FANDOM


¡ADVERTENCIA!
Este artículo contiene SPOILERS importantes de Agents of S.H.I.E.L.D..
Sigue leyendo este artículo bajo tu propio riesgo.
Este artículo o sección está incompleta
Este artículo o sección cuenta con la información fundamental pero aún se encuentra incompleta. Edita este artículo completando la información que falte.
Para otros usos de este término, véase Destructor de Mundos (desambiguación)
"Un gran poder conlleva... a un montón de basura para la que no estás preparado."
―Daisy Johnson a Michael Peterson[fnt.]

Daisy Johnson es una hacker y una agente de S.H.I.E.L.D. — Sus padres eran Calvin Johnson y Jiaying, pero se la llevaron cuando su madre fue aparentemente asesinada por HYDRA. Quedando huérfana, ella adoptó el nombre de Skye y trabajó con Marea Creciente hasta que apareció en el radar de S.H.I.E.L.D., resultando en que Phillip Coulson la reclute en su equipo y se convirtió en un miembro valioso durante la búsqueda del Clarividente. Después de la Sublevación de HYDRA, ella se unió con el resto del equipo para buscar un refugio. Skye quedó devastada al descubrir que Grant Ward era un operativo de HYDRA, y se unió al equipo en la derrota del Proyecto Ciempiés y Jonathan Garrett.

Cuando Phillip Coulson se convirtió en el nuevo Director de S.H.I.E.L.D., Skye se unió a él para reconstruir S.H.I.E.L.D. — Ella trabajó para detener a HYDRA y se reunió con su padre, descubriendo el pasado alienígena del linaje de su madre y, al estar en un altercado contra las fuerzas de Daniel Whitehall, Skye fue expuesta a la Niebla Terrigen, que le concedió habilidades de manipulación de vibraciones. Esto llamó la atención de otros Inhumanos y, cuando la facción de S.H.I.E.L.D. liderada por Robert Gonzales la atacó, el Inhumano Gordon la llevó a La otra vida para ayudarle a entender mejor sus poderes. Ella finalmente se reunió con su madre, y más tarde jugó un papel importante en el conflicto entre S.H.I.E.L.D. reunificado y los Inhumanos.

Asumiendo su nombre de nacimiento, Daisy Johnson se convirtió en la primera recluta de los Guerreros Secretos. En esa posición, ella trabajó con Alphonso Mackenzie para encontrar nuevos Inhumanos y dirigió a los Guerreros Secretos en su batalla contra HYDRA, hasta que en una misión Alveus tomó el control de la mente de Johnson y la usó en su plan para conquistar el mundo. Desde entonces, ella actuó como la mano derecha de Alveus, hasta que el ejército de Inhumanos que estaba construyendo cayó en una trampa que dio lugar a que Andrew Garner la liberara del control de Alveus. El trauma de esto, sumado al sacrificio heroico de Lincoln Campbell, llevó a Johnson a dejar S.H.I.E.L.D. y convertirse en la justiciera conocida como Quake.

Durante ese tiempo, Johnson formó una alianza con el justiciero místico Roberto Reyes y ayudaron a S.H.I.E.L.D. a encontrar el peligroso Darkhold antes de que Lucy Bauer lo use; Johnson se reincorporó a S.H.I.E.L.D. después de derrotar a Elias Morrow. Continuando la lucha contra los Guardianes y su líder Anton Ivanov, Johnson descubrió que varios de sus colegas de S.H.I.E.L.D. fueron secuestrados por Holden Radcliffe y Aida, por lo que ella y Jemma Simmons ingresaron al Marco para encontrarlos. Ellas tuvieron éxito y todos regresaron al mundo real, a excepción de Jeffrey Mace, quien falleció dentro del programa. Posteriormente, ellos acabaron con la amenaza de Aida e impidieron que cumpliera su cometido.

Pronto, Johnson y el equipo fueron enviados al año 2091, donde la Tierra fue destruida y los sobrevivientes fueron esclavizados por los Kree. Johnson fue atrapada por el gobernante del Faro, Kasius, y fue forzada a formar parte de la venta de Inhumanos. Cuando Leopold Fitz la liberó, Johnson regresó con el equipo al presente para prevenir la Destrucción de la Tierra. Con Coulson capturado por la líder de HYDRA, la General Hale, Johnson asumió el papel de líder de S.H.I.E.L.D. para rescatarlo. Más adelante, Johnson salvó la Tierra matando a Glenn Talbot y nombró a Alphonso Mackenzie como el nuevo Director de S.H.I.E.L.D. — Tras dejar a Phillip Coulson y Melinda May en Tahití para que pudieran vivir juntos en lo que quedaba de la vida de Coulson, Johnson partió con su equipo al espacio en busca de Fitz congelado en el espacio.

Tras viajar por distintos planetas, Johnson y su equipo llegaron a Naro-Atzia, donde fueron interceptados por los Chronicoms, quienes tenían a Fitz. Johnson aceptó a regañadientes a dejar a Simmons con Fitz y los Chronicoms mientras ella regresaba a la Tierra y conocía a Pachakutiq, un mercenario alienígena que se parecía a Coulson. A medida que S.H.I.E.L.D. colaboraba con Pachakutiq, Johnson buscó comprender su conexión con Coulson, pero su confianza casi le costó la vida de May cuando él se volvió contra S.H.I.E.L.D. y se alió con Izel, aunque Johnson y su equipo finalmente pudieron derrotarlos a ambos. Debido a la amenaza que representaban los Chronicoms Cazadores, Johnson fue llevada al pasado por Simmons para preparar su contraataque; en el proceso, ella activó un SDV de Coulson.

Biografía

Vida temprana

Separada de sus padres

Nacida en un pequeño pueblo de China en la cálida noche de verano del sábado 2 de julio de 1988 en la provincia de Hunan, Daisy Johnson era la hija de Jiaying, una Inhumana, y su padre era Calvin Johnson, un médico experimentado.[2] Poco después del nacimiento de Daisy, un grupo de agentes de HYDRA allanó la aldea y secuestró a varios ancianos, incluida Jiaying, para ser llevados a Austria a la fortaleza de Werner Reinhardt.

Reinhardt viviseccionó a la mujer, y usó su sangre y sus órganos para recuperar parte de su juventud, y dejó que el padre de la niña encontrara sus restos,[3] llevándolo a un estado de ira extrema. Mientras Calvin asesinaba a los agentes de HYDRA en busca de su hija tras rescatar a Jiaying, Daisy fue encontrada por un equipo de agentes de S.H.I.E.L.D. enviados a investigar la masacre. Al designar a la bebé como un 0-8-4, el equipo fue rápidamente asesinado por el padre de la niña, lo que provocó que S.H.I.E.L.D. mande un equipo adicional compuesto por Richard Lumley, Linda Avery y otros tres agentes; ellos encontraron a la bebé durmiendo en los brazos del agente líder muerto.[4][5]

Después de regresar a los Estados Unidos, los otros miembros del equipo comenzaron a ser eliminados. Para garantizar su seguridad, Avery dejó a la bebé en el Orfanato Saint Agnes, donde se le dio el nombre de Mary Sue Poots,[6] y se hicieron arreglos para que la trasladaran a diferentes hogares de acogida con el fin de mantenerla a salvo.[4] El padre de la niña continuó buscando a su hija para llevársela de vuelta, sin éxito. Cuando tenía nueve años, Poots conoció y se quedó con la familia Brody, que ella quería mucho, pero pronto la enviaron de regreso al orfanato.[7]

Uniéndose a Marea Creciente

Como no le gustaba su nombre legal, ella mismo se dio el nombre de Skye. Debido a esto, cuando creció y se convirtió en una experta en la informática, eliminó todos los registros oficiales de su identidad como Mary Sue Poots.[6] A su vez, Skye se obsesionó con descubrir la verdad sobre sus padres, y finalmente se escapó y se unió a Marea Creciente, que describiría como un grupo "hacktivista". Skye y Marea Creciente compartieron ciertas creencias sobre la libertad y la accesibilidad a la información. Fue a través de Marea Creciente que Skye conoció y se involucró sentimentalmente con Miles Lydon.

Skye pasó dos años viviendo en su camioneta y usando sus habilidades para revelar datos clasificados al público mientras buscaba información sobre sus padres. Sin embargo, en toda su búsqueda, la única evidencia que pudo encontrar acerca de ellos fue un documento con todos los datos pertinentes redactados por S.H.I.E.L.D.. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de infiltrarse en S.H.I.E.L.D., creyendo que de esa manera obtendría lo que estaba buscando.[8]

En una ocasión, al menos, mientras estaba en la ciudad de Nueva York, Skye decidió aprovechar la oportunidad para reunirse con otros fanáticos y cosplayers alrededor de la Torre Stark con la esperanza de ver a alguno de los Vengadores, aunque ella luego negaría haber participado en esos eventos.[9]

Uniéndose a S.H.I.E.L.D.

Primera misión

Mientras estaba investigando sobre los rumores de algo llamado "Ciempiés" en Los Ángeles, Skye fue testigo de las habilidades superhumanas de Michael Peterson durante un accidente en un edificio en llamas, del cual rescató a una mujer. Ella publicó el video de Peterson en línea y dejó suficiente evidencia para que S.H.I.E.L.D. le siguiera el rastro. Skye se reunió con Peterson en un restaurante local y le recomendó esconderse, ya que no confiaba en las motivaciones de S.H.I.E.L.D., o podía dar un paso adelante utilizando sus habilidades para convertirse en un superhéroe, sin embargo, este declinó la oferta.

Después de haberse reunido con Peterson, Skye grabó un video dirigido a S.H.I.E.L.D. acerca de su incapacidad para detener a Marea Creciente, no obstante, en el proceso fue interrumpida por los agentes de S.H.I.E.L.D., Phillip Coulson y Grant Ward, quienes estaban buscando a Peterson por seguridad, y se llevaron a Skye al Autobús para ser interrogada. Tras haber intercambiado palabras con Coulson y Ward, Skye accedió a cooperar, revelándoles su limitado conocimiento sobre el misterioso Proyecto Ciempiés y la identidad de Peterson cuando Coulson le mostró un informe de Peterson atacando a alguien.

Skye quiso ayudar al equipo a investigar la escena de la explosión que grabó hasta que fue capturada por el propio Peterson, quien quería que elimine su información personal y la de su hijo Ace de los sistemas del gobierno, aunque ella se las arregló para advertir a los agentes de S.H.I.E.L.D. al mismo tiempo, quienes los encontraron en una estación de tren y Ward le disparó con el Arma Buenas Noches desarrollada por Leopold Fitz y Jemma Simmons, el cual lo tranquilizó con un agente curativo que evitó con éxito que causara una explosión debido al Extremis ubicado en su sistema. Luego de llevar a Ace a quedarse con su tía, Skye se subió a Lola con Coulson para irse y aceptó formar parte del Equipo de Coulson.[9]

Investigando el 0-8-4 Peruano

Como consultora de S.H.I.E.L.D., Skye alistó sus maletas para abordar el Autobús. Ward no apobó que ella esté en el equipo, pero Coulson defendió su decisión, ya que la agencia lo hacía todo el tiempo, como lo fue en el caso de Anthony Stark. Skye partió a Perú con el equipo para investigar un 0-8-4, un objeto de origen desconocido, en un sitio arqueológico llamado Llactapata. Skye, Coulson, Fitz y Simmons entraron al templo donde estaba el 0-8-4 y poco después Ward los llamó para informarles de la situación afuera con la Policía Militar del Perú que había llegado, quienes estaban al mando de Camilla Reyes y querían reclamar el 0-8-4. Pronto, a ser atacados por los rebeldes locales, el equipo se vio forzado a regresar al Autobús con el arma y los militares.

En el Autobús, aprendieron que el 0-8-4 era un arma hecha por científicos de HYDRA en la década de 1940 utilizando la energía del Teseracto. Reyes una vez más confrontó a Coulson, generando una discusión y ella decidió atar al equipo, menos a Coulson. Con la ayuda de May, ellos se liberaron y elaboraron un plan para activar el 0-8-4, haciendo un agujero en el Autobús, lo que les permitió deshacerse de la mayoría de los soldados. Cuando Ward se ocupó de los enemigos restantes, Fitz y Simmons recuperaron el 0-8-4, y Skye cubrió el agujero del Autobús, recuperando con éxito el avión. Skye y el equipo llevaron a Reyes y sus hombres bajo custodia en el Slingshot, y el 0-8-4 fue llevado a la “Catapulta” para su eliminación. El equipo celebró la victoria, pero por otro lado Skye se mantuvo fiel a Marea Creciente y seguía en contacto con Miles Lydon.[10]

Infiltración en la Mansión de Ian Quinn

Más adelante, Grant Ward se convirtió en el supervisor oficial de Skye y la hizo tener un entrenamiento físico frecuente, antes de ser interrumpidos para una misión, a lo que Skye decidió hacerse voluntaria para realizarla. Ella misma se las arregló para obtener una invitación a una fiesta organizada por Ian Quinn, quien había secuestrado a un científico de S.H.I.E.L.D. llamado Franklin Hall y estaba detrás del Gravitonium. Antes de infiltrarse en la mansión de Quinn, Ward le instruyó algunas lecciones para desarmar a un enemigo y compartió una historia de su pasado para que tome sus enseñnzas en serio. Finalmente en Malta, Skye se reunió con Quinn, quien sabía que estaba con Marea Creciente, ofreciéndole un trabajo en su compañía. No obstante, Quinn encontró a Skye en su oficina, pero Skye logró convencerlo de que ella planeaba traicionar a S.H.I.E.L.D.

Teniendo acceso a la oficina de Quinn, Skye fue capaz de activar un dispositivo para permitirle a Fitz desactivar el sistema de seguridad. Tras ser descubierta de sus verdaderas intenciones y desarmar a Quinn debido a su exitoso entrenamiento con Ward, Skye escapó y Coulson se vio obligado a confrontar a Hall cuando este último trató de destruir el Gravitonium, el cual terminó absorbiendo a Hall. Tras la misión, Skye volvió a su entrenamiento, ya que se dio cuenta que le resultó efectivo para escapar, y le habló a Ward sobre cómo desde niña jamás pudo encajar en ningún sitio a pesar de intentarlo; Ward le dijo que S.H.I.E.L.D. estaría siempre para ella.[7]

Lidiando con Akela Amador

Skye y el equipo decidieron investigar una escena, donde varias personas que se vistieron identicamente fueron asesinados por un asaltante anónimo que se llevó su maletín que contenía diamantes y aparentemente tenía los ojos cerrados. Usando las redes sociales, el equipo descubrió que la misma persona estaba detrás de otros crímenes similares y podría tratarse de la ex agente de S.H.I.E.L.D., Akela Amador. Coulson reveló que había entrenado a Amador, y hasta ahora la creyó muerta.

El equipo la rastreó en el Edificio Todorov en Minsk, pero Amador se escapó. Skye, Leopold Fitz y Jemma Simmons notaron un extraño video vinculado a Amador, de quien pronto descubrieron que la fuente de sus 'poderes' estaba en su prótesis ocular. May confrontó a Amador en el hotel donde se ocultaba y la aturdieron. Después, Skye hackeó su prótesis ocular y lo transmitió a través de las gafas de Ward para completar la misión en el Edificio Todorov como una distracción mientras Fitz y Simmons le hacían una cirugía a Amador para remover su prótesis ocular. Luego de liberar a Amador y sacar a Ward del edificio, el equipo le prometió a Amador darle un juicio justo en S.H.I.E.L.D.. Más tarde, Skye usó las gafas para ayudar a Fitz jugando al póker con Ward, hasta que Fitz se fue al revelarle que podía ver a través de su ropa, y siguió mirando cuando Ward se quedó solo.[11]

Lealtades en conflicto

En el Autobús, Skye jugó Battleship con Ward hasta que se reunieron con el equipo cuando Chan Ho Yin fue secuestrado y aprendieron que sus habilidades fueron expuestas por Marea Creciente. Skye afirmó que era inocente e intentó ayudarles en la captura de Miles Lydon, pero Lydon se escapó y se encontró con Skye en su apartamento en Austin, Texas. Tras haber mantenido relaciones sexuales, May apareció para tomarlos bajo custodia. Skye intentó convencer a su equipo de que Lydon era un buen hombre que solo creía en la libertad de información. Sin embargo, cuando Ward proporcionó evidencia de que Lydon vendió la información sobre Chan a compradores misteriosos por un millón de dólares, se dio cuenta de que él no era el hombre que creía que era.

Más tarde, Ward liberó a Skye de la custodia y aceptó su ayuda para rescatar a Coulson y May, quienes se vieron forzados a matar a Chan. Skye rápidamente logró hackear la sede del Proyecto Ciempiés y abrió las puertas, permitiendo que Coulson y May escapen. Después de que Coulson haya abandonado a Lydon en Hong Kong y donó su dinero que obtuvo de la información vendida a la familia del fallecido Quan Chen, Skye decidió decirle a Coulson la verdad sobre la búsqueda de sus padres y aceptó usar una pulsera de rastreo, el cual limitaba su uso de los equipos electrónicos, con la condición de que se le permita quedarse en S.H.I.E.L.D. a cambio; Coulson acordó averiguar lo que pudiera sobre los padres de Skye.[8]

Virus Chitauri

En Pensilvania, tras que Adam Cross fuera asesinado en un aparente incidente de un rayo anormal y su cuerpo se encontraba flotando sobre el suelo, Skye y el equipo de Coulson investigaron, pero no podían determinar la causa de la muerte. En el Autobús, Skye investigó a Cross, solo para descubrir que no tenía antecedentes penales. Los satélites captaron otro evento igual no muy lejos del primero en una granja, y Skye se encargó de verificar los antecedentes del propietario de la granja, Frank Whalen, quien ya había fallecido y su cuerpo estaba flotando como el anterior. Luego de analizarlos a ambos, Skye descubrió que las dos víctimas eran bomberos voluntarios de la misma estación que respondieron a la Batalla de Nueva York.

En la estación de bomberos conocieron a Tony Diaz, quien podía escuchar un extraño zumbido. Los satélites captaron un tercer evento en la estación de bomberos y pronto se reveló que Diaz y las otras víctimas habían estado limpiando el 'óxido' de un Casco Chitauri obtenido de la Batalla de Nueva York; Simmons dedujo que dicho objeto les infectaba algún tipo de virus alienígena. Tras la muerte de Diaz, el equipo descubrió que Simmons también estaba infectada y abordaron el Autobús para ir al Sandbox dispuestos a entregar el Casco Chitauri. En el camino, Fitz descubrió un antídoto para el virus, que le inyectaron a Simmons, curándola.[12]

Visitando Hub

Más adelante, Coulson, May y Ward extrajeron al agente encubierto Shaw de una base hostil, debido a que tenía información clasificada. Skye se sintió frustrada, pues Coulson se negó a revelarla, en función a su nivel de autorización. En el Hub, un instalación de S.H.I.E.L.D. dirigida por Victoria Hand, Skye no tenía acceso a ninguna de las salas, ya que no era una agente de S.H.I.E.L.D. y le pidió permiso a Coulson para investigar sobre su pasado a través de una de las computadoras del Hub, pero Coulson lo rechazó.

Skye se preocupó cuando Ward y Fitz fueron enviados en una misión clasificada a Osetia del Sur, y temiendo que puedan estar en peligro, decidió pedirle a Coulson información sobre la operación, solo para que Coulson respondiera que debía confiar en el sistema. Como no se le permitía acceder a ninguna sala, Skye convenció a Simmons para que la ayude a hackear el servidor seguro de S.H.I.E.L.D., lo que resultó en que Simmons atacara al agente superior Jasper Sitwell. Obteniendo acceso al servidor, Skye abandonó su intensión de buscar archivos de su pasado para aprender sobre la misión de Ward y Fitz, descubriendo que dicho encargo no tenía un plan de extracción. Coulson la descubrió y la reprendió por desobedecerlo, pero Skye le dijo lo que encontró y acudió con May para dirigir el Autobús a salvar a Ward y Fitz.

