"No vuelvas a llamarme así aquí. 'A.I.D.A.' es un acrónimo. La 'A' es por 'Artificial'. ¿Sabe cuán denigrante es esconderse en un closet? ¿Ser usado? ¿Ser tratado como cosa? No soy su herramiento. Ya no más."
―Aida a Holden Radcliffe[fnt.]

Asistente con Inteligencia Digital Artificial (A.I.D.A.) fue originalmente un Simulacro Dotado de Vida creado por Holden Radcliffe, cuyo modelo venía de Agnes Kitsworth. Aunque su existencia vulneraba los Acuerdos de Sokovia, se convirtió en un activo valioso para S.H.I.E.L.D. en la lucha contra Elias Morrow. No obstante, el Darkhold la corrompió, llevándola a encerrar a varios miembros de S.H.I.E.L.D. en el Marco y traicionó a Radcliffe, asumiendo el rol de Madame Hydra, la líder de HYDRA. Teniendo a Leopold Fitz como su amante, Aida trabajó en el Proyecto Espejo, creándose un cuerpo humano en el mundo real y obteniendo poderes Inhumanos. También adoptó el nombre de Ophelia, y trató de redimirse con Fitz, pero perdió la cordura al ser rechazada por él, hasta que fue eliminada por Phillip Coulson.

Biografía

Vida otorgada

Celebración de cumpleaños

Aida saludó a Holden Radcliffe cuando entró al laboratorio, donde el programa le informó que Leopold Fitz no estaba presente porque preparaba una sorpresa para Jemma Simmons. Aida cuestionó el cariño que Radcliffe mostraba por Fitz, a lo que Radcliffe explicó que la interacción de Fitz con Simmons le recordaba a él en su juventud, y aún así estaba dispuesto a abrir su botella de whisky para brindar porque se encontraba libre de irregularidades.

Como Aida cuestionaba qué estaban celebrando realmente, Radcliffe activó un programa en el que se implementaba un Simulacro Dotado de Vida, afirmando que Fitz y Simmons habían perdido muchos amigos en los últimos seis meses tras la muerte de Lincoln Campbell. Mientras una forma humanoide salía de una bóveda, Radcliffe le dijo a Aida "feliz cumpleaños", porque era el día en que la inteligencia artificial había conseguido su propio cuerpo.[2]

Conociendo a Leopold Fitz

Cuando Leopold Fitz visitó a Holden Radcliffe en su casa, una Aida desnuda lo sorprendió. Ella trató de decirle que estaba feliz de finalmente conocerlo, pero fue incapaz de completar la frase. Radcliffe la desactivó, la envolvió en una bata de baño, y explicó que, aunque tenía prohibido crear cosas nuevas desde que se salvó de Alveus, no pudo resistirse a la construcción de un cuerpo para su inteligencia artificial.

Aida fue reactivada y le estrechó la mano de Fitz, experanso su felicidad de conocerlo. Cuando Aida cuestionó dónde estaba Simmons, Fitz le preguntó para qué fue diseñada, a lo que Aida le explicó que Radcliffe sólo quería evitar que Fitz y Simmons sintieran más dolores por pérdidas tales como lo sucedido con Lincoln Campbell, Andrew Garner y Antoine Triplett. Ella le explicó que serviría como un señuelo para S.H.I.E.L.D. — Fitz le pidió a Radcliffe que la desactivara nuevamente, para evitar que ella escuchara que sería mantenida en secreto, y aceptó ayudarlo a convertirla en el Simulacro Dotado de Vida perfecto.[3]

Ayudando a Melinda May

Al enterarse que Melinda May estaba por ser trasladada a la Residencia Radcliffe para recibir tratamiento debido a su encuentro con Lucy Bauer, que la dejó en un estado paranoico e inestable, Aida ayudó a Holden Radcliffe a preparar el laboratorio. Mientras trabajaban, Radcliffe se sintió frustrado por la lentitud de Aida, pero rápidamente se disculpó; Aida pronto entendió su estrés por la condición de May. Cuando los preparativos estaban listos, los agentes de S.H.I.E.L.D. llegaron con May, por lo que Aida se dirigió a su espacio de almacenamiento. Radcliffe de disculpó por tener que ocultarla, a lo que ella comprendió. Cuando Radcliffe y Jemma Simmons procedieron a tratar a May, ocurrió un apagón. Sin embargo, Radcliffe retiró la célula de poder de Aida y lo usó para recargar el desfilibrador, reiniciando el corazón de May justo a tiempo.[4]

