FANDOM


Este artículo o sección está incompleta
Este artículo o sección cuenta con la información fundamental pero aún se encuentra incompleta. Edita este artículo completando la información que falte.
Para otros usos de este término, véase Destructor de Mundos (desambiguación)
"Un gran poder conlleva... a un montón de basura para la que no estás preparado."
―Daisy Johnson a Michael Peterson[fnt.]

La Agente Daisy Johnson es una Inhumana, hacker habilidosa y operativa de S.H.I.E.L.D. — Sus padres eran Calvin Johnson y Jiaying, pero se la llevaron cuando su madre fue aparentemente asesinada por HYDRA. Quedando huérfana, ella adoptó el nombre de Skye y trabajó con Marea Creciente hasta que apareció en el radar de S.H.I.E.L.D., resultando en que Phillip Coulson la reclute en su equipo y se convirtió en un miembro valioso durante la búsqueda del Clarividente. Después de la Sublevación de HYDRA, ella se unió con el resto del equipo para buscar un refugio. Skye quedó devastada al descubrir que Grant Ward era un operativo de HYDRA, y se unió al equipo en la derrota del Proyecto Ciempiés y Jonathan Garrett.

Cuando Phillip Coulson se convirtió en el nuevo Director de S.H.I.E.L.D., Skye se unió a él para reconstruir S.H.I.E.L.D. — Ella trabajó para detener a HYDRA y se reunió con su padre, descubriendo el pasado alienígena del linaje de su madre y, al estar en un altercado contra las fuerzas de Daniel Whitehall, Skye fue expuesta a la Niebla terrígena, que le concedió habilidades de manipulación de vibraciones. Esto llamó la atención de otros Inhumanos y, cuando la facción de S.H.I.E.L.D. liderada por Roberto Gonzales la atacó, el Inhumano Gordon la llevó a La otra vida para ayudarle a entender mejor sus poderes. Ella finalmente se reunió con su madre, y más tarde jugó un papel importante en el conflicto entre S.H.I.E.L.D. reunificado y los Inhumanos.

Asumiendo su nombre de nacimiento, Daisy Johnson se convirtió en la primera recluta de los Guerreros Secretos. En esa posición, ella trabajó con Alphonso Mackenzie para encontrar nuevos Inhumanos y dirigió a los Guerreros Secretos en su batalla contra HYDRA, hasta que en una misión Alveus tomó el control de la mente de Johnson y la usó en su plan para conquistar el mundo. Desde entonces, ella actuó como la mano derecha de Alveus, hasta que el ejército de Inhumanos que estaba construyendo cayó en una trampa que dio lugar a que Andrew Garner la liberara del control de Alveus. El trauma de esto, sumado al sacrificio heroico de Lincoln Campbell, llevó a Johnson a dejar S.H.I.E.L.D. y convertirse en la justiciera conocida como Quake.

Durante ese tiempo, Johnson formó una alianza con el justiciero místico Roberto Reyes y ayudaron a S.H.I.E.L.D. a encontrar el peligroso Darkhold antes de que Lucy Bauer lo use; Johnson se reincorporó a S.H.I.E.L.D. después de derrotar a Elias Morrow. Continuando la lucha contra los Guardianes y su líder Anton Ivanov, Johnson descubrió que varios de sus colegas de S.H.I.E.L.D. fueron secuestrados por Holden Radcliffe y Aida, por lo que ella y Jemma Simmons ingresaron al Marco para encontrarlos. Ellas tuvieron éxito y todos regresaron al mundo real, a excepción de Jeffrey Mace, quien falleció dentro del programa. Posteriormente, ellos acabaron con la amenaza de Aida e impidieron que cumpliera su cometido.

Pronto, Johnson y el equipo fueron enviados al año 2091, donde la Tierra fue destruida y los sobrevivientes fueron esclavizados por los Kree. Johnson fue atrapada por el gobernante del Faro, Kasius, y fue forzada a formar parte de la venta de Inhumanos. Cuando Leopold Fitz la liberó, Johnson regresó con el equipo al presente para prevenir la Destrucción de la Tierra. Con Coulson capturado por la líder de HYDRA, la General Hale, Johnson asumió el papel de líder de S.H.I.E.L.D. para rescatarlo. Más adelante, Johnson salvó la Tierra matando a Glenn Talbot y nombró a Alphonso Mackenzie como el nuevo Director de S.H.I.E.L.D. — Tras dejar a Phillip Coulson y Melinda May en Tahití para que pudieran vivir juntos en lo que quedaba de la vida de Coulson, Johnson partió con su equipo al espacio en busca de Fitz congelado en el espacio.

Tras viajar por distintos planetas, Johnson y su equipo llegaron a Naro-Atzia, donde fueron interceptados por los Chronicoms, quienes tenían a Fitz. Johnson aceptó a regañadientes a dejar a Simmons con Fitz y los Chronicoms mientras ella regresaba a la Tierra y conocía a Pachakutiq, un mercenario alienígena que se parecía a Coulson. A medida que S.H.I.E.L.D. colaboraba con Pachakutiq, Johnson buscó comprender su conexión con Coulson, pero su confianza casi le costó la vida de May cuando él se volvió contra S.H.I.E.L.D. y se alió con Izel, aunque Johnson y su equipo finalmente pudieron derrotarlos a ambos. Debido a la amenaza que representaban los Chronicoms Cazadores, Johnson fue llevada al pasado por Simmons para preparar su contraataque; en el proceso, ella activó un SDV de Coulson.

Biografía

Vida temprana

Separada de sus padres

"Encontramos al agente debajo de un puente. Pudo escapar con una herida de bala en el cuello, pero se desangró. Aún estaba sosteniendo el 0-8-4. La pobre estaba cubierta en sangre. Creímos que estaba muerta, pero solo estaba dormida en los brazos del agente."
"¿Qué? ¿La bebé? ¿La niña era el 0-8-4?"
Richard Lumley y Phillip Coulson[fnt.]

Nacida en un pequeño pueblo de China en la cálida noche de verano del sábado 2 de julio de 1988 en la provincia de Hunan, Daisy Johnson era la hija de Jiaying, una Inhumana, y su padre era Calvin Johnson, un médico experimentado.[2] Poco después del nacimiento de Daisy, un grupo de agentes de HYDRA allanó la aldea y secuestró a varios ancianos, incluida Jiaying, para ser llevados a Austria a la fortaleza de Werner Reinhardt.

Reinhardt viviseccionó a Jiaying, y usó su sangre y sus órganos para recuperar parte de su juventud, dejando que Calvin Johnson encontrara sus restos, llevándolo a un estado de ira extrema, pero la salvó usando sus habilidades médicas.[3] Más adelante, Calvin mató a los agentes de HYDRA que llegaron a la aldea en busca de su hija, sin embargo, Daisy aún así fue encontrada por un equipo de agentes de S.H.I.E.L.D. enviados a investigar la masacre. Al designar a la bebé como un 0-8-4, el equipo fue rápidamente asesinado por Calvin, lo que provocó que S.H.I.E.L.D. mande un equipo adicional compuesto por Richard Lumley, Linda Avery y otros tres agentes; ellos encontraron a la bebé durmiendo en los brazos del agente líder muerto.[4][5]

Después de regresar a los Estados Unidos, los otros miembros del equipo comenzaron a ser eliminados. Para garantizar su seguridad, Avery dejó a la bebé en el Orfanato Saint Agnes, donde se le dio el nombre de Mary Sue Poots,[6] y se hicieron arreglos para que la trasladaran a diferentes hogares de acogida con el fin de mantenerla a salvo.[4] Por otro lado, Calvin Johnson continuó buscando a su hija para llevársela de vuelta con él, sin éxito.[7]

Cuando tenía nueve años, Poots conoció y se quedó con la familia Brody, que ella quería mucho, pero pronto la enviaron de regreso al orfanato.[8] A Poots tampoco le gustaba quedarse con las monjas del lugar, ya que constantemente asustaban a los niños narrando historias sobre la ira de Dios, provocando que creciera como una no creyente. Sin embargo, las únicas palabras que apreciaba era el concepto de "Dios es amor", citado por la hermana McKenna.[9]

Uniéndose a Marea Creciente

"Por eso aprendí a hackear sistemas. Por eso entré a Marea Creciente. Para encontrar detalles sobre mis padres. No hay nada. Ningún registro. Ningún rastro de ellos. Me pasé toda la vida buscando para encontrar un solo documento... censurado."
―Skye a Phillip Coulson[fnt.]

Como no le gustaba su nombre legal, ella mismo se dio el nombre de Skye. Debido a esto, cuando creció y se convirtió en una experta en la informática, eliminó todos los registros oficiales de su identidad como Mary Sue Poots.[6] A su vez, Skye se obsesionó con descubrir la verdad sobre sus padres, y finalmente se escapó y se unió a Marea Creciente, al cual describiría como un grupo "hacktivista", compartiendo ciertas creencias sobre la libertad y accesibilidad de información. Fue a través de Marea Creciente que Skye conoció y se involucró sentimentalmente con Miles Lydon.

Skye pasó dos años viviendo en su camioneta y usando sus habilidades para revelar datos clasificados al público mientras buscaba información sobre sus padres. Sin embargo, en toda su búsqueda, la única evidencia que pudo encontrar acerca de ellos fue un documento con todos los datos pertinentes redactados por S.H.I.E.L.D.. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de infiltrarse en S.H.I.E.L.D., creyendo que de esa manera obtendría lo que estaba buscando.[10]

En una ocasión, al menos, mientras estaba en la ciudad de Nueva York, Skye decidió aprovechar la oportunidad para reunirse con otros fanáticos y cosplayers alrededor de la Torre Stark con la esperanza de ver a alguno de los Vengadores, aunque ella luego negaría haber participado en esos eventos.[11]

Uniéndose a S.H.I.E.L.D.

Conociendo a Michael Peterson

"¿Si los enfrentaras y le dijeras al mundo que eres un héroe?"
"Pero no lo soy."
"Bueno, alguien así consigue trabajo. Tiene beneficios. Te quiero ayudar."
―Skye y Michael Peterson[fnt.]

Mientras estaba investigando sobre los rumores de algo llamado "Ciempiés" en Los Ángeles, Skye fue testigo de las habilidades superhumanas de Michael Peterson durante un accidente en un edificio en llamas, del cual rescató a una mujer. Ella quedó impresionada por el acto heroico e inmediatamente publicó el video de Peterson en internet, dejando suficiente evidencia para que S.H.I.E.L.D. le siguiera el rastro.

Todavía intrigada, Skye se reunió con Peterson en Ruthie's Skillet, un restaurante local, y le dijo que sabía que él era el "héroe sin rostro", un nombre que le disgustaba. A pesar de que Peterson afirmó que solo era un trabajador, ella le recomendó esconderse, ya que no confiaba en las motivaciones de S.H.I.E.L.D. en borrarlo de la historia, o podía dar un paso adelante utilizando sus habilidades para convertirse en un superhéroe, sin embargo, este declinó la oferta de recibir su ayuda. No obstante, sin que Peterson lo supiera, SKye le había robado su licencia de conducir para saber su nombre.

Después de haberse reunido con Peterson, Skye grabó un video dirigido a S.H.I.E.L.D. acerca de su incapacidad para detener a Marea Creciente, no obstante, en el proceso fue interrumpida por los agentes de S.H.I.E.L.D., Phillip Coulson y Grant Ward, quienes estaban buscando a Peterson, y se llevaron a Skye al Autobús para ser interrogada. Tras haber intercambiado palabras con Coulson y Ward, Skye les dijo sus pensamientos sobre S.H.I.E.L.D., creyendo no tenían buenas intenciones porque siempre ocultaban información como el Proyecto Ciempiés, pero Coulson y Ward desconocían saber algo de eso, por lo que Skye les reveló el limitado conocimiento que tenía respecto al programa.

Skye aún así se negó a compartir lo que sabía de Peterson, por lo que Coulson le inyectó un poderoso suero de la verdad a Ward para ayudar a Skye a trabajar con ellos. Coulson dejó a Skye sola con Ward para que pudiera cuestionarle acerca de cualquier cosa, por lo que comenzó a hacerle preguntas personales y de alto secreto con el fin de evaluar los efectos de la droga. Cuando dichos efectos desaparecieron, Skye habló con Coulson, ahora confiando en él. Coulson luego le mostró a Skye un informe de Peterson atacando a alguien, por lo que decidió revelar su identidad para que S.H.I.E.L.D. pueda ayudarlo.[11]

Persecución a Michael Peterson

"Tienes que detenerte. Ellos pueden ayudarte."
"¿Los hombres con traje? ¿Ahora son tus amigos?"
―Skye y Michael Peterson[fnt.]

Cuando Coulson trajo la información sobre Peterson al resto de su equipo y tuvieron problemas con el audio de una grabación obtenida antes de la explosión del edificio, Skye se ofreció a ayudar, utilizando la grabación que tenía del edificio en su camioneta. Debido a esto, Melinda May escoltó a Skye en su camioneta para que pudiera recuperar el audio, el cual pudo enviárselo a Leopold Fitz, pero cuando estuvieron a punto de regresar al Autobús, Peterson llegó, noqueó a May y capturó a Skye.

Dirigiéndose a una estación de tren, Peterson quería que Skye elimine su información personal y la de su hijo Ace de los sistemas del gobierno, no queriendo dejar rastros de su existencia, aunque ella se las arregló para contactar a los agentes de S.H.I.E.L.D. y enviarles su ubicación para detener a Peterson. Coulson pronto llegó y habló con Peterson, a lo que este último agarró a Skye y evadió a los agentes. Mientras se abrían paso a través de la estación, Skye pudo escapar pateando a otro hombre entre las piernas para que los agentes confronten a Peterson. Sin embargo, Peterson pudo encontrar a Skye y llevárselo consigo de nuevo. Peterson luego buscó a su hijo Ace, pero un asesino le disparó, derribándolo.

Cuando el asesino fue tras Skye, May lo detuvo y lo noqueó con facilidad. Acto seguido, Skye y May se unieron a Coulson mientras él una vez más trataba de calmar a Peterson. Skye observó a Peterson enfurecerse, pero después de que Coulson terminó de hablarle, pronto se calmó. Sin embargo, Ward le disparó repentinamente con el Arma Buenas Noches desarrollada por Leopold Fitz y Jemma Simmons, el cual lo tranquilizó con un agente curativo que evitó con éxito que causara una explosión debido al Extremis ubicado en su sistema. A pesar del riesgo, Simmons afirmó que él seguía vivo, para alivio de Skye.

Luego de acompañar a Coulson a llevar a Ace a quedarse con su tía mientras Peterson recibía la ayuda que necesitaba por S.H.I.E.L.D., Skye recibió la oferta de unirse al Equipo de Coulson y dijo no estaba segura, pero Coulson le aseguró que podían hacer cosas buenas. Después de recibir una llamada de Ward sobre un 0-8-4, Coulson la llevó de regreso al Autobús en Lola, y Skye aceptó formar parte del equipo.[11]

Investigando el 0-8-4 Peruano

"Ni siquiera sé a dónde vamos."
"Perú. Es donde se informó del 0-8-4."
―Skye y Phillip Coulson[fnt.]

En el aeródromo, Skye desempacó sus pertenencias dentro de su camioneta y se desplazó al Autobús, donde fue recibida por Fitz y Simmons, quienes le mostraron el lugar. Cuando Skye le habló sobre el Autobús a Coulson, él le contó acerca de cómo lo recibió después de morir antes de la Batalla de Nueva York. El equipo luego despegó y voló a Perú, donde debían lidiar con el 0-8-4.

Al llegar a Perú, se dirigieron al templo para investigar el 0-8-4. Mientras caminaban, Skye le preguntó a Coulson si debía publicar algo para informar a las personas, pero él le dijo que era mejor lidiar con estos casos en secreto para no alarmar a nadie, y le pidió crear una distracción sólo si la situación se salía de control para distraer al público. Después, Skye, Coulson, Fitz y Simmons entraron al templo, donde el 0-8-4 Peruano estaba alojado. Mientras lo examinaban, Skye intentó buscar cualquier cosa relacionada a este en internet, pero no encontró nada. Poco después, Ward los llamó para informar de la situación afuera con la Policia Militar del Perú de Camilla Reyes que había llegado y estaban armados.

Cuando Ward entró, Skye mencionó su apoyo por los rebeldes que luchaban contra el gobierno, pero Ward discutió con ella, sin ver toda la violencia como algo bueno. Ward luego les dijo a todos que hicieran su trabajo, y ofendió a Skye al cuestionar qué estaba haciendo con ellos. Cuando los rebeldes atacaron, Ward arrancó el 0-8-4 y salieron del templo para regresar al Autobús. Skye se puso a cubierto con el resto, y pronto fueron rescatados por May, volviendo al Autobús y reagrupándose con Coulson y los militares de Reyes. Una vez seguros en el avión, Fitz les explicó a todos que el 0-8-4 funcionaba con tecnología del Teseracto y que era increíblemente peligroso.[12]

Retomando el Autobús

"Espero que el seguro de S.H.I.E.L.D. cubra secuestros."
"Sí, daños incidentales."
―Skye y Phillip Coulson[fnt.]

En el Autobús, Skye se detuvo en el laboratorio con el equipo y los vio discutir. Cuando Coulson entró, Skye expresó su preocupación por la dinámica del equipo, y Coulson los dejó para que resuelvan sus propios problemas entre ellos. Después, Skye encontró a Ward e intentó aclarar las cosas que discutieron durante su estancia en Perú, y explicó de qué se trataba la Marea Creciente; los dos terminaron haciendo las paces entre sí.

Ward luego alertó a Skye sobre el comportamiento sospechoso del grupo militar e inmediatamente lucharon. Sin embargo, cuando la vida de Fitz se vio amenazada, Ward se rindió, y el equipo, excepto Coulson, fue atado. Cuando May recuperó la conciencia, decidieron trabajar juntos para escapar; May pudo liberarlos a todos y comenzaron a poner en marcha su plan. Ellos utilizaron el 0-8-4 para abrir un agujero en el Autobús, deshaciéndose de los enemigos. Mientras Ward lidiaba con los hombres restantes, Fitz y Simmons recuperaron el 0-8-4, y Skye cubrió el agujero del Autobús, retomando con éxito el avión.

Skye y el equipo llevaron a Reyes bajo custodia en el Slingshot, y el 0-8-4 fue llevado a la “Catapulta” para ser destruido, ya que, según Coulson, era demasiado peligroso. Por su parte, Fitz y Simmons salieron con algunas bebidas e invitaron al equipo a ver el lanzamiento del cohete. Cuando Coulson los cuestionó acerca del agujero en el Autobús, todos se responsabilizaron por ello. Tras que el cohete hiciera despegue, Skye recibió un mensaje de Miles Lydon y decidió seguir manteniéndose en contacto con él.[12]

Infiltración en la Mansión de Ian Quinn

"No soy agente de S.H.I.E.L.D., así que podría entrar sin romper todas esas estúpidas reglas."
―Skye[fnt.]

Más adelante, Grant Ward se convirtió en el supervisor oficial de Skye y le pidió reunirse con él para entrenar en el combate físico, ya que debía aprender a defenderse. Cuando Skye llegó tarde para comenzar el entrenamiento, se quejó de la cantidad de ejercicio que tenía que hacer, pero Ward le informó de su importancia. Ellos luego fueron interrumpidos por Coulson para una misión, aprendiendo sobre la captura de Franklin Hall. Al aterrizar en Colorado en la escena del ataque, descubrieron el elemento conocido como Gravitonio. De regreso al Autobús, May hizo que Skye revisara el registro de todas las comunicaciones después de que se haya decidido transferir a Hall.

Cuando investigaron a Ian Quinn, Skye creía que él era un buen tipo debido a sus contribuciones a la caridad, pero aún así sospechaban de este. Mientras el equipo formaba un plan para infiltrarse en la mansión de Quinn, Skye sugirió que podía hacerlo ella misma, pues al no ser una agente de S.H.I.E.L.D. se le permitiría no cumplir con ninguna regla. Tras obtener una invitación para sí misma, le permitieron a Skye llevar a cabo la misión. Antes de que pudiera ir a infiltrarse, Ward le instruyó algunas lecciones para desarmar a un enemigo y compartió una historia de su pasado para que tome sus enseñanzas en serio.

Al llegar a Malta, Skye fue llevada a la mansión de Quinn, y mientras se abría camino a través de la reunión, el equipo desde el Autobús le proporcionó información para ayudarla a integrarse. Cuando Skye vio a Quinn, ambos comenzaron a hablar, donde él le ofreció un trabajo, puesto que quedó impresionado por su labor en Marea Creciente. Después de que Skye escuchó a Quinn pronunciar un discurso contra las organizaciones mundiales, decidió indagar, pero fue descubierta por Quinn. Desesperada, Skye reveló intencionalmente cómo estaba trabajando con S.H.I.E.L.D., para que Quinn confiara en ella. Convencido por esto, Quinn invitó a Skye a su oficina, donde ella destruyó su dispositivo de comunicación y siguió mintiéndole hasta que pudo desactivar el sistema de seguridad.

Cuando Quinn fue informado de una violación a la seguridad, se dio cuenta del engaño de Skye, por lo que la agarró del cuello y le apuntó con un arma, amenazándola con decirle lo que S.H.I.E.L.D. estaba haciendo. Sin embargo, Skye pudo desarmar a Quinn aplicando las enseñanzas de Ward y le arrebató su arma. En lugar de matarlo, Skye huyó de la mansión y, pesar de sus mejores esfuerzos, fue encontrada por la seguridad de Quinn, pero pronto fue rescatada por Ward, mientras Coulson lidiaba con Hall, quien terminó absorbido por el Gravitonio. Tras la misión, Skye volvió a su entrenamiento físico, ya que se dio cuenta que le resultó efectivo para escapar, y le habló a Ward sobre cómo desde niña jamás pudo encajar en ningún sitio a pesar de intentarlo; Ward le dijo que S.H.I.E.L.D. estaría siempre para ella.[8]

Lidiando con Akela Amador

"Aún no sé mucho de ti... excepto que valoras las cosas viejas y me valoras a mí. Eres el primero que lo hace en mucho tiempo, así que pienso que juzgas bien a las personas. Si crees que debe tener una segunda oportunidad es porque ella lo merece."
―Skye a Phillip Coulson[fnt.]

Mientras Skye pasaba tiempo sola en una camioneta, Coulson le se acercó preguntándole sobre su familiaridad con los atracos, ya que alguien estaba robando diamantes altamente asegurados y quería saber cómo era posible. Debido a esto, Skye acompañó a Coulson y May a investigar el robo de un tren, donde los oficiales que escoltaban algunos diamantes fueron sometidos por una mujer con los ojos cerrados. Después de que Skye encontró una pista por las redes sociales, se enteraron de que la agresora era Akela Amador, la antigua protegida de Coulson.

El equipo fue a Zloda, Bielorrusia, en busca de Amador, donde Skye, Fitz y Simmons recibieron instrucciones de buscarla electrónicamente en la camioneta. Durante la misión, Skye llamó a Ward para preguntar sobre el uso del baño, solo para descubrir una botella de agua que había traído. De repente, ellos encontraron una transmisión con una señal inusual que tenía enfocado a una camioneta, y se dieron cuenta que se trataba de su propia camioneta. En ese momento, fueron golpeados por un camión conducido por Amador, arrojándolos a una zanja, ya que Skye no pudo usar adecuadamente su arma para dispararle.

Luego, el equipo se reagrupó en el Autobús y siguieron la transmisión, enterándose que Amador estaba siendo controlado y que la fuente de sus 'poderes' estaba en su prótesis ocular. Al comprender la naturaleza conflictiva de la misión, Skye visitó a Coulson en su oficina y apoyó la posibilidad de darle una segunda oportunidad a Amador a pesar de las acciones que cometió, ya que se lo merecía. Más tarde, cuando May rescató a Amador, Skye redirigió la transmisión a través de las gafas de Ward para completar la misión en el Edificio Todorov como una distracción mientras Fitz y Simmons le hacían una cirugía a Amador para remover su prótesis ocular.

