo esto, Simmons se dio cuenta de que HYDRA solo los necesitaba porque no sabían cómo regresar de Maveth, y Malick felicitó a Simmons por descubrirlo, exigiéndole compartir ese secreto, solo para que Simmons amenazara a Malick. Como ni Fitz ni Simmons estaban dispuestos a cooperar, Malick se dirigió a Ward en busca de sugerencias, quien aconsejó dividirlos. Acto seguido, Malick mandó a Giyera a torturar a Simmons, sabiendo que el sonido de la mujer obligaría a Fitz a someterse a lo que fuera que necesitaran.[2]

Abriendo el portal

Una vez en el Castillo de HYDRA, Malick supervisó la colocación de las piezas del Monolito, hasta que fue recibido por Giyera, quien llevó a Simmons a reunirse con Malick, quien les advirtió que si querían ir a Maveth, Alveus los mataría, que Malick ignoró. Pese a que Simmons repitió que nunca ayudaría a Malick, independientemente de cuánto la torturara, Malick comentó que habían acordado dejar de torturar a Simmons, justo cuando Ward entró con Fitz, y Malick señaló que Fitz había aceptado viajar a Maveth a cambio de la seguridad de Simmons.

Con todo en su lugar, Malick le habló a Ward, siendo hora de que abrieran el portal, solo para que Ward insistiera en que comenzaran sin él, ya que quería estar listo para S.H.I.E.L.D.. Aunque Malick creía que S.H.I.E.L.D. no encontraría el castillo, Ward le advirtió que no subestime a Coulson. Malick explicó que en realidad quería que Ward guiara a sus hombres a Maveth, creyendo que ya habían ganado su guerra contra S.H.I.E.L.D., con Ward todavía considerando que su guerra no terminaría hasta que mate a Coulson. Al escucharlo, Malick se burló, alegando que pensaba que Ward tuviera una visión más allá de estar sediento de sangre y venganza.

Ward acusó a Malick de intentar manipularlo para arriesgar su vida por el sueño de otra persona, sin embargo, Malick creía que su vanidad era una debilidad, lo que ofendió a Ward, mencionando que la debilidad era seguir a otros ciegamente. Malick corrigió pidiéndole dirigir, no seguirlo, además de mencionar cómo Alexander Pierce y Jonathan Garrett estuvieron fuera de lugar para su visión. Como Ward señaló que Garrett fue la única razón por la que puso su fe en HYDRA, Malick pensó que era lo mejor que Garrett había hecho, que Ward era lo mejor que HYDRA había creado y, por lo tanto, era el único hombre que podía completar esta misión para rescatar a Alveus, quien gobernaría a su lado.

Ward se equipó con un chaleco antibalas y se preparó para liderar un equipo de soldados de HYDRA. En la sala principal del castillo, Simmons los interrogó, a lo que Ward reiteró las palabras de Malick. Después, Malick permaneció al margen, mientras sus hombres creaban una vibración que hizo que los fragmentos del Monolito abrieran el portal a Maveth, con Malick apenas conteniendo su entusiasmo porque las creencias de su familia finalmente se hicieron realidad, antes de ver a los soldados atravesar el portal. Al ordenarle a Giyera que se llevara a Simmons para que no escape, Malick se acercó a Ward para repasar el plan y le estrechó la mano. Una vez que Ward y Fitz se marcharon, Malick se dio cuenta de que un Quinjet volaba sobre él y ordenó cerrar el portal.[2]

Ataque al Castillo de HYDRA

Malick habló con Giyera, quien le informó que su cargamento de Inhumanos había llegado y estarían listos para reanimarlos, pero Malick quería que fuera paciente, ya que estos le servirían a Alveus. Al preguntar en cuánto tiempo el portal se reabriera, Giyera le dijo que serían 73 segundos, solo para que Simmons afirmara que eso era erróneo, señalando que 12 segundos en Maveth fue la diferencia entre la vida y la muerte. Tomando nota, Malick sonrió cuando le preguntó a Simmons si alguna vez había visto la palabra "Maveth" escrita en el Castillo de HYDRA, y Simmons notó que era una palabra hebrea que significaba "muerte". Al comentar que eso era correcto, Malick le reveló que la muerte sería lo único que regresaría a través del portal, con Fitz siendo una oferta para mostrarle la puerta a Alveus.