Luego, Coulson cumplió con su palabra y le reveló a Skye que encontró el documento que le pidió buscar, y fue sincero cuando le dijo a Skye que el documento no se refería específicamente a ella, y que se trataba de la mujer que la dejó en el Orfanato Saint Agnes, una mujer no identificada por S.H.I.E.L.D.; Coulson se disculpó por la falta de detalles, pero Skye le agradeció por la información de todos modos. Sin embargo, Coulson no fue completmente honesto y se quedó con más preguntas que respuestas, que no quería revelarle aún hasta aprender más de lo que no sabía.[13]

Buscando las piezas del Bastón Berserker

Después de hacer la limpieza de la Batalla de Greenwich, el equipo aprendió sobre el descubrimiento del Bastón Berserker en Trillemarka, que fue tomado por unos paganos. Al consultar con Elliot Randolph, un profesor de la mitología nórdica, ellos aprendieron sobre el Berserker, un guerrero Asgardiano que permaneció en la Tierra después de una guerra hace mucho tiempo, quien rompió su bastón en tres partes. El equipo viajó a la Isla de Baffin en Canadá como la posible ubicación de un pedazo del bastón, pero no encontraron nada.

El equipo de Coulson investigó las ruinas de una antigua cripta bajo la Iglesia de El Divino Niño en Sevilla, España, donde estaba el segundo pedazo del bastón, pero este fue tomado por Randolph; sin embargo, los paganos se lo quitaron atacándolo con su pedazo del bastón. El equipo decidió arrestar a Randoplh, pero este último reveló que era el Berserker al ser interrogado por Ward, quien fue infectado por el Bastón Berserker y su cambio de conducta lo hizo arremeter con el equipo. Randolph los condujo a Irlanda, a una iglesia donde escondió la tercera pieza del bastón y, a pesar de que los paganos ya estaban allí, fueron vencidos por Ward, con la ayuda de May. Más tarde, Skye se reunió con un recuperado Ward y le hizo saber que si alguna vez necesitaba hablar, ella estaría allí para él.[14]

Tratando con un individuo alterado

No mucho después, el equipo de Coulson viajó a Utah para interrogar a Hannah Hutchins, solo para encontrar a una multitud enojada en su casa. Ellos escoltaron a Hutchins a una celda del Autobús, ya que ella aparentemente había desarrollado poderes telequinéticos y la catalogaban como alguien peligrosa. Cuando Skye expresó su preocupación por el enfoque de May para tratar con Hutchins, Coulson le explicó que May tenía experiencia en el trato con superhumanos. Asimismo, Fitz y Simmons comenzaron a bromear con Skye, ya que la consideraban una "alumna de primer año" para S.H.I.E.L.D.; esto llevó a Skye a creerse una historia falsa de porqué May era llamada "La Caballería", hasta que Ward le contó otra versión.

Pronto, una serie de sucesos extraños empezó a ocurrir a su alrededor, dando la idea de que Hutchins no estaba causando los incidentes telequinéticos como se pensaba, sino Tobias Ford, quien se encontraba atrapado entre el mundo real y otra dimensión, y solo quería proteger a Hutchins. Luego de aprender la verdad de la historia de May por Coulson relacionado a una niña llamada Katya Belyakov, Skye fue sometida por Ford brevemente hasta que él se trasladó afuera del Autobús, con May enfrentándolo y finalmente convenciéndolo de dejar ir a Hannah, por lo que este se marchó al otro mundo. Más tarde, Skye, Coulson, Ward y Simmons jugaron Upwords en el salón hasta que Fitz llegó con crema de afeitar en la cara y en la mano, exigiendo saber quién planeó la broma, pero todos negaron estar involucrados y se rieron.[15]

Secuestro de Phillip Coulson

El equipo recibió un mensaje indicando que Edison Po había sido liberado de prisión por los Soldados Ciempiés. A medida que aprendían sobre los secretos detrás del Proyecto Ciempiés, Michael Peterson fue reclutado como un nuevo miembro del equipo, para ayudar en la captura de Po. Skye descubrió que Po fue visitado en prisión por Raina, y su software de lectura de labios le permitía escuchar una frase pronunciada por Po sobre "el Clarividente".

Después de no haber tenido éxito en una misión con el equipo, Peterson descubrió que su hijo, Ace, había sido capturado y a cambio lo querían a él. Skye y el equipo se reunieron con Raina en un puente en construcción, pero resultó que los conspiradores solo querían a Coulson. Ellos tomaron de prisionero a Coulson y, tras hacer el intercambio, Peterson le pidió a Skye que cuidara de su hijo; acto seguido, Peterson corrió para salvar a Coulson, solo para que el puente explote y él aparentemente muriera como resultado. A su vez, Po y Raina se llevaron a Coulson en su helicóptero.[16]

Mientras Victoria Hand estaba a bordo del Autobús hablándole al equipo de Coulson y a otros agentes de S.H.I.E.L.D. sobre la situación, Skye intentó buscar una pista pirateando el sistema financiero, no obstante, su pulsera de rastreo bloqueó los sistemas informáticos del Autobús y Hand ordenó sacarla del avión, pero su equipo la respaldó y le proporcionó un teléfono satelital que podría usar una vez. Mientras huía de S,H.I.E.L.D., ella se las ingenió para entrar a la casa del empresario corrupto Lloyd Rathman, haciéndose pasar por la agente May, y obligó a Rathman y a los guardias de seguridad que vinieron a investigar a usar una computadora para que ella obtenga la información que buscaba, la dirección de las compras de Raina.

Después de descubrir la localización del Proyecto Ciempiés en el Desierto de Mojave por su cuenta, pudo informar al resto del equipo que se dirigía allí. Luego de participar activamente en el rescate de Coulson, Raina fue arrestada. Agradecido por su valentía, Coulson finalmente vio que era conveniente quitarle la pulsera de rastreo de Skye e informó al equipo que su nueva misión era encontrar al Clarividente.[17]

Descubriendo la verdad

Skye y Ward acompañaron a Fitz y Simmons a la Academia de Ciencia y Tecnología de S.H.I.E.L.D., donde Anne Weaver informó que alguien estaba atacando a los estudiantes con armas de congelación. Al entrar, Ward le mostró el Muro del Valor a Skye, quien leyó los nombres y solo se limitó a pronunciar el de James Barnes. A partir de sus investigaciones, el equipo identificó que los responsables de tales actos eran Seth Dormer y Donald Gill, quienes fabricaban el Dispositivo de Congelación de Humedad Atmosférica para vendérsela a Ian Quinn. Al crear una gran tormenta con su creación, el dispositivo fue alcanzado por un rayo, el cual electrocutó a Dormer y Gill, con Dormer sufriendo un paro cardiaco. La tormenta terminó y Gill fue arrestado.

Al mismo tiempo, Coulson se reunió con Skye para contarle sobre el seguimiento que le hizo a Richard Lumley, quien estaba involucrado en su caso y recientemente le explicó a Coulson la historia de una operación llevada a cabo hace mucho tiempo, revelando que la misma Skye era el 0-8-4 que buscaba con otros agentes, pero al comenzar a ser eliminados, solo quedaron él y Linda Avery. Esta última tomó medidas para esconder a Skye en el sistema de cuidado de crianza, asegurándose de que nunca esté en un lugar por mucho tiempo, antes de ser asesinada. Coulson temía que el conocimiento de todas las vidas perdidas en su nombre destrocen su espíritu, sin embargo, la resistencia de Skye lo sorprendió y quiso volver al campus, donde se quedó viendo el Muro del Valor de nuevo, con Ward acompañándola, y estaba agradecida de que S.H.I.E.L.D. la haya protegido todos estos años, por lo que ahora los consideraba la familia que nunca tuvo.[4]

Disparada por Ian Quinn

Después de la misión en Francia, el equipo encontró una pista sobre el paradero del Clarividente a través de Ian Quinn. Rastreando un paquete misterioso que Quinn adquirió de Cybertek, el equipo fue encubierto y abordó el tren que trasladaba el paquete para Quinn. Sin embargo, Cybertek envió agentes para neutralizarlos, por lo que el equipo se separó, y solo Skye y Fitz se quedaron para perseguir a Quinn.

El dúo llegó al complejo de Quinn, donde Skye entró sin compañía y se sorprendió al encontrar a Michael Peterson, todavía vivo pero horriblemente cicatrizado. Ella trató de hacer que Peterson escapara con ella, sin embargo, Peterson estaba siendo controlada por el Clarividente a través de un implante, y el paquete era en realidad una pierna protésica de alta tecnología que posteriormente se unió a la extremidad de Peterson. Skye intentó detener a Quinn, no obstante, recibió dos disparos en el estómago. Cerca de la muerte, Skye se arrastró hasta la puerta y pidió ayuda, pero no pudo gritar lo suficientemente fuerte. Finalmente fue encontrada por Phillip Coulson y fue salvada en el último minuto por su equipo, quienes mantuvieron su condición al colocarla dentro de una Cámara Hiperbárica.[18]

Poco después de recibir el disparo, el equipo la llevó al Centro de traumatología de S.H.I.E.L.D. en Suiza, donde a pesar de los mejores esfuerzos de los médicos, sus lesiones fueron demasiado graves y no pudieron hacer nada más que mantenerla cómoda. Desesperado, Coulson decidió llevar a Skye a la Casa de huéspedes, donde una vez lo regresaron de entre los muertos. Con la ayuda de Jonathan Garrett, el equipo usó GH.325, un medicamento que aparentemente regenera las células dañadas. Sin embargo, aunque Coulson les advirtió que no debían darle la droga a Skye, ya que descubrió en el compuesto que la droga estaba hecha de los fluidos corporales del cadáver de un alienígena azul oculto dentro de la base, el equipo regresó al Autobús antes de que el complejo explote. Coulson luego descubrió que Simmons ya le inyectó la droga a Skye, quien después empezaría a recuperarse.[19]

Persiguiendo a Lorelei

Durante la recuperación de Skye, el equipo unió fuerzas con Sif, aliada de Thor, para derrotar a Lorelei, una Asgardiana que había escapado de su prisión durante el Saqueo de Asgard. Tras una pelea entre Sif y Lorelei, que terminó con esta última llevándose a Ward con su encanto, Skye los rastreó en Las Vegas. Sin embargo, Lorelei y Ward, en cambio, secuestraron el Autobús, pero aún así fueron derrotados, con Ward siendo libertado, y Sif volviendo a Asgard con Lorelei. Más adelante, Coulson le reveló a Skye la verdadera naturaleza de la droga, y los dos decidieron trabajar juntos para encontrar el secreto detrás de ella.[20]

Regreso de HYDRA

Convirtiéndose en agente de S.H..I.E.L.D.

El equipo pronto reanudó su búsqueda del Clarividente, uniéndose con otros agentes importantes de S.H.I.E.L.D. como Jasper Sitwell, Victoria Hand, Felix Blake, Antoine Triplett y Jonathan Garrett. Skye recibió el encargo de dividir al equipo en diferentes grupos para enviarlos a buscar y analizar posibles sospechosos de la identidad del Clarividente. Asimismo, para tener la autorización adecuada que le permita comprometerse con la tarea, Skye recibió una autorización nivel 1 de agente de S.H.I.E.L.D., siendo felicitada por sus compañeros.

El equipo finalmente localizó e identificó al Clarividente como Thomas Nash, a quien Grant Ward asesinó después de verlo amenazar a Skye. Sin embargo, Skye y Coulson sospecharon que Nash no era el Clarividente, y después de analizar la evidencia dada por archivos psicológicos acerca de los potenciales Clarividentes, se dieron cuenta de que el Clarividente fue en realidad un agente de S.H.I.E.L.D. todo este tiempo. Antes de que se pudieran tomar más medidas, el Autobús fue secuestrado repentinamente por Victoria Hand, quien le ordenó a sus agentes que sometan a todos en el equipo excepto a Coulson.[21]

Batalla en el Hub

Mientras Victoria Hand dirigía el Autobús al Hub para su ejecución, Steven Rogers hizo pública la infiltración de HYDRA en S.H.I.E.L.D., por lo que los agentes de HYDRA enviaron un mensaje secreto para otros agentes afirmando que ya era hora de revelarse, por lo que estos comenzaron a atacar varios puestos avanzados de S.H.I.E.L.D. y eliminaron a los que no eran leales a HYDRA. Como Hand creía que Coulson y su equipo eran agentes durmientes de HYDRA, seguía dispuesta a tomar medidas cuando lleguen al Hub.

Al llegar al Hub y creer que Hand era el Clarividente, Skye cifró un disco duro para que Hand no pudiera acceder a la información vital que el equipo había recopilado durante sus diversas misiones. Luego, el equipo se separó para evadir la captura, con Skye y Ward reteniendo a varios agentes mientras el resto del equipo intentaba rescatar a Simmons, quien también estaba en el Hub. Durante su tiempo juntos, Skye y Ward hicieron una confesión de sentimientos mutuo, compartiendo un beso, pero Skye decidió no buscar ninguna relación. Más tarde, Skye estuvo presente cuando los agentes durmientes de HYDRA en el Hub fueron detenidos y mostró conmoción ante la revelación de que el agente Jonathan Garrett era el Clarividente.[22]

Traición de Grand Ward

A raíz de la Sublevación de HYDRA, Phillip Coulson quedó a cargo del Hub y Skye le dio información. Cuando el Coronel Glenn Talbot insistió en que se desplegó al Ejército para retomar las bases, Skye fue asignada a recoger las insignias del equipo y borrar sus identidades, para que pudieran escapar de la persecución. Finalmente, ellos abandonaron el Hub y encontraron una base secreta, Providencia, tripulada por el agente especialista en comunicaciones Eric Koenig, quien inicialmente le informó al equipo que Nicholas Fury había muerto.[23]

Allí, Skye se enteró por Koenig de que HYDRA atacó Fridge y, temiendo por Grant Ward, quien fue enviado ahí para encarcelar a Garrett, le dio a Ward la ubicación de Providencia. Cuando la mitad del equipo fue a Portland para capturar a Marcus Daniels, Skye se quedó con Koenig discutiendo sobre el uso de satélites de la NSA para encontrar a los fugados. Ellos se reunieron con Ward, quien quería recuperar los códigos de acceso encriptados en el disco duro que Skye tenía. Más tarde, Skye encontró el cuerpo de Koenig asesinado en un armario, entendiendo que Ward también era un agente durmiente de HYDRA. Skye buscó el motivo de Ward para estar allí, así que se subió al Autobús con él, fingiendo que recibió órdenes de Coulson.[6]

Secuestrada por Grant Ward

Skye engañó a Ward para que dirija el Autobús a Ruthie's Skillet en Los Ángeles, alegando que el cifrado para el disco duro se basaba en la ubicación. Skye decidió fingir que se estaba demorando en desbloquear el disco y era consciente que la policía no tardaría en aparecer, ya que los llamó previamente. Ward notó a muchos policías llegando y cuando quiso retirarse con Skye, esta última dejó en claro que sabía que Ward estaba afiliado con HYDRA. Acto seguido, los oficiales intentaron arrestar a Ward, pero él fácilmente luchó contra ellos mientras que Skye se alejaba. Sin embargo, al subirse a un auto de policía, Michael Peterson la detuvo y se la llevó junto con Ward de vuelta al Autobús. Ward la esposó e intentó explicar que sus sentimientos por ella eran reales, pero Skye declaró que solo la enfermó, antes de llamarlo "asesino" y "nazi" debido a la historia de HYDRA con Johann Schmidt en la Segunda Guerra Mundial.

Debido a la resistencia de Skye, Garrett le ordenó a Peterson que se hiciera cargo del interrogatorio, prometiendo métodos más violentos. Como resultado, Peterson le disparó a Ward para inducir un ataque al corazón y, aunque Skye lo odiaba, no soportaba verlo morir, así que aceptó desbloquear el disco para que Ward viva. Skye reveló que los códigos estaban basados en la altitud, por lo que Ward se preparó para llevar el avión a un lugar seguro y, a pesar de haber sido retrasado por Maria Hill, consiguió despegar. Sin embargo, mientras el disco duro era desbloqueado, Coulson había aprovechado la distracción de Hill para abordar el avión y rescatar a Skye. Ambos se sentaron encima de Lola y escaparon del avión de manera segura a pesar de que Peterson les disparó. Alojados en un hotel, Skye se reunió con su equipo y declaró que había dejado una trampa en el disco duro.[24]

Batalla en Cybertek

A la mañana siguiente, el equipo de Coulson formó un plan para derrotar a Garrett y recuperar el Autobús. Después de la reunión, Skye y Melinda May tuvieron una conversación sincera sobre sus sentimientos hacia Grant Ward y cómo enfocarlos de manera efectiva. Finalmente, el equipo de Coulson encontró la Sede de la Barbería en La Habana, Cuba, que Garrett estaba ocupando; cuando entraron, Skye y los demás fueron rodeados por Soldados Ciempiés y Kaminsky con el Bastón Berserker.[5] Durante el combate, Skye pudo acceder a las computadoras en la sede para poner un programa troyano para Garrett mientras sus compañeros de equipo luchaban contra los Soldados Ciempiés y Kaminsky. Finalmente, el equipo de Coulson escapó cuando el edificio se derrumbó, enterrando a sus oponentes.

Cuando Garrett fue encontrado en las instalaciones de fabricación de Cybertek en Nuevo México y en el Jet Jump, Coulson le dio instrucciones a su equipo para la batalla en Cybertek. Skye entró junto con May a las instalaciones de Cybertek y llegaron a la sala de control, donde Skye amenazó con que tenía una bomba en su mochila para que se queden callados. Ella le hizo saber a Kyle Zeller que estaba a cargo y supuso que cambió a los soldados a su modo predeterminado, algo que ya sabían que haría. Sabiendo que todo marchaba bien, Skye luego llamó a Garrett para informarle que Coulson vendría por él; Garrett en respuesta alardeó con eliminar a Fitz y Simmons. Como Zeller no quería cooperar, Skye le ató la mochila de la bomba y cuestionó si su obediencia hacia HYDRA era por ser un fiel creyente, porque fueron su única familia o por los incentivos que usaba la organización para que coopere; Zeller reaccionó a esta última, ya que solo era un peón como los demás.

No obstante, Ward los interrumpió para confrontar a Skye, pero ella lo distrajo con el fin de que May lo pudiera emboscar, mientras Skye seguía avanzando con Zeller a las habitaciones de los incentivos. Finalmente, Skye encontró a la Sra. Zeller, a quien liberó para que se reúna con su esposo, antes de abrir las otras puertas y revelar que su mochila no contenía una bomba, sino una figura de Hulk. Al encontrar a Ace Peterson, Skye le dio la figura de Hulk y usó sus recursos para enviarle un mensaje a Michael Peterson a fin de que coopere con Coulson. Con su hijo libre, Peterson traicionó a Garrett aplastándole la cabeza en frente de Coulson y Nicholas Fury, quien en realidad fingió su muerte para dejar de ser perseguido por HYDRA. Con la derrota de Peterson y el arresto de Ward, Skye se acercó a Peterson y le pidió que se uniera al equipo de Coulson, pero él rechazó la oferta, queriendo trabajar solo para compensar sus malas acciones.[25]

Agente Skye

Nuevo comienzo

Tras esto, Coulson fue dejado a cargo por Fury para reconstruir S.H.I.E.L.D. desde cero; Skye una vez más se reunió con el equipo, esta vez en el Campo de Juegos, y se reencontró con Simmons, quien sobrevivió a la orden de asesinato de Garrett. Cuando le preguntó a Simmons por Fitz, ella supo que estaba vivo, y conoció a William Koenig, el hermano de Eric Koenig.[25]

A Skye se le asignó la tarea de traducir las Palabras de la Creación escritas por Jonathan Garrett en el Autobús. Ella usó muchas vías, incluidos sus contactos con Marea Creciente, pero después de un mes no pudo encontrar ninguna información. Pronto, Coulson le encargó a Melinda May, Antoine Triplett y Skye respaldar a Isabelle Hartley, Idaho y Amadeus Hunter, los cuales intentaban obtener datos de un ex agente de S.H.I.E.L.D. cuando fueron atacados por Carl Creel, quien robó la información del 0-8-4 que estaban buscando.