Luego de liberar a Amador y sacar a Ward del edificio, el equipo le prometió a Amador darle un juicio justo en S.H.I.E.L.D.. Más tarde, Skye usó las mismas gafas para ayudar a Fitz a ganarle a Ward en póker diciéndole qué cartas tenía este último, hasta que Fitz se fue al revelarle que podía ver a través de su ropa, y siguió mirando a Ward desnudo cuando se quedaron solos.[13]

Lealtades en conflicto

"Espero que tomen en cuenta que he vivido con ustedes en un avión todo este tiempo. Sería imposible para mí hackear a S.H.I.E.L.D."
"O fácil. Necesito más que eso."
―Skye y Phillip Coulson[fnt.]

En el Autobús, Skye terminó su entrenamiento con Ward y después jugaron Battleship, en el que pudo vencerlo, hasta que se reunieron con el equipo, donde Coulson les informó sobre Chan Ho Yin, un hombre con habilidades pirocinéticas, quien había sido secuestrado. Durante la sesión informativa, Skye se enteró del Índice, lo que la sorprendió, y descubrió que Marea Creciente estaba implicado, por lo que fue cuestionada por Coulson y Ward. Aunque ninguno afirmaba que sospechaban de ella, Skye creía lo contrario y, como no podía convencerlos hablándoles, se comprometió a localizar al hacker. Mientras el resto del equipo la observaba, Skye pronto descubrió su ubicación en Austin, Texas, y se enteraron que el pirata informático se llamaba Miles Lydon, con quien Skye se estuvo manteniendo en contacto secretamente, limpiando su nombre, y el equipo se preparó para ir a detenerlo.

Al llegar a Austin, Skye contactó a Lydon para advertirle de la presencia de S.H.I.E.L.D., permitiéndole evadir la captura. Skye se encontró con Lydon en su departamento, donde discutió sobre la imprudencia de Lydon. Sin embargo, pronto terminaron besándose, después de haber estado separados por mucho tiempo. Tras haber mantenido relaciones sexuales, Skye fue a vestirse, escondiendo el microchip con todos sus datos recopilados en su sostén por seguridad, pero pronto supo que May la había seguido. May le dijo a Skye que se vistiera, y el resto de su equipo entró al departamento. Coulson le preguntó a Skye cuánto tiempo había estado en contacto con Lydon, y ella le dijo que no estaba trabajando con él, pues solo lo respaldaba. Skye intentó convencer a Coulson de que estaba ayudando al equipo obteniendo información de Lydon, pero ninguno quedó convencido.

Skye y Lydon fueron encerrados juntos en el Autobús, donde Lydon expresó su odio por S.H.I.E.L.D., pero Skye los defendió, ahora entendiendo lo que realmente eran. Pronto, Ward entró y le reveló a Skye cómo Lydon había vendido información que obtuvo, lo que la enfureció. Lydon reveló que su compradora era una mujer con vestido de flores y solo tenía que piratear a una organización vinculada al Proyecto Ciempiés. Skye se decepcionó de Lydon, ya que le mintó todo este tiempo; Lydon intentó justificar que el dinero era para ambos, pero Skye no le creyó. Cuando Coulson y May se embarcaron en una misión para salvar a Chan, Skye se reunió con el equipo al saber que quedaron atrapados en un edificio. Como los agentes necesitaban extracción, Skye le dijo a Ward que la lleve al edificio, lo que le permitió reparar el sistema, permitiéndoles reagruparse con Coulson y May mientras escapaban del edificio cuando Chan explotó.

Tras la misión, Skye habló con Lydon, diciéndole que se quedaría con S.H.I.E.L.D., por lo que no volverían a estar juntos. Después de que Coulson haya abandonado a Lydon en Hong Kong y donó su dinero para la familia del fallecido Quan Chen, Skye se reunió con Coulson, y él la regañó por mentirle al equipo desde que se unió. Luego, Coulson le dijo que confesara lo que estaba haciendo con ellos, sabiendo que ocultaba algo, así que Skye sacó el microchip de su sostén, revelando que era todo lo que tenía sobre sí misma, ya que había estado tratando de descubrir sus orígenes. Coulson se ofreció a ayudarla, permitiéndole quedarse, pero también le dio una pulsera de rastreo, el cual limitaba su uso de los equipos electrónicos.[10]

Virus Chitauri

"¿Y ahora qué?"
"Estoy observando a mi oficial superior."
"Asfixias, no observas."
Grant Ward y Skye[fnt.]

Después de que Ward le diera una revisión insatisfactoria al Arma Buenas Noches modificada de Fitz y se marchara, este procedió a imitar a Ward, haciendo reír a Skye. Los dos hablaron sobre cómo Skye trataba de ganarse la confianza del equipo y cuán increíblemente vinculados estaban Fitz y Simmons. Luego, Simmons llegó pensando que Ward vino para probar el Arma Buenas Noches y decidió imitarlo, lo que divirtió a Skye, comprobando que ambos pensaban igual. En ese momento, Ward llegó informándoles de su próxima misión.

En Pensilvania, tras que Adam Cross sufriera un causa de muerte misteriosa y su cuerpo se encontraba flotando sobre el suelo, Skye imitó a Ward para ganarse su confianza, pero no funcionó. El equipo de Coulson siguió investigando, aunque seguían sin poder determinar cómo murió Cross. En el Autobús, Skye investigó a Cross, solo para descubrir que no tenía antecedentes penales, sin dejar posibles sospechosos. Los satélites captaron otro evento igual no muy lejos del primero en una granja, y Skye se encargó de verificar los antecedentes del propietario de la granja, Frank Whalen, quien ya había fallecido y su cuerpo estaba flotando como el anterior. Luego de analizarlos a ambos, Skye descubrió que las dos víctimas eran bomberos voluntarios de la misma estación que respondió a la Batalla de Nueva York.

En la estación de bomberos estaba Tony Diaz, quien podía escuchar un extraño zumbido. Los satélites captaron un tercer evento en la estación de bomberos y pronto se reveló que Diaz y las otras víctimas habían estado limpiando el 'óxido' de un Casco Chitauri obtenido de la Batalla de Nueva York; Simmons dedujo que dicho objeto les infectaba algún tipo de virus alienígena. Tras la muerte de Diaz, el equipo descubrió que Simmons también estaba infectada, por lo que ella trabajó en una cura con Fitz, mientras Skye y Ward observaban, discutiendo cómo no podían ayudar en nada. Eventualmente, el antisuero funcionó, pero Simmons se lanzó del Autobús antes de saber eso, sin embargo, Ward la salvó a tiempo. Una vez que Simmons regresó al Autobús, Skye la abrazó con fuerza.[14]

Visitando el Hub

"Solo quería decirte que no olvidé lo que me preguntaste en el Hub."
"¿A qué te refieres?"
"Al archivo censurado sobre tu pasado. Lo encontré."
"¿Y qué decía?"
"El documento no hablaba nada de ti. Era sobre la persona que te llevó al orfanato. Resulta que era una agente de S.H.I.E.L.D."
Phillip Coulson y Skye[fnt.]

Más adelante, Coulson y May extrajeron al agente encubierto Shaw de una base hostil de Siberia, debido a que tenía información valiosa. Tras esto, Skye mostró interés por saber lo que tenía Shaw para compartir, pero se sintió frustrada cuando Coulson se negó a revelarla, en función a su nivel de autorización. Aunque el resto del equipo entendía esta justificación, Skye seguía confundida, creyendo que un equipo no debía mantener secretos entre sí, a lo que Simmons le informó que toda la jerarquía de S.H.I.E.L.D. giraba en torno a la compartimentación de inteligencia, y Ward añadió que una persona no podía conocer toda la información que albergaban porque volvería vulnerable a la organización.

En el Hub, un instalación de S.H.I.E.L.D. dirigida por Victoria Hand, Skye quedó sorprendida por lo grande que era el lugar, pero Simmons le aseguró que el Triskelion era mucho mejor. Asimismo, Skye, siendo consciente de que no era una agente de S.H.I.E.L.D., le pidió permiso a Coulson para investigar sobre su pasado a través de una de las computadoras del Hub, pero Coulson le dijo que tenía otros asuntos que atender personalmente con Hand, por lo que debía esperar. Skye decidió usar su pulsera para intentar explorar la instalación, sin embargo, se le rechazó el acceso, por lo que se dio cuenta que no podía hacer nada en ninguna sala y simplemente se quedó observando.

Skye se preocupó cuando Ward y Fitz fueron enviados en una misión clasificada a Osetia del Sur, y temiendo que puedan estar en peligro, decidió pedirle a Coulson información sobre la operación, solo para que Coulson respondiera que debía confiar en el sistema. Como no se le permitía acceder a ninguna sala, Skye convenció a Simmons para que la ayude a hackear el servidor seguro de S.H.I.E.L.D., lo que resultó en que Simmons atacara al agente superior Jasper Sitwell. Obteniendo acceso al servidor, Skye abandonó su intensión de buscar archivos de su pasado para aprender sobre la misión de Ward y Fitz, descubriendo que dicho encargo no tenía un plan de extracción. Coulson la descubrió y la reprendió por desobedecerlo, pero Skye le dijo lo que encontró y acudió con May para dirigir el Autobús a salvar a Ward y Fitz.

Luego, Coulson cumplió con su palabra y le reveló a Skye que encontró el documento que le pidió buscar, y fue sincero cuando le dijo a Skye que el documento no se refería específicamente a ella, y que se trataba de la mujer que la dejó en el Orfanato Saint Agnes, una mujer no identificada por S.H.I.E.L.D.; Coulson se disculpó por la falta de detalles, pero Skye le agradeció por la información de todos modos.[15]

Buscando las piezas del Cayado Berserker

"No recuerdo una sola vez en que algo alienígena en manos humanas haya tenido éxito."
"Me gustaría tener en mis manos a Thor. Yo soy humana."
Phillip Coulson y Skye[fnt.]

Más tarde, Skye acompañó al equipo con la limpieza de las secuelas de la Batalla de Greenwich, donde expresó su asombro por la historia de los Asgardianos, así como su atracción por Thor. Poco después, cuando dos personas misteriosas cortaron un árbol y atacaron a los guardaparques, Skye y May pudieron identificarlos fácilmente en un informe de noticias sobre un motín en el que se encontraban e informaron al resto del equipo.

En el Autobús, Skye, Ward, Fitz y Simmons discutieron sobre la pareja y el misterioso objeto que poseían, que era de origen Asgardiano y se le conocía como el Cayado Berserker. Al comenzar a buscar las otras piezas del artefacto, Skye revisó los tableros de mensajes con el fin de hallar alguna pista. Mientras inspeccionaba en un lugar, Skye encontró a Ward adolorido y frenético, revelando que la otra pieza que buscaban ya se les había sido arrebatada. Tras este fracaso, el equipo llevó a Ward de vuelta al Autobús, donde Fitz y Simmons lo examinaron, pero después de algunas preguntas, este se volvió agresivo e insultó al equipo.

Cuando Coulson interrogó a Elliot Randolph, se enteraron de que era Asgardiano, para sorpresa y entusiasmo de Skye. Acto seguido, el equipo trabajó con Randolph en la recuperación de la última pieza en Irlanda, pero Jakob Nystrom y Petra Larsen los atacaron. Mientras Ward y Nystorm luchaban, Skye intentó calmar a Ward, ya que los efectos del Cayado Berserker seguían cobrando mayor fuerza. Una vez que resultaron victoriosos, Skye habló con Ward, quien estaba exhausto, y lo ayudó a levantarse. Más tarde, Skye se reunió con un recuperado Ward y le hizo saber que si alguna vez necesitaba hablar, ella estaría allí para él.[16]

Tratando con un individuo alterado

"Me llamo Skye. No nos presentaron."
"¿Chocamos, no es cierto? ¿Estás herida? Lo siento mucho."
"No, no. Estamos bien. Sucede que no es tu culpa. Fue nuestra culpa. Pero en esta habitación estarás a salvo."
―Skye y Hannah Hutchins[fnt.]

Coulson le informó a Skye sobre Hannah Hutchins, diciéndole que iban a realizarle una evaluación para registrarla en el Índice, creyendo que ella podría ser telequinética. Antes de partir, Coulson le sugirió a Skye poner atención, ya que aprendería a lidiar con situaciones del mismo estilo. Una vez que llegaron a la casa de Hutchins, Skye se quedó observando los acontecimientos desde la camioneta por su seguridad mientras Coulson hablaba con ella, hasta que May tuvo que sedarla después de un incidente.

Skye vio a Coulson y May hablar con Hutchins en su celda, lamentando lo que le estaba pasando. Cuando Skye preguntó cómo May obtuvo el seudónimo de "La Caballería", Fitz y Simmons le contaron una gran historia desconocida para Skye, quien quedó impresionada, antes de discutir sobre cómo ese día en particular impactó a May, mientras seguían investigando cuál podría ser la causa de los supuestos poderes telequinéticos. Tras que Coulson y May terminaron de hablar con Hutchins, Skye preguntó si podía hablar con ella para consolarla, pero ninguno aceptó.

Después, Skye habló con Ward acerca de May, donde él le reveló que Fitz y Simmons le habían hecho una broma sobre la historia de la Caballería, explicándole lo que realmente sucedió. Más tarde, Skye investigó a Tobias Ford, quien le había presentado múltiples quejas de seguridad a Hutchins. Cuando se cortó la energía, el Autobús se estrelló, a lo que Simmons afirmó que fue provocado por un fantasma que estaba a bordo. Coulson le permitió a Skye revelarle la noticia a Hutchins, y ambas hablaron sobre la situación, mientras Skye consolaba a Hutchins.

Luego, Skye se reunió con Coulson, quien le reveló la verdadera historia de la Caballería, que resultó en la muerte de Katya Belyakov, impactando a Skye. De repente, fueron atacados nuevamente por el fantasma, quien se reveló que era Ford. Asimismo, Skye se dio cuenta de que Ford no perseguía a Hutchins, sino que la protegía, ya que estaba enamorado de ella. May pudo convencer a Ford de que se detuviera, haciéndolo abandonar el plano terrenal, y trajeron a Hutchins de vuelta al Autobús. Más tarde, Skye, Coulson, Ward y Simmons jugaron Upwords hasta que Fitz llegó con crema de afeitar en la cara y en la mano, exigiendo saber quién planeó la broma, pero todos negaron estar involucrados y se rieron.[9]

Secuestro de Phillip Coulson

"Oiga, sé que no soy una agente experta como May o Ward, pero es lo que hago. No puede echarme de esta misión. Escuche, hago lo que usted diga. Todo lo del protocolo no me importa. Lo único que me importa es Coulson."
―Skye a Victoria Hand[fnt.]

Tras indagar sobre su posible pasado, el equipo recibió un mensaje indicando que Edison Po había sido liberado de prisión por los Soldados Ciempiés. A medida que aprendían sobre los secretos detrás del Proyecto Ciempiés, Michael Peterson fue reclutado como un nuevo miembro del equipo, para ayudar en la captura de Po. Realizando una investigación rápida, Skye descubrió que Po fue visitado en prisión por la mujer con vestido de flores, y su software de lectura de labios le permitió escuchar una frase pronunciada por Po sobre "el Clarividente". Al transmitirle esta información a May, Peterson intervino afirmando que la mujer era Raina, quien lo había reclutado para el Proyecto Ciempiés.

Después de una misión fallida del equipo, descubrieron que el hijo de Peterson, Ace, había sido capturado y a cambio lo querían a él. Skye y el equipo se reunieron con Raina en un puente en construcción, pero resultó que los conspiradores solo querían a Coulson. Ellos tomaron de prisionero a Coulson y, tras hacer el intercambio, Peterson le pidió a Skye que cuidara de su hijo; acto seguido, Peterson corrió para salvar a Coulson, solo para que el puente explote y él aparentemente muriera como resultado. A su vez, Po y Raina se llevaron a Coulson en su helicóptero.[17]

Mientras Victoria Hand estaba a bordo del Autobús hablándole al equipo de Coulson y a otros agentes de S.H.I.E.L.D. sobre la situación, Skye intentó buscar una pista pirateando la cuenta financiera Vanchat, creyendo que así rastrearía los pagos del Ciempiés, no obstante, su pulsera de rastreo bloqueó los sistemas informáticos del Autobús y Hand la descubrió, por lo que ordenó sacarla del avión, ya que la consideraba una distracción y la reconocía como la chica involucrada que noqueó a Jasper Sitwell en el Hub. Skye quiso justificar sus acciones e intentó convencerla de quedarse, pero Hand no quedó convencida.

No obstante, Ward, Fitz y Simmons la respaldaron y le proporcionaron un teléfono satelital que podría usar una vez en caso de emergencia. Mientras huía de S,H.I.E.L.D., Skye intentó por su cuenta piratear las finanzas, pero los resultados fueron similares a sus esfuerzos en el Autobús, por lo que planeó hacer algo diferente. Ella se las ingenió para entrar a la casa del empresario corrupto Lloyd Rathman, haciéndose pasar por la agente May, y forzó a Rathman a hackear la cuenta de Vanchat para encontrar los registros de las transacciones. Una vez que obtuvo lo que necesitaba, Skye descubrió la localización del Proyecto Ciempiés en el Desierto de Mojave.

Durante el viaje, Skye usó el teléfono que el equipo le dio para contactarlos e informarles de sus hallazgos, diciéndoles que se reúnan con ella. Una vez que Skye llegó al sitio, fue descubierta por un Soldado Ciempiés, quien la persiguió hasta que fue salvada por el resto de su equipo. Cuando Ward se ocupó de los soldados, Skye siguió un grito y encontró a Coulson conectado a una máquina bajo la supervisión de Raina, a quien dejó inconsciente para que fuera arrestada y apagó la máquina con May, liberando a Coulson. Más adelante, agradecido por su valentía, Coulson finalmente vio que era conveniente quitarle la pulsera de rastreo de Skye e informó al equipo que su nueva misión era encontrar al Clarividente.[18]

Descubriendo la verdad

"Te había estado escondiendo algo. Pero recientemente entendí que no tengo derecho a hacerlo."
Phillip Coulson a Skye[fnt.]

Skye discutió con Ward, Fitz y Simmons sobre un incidente en la Academia de Ciencia y Tecnología de S.H.I.E.L.D., donde Anne Weaver notificó que algunos estudiantes fueron atacados con un dispositivo de congelación. Skye mostró interés en visitar la división donde estuvieron Fitz y Simmons, y presenció como estos demeritaban a Ward argumentando que la Academia de Comunicaciones de S.H.I.E.L.D. no requería mucha preparación. Antes de partir, Skye supo que Coulson y May atenderían otros asuntos, por lo que ella acompañó a sus colegas a la academia. Una vez allí, Ward le mostró el Muro del Valor; Skye leyó los nombres y solo se limitó a pronunciar el de James Barnes.

Cuando Fitz y Simmons dieron un discurso para los cadetes, Skye observó desde la audiencia hasta que Donald Gill se congeló repentinamente, antes de ser salvado por el equipo. Para continuar con su investigación, Simmons llevó a Skye y Ward a una salón donde los cadetes pasaban el rato. Mientras bebían en el bar, Skye trató de obtener información sobre posibles sospechosos, hasta que descubrieron que Gill y Seth Dormer eran los responsables de los incidentes. El equipo se reagrupó con Coulson y May, y fueron a detener a Gill y Dormer, quienes habían construido una versión más poderosa del Dispositivo de Congelación de Humedad Atmosférica para vendérsela a Ian Quinn.

En el proceso, Coulson se reunió en privado con Skye para contarle sobre el seguimiento que le hizo a Richard Lumley, revelando que la misma Skye era el 0-8-4 que buscaba Lumley con otros agentes, pero al comenzar a ser masacrados, solo quedaron él y Linda Avery, con esta última habiendo hecho los arreglos para que Skye nunca estuviera bajo crianza en un mismo lugar por mucho tiempo, antes de ser asesinada. Coulson temía que el conocimiento de todas las vidas perdidas en su nombre destrocen su espíritu, sin embargo, la resistencia de Skye lo sorprendió. Tras que el equipo detuviera a Gill, Skye quiso volver al campus una vez más y se quedó viendo el Muro del Valor, con Ward acompañándola, y estaba agradecida de que S.H.I.E.L.D. la haya protegido todos estos años, por lo que ahora los consideraba la familia que nunca tuvo.[4]

Disparada por Ian Quinn

"Las comunicaciones y teléfonos no funcionan. Alguien nos está interceptando de alguna forma."
"Cybertek detectó nuestra presencia."
―Skye y Leopold Fitz[fnt.]

Después de la misión en Francia, el equipo encontró una pista sobre el paradero del Clarividente a través de Ian Quinn. Rastreando un paquete misterioso que Quinn adquirió de Cybertek, el equipo fue encubierto y abordó el tren que trasladaba el paquete para Quinn. Sin embargo, Cybertek envió agentes para neutralizarlos, por lo que el equipo se separó, y solo Skye y Fitz se quedaron para perseguir a Quinn.

El dúo llegó al complejo de Quinn, donde Skye entró sin compañía y se sorprendió al encontrar a Michael Peterson, todavía vivo pero horriblemente cicatrizado. Ella trató de hacer que Peterson escapara con ella, sin embargo, Peterson estaba siendo controlada por el Clarividente a través de un implante, y el paquete era en realidad una pierna protésica de alta tecnología que posteriormente se unió a la extremidad de Peterson. Skye intentó detener a Quinn, no obstante, recibió dos disparos en el estómago. Cerca de la muerte, Skye se arrastró hasta la puerta y pidió ayuda, pero no pudo gritar lo suficientemente fuerte. Finalmente fue encontrada por Phillip Coulson y fue salvada en el último minuto por su equipo, quienes mantuvieron su condición al colocarla dentro de una Cámara Hiperbárica.[19]

Poco después de recibir el disparo, el equipo la llevó al Centro de traumatología de S.H.I.E.L.D. en Suiza, donde a pesar de los mejores esfuerzos de los médicos, sus lesiones fueron demasiado graves y no pudieron hacer nada más que mantenerla cómoda. Desesperado, Coulson decidió llevar a Skye a la Casa de huéspedes, donde una vez lo regresaron de entre los muertos. Con la ayuda de Jonathan Garrett, el equipo usó el GH.325, un medicamento que aparentemente regeneraba las células dañadas. Sin embargo, aunque Coulson les advirtió que no debían darle la droga a Skye, ya que descubrió en el compuesto que la droga estaba hecha de los fluidos corporales del cadáver de un alienígena azul oculto dentro de la base, el equipo regresó al Autobús antes de que el complejo explote. Coulson luego descubrió que Simmons ya le inyectó la droga a Skye, quien después empezaría a recuperarse.[20]

Persiguiendo a Lorelei

"La inyección que nos salvó a ambos, cuando la encontramos, encontré algo más. Su fuente era un alienígena."
Phillip Coulson a Skye[fnt.]

Durante la recuperación de Skye, el equipo unió fuerzas con Sif, aliada de Thor, para derrotar a Lorelei, una Asgardiana que había escapado de su prisión durante el Saqueo de Asgard. Tras una pelea entre Sif y Lorelei, que terminó con esta última llevándose a Ward con su encanto, Skye los rastreó en Las Vegas. Sin embargo, Lorelei y Ward, en cambio, secuestraron el Autobús, pero aún así fueron derrotados, con Ward siendo liberado, y Sif volviendo a Asgard con Lorelei. Más adelante, Coulson le reveló a Skye la verdadera naturaleza de la droga GH.325, y los dos decidieron trabajar juntos para encontrar el secreto detrás de ella.[21]

Regreso de HYDRA

Convirtiéndose en agente de S.H..I.E.L.D.