De repente, Malick descubrió que S.H.I.E.L.D. asaltó el Castillo de HYDRA y que Lash había escapado para masacrar a los Inhumanos que recolectó. Sabiendo que S.H.I.E.L.D. estaba en una posición tácticamente fuerte y se apoderaron de la cámara del portal, Malick le ordenó a su equipo abrir una brecha en las defensas de S.H.I.E.L.D. y matar a los agentes. A pesar de sus mejores esfuerzos, S.H.I.E.L.D. tomó el control de su castillo, por lo que Malick se vio forzado a evacuar antes de que el Zephyr One libere misiles para hacer estallar el lugar, aparentemente acabando con la esperanza de que la misión de Malick se cumpla.

Mientras conducían hacia el aeropuerto que lo llevaría a Estados Unidos, el conductor se detuvo cuando se vio a un hombre parado justo en el medio de la carretera. Mientras Malick miraba con asombro, se dio cuenta que era el cadáver de Grant Ward, quien había logrado atravesar el portal antes de que el castillo fuera destruido. Entonces, Malick se dio cuenta que se trataba de Alveus, quien había logrado apoderarse del cadáver de Ward y debía recuperar su fuerza, por lo que su misión no fue completamente en vano.[11]

Campaña de Alveus

Visitando a Alveus

Malick refugió a Alveus en el Campo Petrólero de Schoonebeek durante 3 meses, con Alveus luchando por hablar y levantarse por sí mismo, mientras que su cuerpo seguía pudriéndose. Visitando a Alveus, Malick habló con Giyera y se percató de que aún necesitaban volver a armar un ejército Inhumano, hasta que el guardia le informó que Alveus había comenzado a preguntar por él, a lo que Malick y Giyera entraron en la habitación de Alveus. Arrodillándose ante Alveus, Malick preguntó cómo podían ayudarlo, hasta que Alveus logró levantar la cabeza y le dijo que tenía hambre, por lo que Malick lo dejó comiendo platos de carne cruda, para que recupere su fuerza.

Caminando por los pasillos, uno de sus guardias le entregó un teléfono, y Malick vio el número de Werner von Strucker, pero Phillip Coulson lo saludó en su lugar, explicando que Strucker estaba bajo su custodia. Sabiendo que hablaba con Malick, Coulson lo amenazó diciendo que lo que adoraba desaparecería pronto, como el Monolito, el Castillo de HYDRA y los Inhumanos. Este advirtió que rastreaba su llamada, encontrando todas las instalaciones de HYDRA con las que estaba conectado. En respuesta, Malick le advirtió a Coulson no adelantarse demasiado, insistiendo en que sus influencias llegarían más lejos que eso, antes de colgar. Como resultado, Malick cerró diez oficinas de Gothite Industries, lo que provocó que sus acciones cayeran y sus inversores traten de comprender lo que había sucedido, mientras que Malick simplemente se negaba a hacer una declaración pública.

Regresando con Alveus, Malick seguía frustrado, antes de que Giyera le informara que capturaron a Lucio en Bogotá, a lo que Malick reconoció que era la única buena noticia que había recibido luego del colapso de Gothite Industries. Centrándose en Alveus, Malick comentó que Coulson había sobrevivido a su encuentro en Maveth, y cuestionó si Alveus era en realidad tan fuerte como le habían hecho creer. Entonces, por primera vez desde su regreso a la Tierra, Alveus se levantó, diciéndole a Malick que volvería a creer en él. Luego, Malick fue testigo de cómo Alveus desataba sus parásitos en los ojos de Giyera, lo que inmediatamente lo transformó en un fiel seguidor de Alveus.[6]

Propuesta para Alveus

Malick encontró a Alveus contemplando la vida de Grant Ward, a quien describía como un soldado que dedicó su vida a HYDRA, mientras que Alveus le agradecía por enviar a Ward a Maveth para sacrificarse, ya que el cuerpo era fuerte y resistente, volviéndolo el anfitrión perfecto, aunque Malick veía pocas mejoras. Malick le informó que se aseguraría de tener a todos los Inhumanos que necesitaba, antes de ordenar que traigan a Lucio. Mientras Lucio continuaba maldiciendo a los soldados, Malick salió para ver lo que sucedería, por lo que Alveus procedió a usar sus parásitos para controlar la mente de Lucio, convirtiéndolo en otro soldado leal.

