FANDOM


"Durante miles de años implanté miles de extensiones de mi ser en miles de mundos. Debo cumplir el único propósito de la vida, crecer y esparcirme cubriendo todo lo que existe hasta que todo sea parte... ¡de mí!"
―Ego a Peter Quill[fnt.]

Ego fue un Celestial y el padre biológico de Peter Quill, cuyo propósito autoimpuesto era consumr el universo a través de la Expansión, llevándolo a tener miles de hijos durante años para ejecutar su plan con otro Celestial, pero terminó matando a cada uno tras ver que ninguno cumplía con sus expectativas. Perdiendo lazos con los Devastadores de Yondu Udonta, Ego continuó vagando por el universo hasta encontrarse con Quill, el hijo que Yondu no quiso entregarle y heredó poderes Celestiales. Él lo manipuló e intentó llevar a cabo la Expansión, solo para ser destruido por los Guardianes de la Galaxia.

Biografía

Existencia temprana

Aparición en la galaxia

"No sé de donde provengo exactamente. Lo primero que recuerdo es un destello a la deriva en el cosmos, totalmente solo en ese lugar."
―Ego a Peter Quill[fnt.]

Hace millones de años, el origen de Ego seguía siendo desconocido por naturaleza, ya que el propio Ego nunca supo de dónde venía; sin embargo, lo primero que recordó fue haber llegado a existir como un organismo parpadeante parecido al cerebro, sin padres y sin cuerpo, a la deriva del cosmos en el continuo espacio-tiempo y permaneció sólo durante mucho tiempo, habiendo nacido como una entidad perteneciente a una antigua raza primordial conocida como los Celestiales.

A pesar de su soledad, Ego aprendió a manipular las moléculas a su alrededor mientras se alimentaba de la materia, en la que se forjó una capa protectora para albergar a su verdadero yo a partir de varios elementos en un núcleo. En el transcurso de eones no contados, Ego continuó construyendo componentes planetarios, capa por capa, alrededor del núcleo, que luego evolucionó hasta convertirse en un planeta rojo vivo. Sin embargo, Ego anhelaba más de lo que logró hacer, ya que quería tener un propósito y significado.

Habiéndose cuestionado acerca de la existencia de la vida en el universo además de él mismo, Ego se encomendó en encontrar y descubrir la vida mientras extraía moléculas para crearse un avatar humanoide biológico, una extensión de su verdadero ser, para viajar en el cosmos. Ego abordó su propia nave y partió de su planeta mientras se embarcaba entre las estrellas para visitar miles de mundos. Al darse cuenta de que no estaba solo en el universo, habitó e interactuó con varios seres humanoides de todas las civilizaciones galácticas que encontró.[1]

Elaborando un plan de conquista

"De todas mis tareas, la más compleja era tratar de adherir mi ADN con el de otra especie. Esperaba que el resultado de semejante unión bastara para potenciar la Expansión. Hice que Yondu me trajera algunos de ellos. Rompió el código de los Devastadores, pero lo compensé generosamente y para calmar su culpa dije que no les haría daño. Eso fue cierto, ellos jamás sintieron nada, pero, uno tras otro, solo me defraudaron. Ninguno portaba los genes Celestiales."
―Ego a Peter Quill[fnt.]

Ego no quedó impresionado por lo que había encontrado y lo describió como "decepcionante" cuando se trataba de habitar entre civilizaciones en todos los miles de planetas que exploró. Al llegar a una comprensión profunda sobre su existencia, Ego conjuró puñados de plántulas y las implantó en miles de planetas antes de que las plántulas fueran capaces de terraformar todos los mundos visitados para convertirlos en nuevas extensiones de sí mismo.

Ego llamó su plan como la 'Expansión', y solo tenía un problema; las plántulas únicamente se podían activar con el vínculo de dos seres Celestiales. Por lo tanto, Ego impregnó a miles de mujeres extraterrestres humanoides, y contrató a los Devastadores de Yondu Udonta para entregar a los niños, prometiéndole que no les haría ningún daño, reconociendo además que Yondu estaría rompiendo el código de los Devastadores por traficar niños. Sin embargo, todos los niños que Ego concibió no pudieron heredar el gen Celestial, por lo que Ego los mató sin dolor a cada uno y escondió sus restos en las profundidades de su planeta autoconstruido.[1]

Experiencia en la Tierra

"Mi corazón es tuyo, Meredith Quill."
"No sé cómo me enamoré así de un hombre espacial."
―Ego y Meredith Quill[fnt.]