Cuando Creel fue identificado como el asesino, Coulson envió a Skye a ver a Grant Ward, ahora su prisionero en la Bóveda D, quien le prometió que siempre sería sincero con ella; él le contó sobre cómo HYDRA se comunicaba en secreto con sus agentes y, cuando estuvo a punto de hablarle de su padre, Skye lo abandonó. Ella fue mandada a ocupar un Quinjet y el Obelisco, pero cuando Hartley, Idaho y Hunter salieron del Almacén de Almacenamiento del Gobierno con el artefacto alienígena a fin de recibir atención médica para Hartley, Skye y Triplett robaron un Quinjet y usaron su tecnología de camuflaje para escapar.[26]

Después de dirigir el Quinjet al Campo de Juegos, Skye se enteró de la muerte de Idaho y Hartley. Coulson le dijo que empacaque las posesiones de Hartley; Hunter se acercó, y él y Skye hablaron sobre Hartley, su familia y su amistad con ella. Skye, May, Hunter y Triplett luego fueron a la ubicación de Creel para arrestarlo y recuperar el Obelisco. Hunter le disparó a Skye y a los demás con un R.E.C.I. para perseguir a Creel por sí mismo, aunque este último terminó neutralizado por el propio Coulson.[27]

Batalla en el Maribel del Mar

Skye tuvo una sesión de entrenamiento con May, quien le dijo que matar no era una tarea fácil. Amadeus Hunter y Alphonso Mackenzie llegaron más tarde y le preguntaron a Skye si había estado en la Academia de S.H.I.E.L.D.; ella les dijo que no, lo que molestó a Hunter porque había hecho una apuesta con Mackenzie sobre eso. Skye luego habló con Ward acerca de las políticas de reclutamiento que HYDRA tenía; ella aprendió que Ward nunca le fue leal a HYDRA, sino a Garrett. Él también le contó sobre el protocolo de HYDRA cuando se trataba de controlar a los individuos "superdotados", que era reclutarlos o matarlos si se negaban.

Skye compañó a May y Hunter a Casablanca, Marruecos, para ayudar a Donald Gill, quien estaba a bordo del Maribel del Mar. Sin embargo, llegaron demasiado tarde para salvarlo de que HYDRA reactivara su programa de lavado de cerebro. Skye se vio obligada a dispararle a Gill y Sunil Bakshi, quien fue salvado por Jemma Simmons, ya que esta última operaba encubierta para HYDRA a petición de Coulson; Skye le dijo a May sus pensamientos sobre porqué Coulson no se lo había dicho. Regresando de la batalla, ella entró a la Bóveda D para preguntarle a Ward si le habían lavado el cerebro para que trabaje con HYDRA. Aunque él lo negó, Skye cuestionó su racha de honestidad y se marchó cuando Ward le dijo que podía llevarla con su padre.[28]

Vinculándose con otros

En South Beach, Skye ayudó a Hunter a robar un boleto de Bridget para que ella pudiera copiarlo y llevar a Phillip Coulson y Melinda May a una gala para la reconstrucción de Santa María de las Flores, una iglesia que albergaba una pintura de 500 años de antigüedad con las Palabras de la Creación inscritas en su reverso. Durante la misión, Skye y los demás contaron historias sobre sus romances pasados e intereses amorosos; Skye confesó que una vez estuvo enamorada de Ward. Al mismo tiempo, ella realizó una investigación independiente sobre la pintura y se enteró de que esta tenía 500 años, pero la inscripción no, lo que hizo que Coulson se diera cuenta de que alguien las escribió recientemente.[29]

Buscando a su padre

HYDRA realizó un experimento en una boda, donde los efectos del Obelisco se duplicaron parcialmente. Esto llamó la atención de S.H.I.E.L.D. y los agentes se acercaron a Coulson para recibir instrucciones. Skye vio símbolos garabateados en el escritorio de Coulson y lo interrogó, para su desaprobación. Mientras investigaba los símbolos, Hunter le sugirió a Skye que hable con Ward. Sin embargo, lo primero que Ward intentó abordar era el tema de su padre, pero Skye asumió que él estaba tratando de manipularla y le pidió saber cuál era su fuente de información, a lo que Ward le reveló que era Raina. Skye se negó a escuchar y le exigió revelarle lo que sabía sobre los símbolos. Ward los identificó como los mismos símbolos que vio en su misión en Bielorrusia hace un año y cuando Garrett comenzó a tallarlos después de su infusión con el GH.325. Ward afirmó que Garrett los dibujó de la manera que pudo hacerlo y lentamente eso lo volvió loco, haciendo que Skye se diera cuenta de que a Coulson le estaba sucediendo lo mismo. Skye luego confrontó a Coulson, quien le reveló que ella podría ser una alienígena, ya que no había experimentado lo mismo que él.

Cuando Raina convocó una reunión en la Comtesse Furieuse, Skye estaba con Melinda May escuchando; Raina reveló que Simmons estaba encubierta en HYDRA y amenazó con eliminarla si Coulson no entregaba a Skye. Cuando se le preguntó porqué quería a Skye, Raina mencionó que la llevaría con su padre. Aunque May insistió en que era mentira, Skye se dio cuenta que Ward siempre le había dicho la verdad. Cuando Coulson se negó a negociar, Skye, asumiendo que su condición estaba nublando su juicio y temiendo por la vida de Simmons, intentó salir y rendirse, pero May la detuvo, diciéndole que Coulson tenía un plan. Después de que las intenciones de Raina fallaron, Skye se escapó para buscar a su padre en su escondite, pero solo encontró dos cuerpos en el suelo, llevándole a pensar que él era un monstruo. Skye confrontó a Coulson una vez que todos regresaron al Campo de Juegos, y este le reveló que estaba molesto porque los símbolos eran incomprensibles para él, sin embargo, Skye pensaba que se trataba de un mapa.[30]

Hablando con Grant Ward

A medida que pasaba el tiempo, Skye y Simmons se dieron cuenta que, todas las mañanas a las 5:30 en punto, Ward siempe se despertaba, trabajaba en su pulgar roto y hacía ejercicio, y era puntual a pesar de tener la forma de saber la hora. De repente, May interrumpó la conversación al anunciar el ataque de las Naciones Unidas. Más tarde, Skye bajó a la Bóveda D y le pidió a Ward que le proporcione información sobre su hermano Christian, quien recientemente estaba involucrándose con S.H.I.E.L.D.

Pasando de su familia a la de Skye, Ward le dijo que su padre había matado a todos en la aldea de Hunan, donde nació, porque eran agentes de HYDRA que aparentemente habían matado a su madre. Cuando Skye comenzó a tener un colapso emocional, Coulson reactivó la barrera láser de confinamiento inercial. No obstante, Skye regresó a la celda y le suplicó a Ward todo lo que sabía sobre su padre. Después de dársela, Coulson lo esposó para que fuera puesto bajo custodia federal, tras llegar a un acuerdo con Christian. No obstante, Ward se las ingenió para escapar.[31]

Ayudando a Phillip Coulson

Incapaz de dormir, Skye sorprendió a Coulson tallando los símbolos y se preocupó, con Coulson revelando que lo hacía todas las noches y perdía más el control. Uno de sus contactos de Marea Creciente, David Lieberman, le envió fotos de la víctima del asesinato de Janice Robbins con los símbolos tallados en ella. Skye y Coulson fueron a su departamento y encontraron símbolos hechas con pintura, que decía "un lugar mágico". Skye acompañó a Coulson a la sala secreta con la Máquina de frecuencia de ondas cerebrales Theta, e investigó los nombres que Coulson le dio mientras recordaba su pasado con el Proyecto T.A.H.I.T.I. y se enteró de que solo dos pacientes del proyecto seguían vivos, Hank Thompson y Sebastian Derik, este último era quien mató a Robbins, mientras que el otro no cometió ningún asesinato.

Cuando Coulson comenzó a actuar erráticamente, Skye llamó a May, y aceptó su sugerencia de poner a Coulson en la Bóveda D, pero ella terminó encerrada en su lugar. Simmons liberó a Skye, y ella y Mackenzie fueron a interceptar a Coulson. Durante el viaje, vieron a la familia Thompson, quienes les hablaron de la lucha entre Coulson y Derik. Los dos llegaron y tuvieron a Coulson a punta de pistola, pidiéndole no matar a Derik. Coulson reveló que no quería matar a Derik, sino que quería forzarlo a ver un sistema de pista de trenes de juguete que Thompson había construido: un modelo tridimensional de la escritura alienígena, que en realidad eran los planos de una ciudad. Como resultado, Derik se calmó y se entregó a las autoridades, y Skye fue testigo de cómo Thompson rechazó la oferta de Coulson de unirse a S.H.I.E.L.D.

Skye estuvo presente cuando Coulson reportó una nueva misión a realizar: encontrar la Ciudad Kree que coincidía con las Palabras de la Creación antes de que HYDRA lo hiciera. Más tarde, ella trató de acceder al teléfono de Sunil Bakshi, quien fue entregado por Ward, cuando este comenzó a sonar; Grant Ward le habló y le aseguró que volverían a verse las caras, antes de colgar y prepararse para tratar con su hermano, Christian.[32]

Búsqueda de la Ciudad Kree

Skye, Leopold Fitz y Antoine Triplett fueron con Phillip Coulson a Oahu, Hawai. Coulson dio sus órdenes; a Skye le correspondía conseguir la inscripción de un reloj para Darren, Triplett llevaría un botón a una tintorería para colocarlo en el bolsillo de la chaqueta de la General Cole, y Fitz arreglaría un transceptor en menos de seis minutos. Luego, en Australia, Coulson explicó sus extrañas órdenes; cuando junten el reloj y el botón, causarían un EMP en la Base Aérea de Kaena Point, lo que les permitiría infiltrarse. Por otro lado, Skye utilizaría el transceptor para hackear las fuentes satelitales con el fin de encontrar la ciudad. Skye pirateó los satélites a bordo del Autobús y comenzó la búsqueda de la Ciudad Kree. Cuando Coulson y Fitz regresaron, trajeron a Triplett malherido, y ella finalmente encontró la Ciudad Kree.[3]

Protegiendo a Raina

En el viaje de regreso al Campo de Juegos, Skye tuvo una pesadilla; ella tenía un sentimiento incómodo sobre lo que sucedería al entrar a la ciudad. Cuando Coulson se enteró de que HYDRA asignó a Kara Palamas para capturar a Raina, él decidió incluir a Skye en el equipo que la protegería, en lugar del equipo que lideraba para encontrar la ciudad. Cuando el equipo de extracción llegó a Vancouver, Skye encontró a Raina y William Koenig, no obstante, Palamas los atacó, siendo derrotada por Skye y Hunter. Mientras Hunter iba a buscar a May, Skye se quedó con Raina, quien descubrió que Daniel Whitehall estaba en posesión del Adivinador y le dijo a Skye que podía tocarlo sin verse afectada, afirmando que su padre creía que era su "destino" sostenerlo.

A bordo del Autobús, Skye se sentó con Raina para hablar; Raina le contó sobre su vida en Tailandia antes de conocer a su padre, Calvin Zabo. Skye pensaba que era un monstruo, mientras que Raina lo describía como alguien emocional. Asimismo, Skye aprendió de que solo aquellos que el Adivinador consideraba dignos podían entrar al templo en la ciudad oculta, y los indignos estaban destinados a morir. Aunque Skye intentó advertir a Coulson, sus comunicaciones fueron bloqueadas por HYDRA, quienes habían localizado el Autobús a través del rastreador de Raina. Más adelante, Skye apuntó con un arma a Grant Ward mientras este último abordaba el Autobús y, al recordarle lo que le hizo a Sunil Bakshi, le pidió escoger un lado; él le aseguró que ya lo había hecho. Ward les dijo que los cuatro Quinjets de HYDRA que los rodeaban no dispararían si Skye se entregaba con Raina; las dos aceptaron seguirlo.[33]

Convirtiéndose en una Inhumana

Batalla en la Ciudad Kree

Al llegar al escondite temporal de HYDRA, Skye finalmente conoció a su padre, Calvin Zabo, quien la llamó por su nombre de nacimiento, Daisy. Luego de que Skye aprendiera más sobre sus padres, Daniel Whitehall se dio cuenta de las intenciones de Zabo y, amenazándolos a ambos, obligó a Skye a tocar el Adivinador. Ella lo hizo, y brilló, mostrando símbolos. A pesar de mostrar resistencia frente a sus enemigos, Skye fue detenida, pero fue inevitablemente liberada por Ward; sin embargo, ella le disparó repetidamente, aunque no pudo matarlo debido al chaleco antibalas que llevaba puesto. Después, se generó una lucha, en la que Coulson y el equipo llegaron y participaron en un tiroteo con los hombres de Whitehall. El propio Whitehall fue abatido a tiros por Coulson, enfureciendo a Zabo, ya que le quitó su intento de venganza. Después de evitar que su padre matara a Coulson, Skye se fue para recuperar el Adivinador, pero descubrió que Raina se lo había llevado al templo oculto dentro de la Ciudad Kree.

Skye persiguió a Raina, pero no pudo evitar que activara el templo. Para asombro de Skye, el Adivinador se abrió, revelando un cristal que desató una niebla. Si bien la niebla no tuvo ningún efecto sobre Antoine Triplett, quien había venido a rescatar a Skye, causó efectos metamórficos en Skye y Raina. Las dos mujeres adquirieron superpoderes inusuales; Skye ahora poseía la capacidad de generar terremotos. Luego de que Triplett fuera asesinado por un fragmento de un Cristal Terrigen al convertirse en piedra, Skye se salió de control, desencadenando un evento sísmico que desgarró lentamente el templo. Pronto, el equipo se llevó a Skye ilesa, pero no encontraron a Raina.[34]

Bajo vigilancia

Skye fue puesta bajo vigilancia por razones de precaución y, mientras el equipo discutía sobre lo ocurrido en la ciudad, sus latidos se hicieron intensos, generando pequeños temblores que sacudieron los objetos en su celda; Skye decidió quedarse callada. Cuando Simmons regresó al Campo de Juegos, trajo muestras del ADN de Raina, cuya biología sufrió varios cambios, haciendo que Skye se sinta nerviosa, pues lo que le había sucedido a Raina también le pasó a ella. Simmons luego le dijo a Skye que compararía sus muestras de ADN con las de Raina. Más tarde, Skye escuchó a Simmons decirle a Coulson y May que si era necesario para evitar una epidemia entonces era mejor acabar con Raina. Esto solo puso a Skye más nerviosa, preguntándose qué pensarían todos de ella si descubrían que también adquirió poderes.

Sus peores temores fueron revelados cuando Fitz descubrió el cambio que sufrió y la confrontó; Skye entró en pánico y la celda comenzó a sacudirse mientras que la lámpara estalló. Fitz inmediatamente salió corriendo de la habitación; Skye recuperó la compostura y comenzó a limpiar la evidencia del terremoto para que ninguno de los otros supiera sobre sus nuevos poderes. May y Simmons llegaron para descubrir lo que pasó, y May sabía que algo andaba mal cuando notó que Skye les ocultaba algo. Fitz luego regresó, con resultados falsos del análisis de sangre de Skye que le dio a Simmons; estos decían que Skye seguía siendo una humana normal.

Fitz luego acordó ayudar a Skye, antes de revelarle que los resultados reales eran como los resultados de Raina. Él también le dijo que lo mantendrían en secreto no solo por su seguridad, sino también porque el equipo tenía demasiadas cosas de las que preocuparse en este momento. Skye abrazó a Fitz y comenzó a llorar, diciendo que todo era su culpa. Fitz la tranquilizó, diciéndole a Skye que sólo era diferente a partir de ahora y que no había nada de malo en eso. Más tarde, Skye se unió al resto de los agentes para recordar a Antoine Triplett.[35]

Secreto revelado

Mientras seguían buscando a Raina, S.H.I.E.L.D. una vez más se cruzó con Sif, quien había llegado a Portugal sin recordar su pasado o porqué estaba en la Tierra. Después de exhaustivas investigaciones, descubrieron que Sif luchó contra un hombre desconocido que borró su memoria con un dispositivo similar a un martillo. Skye y Barbara Morse siguieron al hombre hasta un hospital, donde Skye perdió momentáneamente el control de sus poderes, permitiendo que el hombre escapara. El encuentro de Skye con el hombre llevó al equipo a sospechar que en realidad se trataba de un Kree, lo cual se confirmó cuando este fue finalmente capturado.

El Kree, Vin-Tak, restauró las memorias de Sif con su dispositivo y explicó que había venido a la Tierra después de haber sido alertado de la activación del Adivinador, antes de revelar que su pueblo era responsable de la creación de los Inhumanos. Skye comenzó a entrar en pánico y perdió el control de sus poderes, exponiéndose frente a sus amigos. Tanto Sif como Vin-Tak intentaron aprehender a Skye; Sif quería llevársela a Asgard para la protección de los humanos, y Vin-Tak tenía la intención de matarla. Coulson y May la protegieron, con May llevándola a la Bóveda D, activando la barrera láser de confinamiento inercial. Sif intentó romper la barrera con su espada en un intento de capturar a Skye y, justo cuando lo deshabilitó, Skye se disparó a sí misma con un R.E.C.I. para detener el terremoto. Sif, al ver esto, se convenció de que Coulson podía manejar la situación y se fue con el Kree.

Más tarde, el equipo confrontó a Fitz por ocultarles la verdad, mientras que Skye, consciente de sí misma y herida por las reacciones mixtas que sus poderes tenían sobre sus amigos, se retiró a la sala de interrogatorios para estar sola.[36]

Sesión de terapia

Melinda May le informó a Skye que estaba registrada en el Índice y, como prerrequisito para ser una agente con poderes, debía someterse a una evaluación psicológica. Skye protestó hasta que descubrió que el entrevistador era Andrew Garner, el ex esposo de May. Sin embargo, aunque Skye constantemente le preguntaba a Garner sobre su matrimonio con May, Garner le exigió que se detuviera y que se tome en serio su charla. Skye se distanció hasta que Garner comenzó a compartir cosas sobre su pasado.

Skye tomó una siesta, pero se despertó con May, Garner, Fitz y Simmons de pie junto a ella; Skye había causado un terremoto en el Campo de Juegos mientras dormía. Simmons estaba decidida a darle drogas para mantenerla sedada, pero Garner desaconsejó hacer eso. Mientras los demás abandonaban la celda, él volvió a hablar con Skye sobre la falta de control sobre sus poderes. De repente, May dirigió el Autobús para ayudar a Phillip Coulson y Barbara Morse contra el equipo de individuos alterados reunidos por Calvin Zabo. Skye escuchó que Coulson necesitaba respaldo y se ofreció a ir; May y Garner sintieron que Skye no estaba lista para una confrontación que involucraba a su padre, pero Skye los convenció de que su relación con Zabo podría ser ventajosa.