Malick regresó a la habitación de Alveus, encontrando a Lucio haciendo guardia, y le pidió hablar en privado con Alveus. Una vez que Lucio se fue, Malick comentó que el cadáver de Ward no mostraba suficientes signos de mejora, antes de sugerirle encontrar un nuevo anfitrión. Sin embargo, Alveus sugirió que Malick debería sacrificar su cuerpo, a lo que Malick insistió en que no sería la elección correcta. A pesar de sugerir a Giyera o Lucio, Alveus le aclaró que no podía usar Inhumanos como anfitriones y que su anfitrión tenía que estar muerto antes de poseerlo. Si bien Malick prometió que podría usar sus recursos en HYDRA para encontrar otros voluntarios, Alveus insistió en quedarse con Ward.

A pesar de no quedar completamente convencido, Malick aceptó su respuesta y, asimismo, le había prometido a Alveus que no habría más contratiempos, ya que Malick tenía la intención de reunir a más Inhumanos lo antes posible. A pesar de esto, Alveus simplemente afirmó que le gustaba escuchar que Malick no volvería a fallarle. Sin medir más palabras, Malick se marchó y se preparó para viajar a Taiwán, pero momentos antes habló con Giyera, pidiéndole que no se apartara del lado de Alveus hasta su regreso.[12]

Capturando a Phillip Coulson

Consciente de que Glenn Talbot había sido designado como el reemplazo de Rosalind Price siendo el nuevo jefe de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas por Matthew Ellis, Malick secuestró al hijo de Talbot y lo chantajeó para que traicione a S.H.I.E.L.D., prometiéndole que lo ejecutaría si desobedecía. Entonces, Talbot y Coulson asistieron a una reunión con los líderes mundiales, discutiendo sobre los Inhumanos, antes de que Talbot les revele que Coulson los engañó y mostró que los estuvo espiando todo el tiempo. Malick luego entró y acusó a Coulson de ser el Director de HYDRA, antes de aclararle que varios de los líderes mundiales ya lo conocían, antes de estrechar la mano de Anton Petrov.

Acto seguido, Malick volvió a cuestionar a Coulson, mostrando evidencia de Inhumanos muertos, que realmente habían sido asesinados por Lash, a causa de los experimentos de Coulson con estos. Cuando Malick afirmó que Coulson estuvo intentando manipularlos, Coulson respondió que Malick mentía. Con los líderes mundiales de su lado, Malick enseñó metrajes de los Laboratorios Endotex, con un Inhumano en Suspensión en Gel, diciendo que era el método de Coulson para tener a sus Inhumanos en animación suspendida aún pudiendo apagar sus soportes de vida y así matarlos instantáneamente. Malick luego le ordenó a los guardias que sacaran a Coulson hasta que los oficiales llegaran y lo detuvieran, mientras que Coulson le preguntaba a Talbot qué tenía Malick que lo obligó a traicionar a S.H.I.E.L.D.

Malick hizo que sus secuaces se llevaran a Coulson a una habitación vacía, donde lo desarmaron, antes de entrar con Talbot. Si bien Talbot le recordó que cumplió su parte del trato y exigió la liberación segura de su hijo, Malick se negó, lo que enfureció a Talbot. Mientras sus hombres esposaban a Talbot y Coulson, Malick les dijo que debían ser sacrificados por un bien mayor, dejándolos encerrados en una jaula. Como Coulson cuestionó su esfuerzo, Malick le explicó que formaba una armada, pero Coulson insistía en que otro ejército se interpondría en su camino. Sin embargo, Malick creyó que eso no ocurriría, antes de pedirle a sus hombres ejecutar a Coulson y Talbot, mientras él abandonaba el edificio, solo para que Carl Creel los libere.