Para probar las habilidades sociales de Aida, Holden Radcliffe la dejó salir y la usó como asistente en la recuperación de Melinda May. Aida le explicó a May cómo Radcliffe detuvo su corazón para salvarla de la infección de Bauer y que ahora podrán crear un antídoto. Entonces, Radcliffe le dijo que debía quedarse hasta que puedan perfeccionar la cura, dejando a Aida con May para atender cualquiera de sus necesidades. Poco después, Leopold Fitz se sorprendió al saber que Aida interactuaba con May, pero Radcliffe le explicó que de ese modo sabrían si un Simulacro Dotado de Vida podía hacerse pasar por una persona. Aida saludó a Fitz y le explicó las pruebas que le hicieron a May. Radcliffe señaló que quería hacer más pruebas, aunque era una excusa para probar las habilidades de Aida. Durante una conversación sobre sus orígenes, Aida mencionó que su cuerpo era chino, pero Fitz declaró que ella era canadiense, confundiéndola.[5]

Aprendiendo sobre mentiras

En la noche, mientras Radcliffe instalaba actualizaciones a su programación, Aida le preguntó porqué Fitz mintió acerca de ella; él le explicó que aún estaba en fase de prueba, por lo que Fitz quería mantenerla en secreto. Aida señaló que fue programada para no mentir y no dañar a los humanos, a lo que Radcliffe respondió que estaba bien mentir para proteger a una persona y que Fitz la estaba protegiendo.

Finalmente, Melinda May pudo abandonar la Residencia Radcliffe, sin llegar a notar que Aida era una androide. Phillip Coulson llegó para recoger a May y conoció a Aida, quien fue presentada como la asistente personal de Radcliffe. Cuando Coulson le preguntó desde hace cuanto tiempo le había echado una mano a Radcliffe, ella respondió que desde que él le dio manos; Coulson interpretó que era una persona amputada, señalando su propia prótesis. Mientras Aida y Coulson hablaban, Jemma Simmons habló a solas con Fitz, en donde Simmons notó que Aida era una máquina, aunque estaba impresionada.[5]

Corrupción

Leyendo el Darkhold

Mientras Leopold Fitz, Phillip Coulson y Roberto Reyes estaban atrapados entre las dimensiones después de un encuentro con Elias Morrow, Aida y Holden Radcliffe fueron llevados al Campo de Juegos para encontrar una manera de salvarlos. En la base, Jeffrey Mace saludó a Aida y Radcliffe y, una vez que Nathanson se fue, Melinda May reveló que la única forma de liberarlos era leyendo el Darkhold, un libro que, según Coulson, poseía conocimientos poderosos que los humanos no eram capaces de entender.

Entonces, Radcliffe intentó leerlo, solo para detenerse por considerarlo demasiado para una mente humana. Debido a esto, Aida sugirió leerlo, ya que ella no era humana, sino una androide. Una vez que Radcliffe le explicó a May lo que era Aida y el propósito de su creación, Radcliffe permitió que ella leyera el libro. Buscando salvar a sus aliados, el conocimiento del Darkhold fue traducido a lenguaje binario para la mente de Aida, dándole la información necesaria para devolverlos a su dimensión original.[6]

Puerta interdimensional

Aida, Holden Radcliffe y Melinda May bajaron a una sala dentro del Campo de Juegos y comenzaron la construcción de la Puerta interdimensional, que había diseñado Aida para abrir un portal en el Multiverso. Una vez completada, Radcliffe le entregó a Aida los Guantes de Acoplamiento por Láser, según sus especificaciones. Aunque no era visto por el ojo humano, Aida estaba alineando cadenas de energía para abrir el portal. Habiendo tranquilizado a la muy escéptica May, Aida continuó su trabajo hasta que finalmente activó la puerta y el portal se abrió, revelando el reino oculto que tenía atrapado a los agentes y donde Phillip Coulson estaba siendo arrastrado al Infierno. Aida, Radcliffe y May observaron con impotencia como Leopold Fitz usaba sus fuerzas para rescatar a Coulson y ambos regresaron a la Tierra.