"¿Cómo voy a acceder a los archivos clasificados si no tengo autorización?"
"Ya la tienes. Bienvenida a S.H.I.E.L.D., Skye."
―Skye y Phillip Coulson[fnt.]

El equipo pronto reanudó su búsqueda del Clarividente, uniéndose con otros agentes importantes de S.H.I.E.L.D. como Jasper Sitwell, Victoria Hand, Felix Blake, Antoine Triplett y Jonathan Garrett. Mientras Coulson hablaba con sus colegas, Fits y Simmons se reunieron con Skye para analizar su sangre, ya que el GH.325 hizo que su recuperación fuera algo necesario que debían compartir con otros, sin embargo, Skye se negó, ya que Coulson quería que se mantuviera en secreto. Después, Ward llegó pidiéndole a Skye reunirse con Coulson, quien le encargó dividir al equipo en diferentes grupos para enviarlos a buscar y analizar posibles sospechosos rechazados del Índice con el fin de encontrar al Clarividente. Asimismo, para tener la autorización adecuada que le permita comprometerse con la tarea, Skye recibió una autorización nivel 1 de agente de S.H.I.E.L.D., siendo felicitada por sus compañeros.

A pesar de que Sitwell se había ido porque lo mandaron a realizar otra misión, Skye le dio instrucciones a cada miembro del equipo restante individualmente, donde habló con Garrett sobre sus lesiones y Ward. Mientras terminaba de realizar su parte de la misión, Coulson le pidió a Skye que encontrara una debilidad en el Clarividente. Cuando el equipo localizó e identificó al Clarividente como Thomas Nash, Skye se quedó observando mientras los demás seguían buscando, llevándolos a reencontrarse con Michael Peterson, quien seguía vivo y terminó lesionando a Blake. Una vez que encontraron a Nash, Skye fue testigo de cómo Ward lo asesinó después de escucharlo amenazar la vida de Skye.

Más tarde, Skye habló con Ward en el Autobús sobre sus acciones, aprendiendo que él lo había hecho para protegerla. Terminando de hablar con Ward, Skye fue a visitar a Coulson y expresó su preocupación de que Ward pudiera haber matado al hombre equivocado. Skye luego se dio cuenta de que, a partir de la investigación que realizó, el Clarividente no era psíquico como creían, sino que fue un agente de S.H.I.E.L.D. todo este tiempo. Al encontrarse con Fitz, este le reveló que May tenía una línea secreta encriptada, lo que hizo que Skye le dijera que la cortara, ya que recientemente había descubierto la verdad sobre el Clarividente. Acto seguido, Skye informó a Coulson, y acorralaron a May, exigiéndole respuestas, sin embargo, el Autobús fue secuestrado repentinamente por Victoria Hand.[22]

Batalla en el Hub

"Necesitaba mantener todo en compartimientos."
"¿Y qué hay de May? No me subestimes. Vivímos en el mismo planeta, por favor."
"Con ella sabía que podía. Contigo no quise arriesgarme."
"Te ofrecí a escucharte, Ward, no ha acostarme contigo."
Grant Ward y Skye[fnt.]

Skye acompañó a Coulson mientras tenían rodeada a May, creyendo que estaba detrás del secuestro del avión. Mientras trataban de investigar lo que estaba ocurriendo, ellos escucharon a Garrett solicitando apoyo de los drones que lo estaban atacando, por lo que decidieron rescatarlo y llevarlo a bordo. Asimismo, Skye interceptó un mensaje, el cual descifró mientras sospechaban que Hand era el Clarividente, y se reveló que HYDRA se había infiltrado en S.H.I.E.L.D. todo este tiempo. Asumiendo que HYDRA estaba revelando su posición para atacar S.H.I.E.L.D., Skye, Coulson, Fitz y Garrett discutieron sobre el regreso de HYDRA y las acciones de Hand. Cuando Garrett sugirió una retirada, el equipo se negó y optaron por dirigirse al Hub, ya que Simmons estaba allí, al igual que Triplett.

Cuando el Autobús aterrizó en el Hub, Hand ordenó que dispararan contra el avión, creyendo que el equipo de Coulson estaba conformado por agente durmientes de HYDRA. Skye cifró un disco duro para que Hand no pudiera acceder a la información vital que el equipo había recopilado durante sus diversas misiones y dejó limpió el contenido del avión. Acto seguido, el equipo escapó del Autobús cuando empezaron a buscarlos y, a medida que se desplazaban en el Hub, se dividieron, y Skye y Ward se dirigieron al Centro Neural para desactivar los sistemas. Al quedar atrapados, Ward tomó la decisón de salir para enfrentarse al grupo de agentes del pasillo; antes de hacer esto, Ward le preguntó a Skye si había alguna posibilidad de que pudieran hablar si sobrevivía, lo cual ella aceptó, y ella lo besó antes de que se fuera.

Mientras Skye esperaba en el armario de suministros, Ward logró derrotar a los doce agentes, y ambos avanzaron hacia el Centro Neural para hacer explotar los sistemas, tal como se los ordenó Coulson. Después de que plantaron los explosivos y los detonaron, Skye y Ward se reagruparon con su equipo mientras los agentes durmientes de HYDRA estaban siendo detenidos. También descubrieron que Garrett era un operativo de HYDRA y que en realidad él era el Clarividente, para sorpresa de Skye. Pronto, el equipo regresó al Autobús y cada uno reflexionó sobre lo sucedido, con S.H.I.E.L.D. ahora en pedazos tras la Batalla en el Triskelion, donde Steven Rogers destruyó los planes de HYDRA con el Proyecto Insight.[2]

Encontrando la Providencia

"Todos los gobiernos del mundo están tras nosotros. Hay que desaparecer."
"Bien, pero cuando lo haga ya no podremos retroceder. Seremos fantasmas, no agentes de S.H.I.E.L.D., solo agentes.... de nada."
Phillip Coulson y Skye[fnt.]

A raíz de la Sublevación de HYDRA, Phillip Coulson quedó a cargo del Hub, y Skye le proporcionó actualizaciones sobre el resto de las instalaciones de S.H.I.E.L.D. que quedaban, de las cuales habían pocas. A su vez, el Coronel Glenn Talbot los contactó y les informó que enviaría personas al Hub. Sabiendo lo que sucedería, Coulson instruyó a su equipo a prepararse para partir del Hub de inmediato.

Una vez que despegaron, Coulson le encargó a Skye encontrar todo lo que había del equipo y borrarlo, para mantenerse ocultos durante la persecución, así como recoger las insignias de todos. Coulson también le dio a Skye su teléfono para llamar a Ward con el fin de verificar qué tal le había ido en la entrega de Garrett al Fridge, y ella le informó sobre su situación. Skye luego le entregó las insignias a Coulson, incluida las suya, y notó el parpadeo de la insignia de Coulson, el cual tenía algunas coordenadas que, según Coulson, podrían haber sido enviadas por Nicholas Fury. El equipo ubicó las coordenadas y especuló qué podrían estar buscando, algo de lo que algunos dudaban, pero Coulson estaba decidido a averiguarlo.

Una vez que aterrizaron en el lugar indicado, Coulson les dijo que dependía de ellos si querían unirse a él en la misión debido a las consecuencias que podrían haber si fallaban, sin embargo, todos lo siguieron. Mientras caminaban, Skye se acercó a May y hablaron acerca de Fury. Llegando a las coordenadas proporcionadas, Coulson reveló que el combustible ya estaba agotado y aún creía que Fury los había enviado allí para encontrar algo. Cuando Coulson se calmó, decidió tirar su placa, lo que provocó que apareciera una torreta y la destruyera, haciendo que cada uno se cubriera. Luego de que Coulson se haya identificado, se reveló que el lugar era una instalación secreta de S.H.I.E.L.D.

Todos entraron y fueron recibidos por Eric Koenig, quien reveló que se trataba de una de las bases secretas de Fury conocida como la Providencia. Koenig los acompañó para seguir proporcionándoles apoyo y les confirmó que Fury realmente estaba muerto. Cuando Koenig reveló que el Fridge también había caído, Skye llamó inmediatamente a Ward para comprobar su estado, y se alegró cuando le respondió. Skye luego le compartió a Ward su ubicación, y ella lo saludó una vez que él llegó, ofreciéndole tomar un trago más tarde.[23]

Traición de Grant Ward

"S.H.I.E.L.D. ya no existe. La agencia fue catalogada como organización terrorista, así que dime qué estás haciendo aquí."
"Es la única familia que tuve."
"Felicidades agente Skye. Vamos por su identificación."
―Skye y Eric Koenig[fnt.]

Mientras Simmons trataba las heridas de Ward, el resto del equipo lo escuchó decirles lo que sucedió en el Fridge, donde asesinó a Garrett. Asimismo, Ward les aseguró que había guardado el disco duro, y Coulson le pidió a Skye encontrar a los presos que escaparon del Fridge. Mientras Skye escaneaba una lista de reclusos, Coulson le preguntó por Marcus Daniels, cuyo nombre aparecía, por lo que planeó dirigir un equipo para ir por Daniels mientras Skye buscaba a los otros reclusos.

Sin embargo, antes de que pudieran hacer algo, Koenig les pidió participar en una prueba de detección de mentiras para comprobar su lealtad con S.H.I.E.L.D. por seguridad. Durante su turno, ella le contó a Koenig sobre cómo eligió otorgarse el nombre de Skye debido a su disgusto de haber sido llamada Mary Sue Poots en el orfanato, además de responder a sus otras preguntas. Cuando se le cuestionó sobre su presencia en Providencia a pesar de la caída de S.H.I.E.L.D., Skye simplemente respondió que S.H.I.E.L.D. era la única familia que tuvo, pasando éxitosamente la evaluación y recibiendo su identificación por Koenig a cambio.

Una vez que la mitad del equipo fue a capturar a Daniels en Portland, Skye y Koenig discutieron acerca del uso de satélites de la NSA para encontrar a los fugitivos del Fridge, una idea que le disgustaba a Koenig. Cuando Ward se unió a ellos, este apoyó la idea de Skye y le preguntó sobre el disco duro, que ella reveló que la codificación del mismo se basaba en la ubicación, por lo que no podría activarlo. Tras obtener el permiso de Koenig, Skye pirateó los satélites, y Ward le dijo que May se había ido, antes de comenzar a hablar sobre la relación entre ambos. Cuando Ward empezó a hablar de sí mismo a profundidad, Skye lo consoló y se besaron, pero se detuvieron al notar sangre en él.

Mientras esperaba a que Ward se limpiara, Skye descubrió el monitor rastreador y se dirigió a encontrar a Koenig. Al ser conducida a un armario, Skye se horrorizó al descubrir el cadáver de Koenig, y se dio cuenta de que Ward lo había matado. Skye fue a esconderse en un baño, sintiéndose angustiada al saber que Ward era de HYDRA y, tras escuchar que Ward la estaba llamando, dejó un mensaje, revelando la traición de Ward, cuando fue a reunirse con él, para no hacerlo sospechar. Ward le dijo que tenían que irse, así que ambos abordaron el Autobús y salieron de la Providencia, con Skye dándose cuenta de que Ward necesitaba que ella descifrara el disco duro.[6]

Engañando a Grant Ward

"Debe ser difícil tener una doble vida ¿Acercarte a la gente para traicionarla luego? No sé como hizo Garrett."
"¿Garrett?"
"¿Por cuánto tiempo fue tu supervisor? Te conoció. Fue tu mentor. Y luego te traicionó y te mintió."
"Eso fue... difícil de aceptar."
―Skye y Grant Ward[fnt.]

Durante el vuelo, Skye intentó contactar al equipo, pero no pudo porque Ward había tomado el teléfono, ya que él seguía mintiéndole, aunque ahora ella sabía la verdad. Luego hablaron sobre la ubicación que Skye estableció para el cifrado, que era Ruthie's Skillet en Los Ángeles, ya que ahí fue donde iniciaron sus aventuras con S.H.I.E.L.D.. Sabiendo lo que le ocultaba Ward, Skye intentó no bajar la guardia, pero Ward tomó el arma que tenía oculto en su espalda, prometiendo no apartarse de su lado. Una vez que llegaron al restaurante, para perder tiempo, Skye le dijo a Ward que descifrar el disco duro le tomaría una hora.

Mientras estaban sentados en una cabina, Skye fingió que estaba descifrando el disco duro, pero en realidad hackeaba la base de datos del Departamento de Policía de Los Ángeles y enumeró a Ward como un fugitivo terrorista, e hizo salir a los oficiales de su establecimiento para que la salven. Sin embargo, mientras hacía esto, Ward se quedó observándola, lo que la puso nerviosa, por lo que mintió, diciendo que se sentía así por cómo las cosas podrían ir mal, como Michael Peterson, a quien conoció en el mismo local, pasando de ser un buen hombre a un asesino, y ahora todos parecían ser los más buscados del FBI tras los últimos acontecimientos.

Cuando los oficiales aparecieron, Ward se impacientó más con Skye, así que para distraerlo, ella le preguntó acerca de cuánto tiempo había estado encubierto, refiriéndose en secreto a su afiliación con HYDRA. Skye luego comenzó a hablar sobre Jonathan Garrett y siguió refiriéndose indirectamente a la traición de Ward, sintiéndose disgustada por conocer a alguien que lastimaría a quienes confiaron en él. Cuando Ward notó que los oficiales estaban evacuando el restaurante, pensó que habían sido descubiertos, pero Skye le reveló lo que había hecho y que sabía que él era de HYDRA.

Luego, dos oficiales se acercaron para arrestar a Skye y Ward, sin embargo, Ward los atacó brutalmente, por lo que Skye agarró sus pertenencias y huyó. Al encontrarse con más oficiales, Skye quiso dejarse arrestar para poder estar a salvo de Ward, pero él la siguió y le disparó a las autoridades. Skye luego robó un auto de policía e intentó alejarse, pero vio a Michael Peterson en la carretera frente a ella. Acto seguido, Peterson saltó hacia el auto y detuvo a Skye, la dejó inconsciente y la llevó de regreso al Autobús con Ward.[24]

Secuestrada por Grant Ward

"¿Tú crees que ha sido fácil para mí? ¿Tienes idea de lo difícil que fue? ¿Los sacrificios y decisiones que tuve que tomar? Pero las tomé porque eso es lo que hago. Soy un sobreviviente."
"Tú sigues siendo un asesino. ¿Y te digo algo? Tenías razón en una cosa, no me gusta quién eres."
Grant Ward y Skye[fnt.]

Al despertar, Peterson dejó a Ward solo con Skye, a lo que ella lo atacó, pero pronto fue esposada. Acto seguido, Skye lo confrontó debido a su traición, preguntándole porqué lo hizo, a lo que él afirmó que tenía una misión, aunque admitió que sus sentimientos por ella eran reales, pero Skye declaró que solo le daba vomitos, llamándolo "asesino" y "nazi" debido a la historia de HYDRA con Johann Schmidt en la Segunda Guerra Mundial. Ward trató de jusficiar lo que hacía, no obstante, Skye estaba frustrada con él y prometió no darle nunca lo que quería. Cuando Peterson se unió a ellos, Skye intentó convencerlo de que hiciera lo correcto, pero no podía, ya que HYDRA tenía secuestrado a su hijo Ace.

Peterson le exigió a Skye activar el disco duro, pero ella se negó, sabiendo que él no iba a lastimarla de todos modos. Sin embargo, Peterson decidió dispararle a Ward, lo que le provocó un ataque al corazón para obligar a Skye a hablar o él moriría. A pesar de que quería que Ward sufriera por lo que había hecho, Skye no era capaz de verlo morir bajo estas circunstancias, por lo que le reveló cómo podría abrir el disco duro basándose en la altitud, antes de que Peterson reanimara a Ward. Después, Peterson forzó a Skye a descifrar el disco duro mientras se preparaban para despegar; Skye hizo esto y luego fue puesta de vuelta en su celda.

Afortunadamente, Skye pronto fue rescatada por Coulson, quien entró al Autobús tras que Maria Hill distrajera a Ward para que se tarde en despegar, pero cuando descubrieron a Peterson siguiéndolos, corrieron hacia la bodega de carga. Cuando Skye se puso un paracaídas, Coulson le dijo que lo olvide, ya que tenía la intención de que abandonaran el avión en Lola. Después de escapar de los ataques de Ward y Peterson, ambos cayeron del cielo desde el Autobús, lo que causó que Skye se saliera del auto, pero fue salvada una vez más por Coulson. Mientras volvían a la superficie, Coulson pudo activar las capacidades de vuelo del automóvil antes de tocar el suelo.

Skye y Coulson se reagruparon con el resto del equipo en un hotel para recuperarse de todo lo que les había sucedido; allí, Skye habló con Antoine Triplett, quien dijo que volvería a trabajar cada vez que Coulson se lo ordenara. Sin embargo, Coulson les permitió a todos tomarse la noche libre. A su vez, Skye y Coulson hablaron sobre la pérdida de todos sus recursos y la falta de vivienda ahora, y se prometieron mutuamente que vencerían a Ward y detendrían los planes de HYDRA.[24]

Persiguiendo a Cybertek

"Si hay una computadora en esa barbería ya no hay que perseguirlos más."
―Skye[fnt.]

A la mañana siguiente, Skye, Fitz y Simmons discutieron sobre Michael Peterson y la búsqueda de Jonathan Garrett. Coulson recapituló lo acontecido con el Suero Ciempiés, Ian Quinn, el Clarividente, el GH.325 y cómo todo estaba conectado con Cybertek. Ellos hablaron acerca del modo para destruir todo lo que estaba en el disco duro, infiltrándose en la sede corporativa de Cybertek. Antes de irse, Skye y Coulson hablaron con Fitz, quien todavía no estaba seguro de si Ward era realmente malvado. Después, Skye buscó la unidad central de Cybertek, y encontró la ubicación de los archivos del Proyecto Deathlok, que Coulson y May lograron robar.

El equipo examinó los archivos en el hotel, donde Skye aprendió que todo lo que Garrett había hecho era curarse a sí mismo y que también buscaba crear un ejército de soldados alterados para HYDRA. Pronto, Skye seguió lidiando con los últimos acontecimientos, por lo que habló con May sobre la relación que ambas tuvieron con Ward, a lo que Skye comentó acerca de la capacidad de May para manejar sus emociones, lo que llevó a May a convertirse en la nueva oficial superior de Skye.

El equipo rastreó los envíos de Cybertek en La Habana, Cuba, conduciendo a Skye, Coulson, May y Triplett a llegar a la Sede de la Barbería. Tras descubrir que estaba vacío, Skye sugirió activar su caballo de Troya desde allí. El equipo entró en la sede y Skye procedió a buscar una computadora, hasta que Triplett se encontró con una puerta secreta, llevándolos a encontrar una, pero de repente fueron rodeados por Soldados Ciempiés y Kaminsky con el Cayado Berserker.[5] Durante el encuentro, Coulson, May y Triplett se defendieron, mientras que Skye corrió hacia la computadora y activaba su caballo de Troya. Skye pudo hacerlo con éxito, ya que May usó el Cayado Berserker para destruir el lugar, por lo que el equipo escapó y los soldados quedaron atrapados bajo los escombros.[25]

Batalla en Cybertek

"Me das lastima, traicionar a las personas que te dieron la oportunidad de ser un humano decente. Fitz fue un héroe porque quería seguir dándote esa oportunidad. Pero algunas personas nacen malvadas."
―Skye a Grant Ward[fnt.]

El equipo regresó al jet, donde Skye reveló que su caballo de Troya funcionaba y pudieron ver lo que hacía Garrett. Coulson luego informó al equipo que estaban rastreando el Autobús, aunque no podían llegar con Fitz o Simmons, quienes recientemente fueron secuestrados, por lo que decidieron ir tras Garrett. Mientras volaban a las instalaciones de fabricación de Cybertek, Coulson formó un plan y, al abordar el riesgo que corrían debido a que solo eran ellos cuatro, repitió lo que Nicholas Fury diría, sobre las personas que lograrían cualquier cosa al separarse de algo más grande, inspirando al equipo.

Una vez que llegaron, Coulson y Triplett hicieron una entrada para que Skye y May pudieran entrar a las instalaciones. Las dos exploraron hasta alcanzar la sala de control de los manipuladores de los Soldados Ciempiés, con Skye amenazando diciendo que tenía una bomba en su mochila para que se queden callados. Ella le hizo saber a Kyle Zeller que estaba a cargo y supuso que cambió a los soldados a su modo predeterminado, algo que ya sabía que haría. Consciente de que todo marchaba bien, Skye luego llamó a Garrett para informarle que Coulson vendría por él; Garrett en respuesta alardeó con eliminar a Fitz y Simmons.

Como Zeller no quería cooperar, Skye le ató la mochila de la bomba y cuestionó si su obediencia hacia HYDRA era por ser un fiel creyente, porque fueron su única familia o por los incentivos que usaba la organización para que coopere; Zeller reaccionó a esta última, ya que solo era un peón como los demás. No obstante, Ward los interrumpió para confrontar a Skye, pero ella lo distrajo con el fin de que May lo pudiera emboscar, mientras Skye seguía avanzando con Zeller a las habitaciones de los incentivos. Finalmente, Skye encontró a la Sra. Zeller, a quien liberó para que se reúna con su esposo, antes de abrir las otras puertas y revelar que su mochila no contenía una bomba, sino una figura de Hulk. Al encontrar a Ace, Skye le dio la figura de Hulk y usó sus recursos para enviarle un mensaje a Michael Peterson a fin de que coopere con Coulson.

Con su hijo libre, Peterson quedó exento de cualquier mandato y traicionó a Garrett aplastándole la cabeza en frente de Coulson y Nicholas Fury, quien en realidad fingió su muerte para dejar de ser perseguido por HYDRA. Con la derrota de Peterson y el arresto de Ward, Skye se acercó a Peterson y le pidió que se uniera al equipo de Coulson, pero él rechazó la oferta, queriendo trabajar solo para compensar sus malas acciones, a lo que Skye entendió y permitió que siguiera su propio camino.[25]

Agente Skye

Nuevo comienzo

"Cuando desperté tenía la mente clara. Acepté quien soy yo. Lo que hice. Y porqué. Tus brazos cuentan una historia diferente. Veo que May te entrena. Favorece tu lado izquierdo porque eres diestra. Qué bien."
"Te lo diré una vez. No voy a creer una sola palabra que salga de tu boca. Pero si sigues hablando sobre otra cosa que no sea lo que pregunté, me iré."
Grant Ward y Skye[fnt.]

Más tarde, el equipo se trasladó al Campo de Juegos, donde se reunieron con Simmons, quien les dijo que Fitz seguía vivo. Ellos fueron recibidos por William Koenig, el hermano gemelo de Eric, ofreciéndoles todo lo que tenía la instalación para ayudarlos a reconstruir S.H.I.E.L.D., con Coulson siendo el nuevo Director tras que Nicholas Fury lo dejara a cargo.[25] A Skye se le asignó traducir las Palabras de la Creación escritas por Jonathan Garrett en el Autobús, llevándola a usar muchas vías, incluidos sus contactos con Marea Creciente, pero no encontró nada. En los próximos meses, Skye fue entrenada por May, volviéndose una agente de campo más competente y participando en muchas misiones con el equipo.

Coulson le encargó a Skye, May y Triplett respaldar a Isabelle Hartley, Amadeus Hunter e Idaho, quienes iban a obtener información de un ex agente de S.H.I.E.L.D.. Desde su posición, Skye le informó a May que el paquete estaba a la vista, pero May le pidió no interferir hasta que se hiciera el trato. Cuando apareció un hombre y los atacó, Skye, May y Triplett fueron a ayudar, pero él se escapó con la información. Luego, todos regresaron al Campo de Juegos, con Skye dándole a Fitz un fragmento de metal que encontró en la escena para examinarlo. Mientras Skye seguía lidiando con las Palabras de la Creación, Triplett habló brevemente con ella acerca de eso. Entonces, Coulson llegó y habló con Skye a solas, informándole que el asesino a prueba de balas se llamaba Carl Creel.