Más tarde, Malick le ofreció a Anton Petrov un viaje en avión privado de regreso a Rusia, ya que tenía la intención de discutir sus propuestas para los Inhumanos. Mientras volaban, Malick se sirvió a él y a Petrov una copa de champán, creyendo que sus conceptos sobre el Santuario Inhumano en Rusia aún seguía en pie. Aunque Petrov reconoció que enfrentarían algunos obstáculos, creía que con la influencia de Malick, podrían resolver todo. Malick y Petrov luego levantaron sus copas, celebrando, sin embargo, Malick no le mencionó a Petrov su plan real de usar a sus Inhumanos para el ejército de Alveus.[12]

Misión fallida en Rusia

En Rusia, Malick y Petrov se dirigieron a una instalación, donde procederían con sus planes para los Inhumanos, con varios miembros que lo apoyaban. Sin embargo, Petrov le pidió ayuda a Malick, ya que su visión estaba en peligro debido al Primer Ministro Dimitri Olshenko, para sorpresa de Malick. Petrov luego le explicó que Olshenko estaba en contra de la propuesta debido a que eran apoyados por sus rivales y Olshenko había enviado a Yuri Krupin a cerrar el proyecto, pero este fue asesinado por el General Androvich, ya que había descubierto la posición de Krupin respecto a los Inhumanos.

Petrov esperaba que Malick usara su amistad con Olshenko para resolver el incidente. Entonces, Malick preguntó dónde estaba Androvich, ya que Petrov le había explicado que lo inmovilizaron. Malick le dijo a Petrov que él los ayudaría, no porque le gustara la idea de que Rusia tuviera Inhumanos, sino porque afirmó que la Tierra estaba en un punto de inflexión, ya que los Inhumanos serían la clave para su supervivencia, por lo que necesitaban aliarse con ellos. Él le dijo a Petrov que los Inhumanos necesitaban un líder, y que no sería Olshenko, sugiriendo que en su lugar liberaran a Androvich y le permitan asesinar a Olshenko.

Malick regresó a los Estados Unidos y se enteró de que su intento de golpe había fracasado, debido a la intervención de S.H.I.E.L.D., con Petrov y Androvich asesinados. Decepcionado, Malick volvió a una de sus casas de campo, antes de ser encontrado por Stephanie Malick, quien felicitó a su padre por su tiro del rifle. Stephanie asumió que su misión rusa no salió bien, lo que Malick confirmó, aunque pidió no hablar de eso. Stephanie preguntó si S.H.I.E.L.D. sabía que Alveus regresó y si llegaría a conocerlo, aunque Malick aseguró que Coulson no estaba enterado y Alveus aún tenía que fortalecerse. Cuando Malick notó que no estaba seguro de los planes de Alveus, Stephanie afirmó que eso cambiaría completamente el mundo.[13]

Buscando el verdadero poder

En el Campo Petroléro de Schoonebeek, Malick preparó la cena para Alveus, quien pudo fortalecer el cadáver de Ward y le preguntó porqué se esforzó en traerlo de Maveth, a lo que Malick compartió que su familia creía que podían ser recompensados por ello, creyendo que Alveus les permitiría gobernar su mundo juntos. No obstante, Alveus remarcó que Malick ya era poderoso debido a su dinero e influencias, llevándolo a preguntar si eso no era suficiente para él. A medida que Malick hablaba, Alveus, trayendo a Charles Hinton y sacando la Prótesis de mano de Phillip Coulson, concluyó que buscaba el verdadero poder, por lo que decidió mostrárselo.

Malick llegó al Edificio de Transia Corporation, donde él y Alveus organizaron su reunión con Rowan Hamilton, teniendo en cuenta que la prótesis de mano de Coulson incluía algunos sistemas de interfaz de cables nerviosos producidos por Transia Corporation. Malick explicó que sabía que Transia había hecho su propio exoesqueleto, que estaba destinado a ser utilizado por el Departamento de Defensa, con la misma tecnología, el cual quería comprar junto con toda la compañía, pero nadie en la junta lo tomó en serio. Malick insistió en firmar el papeleo, pero Hamilton lo ignoró y preguntó quién era Alveus, solo para burlarse. En respuesta, Malick vio cómo Alveus traía a Hinton, quien le dio a Hamilton una visión de los miembros de su junta siendo consumidos por Alveus, lo que horrorizó a Hamilton hasta el punto de que inmediatamente firmó la transferencia. A pesar de esto, Alveus consumió la carne de los miembros de la junta de todos modos.[14]

Viendo su futuro

Giyera le informó que sus hombres estaban tomando el control del edificio, y Malick observó cómo estos le traían el Exoesqueleto de Transia Corporation, que Alveus dejó que Malick use para que sienta el verdadero poder. Una vez que Malick se lo puso, caminó impresionado con toda esta nueva fuerza encontrada, rompiendo un jarrón con sus manos y tirando la mesa de conferencia, para su gran placer. No obstante, Alveus quería que sintiera realmente el poder aplastando a Hamilton, a quien agarró por la garganta, seguido del cráneo y lo aplastó hasta matarlo, habiendo ignorado sus suplicas y experimentando la sensación de matar a alguien con sus propias manos.