A fines de la década de 1970, Ego visitó la Tierra para cosechar sus plántulas en las zonas boscosas de Misuri, Estados Unidos. Más tarde, conoció a la humana Meredith Quill y la impresionó casi al instante, bajo su disfraz de "astronauta". Durante su relación romántica, en 1980, Ego y Meredith concibieron a un hijo llamado Peter Quill, mientras que Ego se daba cuenta que estaba realmente enamorado de Meredith y sus sentimientos por ella serían un obstáculo para dejar atrás su objetivo de consumir el universo. Debido a esto, Ego implantó deliberadamente un tumor cerebral en la cabeza de Meredith, lo que provocó su muerte en 1988, antes de abandonar la Tierra.

Durante las semanas previas a la muerte de Meredith, Ego le ordenó a Yondu Udonta que le entregara a su hijo. Yondu, sin embargo, descubrió que Ego había estado matando a todos los niños que le había entregado y se llevó a Peter Quill para mantenerlo fuera de su alcance con sus Devastadores.[1] Durante los años siguientes, Yondu y Kraglin Obfonteri confesaron que probablemente fue buena idea no entregar a Quill al "inútil" de Ego tal como se lo pidieron.[2] Mientras tanto, Ego tomó a Mantis como su protegida, quien lo haría dormir o relajarse cuando se lo pedía.[1]

Encuentro con Peter Quill

Conociendo a los Guardianes de la Galaxia

"Después de tantos años, al fín te encuentro."
"¿Y quién te crees que eres?"
"Pensé que mi gran atractivo lo pondría en evidencia. Mi nombre es Ego, y soy tu padre, Peter."
―Ego y Peter Quill[fnt.]

Después de la Batalla de Xandar, Ego repentinamente escuchó la noticia de que un humano había sido capaz de utilizar la Gema del Poder sin morir para destruir a Ronan y salvar Xandar de la destrucción. Debido a que las características de un humano común no le podrían permitir resistir la energía de dicha Gema, Ego supo de inmediato que se trataba de Peter Quill, el hijo que tuvo con Meredith Quill en la Tierra, y solo sus genes Celestiales pudieron ayudarle a sostener la Gema, dándole a entender que heredó sus poderes y podría utilizarlo para llevar a cabo la Expansión.

Abordando su nave, Ego, acompañado de Mantis, recorrió el univero en búsqueda de su hijo para llevárselo a su planeta y explicarle su verdadera herencia, mientras trataba de mantener una personalidad relajada y agradable para ganarse su confianza. En el transcurso de los meses, Ego encontró a una flota de drones de guerra Soberanos perseguiendo a los Guardianes de la Galaxia, por lo que él, sabiendo que Quill estaba con ellos, intervino destruyendo a los drones en un instante, antes de mandar un saludo desde lejos y veía cómo la Milano de los Guardianes terminaba estrellándose en el planeta Berhert.

Finalmente, Ego aterrizó su nave ante los Guardianes y, con Mantis al lado, se presentó como el padre biológico de Peter Quill mientras todavía compartía algunas bromas sobre su apariencia humana. Tras hacer una fogata y quedarse explicando cómo había enprendido su búsqueda para hallar a Quill debido a sus acciones heroicas en la Batalla de Xandar, Ego también aprendió que Yondu Udonta no le dijo la verdad sobre él y simplemente lo engañó diciéndole que lo capturó cuando era niño porque podía robar en lugares pequeños. Asimismo, Ego lo invitó a acompañarlo a su planeta para que explicarle la verdad de sí mismo y puedan entablar una relación entre padre e hijo como hubiera querido Meredith.[1]

Vínculo con Peter Quill

"En los millones y millones de años de mi existencia, cometí muchísimos errores, Peter. Pero tu no eres uno de ellos. ¿Puedes dejarme intentar ser al fín el padre que ella me habría pedido ser? Aún hay mucho que tengo que enseñarte sobre este planeta y su luz interior. Ya son parte de tí, Peter."
―Ego a Peter Quill[fnt.]

Ego convenció a Quill de ir a su planeta, acompañados de Gamora y Drax, para mostrarle a Quill su verdadera herencia, mientras Rocket y Groot se quedaban reparando la Milano y vigilando a Nebula. Una vez que abordaron la nave y esta voló instantáneamente al espacio hacia el planeta de Ego, Mantis hizo dormir a Ego bajo sus órdenes para que pueda descansar mientras viajaban y Quill se quedaba a la distancia, reflexionando acerca de Ego.

Cuando llegaron a su planeta, Ego los invitó a entrar a su palacio, le reveló a los Guardianes que era un Celestial y les explicó la historia de su existencia, omitiendo sus verdaderos propósitos para evitar probelmas que obstaculizarían sus planes, desde su aparición repentina en el universo hasta la creación del planeta y su estancia en múltiples mundos para aprender de la vida, entre ellos, la Tierra, donde conoció a Meredith Quill.

