FANDOM


¡ADVERTENCIA!
Este artículo contiene SPOILERS importantes de Agents of S.H.I.E.L.D..
Sigue leyendo este artículo bajo tu propio riesgo.
"Libertad. Igualdad. Derechos individuales. Esos principios convierten a la humanidad en una plaga en el planeta. Piensa en un bosque. Se seca y se incendia con cualquier chispa. La humanidad apagaría ese incendio pensando que cada individuo vegetal es perfecto en su forma individual. Pero el fuego es perfecto. Esencial. Hay muchas especies de plantas magníficas, como la gran secuoya. Sus semillas necesitan el calor del fuego para abrirse y nacer, para surgir de entre las cenizas y vivirán por mil años. Ya no tienes que estar en el fuego. Nace. Elévate."
―Daniel Whitehall a Kara Palamas[fnt.]

Werner Reinhardt fue uno de los miembros más prominentes de HYDRA. Originalmente era un oficial de alto rango en la Nazi Schutzstaffel durante la Segunda Guerra Mundial y dirigió expediciones con el fin de recuperar artefactos misteriosos para HYDRA, operando bajo el mando de Johann Schmidt. A pesar de su captura por parte de la Reserva Científica Estratégica en 1945, Reinhardt siguió teniendo influencia en HYDRA, incluso aconsejó a Gideon Malick, hasta que fue liberado en 1989 por miembros de HYDRA dentro de S.H.I.E.L.D. — De vuelta en su antigua base, utilizó los órganos y el ADN de la Inhumana Jiaying en sí mismo para rejuvenecer y tener una apariencia madura en el siglo 21.

Con su nueva identidad, Daniel Whitehall reclamó su posición en HYDRA y, al mismo tiempo, se convirtió en el mentor de varios operativos notables de HYDRA, incluidos Wolfgang von Strucker y Hale. Finalmente, él comenzó la búsqueda para recuperar el objeto con el que se obsesionó toda la vida, el misterioso Obelisco. Durante su campaña trabajó junto a un experto en el Obelisco, Calvin Zabo, sin embargo, antes de que pudiera aprender acerca del verdadero poder de su obsesión, fue asesinado por Phillip Coulson durante un ataque orquestado por S.H.I.E.L.D.

Biografía

Vida temprana

Sirviendo a HYDRA

Werner Reinhardt nació el 19 de octubre de 1904 en Arnsberg, Alemania. Después de la Primera Guerra Mundial, Reinhardt se unió a los nazis y se convirtió en un oficial del Schutzstaffel. Él ascendió a través de las filas hasta que se volvió un Obergrupenfuhrer, uniéndose eventualmente a HYDRA, la división especial de ciencias dirigida por Johann Schmidt. Asimismo, Reinhardt estuvo casado por un tiempo, hasta que su esposa murió, dejándolo viudo.[1]

Segunda Guerra Mundial

El Obelisco

Cuando se llevó a cabo la Segunda Guerra Mundial, Reinhardt participó activamente en la conquista alemana de Europa, ganándose varias decoraciones militares, incluyendo la Insignia de Combate de Tanques, el Corchete de Combate Cerrado y la Cruz de Hierro de Primera Clase. Como oficial de HYDRA, él fue enviado a buscar artefactos misteriosos. En una ocasión, su equipo descubrió el cadáver de una criatura. De alguna manera, él aprendió sobre la desfiguración de Johann Schmidt, quien luegó sería apodado "Red Skull".[1] Al igual que su líder, Reinhardt aprendió y buscó el Darkhold, un libro con conocimiento infinito, pero nunca logró encontrarlo.[2]

Entre algunos mitos que investigó, Reinhardt se interesó en la historia de un Obelisco con el poder de convertir a cualquier ser en piedra. Su obsesión lo llevó a aprender más sobre él, descubriendo una vieja historia sobre "las estrellas que cayeron de los cielos". Sin embargo, Reinhardt llegó a la conclusión de que las "estrellas" eran alienígenas que visitaron la Tierra hace miles de años, y creyó que estos habían venido pretendiendo conquistar el planeta, pero fracasaron en el intento.[3]