Pronto, Malick fue alertado de la llegada de S.H.I.E.L.D., quien vino a capturarlo y rescatar a Hinton, por lo que ordenó que Hinton fuera sacado del edificio, mientras que Malick personalmente esperaba a Daisy Johnson. Finalmente, Malick encontró a Johnson y le dio un puñetazo en la cara, tirándola al suelo. Aunque Johnson le lanzó una onda de choque, Malick lo evitó y la siguió golpeando con una fuerza considerable. Finalmente, Malick había vencido a Johnson hasta el punto de que ella ya no podía defenderse, y le dijo que era hora de decir adiós, pero fue detenido por la intervención de Hinton, quien simplemente colocó sus manos en el cuello de Malick.

Como resultado, Malick vio su propia muerte en una visión, con su cráneo aplastado a causa de Alveus. Recuperándose, Malick agarró a Hinton por la garganta y aplastó furiosamente su cuello, causándole heridas fatales, antes de que Johnson use sus poderes para hacerlo chocar con una pared. Al retomar la consciencia, Malick se percató de que su exoesqueleto había sido dañado, pero aún así consiguió escapar en su helicóptero, dejando a Hinton morir por sus heridas. Durante el vuelo, Malick se comunicó con Giyera y preguntó porqué no lo mantuvieron a salvo del peligro, pero Giyera respondió que debía permanecer al lado de Alveus y no al de Malick.[14]

Visita inesperada

Malick regresó a la Mansión Malick para qpasar tiempo a solas con su hija y alejarse de aquellos que podrían acabar con su vida muy pronto. Allí, Stephanie lo saludó cariñosamente y comentó que una persona guapa vino de visita, refiriéndose a Alveus, lo cual horrorizó a Maick, ya que la posibilidad de ser asesinado se podría estar acercando. Manteniéndose educado, Malick le dijo a Alveus que se sentía honrado de que fuera a visitar su casa, antes de cuestionar a qué se debía, a lo que Alveus simplemente afirmó que era el momento de revelarse ante los otros líderes de HYDRA.

Malick salió a tomar un poco de aire, antes de que Stephanie le pregunte qué le pasaba. Acto seguido, Malick le habló de la visión del futuro dada por Hinton, donde experimentó una muerte dolorosa. Sin embargo, cuando Stephanie sugirió que podían pedirle ayuda a Alveus, Malick le reveló que él lo causaría. Aún así, Stephanie intentó tranquilizarlo diciéndole que Alveus no iba a hacerles daño, a lo que Malick insistió en que que creía que Alveus lo mataría esa noche, frente a los líderes de HYDRA. No obstante, Stephanie le recordó a su padre que había traído a Alveus de Maveth y debía recordarle lo importante que era para que puedan dominar el mundo, ya que los Malick se levantaban.

Buscando convencerlo de su valor, Malick encontró a Alveus en los jardines, y señaló que él y Nahaniel solían jugar allí. No obstante, Alveus ignoró esto y le aseguró que Stephanie tendría un papel fundamental, ya que demostró ser una fiel creyente, a lo que Malick comentó que la educó como su padre lo había hecho y que fue muy afortunado de haberlo encontrado en Maveth, pero Alveus ignoró este último comentario. Entonces, Alveus recogió una piedra blanca, incomodando a Malick, preguntándole si tenía recuerdos de los anfitriones que poseyó, a lo que Alveus le cuestionó a Malick si quería preguntarle algo a alguno en específico. Malick no quiso decir nada y escuchó a Alveus declarar que todo se aclararía en la noche.[1]