Esa misma noche, en la Residencia Radcliffe, Radcliffe se encontraba cantando y tocando su guitarra, mientras Aida silenciosamente estaba usando sus conocimientos obtenidos del corrupto Darkhold sin que Radcliffe lo supiera. A través de sus guantes, elló creó un cerebro humano holográfico funcional utilizando su propio proceso de pensamiento acelerado, para su sorpresa.[6]

Reemplazando a Melinda May

Después de que el Director Jeffrey Mace y el resto de S.H.I.E.L.D. descubrió la existencia de los Simulacros Dotados de Vida, Aida recibió una llamada de Holden Radcliffe, quien activó el Protocolo Ocaso. Aida siguió las instrucciones y esperó la llegada de Melinda May, quien venía a traer a Aida al Campo de Juegos bajo las órdenes de Mace.

En la Residencia Radcliffe, May fue recibida por Aida, quien la invitó al laboratorio. Aida la distrajo con una conversación de un medidor de evaluación neuronal y, al tener la oportunidad, decidió sedarla. Luego de tratar a May inconsciente, Aida procedió a preparar al SVD de Melinda May escondida en el armario, vestido con la ropa de May y usó un dispositivo del Marco para escanear la mente de May y cargar sus recuerdos al Cerebro Cuántico del señuelo. Aida se aseguró que la SDV no supiera de su propia naturaleza robótica, pero le implantó en su mente su misión y propósito. Finalmente, Aida activó al SDV de May y juntas abandonaron la casa para seguir con la misión.[7]

Batalla en la Sede de la Pandilla de Chinatown

Aida y la SDV de May se reagruparon con Holden Radcliffe y se subieron a un Quinjet con el Director Jeffrey Mace para volar hacia el Zephyr One. Al ser recibida por Phillip Coulson, quien preguntó por las cajas, Aida explicó que eran parte de su Puerta interdimensional, lo que hizo que Coulson hiciera un comentario sarcástico sobre Aida soñando con ovejas eléctricas, que decidió no responder.

Una vez que el grupo llega a la Sede de la Pandilla de Chinatown, Aida comenzó a armar la Puerta interdimensional, mientras Radcliffe le entregaba los Guantes de Acoplamiento por Láser y le pidió hacer su magia, cosa que Aida corrigió diciendo que era ciencia. Mientras trabajaba, Jemma Simmons le hizo un comentario a Leopold Fitz sobre cuán realista era Aida, lo que complació a la androide y le agradeció por el cumplido, señalando que estaba aprendiendo cada vez más a encajar como una humana.

Mientras Coulson distraía a Elias Morrow y a la Pandilla de Chinatown, Aida usó sus guantes para crear un portal directo al Infierno debajo del Núcleo del Demonio de Morrow, con la intención de dejarlo caer cuando reciba la señal, a su vez que Daisy Johnson absorbía los terremotos entrantes. Después de que Elena Rodriguez logró atrapar a Morrow dentro del Núcleo, Aida abrió el portal, pero además de enviar el Núcleo y a Morrow al Infierno, también absorbió a Roberto Reyes en el proceso.

A pesar de su victoria, un miembro de la Pandilla de Chinatown los encontró e intentó dispararle a los agentes de S.H.I.E.L.D.. Debido a esto, Aida se interpuso y recibió dos balazos en el estómago, cayendo al suelo mientras Fitz y Simmons asesinaban al enemigo. Aida descubrió que Radcliffe había programado a los SDV no solamente para mostrar reacciones ante el dolor, sino también para sentirlo, algo que horrorizó a Aida, quien sentía agonía por sus heridas, mientras Radcliffe se disculpaba por tal error.[8]

Manteniendo el secreto

Bajo las órdenes directas del Director Jeffrey Mace, quien estaba haciéndose cargo del proyecto, Nathanson llegó a la Residencia Radcliffe para recoger la investigación de los Simulacros Dotados de Vida, en donde descubrió a la capturada Melinda May. Nathanson fue interrumpido por Aida, que acarició la cara del agente y le mostró compasión antes de romperle el cuello con una sola mano.