Skye se dio cuenta de que Coulson quería que ella hablara con Grant Ward, su prisionero, para averiguar más, por lo que bajó hasta su celda, y Koenig le informó sobre las medidas de seguridad vigentes. Allí, Ward expresó que estaba dispuesto a cooperar, y Skye le preguntó sobre Creel. Aunque Ward comenzó a divagar, Skye trató de hacer que se enfoque en Creel, de quien Ward le reveló que podía convertir su cuerpo en cualquier sustancia que toque y le compartió detalles para encontrarlo. Antes de que Skye se fuera, Ward le mencionó que él siempre le diría la verdad y fue interrumpido cuando estuvo a punto de hablarle de su padre.

Al descubrir que Ward no les estaba mintiendo, el equipo sabía que podrían hacerles más preguntas a futuro cuando sea necesario. Luego de aprender que Creel iba a atacar a Glenn Talbot, el equipo se dirigió a rescatarlo. Mientras May peleaba contra Creel, Skye usó un Lanzador de Proyectiles Taser para inmovilizarlo, y corrió una vez que llegaron los militares. Tras secuestrar a Talbot, Skye vio cómo Coulson hablaba con él, hasta que lo dejaron ir, conduciéndolos al Almacenaje del Gobierno. Antes de irse, los agentes supieron que iban a una instalación militar para obtener el Obelisco, de lo que algunos dudaban.

El equipo entró al almacén y comenzó a buscar el Obelisco; tras que Harlety encontrara el Obelisco, Creel la atacó, pero cuando ella tocó el artefacto alienígena, comenzó a lastimarse, así que fueron a respaldarla, y Skye notó que el Obelisco tenía las mismas marcas que las Palabras de la Creación. Como resultado, Coulson le ordenó a los agentes que robaran un Quinjet, pero Hunter e Idaho se fueron a buscar atención médica para Hartley. Por su parte, Skye, May y Triplett fueron rodeados por soldados, y huyeron hasta que se encontraron con los Quinjets. Skye y Triplett ocuparon uno de ellos y se fueron volando, usando la tecnología de camuflaje y regresando al Campo de Juegos, mientras May partía en una motocicleta.[26]

Persiguiendo a Carl Creel

"Todos cambiamos, hasta el Director."
"Coulson tiene mucho que manejar. Reconstruir S.H.I.E.L.D."
"Quién lo sabría. No está compartiendo mucho estos días."
―Skye y Melinda May[fnt.]

Al aterrizar, Skye y Triplett discutieron sobre no poder contactar a Hartley o Hunter, lo que la preocupaba, aunque Triplett todavía mantuvo la esperanza. Asimismo, Coulson los felicitó por robar el Quinjet, pero no divulgó el estado de los mercenarios. Skye le informó que el Obelisco tenía los mismos símbolos que las Palabras de la Creación, no obstante, Coulson estaba más preocupado por Hunter, quien había sido capturado y eso podría comprometerlos.

Skye y Triplett acompañaron a Alphonso Mackenzie mientras inspeccionaba la tecnología de camuflaje, y sabía que Fitz se quebraría si descubría lo que hacía Mackenzie. Sin embargo, Fitz llegó y luchó por hablar debido a su daño cerebral, haciendo que Skye se sintiera mal por él y no supiera cómo lidiar con eso. Skye se reunió con Coulson, reportándose para el servicio de campo, donde se enteró de las muertes de Hartley e Idaho, y Coulson le encargó que empacara las posesiones de Harltey.

Skye empacó la habitación de Harltey hasta ser encontrada por Hunter, quien había vuelto, y le habló sobre Hartley y su familia. Hunter le ofreció la oportunidad ser una mercenaria, pero Skye se negó, afirmando que S.H.I.E.L.D. era su vida. Mientras buscaban a Creel, Skye se percató de una llamada proveniente de un canal de HYDRA, que sospechaban que era Creel, cuyo físico y capacidad para convertir su cuerpo en cualquier material intrigó sexualmente a Skye. No obstante, la llamada era de Raina, quien les compartió una forma de rastrear a Creel.

Como Coulson ya había formulado un plan, Skye, May, Triplett y Hunter se dirigieron a la ubicación de Creel, donde esperaron a que Triplett se pusiera en posición. Sin embargo, después de que Skye comenzó a escanear al hombre que se estaba reuniendo con Creel, Hunter usó un R.E.C.I. para noquearla a ella y a May, con el fin de ir tras el mismo Creel por su propia cuenta. Después de que Coulson derrotó a Creel, los agentes retornaron al Campo de Juegos, donde Skye y May discutieron sobre la condición de Fitz y la conducta cerrada de Coulson, lo que preocupaba a Skye.[27]

Batalla en el Maribel del Mar

"Ya no hay amenaza. HYDRA no lo tiene."
"¿Y la agente Simmons?"
"Su cobertura se mantuvo. Está segura ahora. Se va con las manos vacías. Nosotros no."
―Skye y Antoine Triplett[fnt.]

Skye siguió entrenando bajo el mando de May en la puntería con armas, donde May le dijo que era importante mantener el control en situaciones intensas. Antes de poder practicar con un rifle de francotirador, Hunter y Mackenzie las interrumpieron y le preguntaron a Skye si asistió a la Academia de S.H.I.E.L.D., ya que hicieron una apuesta, pero ella confirmó que no. Cuando Mackenzie se marchó satisfecho, Skye le contó a Hunter sobre sus primeros días lidiando con S.H.I.E.L.D., y él le preguntó si alguna vez había matado a alguien, negándolo. Skye luego reanudó el entrenamiento, y May señaló que la experiencia no hacía más fácil matar a alguien.

A Skye nuevamente se le encomendó hablar con Ward para obtener información sobre las políticas de reclutamiento de HYDRA con individuos alterados. Ella aprendió que Ward nunca le fue leal a HYDRA, sino a Jonathan Garrett, y que el protocolo de HYDRA cuando se trataba de controlar a los individuos alterados era reclutarlos o matarlos si se negaban. El equipo pronto se enteró de la ubicación de Donald Gill en Casablanca, Marruecos, y Skye les informó sobre la política de HYDRA, dejando de lado que Ward se lo contó, ya que Fitz los acompañaba. Mientras se dirigían a Marruecos en el Autobús, Hunter preparó a Skye para saltar del avión, y ella habló de su experiencia cayendo del cielo en Lola.

Skye, May y Hunter procedieron a saltar del Autobús y abordar el Maribel del Mar, donde HYDRA ya había llegado, por lo que Skye fue a proteger las salidas. Tomando la posición de francotiradora, Skye notó que Gill, a quien HYDRA le había lavado el cerebro, comenzó a congelar todo el barco, por lo que decidió detenerlo disparándole, causando que Gill cayera al océano. Al ver a Simmons, Skye se dio cuenta de que ella estaba trabajando encubierta para HYDRA, por lo que decidió brindarle cobertura disparándole un tiro fallido a Sunil Bakshi, para que Simmons pudiera apartarlo del camino a propósito.

Después de evitar que HYDRA capture a Gill, Skye vio varios contenedores de tecnología de HYDRA, e informó a Coulson y S.H.I.E.L.D. que se los podrían llevar. Skye regresó al Autobús, donde discutió con May acerca de la misión secreta de Simmons. En la Bóveda D, Skye se reunió con Ward para preguntarle si le habían lavado el cerebro con el fin de trabajar para HYDRA, pero él lo negó. Skye creía que Ward decía la verdad, aunque no sabía porqué, ya que Ward reveló que su padre estaba vivo y podría llevarla con él.[28]

Vínculándose con sus aliados

"Al menos escapaste de tu ex. El chico del que me enamoré es el psicópata que vive en el sótano."
―Skye a Amadeus Hunter[fnt.]

En South Beach, Florida, Skye y Hunter le robaron un USB a Bridget para que Coulson y May pudieran colarse en una gala para la reconstrucción de Santa María de las Flores, una iglesia que albergaba una pintura de 500 años con las Palabras de la Creación ubicadas en su reverso. Mientras Coulson y May realizaban la misión, el resto del equipo los guió hacia la pintura, pero descubrieron que ya se lo habían llevado. En el Autobús, ellos esperaron hablando sobre sus romances pasados, y Skye reveló cómo la persona de la que estuvo enamorada, Grant Ward, ahora estaba encerrada.

Al mismo tiempo, Skye investigó acerca de la misión de Coulson y May, tratando de descubrir qué les estaban ocultando, hasta que el Autobús se apagó repentinamente, con Fitz notando que podría explotar pronto debido a un dispositivo que lo saboteó. Mientras revisaban los daños, se dieron cuenta de que las alas serían las siguientes en sufrir daños, que era por donde se almacenaba el combustible, lo que significaba que tenían que apresurarse en reparar el avión. Mientras Skye, Triplett y Mackenzie trabajaban en la reparación de los sistemas que ya habían sido destruidos, Fitz y Hunter lograron reparar el Autobús, evitando que explotara.[29]

Descubriendo el secreto de Phillip Coulson

"Estuve preguntando a los contactos de Marea Creciente sobre la pintura que recuperamos en Miami, pero nadie ha visto nada así."
"Sigue buscando. Algo aparecerá"
"¿Y sobre la escritura que ha estado dándome? Dígame la fuente y la investigaré."
"Temo que es clasificado."
―Skye y Phillip Coulson[fnt.]

Después de S.H.I.E.L.D. descubrieron que HYDRA mató a un grupo de personas con efectos similares al del Obelisco, asumieron que este se encontraba en posesión de HYDRA. Al acercarse a Coulson para recibir instrucciones, Skye notó las tallas de las Palabras de la Creación en su escritorio, pero él rechazó responder sus pregunta, sin proporcionarle la fuente de las escrituras que conocía. A pesar de aceptar las órdenes de Coulson, Skye robó la pintura y miró los símbolos, uniéndose a Hunter, quien expresó que quería saber más sobre lo que eso significaba. Hunter mencionó que su disputa con Coulson era similar a la de él y su ex esposa, llevándolo a sugerir que ella descubra personalmente los secretos de Coulson, yendo por Ward para obtener respuestas.

Cuando Skye se reunió con Ward, este último le reveló que Raina era su fuente sobre la información que le brindó acerca de su padre, haciendo que Skye dudara. Skye luego cambió el tema a los símbolos, preguntándole a Ward qué sabía sobre ellos, con él revelándole que los vio por primera vez en su misión en Bielorrusia, y nuevamente cuando Jonathan Garrett comenzó a tallarlos por sí mismo. Ward mencionó que eso empezó a suceder después de que Garrett fuera infundido con el GH.325, lo que le hizo preocuparse al pensar que las tallas actuales eran de Skye, cosa que negó. Mientras Ward hablaba más sobre las tallas de Garrett, Skye se dio cuenta de que Coulson estaba pasando por la mismo situación.

Skye se apresuró en ir la oficina de Coulson, confrontándolo por esconder ese secreto y expresando su preocupación por él. Coulson le aseguró a Skye que estaba bien y le explicó por cuánto tiempo había estado haciendo las tallas, causadas por la droga GH.325. Sin embargo, Skye mencionó que no estaba teniendo el mismo efecto secundario, lo que llevó a Coulson a revelar cómo la ha estado monitoreando con el fin de verificar si ella reaccionarba a los mismos símbolos. Dado que Skye no parecía sufrir ningún efecto, Coulson concluyó que posiblemente eso se debía a que tenía ADN alienígena en su cuerpo, lo que la asustó.[30]

Buscando a su padre

"Sabemos quién lo hizo. Mira lo que hizo. No lo puedo creer. Es un monstruo."
―Skye a Melinda May[fnt.]

Cuando Raina llamó para reunirse con Coulson, él estuvo de acuerdo y la esperó en La Comtesse Furieuse, mientras Skye y May se desplazaban en la cocina, con Hunter en una mesa. Una vez que llegó Raina, los tres escucharon a Coulson y Raina hablar sobre el Obelisco, así como Raina amenazando con exponer la cobertura de Simmons en HYDRA a menos que dejara que Skye la acompañe, ya que quería llevarla de vuelta con su padre, pero Coulson se negó a aceptar el trato. Temiendo que la vida de Simmons estuviera en peligro, Skye quiso darse por vencida, pero May la contuvo.

Después de que Coulson hizo que Raina se fuera, ahora siendo rastreada por ellos, Skye se fue para poder encontrarse con su padre. Cuando Skye se dirigió a su escondite, comenzó a buscarlo, pero todo parecía completamente vacío, excepto por una foto de su padre con ella cuando era bebé. Luego fue encontrada por Coulson, y lo abrazó, ya que había pasado por mucho ese día, cuando Hunter se unió a ellos, confirmando que su padre se había ido. Tras que May descubriera dos cadáveres, Skye supo que se trataba de algo ocasionado por su padre y declaró era un monstruo.

Una vez que regresaron al Campo de Juegos, Skye afirmó que entendía que Coulson iba a ir tras su padre, ya que era peligroso y poseía el Obelisco. Al mismo tiempo, expresó cómo había pasado toda su vida preguntándose quién era su padre, pero después de lo que vio, ya no le importaba y solo quería detenerlo. Sin embargo, Skye le exigió a Coulson que ya no le ocultara secretos, para que pudieran trabajar juntos y aprender lo que eran realmente las Palabras de la Creación; Coulson estuvo de acuerdo y le mostró sus tallas, lo que llevó a Skye a pensar que se trataba de un mapa.[30]

Transferencia de Grant Ward

"Gracias por decirme todo lo que sabes. Es hora de que te saque de aquí."
"¿En serio?"
"En serio. Te van a transferir, Ward. Tu hermano te quiere bajo su custodia y le vamos a dar exactamente lo que quiere."
―Skye y Grant Ward[fnt.]

Mientras vigilaban a Ward, Skye y Simmons se dieron cuenta que, todas las mañanas a las 5:30 en punto, Ward siempe se despertaba, trabajaba en su pulgar roto y hacía ejercicio, y era puntual a pesar de no tener la forma de saber la hora. También discutieron sobre la reciente misión encubierta de Simmons en HYDRA, hasta que May les informó de un ataque contra las Naciones Unidas; los informes afirmaban que S.H.I.E.L.D. estaba detrás de todo, pero Coulson sospechaba que HYDRA se estaba vengando.

Skye y Coulson vieron a Christian Ward atacando a S.H.I.E.L.D. en las noticias, anunciando que tenía la intención de crear un grupo de trabajo para encontrar a los sospechosos que tengan vínculos con la orgnización. Tras escuchar esto, Coulson le mostró a Skye el terreno ocupado por la reconstruida S.H.I.E.L.D., señalando que no podían permitir que sea destruido, por lo que Skye decidió volver a hablar con Ward, esta vez con el fin de obtener información sobre su hermano. Skye bajó a la Bóveda D y le pidió a Ward que le diera información relacionada a Christian, pero esto asustó a Ward, no queriendo que su hermano supiera su ubicación. Pronto, la conversación giró en torno al padre de Skye, pero Coulson los separó, no queriendo que Skye perdiera el enfoque.

Más tarde, Skye una vez más visitó a Ward en su celda, quien continuó diciéndole lo malo que era su hermano, deseando desesperadamente que ella le creyera. Debido a la promesa de Ward de decir siempre la verdad, Skye le pidió más información acerca de su padre, por lo que él le reveló que unos agentes de HYDRA atacaron la aldea de Hunin y mataron a su madre después de su nacimiento. Ward le prometió a Skye que él podría ayudarla a encontrar a su padre si ella lo dejaba salir, y Skye luego le reveló a Ward que sería transferido bajo la custodia de su hermano Christian, con quien se llegó a un acuerdo y ya había terminado de lidiar con él. Más tarde, mientras Ward era escoltado, este vio a Skye y la llamó, pero ella lo ignoró.[31]

Ayudando a Phillip Coulson

"Todo está conectado, todo. Ward tiene información sobre mi padre, que al parecer tiene el artefacto alienígena que de alguna forma se conecta a la escritura, que está relacionda con el suero GH que está en nuestra sangre. Somos piezas de rompecabezas."
―Skye a Phillip Coulson[fnt.]

Incapaz de dormir, Skye sorprendió a Coulson tallando las Palabras de la Creación e inmediatamente se preocupó, ya que había una conexión sobre la situación actual con su padre, el Obelisco, los símbolos y el GH.325, pareciendo todo un rompecabezas. Los dos discutieron sobre cómo Coulson no podía dejar de tallar las Palabras de la Creación cada noche y aún no encontraban respuestas para el significado que estas tenían. Al preguntar por May, Coulson le dijo que todavía estaba en una misión por encontrar a Ward, ya que este último había escapado de su custodia.

Uno de sus contactos de Marea Creciente, Micro, le envió fotos de la víctima de un asesinato, Janice Robbins, quien tenía los mismos símbolos tallados en ella. Skye y Coulson fueron a su departamento, tras descubrir que Robbins fue una agente de S.H.I.E.L.D., y encontraron los símbolos hechos con pintura, el cual decía "un lugar mágico". Ambos regresaron al Campo de Juegos e inspeccionaron los símbolos, con Skye descubriendo que Robbins aparentemente había muerto de cáncer, por lo que Mackenzie y Fitz se llevaron el cuerpo para poder hacerle una autopsia.

Una vez que Simmons terminó la autopsia, ella informó a Skye y Coulson de la muerte de Robbins, afirmando que ella y su asesino tenían el GH.325 en la sangre, por lo que habían otros que sufrían los mismos efectos que Coulson. Rápidamente, Coulson trató de enfocarse en encontrar al paciente del Proyecto T.A.H.I.T.I. que estaba matando a los otros, y decidió usar la Máquina de Frecuencia de Ondas Cerebrales Theta en sí mismo, con Skye pidiéndole apoyo a Mackenzie solo en caso de emergencia, antes de comenzar.

Cuando Coulson revivió sus recuerdos pasados, él le contó a Skye lo que estaba sucediendo y ella tomó nota. Teniendo los nuevos nombres de los pacientes, Skye aprendió que la mayoría fue asesinado por el mismo paciente, pero cuando Coulson se volvió inestable, Sky le ordenó a Simmons apagar la máquina. Skye contactó a May para informarle lo que sucedió, y se le ordenó encerrar a Coulson por seguridad. Mientras Skye acompañaba a Coulson en la celda de la Bóveda D, él le informó que el asesino era Sebastian Derik, pero después de que Skye revelara la identidad del paciente restante, Coulson la encerró en la celda y se fue.

Simmons liberó a Skye, mientras se informaba que el equipo iba tras el último paciente que aún no había sido asesinado, Hank Thompson, por lo que ella y Mackenzie se apresuraron en interceptar a Coulson. Durante el viaje, vieron a la familia Thompson, quienes les hablaron de la lucha entre Coulson y Derik en casa. Los dos llegaron y tuvieron a Coulson a punta de pistola, pidiéndole no matar a Derik. Coulson reveló que no iba a matar a Derik, ya que ambos habían encontrado las respuestas que necesitaban. Acto seguido, Skye vio las pistas a las que se refería Coulson, y él explicó que los símbolos no eran un mapa, sino el plano de una ciudad. Todos regresaron al Campo de Juegos, donde Skye fue testigo de cómo Thompson rechazó la oferta de Coulson de reunirse a S.H.I.E.L.D.

Finalmente, Coulson le reportó a Skye y May que su obsesión por tallar los símbolos había desaparecido para siempre, ya que ahora sabía lo que significaban. Cuando Skye preguntó sobre el estado de Ward, Coulson le dijo que aún no tenían nada, pero le pidió a Skye que pirateara el teléfono del recién capturado Sunil Bakshi para ver si podía encontrar algo, mientras se embarcaban en una nueva misión, el cual consistía en encontrar la misteriosa ciudad que coincidía con las Palabras de la Creación. Cuando Skye pirateó el teléfono de Bakshi, Ward la llamó y le aseguró que pronto volverían a verse las caras, antes de colgar.[32]

Búsqueda de la Ciudad Kree

"¿Hay complicaciones aquí?"
"Estoy esperando que suceda algo."
Phillip Coulson y Skye[fnt.]

Skye, Fitz y Triplett acompañaron a Coulson a Oahu, Hawai, donde a cada uno se le asignó un encargo diferente; a Skye le correspondía conseguir la inscripción de un reloj para Darren, Triplett llevaría un botón a una tintorería para colocarlo en el bolsillo de la chaqueta de la General Cole, y Fitz arreglaría un transceptor en menos de seis minutos. A pesar de que Skye se mostró sorprendida por la misión que tenía, aceptó hacerlo de todos modos, confiando en que la estrategia de Coulson daría buenos resultados.

Una vez que Skye se reunió con Triplett tras hacer lo que les pidió Coulson, el equipo voló a Australia, donde Coulson les explicó la razones de sus extrañas órdenes; cuando junten el reloj y el botón, causarían un EMP en la Base Aérea de Kaena Point, ya que la sede era demasiado difícil de penetrar. Sin embargo, la estación de transmisión satelital en Laura Creek, donde podrían entrar con mayor facilidad, se activaría durante seis minutos hasta que se reparara la base hawaiana, y Skye utilizaría el transceptor para hackear las fuentes satelitales con el fin de encontrar la ciudad.

Mientras sus colegas realizaban la parte difícil de la misión, Skye pirateó los satélites a bordo del Autobús y comenzó la búsqueda de la ciudad. Cuando Coulson y Fitz regresaron, trajeron a un Triplett malherido. Antes de que pudieran contarle a una preocupada Skye lo que sucedió, finalmente hallaron la Ciudad Kree.[3] En el viaje de regreso al Campo de Juegos, Skye tuvo una pesadilla, teniendo la sensación incómoda sobre lo que sucedería al entrar a la ciudad.[33]

Protegiendo a Raina

"Creí que Whitehall quería matarla, no secuestrarla."
"Debió cambiar de opinión."
"Puede que piense que sabe algo del Obelisco."
―Skye y Raina[fnt.]

Más tarde, Skye vio las noticias con May sobre el aparente suicidio de Christian con sus padres, pero ella sabía que fue Grant Ward quien lo planeó. Cuando Coulson se enteró de que HYDRA asignó a Kara Palamas a capturar a Raina, él decidió incluir a Skye en el equipo que la protegería, en lugar del equipo que lideraba para encontrar la ciudad, a lo que Skye decidió abrazarlo antes de separarse.

Cuando el equipo de extracción llegó a Vancouver, Skye se reunió con Raina y William Koenig en una casa de seguridad, no obstante, Palamas los atacó repentinamente, pero fue derrotada por Skye y Hunter. Mientras Hunter iba a buscar a May, Skye se quedó con Raina vigilando a dos agentes de HYDRA. A medida que hablaban, Raina aprendió que Daniel Whitehall tenía el Adivinador y le dijo a Skye que podía tocarlo sin verse afectada, afirmando que su padre creía que era su "destino" sostenerlo. Al decir esto, Raina corrió en dirección hacia los agentes de HYDRA, mientras Skye la perseguía, hasta que May estrelló su camioneta contra los agentes y Hunter las recibió a ambas a bordo.

En el Autobús, Skye se sentó junto con Raina, quien se disculpó por haber intentado huir y le contó sobre su vida en Tailandia antes de conocer a su padre, Calvin Zabo. Aunque Skye pensaba que él era un monstruo, Raina lo describió simplemente como alguien emocional. Asimismo, Skye aprendió de que solo aquellos que el Adivinador consideraba dignos podían entrar al templo en la ciudad oculta, y los indignos estaban destinados a morir. Aunque Skye intentó advertir a Coulson, sus comunicaciones fueron bloqueadas por HYDRA, quienes habían localizado el Autobús a través del rastreador de Raina.