Ante los reproches de Quill por haber abandonado a su madre, Ego tranquilamente le hizo saber que su avatar humano necesitaba volver al planeta periódicamente para nutrirse o desaparecería, por lo que era imposible quedarse para siempre al lado de la mujer que amaba. Ellos también tuvieron una discusión incómoda sobre el aparato reproductor masculino del avatar de Ego, ya que Drax estaba dudoso si tenía uno para procrear, como Meredith no podía tener relaciones sexuales directamente con un planeta, para gran vergüenza de Quill.

Más tarde, Ego decidió acercarse más a Quill debido a que estuvo separado de él durante mucho tiempo y se comprometió a ayudarlo a acceder a sus habilidades como Celestial, poderes que él debería tener por ser su hijo biológico. Con un poco de esfuerzo y algunos consejos de Ego, Quill consiguió enfocar su energía para crear objetos con el simple pensamiento que tenga. Él estaba emocionada por explorar esta técnica y creó en primer lugar una bola de energía, la cual usó para jugar a lanzar y atrapar la pelota con Ego, divirtiéndose entre padre e hijo.[1]

Revelando sus intenciones

"Trabajé tan duro al buscar la forma que mejor se adecuara a tí ¿y así agradeces lo que hice? Tienes que crecer, te hace mucha falta. Quería que lo hicieramos juntos, pero ahora para que lo entiendas vas a pasar los siguientes diez siglos siendo una batería."
―Ego a Peter Quill[fnt.]

Más tarde, Ego encontró a Quill pensativo tras haber tenido una discusión intensa con Gamora, quien estaba sospechando que Ego les ocultaba algo. Aprovechando su soledad, Ego se acercó a Quill para aconsejarle y le reveló que era inmortal debido a su ADN Celestial, antes de llevárselo a otro lugar para enseñarle más de lo que no sabía, mientras Quill se impresionaba cada vez más de que no podía morir y era capaz de crear cualquier cosa debido a sus poderes recién descubiertos.

Finalmente, Ego le explicó que cuando encontró vida en otros mundos se sintió decepcionado, y debido a eso optó por encontrar su significado, antes de hipnotizar a Quill para que lo ayudara con sus planes. Aprovechando su condición, Ego le reveló que tenía pensado mejorar el universo tras haber plantado partes de sí mismo en cada planeta que visitó y de ese modo absorber la energía de todos los mundos para que sean parte de él. Sin embargo, como la Expansión requería la ayuda de un segundo Celestial para activar las plántulas, concibió hijos con miles de mujeres y ninguno heredó sus genes, excepto el propio Quill y le habló del propósito que tenían como seres inmortales y poderosos.

No obstante, escuchar esta revelación hizo que Quill dudara del amor que Ego había sentido por Meredith, pero Ego le aseguró que realmente la amó y que había regresado a la Tierra tres veces para verla. Sin embargo, luego confesó que por esa razón le había provocado cáncer cerebral, ya que el amor era una distracción en el propósito de Ego. Dicha confesión hizo que Quill recuperara sus sentidos y, en la rabia, atacó a Ego con sus blásters, pero Ego contraatacó creando un tentáculo de energía con el que paralizó a Quill. Acto seguido, Ego empezó a extraer la energía de Quill, activando sus extensiones y comenzando la terraformación de planetas en todo el universo, incluido la Tierra y Xandar.[1]

Batalla en el Planeta de Ego

"¡Escúchame! ¡tú eres un dios! ¡Al matarme, terminarás siendo tan común como cualquiera!"
"¿Qué tan malo sería?"
"¡No!"
―Ego y Peter Quill[fnt.]

Mientras tanto, Mantis le reveló la verdad de Ego a Gamora, Drax y Nebula, por lo que ellos entraron al palacio en busca de Quill. Al mismo tiempo, llegaron Rocket, Groot y Yondu Udonta, estrellando su nave contra el avatar de Ego, por lo que debían apresurarse en escapar antes de que Ego vuelva a formar su cuerpo. Reunidos y con Quill libre, los Guardianes decidieron destruir el núcleo de Ego, para acabar con su plan y salvar la galaxia de ser consumida por la Expansión.

Los Guardianes llegaron al núcleo del planeta, donde estaba el cerebro de Ego, y procedieron a luchar contra los drones de los Soberanos que habían llegado, después de haber sido alertados de la ubicación de los Guardianes por Taserface, a medida que Ego los perseguía. Por otro lado, Rocket fabricó una bomba con las Baterías Anulax que le había robado a los Soberanos, y Groot fue el encargado de detonarlo cerca del núcleo, mientras Mantis usaba sus poderes empáticos para mantener dormido a Ego, sacándolo de la batalla y deteniendo la Expansión.