Experimentos monstruosos

En marzo de 1945, Reinhardt se volvió oficial al mando de una fortaleza de HYDRA en Austria,[3] y consiguió el Obelisco en Chaves, Portugal.[4] Como las historias afirmaban que cualquiera que lo tocaba moría, Reinhardt quería aprender más del elemento y ordenó capturar a un grupo de personas de China que conocían el Obelisco.[3]

Cuando le mostró el objeto a su líder, Johann Schmidt, él le djo que el Obelisco podía ser la respuesta a la muerte misma y debían comprenderlo para usarlo.[1] Reinhardt y un científico de HYDRA probaron continuamente el poder del Obelisco sobre varios presos para entender sus efectos letales y cómo estos cambiaban de persona a persona. Finalmente, solamente una persona sobrevivió, Jiaying, cosa que atestiguó a Reinhardt al presionar el rostro de la mujer contra el artefacto, haciendo que el Obelisco irradiara una luz brillante. Antes de poder estudiar a la mujer, la noticia de la aparente muerte de Schmidt a manos de Steven Rogers llegó, por lo que él le ordenó a sus hombres encerrar a la mujer y evacuar la fortaleza inmediatamente.[3]

Derrotado por la Reserva Científica Estratégica

Temiendo que fuera encontrado y capturado por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos ahora que HYDRA se había debilitado por la muerte de Schmidt, Reinhardt y sus hombres se trasladaron a un lugar seguro, un Centro de Investigación de HYDRA en Austria, que albergaba múltiples artefactos recogidos por HYDRA. Sin embargo, los Aliados actuaron más rápido de lo que Reinhardt predijo, por lo que este planeó llevarse todas las armas y tesoros a sus transportes para continuar el trabajo de HYDRA. El oficial expresó su temor de que Schmidt supiera que abandonaban las fortalezas de HYDRA, pero Reinhardt le aseguró que él murió y que HYDRA viviría.

Sin embargo, antes de que pudiera tener éxito en sus preparativos, la instalación fue atacada por un equipo de la Reserva Científica Estratégica liderado por Margaret Carter, James Morita y Timothy Dugan, arrestando a Reinhardt junto con sus hombres, y todos los artefactos y experimentos le fueron confiscados. Antes de que lo llevaran, Reinhardt le advirtió a Carter que si una de las cabezas de HYDRA era cortada, dos más la reemplazarían, aunque Carter le aseguró que seguirían cortando las cabezas independientemente.[1]

Prisionero 63635

Interrogado por Margaret Carter

Después de su captura, Reinhardt fue llevado a la Rata, una instalación secreta de la Reserva Científica Estratégica. Tratando de obtener más información, Margaret Carter visitó la Rata para interrogarlo y puso un bolígrafo al alcance de Reinhardt para ver qué haría con el objeto; él le habló a Carter de todas las cosas que podría haber hecho con el lápiz que le había dejado, dando a entender que no caería en su trampa. Reinhardt intentó convencer a Carter de darle una segunda oportunidad para ser reclutado como un científico para los Estados Unidos, sin embargo, ella se negó a dársela enumerando todos los delitos y experimentos ilegales que había realizado anteriormente.

Carter le preguntó a Reinhardt de dónde venían los artefactos confiscados por ella y sus aliados, pero éste comenzó a hablar del mito de las "estrellas" y reveló que los artefactos eran de origen extraterrestre. El desdén que Carter sentía por Reinhardt sobrepasaba su credibilidad sobre los "ángeles azules" que él describió. Más adelante, Carter regresó a la celda y Reinhardt le preguntó si consideraría el trato que él había propuesto, sin embargo, ella le aseguró que no querría tener como aliado a alguien que hasta hace poco le era fiel a los nazis. Reinhardt le aseguró que podrían aprender mucho uniendo sus fuerzas, pero Carter reveló que preferiría olvidar todo, y a él también, sentenciándolo a pasar el resto de su vida en prisión. Durante este tiempo, Reinhardt se la pasó leyendo y jugando ajedrez solo, aunque mantuvo su lealtad a HYDRA.[3]

Asesorando a la familia Malick

En 1970, Reinhardt se enteró de la reconstrucción de HYDRA y ganó cierta influencia en él, a pesar de permanecer encerrado en la Rata. También aprendió sobre la leyenda del origen de HYDRA y el Monolito que supuestamente enviaba a las personas a Maveth. Como hombre de ciencias, Reinhardt consideró que la creencia en Alveus no tenía sentido. También sabía que Wilfred Malick hacía trampa regularmente cuando él y otros creyentes se reunían para elegir al próximo desafortunado sacrificio de Alveus.