Al llegar a una escuela secundaria en Manitowoc, Wisconsin, Skye permitió que May la tuviera a punta de pistola y amenazaron a Zabo con soltar a Coulson o Skye moriría. Aunque se mostró dudoso, Zabo explicó sus motivos por un micrófono; él quería que el mundo supiera cómo S.H.I.E.L.D. trataba a las personas con poderes. Zabo fue teletransportado por Gordon, y Garner alejó a Skye del campo de batalla cuando las Garras Furiosas y el equipo de Coulson comenzaron a pelear. Skye, al ver la ferocidad de Coulson enfrentando a Wendell Levi, quien le rogó a Coulson que no lo golpeara, ocasionó un terremoto. Skye luego internalizó su poder y se desmayó debido a la tensión. De vuelta en el Campo de Juegos, Simmons le dijo a Skye que al interiorizar su poder, ocasionó múltiples rupturas capilares en sus brazos, pero creó guanteletes para que ella empiece a usar y se minimice el daño. May le dijo a Skye que estaba orgullosa de ella y que la ayudaría como pudiera.[37]

Retiro

Cuando Coulson le dijo que irían a un lugar, Skye empacó sus cosas para el largo viaje. En el avión, Coulson y Skye hablaron sobre el pasado de Coulson y la importancia de Lola, hasta que llegaron al Retiro, una cabaña construida por Bruce Banner. Ahí, Coulson le dijo a Skye que la cabaña se usaba para albergar a personas extraordinarias y que Steven Rogers incluso pasó un tiempo allí tras haber sido descongelado. Skye se dio cuenta que sólo la trajo para que se mantuviera alejada del equipo porque era peligrosa. Sin embargo, Coulson le dijo que no era tan malo como creía y que configuraron una cámara web que estaba conectada a la base, ya que May estaría vigilándola ciertos días.

Coulson le reveló a Skye que iba a ser removida del servicio activo, pero Skye no parecía sorprendida, pues ya pensaba que algo así sucedería. Él le dio a Skye dos guanteletes mejorados por Simmons, pero no sin antes advertirle que pueden haber algunos efectos secundarios. Coulson le dejó en claro a Skye que su estancia en el Retiro la ayudaría a controlas mejor sus nuevos poderes y finalmente se fue.[38]

Conociendo a otros Inhumanos

Skye probó los guanteletes e inmediatamente se sintió incómoda. Mientras se adaptaba a estos, recibió la visita inesperada de Gordon, un hombre sin ojos con el poder de la teletransportación. Él era miembro de una pequeña sociedad de Inhumanos que entendía por lo que estaba pasando Skye, y le ofreció un lugar con ellos para que realmente pudiera entender sus habilidades. Gordon se fue, diciéndole que lo llame si decidía ir con él.

Poco después, Skye se quitó los guanteletes e intentó poner a prueba sus habilidades, usándolas para manipular las vibraciones en el agua del fregadero. De repente, May llamó a Skye y le dijo que una unidad hostil venía por ella. Barbara Morse, acompañando a los agentes de S.H.I.E.L.D. de Robert Gonzales, rodeó la cabaña en un intento por detener a Skye. Mientras evadía a sus perseguidores, Skye se involucró en una breve pelea con uno de los operativos de campo, lo que provocó que Tomas Calderon intente dispararle; en respuesta, Skye desató una onda de choque masiva que arrasó los bosques circundantes e hirió a Calderon. Conmocionada y aterrorizada por los resultados, Skye pronunció el nombre de Gordon, y el hombre se materializó donde estaba casi de inmediato, llevándosela lejos del área.[39]

Dos días después, Skye despertó en una cama donde Gordon la saludó, pero luego la dejó con Lincoln Campbell. Este último le explicó lo que pasó, pero Skye quería irse para ayudar a Coulson y sus amigos, sin embargo, Campbell le recordó que la estaban persiguiendo. Al día siguiente, Campbell hizo un recorrido con Skye por La otra vida, un asentamiento Inhumano. Aunque Skye quería saber dónde estaba, Campbell dijo que no lo sabía; solo Gordon conocía la ubicación exacta por razones de seguridad. Campbell le explicó las reglas del lugar y le mostró su poder.

Mientras cenaban, Campbell reveló accidentalmente que Raina también estaba en La otra vida. Con rabia, Skye se fue para confrontar a Raina, culpándola por la muerte de Antoine Triplett; Raina replicó que Skye la siguió a la Ciudad Kree por su propia cuenta. Cuando Skye intentó usar su poder para matar a Raina, Jiaying la detuvo, explicándole que respete las reglas para vivir en paz. Jiaying le dijo a Skye que había elegido ser su mentora y que la entrenaría, ya que esperaba que ambas pudieran desarrollar un vínculo.[40]

Reunión con sus padres

Skye entrenó con Jiaying en La otra vida, sacudiendo con seguridad una montaña en la distancia y creó una pequeña avalancha, y después hizo vibrar el agua en los vasos. Después, ella le contó a Jiaying sobre su infancia y el hecho de que nunca sintió que ningún lugar fuera su hogar. Como mencionó que no sabía cuándo era su cumpleaños, Jiaying le dijo que era el 2 de julio. Skye se dio cuenta de que Jiaying era su madre y la abrazó llorando.

Jiaying le dijo que tuviera cuidado de no revelárselo a nadie más, diciéndole que a la comunidad de La otra vida no le gustaba que los Inhumanos pasaran por Terrigenesis sin una preparación adecuada. Skye aprendió de cómo Eva Belyakov hizo que su hija, Katya Belyakov, pasara por la Niebla Terrigen a pesar de la falta de preparación de Katya; Skye se sintió familiarizada con la historia. Jiaying luego le pidió un favor a Skye; ella quería que cenara con su padre Calvin Zabo, a lo que Skye aceptó a regañadientes. Durante la cena, los tres hablaron sobre el nacimiento de Skye; Zabo le explicó a Skye la historia detallada de su nacimiento en 1988, no en 1989 como creía originalmente.[41]

Contactándose con S.H.I.E.L.D.

Después de la cena, Skye se dio cuenta de que su padre no siempre había sido un monstruo, y ella comenzó a preocuparse por regresarlo a su casa. Skye fue con Jiaying y le contó sus preocupaciones de que Zabo se vuelva loco y lastime a personas inocentes una vez que le digan que nunca más volvería a La otra vida. Sin embargo, Jiaying le dijo que no era asunto suyo. Skye visitó la habitación de su padre, y él ansiosamente le dijo que se iba a casa a buscar sus pertenencias. Skye le preguntó si iría a China, y Zabo le dijo que su hogar era Milwaukee. Insistiendo en que ella venga con él, Gordon los teletransportó a su ciudad natal, pero cuando él se fue a comprar helado, Skye llamó a Melinda May para que S.H.I.E.L.D. la rastree con Zabo.

Al enterarse de que el verdadero apellido de Zabo era Johnson, Skye descubrió que su verdadero nombre era Daisy Johnson y, al percatarse de que Lincoln Campbell los había estado siguiendo, Zabo se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y perdió los estribos antes de que los agentes de HYDRA irrumpieran en el edificio en busca de Gordon. Zabo y Campbell los enfrentaron mientras Skye se retiraba antes de reunirse brevemente con Phillip Coulson y Grant Ward. Gordon se teletransportó inmediatamente entre ellos y, junto con Zabo, los trajo de regreso a La otra vida.[42]

Ataque a la Base de Investigación Antártica de HYDRA

De vuelta en La otra vida, Zabo perdió los estribos con Jiaying, quien le dijo que se calmara y fue escoltado. Gordon trató de traer a Campbell, pero este último fue capturado por HYDRA. Skye preguntó porqué Campbell la estaba siguiendo a ella y a Zabo, a lo que Jiaying admitió que envió a Campbell para vigilarlos con el fin de asegurarse de que Zabo no perdiera el control. Skye insistió en ir a rescatarlo, sin embago, Jiaying mencionó que era demasiado arriesgado para ellos.

Skye le pidió a Gordon que la lleve con Campbell, pero él se negó. No obstante, Raina mencionó que Skye si podría salvar a Campbell, revelándole a Skye que su poder era la precognición. Escéptica al principio, Skye se dio cuenta de la verdad cuando Raina mencionó haber visto a Coulson y Ward juntos. Skye y Raina convencieron a Gordon de teletransportarla al Autobús y reunió a Skye con su equipo, incluidos Coulson, May, Fitz, Simmons y Ward. Ella no estaba dispuesta a revelarles lo que sucedió, pues estaba Ward acompañándolos, por lo que decidió esperar que él se vaya.

Junto con el equipo, ella se infiltró en la Base de Investigación Antártica de HYDRA. Allí se encontraron con Sunil Bakshi, a quien le lavaron el cerebro para servir a Ward, y ella usó sus poderes para ayudar. Al encontrar a Michael Peterson, este le dijo que Campbell no estaba en buen estadoo y que Skye debía ir a buscarlo. Después de abrirse camino a través de varios agentes de HYDRA, Skye llegó a encontrar a un Campbell moribundo. Con pocas opciones, Skye usó sus poderes para impulsar el corazón de Campbell, salvando su vida. Ella y el equipo lograron sacarlo a él y a Peterson antes de que Robert Gonzales hiciera estallar la base.[43]

Emboscada en La otra vida

Skye permaneció al lado de la cama de Campbell hasta que despertó. Como Gordon y Raina intentaron apoderarse el Monolito de la Ilíada, Coulson y May le preguntaron a Skye sobre este; Skye respondió que ni ella ni Campbell habían oído hablar del Monolito. Cuando Coulson preguntó cómo deberían llamarlos a ellos, Skye respondió que se autodenominaban Inhumanos, y le dijo a May lo que le sucedió a Katya Belyakov y Eva Belyakov en Bahrein, revelando que ellas también eran Inhumanas. Una vez que S.H.I.E.L.D. localizó La otra vida, Skye intentó convencer a Coulson de alejarse, pero Coulson le recordó las políticas de la agencia con respecto a las personas con poderes. Finalmente, Skye pidió regresar a La otra vida con Campbell primero para que se llegue a un acuerdo.

Siendo transportados a La otra vida por Gordon, Skye habló con Jiaying sobre la llegada de S.H.I.E.L.D.. Aunque su madre era escéptica sobre las motivaciones de la agencia, Skye la convenció de reunirse con Coulson para escuchar lo que él tenía que decirle. Skye, su madre y Calvin Zabo esperaron a Coulson; pero cuando un Quinjet aterrizó, Robert Gonzales salió y le explicó a Jiaying que venía con las mismas intenciones. Gonzales preguntó porqué Zabo estaba con ella, a lo que Jiaying le dijo que a cambio del regreso seguro de Skye y Campbell, iba a entregarles a Zabo. Jiaying le pidió a Skye llevar a su padre con los agentes; en el camino, Zabo le dijo a Skye que estaba agradecido de haberla conocido. En el Quinjet, Skye le preguntó a Melinda May porqué Coulson no fue en su lugar; May le dijo que tenía que haber una reunión objetiva con Jiaying. Pronto se escucharon disparos, y Skye corrió a ver a su madre y la ayudó a caminar, sorprendida por la sangre proveniente de una herida de bala en su hombro; Jiaying afirmó que Gonzales trató de matarla.[44]

Descubriendo a Jiaying

Jiaying le mencionó que Gonzales había dicho que los Inhumanos debían ser exterminados. Simmons quería verificar la condición de Jiaying, pero esta se negó, diciendo que S.H.I.E.L.D. ya hizo suficiente. Skye y Campbell ayudaron a Jiaying a ir a un lugar seguro, pero un Quinjet disparó dos misiles contra una casa. Tras llevar a Jiaying a una casa segura, Skye confrontó a May, quien estaba buscando a Gonzales para arreglar todo, pero Skye dijo que era demasiado tarde y que S.H.I.E.L.D. debía irse. Cuando May se negó, las dos comenzaron a pelear entre sí, y Skye usó sus poderes para someterla. Después, Skye discutió con Campbell sobre lo sucedido, a lo que Jiaying comentó que el ataque la sorprendió tanto como a todos los demás.

Luego, Skye visitó a Raina, quien sabía lo que pasó y que Skye acudió a ella para que le diga el futuro. Raina le reveló que si lo hacía, no se lo creería. Cuando Skye se molestó, Raina le dijo que ellas nunca más volverían a hablarse, que Jiaying engañaba a su gente, y que era el destino de Skye liderar a los Inhumanos. Skye volvió a visitar a Jiaying y se sorprendió de que se haya curado tan rápido, antes de confesarle que se arrepentía de hablar con Raina. Más tarde, Skye vio a Jiaying asesinar a Raina, y Jiaying se mantuvo firme diciendo que lo hacía por su gente, pero Skye regularizó que había matado a Robert Gonzales y que quería que comenzar una guerra cuando supuestamente aceptó hacer las paces. Esto provocó una discusión intensa, hasta que Skye fue golpeada por uno de los hombres de Jiaying y fue puesta en una celda en la Ilíada, después de que los Inhumanos se apoderaran de esta.[45]

Retomando la Ilíada

Skye fue custodiada por uno de los duplicados de Alisha Whitley, pero más tarde fue liberada por Alphonso Mackenzie. Los dos se percataron de la señal de emergencia que se envió a todos los canales de S.H.I.E.L.D. y se dieron cuenta de que Jiaying quería asesinar a los agentes que entren en la Ilíada usando los Cristales Terrigen a su favor. Mackenzie mandó a Skye a hackear los sistemas informáticos para apagar la señal de emergencia mientras él buscaba ayuda. Skye pronto fue confrontada por Campbell y le suplicó que la escuche, diciéndole la verdad sobre Jiaying. Campbell le creyó, pero justo cuando él le preguntó dónde estaban los Cristales Terrigen, Mackenzie lo noqueó y este fue a proteger los Cristales.

En lugar de apagar la señal de emergencia, Skye creó un código que advirtía a todos los que lo reciban sobre el plan de Jiaying. Fitz leyó el código con Coulson, May y Zabo en su camino hacia el barco. Skye también envió otro mensaje sobre los Cristales hasta que se enfrentó a Jiaying, fallando nuevamente. Jiaying luego se fue con los Cristales a un Quinjet para usarlos con el fin de exterminar a los humanos y crear nuevos Inhumanos. Whitley recibió la orden de luchar contra Skye, no obstante, May y Campbell la ayudaron. Skye fue perdonada por May y después fue una vez más a detener a Jiaying.

Skye le rogó a su madre que se detuviera, pero Jiaying no la escuchó, diciendo que era la única forma de proteger a su gente, aunque Skye declaró que solo lo hacía por odio. Acto seguido, Jiaying usó sus poderes para absorber la fuerza vital de Skye, sin embargo, ella pudo crear una onda de choque que empujó al Quinjet que cargaab los Cristales hacia el mar, evitando que sean usados por los Inhumanos. Con su plan en ruinas, Jiaying intentó matar a Skye, solo para que Skye también intentara hacer lo mismo, haciendo que las cicatrices de Jiaying se abrieran y sangrara. Zabo llegó y sabía que una tenía que morir para que todo termine, así que apartó a Jiaying de su hija y le rompió la columna, matándola, antes de llorar sobre el cuerpo de su amada esposa, mientras Skye se quedaba mirándolo.[46]

Despidiéndose de su padre

Tras haber acabado con la amenaza Inhumana, Calvin Zabo dejó el Campo de Juegos. En sus últimos momentos juntos, Zabo le dijo a Skye que ella era mejor de lo que él había imaginado. Suponiendo que iba a ser encarcelado por el resto de su vida debido a sus crímenes, Zabo le pidió visitarla en prisión, y ella prometió que lo haría, diciéndole que sería el mejor día de su vida. Zabo le dijo que solo había tenido un mejor día, el día en que ella nació. Sin embargo, en lugar de eso, S.H.I.E.L.D. decidió borrar la mente de Zabo a petición de Skye, utilizando los recursos restantes del Proyecto T.A.H.I.T.I., y se le permitió comenzar una nueva vida feliz como el Doctor Winslow sin ningún recuerdo de su verdadero pasado.

Coulson la llevó a visitar a su padre en su nuevo trabajo como veterinario. Ella estaba feliz de verlo como una nueva persona y se presentó como Daisy, a lo que Winslow respondió que ese era un nombre hermoso. Habiendo asumido completamente su nombre de nacimiento, Daisy Johnson luego regresó con Coulson y él le preguntó lo que pensaba sobre liderar a un grupo de personas con poderes. Johnson insistió en que si lo hacían, el equipo debía operar en secreto para que las personas involucradas aún puedan tener una vida tranquila. Coulson estuvo de acuerdo, señalando que su brazo perdido durante la batalla en la Ilíada sería su recordatorio personal de los errores pasados ​​de S.H.I.E.L.D.[46]

Operación Cerberus

Rescate de José Gutierrez

Daisy Johnson comenzó a trabajar con Alphonso Mackenzie para reclutar y salvaguardar a nuevos Inhumanos. Como varias personas empezaron a adquirir poderes por el Suplemento Natural Máximo de Aceite de Pescado, ella, Mackenzie y Amadeus Hunter fueron a Seattle, Washington, para llevarse a José Gutierrez antes de que la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas lo hiciera. Ella usó sus poderes en los soldados de la Unidad para evitar que le disparen a Gutierrez y se presentó ante el hombre asustado, asegurándole que estaría a salvo con S.H.I.E.L.D., antes de trasladarlo al Zephyr One. Más tarde, Johnson le explicó que él era un Inhumano, sin embargo, como Gutierrez quería regresar a su vida normal, Mackenzie le dijo sin rodeos que probablemente terminaría muerto, agitándolo y causando que sus poderes se salieran de control, forzando a Johnson a sedarlo.

Más tarde, Johnson y Mackenzie fueron al hospital donde trabajaba Lincoln Campbell y le pidieron que ayude a Gutierrez a adaptarse a su nueva condición como Inhumano, pero Campbell se negó. De repente, las luces comenzaron a sufrir un cortocircuito; los tres descubrieron a un hombre monstruoso matar a un guardia de seguridad mientras le preguntaba por un Inhumano. Campbell procedió a enfrentarlo, mientras Johnson y Mackenzie lo respaldaban. Como era superado en número, el hombre hizo un agujero en la pared y huyó. Johnson quiso perseguirlo, no obstante, cuando el monstruo incapacitó a Mackenzie, Johnson y Campbell usaron sus poderes sobre él simultáneamente, pero eso no lo detuvo. Entonces, Johnson dirigió sus poderes al suelo debajo de su enemigo; él cayó al suelo y escapó del hospital. Regresando al Campo de Juegos tras que Campbell rechazara unirse a ellos, Johnson entró a la habitación de Gutierrez. Mientras miraban la conferencia de prensa del presidente Matthew Ellis, ellos compartieron una cerveza.[47]

Activando el Monolito

Luego de que Fitz comprobara que el Monolito servía como un portal que conducía hacia otro planeta y dedujo que Simmons podría estar ahí atrapada, Coulson le ordenó a Johnson y Mackenzie quedarse en el Campo de Juegos y ayuden en la evaluación de Andrew Garner, mientras él, Fitz y Morse le pedían ayuda a Elliot Randolph. Cuando Garner llegó a la base, Mackenzie le dio los archivos de Gutierrez; Johnson supuso que él pensaba que no estaba calificado para formar parte de su equipo, pero Garner le dijo que tal vez en un tiempo lo estaría, a lo que Johnson mencionó que el equipo debía estar listo lo más rápido posible, a lo que Garner le aseguró que también necesitaba garantizar su seguridad. Ella pensaba que este equipo podía hacer lo que Jiaying nunca hizo: mostrarles a los Inhumanos que tenían un lugar al que pertenecer.