Después de haber matado a Nathanson para evitar que se llevara sus materiales y descubriera sus planes, Aida se preocupó por May, secándole las manchas de sangre en el cuello y disculpándose por la situación. Aida continuó operando mientras que el SVD de May todavía la suplantaba en el Campo de Juegos. A través del Implante Ocular de la sustituta, Aida podía ver cómo ella y Phillip Coulson disfrutaban un trago juntos.[8]

Aida se quitó la ropa manchada de sangre después de la Batalla en la Sede de la Pandilla de Chinatown, se limpió la sangre de la piel y se puso un nuevo atuendo gris. Posteriormente, Aida habló con la inconsciente May, quien estaba luchando por mantener la calma, por lo que Aida trató de tranquilizarla tocando música relajante y señaló las estadísticas de los estudios sobre sus beneficios. Aida le prometió trasladarla a un lugar más cómodo una vez que su réplica complete su misión de obtener el Darkhold.[9]

Confrontación en la Residencia Radcliffe

Tras enterarse de que Jeffrey Mace estaba ordenado el borrado de su memoria por su exposición al Darkhold, Aida se negó a ser destruida y decidió contenerse. Cuando Holden Radcliffe y Leopold Fitz llegaron a la Residencia Radcliffe para encargarse, Aida saludó al dúo cortésmente y preguntó la razón de la tristeza de Fitz, a lo que él respondió que estaba lidiando con demasiada carga en el trabajo. Antes de que su conversación pudiera continuar, Radcliffe la apagó con su control mientras ellos discutían si Aida estaba ganando más inteligencia emocional.

Sin embargo, Aida reveló que no había sido apagada y preguntó porqué le estaban haciendo esto, a lo que Radcliffe respondió que quería instalar más actualizaciones, mientras intentaba apagarla nuevamente. Después de que Aida reveló que ya se había hecho actualizaciones, ella procedió a atacar a Radcliffe y a los otros agentes de S.H.I.E.L.D., descubriéndose también que ya no sentía dolor. Con los demás agentes derrotados, Aida atacó a Fitz, cuestionando porqué quería matarla cuando los Simulacros Dotados de Vida estaban destinados a ser un escudo para él. Aida arrojó a Fitz por una puerta de vidrio a la oficina de Radcliffe, donde descubrió el cadáver de Nathanson mientras Aida aprovechó la oportunidad para escapar.[9]

Infiltrando el Campo de Juegos

Después de conectarse a los servidores y teléfonos dentro del Campo de Juegos, Aida proyectó su voz y exigió el Darkhold, pero cuando Phillip Coulson se negó, ella provocó un apagón en la base y procedió a invadirla. Ella se encontró con Coulson y la SDV de May, por lo que Aida confrontó al agente y lo dejó inconsciente. La SDV de May trató de atacarla, pero Aida la apagó y le hizo un corte en la cara, para dar la impresión de que también fue atacada. Remotamente, Aida controló un Quinjet para atacar al equipo de Alphonso Mackenzie y Elena Rodriguez, mientras veía la conversación de Coulson y la SDV de May a través del ojo de la réplica.

Cuando Coulson reveló la ubicación del libro, Aida entró en la oficina del Director y, gracias a su implante ocular, fue capaz de encontrar el libro, a pesar de estar oculto con un sistema de camuflaje. Con el libro en su posesión, Aida se marchó, pero fue encontrada por Holden Radcliffe y Leopold Fitz, esperando su rendición. Ella se negó e intentó escapar, solo para descubrir que había perdido el control sobre la base. Rápidamente, fue rodeada también por Coulson y el SVD de May, por lo que explicó que no había matado a nadie, pero le mencionaron a Nathanson. Aida mintió diciendo que se arrepentía de sus acciones, aunque Radcliffe dijo que no fue programada de esa forma. En respuesta, Aida le explicó que el libro le permitió tener verdaderas emociones, antes de ser decapitada por Alphonso Mackenzie, y su cabeza terminó en posesión de S.H.I.E.L.D.