Cuando Wilfred Malick murió, Reinhardt, desde su celda, habló con los hijos de Malick, Gideon y Nathaniel, afirmando que ya tenían la edad necesaria para elegir un lado de HYDRA, queriendo convencerlos de escoger el camino de la ciencia y no el de la religión. Reinhardt estaba seguro de convencerlos, declarando que sus tradiciones eran tontas, a lo que Nathaniel mencionó que ser elegido era un gran honor, mientras que Gideon afirmó que Reinhardt era un cobarde, sin embargo, Reinhardt declaró que su padre lo era porque sobrevivió a todas las ceremonias a través de engaños. Antes de verlos marcharse, les sugirió buscar El paraído perdido, un libro en el estudio de su padre, que confirmaría su historia.[5]

Años en prisión

En 1989, como un hombre anciano que pasó casi toda una vida encerrado en la Rata, Reinhardt recibió la visita de dos agentes de S.H.I.E.L.D. y fue puesto en libertad por su condición médica bajo la orden del Subsecretario Alexander Pierce, citando que Reinhardt se había unido a HYDRA bajo coacción, permitiéndole salir, aunque en realidad Pierce también era miembro de HYDRA. Una vez que Rivera salió de la celda, Hauer susurró "Hail HYDRA", sorprendiendo a Reinhardt, ya que no tenía esperanzas en que alguna vez sería liberado. Cuando Reinhardt respondió con el mismo saludo y preguntó porqué lo necesitaban después de tantos años, Hauer le explicó que HYDRA pudo encontrar a Jiaying, para que Reinhardt continuara con sus experimentos. Reinhardt expresó sus dudas, a lo que Hauer mencionó que tendría que verlo él mismo.[3]

Nuevos experimentos

Volviendo a ser joven

Devuelto a su antigua fortaleza en Austria, Reinhardt expresó su tristeza de haber perdido todo su trabajo por culpa de Margaret Carter al ser encerrado en la Rata, mientras Hauer le decía que la fortaleza fue mantenida bajo la protección de S.H.I.E.L.D. desde la Segunda Guerra Mundial. Cuando Hauer y otros agentes de HYDRA le presentaron a los ancianos capturados de la misma aldea donde se realizaron los experimentos originales del Obelisco, Reinhardt se dio cuenta que Jiaying estaba entre ellos, la cual se veía exactamente igual a cómo la conoció durante la Segunda Guerra Mundial.

Fascinado, él decidió experimentar con ella para descubrir qué la hacía especial y, teniéndola atada, la operó para removerle sus fluidos y órganos con el fin de estudiarla, en un intento por comprender la verdad de su inmunidad hacia el Obelisco, así como de su aspeto juvenil. Después de encontrar pocos resultados satisfactorios sobre la verdad detrás de su juventud y que Jiaying muriera debido a las operaciones torturosas, a pesar de que trató de mantenerla viva lo mejor que pudo, Reinhardt se trasplantó lo cosechado del cuerpo de Jiaying y rejuveneció físicamente a su edad media mientras detenía su envejecimiento.

Luego de informar a Hauer lo que hizo, Reinhardt le ordenó a sus hombres deshacerse del cuerpo mutilado de la mujer, puesto que ya no le servía de nada y sacó todo lo que pudo de ella. Dando por terminado su experimento, Reinhardt se reincorporó oficialmente a la nueva HYDRA y, para el año siguiente, asumió una nueva identidad como el Doctor Daniel Whitehall, volviéndose una de las figuras más importantes de HYDRA en el mundo moderno y una vez más centró todos sus esfuerzos de encontrar el Obelisco para entender su auténtico poder.[3]