Pronto, Mackenzie recibió una llamada de Coulson de que necesitaba que el Monolito fuera llevado a un castillo inglés, donde podrían activarlo. Johnson y Mackenzie abordaron el Zephyr One y, una vez ahí, encendieron la máquina que haría que el Monolito abra el portal. En el proceso, Johnson escuchó un ruido ensordecedor que la hizo sangrar por la nariz y se desmayó mientras la máquina dejaba de funcionar. Ella despertó, dándose cuenta que fue la única en escuchar el ruido, y eventualmente descubrió que podía abrir el portal con sus poderes. El Monolito se transformó nuevamente en un portal; Fitz, estando atacado, saltó al otro planeta para buscar a Simmons. Johnson luchó por mantener abierto el portal, hasta que Coulson les ordenó que trajeran a Fitz de vuelta. Cuando el Monolito estalló, Fitz regresó con Simmons a la Tierra.[48]

Buscando a Lincoln Campbell

Johnson entró a la oficina de Coulson para informarle que la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas estaba persiguiendo a Lincoln Campbell. Ella dijo que aunque él había rechazado la ayuda de S.H.I.E.L.D., no significaba que mereciera ser capturado, convenciéndolo de traerlo. Mackenzie le dijo había puesto un rastreador en Campbell en el hospital, y Johnson lo llamó para informarle de esto, sin embargo, a Campbell cortó la llamada y destruyó el rastreador. Coulson le pidió que localizara la última ubicación de Campbell, antes de ir a visitar a Simmons. Johnson le dijo que estaría allí para ella si Simmons quería hablar sobre lo que le experimentó en el planeta alienígena, pero fueron interrumpidas por una llamada de Campbell, quien le dijo que había matado accidentalmente a su amigo y que necesitaba ayuda. Johnson informó a Coulson y fue con Mackenzie a ayudarlo, mientras que Coulson se iba a encontrar con Rosalind Price.

Johnson fue al departamento donde se escondía Campbell y él le dijo que era un monstruo. Sin embargo, Johnson le dijo que aprendió que ni los Inhumanos ni él eran una maldición, porque tenían un lugar al que pertenecer y que podían ayudar a las personas, y que él le enseñó que tenía un propósito. Los dos compartieron un beso y Campbell dijo que accedía a trabajar con ella, pero no con S.H.I.E.L.D.. Mackenzie luego entró diciendo que hubo un cambio de planes; la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas vino a arrestar a Campbell, quien rápidamente usó sus poderes para noquear a los soldados y escapó. Luther Banks le ordenó a sus soldados arrestar a Johnson, pero Mackenzie se opuso, y se fueron. De vuelta en el Campo de Juegos, Coulson explicó que al hablar con Price tuvo que elegir entre Johnson o Campbell. Johnson se dio cuenta de que Mackenzie no le contó sobre el romance entre ella y Campbell, y fue a agradecerle antes de sentarse a su lado en el sofá y jugaran un videojuego.[49]

Persiguiendo a Lash

Cuando Alisha Whitley ayudó a S.H.I.E.L.D. con una misión de reclutamiento para una pareja Inhumana, el hombre monstruoso llegó, y asesinó a la pareja y a uno de los duplicados de Whitley. Johnson y Mackenzie lo persiguieron, hasta que se encontraron con la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas y Rosalind Price, quienes les estaban ayudando a encontrar al monstruo, según Coulson. De regreso al Campo de Juegos, Johnson y Morse visitaron a Coulson en su oficina para informarle que el monstruo era un Inhumano y que la pareja había recibido un misterioso correo electrónico que les reveló su ubicación. Cuando Coulson ordenó enviarle la información a la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, Johnson aceptó para fortalecer la alianza entre ellas. Después de haber hablado con Luther Banks, Johnson le informó a Coulson que ellos tambén encontraron el correo electrónico, pero no la fuente. Sin embargo, Johnson descubrió que los correos electrónicos fueron enviados por Dwight Frye, por lo que ella y Mackenzie fueron a su casa, mientras Price y Banks los esperaban afuera.

Cuando Johnson trató de ayudarlo, Frye le gritó, exigiéndole que se fuera. Luego de que Johnson usara sus poderes para lanzarlo contra una pared, Mackenzie le pidió que abandonara la habitación. Johnson escuchó a Frye mientras él le contaba a Coulson y Price sobre la alianza que hizo con el monstruo llamado Lash, y cómo lo ayudó a rastrear a los Inhumanos para poder matarlos. Coulson y Price le ordenaron a Banks arrestar a Frye y transportarlo a las instalaciones de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, con Johnson y Mackenzie acompañándolos. En la camioneta, Lash los atacó desde el techo, y Johnson le lanzó una onda de choque, el cual lo derribó, pero también hizo que la camioneta se estrellara y que los agentes que estaban adentro quedaran inconscientes; Lash arrastró a Frye y lo mató. Johnson se despertó y vio a Lash tomando una forma humana. En el hospital, ella le contó a Mackenzie acerca de su descubrimiento.[50]

Confrontando a Lash

Johnson comenzó a sospechar que Luther Banks era el asesino Inhumano y obtuvo el permiso para rastrearlo, con Mackenzie acompañándola. Cuando estaban a punto de irse, un desesperadamente aburrido Hunter pidió unírseles como conductor; Johnson y Mackenzie aceptaron de mala gana. Johnson, Mackenzie y Hunter siguieron a Banks, y discutieron qué hacer, pero Hunter se impacientó y le disparó a Banks con un R.E.C.I., afirmando que podían determinar si Banks era Lash analizando su sangre. Johnson admitió a regañadientes que su sugerencia era inteligente y le envió una muestra de sangre a Simmons. Mientras esperaban los resultados, Mackenzie y Hunter revisaron el teléfono de Bank; ellos vieron un mensaje de texto informando a Banks sobre un sujeto de prueba que fue trasladado a un laboratorio. Johnson rastreó el laboratorio y el equipo decidió investigar.

En el laboratorio, Johnson reveló que tenía un nuevo D.W.A.R.F. que Fitz hizo, pero aún no había autorizado su uso. Mientras buscaba en las instalaciones con este, Johnson recibió una llamada de Simmons, quien le dijo que las muestras de sangre eran completamente humanas. Hunter declaró que a pesar de esto, Banks todavía no era confiable. Johnson vio el video del D.W.A.R.F., que mostraba algo llegando al laboratorio: un Inhumano suspendido en gel dentro de una celda. Con horror, Johnson vio que Coulson y Price también estaban observando, pero Coulson no tenía la misma reacción. Campbell llamó a Johnson cuando ella regresó al Campo de Juegos; él no le reveló donde estaba, pero confesó que la extrañaba. Una vez que terminaron de hablar, Garner, quien estaba cerca, le pidió a Johnson que le aconseje a Campbell que revele su ubicación.[51]

Mientras Johnson y Coulson discutían la intención de Price y la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas de curar a los Inhumanos, él le explicó que se reuniría con el presidente Matthew Ellis para discutir acerca de la amenaza Inhumana. En el Zephyr One, Price y Johnson discutieron sobre sus poderes y las acciones de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas contra los Inhumanos. Cuando Price le dijo que por cada Inhumano "bueno" había uno "malo", como Lash, Johnson se fue.

De repente, Mackenzie y Campbell dijeron que Lash era en realidad Andrew Garner, ya que ambos estaban cerca durante cada asesinato. Al principio, Johnson no lo creyó, pero Coulson ordenó encontrarlo a él y a Melinda May, quien había sido secuestrada. Con la ayuda de los soldados de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, llegaron a un edificio en la Universidad de Culver. Ella le advirtió a Campbell que no atacara a Lash, sin embargo, él lo hizo en venganza por asesinar a sus amigos de La otra vida, y comenzó una pelea. Cuando Lash arrojó a Price desde una gran altura, Johnson, sin saber que era capaz de hacer eso, la salvó haciéndola flotar lentamente hacia el suelo. May le disparó a Lash y lo retuvieron en un Módulo de Contención. Después de la batalla, Johnson estuvo de acuerdo en que debían mantener a Lash dentro del Módulo hasta encontrar una cura para él.[52]

Hackeando ATCU

Johnson y el nuevo agente, Lincoln Campbell, caminabn juntos en el Campo de Juegos, hasta que se cruzaron con May, quien según Campbell lo miraba con odio desde que se unió a S.H.I.E.L.D., pero estaba agradecido de tener finalmente un lugar donde dormir. Pronto, Coulson les informó a sus agentes sobre la Operación Spotlight; él quería que ella y Mackenzie hackeen el sistema de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas a través del Módulo de Contención en el Zephyr One. Johnson logró crear una brecha de seguridad en la base de la Unidad, lo que le permitió a Morse y Hunter infiltrarse. Johnson los ayudó a entrar a una habitación, donde descubrieron que la organización intentó crear tantos Inhumanos como fuera posible. Después de que los dos lograran escapar ilesos, el equipo escuchó a Fitz y Simmons explicarles que HYDRA era una organización antigua que se fundó hace cientos de años.[53]

Guerreros Secretos

Ataque al Castillo de HYDRA

Después de que Rosalind Price fuera asesinada por Grant Ward, Phillip Coulson interrogó a cada miembro de su equipo original para encontrar una debilidad en Ward. Johnson pensaba que él actuó de esa manera porque le gustaba hacerlo y que podía entender los motivos de Ward, a pesar de que nunca olvidaría lo que él le había hecho. Cuando Coulson fue a buscar a Ward para matarlo, Alphonso Mackenzie fue nombrado Director de S.H.I.E.L.D., y Johnson le avisó que Leopold Fitz y Jemma Simmons habían sido secuestrados por HYDRA. Ella insistió en ir a rescatarlos, pero él no creía que eso fuera un movimiento correcto, por lo que llamó a Coulson para pedirle un consejo. Habiendo formado un plan, Johnson y Mackenzie abordaron un Quinjet, con agentes como José Gutierrez y Lincoln Campbell, para ayudar a sus amigos; Johnson se sentía emocionada por fomar parte de un equipo de Inhumanos como lo había planeado con Coulson.[54]

Una vez fuera del castillo, Johnson, Campbell, Gutierrez y May buscaron una manera de infiltrarse. Johnson le pidió a Campbell que apagara las luces para realizar una entrada sigilosa. Adentro, Johnson comenzó a hackear las computadoras de HYDRA. Sin embargo, Giyera la descubrió e intentó dispararle, no obstante, Gutierrez la salvó derritidendo las balas, y Campbell noqueó a Giyera. El equipo se reunió en la cámara del portal una vez que Simmons fue rescatada, hasta que Mackenzie le ordenó a todos, excepto a Johnson, que abandonaran el castillo y regresaran al Zephyr One mientras él se quedaban con Johnson para rescatar a Coulson y Fitz de Maveth, quienes estaban peleando con Ward. Johnson esperó a que los dos regresaran del planeta alienígena; justo cuando el portal se cerró, ellos regresaron. Johnson y Mackenzie se llevaron a los dos, y Mackenzie le ordenó a May hacer explotar el castillo mientras se iban. Una vez en el Zephyr One, Johnson abrazó felizmente a Campbell, creyendo que habían detenido el plan de HYDRA.[55]

Nueva compañera de equipo

Después de un incidente de un secuestro de armas en Bogotá que involucraba a una Inhumana, Johnson y Gutierrez llegaron a la estación de la Policía Nacional de Colombia y hablaron con Victor Ramon al respecto. No obstante, Mackenzie fue secuestrado por la Inhumana, por lo que Johnson miró las cámaras de seguridad y descubrió que la Inhumana tenía habilidades de supervelocidad. Ella irrumpió en el departamento de la Inhumana y la arrestó.

En el Zephyr One, el equipo se enteró de que la Inhumana era Elena Rodriguez, quien les explicó que no quería usar las armas, sino deshacerse de ellas para que la policía dejara de usarlas. Mackenzie convenció a Rodriguez para que les ayude a luchar contra ellos. Johnson, Gutierrez y Rodriguez usaron sus poderes para enfrentar a los policías, destruyendo sus armas y capturando al Inhumano llamado Lucio. Sin embargo, cuando abandonaron la estación, un QuadCopter de HYDRA voló sobre ellos y tomó a Lucio. Más tarde, Johnson sugirió que sería mejor dejar a Rodriguez en Colombia, para que todos los Inhumanos de S.H.I.E.L.D. no estén en un solo lugar para que un monstruo como Lash los mate a todos directamente. Campbell también le dijo que las cosas se estaban volviendo interesantes en S.H.I.E.L.D. y prometió que aún se quedaría, a lo que Johnson mencionó que era la respuesta correcta, mientras lo besaba.[56]

Cura potencial

Mientras Johnson y Morse se preparaban para el "simposio sobre el contagio extraterrestre", hasta que Glenn Talbot, nuevo líder de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, llegó al Campo de Juegos. Él denigró que su nuevo guardaespaldas, Carl Creel, lo acompañaría al simposio. Johnson pensó que no debía confiar en él, pero Coulson le dijo que permitió que Creel se les uniera y que Johnson no podía ir, ya que era Inhumana. Más tarde, Johnson comenzó a boxear con Campbell y parecían tener el mismo nivel hasta que Johnson pudo someterlo mientras seguían coqueteando. Antes de que pudieran besarse, Simmons los interrumpió, pidiendo la ayuda de Campbell.

Johnson los escuchó examinando la sangre de Creel como una cura para el Terrigenesis, y entró al laboratorio, horrorizada por la idea, y discutió con Campbell sobre la necesidad de la cura, debatiendo sobre si el Terrigenesis era un derecho de nacimiento Inhumano o un privilegio ganado. En su habitación, Campbell le reveló sus celos de que ella estuviera tranquila con su poder, mientras que él sentía que controlar sus poderes era como una constante guerra en su cabeza; Johnson le dijo que perder el control podría ser útil en ocasiones y los dos procedieron a tener relaciones sexuales.[57]

Misión de Siberia

Morse y Hunter siguieron a Gideon Malick a Siberia, y el equipo los siguió en el Zephyr One. Después de unas horas, Johnson, May y Mackenzie aterrizaron con un Quinjet para ayudar a Morse y Hunter. Morse les informó que un grupo de ministros rusos se reunió con Malick para ver a un Inhumano. Después de que se infiltraron en el complejo, Johnson encontró la computadora principal, pero tuvo problemas para usarla, ya que el teclado estaba en ruso. Morse logró instalar un dispositivo para escuchar la reunión, y se reveló que Androvich era un Inhumano. Cuando el primer ministro ruso llegó al complejo, Coulson le ordenó a los agentes que fueran a buscar a Androvich, ya que él quería asesinarlo. Con una bomba de humo, Johnson, Morse y Mackenzie secuestraron a Androvich y, de repente, una sombra apareció desde la pared y los atacó.

Después de noquear a Mackenzie, la sombra desapareció, al igual que Androvich. Una vez que Simmons mencionó que la sombra no podía ser derrotada, Morse dedujo que solo asesinando a Androvich la sombra se iría. Johnson comenzó a preguntar cómo podían derrotarlo, y la sombra la arrojó al techo y la dejó inconsciente; Mackenzie la trajo de vuelta al Zephyr One. Después de que Morse mató a Androvich, ella y Hunter fueron arrestados. Coulson los liberó y regresó al Zephyr One informando que el dúo fue desautorizado de S.H.I.E.L.D. por su seguridad. Más tarde, el equipo visitó un bar, donde estaban Morse y Hunter, y le rindieron sus últimos respetos desde lejos.[58]

Confrontando a los Guardianes

Después de que la instalación de almacenamiento de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas sufriera un ataque por parte de los Guardianes, Coulson mandó a Johnson y Fitz a la escena. En el hangar, Johnson saludó a Campbell, quien había regresado de su evaluación en el Cocoon, y le sugirió a Coulson llevarse a Campbell a la misión, pero este se negó. En la escena, Fitz y Mackenzie descubrieron que los Guardianes habían usado Nitrameno para destruir el edificio. Johnson informó a Coulson de esto y él sospechó que Felix Blake tenía algo que ver con el incidente. En el Zephyr One, Johnson mencionó que había rastreado a algunos Guardianes y podían interrogar a uno de ellos. Mackenzie estaba en contra de la idea, a lo que Johnson siguió con su plan y Fitz la acompañó a interrogar a Dallas Wyatt. Con sus poderes, Johnson amenazó a Wyatt, quien le dijo que los Guardianes operaban en Easterling Farms.

Por la noche, Johnson, Mackenzie y Fitz fueron a la ubicación señalada. Con uno de los D.W.A.R.F.s. de Fitz, ellos vieron a Blake dentro del granero. De repente, el hermano de Mackenzie, Ruben, llegó y llamó la atención de los Guardianes. Johnson usó sus poderes contra ellos y entró, pero no encontró a Blake. Uno de ellos le disparó un Nitrameno en el cuello a Fitz; Johnson trató de desertarlo, pero no le pasó nada. Dentro del Módulo de Contención, con la ayuda de un miembro de los Guardianes, Johnson logró destruir el Nitrameno. Ella le dijo al operativo que lo entregaría a Glenn Talbot, pero él le dijo que los Guardianes estaban detrás de Mackenzie, ya que lo confundieron con un Inhumano. En la Residencia Mackenzie, Mackenzie logró lidiar con ellos con Ruben, pero se lesionó, y Johnson le aseguró que Control de Daños limpiaría la escena. Más tarde, Johnson descubrió que Gideon Malick financiaba y apoyaba a los Guardianes.[59]

Viendo el futuro

Johnson se reunió con Edwin Abbott, quien intentaba explicarle que tuvo una visión de su propia muerte dada por Charles Hinton. Cuando un QuadCopter de HYDRA llegó, Abbott fue asesinado, y Hinton fue capturado por medio de la garra de extracción, Johnson tocó a Hinton y tuvo la visión de una mujer llorando, Fitz y Simmons tomados de la mano mientras caía la nieve, la cara de Campbell cubierta de sangre, los guardias de HYDRA luchando en una sala, Coulson disparando y a Hinton muriendo en una azotea. HYDRA escapó con Hinton, y Johnson regresó al Campo de Juegos, donde discutió con el el equipo sobre cómo podrían cambiar el futuro, aunque Fitz insistió en que era un punto fijo en el tiempo que no podía ser alterado sin importar lo que hicieran. Coulson sugirió que May salve a Hinton, y Johnson dio detalles de la ubicación de la batalla a Fitz y Simmons, quienes usaron los recursos de S.H.I.E.L.D. para encontrarlo.

Johnson vio a las mujeres de su visión, la esposa de Hinton y aprendió sobre el pasado de Hinton, su poder y que todos los que lo toquen verían la muerte de alguien. Ella comenzó a entrenar a May para cumplir su misión lo más rápido posible hasta superar el límite de tiempo. Al encontrar el edificio donde se encontraba Hinton, Coulson le dio sus últimas órdenes a May cuando de repente sonaron las alarmas; Andrew Garner había llegado y le explicó a May que Lash lo estaba consumiendo y que esta sería la última vez que la podía ver. Coulson instó a May a quedarse con Garner, y Johnson se ofreció a ir en su lugar. Al principio, Coulson no estuvo de acuerdo, pero Johnson explicó que, dado que Morse se había ido, ella era su mejor agente para salvar a Hilton. Coulson quedó convencido y la acompañó a un Quinjet, pidiéndole que volviera a salvo y accidentalmente la llamó "Skye".