Más tarde, en la Residencia Radcliffe, Radcliffe activó un segundo modelo de Aida, quien estaba presente cuando este brindó por la primera Aida y habló de su fracaso por tomar el Darkhold. Aida y Radcliffe discutieron acerca de los planes de tener el Darkhold para obtener respuestas a la vida eterna y, a pesar de haber fallado, él estaba orgulloso del papel que desempeñó la anterior modelo. Debido a esto, mientras monitoreaban a la agente capturada Melinda May, Radcliffe esperaba que la SDV de May fuera capaz de darles el libro.[9]

Manteniendo sedada a Melinda May

Holden Radcliffe le pidió a Aida unas aspirinas y, aunque la androide le ofreció hacerle una acupuntura, este se negó. Cuando Radcliffe habló de May, ella pensó que se refería a la original, pero él hizo énfasis en la SDV y mostró preocupación por tratarse de tecnología que no había probado y tampoco podía supervisar. Aunque Aida lo apoyó, Radcliffe esperaba que sus acciones no fueran en vano. Mientras tanto, en los laboratorios de S.H.I.E.L.D., la cabeza del primer modelo de Aida fue estudiada, hasta que llegó Jemma Simmons y sugirió buscar una manera de destruirla.

A pesar de mantener a May en una simulación relajante, Radcliffe descubrió que ella estaba inquieta, y exigió que no ocurra otro incidente, refiriéndose a la muerte de Nathanson. Aida le explicó que solo siguió sus directivas de protegerlo, pero él creía que sus acciones fueron excesivas y que debería reconfigurarla para no ser tan letal, en lugar de seguir sus indicaciones literalmente. Después, Aida sugirió volver a entrar en la base y robar el Darkhold, pero él optó por algo menos letal, aunque la androide señaló que la naturaleza de May en sí era violenta.

Más tarde, May despertó de su simulación y Aida la encontró pretendiendo escapar. Debido a esto, la androide la sometió al sujetarla por el cuello contra la pared, hasta que Radcliffe llegó y le prohibió matarla, mientras buscaba un sedante. Cuando él trato de sedarla, May le dio una patada, por lo que Radcliffe le ordenó a Aida tomar la jeringa que se le cayó. May trató de golpear nuevamente a Radcliffe, pero Aida le inyectó el sedante y volvió a ponerla en su camilla. Radcliffe descubrió que la simulación fue rechazada debido a la condición de May de estar en conflicto y caos, por lo que decidió realizar otra simulación. Mientras tanto, en el Campo de Juegos, tras que la cabeza de la primera Aida fuera usada para engañar a un ex agente de HYDRA, Leopold Fitz descargó la información de la primera Aida.[10]

Prisión de Melinda May

Con la nueva simulación, Aida y Holden Radcliffe lograron estabilizar y tranquilizar a Melinda May. En ese momento, Aida preguntó la relevancia de tenerla viva, a lo que Radcliffe respondió que la necesitaban para hacer las pruebas con el Marco y que no eran asesinos. A pesar de considerarlo algo ilógico, Radcliffe pensaba que mientras May se mantenía tranquila, su sustituta les traería el Darkhold eventualmente y si fallaba tendrán un seguro, refiriéndose al otro SDV.

Luego de que May fuera trasladada a otra localización, esta se encontró en un escenario, donde se enfrentó a una simulación de Aida, cuya pelea era reiniciada una y otra vez. Después de que Radcliffe logró aliarse con los Guardianes, Aida vigiló a May dentro del escenario fabricado y la sometió a una nueva simulación, que dio mejores resultados en comparación con las otras pruebas. Pronto, Radcliffe se enteró de las buenas noticias y mencionó que May había sido la clave para mejorar el Marco, revelando que modificaron sus recuerdos del Rescate en Baréin.[7]

Ayudando a los Guardianes

Protegiendo a Holden Radcliffe

Cuando Holden Radcliffe pretendió entrar en la mente de William Koenig para conocer la ubicación del Darkhold, Aida lo asistió para escanear la mente del agente. Como Tucker Shockley preguntó cuanto faltaba, Aida respondió que no mucho y que tuviera paciencia. Una vez finalizado el escaneo, Aida informó de esto y posteriormente Radcliffe entró en los recuerdos de Koenig, descubriendo que no lo tenía el libro y que se lo había dado a un gemelo o replica. Sin embargo, tras profundizar en sus recuerdos, Radcliffe descubrió su ubicación y le pidió a Aida que recuerde los códigos de seguridad de la bóveda donde estaba oculta.