Mostrando a Alveus

Una vez que el resto del círculo interno de HYDRA llegó a la Mansión Malick, Malick se sentó solo en una silla, sosteniendo la piedra blanca utilizada durante todas esas ceremonias de sacrificio, recordando cuando traicionó a Nahaniel. De pronto, Stephanie se le acercó, para finalmente decirle que, si la situación fuera al revés, él le diría que era hora de madurar, lo que le divirtió y le permitió ponerse de pie y dirigirse a los otros líderes, aclarándoles que no vinieron para su ceremonia habitual, sino para celebrar el regreso de Alveus. De repente, Alveus lo interrumpió, revelando que cualquiera que dudara de su fe había demostrado estar equivocado ahora que su largo exilio había terminado y agradeció a la familia Malick por su ayuda. Para evitar más dudas sobre su apariencia, ya que tenía el cuerpo de Ward, Alveus reveló su verdadera forma de tentáculos, lo que horrorizó a Malick.

Una vez que todos los demás líderes se fueron, Malick habló con Stephanie, a quien había encontrado leyendo, antes de que ella se ofreciera a servirle a su padre un whisky, agradeciéndole por recordarle lo que significaba ser un Malick. Asimismo, Stephanie le enseñó el libro que Alveus le dio, El paraíso perdido. Esto le confirmó a Malick que Alveus tenía las memorias de Nahaniel, y comentó que era un regalo extremadamente considerado. Sin embargo, Stephanie notó que algo estaba molestando a su padre, a lo que este mencionó que fue un día largo y estaba cansado, antes de despedirse y alejarse.

Malick entró a su estudio, donde encontró su copia de El paraíso perdido, solo para descubrir que la piedra blanca astillada desapareció, y fue encontrado por Alveus, quien trajo a Stephanie para que sepa la verdad, explicando cómo Malick había hecho trampa en las ceremonias usando la piedra, provocando que traicionara a Nahaniel, siendo la misma técnica que usaba su padre, Wilfred. Malick luego se sorprendió cuando Alveus habló por medio de los recuerdos de Nathaniel, recordándole que habían hecho un trato. No obstante, Malick le respondió que no tuvo opción, pero Alveus no quedó convencido, a lo que Malick decidió que Alveus lo mate y que Stephanie no lo recuerde como un cobarde. Sin embargo, Alveus besó a Stephanie, desatando sus parásitos en su boca, consumiéndola y matándola, afirmando que ahora entendería el precio del sacrificio, para horror de Malick.

Adolorido y solitario, Malick se sentó al lado de la chimenea, considerando todo lo que había presenciado. Alveus llegó diciéndole que Giyera había logrado secuestrar el Zephyr One, llevándose a algunos agentes de S.H.I.E.L.D. cautivos, antes de recomendarle dejar la mansión y volver al Campo Petroléro de Schoonebeek. Con Malick callado, Alveus le dijo que el sacrificio nunca era fácil, pero afirmó que habían equilibrado todo al matar a Stephanie, a cambio del sacrificio de Nahaniel décadas atrás. Alveus luego puso su mano sobre el hombro de Malick, prometiendo que no tenía nada más que temer y, repitiendo su promesa con Nathaniel, aseguró que estarían juntos hasta el final, lo que puso nervioso a Malick.[1]

Capturado por S.H.I.E.L.D.

De regreso al Campo Petroléro de Schoonebeek, Malick y Alveus fueron recibidos por Giyera, quien ignoró a Malick e informó a Alveus sobre la situación con S.H.I.E.L.D., por lo que un equipo dirigido por Lucio capturaría o mataría a todos los agentes de S.H.I.E.L.D. restantes. Sin embargo, la base fue atacada por los Guerreros Secretos, quienes querían retomar el Zephyr One y rescatar a los agentes. Malick se escondió en su oficina, siendo testigo de cómo su guardia era arrojado y aparecía Lincoln Campbell, por lo que se rindió y se dejó capturar. En su camino al Zephyr One, Giyera quiso defenderlo derribando a José Gutierrez con un extintor; sin embargo, Daisy Johnson le lanzó una onda de choque. Con Malick siendo llevado al Módulo de Contención, fue testigo de cómo Lucio atacaba y paralizaba a Campbell antes de ser apuñalado en el corazón y asesinado por Gutierrez, antes de que el avión despegara.