Johnson entró al edificio de Transia Corporation y se dirigió a una sala para enfrentar a los agentes de HYDRA. Después de noquearlos, miró un espejo unidireccional; Coulson apareció de repente y disparó al espejo, matando al agente de HYDRA detrás de suyo. Coulson le dijo que necesitaba ir a la azotea por Hinton de allí mientras él iba tras Grant Ward, quien supuestamente murió en Maveth y regresó. Johnson llegó a la azotea y vio a Hinton, cuando de repente Malick la atacó con el exoesqueleto de Transia Corporation. Malick la golpeó varias veces hasta que Hinton lo tocó, y Johnson usó su poder para destruir el exoesqueleto. Johnson le dijo que pensó que estaba destinada a salvarlo, a lo que Hinton se mostró feliz de saber que cambió el futuro. Johnson le trajo su petirrojo hecho de madera, y Hinton mencionó que lo hizo para su hija, Robin. Johnson le prometió que protegería a su familia y tocó accidentalmente a Hinton, teniendo la visión de un agente de S.H.I.E.L.D. muriendo en una explosión dentro de un Quinjet en el espacio; Hinton se disculpó y murió de sus heridas.[60]

Interrogando a JT James

En el Campo de Juegos, el equipo se enteró que Alveus escapó de Maveth dentro del cadáver de Grant Ward. Coulson armó un plan, con Johnson y Campbell recibiendo su propia misión encontrándose con un colega de Campbell de La otra vida. Durante el viaje, Johnson aprendió que JT James fue encontrado robando por Jiaying y fue desterrado antes de someterse a la Terrigenesis. Johnson y Campbell localizaron a JT James en Dakota del Sur, y JT James salió con un rifle advirtiéndoles que no dieran otro paso; Johnson usó una onda de choque para deshacerse de la mina donde se paró y después hizo explotar todas las minas terrestres a su alrededor, antes de que Campbell le disparara una ráfaga de electricidad. Ellos lo llevaron a su choza, y le Campbell reveló que había traído uno de los Cristales Terrigen y se lo ofreció a cambio de darles información. Al escuchr las preguntas que tenían, JT James reveló que había robado un Orbe Kree, y les explicó que Alveus lo había robado mientras luchaba contra el Imperio Kree con su ejército de Inhumanos. JT James exigió el Cristal, pero Campbell se negó y robó el Orbe Kree; en venganza, JT James le recordó sobre la última novia que casi mató.

En el Quinjet, Johnson le exigió una explicación a Campbell, amenazando con terminar su relación si no era honesto. Campbell le contó que antes de pasar por el Terrigenesis había tratado de llenar su vacío con alcohol y esto lo llevó a estrellarse en su automóvil con su novia contra un poste de teléfono, casi matándola antes de morir y ser encontrado por Gordon. Campbell se disculpó por no decirle toda la verdad y prometió que nunca la lastimaría. Johnson luego le dijo a Campbell que Charles Hinton le mostró una visión del futuro y que un miembro de su equipo iba a morir pronto, pero ella no sabía quién era o cómo sucedería. De repente, elos recibieron un mensaje de May de que Giyera había secuestrado el Zephyr One. En respuesta, ellos decidieron volver a reunir a los Guerreros Secretos para salvar a sus compañeros de equipo.[61]

Planes de Alveus

Traicionando a su equipo

Una vez que los Guerreros Secretos abordaron el Quinjet, Johnson ordenó ir al Campo Petrolífero de Schoonebeek, la base de HYDRA. Allí, dividió a su equipo, enviando a José Gutierrez y Elena Rodriguez a recuperar el Zephyr One mientras ella pirateaba el sistema informático de HYDRA. Sin embargo, en el proceso fue confrontada por Alveus, quien la infectó con sus poderes. Inmediatamente, Johnson sintió como si ella hubiera llenado un vacío dentro de sí misma, creyendo que Alveus podía darle la familia que siempre había deseado y quería servirle. Johnson le reveló que el Orbe Kree estaba posesión de S.H.I.E.L.D., y él le ordenó que se lo traiga. Johnson regresó con su equipo a tiempo para evitar que Giyera mate a Gutierrez, y se reunió con los Guerreros Secretos y los otros agentes de S.H.I.E.L.D. para regresar al Campo de Juegos.

Como Malick fue capturado, Johnson entró a la sala de interrogatorios y lo asesinó con una onda de choque. Para encubrir la causa de muerte, Johnson destruyó el cuerpo con una bomba. Coulson se dio cuenta de que uno de los Inhumanos en el Campo de Juegos fue infectado por Alveus; Johnson inculpó a Campbell, haciendo que este último sea encarcelado. Coulson le dijo que disolvería a los Guerreros Secretos, y Johnson logró escabullirse para robar el Orbe Kree y muchos Cristales Terrigen. Ella visitó a Campbell en el Módulo de Contención e intentó convencerlo de que huyera a su lado. Cuando Campbell se negó, Johnson reveló que había sido infectada, enfureciendo a Campbell, quien intentó razonar con ella. Incapaz de resistirse, Johnson ignoró a Campbell, se fue y causó un poderoso terremoto, antes de reunirse con Alveus.[62]

Secuestro de Holden Radcliffe

Reuniéndose con Alveus, este último le dijo que Ward la amaba, a pesar de que Johnson estaba contenta de que él murió. Mostrándole lo que robó, ambos iscutieron sobre Coulson, Jiaying y Calvin Zabo, a lo que Alveus le explicó que ahora estaban conectados y convertirían la Tierra en el hogar pacífico que los Inhumanos merecían. Johnson y Alveus fueron con Alisha Whitley, cuyos dobles emboscaron a Campbell y al resto del equipo de Coulson enviados para protegerla. Con Whitley de su lado, Johnson y Alveus fueron con JT James, quien le preguntó a Johnson si había roto con Campbell. Alveus dejó caer un Cristal Terrigen, hacindo que JT James pase por el Terrigenesis, antes de ponerlo bajo su control. Luego, Johnson ayudó a Alveus a encontrar un dispositivo enterrado debajo de la casa de JT James.

Johnson fue con el equipo de Alveus a Bucarest para secuestrar a Holden Radcliffe. Johnson irrumpió en su laboratorio, donde estaba presente Fitz. Después de que Whitley tomara a Radcliffe, Johnson usó sus poderes para someter a Fitz y dijo que aunque se preocupaba por sus amigos en S.H.I.E.L.D., los mataría si venían tras ella, y les advirtió que uno de su equipo moriría pronto, antes de irse a Union City.[63]

Union City

En Union City, Alveus trajo al resto del círculo interno de HYDRA para ser sujetos de prueba en los experimentos que alguna vez hicieron los Kree. Johnson y Alveus observaron cómo el experimento de Radcliffe derretía las caras de los sujetos de prueba, y Radcliffe descubrió que necesitaban ADN Kree para que el experimento funcione. Después, Johnson y JT James se fueron a tomar cerveza y jugaron pinball, donde ella le reveló que creía que podría salvar a todos en S.H.I.E.L.D. convirtiéndolos en Inhumanos balanceados. Cuando se reunió con Alveus, aparecieron los Segadores Kree, con uno de ellos siendo derrotado por Johnson al romperle la mayoría de huesos de su cuerpo y le pidió a Radcliffe que lo drene. No obstante, Mackenzie llegó para tratar de salvar a Johnson, sin éxito, por lo que detonó una bomba para destruir el cuerpo del Kree.

Enojada por fallarle a Alveus, Johnson atacó con sus poderes a Mackenzie e intentó arrancarle el corazón. Sin embargo, May llegó y le disparó a Johnson en el brazo, salvando a Mackenzie. Más tarde, Johnson recuperó la conciencia, con Alveus regañándola por no poder asegurar suficiente sangre del Kree para el experimento. Recordando algunos eventos pasados, Johnson le respondió a Alveus que ella tenía sangre de Kree corriendo por sus venas y ofreció ser drenada para que el experimento funcione.[64]

Salvada por Lash

Johnson hackeó S.H.I.E.L.D. y vio un video de Campbell mientras su sangre era drenada. Ella discutió con Alveus sobre Campbell hasta que Fitz descubrió el hack de Johnson y le impidió seguir viéndolo. La sangre de Johnson siguió drenándose hasta que Radcliffe entró para ver cómo estaba; a Johnson se le permitió descansar mientras Alveus y Radcliffe seguían con sus experimentos. Decidida a convencer a Campbell de unírseles, Johnson nuevamente intentó hackear S.H.I.E.L.D., con éxito. Para su sorpresa, él habló por la habitación, preguntándole si lo estaba mirando; Johnson se comunicó con Campbell y lo convenció de reunirse con ella, guiándolo para que escape del Campo de Juegos. Cuando Campbell llegó al Quinjet del muelle, Johnson se reencontró con Alveus, quien le presentó a los Primitivos recién transformados y que para hacer más necesitaban el resto de su sangre, a lo que ella estuvo de acuerdo.

Cuando Johnson fue escoltada por Radcliffe, se dio cuenta de que Alveus estaba en problemas, así qeu fue a buscarlo. Johnson se sorprendió al ver a Lash en lugar de Campbell, con Alveus, y lo atacó con una onda de choque, solo para descubrir que estaba débil por el drenaje que le hicieron. Lash se acercó y no tenía intención de matarla, sino de extraer los parásitos de Alveus de su cuerpo, liberándola del control oscuro del Inhumano. Lash la llevó al Quinjet, diciéndole eque ahora podía regresar a S.H.I.E.L.D., pero JT James llegó y asesinó a Lash. Johnson se sentó con Lash muriendo, consolándolo al saber que la había salvado, y voló con el Quinjet, hasta que la aeronave aterrizó y fue llevada al laboratorio para pruebas médicas, donde Simmons declaró que ya no estaba bajo el control de Alveus.[65]

Venganza de Alveus

Mackenzie y Coulson se acercaron a Johnson, y trataron de convencerla de que lo que hizo no fue su culpa; aun así, Johnson todavía creía que necesitaba ser encerrada indefinidamente. Más tarde, aunque Alveus fue capturado, Johnson descubrió que él se escapó con la ayuda de ex agentes de S.H.I.E.L.D. ahora convertidos en Primitivos por Giyera y JT James. Johnson recordó que Alveus sabía todo sobre S.H.I.E.L.D., incluidas las capacidades del Zephyr One, que ahora podía usar para distribuir el gas Inhumano. Johnson salió del Módulo de Contención hacia el compartimento de carga del Zephyr One, llamando a Alveus, arrodillándose y rogándole que la retome bajo su control.[66]

Alveus intentó infectarla de nuevo, pero se dio cuenta que Lash había hecho que su mente fuera insensible a él y simplemente decidió dejarla sola. Johnson, lleno de ira, causó un terremoto, antes de comenzar a enfocar sus poderes en Alveus, y procedieron a peler. Eventualmente, esta consiguió un cuchillo y apuñaló varias veces a Alveus, quien se levantó y le dijo que los huesos no eran lo que soportaba su estructura, sino múltiples partes que funcionaban como una sola. En este momento, Giyera y JT James llegaron, y Alveis la dejó inconsciente, antes de ponerla en el Módulo de Contención.

Johnson fue custodiada por un Primitivo, sin embargo, May y Fitz llegaron a su rescate. Como ella les dijo que no quería ni merecía ser liberada; May le recordó que Andrew Garner había muerto por ella, y le dijo que podía vivir en una caja por el resto de su vida o ayudarlos a vencer a Alveus. Aunque Giyera quiso detenerlos, esta fue asesinada por Fitz, quien luego liberó a Johnson y, mientras May y Fitz discutían su próximo movimiento, Johnson recordó su visión, dándose cuenta de cuál sería su destino. Habiéndose reunido con Campbell, Coulson, Mackenzie y Simmons, el equipo decidió armar un plan para detener a Alveus enviando la ojiva que tenía al espacio exterior utilizando el piloto automático del Quinjet. Johnson, retomando su visión, sabía lo que él planeaba hacer; Campbell también descubrió que Johnson quería sacrificarse.[67]

Sacrificio de Lincoln Campbell

Con la ojiva firmemente sujeta al Quinjet, Johnson decidió que su propósito como Inhumana era sacrificarse para vencer a Alveus y salvar el mundo. Cuando la puerta del Quinjet comenzó a cerrarse, Alveus, quien la persiguió, le recordó que Ward podía controlar manualmente el Quinjet. Johnson vio un rastro de sangre en el piso que conducía al asiento del piloto y levantó la vista, solo para ver a Campbell, quien le explicó que había freído los controles manuales y, antes de que Johnson pudiera decir algo, Campbell usó sus poderes para sacarla del Quinjet cuando la puerta se cerró; Campbell viajó con el Quinjet directo al espacio, con Alveus a bordo.

Johnson, al darse cuenta de lo que acababa de hacer Campbell, regresó corriendo al centro de comando y le rogó detenerse. El equipo, que había derrotado a los Primitivos, también llegó, y Campbell declaró que este era su propósito, salvar a la mujer que amaba y al mundo al mismo tiempo. El sistema de comunicaciones entre Johnson y Campbell cesó justo cuando el Quinjet llegó el espacio y Campbell intentó decirle a Johnson que la amaba. Johnson le rogó a Coulson que trajera el Quinjet de vuelta, ya que era injusto que Campbell estuviera pagando por sus errores. Coulson respondió que Campbell estaba pagando por todos los errores que cometieron, que no era posible hacer lo que le pedía y que no era algo que Campbell quería. En una de las pantallas, el equipo observó cómo explotaba el Quinjet, y Johnson cayó en el llanto.[67]

Fuera de la ley

Convirtiéndose en Quake

Varios meses después del autosacrificio de Lincoln Campbell, Johnson ya había dejado S.H.I.E.L.D., y se desempeñó como una justiciera que atacaba bancos para donarle fondos ilegales a las organizaciones benéficas y así ayudar a las personas. Estas acciones le hicieron ganarse el apodo de "Quake" por la prensa, y las autoridades la buscaban por la destrucción de varios edificios, y deseaban registrarla según establecían los Acuerdos de Sokovia, que ella había rechazado previamente. Sus actividades como justiciera hicieron que la gente cuestionara la efectividad de los Acuerdos de Sokovia,[67] ya que además disolvió a los Vengadores tras la disputa entre Anthony Stark y Steven Rogers.[65]

Ayudando a Elena Rodriguez

Johnson localizó un trato entre los Guardianes y Victor Ramon, por el 0-8-4 Peruano que S.H.I.E.L.D. obtuvo años atrás. Ella viajó a Baltimore, Maryland, donde encontró a los Guardianes, Ramon y Elena Rodriguez capturada, en quien iban a probar el ama. Tras causar un terremoto, Johnson atacó a Ramon y salvó a Rodriguez, y juntas lucharon contra los Guardianes. Como S.H.I.E.L.D. no sabía nada sobre esto y Ramon había asesinado a Francisco Rodriguez, ella entendía la situación de Rodriguez, así que permitió que fuera tras Ramon. Mientras Rodriguez perseguía a Ramon, Johnson luchó contra los Guardianes restantes, utilizando tanto sus poderes de ondas de choque como sus habilidades de lucha para vencerlos a todos.[68]

Johnson derrotó a los Guardianes, y se reunió con Rodriguez, quien recuperó el 0-8-4 Peruano y afirmó que Ramon no volvería a lastimar a nadie. Mientras hablaban, un Quinjet de S.H.I.E.L.D. llegó y Rodriguez le dijo que Phillip Coulson y Alphonso Mackenzie estaban rastreando sus poderes para encontrarlas. Cuando Rodriguez se ofreció a ayudarla en su búsqueda de más justicieros, Johnson declaró que una Inhumana fugitiva era suficiente, pero que la encontraría a ella si la necesitaba para otras misiones. Johnson dejó la escena antes de que pudiera ser encontrada por cualquiera de sus antiguos amigos.[69]

Cumpliendo una promesa

Finalmente, Johnson se reunió con la familia de Charles Hinton. Polly Hinton le agradeció por el dinero que les dio, el cual había robado de un banco de Los Ángeles, y por la ayuda que les había proporcionado; Johnson le dijo que estaba cumpliendo una promesa. Luego ella se arrodilló y le dio a Robin Hinton el petirrojo que Charles había hecho. Johnson le dijo a Polly que tenía un amigo veterinario que le gustaría que conocieran, antes de darse cuenta que S.H.I.E.L.D. la encontró y se dirigió a un callejón vacío. Johnson liberó una onda de choque debajo de sus pies y saltó hacia un tejado cercano; Phillip Coulson y Alphonso Mackenzie, que sabían que ahora tenían pocas posibilidades de encontrarla, decidieron continuar su búsqueda en otro momento, a pesar de que el nuevo Director de S.H.I.E.L.D., Jeffrey Mace, les ordenó detenerse debido a su constante fracaso para traerla de regreso.[67]

Encuentro con Roberto Reyes

Daisy Johnson confrontó a la Hermandad Aria durante un robo y venció a Scott. De repente, un misterioso automóvil apareció, cuyo fuego se extendió por el área; de allí, un justiciero encendido en llamas mató a Moore y Anderson al romper sus cráneos, secuestró a Mitchell, lo metió en el equipaje de su automóvil y se fue. Johnson vio esto en confusión y abandonó la escena al escuchar las sirenas de la policía. Más adelante, Johnson exploró y vio graffitis en la pared que mostraban al místico Vengador Fantasma. Ahí, Felix le contó las pocas cosas que sabía basándose en los rumores que había escuchado. Johnson conoció a Roberto Reyes, quien estaba cerrando su garaje y le mencionó sus sospechas de que el Vengador Fantasma pudo haber comprado las piezas de su automóvil allí, pero él negó saber algo.

Johnson decidió regresar a la mañana siguiente, aunque ella luego escuchó el sonido de sus llaves y recordó haberlo oído la otra noche, por lo que atacó a Reyes al darse cuenta de que era el Vengador Fantasma. Reyes trató de incapacitarla, pero Jonhson usó sus poderes para hacerlo retroceder. Reyes agarró un poste de metal y lo prendió de fuego, antes de ir tras ella, no obstante, Johnson logró someterlo. Reyes le explicó que él solo mataba a las personas que merecían un castigo y que era la venganza, aunque Johnson le comentó que este no podía decidir quien merecía vivir o morir. Reyes entonces se transformó en el Vengador Fantasma, encendió una viga de acero e intentó atacarla, pero Johnson lo desarmó. Reyes la golpeó en el torso y la hizo caer al suelo, antes de lanzarle una repisa encima, que Johnson contuvo usando sus poderes y le pidió matarla, pero Reyes simplemente la dejó. Johnson pronto se libró de la repisa y sintió que uno de sus huesos se había roto.[70]

Rastreando a Roberto Reyes

Al día siguiente, Johnson encontró a Roberto Reyes ayudando a su hermano menor Gabriel. Ella interrogó a las personas que trabajaban con Reyes, pretendiendo conocerlo como una ex compañera de clase. Mientras Reyes examinaba su camioneta, Jonhnson habló con él sobre sus víctimas que no eran completamente inocentes, pero él le pidió que se fuera. Como Reyes no encontró ningún problema en la camioneta de Johnson, ella usó sus poderes para dañarlo y permanecer allí un rato más. Ambos discutieron sobre los Guardianes, pero Reyes negó el hecho de ser Inhumano, aunque a Johnson le resultaba difícil creer que le vendió su alma al diablo. Cuando Johnson lo hizo enfurecer, Reyes la noqueó. Esta se despertó atada a una silla, y Reyes buscó cualquier prueba de culpabilidad en sus pertenencias, a lo que ella mencionó los Laboratorios Momentum. Reyes se fue rápidamente, pero Johnson se liberó de sus ataduras y lo siguió saltando a su auto; sin embargo, Reyes logró deshacerse de ella.