Una vez que se deshicieron de los Soberanos, todos esperaron a que Groot regresara de detonar la bomba, sin embargo, Ego despertó furioso cuando un fragmento de una nave chocó contra Mantis, deshaciendo los poderes empáticos que lo tenían sometido. Accto seguido, Ego se restauró a cómo estaba antes, sometió a los Guardianes manipulando la materia del planeta, estando a punto de asesinarlos, y reactivó la Expansión, diciéndole a Quill que se mantenga a su lado, ya que ambos eran dioses. Sin embargo, al haber sido alentado por Yondu Udonta, Quill aprendió a dominar sus poderes Celestiales y confrontó a Ego.

Ego fue distraído por Quill lo suficiente para liberar al resto de los Guardianes de sus trampas y combatieron volando a través del planeta mientras los demás procedían a escapar y dirigirse al punto de extracción donde los esperaba Kraglin Obfonteri. Al detectar que la bomba en su núcleo estaba a punto de explotar, Ego le suplicó por su vida desesperadamente a Quill, diciéndole que si moría entonces perdería su inmortalidad y su poder. Sin embargo, a Quill no le importó, y observó el avatar de su padre desintegrarse tras la explosión de la bomba. Sin la escencia de Ego, su mundo comenzó a derrumbarse, poniendo fin a su plan de conquistar la galaxia, y Yondu Udonta sacrificó su vida para sacar a Quill a salvo del paneta.[1]

Legado

"También he sufrido mucho. Mi padre asesinó a mi madre y luego tuve que matar a mi padre. Eso fue duro, tal vez más duro que tener que matar a una hermana."
Peter Quill a Thor[fnt.]

Después del Ataque a la Statesman, los Guardianes de la Galaxia rescataron a Thor, quien sobrevivió al asalto encabezado por Thanos y su Orden Oscura. Cuando Thor se recuperó, se enteró que Gamora era la hija adoptiva de Thanos, pero al saber que ella lo odiaba, entendió su situación, afirmando que la familia era complicada e hizo énfasis en cómo Odín cubrió la historia de su hermanastra Hela y tuvo que matarla, pero Peter Quill intervino diciendo que también lo entendía porque su madre, Meredith, fue asesinada por Ego y después él tuvo que matarlo en represalia, afirmando que eso era más duro que lidiar con una hermanastra.[3]

Relaciones

Familia

Aliados

Enemigos

Detrás de escenas

  • 20th Century Fox poseía los derechos cinematográficos de Ego y Marvel Studios, con el objetivo de utilizarlo en Guardians of the Galaxy Vol. 2, intercambió los derechos con cambiarle los poderes a Negasonic Teenage Warhead, quien más tarde apareció en Deadpool. James Gunn no estaba al tanto de que Marvel no poseía al personaje, y tuvo mucha suerte de conseguir el trato: «Cuando al principio propuse la idea de Ego como el padre de Quill, pensé que teníamos el personaje. Después de haber trabajado en una historia muy elaborada con Ego como una parte muy importante del universo cósmico de Marvel, descubrí que de hecho no poseíamos el personaje. No tenía plan B, y hubiera sido casi imposible de cambiarlo por otro personaje. Gracias a Dios Fox vino a nosotros y quiso hacer un intercambio».[4]
  • El papel de Ego se le ofreció primero a Matthew McConaughey, pero este rechazó la propuesta para interpretar a Randall Flagg en La torre oscura.

Trivia

  • En los cómics, a Ego se le otorgó la capacidad de sentir por el Extraño, quien se estableció en conquistar otros mundos durante su existencia, y entró en conflictos con Thor y los Nova Corps. El avatar humanoide de Ego se asemejó a Ego Prime.
  • En los cómics, el padre de Peter Quill fue Jason de Spartax, el Emperador del Imperio Spartoi.
  • Mientras visitaba la Tierra en 1980, Ego condujo un Ford Mustang Cobra 1979 de color azul con partes naranjas, los mismos colores que Quill utilizaría años más tarde en la Milano.
  • Ego fue el segundo antagonista principal en tener un parentesco con el protagonista de la película en que aparece, precedido por Loki en Thor.
  • Ego fue mencionado por primera vez en Guardians of the Galaxy, lo que lo convierte en el primer antagonista principal que se menciona antes de hacer su debut en alguna película.

Referencias

Enlaces externos

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Stream the best stories.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Get Disney+