Pronto, Skye apuntó con un arma a Grant Ward mientras este último abordaba el Autobús y, al recordarle lo que le hizo a Sunil Bakshi, le pidió escoger un lado; él le aseguró que ya lo había hecho. Ward les dijo que los cuatro Quinjets de HYDRA que los rodeaban no dispararían si Skye se entregaba con Raina; las dos aceptaron seguirlo, con Skye creyendo que eso podría garantizar la seguridad de sus colegas.[33]

Convirtiéndose en una Inhumana

Sometiéndose al Terrigénesis

"Sácame de aquí."
"¿Qué? Oh, tal vez no fuí claro. Estás donde se supone que debes. Este es tu destino."
―Skye y Calvin Zabo[fnt.]

Al llegar al escondite temporal de HYDRA, un teatro abandonado en San Juan, Puerto Rico, Skye fue llevada por Ward a conocer finalmente a su padre, Calvin Zabo. Allí, expresó abiertamente su miedo y repulsión hacia él debido a los últimos acontecimientos que lo involucraban, pero se sintió aliviada al saber más acerca de su madre, quien fue víctima de Daniel Whitehall. Zabo quiso justificar que no siempre fue una persona impulsiva e hizo muchas cosas solo con el fin de reunirse con ella, como su asociación con Whitehall para vengarse, incluso procedió a disculparse por ausentarse durante gran parte de su vida. Dado que Zabo prometió que la protegería a partir de ahora, Skye le pidió sacarla, pero Zabo afirmó que era su destino estar en ese lugar.

Pronto, Daniel Whitehall se dio cuenta de las intenciones de Zabo y, amenazándolos a ambos, obligó a Skye a tocar el Adivinador. Sin más opciones, Skye levantó el artefacto, el cual ibrilló, mostrando símbolos en él. A pesar de mostrar resistencia frente a sus enemigos junto con Zabo y Ward, Skye fue detenida, con Raina revelando que Ward solo la trajo para ayudarla a cumplir con su destino. Una vez atada, Skye vio como Zabo era humillado por Whitehall, quien luego la interrogó para saber cuáles eran sus poderes y estaba dispuesto a experimentar con ella como lo hizo con su madre, pero fueron interrumpidos cuando Coulson y un equipo de S.H.I.E.L.D. atacaron el teatro.

Mientras se llevaba a cabo un tiroteo, Skye vio como Zabo se las ingeniaba para escapar y se negaba a liberarla, creyendo que así podría estar segura mientras se encargaba de Whitehall. Aún así, Skye no tardó en ser liberada por Ward, sin embargo, ella le disparó repetidamente, aunque no pudo matarlo debido al chaleco antibalas que llevaba puesto. Por otro lado, el propio Whitehall fue abatido a tiros por Coulson, enfureciendo a Zabo, ya que le quitó su intento de venganza. Después de evitar que su padre matara a Coulson, Skye se fue para recuperar el Adivinador, aprendiendo que Raina se lo había llevado al templo oculto dentro de la Ciudad Kree.

Skye persiguió a Raina, no pudiendo evitar que activara el templo. Para asombro de Skye, el Adivinador se abrió, revelando un cristal que desató una niebla. Si bien la niebla no tuvo ningún efecto sobre Antoine Triplett, quien había venido a rescatar a Skye, causó efectos metamórficos en Skye y Raina, adquirieron superpoderes inusuales. Luego de que Triplett fuera asesinado por el fragmento de un cristal terrígeno al convertirse en piedra, Skye se salió de control, desencadenando un evento sísmico que desgarró lentamente el templo, sufrida por la pérdida de Triplett. Pronto, el equipo se llevó a Skye ilesa, aunque nadie pudo encontrar a Raina.[7]

Bajo vigilancia

"Todo es mi culpa. Es cierto. Hay algo malo en mí."
"No. Eres diferente ahora. Solo eres diferente y no hay nada malo con eso."
―Skye y Leopold Fitz[fnt.]

Skye fue puesta bajo vigilancia por razones de precaución y, mientras el equipo discutía sobre lo ocurrido en la Ciudad Kree, sus latidos se hicieron intensos, generando pequeños temblores que sacudieron los objetos en su celda; Skye decidió quedarse callada. Cuando Simmons regresó al Campo de Juegos, trajo muestras del ADN de Raina, cuya biología sufrió varios cambios, haciendo que Skye se sienta nerviosa, ya que ambas pasaron por la misma situación, y Simmons le reveló que compararía sus muestras de ADN con las de Raina. Más tarde, Skye escuchó a Simmons decirle a Coulson y May que si era necesario para evitar una epidemia entonces era mejor acabar con Raina. Esto solo puso a Skye más nerviosa, preguntándose qué pensarían todos de ella si descubrían que también adquirió poderes.

Sus peores temores fueron revelados cuando Fitz descubrió los cambios que tenía y la confrontó, ya que sus signos vitales mostraban un ritmo cardíaco "Inhumano" cuando el templo colapsó; Skye entró en pánico y sacudió la celda, resultando en la explosión de la lámpara. Al ver esto, Fitz inmediatamente salió corriendo de la habitación, mientras que Skye recuperó la compostura y comenzó a limpiar la evidencia del terremoto para que ninguno de los otros supiera lo que sucedió. May y Simmons llegaron para descubrir lo que pasó, y May sabía que algo andaba mal cuando notó que Skye les ocultaba algo. Fitz luego regresó, con resultados falsos del análisis de sangre de Skye que le dio a Simmons; estos decían que Skye seguía siendo una humana normal.

Fitz luego acordó ayudar a Skye, antes de confirmarle que los resultados reales eran como los resultados de Raina. Él también le dijo que lo mantendrían en secreto no solo por su seguridad, sino también porque el equipo tenía demasiadas cosas de las que preocuparse en este momento. Skye abrazó a Fitz y comenzó a llorar, diciendo que todo era su culpa. Fitz la tranquilizó, diciéndole a Skye que sólo era diferente a partir de ahora y que no había nada de malo en eso. Más tarde, Skye se unió al resto de los agentes para recordar a Antoine Triplett.[34]

Secreto revelado

"Escúchame solo a mi. Podemos hacerlo. Tú puedes hacerlo."
"No sé. No sé como hacer esto."
"Tienes que controlar tus emociones. Recuerda lo que practicaste."
"No puedo hacer que pare."
Melinda May y Skye[fnt.]

Skye regresó a su entrenamiento de combate cuerpo a cuerpo con May, pero esta última se percató de que Skye se estaba conteniendo y le aconsejó que aprendiera a manejar sus emociones para no perder el control. Antes de tener otro combate, Fitz las interrumpió creyendo que Skye tenía que descansar, pero May se negó y procedió a enfrentar a Skye, derribándola fácilmente. A medida que seguían buscando a Raina, S.H.I.E.L.D. una vez más se cruzó con Sif, quien había llegado a Portugal sin recordar su pasado o porqué estaba en la Tierra.

Después de exhaustivas investigaciones, descubrieron que Sif luchó contra un hombre desconocido que borró su memoria con un objeto parecido a un martillo. Skye y Barbara Morse siguieron al hombre hasta un hospital, donde Skye perdió momentáneamente el control de sus poderes, permitiendo que el hombre escapara. El encuentro de Skye con el hombre llevó al equipo a sospechar que en realidad se trataba de un Kree, lo cual se confirmó cuando este fue finalmente capturado.

El Kree, Vin-Tak, restauró las memorias de Sif con su arma y explicó que había venido a la Tierra después de haber sido alertado de la activación del Adivinador, antes de revelar que su pueblo era responsable de la creación de los Inhumanos. Como Sif mencionó que los experimentos de los Kree fueron hechos en distintos planetas para que sus individuos alterados luchen sus guerras, Skye solo se limitó a guardar silencio. A su vez, Vin-Tak afirmó que tenía la intención de matar a los resultados éxitosos de los experimentos hechos por los Kree, ya que eran peligrosos.

Cuando empezaron a hablar de lo ocurrido en la Ciudad Kree, Skye comenzó a entrar en pánico y perdió el control de sus poderes, exponiéndose frente a sus amigos. Tanto Sif como Vin-Tak intentaron aprehender a Skye; Sif quería llevársela a Asgard para la protección de los humanos, y Vin-Tak estaba dispuesto a matarla. Durante la persecución, May la llevó hasta la Bóveda D, activando la barrera láser de confinamiento inercial. No obstante, Sif usó su espada para romper la barrera y, justo cuando lo deshabilitó, Skye se disparó a sí misma con un R.E.C.I. para detener el terremoto. Sif, al ver esto, se convenció de que Coulson podía manejar la situación y se fue con el Kree.

Más tarde, el equipo confrontó a Fitz por ocultarles la verdad, mientras que Skye, consciente de sí misma y herida por las reacciones mixtas que sus poderes tenían sobre sus amigos, se retiró a la sala de interrogatorios para estar sola.[35]

Sesión de terapia

"¿Qué estoy evitando con exactitud?"
"La verdad, qué eres diferente, qué tienes habilidades activadas por dolor. O lo enfrentas o no vuelves a dormir."
―Skye y Andrew Garner[fnt.]

Melinda May le informó a Skye que estaba registrada en el Índice y, como prerrequisito para ser una agente con poderes, debía someterse a una evaluación psicológica. Skye protestó hasta que supo que el entrevistador era Andrew Garner, el ex esposo de May. Sin embargo, como Skye constantemente le preguntaba a Garner sobre su matrimonio con May, Garner le exigió que se detuviera y que se tome en serio su charla. Skye se distanció hasta que Garner comenzó a hablarle de su pasado.

Skye tomó una siesta, pero se despertó con May, Garner, Fitz y Simmons de pie junto a ella; Skye había causado un terremoto en el Campo de Juegos mientras dormía. Simmons estaba decidida a darle drogas para mantenerla sedada, pero Garner desaconsejó hacer eso. Una vez que los demás abandonaron la celda, Skye habló con Garner sobre la falta de control de sus poderes. De repente, May dirigió el Autobús para ayudar a Phillip Coulson y Barbara Morse contra el equipo de individuos alterados reunidos por Calvin Zabo. Skye quería incluirse en la misión, pero aunque May y Garner sintieron que no estaba lista para una confrontación que involucraba a su padre, Skye los convenció de que su relación con Zabo podría ser ventajosa.

Al llegar a una escuela secundaria en Manitowoc, Wisconsin, Skye permitió que May la tuviera a punta de pistola y amenazaron a Zabo con soltar a Coulson o Skye moriría. Aunque se mostró dudoso, Zabo explicó sus motivos por un micrófono; él quería que el mundo supiera cómo S.H.I.E.L.D. trataba a las personas con poderes. Zabo le entregó su micrófono a David Angar cuando el propio Zabo fue teletransportado, y Garner alejó a Skye del campo de batalla cuando las Garras Furiosas y el equipo de Coulson comenzaron a pelear. Skye, al ver la ferocidad de Coulson enfrentando a Wendell Levi, quien le rogó que no lo golpeara, ocasionó un terremoto, llamando la atención. Acto seguido, Skye internalizó su poder y se desmayó debido a la tensión.

De regreso al Campo de Juegos, Simmons le dijo a Skye que, al interiorizar su poder, ocasionó múltiples rupturas capilares en sus brazos, pero que ahora contaría con guanteletes especiales con el fin de minimizar el daño. Por su parte, May le dijo a Skye que estaba orgullosa de ella y que la ayudaría como pudiera.[36]

Retiro

"¿Tú que harías si fueras yo?"
"No lo sé. Son aguas desconocidas. Pero si alguien puede hallar la salida, eres tú."
―Skye y Phillip Coulson[fnt.]

Cuando Coulson le dijo que irían a un lugar, Skye empacó sus cosas para el largo viaje, sabiendo que Coulson no le revelaría a dónde iban y desconocía cuáles eran sus verdaderas intenciones. En el avión, Coulson y Skye hablaron sobre sus experiencias lidiando con los padres, mientras comían regaliz. Después, Coulson le habló acerca de su historia con Lola, hasta que llegaron al Retiro, una cabaña construida por Bruce Banner.

Ahí, Coulson le dijo a Skye que la cabaña se usaba para albergar a personas extraordinarias y que incluso Steven Rogers pasó un tiempo allí tras haber sido descongelado. Skye se dio cuenta que sólo la trajo para que se mantuviera alejada del equipo porque era peligrosa. Sin embargo, Coulson le dijo que no era tan malo como creía y, para que pueda sentirse más segura, le reveló que configuraron una cámara web conectada a la base, y que May estaría vigilándola ocasionalmente.

Coulson le reveló a Skye que iba a ser removida del servicio activo, pero Skye no parecía sorprendida, pues ya pensaba que algo así sucedería. Él le dio a Skye dos guanteletes mejorados por Simmons, pero no sin antes advertirle que pueden haber algunos efectos secundarios. Coulson le dejó en claro a Skye que su estancia en el Retiro la ayudaría a controlas mejor sus nuevos poderes y finalmente se fue, dejando a Skye sola.[37]

Conociendo a Gordon

"Todos los objetos del universo tienen una vibración, ¿lo sabías? Nada descansa. Animales. Árboles. Personas. Incluso este feo sofá. ¿Y tú tienes la habilidad de liberar esas vibraciones? ¿No lo ves? Tienes un poder magnífico."
Gordon a Skye[fnt.]

Skye probó los guanteletes e inmediatamente se sintió incómoda. Mientras se adaptaba a estos y le dejaba un mensaje de voz a Simmons, Skye recibió la inesperada visita de Gordon, un hombre sin ojos con el poder de la teletransportación, quien le pidió no tenerle miedo. Él se reveló como miembro de una pequeña sociedad de Inhumanos que entendía por lo que estaba pasando Skye y le ofreció un lugar con ellos para que realmente pudiera entender sus habilidades, ya que S.H.I.E.L.D. no era capaz de ayudarla. Como Gordon preguntó por sus poderes, Skye le describió lo que sentía y lo que ocasionaba, a lo que Gordon quedó fascinado, ya que podía manejar las vibraciones. Gordon estaba dispuesto a decirle más y, antes de marcharse, le dijo que podía llamarlo para llevársela a un escondite solo cuando se sienta lista.

Poco después, Skye se quitó los guanteletes e intentó poner a prueba sus habilidades, usándolas para manipular las vibraciones en el agua del fregadero. De repente, May llamó a Skye y le dijo que una unidad hostil venía por ella. Barbara Morse, acompañando a los agentes de S.H.I.E.L.D. de Roberto Gonzales, rodeó la cabaña en un intento por detener a Skye. Mientras evadía a sus perseguidores, Skye se involucró en una breve pelea con uno de los operativos de campo, lo que provocó que Tomas Calderon intente dispararle; en respuesta, Skye desató una onda de choque masiva que arrasó los bosques circundantes e hirió a Calderon. Conmocionada y aterrorizada por los resultados, Skye pronunció el nombre de Gordon, y el hombre se materializó donde estaba casi de inmediato, llevándosela lejos del área.[38]

La otra vida

"Desperté desnuda con una manta en un lugar que nadie puede señalar en un mapa. Bueno... llámame loca."
"No estabas desnuda y le pediste a Gordon que te trajera. Nadie te forzará a quedarte. No es un mal lugar."
―Skye y Lincoln Campbell[fnt.]

Dos días después, Skye se despertó, casi desnuda e incapaz de moverse, en una cama donde Gordon la saludó y se fue para dejarla bajo la protección de Lincoln Campbell, su asesor de transición asignado para apoyarla. Allí, Campbell le explicó que se había mantenido mucho tiempo dormida porque las brillantes agujas que había usado en ella estuvieron eliminando los efectos de los guanteletes inhibidores que Simmons le había dado. Pese a que Skye quería irse para ayudar a Coulson y sus amigos, Campbell la detuvo, recordándole que la estaban persiguiendo.

Más adelante, Campbell hizo un recorrido con Skye por La otra vida, el asentamiento Inhumano. Como Skye quería saber dónde estaba, Campbell le dijo que no lo sabía y que solo Gordon conocía la ubicación exacta por razones de seguridad, a lo que Skye expresó su desconfianza al pensar que quizás sólo eran prisioneros. Luego, Campbell le explicó las reglas del lugar y cómo algunos estaban celosos de Skye, ya que que muchos que vivían allí todavía no adquirieron sus poderes. Asimismo, Campbell la llevó a su habitación y confiaba en que pronto aprendería a manejar su don, sin embargo, Skye afirmó que solo quería volver a la normalidad, algo que Campbell negó que fuera posible.

Al día siguiente, Campbell se llevó a Skye a los límites de La otra vida para ver el paisaje, antes de pedirle que se descubra a sí misma con el fin de dominar sus habilidades. Para ganarse su confianza, Campbell le reveló su poder, que consistía en liberar rayos de electricidad. Mientras le explicaba como había lidiado con su don, Campbell elevó a Skye desde el suelo, demostrándole que aunque los poderes que tenían parecían terribles a primera vista, realmente no lo eran porque formaban parte de ellos. Pronto, Skye se reencontró con Gordon, a quien le pidió mandarle un mensaje para sus amigos, no obstante, Gordon le aseguró que se lo prohibirían.

Mientras cenaban, Campbell le reveló accidentalmente que Raina también estaba en La otra vida. Con rabia, Skye empezó a hacer temblar el entorno y se marchó para confrontar a Raina, culpándola por la muerte de Antoine Triplett. Una vez que la encontró, Raina le mostró su nueva apariencia y le replicó afirmando que lo ocurrido en la Ciudad Kree fue porque ella la siguió por su propia cuenta. Cuando Skye intentó usar su poder para matarla, Jiaying interfirió deteniéndola, explicándole que respete las reglas para vivir en paz. Jiaying le dijo a Skye que había elegido ser su mentora y que la entrenaría, ya que esperaba que ambas pudieran desarrollar un vínculo.[39]

Reunión con sus padres

"Oye, es poco común que Jiaying decida entrenar a alguien."
"¿Sí?"
"Sí."
"Me agrada."
Lincoln Campbell y Skye[fnt.]

Skye entrenó con Jiaying en La otra vida, escuchando sus consejos para sentir las frecuencias del entorno, lo que le permitió generar una avalancha. Skye luego se separó de Jiaying, quien le mandó sus felicitaciones por su éxitoso progreso, y cuestionó a Campbell sobre el rol que cumplía Jiaying, aprendiendo que esta dirigía el lugar y que era poco común que decida entrenar a alguien. Más tarde, reuniéndose con su mentora, Skye tocó algunas notas musicales mientras hacía vibrar el agua de los vasos. Sin embargo, al romperlos, decidió hablarle a Jiaying sobre su infancia y el hecho de que nunca sintió que ningún lugar fuera su hogar. Cuando ella mencionó que no sabía cuándo era su cumpleaños, Jiaying le dijo que era el 2 de julio, dándose cuenta que Jiaying era su madre y la abrazó llorando.

Tras hacer esta revelación, Jiaying le pidió guardar silencio, ya que a la comunidad de La otra vida no le gustaba que los Inhumanos pasaran por el Terrigénesis sin la preparación adecuada como ella lo había hecho. Skye aprendió sobre cómo Eva Belyakov hizo que su hija, Katya Belyakov, pasara por la Niebla terrígena a pesar de la falta de preparación de Katya; Skye se sintió familiarizada con la historia, pero desde la perspectiva de Melinda May. Entonces, dado que Skye obtuvo sus poderes sin una preparación formal, en violación directa a las reglas establecidas por Jiaying, esta última no quería que su relación sea conocida por nadie más.

Jiaying luego le pidió un favor a Skye; ella quería que cenara con su padre, Calvin Zabo. Aunque Skye dudaba en hacer lo que le pedía, ya que todavía creía que Zabo era un monstruo, aceptó después de que Jiaying le prometió que nunca más volvería a verlo. Como tal, Skye se dirigió a cenar y Zabo se presentó con unas flores de regalo, disculpándose por sus acciones recientes, pero Skye lo interrumpió para agradecerle por hacer posible su reencuentro. Durante la cena, los tres hablaron sobre el nacimiento de Skye; Zabo le explicó a Skye la historia detallada de su nacimiento en 1988, no en 1989 como creía originalmente, antes de brindar.[40]

Pasatiempo con Calvin Zabo

"¿Johnson es tu apellido?"
"Era muy ordinario. Lo cambié por algo más siniestro cuando escapé."
"Daisy Johnson. Huh."
―Skye y Calvin Johnson[fnt.]

Skye jugó backgammon con Lincoln Campbell, asegurándole que la cena que tuvo no fue estresante y simplemente estaba sorprendida al saber que Calvin Zabo era una persona agradable, ya que esperaba que tuviera un plan retorcido. Skye le preguntó si sabía que Jiaying ahora quería hacer que Zabo se aleje de los Inhumanos de La otra vida, lo cual consideraba que era una mala idea, ya que Zabo probablemente lastimaría a alguien cada vez que se moleste. En cambio, Campbell le sugirió que hablara con Jiaying sobre la situación, antes de mover una ficha con su poder y ganarle nuevamente a Skye en el juego.

Más tarde, Skye se reunió con Jiaying para hacerle entender que no podían dejar a Zabo solo, ya que era un riesgo, pero Jiaying señaló que incluso si se lo informaban él iba a reaccionar agresivamente de todos modos y sus reglas no le permitían tenerlo en La otra vida, argumentando que a veces los líderes debían hacer cosas que no querían. Acto seguido, Skye visitó la habitación de su padre, y él ansiosamente le dijo que se iba a casa a buscar sus pertenencias. Skye le preguntó si iría a China, a lo que Zabo le respondió que su hogar estaba en Milwaukee, con ella queriendo acompañarlo. Tras esto, Skye volvió a visitar a Jiaying, esta vez para permitirle hablar con Zabo de la situación y ayudarlo.

Gordon teletransportó a Skye y Zabo a su ciudad natal, donde supo cómo se habían conocido Zabo y Jiaying. Mientras caminaban, Zabo le habló sobre los planes que tuvo con Skye antes de haberla perdido, pero esto rápidamente lo desanimó y, en su camino en busca de una heladería, Skye se tropezó con un hombre, lo que alteró brevemente a Zabo, pero Skye lo convenció de olvidarlo. Después, cuando Zabo entró a una heladería cercana, Skye aprovechó la oportunidad para llamar a Melinda May e insistió en que S.H.I.E.L.D. tenía que buscarla desde su celular, sin dar explicaciones de lo que estaba ocurriendo, y debían lidiar con Zabo sin lastimarlo. De repente, Zabo llegó con helado y le pidió acompañarla hasta su oficina.

Al enterarse de que el apellido original de Calvin era Johnson, Skye descubrió que su verdadero nombre era Daisy Johnson y, al percatarse de que Lincoln Campbell los había estado siguiendo por seguridad, Calvin se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y perdió los estribos antes de que los agentes de HYDRA irrumpieran en el edificio en busca de Gordon. Como resultado, Calvin procedió a pelear con los agentes, mientras Campbell estaba cerca de Skye y le pedía irse antes de que sea tarde. En el camino, Skye se reunió brevemente con Phillip Coulson y Grant Ward, quienes estaban trabajando juntos. Skye se sorprendió al ver esto, sin embargo, Gordon la interrumpió de hacer otra cosa y se teletransportaron inmediatamente de regreso a La otra vida, con Calvin uniéndose a ellos.[41]

Ataque a la Base de Investigación Antártica de HYDRA

"Así que eso pasó en Puerto Rico. Al menos podrías agradecerme."
"¿Qué tal si no intento matarte de nuevo?"
Grant Ward y Skye[fnt.]

En La otra vida, Calvin se enojó con Jiaying por intentar alejarlo de su hija, mientras las personas a su alrededor lo escuchaban, provocando que Jiaying le pida calmarse para discutir el asunto luego. Skye estaba más preocupada por Lincoln Campbell, ya que no lo veía en ningún lado, por lo que le pidió a Gordon que lo busque y lo traiga de vuelta, sin embargo, él resultó lastimado y afirmó que Campbell fue capturado por HYDRA.