Academia Preparatoria de HYDRA

Whitehall asumió el papel de instructor en la Academia Preparatoria de HYDRA y era conocido por revertir el proceso de envejecimiento. Un día antes de la graduación de la próxima generación, Whitehall fue recibido por la clase para hablar del futuro de HYDRA. Él les recordó cómo las Potencias Aliadas convirtieron a Steven Rogers en el Capitán América en la Segunda Guerra Mundial y cómo nadie fue capaz de replicar el proyecto, sin embargo, Whitehall les reveló los diseños de la Cámara de Infusión de Partículas, un dispositivo que buscaba crear al hombre más poderoso de la Tierra fusionando a esa persona con materias primas. Al pedir algunas ideas, Wolfgang von Strucker propuso usar el Teseracto de Johann Schmidt, sin embargo, Hale declaró que sería una pérdida de tiempo porque el Teseracto no podía ser tomado de S.H.I.E.L.D. sin ser descubiertos. En su lugar, ella mencionó que HYDRA debería buscar nuevos materiales, basándose en el lugar de procedencia del Teseracto, en el espacio exterior. Aunque el resto de los estudiantes se burló, Whitehall la elogió por su pensamiento progresivo.

Al día siguiente, Whitehall envió a Steger a buscar a Hale para que se reúna con él. Cuando la chica llegó, Whitehall le dijo que fue elegida para el Proyecto Destructor de Mundos, aclarando que Wolfgang von Strucker se encargaría de trabajar en la Cámara de Infusión de Partículas y ella sería inseminada artificialmente. Al preguntar por su propio futuro, Whitehall respondió que sería enviada encubierta en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, donde tendría la oportunidad de ser astronauta. Sin embargo, cuando la semilla fuera perfeccionada, serviría a la causa y daría la luz al nuevo líder de HYDRA. Como Hale preguntó si podía contribuir en un proyecto diferente, Whitehall respondió fríamente que tenía la opción de obedecer o no. Asustada, la chica pronunció el saludo de HYDRA, aceptando su destino.[6]

Búsqueda del Obelisco

Liderando a la nueva HYDRA

En 2014, después de la caída de S.H.I.E.L.D., Whitehall se convirtió en el líder de las fuerzas de HYDRA en Estados Unidos y era un asistente regular en las reuniones bianuales de la organización terrorista,[7] y reasumió su búsqueda del Obelisco. Con su segundo mando, Sunil Bakshi, contrató a Carl Creel para recuperar el Obelisco de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.[1]

Al principio, la misión de Creel tuvo éxito, ya que pudo sacar el Obelisco del Almacenaje del Gobierno e intentó llevárselo a Bakshi, quien luego se lo entregaría a Whitehall. Tras esto, Bakshi se reunió con Whitehall para mantenerlo informado de la situación.[1] Sin embargo, el Obelisco fue robado de Bakshi por Raina, momentos antes de que Bakshi pudiera tenerlo en sus manos, y Creel fue capturado por S.H.I.E.L.D. antes de ser entregado al General Glenn Talbot. Esto resultó en que Whitehall enfoque sus esfuerzos en encontrar y amenazar a Raina.[8]

Lavado de cerebro de Kara Palamas

Tras obtener información de Barbara Morse sobre una ex agente de S.H.I.E.L.D., Whitehall mandó a sus agentes a capturar a Kara Palamas. Una vez hecho esto, Whitehall decidió supervisar personalmente su lavado de cerebro, con la esperanza de volverla leal a HYDRA. Antes de comenzar, Whitehall se sirvió una copa de vino, y le explicó que siempre le gustó disfrutar de las mejores partes de la vida. Como Palamas seguía negándose a estar bajo el control de Whitehall, él continuó con su metodología mientras Sunil Bakshi tomaba notas. A las pocas horas, Whitehall cuestionó porqué Palamas era leal a S.H.I.E.L.D. hasta que fue interrumpido por Bakshi, quien solicitó permiso para ir tras Donald Gill, cuyos poderes les podrían ser útiles.

Whitehall continuó corrompiendo la mente de Palamas al explicarle los detalles de las intenciones de HYDRA de causar caos en todo el mundo, comparándolo con una flor que renacería en un incendio, alegando que HYDRA quemaría el mundo para reconstruirlo en algo más hermoso que nunca, y cortésmente le preguntó si estaba lista para servir. A pesar de su negación, Whitehall la mantuvo en su lugar y se aseguró de que mire la pantalla de Faustus, que le quemó los ojos mientras le transmitía los ideales de HYDRA. Después de muchas horas de trabajo, Whitehall consiguió quebrar la mente de Palamas y le permitió comenzar a servir a HYDRA.