En el momento en que Radcliffe pidió que el submarino diera la vuelta, Anton Ivanov lo negó, haciendo que Aida considere que su tono era algo amenazador. Ivanov creía que Radcliffe confiaba mucho en sus máquinas y pretendió confirmar la información obtenida torturando a Koenig. Radcliffe quiso impedirlo y, en respuesta, Ivanov le ordenó a sus hombres sacarlos del sitio. Sin embargo, Aida respondió atacando y matando a los dos Guardianes que la estaban tocando, y detuvo el golpe de Shockley y presionó su mano. Ivanov pensó que Aida era una Inhumana, pero Radcliffe aclaró que era una máquina y le ordenó a Aida soltar a Shockley. Aida obedeció y se sentó mientras Radcliffe convencía a Ivanov de ir a la ubicación correspondida, donde finalmente Radcliffe consiguió el libro.[11]

Conociendo a la original

Aida sacó a Radcliffe del Marco, quien había entrado para verificar sus avances, encontrándose sumamente complacido. Aida aclaró que Melinda May ya no alcanzaba llegar hasta los bordes limitados del programa porque la Tierra era ahora redonda, a lo que Radcliffe se mostró impresionado porque no esperaba que construyera un mundo completo. Cuando preguntó si May era feliz, Aida explicó que era difícil decirlo, pero cumplía con ciertos criterios, haciendo que Radclife declare que el precio que pagaron por el Darkhold valió la pena. En ese momento, ellos se encontraron con Anton Ivanov y Tucker Shockley, con este último preguntando si Aida debía estar acompañándolos, a lo que Radcliffe le pidió que se retire.

Más tarde, al recibir un mensaje, Aida se dio cuenta que se trataba de un grupo transhumanista que lo mandó en privado, por lo que Radcliffe vio el contenido. Producto de esto hizo que Radcliffe le ordene a Aida perfeccionar el Marco durante su ausencia, pero ella se dio cuenta que estaba siendo evasivo. Debido a esto, Radcliffe le confesó a Aida que para crearla tuvo que basarse en alguien real y le mostró una foto de Agnes Kitsworth; Aida concluyó que no era única, a lo que Radcliffe le explicó que si era absolutamente única. Radcliffe decidió ayudar a Kitsworth, dejando a Aida en el laboratorio, donde se quedó contemplando la foto. Finalmente, Radcliffe trajo a Kitsworth al submarino y Aida hizo los preparativos para ingresar a su modelo al Marco. Una vez ingresada su mente, Aida y Radcliffe observaron como el cuerpo físico de Kitsworth fallaba. Después de su muerte, Aida tomó el collar de su modelo y se lo colocó.[12]

Manipulando a Anton Ivanov

Mientras Holden Radcliffe se encontraba conectado al Marco, Aida lo acompañó y evitó que Anton Ivanov lo desconecte de la simulación tomándolo de su brazo. Después de escuchar las amenazas de Ivanov, Aida lo soltó y fue obligada a sacar a Radcliffe del Marco para hablar con el líder de los Guardianes. A pesar de que Ivanov le pidió a Radcliffe estar presente en el mundo real para cumplir con sus planes, él le aseguró que Aida era capaz, ya que la consideraba una extensión de sí mismo, antes de volver entrar a la simulación. Aida le aseguró que toda iría según el plan, cosa que Ivanov esperaba que fuera cierto.

Más tarde, Aida e Ivanov estuvieron presentes cuando el Director Jeffrey Mace, quien había sido capturado por los Guardianes, despertó atado a una silla. Durante el interrogatorio y tortura de Ivanov en su rehén, Aida observó el comportamiento de su aliado y, después de salir de la habitación, ella comentó que los preparativos estaban casi listos y que si había terminado debía proseguir. En ese momento, Ivanov se dio cuenta que Aida parecía no estar contenta con sus métodos, a lo que ella explicó que fue diseñada para observar el comportamiento humano, pero ella señaló que el suyo parecía ser algo distinto; Ivanov le explicó que no lo entendía porque era falsa y solamente una máquina. Entonces, Aida preguntó que ocurrirá con Mace al terminar con él, a lo que Ivanov respondió acariciando la cara de la androide y le dijo que hasta la basura tenía propósitos.