Johnson llegó a los Laboratorios Momentum, donde encontró a Alphonso Mackenzie y Leopold Fitz enfrentándose a Frederick fantasma junto a Roberto Reyes. Después de que Reyes matara a Frederick, Mackenzie lo apuntó a él, pero Johnson le pidió dejarlo ir. Johnson fue llevada a bordo de un Quinjet y Mackenzie descubrió que Elena Rodriguez le estaba suministrando medicamentos, y Fitz se mostró enojado por haber dejado S.H.I.E.L.D., sin embargo, Johnson decidió marcharse y fue encontrada por Reyes, quien mencionó que en un principio pensó que él era el responsable de todas las muertes recientes, pero estaba equivocado. Decidida a ayudarlo, Johnson se subió al Hell Charger para investigar el asunto con él.[71]

Apagón en Los Ángeles

Roberto Reyes tenía la intención de visitar a su tío Elias Morrow en la Penitenciaría de South Ridge y Johnson sabía que Morrow fue acusado de homicidio involuntario. La conversación fue interrumpida cuando se produjo un apagón secretamente orquestado por los Guardianes en Los Ángeles. Ellos encontraron a Gabriel, momentos antes de que fuera atacado por matones, a quienes consiguieron vencer, antes de ir a la Residencia Reyes. Como había usado sus poderes sin sus guanteletes, Johnson se encontraba malherida. Reyes luego salió de la residencia, dejando a Johnson con Gabriel después de advertirle que Gabriel no sabía sobre el Vengador Fantasma.

Johnson y Gabriel discutieron sobre la vida de los hermanos Reyes, y él le expresó sus preocupaciones sobre lo que su hermano estaba haciendo cuando salía por las noches. Gabriel le dijo que sabía quién era ella realmente y que, aunque no se lo diría a nadie, no quería que Johnson estuviera cerca de su hermano por temor a que pudieran surgir problemas. Por lo tanto, Johnson aceptó abandonar la Residencia Reyes y regresó a su búsqueda personal.[72]

Traición de JT James

Durante una confrontación con los Guardianes, Johnson obtuvo una lista de algunos Inhumanos que fueron atacados. Johnson engañó a Jemma Simmons para que visitara un departamento donde ella la esperaba para que atendiera sus heridas. Después de esto, Johnson le explicó que los Guardianes se estaban aprovechando de los servidores de S.H.I.E.L.D. para su propios fines y que requería tener acceso a estos; Simmons aceptó ayudarla a regañadientes. Trabajando juntas, ambas descubrieron que JT James era el próximo objetivo de los Guardianes y decidieron llevárselo a un lugar seguro. Sin embargo, pronto se reveló que JT James estaba trabajando con los Guardianes en su exterminio de los Inhumanos.

Johnson usó sus poderes para derribar a sus enemigos y a pesar de sus intentos de esconderse con Simmons, JT James las encontró y pretendía golpearlas con una cadena en llamas, pero Roberto Reyes lo detuvo, quien había venido a la tienda junto con Phillip Coulson y Alphonso Mackenzie. Mientras Reyes enfrentaba a JT James, Johnson y Simmons salieron de la tienda con sus aliados antes de que el lugar explotara. Johnson abordó el Zephyr One con Reyes; Coulson se acercó a ellos y solicitó su ayuda para encontrar el Darkhold. Aunque Johnson se mostró reacia, ya que estaba ansiosa por seguir atacando a los Guardianes, finalmente aceptó la oferta.[73]

Motín de la Penitenciaría de South Ridge

Johnson fue informada de que Phillip Coulson y Melinda May estaban atrapados en la Penitenciaría de South Ridge, donde Lucy Bauer había infectado al personal. Ella se equió con nuevos guanteletes y se unió a un equipo de asalto con Roberto Reyes y Alphonso Mackenzie para encontrar a Elias Morrow, a quien necesitaban para hallar el Darkhold. Finalmente, Johnson se reunió con Coulson y May, y se abrieron paso por la prisión para llegar a la celda de Morrow. Sin embargo, fueron detenidos por Bauer, quien abrió las puertas de las celdas, liberando a los prisioneros y causando disturbios. Ellos huyeron y llegaron a la cafetería de la prisión, donde Johnson decidió quedarse, ya que muchos prisioneros eran reclutas de los Guardianes, lo que significaba que tenía una razón personal para enfrentarlos.

Johnson luchó, pero fue superada en número, hasta que Coulson y May la rescataron. Como Leopold Fitz les dijo que Mackenzie había encontrado a Morrow, decidieron abandonar la prisión. Una vez afuera, sin embargo, descubrieron que Morrow fue secuestrado por Bauer. De regreso al Campo de Juegos, Johnson permaneció sola en un Quinjet. May se acercó y le dijo que su plan de tratar de alejarse de sus amigos por su propia seguridad y arriesgar su vida no tenía sentido, ya que Coulson nunca la abandonaría y Lincoln Campbell no habría aprobado su decisión. Johnson respondió que ella solo accedió a ayudar a S.H.I.E.L.D. hasta que encontraran el Darkhold y que se iría después de eso. No obstante, una vez que May se marchó, Johnson estalló en el llanto.[74]

Historia del buen samaritano

Johnson se llevó a Gabriel por sus propia seguridad al Zephyr One para que pudiera reunirse con su hermano Roberto Reyes y este último fingió ser un agente de S.H.I.E.L.D.. Cuando el Director Jeffrey Mace abordó el Zephyr One para arrestar a Johnson y Reyes, Alphonso Mackenzie les ordenó a ellos y a Gabriel que entraran al Módulo de Contención. Cuando Gabriel les preguntó porqué tenían que esconderse si su hermano trabajaba para la agencia, Reyes decidió decirle la verdad sobre cómo se convirtió en el Vengador Fantasma; Johnson solo se limitó a escuchar. Cuando finalmente fueron encontrados por Mace y, al enterarse de que S.H.I.E.L.D. tenía información sobre Morrow, Reyes se transformó en el Vengador Fantasma, se liberó del Módulo de Contención y comenzó a pelear contra Mace. Johnson trató de llevarse a Gabriel, quien insistió en quedarse y logró calmar a su hermano.

Como S.H.I.E.L.D. irrumpió en la Planta de Energía Roxxon, Johnson permaneció en el Zephyr One para garantizar las comunicaciones. Sin embargo, no pudo hackear los sistemas de la planta, ya que no estaban conectados a la red. Cuanto el equipo de S.H.I.E.L.D. más se acercaba a la planta, las comunicaciones eran más inestables y Johnson finalmente perdió contacto con sus colegas, dejándolos enfrentar la traición de Morrow por su cuenta.[75]

Manteniendo la fe

Johnson vio metrajes de Leopold Fitz, Phillip Coulson y Roberto Reyes desapareciendo en el aire después de que Elias Morrow activara su Generador de Partículas Cuánticas, por lo que sugirió llamar a Jemma Simmons para pedir ayuda, a lo que Jeffrey Mace estuvo de acuerdo. Ella consoló a Gabriel y luego vieron con asombro cómo Alphonso Mackenzie dejaba abruptamente el Zephyr One con su motocicleta. Johnson tomó el Hell Charger y lo persiguió, sin saber que el Espíritu de la Venganza había tomado el cuerpo de Mackenzie y que Reyes estaba sentado a su lado en su estado transdimensional.

Siguiendo a Mackenzie por Los Ángeles, Johnson llegó al escondite de la Pandilla de Chinatown, donde derribó a varios matones antes de unirse a Mackenzie, quien estaba hablando con Reyes, aunque ella no podía verlo. Cuando Johnson le pidió volver con ellos, este se convirtió en el Vengador Fantasma, pero finalmente se deshizo cuando el Espíritu de la Venganza regresó al cuerpo de Roberto. Mackenzie la tranquilizó sobre lo ocurrido y le informó que Roberto y el Espíritu de la Venganza se habían ido al Infierno. Ellos luego regresaron al Campo de Juegos, donde Johnson les contó a Coulson y May lo sucedido.[76]

Batalla en la Sede de la Pandilla de Chinatown

Johnson participó en el asalto final de S.H.I.E.L.D. contra Elias Morrow. Ella se asoció con Elena Rodriguez y Roberto Reyes como el primer equipo de ataque, pero Rodriguez activó una trampa mientras hacía un reconocimiento, lo que causó una explosión masiva. Johnson ayudó a Rodriguez mientras Reyes entraba a la Sede de la Pandilla de Chinatown para enfrentar a Morrow. Al ver a Morrow pelear con su sobrino, Johnson quería ir con él, pero Coulson le aconsejó que no lo hiciera, ya que estaban tratando de no revelar su posición. Pronto, Simmons y Fitz les explicaron que Morrow había modificado la Batería Cuántica con un Demon Core, lo que podría desencadenar una explosión nuclear.

Mientras Jeffrey Mace le explicaba su plan a Coulson, Johnson hizo que Fitz revisara sus guanteletes. Fitz también le dijo que tenían las pruebas de que ella no tenía la culpa de los múltiples terremotos registrados en Los Ángeles. A su vez, Johnson se enteró de que la senadora Inhumana Ellen Nadeer se mantenía oculta y que Mace lo sabía. La conversación se interrumpió cuando Johnson sintió que se avecinaba otro terremoto y Fitz descubrió que Morrow estaba robando energía de otra dimensión. Johnson confrontó a Mace sobre su asociación con Nadeer, pero luego acordaron dejar a un lado sus divergencias de opinión para poder detener a Morrow.

Johnson se unió a Fitz, Simmons, Holden Radcliffe y Aida para construir una Puerta Inter-dimensional justo debajo de la batería de Morrow. El papel de Johnson era absorber todos los terremotos que se desataron debido a las acciones de Morrow; ella lo hizo con éxito antes de salir corriendo del edificio y liberar las óndas sísmicas almacenadas, impulsándose hacia el cielo, muy por encima de los edificios. Al aterrizar, fue encontrada por una horda de reporteros que la acosaron con preguntas hasta que Mace intervino, reconociendo oficialmente a Johnson como una agente encubierta de S.H.I.E.L.D.[77]

Regresando a S.H.I.E.L.D.

Volviendo con sus amigos

En el Campo de Juegos, tras la victoria de S.H.I.E.L.D. sobre Elias Morrow y la desaparición de Roberto Reyes, Johnson y Phillip Coulson hablaron de los últimos acontecimientos. Ella reconoció que extrañaba algunas cosas en S.H.I.E.L.D. y se sorprendió al enterarse de que Coulson la había considerado en realidad como la nueva Directora de S.H.I.E.L.D.; Johnson se burló, alegando que eso solo sucedería en una versión de los cómics. Johnson se dirigió a ver a sus amigos, y fue testigo del primer beso de Alphonso Mackenzie y Elena Rodriguez en el proceso. Al reunirse con sus amigos, recibió un acollador de S.H.I.E.L.D., convirtiéndose en agente de S.H.I.E.L.D. y celebrando con sus colegas.[77]

Más adelante, Johnson y Rodriguez entraron en la oficina de Jeffrey Mace y eliminaron todos los registros de la presencia de Rodriguez en Baltimore, Maryland, de la base de datos de la agencia. Antes de irse, Rodriguez le informó a Johnson que ella no mató a Victor Ramon y le dio la vieja insignia de Margaret Carter como un recordatorio de que formaba parte del equipo, como lo hizo Coulson el día en que firmó los Acuerdos de Sokovia.[69]

Trabajando con Jeffrey Mace

Johnson y Simmons dedujeron que la senadora Ellen Nadeer estaba ocultando a su hermano Vijay Nadeer del público. Más tarde, ella se reunió con Jeffrey Mace; a pesar de su mutua desconfianza, acordaron trabajar unidos para enfrentar a los Guardianes. Con ese fin, Johnson le informó acerca de Vijay, lo que provocó que Mace planeara una misión de rescate con Johnson, Simmons y él mismo. Juntos, abordaron un Quinjet y discutieron su plan.

El equipo rastreó una llamada realizada por el asistente de Ellen, Zach Bynum, en la Residencia Nadeer, donde se enfrentaron a la senadora y sus guardaespaldas. Johnson reconoció las armas que portaban como el equipamiento estándar de los Guardianes. Como Ellen se negó a dejar que S.H.I.E.L.D. registrara su casa, estos se alistaron para irse, pero se escuchó un disparo. Mientras Mace y Simmons buscaban a Vijay, Johnson luchó contra los Guardianes y los derrotó. Sin embargo, a pesar de sus mejores esfuerzos, Vijay se negó a seguir a S.H.I.E.L.D. y se quedó con su hermana.[78]

Johnson viajó a Sunbury, Pensilvania, donde se realizó una ceremonia pública para ser reconocida oficialmente como agente de S.H.I.E.L.D.. Mientras Michelle Caldwell espresaba su gratitud hacia ella y la abrazaba, Johnson descubrió a un francotirador apuntándole a Mace; Johnson protegió a Caldwell mientras Mace detenía la bala. Johnson usó sus poderes para derrotar al tirador, el ex agente de HYDRA Yuri Zaikin. Ella lo interrogó, pero fue en vano, aunque Zaikin advirtió que el intento de asesinato era solo la primera fase de su plan. Johnson fue informada de que el Quinjet que llevaba a Mace, Coulson y Mackenzie no se encontraba por ningún lado. Después de una conversación poco productiva con Glenn Talbot, quien tomó la delantera en la búsqueda, Johnson abordó el Zephyr One con Melinda May, sienda esta en realidad un Simulacro Dotado de Vida.

El agente Davis le dijo a Johnson y a Melinda May que no podían localizar el Quinjet que estaban buscando. Más tarde, fueron contactados por Fitz y Simmons, quienes obtuvieron respuestas por Zaikin y los mandaron a Virginia Occidental. Sin embargo, Johnson también se enteró de que Mace no era Inhumano y que no podía ser de ayuda durante la próxima pelea. Con esta información, Johnson y May lograron rescatar a Mace, Coulson y Mackenzie de sus oponentes. De vuelta al Campo de Juegos, ella le informó al May que habían sido llamados por Coulson a la oficina del Director.[79]

Firmando los Acuerdos de Sokovia

Johnson acordó firmar los Acuerdos de Sokovia, y Mace convocó una reunión con su personal clave. Al llegar a Washington, D.C., Johnson se presentó ante un comité de audiencia para discutir sus acciones de vigilancia como Quake. Johnson le habló a Mace sobre sus nervios, e hizo un comentario acerca de sus mentiras acerca del Proyecto Patriota. Cuando comenzó la reunión, Johnson fue interrogada por Gene Williams y Maria Nuñez hasta que fue el turno de Ellen Nadeer. Esta última acusó a los Inhumanos de ser la principal causa de todos los problema, aunque Johnson insistió en que a menudo ellos eran las víctimas, haciendo una sutil referencia a Vijay Nadeer. Nadeer cuestionó lo que Johnson había hecho con todo el dinero robado y la acusó de trabajar contra el gobierno, a lo que Johnson se esforzó en defenderse.

Johnson escuchó a Nadeer acusar a S.H.I.E.L.D. de seguir participando en actividades ilegales, lo que el General Glenn Talbot negó hasta que Nadeer afirmó que sus hombres habían descubierto que Coulson y Rodriguez irrumpieron en su oficina para instalar dispositivos de audio. Nadeer señaló que Rodriguez también había firmado los Acuerdos de Sokovia, pero actuó sin la aprobación de las Naciones Unidas, lo que iba en contra de lo que dictaban los Acuerdos de Sokovia. Mientras Johnson observaba la situación con horror, Nadeer luego acusó a S.H.I.E.L.D. de ser una organización criminal como lo fue HYDRA.[80]

Recuperando el Darkhold

Johnson logró identificar a Leo Babikov, uno de los Guardianes que atacó a los hermanos Koenig, demostrando que Holden Radcliffe se había aliado con la organización y, por lo tanto, con la senadora Ellen Nadeer. Johnson y los demás fueron a buscar a LT Koenig, enterándose que el Darkhold que quería obtener Readcliffe estaba escondido en el Laberinto. Johnson, Coulson, May y los hermanos Koenig llegaron al Laberinto y recuperaron el Darkhold justo antes del ataque de los Guardianes. Durante la búsqueda, May intentó matar a Coulson debido a que ella era un Simulacro Dotado de Vida. Antes de que pudiera dispararle, Johnson pudo someter a la androide, debido a que Fitz y Simmons se lo dijeron.[81]

Confrontando a Tucker Shockley

Mientras Coulson y Mackenzie intentaban encontrar una manera de localizar a May capturada, la senadora Ellen Nadeer murió en una explosión ocasionada en su oficina. Johnson, Mace, Fitz y Simmons investigaron la escena y descubrieron que Tucker Shockley había visitado a Nadeer antes de la explosión. Acto seguido, Johnson y STRIKE fueron a un almacén donde se escondían Shockley y otros miembros de los Guardianes. Ellos irrumpieron en el almacén y usaron un R.E.C.I. para incapacitarlos a todos con gran facilidad.

Johnson logró capturar a Shockley y procedió a interrogarlo abordo del Zephyr One. Sin embargo, este se reveló como un Inhumano y trató de usar sus poderes para explotar, pero fue arrojado del avión. Shockley todavía estaba vivo, así que los cuatro agentes formaron un plan para volver a atraparlo. Johnson hizo explotar a Shockley con sus poderes, pero cuando él estaba a punto de reformar su cuerpo, Fitz y Simmons lo atraparon dentro de un contenedor. Mace, por otro lado, fue secuestrado por Anton Ivanov.[82]

Enfrentando a Anton Ivanov

Más adelante, Fitz y Simmons demostraron una simulación del Marco con Johnson y Coulson entrenando con el fin de entender en qué tipo de prisión se encontraba May. Johnson informó a Coulson sobre la instalación minera rusa que se mostraba en una foto perteneciente a Anton Ivanov, el líder de los Guardianes. El equipo se fijó en las instalaciones para salvar a Mace, y se separaron con el fin de encontrarlo y tomar el control de la base. Coulson se enfrentó a Ivanov, aunque Johnson finalmente se unió a ellos y decidió quedarse a pelear ella misma mientras Coulson se iba a buscar a Mace.

Después de una pelea violenta, Johnson resultó victoriosa sobre Ivanov al herirlo gravemente con sus poderes Inhumanos y haberlo enterrado bajo un montón de escombros. Más tarde, ella regresó con su equipo al Campo de Juegos. No obstante, sin saberlo, sus amigos fueron reemplazados por Simulacros Dotados de Vida.[83]

Asedio del Campo de Juegos

Al revisar la Cámara de Contención, Johnson descubrió toda una flota de SDV de sí misma, sorprendiéndose. Al escuchar que alguien se estaba acercando, ella se quitó la ropa y se escondió entre sus clones. Cuando el SDV de Alphonso Mackenzie llegó, ella logró noquearlo y escapó. Johnson se ocultó en el Campo de Juegos y accedió a las cámaras de seguridad, en las que vio a algunos agentes descubriendo el SDV de Leopold Fitz, incluidos el de Phillip Coulson y Jeffrey Mace. Luego, Johnson notó que no estaba sola, sino que también la acompañaba Jemma Simmons, y ambas sospechaban de que la otra era un SDV. Afortunadamente, al usar sus poderes Inhumanos, Johnson demostró que ella no era una impostora y comprobó que Simmons tampoco lo era.

Johnson y Simmons idearon un plan para salir del Campo de Juegos; Johnson descubrió que sus amigos fueron secuestrados por Holden Radcliffe y que probablemente todavía estaban vivos, aunque atrapados en el Marco, lo que significaba que tenían que entrar también en la realidad alternativa para rescatarlos. Johnson fue a luchar contra los SDV, y Simmons encontró a los agentes Piper, Davis y Prince, a quienes despertó, diciéndoles que ella y Johnson no eran SDV. Johnson luchó ferozmente con varias copias y destruyó el SDV de Jeffrey Mace antes de tener que lidiar con Coulson y Mackenzie. Ella logró noquear el SDV de Coulson y destruir el SDV de Mackenzie.