Cuando Bakshi regresó de su misión en Marruecos, le informó a Whitehall que no había tenido éxito en llevarse a Gill y que aparentemente había muerto durante un tiroteo con S.H.I.E.L.D.. Durante su conversación, Palamas entró en la oficina de Whitehall y le entregó unos documentos que debía firmar. Una vez que Palamas se fue, Whitehall le preguntó a Bakshi sobre la lealtad de Jemma Simmons a HYDRA, diciéndole que podrían reprogramarla si lo consideraban necesario.[9]

Conociendo a Raina

Al aprender sobre una pintura con las Palabras de la Creación en ella, Whitehall envió a Sunil Bakshi a recogerlo, disfrazado del General Glenn Talbot. Durante la misión, Bakshi le informó que recogió la pintura, pero que S.H.I.E.L.D. también estaba allí, por lo que Whitehall ordenó que él y Kara Palamas ataquen y destruyan el Autobús usando el Velo Fotostático para engañar al Equipo de Coulson y planten secretamente una bomba.

Cuando Whitehall descubrió que Raina realmente tenía en su posesión el Obelisco, él y algunos de sus hombres la confrontaron en su coche, antes de que huyera a Miami. Aunque pensaba hablar calmadamente con ella para convencerla de devolverle el artefacto que le arrebató, terminó colocándole a Raina un Dispositivo de Control en su mano y le dijo que, a diferencia de la mayoría, él no caería en sus habilidades de persuasión tan fácilmente. Whitehall luego explicó que había vivido demasiado tiempo para no perder de vista lo que le pertenecía, y señaló que no solía hacer su propio trabajo sucio, pero había hecho una excepción en su caso.

Finalmente, Whitehall la amenazó con que si no entregaba el Obelisco en las próximas 48 horas, experimentaría una gran tortura y una muerte muy lenta y dolorosa, sin que hubiera lugar donde pueda esconderse, así como cuando operó a Jiaying durante toda una semana hasta matarla. Creyendo que ya tuvo suficiente, Whitehall decidió desactivar el Dispositivo de Control de Raina, mientras se alejaba tranquilamente del automóvil.[10]

Duplicando el Obelisco

Más tarde, Whitehalll y sus científicos intentaron recrear los poderes derivados del Obelisco utilizando la investigación que tenían hasta ese momento, por lo que hicieron una demostración en la boda de Pete y Mariah Leitner, que culminó con varios civiles y oficiales de la Marina Estadounidense muertos, pero no era lo que esperaba Whitehall, como Whitehall se había reunido con Lingenfelter para discutir estos resultados.

Entonces, él y Sunil Bakshi organizaron una reunión con el equipo de científicos de HYDRA para discutir sus resultados, entre ellos, Lingenfelter, Jemma Simmons y Kenneth Turgeon, ya que necesitarían ayuda para seguir avanzando. Aunque Lingenfelter habló sobre el veneno e intentó justificar que muchas de esas víctimas habían sido enemigos de HYDRA, Whitehall dejó en claro que estaba completamente decepcionado, insistiendo en que tenía aspiraciones más elevadas que simplemente causar esta pequeña masacre.

Whitehall recordó cómo Johann Schmidt había usado una vez el poder del Teseracto, mientras que él estuvo toda su vida dedicado a recuperar el Obelisco para luego aprovechar su poder. Durante su conferencia, Whitehall notó que Simmons todavía estaba leyendo el papeleo, por lo que decidió pedirle su opinión respecto al fallo de Lingenfelter con su investigación, a lo que Simmons afirmó que tal vez no lo hizo. Whitehall escuchó atentamente cuando Simmons se percató de que estaban tratando con tecnología alienígena, la cual interactuaría con el cuerpo a nivel celular y que sería imposible replicarla sin una muestra real. Como Whitehall se preguntó si podrían utilizar los efectos del Obelisco como arma, solo si pudieran recuperarlo, Simmons afirmó que sería una posibilidad, para gran placer de Whitehall.