Bajo custodia en la sala de interrogatorios del Campo de Juegos, Malick fue interrogado por Phillip Coulson, teniendo la intención de castigarlo por lo sucedido con Rosalind Price y quiso saber sobre Alveus. En su lugar, Malick le habló de su pasatiempo con Stephanie en equitación y lo orgulloso que estuvo de ella como para decirle todo acerca de HYDRA. Entonces, Malick confesó ser un tonto, pensando en la posibilidad de haber podido guiar a Alveus como Stephanie con su caballo. Coulson quiso ayudarlo, pero Malick le dijo que su hija ya estaba muerta y que Alveus no era un dio para la humanidad, asi como que tampoco se preocupaba por los humanos.

Malick creía que si Coulson ponía su fe en los Inhumanos, como lo había hecho él, entonces habría un error mortal, ya que todos adorarían a Alveus. Sin embargo, Coulson explicó que Alveus solo había sido un esclavo de los Kree, y tenía fe en su equipo, pero Malick pensaba que perderían. Asimismo, Malick mencionó que alguna vez los Inhumanos sirvieron a Alveus y aún lo harían, ya que podía infectarlos, pero Coulson se mantuvo escéptico, a lo que Malick se rió y le aseguró que pronto lo vería por sí mismo, siendo los Guerreros Secretos vulnerables, pues Alveus podía manipular a alguno de estos. Siguiendo su consejo, Coulson se marchó, dejando solo a Malick.[3]

Traición y fallecimiento

Con el Campo de Juegos ahora cerrado, Coulson se reunió con Malick, quien insistió en que Coulson nunca entendió lo que era crecer con fe, pero Coulson admitió haber sido criado como católico y que Malick simplemente había liberado al diablo. Acto seguido, Malick comentó cómo haber sacrificado a propósito a Nahaniel para Alveus le costó perder a Stephanie a cambio, cuya muerte aún seguía obsesionándolo y no estaba seguro de qué más importaba ahora, solo para que Coulson le dijera que lo que hiciera a continuación seguiría importando. Asimismo, Coulson pensó que podía vengarse de Alveus, del mismo modo que él hizo con Grant Ward por matar a Rosalind Price.

Malick estuvo de cuaerdo con el punto de vista de Coulson, quien además le pidió ayudar a S.H.I.E.L.D. con el fin de detener a Alveus. No obstante, aunque Malick trató de sugerir que Alveus era un dios que había sobrevivido a muchos, Coulson le dijo que ya había conocido a los dioses y comprobó que podían sangrar. Teniendo esto en cuenta, aunque aún todavía sorprendido por el concepto, Malick finalmente acordó trabajar con S.H.I.E.L.D. y traicionar a HYDRA, diciéndole la información a detalles de la misma, permitiéndole a Glenn Talbot destruir a la organización.

Tras esto, Malick se quedó nuevamente solo en la sala de interrogatorios, hasta que Daisy Johnson entró, dándole a entender que Alveus la infectó y vino a asesinarlo por traicionar a HYDRA. Malick sabía lo que sucedería y afirmó que solo quería reunirse con su hija, mientras esperaba tranquilamente su destino. Johnson confesó que disfrutaría matarlo, antes de lanzar su onda de choque, arrojando a Malick de su silla contra la pared. Una vez más, Johnson siguió liberando sus poderes, aplastando su cráneo, causando que Malick gritara con terrible agonía, muriendo. Para encubrir la causa de la desaparición de Malick, Johnson colocó una granada junto a su cuerpo, que explotó y destruyó el cadáver de Malick.[3]

Legado

Gracias a las ubicaciones de todas las bases de HYDRA que Malick le proporcionó a Phillip Coulson, este último se las pasó a Glenn Talbot, quien guió a la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas y a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para destruir estas bases y capturar a los operativos, diezmando a HYDRA. No obstante, Alveus evadió la captura, dejándolo seguir su camino para conquistar el mundo con los Inhumanos.[3]

En activos líquidos, Malick dejó más de $960 millones de dólares sueltos,[3] que Giyera y Alveus usaron para comprar Union City bajo una corporación fantasma a nombre de Malick.[15]

Poderes y habilidades

Poderes

Habilidades

Relaciones

Familia

Aliados

Enemigos

Apariciones

Apariciones de Gideon Malick

En orden cronológico:

Referencias