Johnson y Simmons se dirigieron a la salida mientras el SDV de Leopold Fitz, quien había sido reparado, fue a activar la flota de Daisys. Al encontrarse con el SDV de Melinda May, quien estaba lista para hacer volar toda la base, Johnson y Simmons lograron convencerla de dejarlas ir diciéndole que el verdadero Phillip Coulson, por quien May tenía sentimientos, nunca querría matarlas. Johnson y Simmons escaparon y abordaron el Zephyr One con sus aliados agentes justo a tiempo.[84]

Dentro del Marco

Trabajando para HYDRA

Cuando Johnson fue conectada al Marco, tomó el lugar de su otra versión y, al descubrir a Grant Ward en su cama, le hizo un gesto extraño. Johnson le dijo que debían ir a trabajar, así que Ward se levantó y se vistió antes de dirigirse al Triskelion. Al llegar a la sede de HYDRA, Ward la notó ir en la dirección equivocada, pero ella le mencionó que no estaba contenta debido a que él se negaba a no vivir a su lado. Johnson y Ward luego fueron a una sesión informativa dirigida por Melinda May, quien les ordenó interrogar a un sospechoso llamado Jason Rajan. Los dos comenzaron a interrogarlo; Johnson descubrió que alguien dentro de HYDRA le proporcionó a Rajan una tarjeta de identificación oficial y le reveló que sabía que su verdadero nombre era Vijay Nadeer.

Luego de que Ward noqueara a Nadeer, Johnson pasó a encontrarse con Simmons. Ambas discutieron sobre sus experiencias en el Marco hasta cruzarse con Ward, quien reveló que era un agente doble que trabajaba para S.H.I.E.L.D.; Johnson y Simmons recibieron la ayuda de Ward para escapar del equipo de HYDRA enviado a arrestar a Simmons. Como estaban atrapadas en el mundo virtual, Johnson visitó la Escuela Secundaria Alexander Pierce para encontrarse con Phillip Coulson, a quien intentó hacerle recordar su vida real. Después de una tensa conversación, Coulson finalmente recobró algunos de sus recuerdos reales.[85]

Capturada por HYDRA

Johnson y Coulson se reunieron con Simmons, y descubrieron que Holden Radcliffe también estaba en el Marco. Dado que él podía ayudarlos a escapar de la realidad alternativa después de que Aida haya saboteado su salida, Johnson decidió regresar al Triskelion para conocer su paradero, mientras que Coulson y Simmons iban a la sede de S.H.I.E.L.D.

Johnson y Melinda May se unieron al equipo de HYDRA para arrestar a los subversivos. Para sorpresa de Johnson, asaltaron la casa de Mackenzie y se lo llevaron a él y a su hija para interrogarlo. May usó a Mackenzie y su amor hacia su hija para engañar a Johnson para que admita su verdadera lealtad hacia S.H.I.E.L.D.. Posteriormente, Johnson fue arrestada y encerrada en una celda de Triskelion; Johnson eligió unirse a S.H.I.E.L.D., mientras Leopold Fitz se preparaba para interrogarla y torturarla.[86]

Prisionera en el Triskelion

Siendo interrogada por Fitz, Johnson respondió que no sabía dónde estaba el líder de S.H.I.E.L.D., Jeffrey Mace, pero que con gusto le daría la ubicación de Simmons si lo supiera porque consideraba que era la única persona capaz de traer de vuelta al verdadero Fitz. Disgustado por esta respuesta, Fitz abofeteó a Johnson. El interrogatorio fue interrumpido por Aida, quien le pidió a Fitz que se fuera. Johnson criticó duramente el Marco, pero Aida respondió que solo estaba cumpliendo las expectativas de Holden Radcliffe. Radcliffe, encarcelado en la celda adyacente a la de Johnson, gritó que nunca lo hizo, solo para que Aida le pida a sus guardias que lo callen. Aida le ofreció a Johnson reprogramar el Marco para que pudiera vivir con su difunto novio Lincoln Campbell, sin embargo, Johnson rechazó su oferta.

Después de que Aida se marchó, Johnson escuchó el llanto de Radcliffe, lamentando su vida arruinada. Johnson no le mostró compasión y le preguntó cómo era posible una transformación tan radical como la del compasivo Fitz a ser alguien despiadado. Radcliffe respondió que Aida había eliminado el mayor arrepentimiento de Fitz en su vida y que fue suficiente para cambiarlo. Johnson no lo creyó, pero Radcliffe insistió afirmando que incluso algo tan sencillo como un "Te amo" podría cambiar dramáticamente la vida. Johnson luego preguntó si construyó una puerta para escapar del Marco, a lo que este respondió que sí, pero podría estar fuertemente protegida, ya que Aida no podía destruirla. Finalmente, Johnson recibió la visita de Melinda May, quien le preguntó si era Inhumana; Johnson declaró que sí y, en respuesta, May se rebeló contra HYDRA rompiendo un Cristal Terrigen que había traído consigo, lo que le permitió a Johnson recuperar sus poderes.[87]

Entrando a la Resistencia

Luego de haber pasado por el Terrigenesis, Johnson y May lucharon por escapar del Triskelion antes de ser detenidas por Aida y dos agentes de HYDRA. Johnson usó sus poderes recuperados en Aida y la dejó malherida. Como un equipo de HYDRA las perseguía, Johnson y May fueron rescatadas por Burrows, Coulson y Mackenzie, aunque Mackenzie amenazaba con matar a May por haber tenido a su hija Hope como rehén. De vuelta en el Campo de Juegos, Johnson le confirmó a Grant Ward la historia del mundo real que Simmons le contó y que él se negó a creer.

Coulson le mencionó a Johnson que debían debilitar a HYDRA dentro del Marco para lograr su propio objetivo. Por ello, los agentes de S.H.I.E.L.D. asaltaron el estudio donde se grababa el espectáculo The Bakshi Report. Después de que Ward y Johnson tuvieran una conversación sobre lo que era real o no en el Marco, S.H.I.E.L.D. transmitió un mensaje subversivo con Coulson donde el ex profesor de historia anunció con orgullo su lealtad hacia S.H.I.E.L.D. y reveló las mentiras de HYDRA gracias al material grabado durante el Asalto al Centro de Cultivo de Iluminación de HYDRA, donde murió Jeffrey Mace.[88]

Escapando del Marco

Johnson y Simmons se reunieron después de la evasión de Johnson del Triskelion; Simmons le reveló los planes de Aida, el cual era crear un cuerpo vivo para que pueda ser una persona real con libre albedrío. A cambio, Johnson le informó a Simmons de la existencia de una puerta construida por Radcliffe. Las dos decidieron abrir el portal y así volver al mundo real con Coulson, May y Mackenzie. Simmons aceptó a regañadientes el hecho de que Fitz estuviera fuera de su alcance por el momento y que debían dejarlo en el Marco para recuperarlo más tarde. Además, May dudó mucho de la existencia del mundo real, a pesar de las explicaciones de Coulson.

Las coordenadas proporcionadas por Radcliffe llevaron a Johnson y a sus compañeros de equipo a una fábrica, en lugar de a un parque de la ciudad como lo diseñó Radcliffe. Johnson usó sus poderes para revelar el portal y, aunque los agentes de HYDRA trataron de frenarlos, cada uno de sus aliados lo atravesó. No obstante, a pesar de la insistencia de Johnson, Mackenzie se negó a volver al mundo real, ya que su hija Hope estaba viva en el Marco y él podía tener una vida con ella, ya sea virtual. Johnson regresó al Zephyr One y se disculpó con Elena Rodriguez por haber dejado atrás a Mackenzie. No obstante, ellos todavía tenían un asunto mucho más urgente que tratar: el Zephyr One estaba siendo atacado por los hombres de Ivanov.[89]

Destrucción de la Plataforma Petrolera Ivanov

Aunque el avión estaba muy dañado debido a los ataques, Davis y Piper lograron hacerle frente, con Johnson, Simmons y Rodriguez habiendo ayudado a reparar la energía. Mientras el Zephyr One volaba a la Plataforma Petrolera Ivanov para rescatar al resto del equipo, Johnson trató de explicarle la situación a Rodriguez acerca de Mackenzie hasta descubrir que S.H.I.E.L.D. una vez más era considerado un peligro por las autoridades después de la destrucción del Campo de Juegos, y sospechó que Glenn Talbot tenía algo que ver con esto.

Johnson y el equipo se reunieron en el Campo de Juegos, donde se encontraron con los soldados de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos enviados por Talbot, y encerraron a Fitz y Aida, pero esta última escapó de la Cámara de Contención, habiendo obtenido poderes Inhumanos similares a los de Lincoln Campbell y perdió el control. Mientras lidiaban con Aida, Johnson descubrió que Rodríguez se conectó al Marco para traer a Mackenzie de regreso al mundo real.[90]

Venganza de Aida

Johnson monitoreó los signos vitales de Rodriguez y Mackenzie, quienes todavía estaban atrapados en el Marco. Ella intentó ayudar a Rodriguez a encontrar a Mackenzie, pero pronto descubrió que Aida estaba cerrando el Marco, eliminando a todos los elementos adentro y poniendo en riesgo las vidas de Rodriguez y Mackenzie; Johnson y Fitz intentaron buscar una manera de mantenerlos vivos el mayor tiempo posible.

Johnson pronto se encontró con Roberto Reyes y lo llevó al Zephyr One, donde este le explicó que Aida estaba hecha de materia oscura, al igual que el Darkhold, y que el Espíritu de la Venganza dentro de él quería llevarlos a ambos al Infierno, donde pertenecían. Ellos la encontraron, vencieron a los Simulacros Dotados de Vida trabajando juntos y recuperaron el Darkhold, pero Aida se escapó de nuevo, disgustando a Johnson. Pensando en un plan para detener a Aida de una vez por todas, Coulson optó por unirse temporalmente al Espíritu de la Venganza para asesinarla, teniendo éxito en el proceso.

Tras la partida de Reyes con el Darkhold y el éxitoso regreso de Rodriguez y Mackenzie, Fitz quería entregarse a las autoridades que lo estaban persiguiendo, pero el equipo se negó, diciendo que lo habían perdonado y que debían permanecer juntos. El equipo se dirigió a un restaurante, donde disfrutaron de una comida sencilla cuando se les ofreció un pastel. En ese momento, la luz se apagó cuando apareció un misterioso hombre con un escuadrón armado, listo para llevárselos.[91]

Atrapada en el futuro

Llegando al Faro

Después de que el equipo fue secuestrado, los agentes recuperaron la conciencia solo para ser absorbidos por el Monolito Blanco. Johnson pudo encontrarse con Phillip Coulson, Elena Rodriguez, Alphonso Mackenzie y Jemma Simmons antes de que un Vrellnexiano los mate. El equipo encontró un lugar relativamente seguro y discutieron sus opciones, decidiendo permanecer unidos. Johnson y el equipo encontraron la habitación en la que estaban Melinda May y Deke Shaw, y descubrieron una computadora programada en inglés, haciéndoles creer que podrían enviar un mensaje a la Tierra. Antes de poder continuar, fueron atacados y encarcelados por los Kree.

Johnson, Coulson y Simmons se quedaron en una celda antes de encontrarse con Shaw y May. Pronto, Shaw logró convencer a los guardias Kree de liberarlos, e intentó alejarse, pero May lo detuvo. Luego, el equipo se dividó para liberar a sus otros amigos, tratar de enviar un mensaje a la Tierra e interrogar a Shaw. Johnson llegó justo a tiempo para evitar que dos interrogadores Kree le hagan daño a Rodríguez, y liberó a Mackenzie y Rodríguez, resultando en la muerte de los Kree.[92]

Aprendiendo la verdad

Johnson, Mackenzie y Rodriguez fueron encontrados por Deke Shaw, y pusieron los cuerpos de los Kree en la parte superior del elevador para llevarlos con los Vrellnexianos. En el camino hacia el nivel 3, Johnson le preguntó a Shaw si estaban en el futuro; Shaw confirmó esto sarcásticamente. El ascensor pronto se detuvo y entró un soldado Kree, con Johnson y los demás descubriendo que uno de los cuerpos estaba a punto de derramar sangre sobre el soldado. Shaw trató de distraerlo, y estuvieron a punto de ser descubiertos hasta que la gota de sangre desapareció. Johnson y el equipo arrastraron a los guardias hasta donde estaban los Vrellnexianos para que sean deborados, y Shaw oyó el primer nombre de Johnson, después de que Rodriguez le pidió cerrar la puerta; Johnson se dio cuenta de que Shaw tenía un tipo de afecto hacia ella.

Los cuatro se reunieron con Coulson, May y Tess, y se enteraron de que Simmons fue llevada ante Kasius. Esto llevó a Shaw a alejarse, sin embargo, Johnson sospechó de él y lo siguió. Ella lo encontró dormido con otros residentes y, al acercarse, un dispositivo del sitio la hizo dormir y fue enviada al Marco. Johnson decidió seguirlo en la simulación para tratar de descubrir dónde estaba Simmons y encontró un tipo de espacio recreativo donde Shaw usó partes de la tecnología del Marco para generar visiones de cómo era la Tierra en el pasado. Después de una discusión, Shaw le reveló que la causa de la destrucción de la Tierra en este futuro era por la propia Johnson.[93]

Traicionada por Deke Shaw

Pronto, Johnson descubrió que casi todos sus amigos desaparecieron y, al informarle a Rodriguez sobre la situación, esta última logró engañar a Grill para entrar en su oficina y robarle su pergamino, el cual se lo entregó a Johnson. Usando una tableta Kree, Johnson abordó un elevador para dirigirse a un laboratorio donde los Kree cultivaban plantas y frutas. Ella llegó a otro ascensor y, antes de que pudiera llegar a las Suites de Kasius, apareció un guardia Kree, por lo que esta usó sus poderes para esconderse en el único lugar disponible, quedando atrapada en el techo del ascensor cuando llegó otro guardia. Al alertarlos sin querer, Johnson los enfrentó y los derrotó, pero descubrió que el panel de control del ascensor fue dañado, así que usó sus poderes para sobrepasar el piso, llegando a las Suites de Kasius.

Sin embargo, en su camino, Johnson se encontró atrapada entre dos paneles de vidrio, con un gas incapacitante expandiéndose. Antes de que pudiera usar sus poderes para escapar, se desplomó en el suelo y vio la llegada de Kasius, Sinara y Shaw, quien habían informado a Kasius de su inminente llegada. Mientras Kasius expresaba su gran satisfacción por la idea de haber capturado a la Destructora de Mundos, Johnson juró que mataría a Shaw en venganza.[94]

Aprisionada por Kasius

Johnson, teniendo un inhibidor que desactivaba sus poderes, fue llevada a una sala llena de Inhumanos entrenando y conoció a Ben, un Inhumano capaz de leer la mente de otras personas, y recibió la orden por Tye de mostrar sus poderes. Tras hacer la demostración, Basha estuvo dispuesta a comprar a Johnson inmediatamente, pero Kasius negó su solicitud e insistió en discutir el precio durante la cena. Luego, Johnson le informó a Ben que los Inhumanos eran obligados a luchar entre sí y los vendían; Ben respondió que ya lo sabía, pero le explicó que las familias de los Inhumanos serían recompensandas por las ventas y así tendrían más probabilidades de sobrevivir. Debido a esto, Ben le sugirió ganar, aunque ella estaba en contra de hacer eso.

Más tarde, Johnson y Jemma Simmons fueron interrogadas por Kasius, quien le ordenó contarle su historia frente a Ben, quien comprobaría si decía la verdad. Johnson contó su historia en detalle, afirmando que ella y Simmons eran las únicas agentes de S.H.I.E.L.D. que venían del futuro; Ben sabía que mentía, pero la ayudó diciendo que era cierto. Kasius también le pidió a Simmons, quien no pudo escuchar nada, contar su propia versión de la historia, y afortunadamente ambas encajaban exactamente. Después, Johnson aprendió que Ben no solo leía pensamientos, sino que también implantaba algunos en la mente de otras personas e hizo esto con Simmons para evadir las sospechas de Kasius. Ben le dijo a Johnson que podía leer la mente de Kasius y que él tenía la intención de destruir el Faro.[95]

Ceremonia de prueba Inhumana

Durante la subasta organizada por Kasius, Johnson se disculpó con Ben por haberlo involucrado, a lo que él respondió esperando no pelear con ella. Como resultado, a Ben le tocó pelear con Melinda May, pero a pesar de haber ganado, Kasius reveló que era consciente de haberle mentido para proteger a Johnson y Simmons, por lo que hizo que Sinara lo mate. Sabiendo que Leopold Fitz se las ingenió para viajar al futuro, Johnson y Simmons se reunieron con él y planearon trabajar juntos para escapar de Kasius.

En la Ceremonia de prueba Inhumana, Johnson fue puesto a luchar contra Sinara, y se activó una barrera de energía para proteger a la audiencia; Johnson fue atacada por Sinara con sus orbes de plata, los cuales esquivó. Cuando logró arrojar a Sinara al suelo, Johnson fue derribada, aunque después usó sus poderes para detener otro orbe y la proyectó de regreso a Sinara, alegando que era una venganza por Ben, pero Sinara lo esquivó. Ambas mujeres continuaron con su violento duelo, pero al final Johnson pudo derrotarla. De repente, Fitz usó un R.E.C.I. para dejar inconsciente a Gaius Ponarian y desactivó la barrera de energía mientras Simmons cortaba a Kasius en la mejilla. Johnson usó sus poderes para levitar y se preparó para atacar a Faulnak, pero este último reactivó su inhibidor y la hizo caer al suelo. A pesar del impacto, Johnson pronto fue recogida por Fitz y Simmons antes de abandonar la arena con ellos.[96]

Escape del Faro

Johnson, Simmons y Fitz se detuvieron cuando Kasius activó el implante de oído de Simmons para incapacitarla. Aunque estaba privada de sus poderes, Johnson logró derribar a un guardia Kree, y los tres intentaron llegar al Recipiente Chronicom. El trío utilizó una tableta Kree robada para usar un ascensor en un intento por reunirse con sus amigos en el Recipiente, sin embargo, el elevador fue detenido por Maston-Dar; esto los forzó a huir a través del pozo. Johnson, Fitz y Simmons siguieron buscando una manera de escapar, descubriendo que la gravedad artificial del Faro fue generada por el Gravitonium. Sin embargo, fueron encontrados por Maston-Dar, quien les disparó con su ametralladora, hiriendo a Fitz en el estómago. No obstante, Johnson lo distrajo el tiempo suficiente para que Fitz y Simmons escapen, seguido rápidamente por la propia Johnson.

Los tres lograron esconderse con relativa seguridad y fueron encontrados una vez más, esta vez por Shaw. A pesar de haber traicionado a Johnson antes, Shaw explicó que había venido a ayudarles, y a regañadientes aceptaron confiar en él, ya que Maston-Dar todavía los perseguía. El trío pudo llegar a Recipiente, donde se reunieron con Coulson, Rodriguez y Mackenzie. No obstante, se dieron cuenta de que Flint, un Inhumano que habían tomado bajo su protección, se fue a enfrentar a la Guardia Kree, ya que habían matado a su amiga Tess. Johnson, Simmons, Fitz, Coulson y Shaw planearon ir a la Tierra agrietada, mientras que Mackenzie y Rodriguez decidieron quedarse con Flint. El resto del equipo abordó la Trainera y, a pesar de las inciertas habilidades de vuelo de Coulson, pudieron abandonar el Faro y llegar a la superficie de la Tierra.[97]