Más tarde, luego de que Barbara Morse y Jemma Simmons escaparan de los Laboratorios de HYDRA cuando se descubrió que en realidad eran agentes de S.H.I.E.L.D. infiltradas en HYDRA, Whitehall discutió con Bakshi acerca del traslado hacia otro lugar, como un hombre desconocido irrumpió en la oficina de Whitehall. Cuando los guardias trataron de detenerlo, el extraño los asesinó y abrió su bolsa, revelando el Obelisco. Él se ofreció a enseñarles acerca del poder del artefacto, conocido como el Adivinador, y como sobrevivir ante este. Cuando Whitehall le preguntó cuál era su propósito, él respondió que tenían un enemigo en común: Phillip Coulson, a quien podrían matar si trabajaban juntos.[11]

Nueva alianza

Probando el Obelisco

Whitehall y Zabo le mandaron esquemas basados ​​en el trabajo de Vincent Beckers y adaptados con el poder del Adivinador a Toshiro Mori para crear la nueva arma mortal conocida como la Bomba Splinter. Durante este tiempo, Sunil Bakshi había desaparecido, aparentemente al ser traicionado y entregado a S.H.I.E.L.D. por alguien. Whitehall, sin embargo, se sentía frustrado por la falta de resultados, así que llamó a Zabo, quien decidió compartir lo que sabía del artefacto. Cuando Whitehall afirmó que el Adivinador era un arma, Zabo lo corrigió alegando que, de hecho, era una llave que debía llevarse a un lugar especial donde haría algo más que matar.

Whitehall explicó la historia sobre los "ángeles azules" que habían venido a conquistar la Tierra, pero Zabo afirmó que habían llegado para acabar con la humanidad y reemplazarlos con unos pocos elegidos por el Adivinador. Cuando Zabo afirmó que podía llevar a Whitehall a la ciudad secreta, Whitehall cuestionó eso, prometiendo no darle hombres y dinero en caso de encontrarlo, ya que sospechaba que Zabo le robaría dicho poder. Sin embargo, Zabo insistió en que no era digno de reclamarlo y prometió que se lo daría a HYDRA, lo que llevó a Whitehall a preguntar por sus intenciones.

Zabo afirmó que lo había perdido todo y que quería matar a los responsables para reunirse con su familia en el Más Allá. Después, por orden de Whitehall, Marcus Scarlotti dirigió un equipo disfrazado de S.H.I.E.L.D. para atacar la Sede de las Naciones Unidas, creando más indignación contra S.H.I.E.L.D.. Por otro lado, Julien Beckers declaró a Bélgica un refugio seguro para todos los agentes de la organización. La trampa no fue tan exitosa como Whitehall había predicho; solo seis agentes de S.H.I.E.L.D. fueron asesinados mientras Beckers, Scarlotti y su equipo fueron capturados por el General Glenn Talbot y sus soldados de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.[3]

Reclutando a Grant Ward

Whitehall tuvo una reunión con Grant Ward, quien vio que no contaba con el apoyo de Sunil Bakshi. Whitehall habló con Ward sobre las segundas oportunidades y le permitió afiliarse con HYDRA antes de mostrarle los metrajes del presunto asesinato-suicidio de su hermano Christian Ward y sus padres, que Whitehall sabía que era un asesinato cometido por el propio Grant Ward para destruir el legado de su hermano y vengarse de los años de tormento que había sufrido.

Durante la reunión, Calvin Zabo regresó de su encuentro con Phillip Coulson y se presentaron. Esto llevó a Whitehall a pensar que juntos podían lograr bastante, y Ward preguntó sobre el encuentro de Zabo con Coulson, explicando que él era un ex miembro del Equipo de Coulson. Sin embargo, cuando Zabo afirmó que siempre era bueno mirar a tu enemigo directamente a los ojos, antes de hacer contacto visual con Whitehall, este último pronto se dio cuenta que Jiaying era la esposa de Zabo y que Zabo estaba allí buscando venganza.[3]

Búsqueda de la Ciudad Kree

Al enterarse que Raina fue una de las personas que sobrevivió al tocar el Obelisco, Whitehall envió a algunos agentes a encontrarla. Kara Palamas dirigió al escuadrón y la encontraron en Vancouver, pero cuando intentaron secuestrarla, fue llevada por S.H.I.E.L.D. a bordo del Autobús. Whitehall recibió la llamada de Palamas, quien le informó sobre el fracaso de la operación. Como Palamas dijo que Raina tenía un rastreador, Whitehall respondió que enviaría a su mejor hombre para encargarse de la situación.