Al cuestionar porqué Campbell la estuvo siguiendo, Jiaying afirmó que lo había enviado a vigilarla con el fin de asegurarse de que Calvin no perdiera el control. Skye insistió en ir a rescatarlo, pero Jiaying mencionó que era demasiado arriesgado y sospechaba que HYDRA podía rastrear a Gordon cuando usaba sus poderes. Frustrada, Skye le pidió a Gordon que la lleve con Campbell, sin éxito; no obstante, Raina mencionó que Skye si podría salvar a Campbell, revelándole que su poder era la precognición. Escéptica al principio, Skye se dio cuenta de la verdad cuando Raina mencionó haber visto a Coulson y Ward juntos. De esta manera, Skye y Raina convencieron a Gordon de teletransportarla al Autobús y reunió a Skye con su equipo, incluidos Coulson, May, Fitz, Simmons y Ward.

A pesar de haberse reunido con sus amigos, Skye acordó no revelarles lo que le sucedió, pues Ward los acompañaba, a lo que Fitz y Simmons estuvieron de acuerdo. Skye y el equipo escucharon atentamente a Ward explicando la misión para rescatar a Lincoln Campbell y Michael Peterson de la Base de Investigación Antártica de HYDRA, encabezada por el Doctor List  con el apoyo de Sunil Bakshi. En el proceso, Ward se percató que todos seguían molestos con él, e intentó lamentarse por sus errores del pasado, pero Fitz afirmó que solo él cometió esas equivocaciones, May agregó que todos alguna vez pasaron por situaciones difíciles, y Skye afirmó que no se arrepentía de haberle disparado cuando tuvo la oportunidad.

Junto con el equipo, Skye se infiltró en la Base de Investigación Antártica de HYDRA, donde se encontraron con Sunil Bakshi, a quien le habían lavado el cerebro para servir a Ward, y usó sus poderes para someter a los enemigos, sorprendiendo a Ward. Al encontrar a Michael Peterson, este les dijo que Campbell no estaba en buen estado, por lo que Skye fue a buscarlo. Después de abrirse camino a través de varios agentes de HYDRA, Skye llegó a encontrar a un Campbell moribundo. Con pocas opciones, Skye usó sus poderes para impulsar el corazón de Campbell, salvándole la vida.

Pronto, Simmons la alcanzó, diciéndole que Ward y Bakshi ya no los acompañarían, puesto que Ward se marchó y Bakshi fue asesinado. Entonces, ella y el equipo lograron sacar Campbell y Peterson de la instalación antes de que Roberto Gonzales lo hiciera estallar. Estos regresaron al Campo de Juegos, con Skye quedándose al lado de Campbell, esperando que despierte tras los experimentos que tuvo que soportar.[42]

Guerra contra los Inhumanos

Regresando con su madre

"Coulson es un buen hombre. Es... la única persona que ha tratado de cuidarme y hasta ahora fue lo más parecido a una familia. Por favor, mamá."
―Skye a Jiaying[fnt.]

En los próximas días, Skye siguió al lado de la cama de Campbell, quien seguía en coma, hasta que finalmente despertó, viéndolo asustarse al saber que estaba en una base de S.H.I.E.L.D. y temiendo que ahora estos vayan en busca de La otra vida si aprendían sobre los Inhumanos. Asimismo, Gordon y Raina intentaron apoderarse el Monolito del Iliad, por lo que Coulson y May le preguntaron a Skye sobre este; Skye respondió que ni ella ni Campbell habían oído hablar del Monolito. Cuando Coulson preguntó cómo deberían llamarlos a ellos, Skye respondió que se autodenominaban Inhumanos, y le dijo a May lo sucedido con Katya Belyakov y Eva Belyakov en Bahrein, revelando que ellas también eran Inhumanas.

Una vez que S.H.I.E.L.D. localizó La otra vida, Skye intentó convencer a Coulson de alejarse, pero Coulson le recordó las políticas de la agencia con respecto a las personas con poderes. Finalmente, Skye pidió regresar a La otra vida con Campbell primero para facilitar la ejecución de un acuerdo. Dado que Coulson se preguntaba cómo podía estar tan segura de que Jiaying la escucharía, Skye le confesó que Jiaying era su madre. Sabiendo esto, Coulson estuvo de acuerdo con su propuesta, y una vez que Fitz y Simmons se despidieron, ella y Campbell fueron transportados de regreso a La otra vida por Gordon.

En La otra vida, Skye habló con Jiaying sobre la llegada de S.H.I.E.L.D.; aunque su madre era escéptica sobre las motivaciones de la agencia, Skye la convenció de reunirse con Coulson para escuchar lo que él tenía que decirle. De esta manera, Skye, su madre y Calvin Johnson esperaron a Coulson, pero cuando el Quinjet aterrizó, Roberto Gonzales salió y le explicó a Jiaying que venía con las mismas intenciones. Gonzales preguntó porqué Calvin estaba con ella, a lo que Jiaying le dijo que a cambio del regreso seguro de Skye y Campbell, iba a entregarles a Calvin. Antes de quedarse a solas con Gonzales, Jiaying le pidió a Skye llevar a su padre con los agentes; en el camino, Calvin le dijo a Skye que estaba agradecido de haberla conocido.

En el Quinjet, Skye le preguntó a Melinda May porqué Coulson no fue en su lugar; May le dijo que tenía que haber una reunión objetiva con Jiaying. No obstante, mientras acompañaba a Simmons y Campbell, se escucharon disparos, y Skye corrió a ver a su madre y la ayudó a caminar, sorprendida por la sangre proveniente de una herida de bala en su hombro; Jiaying afirmó que Gonzales trató de matarla.[43]

Emboscada en La otra vida

"¿Qué hicieron?"
"Es lo que trato de averiguar. Pero tienes que calmarte."
"¿Calma, en serio? ¿Cuando Gonzales le disparó a mi mamá y declaró la guerra? Tú eres la que tiene que calmarse."
―Skye y Melinda May[fnt.]

Jiaying le mencionó a Skye que Roberto Gonzales le había dicho que los Inhumanos debían ser exterminados, mientras Skye la escuchaba con pánico. Simmons quería verificar la condición de Jiaying, pero esta la rechazó, diciendo que S.H.I.E.L.D. ya había hecho suficiente. Skye le dijo a Simmons que S.H.I.E.L.D. tenía que irse por lo que ocasionaron, y Simmons le preguntó qué haría ella, de lo que Skye no estaba segura.

Skye y Campbell ayudaron a Jiaying a ir a un lugar seguro, pero un Quinjet disparó dos misiles contra una casa, cuya onda explosiva causa la caída de los tres; Jiaying le preguntó a Skye porqué permitió que esto sucediera, pero Skye respondió que no tenía idea de lo que iba a ocurrir. Tras llevar a Jiaying a una casa segura, Skye confrontó a May, quien estaba buscando a Gonzales para arreglar todo, pero Skye le dijo que ya era demasiado tarde y que S.H.I.E.L.D. tenía que marcharse. Cuando May se negó, las dos comenzaron a pelear entre sí y, tras ser derribada, Skye usó sus poderes para someterla.

En una habitación donde Jiaying estaba siendo atendida, Skye le dijo a Campbell que había pensado que, con sus poderes curativos, Jiaying no sentiría dolor. Campbell respondió que ese no era el caso y que Jiaying aún podía sentír lo que le pasaba. Skye le preguntó a la médica que evaluaba a Jiaying si podía donar sangre para ayudar a su madre, pero Campbell la acusó de planear el ataque a La otra vida con S.H.I.E.L.D.. Por su parte, Jiaying aún creía que Skye estaba con ellos y aclaró que estaba tan sorprendida por el ataque como todos los demás, antes de pedirles que la dejen recuperarse.

Luego, Skye visitó a Raina, quien sabía lo que pasó y que Skye acudió a ella para que le diga el futuro, algo que no creería aunque se lo diga. Raina afirmó que había tenido una visión ese mismo día, el cual le reveló la verdad, y Skye le pidió decírselo, sin embargo, Raina repitió que no lo creería, y que su destino era ayudar a Skye a cumplir en lo que debería ser. Cuando Skye se molestó, Raina finalmente le reveló que ellas nunca más volverían a hablarse, que Jiaying engañaba a su propia gente, y que era el destino de Skye liderar a los Inhumanos.[44]

Confrontando a Jiaying

"Asesinaste a Gonzales. Quieres una guerra."
"La guerra es inevitable. Yo solo di el primer golpe para tener una ventaja."
―Skye y Jiaying[fnt.]

Skye volvió a visitar a Jiaying y se sorprendió de que se haya curado tan rápido, antes de confesarle que se arrepentía de haberse reunido con Raina, y Jiaying le mencionó que la seguridad de su gente era lo más importante por ahora. Skye mencionó el hecho de que S.H.I.E.L.D. podría encontrarlos en cualquier lugar, no obstante, Jiaying le aseguró que por eso deberían dejar de ocultarse y salir a luchar, ya que era la única manera de mantenerse a salvo. A su vez, Jiaying le entregó un collar a Skye, diciéndole que si decidía unirse a su lucha, debería devolvérselo.

No mucho después, Skye vio a Jiaying asesinar a Raina, por lo que arrojó el collar al suelo, ahora sabiendo quién era su madre realmente y cómo Raina sabía que ella sería testigo de tal acto. Al ser descubierta, Jiaying se mantuvo firme diciendo que lo hacía por su gente, pero Skye regularizó que había matado a Roberto Gonzales y que quería comenzar una guerra cuando Gonzales solo había venido a hacer las paces, a pesar de que Jiaying afirmó que los Inhumanos debían tomar la ventaja.

Jiaying le recordó que había construido La otra vida para que vivieran en paz, pero después de que S.H.I.E.L.D. los encontrara, estos no dejarían de perseguir a los Inhumanos sin importar a donde vayan. Finalmente, Jiaying afirmó que si ella se iba, Skye tendría que liderar y proteger a los Inhumanos de la misma manera en que lo había hecho, pero Skye la refutó asegurándole que si necesitaban protección, era específicamente para ella. De repente, Skye fue golpeada por uno de los hombres de Jiaying y fue puesto en una prisión en el Iliad, después de que los Inhumanos se hicieran cargo del barco.[44]

Retomando el Iliad

"No quiero tu revolución porque esto no se tata de protegerme o a tu pueblo. Esto lo haces por odio."
"No. Es un error."
"Ya te consumió. Ya no distingues entre bueno y malo. No voy a dejar que destruyas más vidas."
―Skye y Jiaying[fnt.]

Skye fue custodiada en su celda por uno de los duplicados de Alisha Whitley, pero más tarde fue liberada por Alphonso Mackenzie, mencionándole que los Inhumanos estaban asesinando agentes. Los dos se percataron de la señal de emergencia que se envió a todos los canales de S.H.I.E.L.D. y se dieron cuenta de que Jiaying quería asesinar a los agentes que entren en el Iliad usando los Cristales terrígenos a su favor. Asegurándole que la traición de Jiaying no era su culpa, Mackenzie mandó a Skye a hackear los sistemas informáticos para desactivar la señal de emergencia mientras él buscaba equipamiento.

Skye estaba dispuesta a hacer lo que Mackenzie le pidió, pero pronto fue confrontada por Lincoln Campbell y le suplicó que la escuche, afirmándole que Jiaying orquestó el conflicto tras asesinar a Roberto Gonzales para que los Inhumanos la siguieran hacia una guerra, lo que condujo a la propia Jiaying a asesinar a Raina al tener una visión sobre los planes que llevaría a cabo. Campbell le creyó, pero justo cuando él le reveló dónde estaban los Cristales terrígenos, Mackenzie lo noqueó y este fue a proteger los Cristales.

En lugar de apagar la señal de emergencia, Skye creó un código que advertía a todos los que lo la reciban sobre el plan de Jiaying; Fitz lo leyó en su camino hacia el barco con Coulson, May y Calvin. Asimismo, Skye mandó otro mensaje sobre los Cristales hasta que se dirigió a confrontar personalmente a Jiaying, pero esta se fue con los Cristales a un Quinjet para usarlos con el fin de exterminar a los humanos y crear nuevos Inhumanos. Por otro lado, Whitley recibió la orden de luchar contra Skye, no obstante, May y Campbell la ayudaron; Skye fue perdonada por May y después fue una vez más a detener a Jiaying.

Al encontrarla, Skye le rogó a su madre que se detuviera, pero Jiaying no la escuchó, diciendo que era la única forma de proteger a su gente, aunque Skye declaró que no era cierto y que solo lo hacía por odio. Acto seguido, Jiaying usó sus poderes para absorber la fuerza vital de Skye, dándose cuenta que jamás la convencería de ponerse de su lado, sin embargo, ella pudo crear una onda de choque que empujó al Quinjet que cargaba los Cristales del barco hacia el mar, evitando que sean usados por los Inhumanos.

Con su plan en ruinas, Jiaying nuevamente intentó matar a Skye en un esfuerzo por vengarse, solo para que Skye también intentara hacer lo mismo, haciendo que las cicatrices de Jiaying se abrieran y sangrara. De repente, Calvin llegó y sabía que una de las dos tenía que morir para que todo termine, así que apartó a Jiaying de su hija y le rompió la columna, matándola, antes de llorar sobre el cuerpo de su amada esposa, mientras Skye se quedaba mirándolo, sorprendida del acto.[45]

Despidiéndose de su padre

"Pregunta por el Doctor Winslow. Perdón, ¿tú eres...?"
"Daisy."
"Qué hermoso nombre."
Calvin Johnson y Skye[fnt.]

Tras haber acabado con la amenaza Inhumana, Calvin Johnson se alistó para dejar el Campo de Juegos. En sus últimos momentos juntos, Calvin le dijo a Skye que ella era mejor de lo que había imaginado. Suponiendo que iba a ser encarcelado por el resto de su vida debido a sus crímenes, Calvin le pidió visitarla en prisión, y ella prometió que lo haría, diciéndole que sería el mejor día de su vida. Calvin le dijo que solo había tenido un mejor día, el día en que ella nació. Sin embargo, en lugar de encerrarlo, S.H.I.E.L.D. decidió borrar la mente de Calvin a petición de Skye, utilizando los recursos restantes del Proyecto T.A.H.I.T.I., y se le permitió comenzar una nueva vida feliz como el Doctor Winslow sin ningún recuerdo de su verdadero pasado.

Coulson la llevó a visitar a su padre en su nuevo trabajo como veterinario. Ella estaba feliz de verlo como una nueva persona y se presentó como "Daisy", a lo que Winslow respondió que ese era un nombre hermoso. Después, Skye regresó con Coulson, quien le preguntó lo que pensaba sobre liderar a un grupo de personas con poderes. Skye insistió en que si lo hacían, el equipo debía operar en secreto, a diferencia de los Vengadores, para que las personas involucradas aún puedan tener una vida tranquila. Coulson estuvo de acuerdo, señalando que su brazo perdido en el Iliad sería su recordatorio personal sobre los errores pasados ​​cometidos por S.H.I.E.L.D., antes de marcharse en Lola.[45]

Proyecto Caterpillars

Rescate de José Gutierrez

"Me llamo Daisy, trabajo con S.H.I.E.L.D., queremos protegerte."
―Daisy Johnson a José Gutierrez[fnt.]

Habiendo asumido completamente su nombre de nacimiento, Daisy Johnson comenzó a trabajar con Alphonso Mackenzie para reclutar y salvaguardar a nuevos Inhumanos. Como varias personas empezaron a adquirir poderes por el Suplemento Natural Máximo de Aceite de Pescado, ella, Mackenzie y Amadeus Hunter fueron a Seattle, Washington, para llevarse a José Gutierrez antes de que la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas lo capture. Ella usó sus poderes contra los soldados de ATCU para evitar que le disparen a Gutierrez y se presentó, asegurándole que estaría a salvo con S.H.I.E.L.D., antes de trasladarlo al Zephyr One.

Más tarde, Johnson le explicó que él era un Inhumano, sin embargo, como Gutierrez quería regresar a su vida normal, Mackenzie le dijo sin rodeos que probablemente terminaría muerto, agitándolo y causando que sus poderes se salieran de control, forzando a Johnson a sedarlo. Después, Coulson y Johnson conversaron sobre Gutierrez, con la principal preocupación de Johnson siendo cómo fue que ATCU pudo encontrar a los recién transformados tan rápido y cómo estos seguían desapareciendo.

Más tarde, Johnson y Mackenzie fueron al hospital donde trabajaba Lincoln Campbell y le pidieron que ayude a Gutierrez a adaptarse a su nueva condición como Inhumano, pero Campbell se negó. De repente, las luces comenzaron a sufrir un cortocircuito; los tres descubrieron a un hombre monstruoso matar a un guardia de seguridad mientras le preguntaba por un Inhumano. Campbell procedió a enfrentarlo, mientras Johnson y Mackenzie lo respaldaban. Como era superado en número, el monstruo hizo un agujero en la pared y huyó, a lo que Johnson lo buscó con Campbell y Mackenzie. Cuando el monstruo apareció de repente e incapacitó a Mackenzie, Johnson y Campbell usaron sus poderes sobre él simultáneamente, pero eso no lo detuvo. Entonces, Johnson dirigió sus poderes al suelo debajo de su enemigo; él cayó al suelo y escapó del hospital.

Ella le pidió a Campbell acompañarlos al Campo de Juegos, ya que sus poderes fueron expuestos, pero Campbell se negó y decidió huir solo. Una vez que regresó al Campo de Juegos, Johnson entró a la habitación de Gutierrez. Mientras miraban la conferencia de prensa del presidente Matthew Ellis, ellos compartieron una cerveza.[46]

Evaluación de José Gutierrez

"Cuando cambié sentí que era un monstruo. Necesité apoyo. Quiero enseñarle a las personas que pertenecen a un lugar. Suena estúpido."
"No, porque lo que describes suena más a una casa de asistencia y con gusto te apoyaré."
"Mi madre creó una casa de apoyo para Inhumanos y no fue suficiente. Yo quiero que todos los Inhumanos actúen con S.H.I.E.L.D., así ven que se puede hacer la diferencia siendo diferente."
―Daisy Johnson y Andrew Garner[fnt.]

Johnson le dijo a Mackenzie que pensaba que José Gutierrez era un candidato adecuado para estar en el equipo que formaba, pero Mackenzie no creía lo mismo. De repente, Barbara Morse y Amadeus Hunter entraron corriendo a la habitación del Monolito, donde Leopold Fitz había abierto la contención del Monolito. Ellos consiguieron alejarlo y cerrar la puerta de contención antes de que la piedra se transformara en líquido y volvieran a su forma sólida. Fitz dijo que no podía renunciar en recuperar a Jemma Simmons, quien llevaba un tiempo desaparecida a causa del Monolito, antes de notar granos de arena en su dedo.

Fitz explicó en la oficina de Coulson que la arena provenía de otro mundo, lejos de la Tierra y que era una prueba de que Simmons estaba allí. Johnson le preguntó si el Monolito era un portal, y él respondió que cuando Simmons se fue, la arena fue traída desde el otro planeta, por lo que todos acordaron averiguar qué pasó con Simmons. Coulson le ordenó a Johnson y Mackenzie que se queden en el Campo de Juegos para la evaluación de Andrew Garner, ya que la construcción del equipo seguía siendo una prioridad; él, Fitz y Morse fueron a pedirle ayuda a Elliot Randolph en el caso.

Cuando Garner llegó a la base, Johnson le ofreció comida y bebida, pero Garner le explicó que, en lo que respectaba a la seguridad de ella y su equipo, sobornarlo no acortaría la presidencia de la evaluación. Mackenzie le dio el archivo de Gutierrez a Garner; al preguntar cómo estaban los dos, Johnson lo detuvo rápidamente, exigiéndole mantener una conversación amigable. Johnson le preguntó cómo estaba Melinda May y si alguna vez planeaba regresar de sus vacaciones; Garner respondió que debería preguntarselo ella misma.

Después de que Garner regresó de evaluar a Gutierrez, Johnson dedujo que pensaba que no estaba calificado para formar parte de su equipo, sin embargo, Garner le aseguró que tal vez lo estaría en un tiempo, aunque Johnson quería que el equipo se forme lo más rápido posible debido a las nuevas amenazas que surgieron. Garner dijo que entendía la necesidad del equipo, pero que también debía garantizar su seguridad. Por otro lado, Johnson afirmó que este equipo podría hacer algo en lo que Jiaying había fallado: mostrarles a los Inhumanos que tenían un lugar al que pertenecer.[47]

Activando el Monolito

"Yo lo haré. Voy a abrir el portal, Fitz."
―Daisy Johnson a Leopold Fitz[fnt.]

Pronto, Mackenzie recibió una llamada de Coulson necesitando que el Monolito fuera llevado al castillo inglés, donde podían convertirlo en un portal. Johnson viajó con Mackenzie en el Zephyr One y se dirigieron al salón donde los esperaban los demás. Allí, ella se preguntó si había alguna posibilidad de que pudieran tener éxito, e informó sobre las evaluaciones de Garner acerca de cada integrante. Acto seguido, el equipo activó las máquinas del salón que causaron que el Monolito, el cual estaba en un agujero, se hiciera líquido.

En el proceso, Johnson escuchó un ruido ensordecedor que la hizo sangrar por la nariz y se desmayó cuando las máquinas se rompieron. Coulson le preguntó a Johnson si estaba bien, pero al referirse a ella como "Skye", lo corrigió diciéndole que se llamaba "Daisy", y se dio cuenta de que era la única persona que había escuchado el ruido. Después, Fitz aprendió que el salón tenía la forma de activar al Monolito desde una alta frecuencia que lo transformaría en un portal, y Johnson se percató de que podía abrirlo con sus poderes.

El equipo se preparó para enviar una sonda a través del portal; Elliot Randolph preguntó qué planeaban hacer exactamente, cuando Johnson comenzó a usar sus poderes. Esto dio como resultado que el Monolito se transforme nuevamente en un portal; Fitz, atado a una soga, saltó hacia el otro planeta, mientras le pedía a Johnson que lo mantenga abierto. No obstante, Johnson empezó a quebrarse, por lo que Coulson ordenó traer de vuelta a Fitz. Cuando Johnson se rindió, el Monolito explotó, pero Fitz consiguió regresar con Simmons de vuelta a la Tierra. Tras esto, Johnson se desplomó, sin embargo, Mackenzie la abrazó y le dijo que lo había hecho bien.[47]

Buscando a Lincoln Campbell

"Tú... ayudas a las personas porque es tu deber. Hazlo con nosotros. Igual que en el hospital, salva vidas."
"Parte de mi vida se acabó."
"No, tú no estás maldito. No eres una horrible criatura. Eso lo sé porque me enseñaste que no lo soy. Tú me convenciste de que tengo un propósito."
―Daisy Johnson y Lincoln Campbell[fnt.]

Johnson entró a la oficina de Coulson para informarle que la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas perseguía a Lincoln Campbell, habiéndole entregado su biografía y fotos a las autoridades. Ella dijo que aunque él rechazó la ayuda de S.H.I.E.L.D., eso no significaba que merecía ser capturado por ATCU o el monstruo, convenciéndolo de traerlo. Johnson pronto supo que le ocultaban algo, por lo que Coulson le dijo que sabían donde estaba, ya que Mackenzie le había puesto un rastreador en Campbell en el hospital. Johnson lo llamó para informarle de esto, sin embargo, Campbell colgó la llamada y destruyó el rastreador.