Aida vio como el Director Mace era golpeado por varios Guardianes y justo en ese momento los agentes de S.H.I.E.L.D. entraron en las instalaciones en un intento de rescatarlo. Durante el rescate, Aida emboscó y reemplazó al Director Mace, Phillip Coulson, Alphonso Mackenzie y Leopold Fitz con Simulacros Dotados de Vida. A su vez, Aida se encontró con un moribundo Ivanov, producto de su batalla con Daisy Johnson, en donde Aida declaró que él no había terminado de cumplir con su propósito y le dijo a su oído que hasta la basura los tenía.[13]

Resolviendo paradojas

Aida trató a un moribundo Anton Ivanov, quien afirmó no tener miedo de morir, a lo que ella habló de su directiva principal de proteger el Marco, por lo que lo necesitaba con vida. Ivanov insistió en que no quería convertirse en algo como ella, a lo que Aida respondió que será muchas cosas, antes de encender una sierra eléctrica y empezar a cortarlo. Más tarde, Aida sacó del Marco a Holden Radcliffe, quien perdió la noción del tiempo y notó cambios en la simulación. Entonces, Aida le informó que tuvo que reiniciar la simulación con el fin de liberar a los agentes capturados de su mayor arrepentimiento. Radcliffe se enojó, ya que su mente pudo verse afectada, a lo que Aida le aseguró que cumplía con su directiva de protegerlo. Cuando Radcliffe preguntó por Ivanov, Aida respondió que él descansaba y habló de los cuatros Simulacros Dotados de Vida de los agentes.

Luego, Aida y Radcliffe vieron la creación del cuerpo robótico de Ivanov y, aunque Radcliffe consideraba que Ivanov no estaría de acuerdo con esto, ella respondió que lo haría en base a lo que vio de su comportamiento y declaró lo difícil que era encontrar lógica en los sentimientos. A pesar de que Radcliffe trató de explicar que eso no tenía nada de lógica, Aida aclaró que conocía los conceptos, pero no los sentía y que había creado una paradoja en su programación. Al pedir explicaciones, Aida señaló que, en base a los sentimientos humanos, no podía cumplir su objetivo de proteger el Marco porque Radcliffe era su mayor amenaza, por su pobre control y la posibilidad de arrepentirse en un futuro de la construcción del programa, y a la vez no podía hacer nada en su contra por tener que proteger su vida por encima de otros. En respuesta, Radcliffe aclamó que hacía lo correcto y que no había diferencia entre este mundo y su simulación, ya que proporcionaba una mejor vida. En vista a su fiel creencia, Aida tomó sus manos, cortó las muñecas de Radcliffe con una hojilla, y lo ingresó al Marco mientras sostenía su cuello y el cuerpo físico de Radcliffe perecía por la pérdida de sangre, manteniendo su conciencia viva en el programa.

Usando el conocimiento del Darkhold, Aida mantuvo viva la cabeza de Ivanov separada de su cuerpo, para que la mente humana del Ruso fuera capaz de controlar remotamente su nuevo cuerpo robótico. Al despertar, Ivanov ahorcó a Aida, a lo que Aida comentó que tenía más fuerza ahora. Cuando Ivanov la acusó de robarle su mente y convertirlo en un SDV, ella le mostró su cabeza, explicándole lo que hizo y ofreciéndole leer el Darkhold. Mientras le colocaba su collar, le explicó que solo lo convirtió en la maquina perfecta, es decir, un cuerpo robótico pero con una mente humana capaz de sentir emociones. En ese momento, Aida también afirmó que pronto sentirá por sí misma los sentimientos humanos.[14]