Reuniéndose con Palamas, ella le informó que Grant Ward había capturado con éxito a Raina, pero que también tenía fijo a Skye, habiendo prometido que los cuatro Quinjets de HYDRA que rodeaban el Autobús no dispararían si ella se entregaba voluntariamente. Whitehall le dijo que Ward no tenía la autoridad para cumplir tal cosa y le ordenó autorizar la destrucción del avión de S.H.I.E.L.D.. Más adelante, Whitehall se informó sobre la ubicación de la Ciudad Kree, que estaba enterrada debajo de la ciudad de San Juan en Puerto Rico, y se enteró de que Skye era la hija de Calvin Zabo.[12]

Haciéndose cargo

Escaneando la ciudad, los hombres de Whitehall descubrieron que el templo dentro de la ciudad estaba a unos cientos de pies debajo del Teatro Ponce de León. En silencio lo ocuparon y perforaron la roca volcánica para descubrir lo que realmente podía hacer el Adivinador. En San Juan, Whitehall llegó al teatro, y se reunió con Calvin Zabo, Raina, Grant Ward y la rehén de Ward, Skye. Whitehall expresó su gratitud por el trabajo de Zabo, y cuestionó a Ward por no ordenar la destrucción del Autobús.

Como Kara Palamas trajo el Adivinador, Whitehall sospechó de la presencia de Skye y le ordenó levantarlo. Cuando ella lo hizo y aparecieron símbolos en el artefacto, atacó a un agente de su lado, mientras que Zabo mató a otro, y Ward sacó su arma. El motín duró poco y una vez que todos los amotinados fueron desarmados, Whitehall le dijo a Skye que esperaba que fuera tan especial como lo había sido su madre. Impaciente por las actitudes de los involucrados, Whitehall ordenó noquear a Zabo por su intento de asesinato y llevarse a Ward debido a que este último no obedecía órdenes.[13]

Batalla por la Ciudad Kree

Más tarde, en otra parte del teatro donde Ward y Skye habían sido restringidos, Whitehall entró para regodearse con Zabo, quien quiso atacarlo, pero Whitehall lo sorprendió con el Dispositivo de Control en miniatura implantado en su cuello, haciendo que Zabo cayera al suelo en completa agonía, con Whitehall pateándolo tranquilamente para hablar con Skye. Mientras Zabo estaba en el suelo, Whitehall interrogó a Skye si tenía los mismos poderes que su madre, pero fueron interrumpidos cuando Phillip Coulson y un equipo de S.H.I.E.L.D. atacaron el teatro; Whitehall y Palamas se marcharon para lidiar con los intrusos.

En el pasillo principal, Whitehall le ordenó a sus hombres que registraran los pisos del teatro y mataran a cualquiera de los agentes de S.H.I.E.L.D. que encuentren, poniendo a Palamas a cargo de la persecución. Inmediatamente después de que lo dejaran solo, Zabo apareció repentinamente, habiéndose liberado y se acercó hacia él para matarlo de una vez por todas, mientras Whitehall le sonreía con calma. Como Zabo ya no era útil para sus propósitos, Whitehall sacó un arma y le apuntó a Zabo, sin embargo, justo cuando estaba a punto de dispararle, Coulson se coló detrás de él y le dio dos balazos en la espalda.

Tras recibir las balas, Whitehall bajó la mirada hacia su pecho mientras comenzaba a sangrar por sus heridas fatales antes de caer de espaldas muerto. Zabo se indignó al saber que no pudo cobrar venganza y matar a Whitehall con sus propias manos, y prometió vengarse de Coulson por arrebatárselo. Mientras Zabo atacaba a Coulson, Palamas encontró el cadáver de Whitehall.[13]

Legado

La muerte de Whitehall dejó un vacío en las filas de liderazgo de HYDRA,[7] mientras Kara Palamas unía fuerzas con Grant Ward. En las próximas semanas, Ward ayudó a Palamas a superar el daño psicológico por el que Whitehall la hizo pasar y, como resultado, ambos comenzaron una relación. Para obtener venganza, Ward y Palamas secuestraron a Sunil Bakshi y lo obligaron a someterse al mismo trato que él y Whitehall le habían hecho previamente, convirtiéndolo en su propio esclavo personal.[14]