Coulson mencionó que averiguarían qué hacer y le pidió encontrar la última ubicación de Campbell. Asimismo, Johnson se tomó el tiempo de visitar a Simmons en su habitación, siendo llamada "Skye", pero Johnson le aseguró que podía llamarla como quisiera y la apoyaría para que comparta su experiencia en el planeta alienígena, pero Simmons le dijo que prefería oír las noticias del Brote Inhumano. Cuando Simmons estuvo dispuesta a hablar de eso, fueron interrumpidas por una llamada del teléfono de Johnson. Ella se sorprendió al ver que se trataba de Campbell, quien le dijo que había matado accidentalmente a un amigo y que necesitaba ayuda. Johnson informó a Coulson y fue con Mackenzie a ayudarlo, mientras que Coulson se iba a reunir con Rosalind Price.

Johnson fue al departamento donde se escondía Campbell, quien creía que era un monstruo por lo que hizo. Sin embargo, Johnson le dijo que aprendió que ni los Inhumanos ni él eran una maldición, porque tenían un lugar al que pertenecer y que podían ayudar a las personas, ya que le enseñó que tenía un propósito y afirmó que su vida aún no había terminado. Los dos compartieron un beso y Campbell dijo que accedía a trabajar con ella, pero no con S.H.I.E.L.D.. Mackenzie luego entró diciendo que hubo un cambio de planes; la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas vino a arrestar a Campbell, por orden de Coulson. Johnson exigió una explicación, pero Mackenzie afirmó que Coulson le dijo que él estaría a salvo. No obstante, Campbell usó sus poderes para noquear a los soldados y escapó. Luther Banks le ordenó a sus soldados arrestar a Johnson, pero Mackenzie se opuso, y se fueron tras recibir una llamada de Price.

De vuelta en el Campo de Juegos, Coulson explicó que al hablar con Price tuvo que elegir entre Johnson o Campbell, además de negociar una alianza entre S.H.I.E.L.D. y ATCU. Cuando Coulson recibió una llamada de Price, Johnson se dio cuenta de que Mackenzie no le contó sobre el romance entre ella y Campbell, y fue a agradecerle antes de sentarse a su lado en el sofá para jugar un videojuego.[48]

Persiguiendo a Lash

"Yo vi algo, Mack. No estoy segura, pero creo que Lash no es un tiburón blanco. Creo que se convierte en una persona."
―Daisy Johnson a Alphonso Mackenzie[fnt.]

Cuando Alisha Whitley ayudó a S.H.I.E.L.D. con una misión de reclutamiento para una pareja Inhumana, el monstruo llegó asesinando a la pareja y a uno de los duplicados de Whitley. Johnson y Mackenzie lo persiguieron bajo las órdenes de Coulson, hasta que se encontraron con la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas y Rosalind Price, a lo que Coulson mencionó que ATCU les estaba ayudando a encontrar al monstruo. Johnson discutió con Coulson sobre el trato que había hecho con ATCU, pero Coulson creía que era un medio necesario, aunque no le respondió a Johnson al ser cuestionado si estaba seguro de eso.

De regreso al Campo de Juegos, Johnson y Morse visitaron a Coulson en su oficina para informarle que el monstruo era un Inhumano, no pudiendo creer que alguien mataba a su propia especie, y que la pareja asesinada había recibido un misterioso correo electrónico que reveló su ubicación. Cuando Coulson ordenó enviarle la información a la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, Johnson aceptó para fortalecer la alianza. Después de hablar con Luther Banks, Johnson le informó a Coulson que ellos tambén habían encontrado el correo electrónico, pero no la fuente. Sin embargo, Johnson descubrió que los correos electrónicos fueron enviados por Dwight Frye, por lo que ella pensó que él que era el Inhumano que buscaban y operaba bajo la dirección de ATCU, algo que Coulson no compartía, aunque permitió que vaya a la casa de Frye con Mackenzie.

Fuera de la casa, Price y Banks los esperaban. Johnson usó sus poderes para abrir la puerta y entró para buscar a Frye. Ella encontró lo que parecía ser el monstruoso caparazón del hombre después de su Terrigénesis y descubrió a Frye en su armario, llorando. Cuando Johnson trató de ayudarlo, él le gritó, exigiéndole irse. En respuesa, Johnson usó sus poderes para lanzarlo contra una pared. Sin embargo, Mackenzie notó que Frye reaccionaba así debido a la presencia de Johnson, por lo que se le pidió apartarse. Johnson escuchó a Frye mientras él le contaba a Coulson y Price la alianza que hizo con el monstruo llamado Lash, y cómo lo ayudó a rastrear a los Inhumanos para poder matarlos.

Coulson y Price le ordenaron a Banks arrestar a Frye y transportarlo a las instalaciones de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, con Johnson y Mackenzie acompañándolos, tras que Coulson negociara con Price con el fin de inspeccionar las acciones de la organización. No obstante, en la camioneta, Lash los atacó desde el techo, y Johnson le lanzó una onda de choque, el cual lo derribó, pero también hizo que la camioneta se estrellara y que los agentes que estaban adentro quedaran inconscientes; Lash arrastró a Frye y lo mató. Johnson se despertó viendo la sombra de Lash encogerse, llevándola a sospechar que podía asumir una forma humana.

En el hospital, ella le contó a Mackenzie acerca de su descubrimiento, lo que podría justificar cómo él ha estado desapareciendo cada vez que lo tenían cerca. De repente, Price los visitó y mencionó que no podía comunicarse con Coulson, a lo que Johnson le informó que dirigía una misión contra el fugitivo Grant Ward.[49]

Siguiendo a Luther Banks

"Sigamos a este hombre."
"Hay una camioneta lista."
―Daisy Johnson y Alphonso Mackenzie[fnt.]

Teniendo en cuenta que Lash podía convertirse en un humano, Johnson habló con Andrew Garner acerca de esto y negó saber dónde estaba Lincoln Campbell, antes de ser llamada por Mackenzie. Él comenzó a sospechar que Luther Banks era el asesino Inhumano y obtuvo el permiso para hacerle un seguimiento, con Johnson determinada a acompañarlo para cerrar el caso. Cuando estaban a punto de irse, un desesperadamente aburrido Hunter pidió unírseles como conductor; Johnson y Mackenzie aceptaron de mala gana.

Desde una camioneta, Johnson, Mackenzie y Hunter siguieron a Banks hasta su casa, y discutieron qué hacer, pero Hunter se impacientó y le disparó a Banks con un R.E.C.I., afirmando que podían determinar si Banks era Lash analizando su sangre. Aunque al principio lo criticó, Johnson admitió a regañadientes que su sugerencia era inteligente y le enviaron una muestra de sangre a S.H.I.E.L.D. para que Simmons lo revise. Mientras esperaban los resultados, Mackenzie y Hunter revisaron el teléfono de Bank; ellos vieron un mensaje de texto informando a Banks sobre un sujeto de pruebas que fue trasladado a un laboratorio. Johnson rastreó el laboratorio y el equipo decidió investigar.

En el laboratorio, Johnson reveló que tenía un nuevo E.N.A.N.O. de Fitz, pero que no había autorizado su uso. Mientras buscaba en las instalaciones con este, Johnson recibió una llamada de Simmons, quien le dijo que las muestras de sangre eran completamente humanas. Hunter declaró que a pesar de esto, Banks todavía no era confiable. Johnson vio el video que transmitía el E.N.A.N.O., el cual mostraba algo llegando al laboratorio: un Inhumano suspendido en gel dentro de una celda. Con horror, Johnson descubrió que Coulson y Price también veían el acto, pero Coulson no tenía la misma reacción.

Campbell llamó a Johnson cuando ella regresó al Campo de Juegos; él no le reveló donde estaba, pero confesó que la extrañaba. Una vez que terminaron de hablar, Garner, quien estaba cerca, le preguntó a Johnson si Campbell le reveló su ubicación, pero ella lo negó, aunque le aseguró que se lo diria cuando lo sepa.[50]

Confrontando a Lash

"Yo protejo personas."
"Eso no importa."
"¿Por qué lo dices?"
"Porque por cada Daisy Johnson hay un Lash, y es ignorante que digas lo opuesto."
―Daisy Johnson y Rosalind Price[fnt.]

Johnson y Coulson discutieron la intención de Price y la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas de curar a los Inhumanos poniéndolos en gel, algo que disgustaba a Johnson. Asimismo, Coulson le explicó que se reuniría con el presidente Matthew Ellis para discutir acerca de la amenaza Inhumana, y Andrew Garner iría a Cocoon a hacerle la evaluación a José Gutierrez para unirse a su proyecto. En el Zephyr One, Johnson recibió a Rosalind Price y le enseñó el Módulo de Contención, aunque pronto discutieron sobre sus poderes y las acciones que realizaba ATCU con los Inhumanos. Cuando Price le dijo que por cada Inhumano "bueno" había uno "malo", como Lash, Johnson se fue.

De repente, Mackenzie llegó con Campbell revelándoles que Lash era en realidad Andrew Garner, ya que ambos estaban cerca durante cada asesinato de los Inhumanos y sabían que tuvo acceso al libro de Jiaying. Al principio, Johnson no lo creyó, pero Coulson ordenó encontrarlo a él y Melinda May, quien había sido secuestrada recientemente. Con la ayuda de sus colegas y los soldados de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, Johnson llegó a un edificio de la Universidad de Culver.

Ella le advirtió a Campbell que no atacara a Lash y espere las órdenes de Coulson, sin embargo, él lo hizo en venganza por asesinar a sus amigos de La otra vida, y comenzó una pelea. Cuando Lash arrojó a Price desde una gran altura, Johnson, sin saber que era capaz de hacer eso, la salvó haciéndola flotar lentamente hacia el suelo. Por otro lado, May le disparó a Lash y lo retuvo en un Módulo de Contención. Después de la batalla, Johnson estuvo de acuerdo en que debían mantener a Lash dentro del Módulo hasta encontrar una cura para él.[51]

Hackeando ATCU

"Tienes otras decisiones importantes. No puedes quedarte. Coulson solo admite en la base a quien esté en sus planes."
―Daisy Johnson a Lincoln Campbell[fnt.]

Johnson y el nuevo agente, Lincoln Campbell, exploraron el Campo de Juegos, hasta que se cruzaron con May, quien según Campbell no dejaba de verlo desde que se unió a S.H.I.E.L.D., pero estaba agradecido de tener un lugar donde dormir. Él le habló sobre el beso que se dieron y si se repetiría, pero Johnson le aseguró que planearlo arruinaría la diversión y debían enfocarse en realizar misiones. Pronto, Coulson les informó a sus agentes sobre la Operación Spotlight; él quería que ella y Mackenzie hackeen el sistema de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas a través del Módulo de Contención en el Zephyr One. Cuando Coulson pidió saber si alguien tenía dudas, Johnson preguntó porqué actuarían precisamente ahora, a lo que Coulson mencionó que se había ganado la confianza Rosalind Price.

A bordo del Zephyr One, Johnson logró crear una brecha de seguridad en la base de ATCU, lo que le permitió a Morse y Hunter infiltrarse en la base; en el proceso, Johnson asesoró a Hunter desde sus dispositivo de comunicación para hablar como un auténtico hacker y así evitar sospechas. De este modo, Johnson los ayudó a entrar a una sala, donde descubrieron que la organización intentó crear a tantos Inhumanos como fuera posible. Después de que los dos lograran escapar ilesos, el equipo escuchó a Fitz y Simmons explicarles que HYDRA era una organización antigua que se fundó hace cientos de años.[52]

Guerreros Secretos

Venganza de Phillip Coulson

"Me dijeron que Ward se enamoró de ti. Explícame cómo te enamoraste de él."
"Había algo especial. Tuvimos infancias espantosas. Era fácil relacionarse."
Phillip Coulson y Daisy Johnson[fnt.]

Después de que Rosalind Price fuera asesinada por Grant Ward, Phillip Coulson interrogó a cada miembro de su equipo original para encontrar una debilidad en Ward. En el turno de Johnson, Coulson cuestionó porqué Ward actuaba de esa manera y si se aprovechó de la relación que tuvieron para explotarla, sin embargo, Johnson afirmó que él jamás le mintió y que simplemente le ocultó detalles de su pasado antes de conocer cómo era realmente, creyendo que le gustaba ser él mismo y podía entender los motivos de Ward en sus acciones, aunque nunca lo iba a perdonar por matar a Price y Eric Koenig.

Cuando Coulson fue a buscar a Ward para matarlo, Alphonso Mackenzie fue nombrado Director de S.H.I.E.L.D., y Johnson le avisó que Leopold Fitz y Jemma Simmons habían sido secuestrados por HYDRA. Ella insistió en ir a rescatarlos, pero él no creía que eso fuera un movimiento correcto, por lo que llamó a Coulson para pedirle un consejo. Habiendo formado un plan, Johnson y Mackenzie abordaron un Quinjet, con los agentes José Gutierrez y Lincoln Campbell, para ayudar a sus amigos; Johnson se sentía emocionada por formar parte de un equipo de Inhumanos como lo había planeado con Coulson.[53]

Ataque al Castillo de HYDRA

"Sal de aquí. Yo me encargo de todo."
"No me iré. Estaré bien."
Alphonso Mackenzie y Daisy Johnson[fnt.]

Johnson llamó a Mackenzie, quien estaba habando con Hunter y Morse, para informarle sobre las afueras del Castillo de HYDRA, cuyos camiones transportaban Inhumanos. Esto complicó las cosas, ya que Gutierrez cuestionó cuál era la misión, rescatar a Simmons, garantizar el regreso de Fitz y Coulson tras ser enviados a Maveth, la conquista de HYDRA o la liberación de los Inhumanos. Debido a lo arriesgado que era acercarse con el Zephyr One, Mackenzie consideró adecuado infiltrarse lo más rápido posible.

Ubicados fuera del castillo, Johnson, Campbell, Gutierrez y May buscaron una manera de proceder con el plan. De modo que pudieran realizar una entrada sigilosa, Campbell apagó las luces del lugar, permitiéndole a Johnson infiltrarse y comenzar a hackear las computadoras de HYDRA. De repente, Giyera la descubrió e intentó dispararle, no obstante, Gutierrez saltó adelante de Johnson para salvarla, no obstante, las balas se derritieron antes de penetrar su piel. Tras esto, Campbell noqueó a Giyera, y Johnson felicitó a Gutierrez por sus poderes.

El equipo se reunió en la cámara del portal una vez que Simmons fue rescatada, hasta que Mackenzie le ordenó a todos, excepto a Johnson, que abandonaran el castillo y regresaran al Zephyr One mientras los dos se quedaban para esperar el regreso de Coulson y Fitz de Maveth, ya que todavía estaban peleando con Grant Ward. A pesar de esto, Johnson pronto se sintió abrumada por el mismo ruido ensordecedor, pero decidió soportarlo, y tomó precauciones con Mackenzie si la criatura de HYDRA salía del portal, incluso estuvo de acuerdo con destruir el castillo al instante.

Justo cuando el portal se cerró, Coulson y Fitz volvieron, habiendo asesinado a Ward. Acto seguido, Johnson y Mackenzie se los llevaron, y Mackenzie le ordenó a May hacer explotar el castillo mientras se iban. Una vez en el Zephyr One, Johnson besó felizmente a Campbell, creyendo que habían detenido el plan de HYDRA.[54]

Nueva compañera de equipo

"Borraron tu boletín. Nadie te buscará. Si quieres volver a tu vida anterior..."
"No lo sé. Es muy interesante aquí."
"Esperaba que dijeras eso."
―Daisy Johsnon y Lincoln Campbell[fnt.]

Después de un incidente de un secuestro de armas en Bogotá que involucraba a una Inhumana, Johnson y Gutierrez llegaron a la estación de la Policía Nacional de Colombia y hablaron con Victor Ramon al respecto. No obstante, Mackenzie fue secuestrado por la Inhumana, por lo que Johnson miró las cámaras de seguridad y descubrió que la Inhumana tenía habilidades de supervelocidad. Ella irrumpió en el departamento de la Inhumana y la arrestó.

En el Zephyr One, el equipo se enteró de que la Inhumana era Elena Rodriguez, quien les explicó que no quería usar las armas, sino deshacerse de ellas para que la policía dejara de usarlas. Mackenzie convenció a Rodriguez para que les ayude a luchar contra ellos. Johnson, Gutierrez y Rodriguez usaron sus poderes para enfrentar a los policías, destruyendo sus armas y capturando al Inhumano llamado Lucio. Sin embargo, cuando el equipo lo tenía bajo custodia, un QuadCopter de HYDRA voló sobre ellos y se llevó a Lucio.

Más tarde, Johnson sugirió que sería mejor dejar a Rodriguez en Colombia, para que los Inhumanos de S.H.I.E.L.D. no estén en un solo lugar y nigún monstruo como Lash los mate a todos directamente, aunque acordó con Mackenzie que debían tener a Rodriguez incluida en los Guerreros Secretos. Mientras Gutierrez se tomaba un descanso en el servicio de S.H.I.E.L.D., Campbell le dijo que no se iría, ya que las cosas se estaban volviendo interesantes en S.H.I.E.L.D., a lo que Johnson mencionó que era la respuesta que esperaba, mientras lo besaba.[55]

Cura potencial

"Solo somos parte alien. Y no es un contagio, es un despertar."
"Interesante término."
"Bueno, para mí. La Terrigénesis me hizo ser la mujer que soy. Es un obsequio y lo uso para evitar que los malos hagan maldades."
―Daisy Johsnon y Barbara Morse[fnt.]

Johnson y Morse se prepararon para el "Simposio por el contagio alienígena", con Johnson quejándose del pánico que los humanos hicieron respecto a los Inhumanos, ya que no todos tenían la intención de lastimar a las personas y no creía que fuera un contagio, sino un despertar, aunque no negaba que habían Inhumanos que hacían maldades. Pronto, Glenn Talbot, el nuevo líder de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas, llegó al Campo de Juegos. Él denigró que su nuevo guardaespaldas, Carl Creel, lo acompañaría al simposio. Johnson pensó que no debía confiar en él, pero Coulson le dijo que permitió que Creel se les uniera y que Johnson no podía ir, ya que era Inhumana.

Más tarde, Johnson comenzó a entrenar con Campbell sin hacer uso de sus poderes y, aunque en un principio parecían estar al mismo nivel, pudo someterlo mientras seguían coqueteando. Antes de que pudieran besarse, Simmons los interrumpió, pidiendo la ayuda de Campbell. Curiosa, Johnson los escuchó examinando la sangre de Creel como una cura para el Terrigénesis, y entró al laboratorio, horrorizada por la idea. Campbell señaló que Jiaying tenía razón acerca de ser selectivo para determinar quién debería convertirse en Inhumano, pero Johnson no estuvo de acuerdo, argumentando que era un derecho de nacimiento, que Campbell hablaba igual que los Guardianes y que ser Inhumano no era una enfermedad.

No mucho después, Johnson se encontró con Campbell sentado solo en su habitación, y se disculpó por haber reaccionado tan exageradamente. Campbell le reveló sus celos de que ella estuviera tranquila con su poder, mientras que él sentía que controlar sus poderes era como una constante guerra en su cabeza; Johnson le dijo que perder el control podría ser útil en ocasiones y los dos procedieron a tener relaciones sexuales.[56]

Misión en Siberia

"¿Qué pasa, Temblores?"
"Bueno, aparte del hecho de que esta cosa es antigua, no leo cirílico."
Alphonso Mackenzie y Daisy Johnson[fnt.]

Morse y Hunter lograron seguir a Gideon Malick hasta Siberia, y el resto del equipo también los siguió en el Zephyr One. Después de unas horas, Johnson, May y Mackenzie aterrizaron con un Quinjet para ayudar a Morse y Hunter; Morse les informó que un grupo de ministros rusos se reunió con Malick para ver a un Inhumano, por lo que decidieron hacer su próximo movimiento.

Después de que se infiltraron en el complejo, Johnson encontró la computadora principal, pero tuvo problemas para usarla, ya que el teclado estaba en ruso, un idioma que no entendía. Morse logró instalar un dispositivo para escuchar la reunión, y se reveló que Androvich era un Inhumano, con Johnson dándose cuenta que era el primer político de esa especie. Cuando el primer ministro ruso llegó al complejo, Coulson le ordenó a los agentes que fueran a buscar a Androvich, ya que él quería asesinarlo. Con una bomba de humo, Johnson, Morse y Mackenzie secuestraron a Androvich y, de repente, una sombra apareció desde la pared y los atacó.

Después de noquear a Mackenzie, la sombra desapareció, al igual que Androvich. Una vez que Simmons mencionó que la sombra no podía ser derrotada, Morse dedujo que solo asesinando a Androvich la sombra se iría. De repente, la sombra los volvió a atacar, solo para desaparecer al poco tiempo de haberlos confrontado. Ante la situación, Johnson comenzó a preguntar cómo podían derrotarlo, y la sombra la arrojó al techo y la dejó inconsciente; mientras lidiaban con la situación, Mackenzie la trajo de vuelta al Zephyr One.

No obstante, luego de que Morse matara a Androvich, ella y Hunter fueron arrestados como resultado. Coulson los liberó y regresó al Zephyr One informando que el dúo fue desautorizado de S.H.I.E.L.D. por su seguridad y debían mantenerlo en secreto, por lo que ya no los volverían a ver y tomarían caminos separados. Más tarde, el equipo visitó un bar, donde estaban Morse y Hunter, y le rindieron sus últimos respetos desde lejos mientras brindaban.[57]

Confrontando a los Guardianes

"Perdón. No me lastimes."
"No haré eso si me dices lo que quiero."
Dallas Wyatt y Daisy Johnson[fnt.]

Después de que la instalación de almacenamiento de la Unidad Avanzada de Contención de Amenazas sufriera un ataque por parte de los Guardianes, Coulson mandó a Johnson y Fitz a investigar la escena. En el hangar, Johnson saludó a Campbell, quien había regresado de su evaluación en el Cocoon, y le sugirió a Coulson llevar a Campbell consigo pa la misión, pero este se negó. En la escena, Fitz y Mackenzie descubrieron que los Guardianes habían usado Nitrameno, un compuesto químico desarollado por Howard Stark, para destruir el edificio. Johnson informó a Coulson de esto y él sospechó que Felix Blake tenía algo que ver con el incidente.

En el Zephyr One, Johnson mencionó que había rastreado a algunos Guardianes y podían interrogar a uno de ellos respecto al último incidente que los involucraba. Sin embargo, Mackenzie estaba en contra de acatar a la idea, a lo que Johnson siguió con su plan y Fitz la acompañó a interrogar a Dallas Wyatt. Con sus poderes, Johnson detuvo y amenazó a Wyatt, quien le dijo que los Guardianes operaban en Granjas Easterling, por lo que Johnson le transmitió esta información a Mackenzie.

Por la noche, Johnson, Mackenzie y Fitz fueron a Granjas Easterling. Con uno de los E.N.A.N.O.s de Fitz, vieron a Blake dentro del granero. De repente, el hermano de Mackenzie, Ruben, llegó y llamó la atención de los Guardianes. Johnson usó sus poderes contra ellos y entró, pero no encontró a Blake en ningún lado. Uno de ellos le disparó un Nitrameno en el cuello a Fitz; Johnson trató de extraerlo, pero no le pasó nada. Dentro del Módulo de Contención, con la ayuda de un miembro de los Guardianes, Johnson logró destruir el Nitrameno.

Ella le dijo al operativo que lo entregaría a Glenn Talbot, pero él le dijo que los Guardianes estaban detrás de Mackenzie, ya que lo confundieron con un Inhumano. En la Residencia Mackenzie, Mackenzie logró lidiar con ellos al lado de Ruben, pero se lesionó, y Johnson le aseguró que S.H.I.E.L.D. se llevaría a los Guardianes bajo custodia y que Control de Daños limpiaría la escena. Más tarde, Johnson descubrió que Gideon Malick financiaba y apoyaba a los Guardianes, por lo que informó a Coulson en su oficina.[58]

Viendo el futuro

"Sé que puedo hacerlo."
"¿Y crees que yo no?"
"Yo tengo una ventaja."
"No causo terremotos, pero soy más rápida que tú."
―Daisy Johnson y Melinda May[fnt.]