Para vengarse de Phillip Coulson y S.H.I.E.L.D. por quitarle el derecho de matar a Whitehall, Calvin Zabo reunió a un equipo llamado Garras Furiosas con el propósito de destruir a Coulson; sin embargo, dicho plan falló.[15] A pesar de encontrar algo de paz en La otra vida, Zabo una vez más intentó matar a Coulson inyectándose su fórmula,[16] no obstante, el deseo de salvar a su propia familia lo llevó a cambiar de lado.[17]

El daño que Whitehall le había hecho a Jiaying hizo que ella con el tiempo emprendiera una Guerra contra la humanidad, planeando usar Cristales terrígenos para acabarlos y, asimismo, mató directamente a Roberto Gonzales cuando este último se le acercó para garantizar un tratado de paz, que esta rechazó debido a su odio por la humanidad y temiendo que Skye u otro Inhumano sufriera lo mismo que ella.[18]

La muerte de Whitehall también significó el abrupto final del Proyecto Destructor de Mundos. La Cámara de Infusión de Partículas permaneció oculta para todos, incluidas de Hale y Ruby Hale, quienes originalmente tenían la intención de participar en el proyecto.[6] La ubicación de la instalación donde estaba escondida la cámara finalmente se le dio a los agentes de S.H.I.E.L.D. por Gideon Malick. Después de la destrucción de HYDRA, el General Glenn Talbot de las Fuerza Aérea de los Estados Unidos declaró las instalaciones y sus alrededores como zonas prohibidas.[19]

Guerra contra los Chronicoms

Asesorando a Nathaniel Malick

En un 1976 alternativo, Daniel Whitehall fue informado por un guardia de prisión sobre una llamada de Nathaniel Malick, quien quería instrucciones detalladas de Whitehall relacionadas con su investigación sobre cómo transferir habilidades quirúrgicamente, sabiendo su historia al experimentar con Jiaying. Rápidamente, Whitehall le transmitió sus conocimientos para que pueda llevar a cabo el proceso, permitiéndole a Malick adquirir los mismo poderes que Daisy Johnson al extraer su sangre, fluidos espinales y algunas glándulas, pero manteniéndola viva.[20]

Poderes y habilidades

Poderes

  • Longevidad: Después de trasplantarse la sangre y órganos de Jiaying, Whitehall pasó de ser un anciano a un hombre de mediana edad, revirtiendo de manera exitosa su proceso de envejecimiento. Además de su salud y vitalidad mejorada, su envejecimiento aparentemente se volvió más lento, mostrando pocos cambios entre 1989 y 2014.

Habilidades

  • Maestro en tácticas: Whitehall poseía conocimientos y habilidades de un general militar de la Segunda Guerra Mundial, mejorado con sus años de estudio en la prisión la Rata. Reincorporado nuevamente en HYDRA, él asumió el liderazgo dentro de la organización y orientó sus recursos para desarrollar un plan con el fin de recuperar el Obelisco.
  • Maestro científico: Whitehall era uno de los más importantes científicos de HYDRA durante la Segunda Guerra Mundial, centrando sus estudios en descubrir el uso y el propósito del Obelisco. Posteriormente, él trato de militarizar sus efectos, resultando en la muerte de innumerables vidas para analizar sus propiedades.
  • Médico experto: Whitehall tenía habilidades y conocimientos médicos notables, siendo capaz de viviseccionar a Jiaying con el fin de analizar y tomar su sangre y órganos, para después ordenar que se le fueran trasplantados a él.
  • Multilingüismo: Whitehall podía hablar con fluidez el alemán e inglés.

Relaciones

Familia

  • Esposa †

Aliados

Enemigos

Apariciones

Apariciones de Daniel Whitehall

En orden cronológico:

Trivia

  • En los cómics, Daniel Whitehall es un legendario miembro de HYDRA conocido como Kraken. Originalmente era un agente de inteligencia británico, quien se unió a HYDRA en la década de 1960, liderándolo junto a Wolfgang von Strucker y sirviendo como mentor de Ophelia Sarkissian. Él luego sería asesinado y reemplazado en secreto por el hermano de Nicholas Fury, Jacob Fury.

Referencias

Enlaces externos

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Stream the best stories.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Get Disney+