Mientras viajaba en el Zephyr One, se recibió una llamada en la que Edwin Abbott pedía desesperadamente la ayuda de Johnson. El equipo fue a investigar mientras Abbott trataba de explicarle a Johnson que había visto estos eventos sucediendo en una visión de su propia muerte que le dio Charles Hinton. De repente, un QuadCopter de HYDRA llegó, y Johnson y Abbott se escondieron detrás de un automóvil, pero HYDRA mató a Abbott. Johnson, al darse cuenta de que Hinton era un Inhumano, corrió hacia él para salvarlo, pero fue demasiado tarde para impedir su captura. Aún así, Johnson pudo tocar a Hinton y revivió la visión de una mujer llorando, Fitz y Simmons tomados de la mano mientras caía la nieve, el rostro de Campbell cubierto de sangre, los guardias de HYDRA luchando , Coulson disparándole y Hinton en un tejado muriendo. Finalmente, HYDRA escapó con Hinton, dejando tirado su petirrojo de madera, y Johnson se sorprendió de lo que había visto.

El equipo regresó al Campo de Juegos, donde Johnson explicó sus visiones, y comenzaron a discutir sobre cómo podrían intentar adelantarse a la visión y cambiar el futuro, pero Fitz insistió en que era un punto fijo en el tiempo que no podía modificarse sin importar lo que hicieran. Coulson sugirió que se aseguraran de que Johnson no abandonara el Campo de Juegos para cambiar el curso del futuro, y sugirió que May iría a salvar a Hinton, ya que ella no había aparecido en la visión de Johnson. No obstante, Johnson no estuvo de acuerdo y dijo que estaba destinada a salvar a Hinton, pero Coulsn no quedó convencido.

Johnson les dio detalles de la ubicación de la batalla a Fitz y Simmons, y usaron los servidores de S.H.I.E.L.D. para encontrarlo; May intervino y denigró que no los usarían todos. Después, Johnson se reunió con la esposa de Hinton, y aprendió sobre el pasado de Hinton, su poder y que todos los que lo toquen verían la muerte de alguien. Luego, May se acercó a Johnson y le pidió que la ayudara a preparar la batalla. Con el apoyo de Fitz, Simmons y Campbell, comenzó a entrenar a May para que realizara su misión lo más rápido posible a fin de cambiar el resultado de la visión.

Johnson se aseguró de que todo estuviera listo con la mayor precisión posible de acuerdo con la visión que había tenido, y los agentes actuaron como los guardias que debían ser eliminados. Eventualmente, May logró superar el límite de tiempo, por lo que estaba preparada. Encontrando el edificio donde se encontraba Hinton, que era propiedad de Transia Corporation, Coulson le dio sus últimas órdenes a May, hasta que de repente se activaron las alarmas en la base, diciéndoles que había un intruso; Andrew Garner había llegado y le explicó a May que Lash lo estaba consumiendo y que esta sería la última vez que la podía ver, teniendo solo la intención de despedirse.

Coulson instó a May a quedarse con Garner, a pesar de que no estuvo de acuerdo, y Johnson se ofreció a ir en su lugar. Al principio, Coulson no estuvo de acuerdo, pero Johnson explicó que, dado que Morse se había ido, ella era su mejor agente para salvar a Hilton. Finalmente, Coulson quedó convencido y la acompañó a un Quinjet, pidiéndole que volviera a salvo y accidentalmente la llamó "Skye".[59]

Batala en el Edificio de Transia Corporation

"Pero ahora temo que pueda crecer y sea como yo. Siempre necesitará mi protección. Esperaba que pudieras ayudar."
"Sí. La protegeré. Lo prometo. Siempre."
Charles Hinton y Daisy Johnson[fnt.]

Johnson llegó al Edificio de Transia Corporation y entró, dirigiéndose una habitación y respiró hondo antes de luchar contra los agentes de HYDRA. Tras noquearlos, se miró en un espejo unidireccional; Coulson apareció de repente y sacó su arma. Al principio, Johnson pensó que la apuntaba, pero este disparó al espejo y mató al agente de HYDRA detrás suyo. Coulson le dijo que tenía que ir a la azotea y rescatar a Hinton de allí. Johnson le preguntó qué iba a hacer y, para su sorpresa, él le dijo que iría tras Grant Ward.

Johnson llegó a la azotea y vio a Hinton siendo llevado a un helicóptero, cuando de repente Gideon Malick la golpeó con el Exoesqueleto de Transia Corporation. Johnson trató de someterlo, pero no fue suficiente, y Malick la golpeó varias veces hasta que Hinton lo tocó, otorgándole la visión de su muerte. Cuando Malick lo ahorcó, Johnson usó su poder para empujarlo, destruyendo el exoesqueleto en el proceso. Hinton cayó junto a ella y Johnson le dijo que pensó que estaba destinada a salvarlo, a lo que Hinton se mostró feliz de saber que había cambiado el futuro y mostró la diferencia.

Johnson le trajo su petirrojo de madera, y Hinton le mencionó que lo hizo para su hija, Robin. En sus últimos momentos y, pensando todavía en lo que pasaría con Robin, Hinton le pidió a Johnson que la protegiera en el futuro, por lo que Johnson accedió a hacerlo. Aún así, Johnson tocó accidentalmente a Hinton y vio otra visión de un agente de S.H.I.E.L.D. muriendo en una explosión dentro de un Quinjet en el espacio; Hinton se disculpó por eso y murió.[59]

Interrogando a JT James

"Hay algo que yo debo decirte. Que he tenido otra visión de nuestro futuro. Y no sé cuándo, pero alguien del equipo va a morir."
―Daisy Johnson a Lincoln Campbell[fnt.]

En el Campo de Juegos, Johnson estaba en el laboratorio con Fitz, Simmons y Mackenzie, y examinó la maquinaría encontrada en Transia Corporation. Asimismo, se enteró que Alveus realmente consiguió escapar de Maveth dentro del cadáver de Grant Ward, a pesar de la explosión del Castillo de HYDRA, por lo que el equipo se reunió para su próximo movimiento. Discutiendo acerca de cómo el ser que habían encontrado no era Ward, estaban decididos a acabar con el enemigo, sin embargo, Johnson y Campbell recibieron su propia misión, de la que Campbell se haría cargo de encontrar un antiguo aliado suyo de La otra vida.

Durante el viaje desde el Quinjet, Johnson siguió pensando en su última visión, ya que desconocía quién era el agente de S.H.I.E.L.D. que moriría en el espacio, y aprendió que el colega de Campbell, JT James, nunca había adquirido sus poderes en La otra vida, y que había sido encontrado robando por Jiaying, provocando que fuera desterrado antes de someterse a la Terrigénesis. De esta manera, Johnson entendió porqué Campbell no le habló de él antes a pesar de que estuvo buscando Inhumanos, y fue advertida de que debían tener cuidado al encontrarlo.

Johnson y Campbell localizaron a James en Dakota del Sur, y James salió con un rifle advirtiéndoles que no dieran otro paso; Johnson usó una onda de choque para deshacerse de la mina donde se paró y después hizo explotar todas las minas terrestres a su alrededor, antes de que Campbell le disparara una ráfaga de electricidad. Ellos lo llevaron a su choza, y Campbell reveló que había traído uno de los Cristales terrígenos y se lo ofreció a cambio de darles información. Al escuchar las preguntas que tenían, James reveló que había robado un Orbe Kree, y les explicó que Alveus lo había robado mientras luchaba contra el Imperio Kree con su ejército de Inhumanos. Al decir esto, James exigió el Cristal, pero Campbell se negó y robó el Orbe Kree; en venganza, James le recordó sobre la última novia que casi mató.

En el Quinjet, Johnson le exigió una explicación a Campbell, amenazando con terminar su relación si no era honesto. Campbell le contó que antes de pasar por el Terrigénesis había tratado de llenar su vacío con alcohol y esto lo llevó a estrellarse en su automóvil con su novia contra un poste de teléfono, casi matándola antes de morir y ser encontrado por Gordon. Campbell se disculpó por no decirle toda la verdad y prometió que nunca la lastimaría. Johnson luego le dijo a Campbell que Charles Hinton le mostró una visión del futuro y que un miembro de su equipo iba a morir pronto, pero ella no sabía quién era o cómo sucedería. De repente, ellos recibieron un mensaje de May de que Giyera había secuestrado el Zephyr One. En respuesta, ellos decidieron volver a reunir a los Guerreros Secretos para salvar a sus colegas.[60]

Planes de Alveus

Traicionando a su equipo

Una vez que los Guerreros Secretos abordaron el Quinjet, Johnson ordenó ir al Campo Petrolífero de Schoonebeek, la base de HYDRA. Allí, dividió a su equipo, enviando a José Gutierrez y Elena Rodriguez a recuperar el Zephyr One mientras ella pirateaba el sistema informático de HYDRA. Sin embargo, en el proceso fue confrontada por Alveus, quien la infectó con sus poderes. Inmediatamente, Johnson sintió como si ella hubiera llenado un vacío dentro de sí misma, creyendo que Alveus podía darle la familia que siempre había deseado y quería servirle. Johnson le reveló que el Orbe Kree estaba posesión de S.H.I.E.L.D., y él le ordenó que se lo traiga. Johnson regresó con su equipo a tiempo para evitar que Giyera mate a Gutierrez, y se reunió con los Guerreros Secretos y los otros agentes de S.H.I.E.L.D. para regresar al Campo de Juegos.

Como Malick fue capturado, Johnson entró a la sala de interrogatorios y lo asesinó con una onda de choque. Para encubrir la causa de muerte, Johnson destruyó el cuerpo con una bomba. Coulson se dio cuenta de que uno de los Inhumanos en el Campo de Juegos fue infectado por Alveus; Johnson inculpó a Campbell, haciendo que este último sea encarcelado. Coulson le dijo que disolvería a los Guerreros Secretos, y Johnson logró escabullirse para robar el Orbe Kree y muchos Cristales terrígenos. Ella visitó a Campbell en el Módulo de Contención e intentó convencerlo de que huyera a su lado. Cuando Campbell se negó, Johnson reveló que había sido infectada, enfureciendo a Campbell, quien intentó razonar con ella. Incapaz de resistirse, Johnson ignoró a Campbell, se fue y causó un poderoso terremoto, antes de reunirse con Alveus.[61]

Secuestro de Holden Radcliffe

Reuniéndose con Alveus, este último le dijo que Ward la amaba, a pesar de que Johnson estaba contenta de que él murió. Mostrándole lo que robó, ambos discutieron sobre Coulson, Jiaying y Calvin Johnson, a lo que Alveus le explicó que ahora estaban conectados y convertirían la Tierra en el hogar pacífico que los Inhumanos merecían. Johnson y Alveus fueron con Alisha Whitley, cuyos dobles emboscaron a Campbell y al resto del equipo de Coulson enviados para protegerla. Con Whitley de su lado, Johnson y Alveus fueron con JT James, quien le preguntó a Johnson si había roto con Campbell. Alveus dejó caer un cristal terrígeno, hacindo que JT James pase por el Terrigénesis, antes de ponerlo bajo su control. Luego, Johnson ayudó a Alveus a encontrar un dispositivo enterrado debajo de la casa de JT James.

Johnson fue con el equipo de Alveus a Bucarest para secuestrar a Holden Radcliffe. Johnson irrumpió en su laboratorio, donde estaba presente Fitz. Después de que Whitley tomara a Radcliffe, Johnson usó sus poderes para someter a Fitz y dijo que aunque se preocupaba por sus amigos en S.H.I.E.L.D., los mataría si venían tras ella, y les advirtió que uno de su equipo moriría pronto, antes de irse a Union City.[62]

Union City

En Union City, Alveus trajo al resto del círculo interno de HYDRA para ser sujetos de prueba en los experimentos que alguna vez hicieron los Kree. Johnson y Alveus observaron cómo el experimento de Radcliffe derretía las caras de los sujetos de prueba, y Radcliffe descubrió que necesitaban ADN Kree para que el experimento funcione. Después, Johnson y JT James se fueron a tomar cerveza y jugaron pinball, donde ella le reveló que creía que podría salvar a todos en S.H.I.E.L.D. convirtiéndolos en Inhumanos balanceados. Cuando se reunió con Alveus, aparecieron los Segadores Kree, con uno de ellos siendo derrotado por Johnson al romperle la mayoría de huesos de su cuerpo y le pidió a Radcliffe que lo drene. No obstante, Mackenzie llegó para tratar de salvar a Johnson, sin éxito, por lo que detonó una bomba para destruir el cuerpo del Kree.

Enojada por fallarle a Alveus, Johnson atacó con sus poderes a Mackenzie e intentó arrancarle el corazón. Sin embargo, May llegó y le disparó a Johnson en el brazo, salvando a Mackenzie. Más tarde, Johnson recuperó la conciencia, con Alveus regañándola por no poder asegurar suficiente sangre del Kree para el experimento. Recordando algunos eventos pasados, Johnson le respondió a Alveus que ella tenía sangre de Kree corriendo por sus venas y ofreció ser drenada para que el experimento funcione.[63]

Salvada por Lash

Johnson hackeó S.H.I.E.L.D. y vio un video de Campbell mientras su sangre era drenada. Ella discutió con Alveus sobre Campbell hasta que Fitz descubrió el hack de Johnson y le impidió seguir viéndolo. La sangre de Johnson siguió drenándose hasta que Radcliffe entró para ver cómo estaba; a Johnson se le permitió descansar mientras Alveus y Radcliffe seguían con sus experimentos. Decidida a convencer a Campbell de unírseles, Johnson nuevamente intentó hackear S.H.I.E.L.D., con éxito. Para su sorpresa, él habló por la habitación, preguntándole si lo estaba mirando; Johnson se comunicó con Campbell y lo convenció de reunirse con ella, guiándolo para que escape del Campo de Juegos. Cuando Campbell llegó al Quinjet del muelle, Johnson se reencontró con Alveus, quien le presentó a los Primitivos recién transformados y que para hacer más necesitaban el resto de su sangre, a lo que ella estuvo de acuerdo.

Cuando Johnson fue escoltada por Radcliffe, se dio cuenta de que Alveus estaba en problemas, así qeu fue a buscarlo. Johnson se sorprendió al ver a Lash en lugar de Campbell, con Alveus, y lo atacó con una onda de choque, solo para descubrir que estaba débil por el drenaje que le hicieron. Lash se acercó y no tenía intención de matarla, sino de extraer los parásitos de Alveus de su cuerpo, liberándola del control oscuro del Inhumano. Lash la llevó al Quinjet, diciéndole eque ahora podía regresar a S.H.I.E.L.D., pero JT James llegó y asesinó a Lash. Johnson se sentó con Lash muriendo, consolándolo al saber que la había salvado, y voló con el Quinjet, hasta que la aeronave aterrizó y fue llevada al laboratorio para pruebas médicas, donde Simmons declaró que ya no estaba bajo el control de Alveus.[64]

Venganza de Alveus

Mackenzie y Coulson se acercaron a Johnson, y trataron de convencerla de que lo que hizo no fue su culpa; aun así, Johnson todavía creía que necesitaba ser encerrada indefinidamente. Más tarde, aunque Alveus fue capturado, Johnson descubrió que él se escapó con la ayuda de ex agentes de S.H.I.E.L.D. ahora convertidos en Primitivos por Giyera y JT James. Johnson recordó que Alveus sabía todo sobre S.H.I.E.L.D., incluidas las capacidades del Zephyr One, que ahora podía usar para distribuir el gas Inhumano. Johnson salió del Módulo de Contención hacia el compartimento de carga del Zephyr One, llamando a Alveus, arrodillándose y rogándole que la retome bajo su control.[65]

Alveus intentó infectarla de nuevo, pero se dio cuenta que Lash había hecho que su mente fuera insensible a él y simplemente decidió dejarla sola. Johnson, lleno de ira, causó un terremoto, antes de comenzar a enfocar sus poderes en Alveus, y procedieron a peler. Eventualmente, esta consiguió un cuchillo y apuñaló varias veces a Alveus, quien se levantó y le dijo que los huesos no eran lo que soportaba su estructura, sino múltiples partes que funcionaban como una sola. En este momento, Giyera y JT James llegaron, y Alveis la dejó inconsciente, antes de ponerla en el Módulo de Contención.

Johnson fue custodiada por un Primitivo, sin embargo, May y Fitz llegaron a su rescate. Como ella les dijo que no quería ni merecía ser liberada; May le recordó que Andrew Garner había muerto por ella, y le dijo que podía vivir en una caja por el resto de su vida o ayudarlos a vencer a Alveus. Aunque Giyera quiso detenerlos, esta fue asesinada por Fitz, quien luego liberó a Johnson y, mientras May y Fitz discutían su próximo movimiento, Johnson recordó su visión, dándose cuenta de cuál sería su destino. Habiéndose reunido con Campbell, Coulson, Mackenzie y Simmons, el equipo decidió armar un plan para detener a Alveus enviando la ojiva que tenía al espacio exterior utilizando el piloto automático del Quinjet. Johnson, retomando su visión, sabía lo que él planeaba hacer; Campbell también descubrió que Johnson quería sacrificarse.[66]

Sacrificio de Lincoln Campbell

Con la ojiva firmemente sujeta al Quinjet, Johnson decidió que su propósito como Inhumana era sacrificarse para vencer a Alveus y salvar el mundo. Cuando la puerta del Quinjet comenzó a cerrarse, Alveus, quien la persiguió, le recordó que Ward podía controlar manualmente el Quinjet. Johnson vio un rastro de sangre en el piso que conducía al asiento del piloto y levantó la vista, solo para ver a Campbell, quien le explicó que había freído los controles manuales y, antes de que Johnson pudiera decir algo, Campbell usó sus poderes para sacarla del Quinjet cuando la puerta se cerró; Campbell viajó con el Quinjet directo al espacio, con Alveus a bordo.

Johnson, al darse cuenta de lo que acababa de hacer Campbell, regresó corriendo al centro de comando y le rogó detenerse. El equipo, que había derrotado a los Primitivos, también llegó, y Campbell declaró que este era su propósito, salvar a la mujer que amaba y al mundo al mismo tiempo. El sistema de comunicaciones entre Johnson y Campbell cesó justo cuando el Quinjet llegó el espacio y Campbell intentó decirle a Johnson que la amaba. Johnson le rogó a Coulson que trajera el Quinjet de vuelta, ya que era injusto que Campbell estuviera pagando por sus errores. Coulson respondió que Campbell estaba pagando por todos los errores que cometieron, que no era posible hacer lo que le pedía y que no era algo que Campbell quería. En una de las pantallas, el equipo observó cómo explotaba el Quinjet, y Johnson cayó en el llanto.[66]

Fuera de la ley

Convirtiéndose en Quake

Varios meses después del autosacrificio de Lincoln Campbell, Johnson ya había dejado S.H.I.E.L.D., y se desempeñó como una justiciera que atacaba bancos para donarle fondos ilegales a las organizaciones benéficas y así ayudar a las personas. Estas acciones le hicieron ganarse el apodo de "Quake" por la prensa, y las autoridades la buscaban por la destrucción de varios edificios, y deseaban registrarla según establecían los Acuerdos de Sokovia, que ella había rechazado previamente. Sus actividades como justiciera hicieron que la gente cuestionara la efectividad de los Acuerdos de Sokovia,[66] ya que además disolvió a los Vengadores tras la disputa entre Anthony Stark y Steven Rogers.[64]

Ayudando a Elena Rodriguez

Johnson localizó un trato entre los Guardianes y Victor Ramon, por el 0-8-4 Peruano que S.H.I.E.L.D. obtuvo años atrás. Ella viajó a Baltimore, Maryland, donde encontró a los Guardianes, Ramon y Elena Rodriguez capturada, en quien iban a probar el ama. Tras causar un terremoto, Johnson atacó a Ramon y salvó a Rodriguez, y juntas lucharon contra los Guardianes. Como S.H.I.E.L.D. no sabía nada sobre esto y Ramon había asesinado a Francisco Rodriguez, ella entendía la situación de Rodriguez, así que permitió que fuera tras Ramon. Mientras Rodriguez perseguía a Ramon, Johnson luchó contra los Guardianes restantes, utilizando tanto sus poderes de ondas de choque como sus habilidades de lucha para vencerlos a todos.[67]

Johnson derrotó a los Guardianes, y se reunió con Rodriguez, quien recuperó el 0-8-4 Peruano y afirmó que Ramon no volvería a lastimar a nadie. Mientras hablaban, un Quinjet de S.H.I.E.L.D. llegó y Rodriguez le dijo que Phillip Coulson y Alphonso Mackenzie estaban rastreando sus poderes para encontrarlas. Cuando Rodriguez se ofreció a ayudarla en su búsqueda de más justicieros, Johnson declaró que una Inhumana fugitiva era suficiente, pero que la encontraría a ella si la necesitaba para otras misiones. Johnson dejó la escena antes de que pudiera ser encontrada por cualquiera de sus antiguos amigos.[68]

Cumpliendo una promesa

Finalmente, Johnson se reunió con la familia de Charles Hinton. Polly Hinton le agradeció por el dinero que les dio, el cual había robado de un banco de Los Ángeles, y por la ayuda que les había proporcionado; Johnson le dijo que estaba cumpliendo una promesa. Luego ella se arrodilló y le dio a Robin Hinton el petirrojo que Charles había hecho. Johnson le dijo a Polly que tenía un amigo veterinario que le gustaría que conocieran, antes de darse cuenta que S.H.I.E.L.D. la encontró y se dirigió a un callejón vacío. Johnson liberó una onda de choque debajo de sus pies y saltó hacia un tejado cercano; Phillip Coulson y Alphonso Mackenzie, que sabían que ahora tenían pocas posibilidades de encontrarla, decidieron continuar su búsqueda en otro momento, a pesar de que el nuevo Director de S.H.I.E.L.D., Jeffrey Mace, les ordenó detenerse debido a su constante fracaso para traerla de regreso.[66]

Encuentro con Roberto Reyes

Daisy Johnson confrontó a la Hermandad Aria durante un robo y venció a Scott. De repente, un misterioso automóvil apareció, cuyo fuego se extendió por el área; de allí, un justiciero encendido en llamas mató a Moore y Anderson al romper sus cráneos, secuestró a Mitchell, lo metió en el equipaje de su automóvil y se fue. Johnson vio esto en confusión y abandonó la escena al escuchar las sirenas de la policía. Más adelante, Johnson exploró y vio graffitis en la pared que mostraban al místico Vengador Fantasma. Ahí, Felix le contó las pocas cosas que sabía basándose en los rumores que había escuchado. Johnson conoció a Roberto Reyes, quien estaba cerrando su garaje y le mencionó sus sospechas de que el Vengador Fantasma pudo haber comprado las piezas de su automóvil allí, pero él negó saber algo.

Johnson decidió regresar a la mañana siguiente, aunque ella luego escuchó el sonido de sus llaves y recordó haberlo oído la otra noche, por lo que atacó a Reyes al darse cuenta de que era el Vengador Fantasma. Reyes trató de incapacitarla, pero Jonhson usó sus poderes para hacerlo retroceder. Reyes agarró un poste de metal y lo prendió de fuego, antes de ir tras ella, no obstante, Johnson logró someterlo. Reyes le explicó que él solo mataba a las personas que merecían un castigo y que era la venganza, aunque Johnson le comentó que este no podía decidir quien merecía vivir o morir. Reyes entonces se transformó en el Vengador Fantasma, encendió una viga de acero e intentó atacarla, pero Johnson lo desarmó. Reyes la golpeó en el torso y la hizo caer al suelo, antes de lanzarle una repisa encima, que Johnson contuvo usando sus poderes y le pidió matarla, pero Reyes simplemente la dejó. Johnson pronto se libró de la repisa y sintió que uno de sus huesos se había roto.[69]