El Marco

Tomando el control

Aida ingresó al Marco y asumió la identidad de Ophelia, o mejor conocida como Madame Hydra, la Directora de HYDRA, cuya organización controlaba al mundo y perseguía a los Inhumanos para experimentar con ellos. [15] A su vez, Aida mantuvo bajo vigilancia a Holden Radcliffe y a su amada Agnes Kitsworth, fuera del alcance de todos en una isla. Además, convirtió a Leopold Fitz en su amante, presentándose a él en la Academia y terminaron enamorándose. Cuando Fitz se volvió en un miembro de alto rango de HYDRA conocido como el Doctor, ella le habló del "otro mundo" y le asignó encargarse del Proyecto Espejo.[16][17]

Tiempo después, las agentes Daisy Johnson y Jemma Simmons entran a la simulación para salvar a sus compañeros, por lo que Aida les cerró su vía de escape. En su oficina, ella y Fitz hablaron acerca de los posibles traidores de HYDRA, haciendo que Fitz se altere por su temor a que sus enemigos destruyan lo que habían construido, pero ella le aseguró que se encargará de eso y que él debía enfocarse en su trabajo; al final, Aida le dio un beso y le dijo que necesitaba su creatividad para seguir torturando a Inhumanos como Vijay Nadeer, en quien estaban experimentando.[15]

Confrontando a Holden Radcliffe

Aida volvió a hablar con Fitz, quien insistía en ayudar a encontrar a los traidores, reconociendo que ella le ocultaba lgo. Presionada, le reveló la identidad de uno de los subversivos, Jemma Simmons, y declaró que conspiraba contra su persona para destruirla. Fitz no reconoció a Simmons del otro mundo y preparó un equipo de asalto. Antes de retirarse, le preguntó que si haría cualquier cosa por ella, a lo que este respondió que cruzaría el universo por Aida. Al mismo tiempo, sospechando que Skye sea realmente Daisy Johnson del mundo real, le ordenó a Melinda May llevarla a una misión, que era un plan para descubrir la verdad.

Más tarde, en su oficina, Fitz exigió respuestas sobre la subversiva, ya que descubrió que esta supuestamente había muerto en el ataque de la Academia. Acto seguido, Aida le dijo que la subversiva venía del otro mundo, e incluso le habla de cómo allí S.H.I.E.L.D. ganó la guerra y le aseguró que todo lo que hacía era para que ambos estén juntos. En ese momento, su conversación fue interrumpida por un mensaje. Como se había violado la seguridad en la isla de Radcliffe, Aida, Fitz y un equipo de agentes fueron en el Zephyr One al sitio.

Mientras su equipo inspeccionaba el área, ella y Radcliffe discutieron, con él acusándola de manipular todo y mentir, pero ella respondió que en ocasiones era bueno hacerlo, tal como le enseñó. Tras que Fitz se diera cuenta de la similtud de Agnes Kitsworth con ella, Aida insistió en que Radcliffe no solamente quería reemplazarla, sino que también fue él quien la esclavizó en el "otro mundo". Aunque Radcliffe dijo que manipulaba la realidad de los hechos, Fitz apuntó su arma en Kitsworth, por lo que Radcliffe terminó afirmando que los subversivos estaban en la isla. Cuando Fitz exigió saber de sus lazos en el otro lugar, Aida intentó callar a su creador al revelar demasiada información. Aun así, Fitz no le creyó y le disparó a Kitsworth, haciendo que Jemma Simmons aparezca gritando, por lo que Aida y Fitz escaparon del sitio durante el enfrentamiento entre los subversivos y el equipo de asalto de HYDRA.[16]

Interrogando a Daisy Johnson

Cuando Melinda May se quedó viendo la placa de los agentes caídos durante el Incidente de Cambridge, Aida se le acercó y hablaron acerca de los acontecimientos del pasado y del presente, así que la Directora aprovechó la oportunidad de ofrecerle participar en un arma que podía acabar con Jeffrey Mace, propuesta que May aceptó a pesar de los peligros.

Más adelante, Aida quiso encargarse de interrogar a la recién capturada Daisy Johnson, por lo que envió a Fitz a revisar un problema con el Proyecto Espejo, para hablar a solas con esta. Durante su conversación, Aida trata de convencerla de que estaba haciendo lo mejor para todos y, como Johnson criticó duramente el Marco, respondió que solo estaba cumpliendo las expectativas de Radcliffe. No obstante, Radcliffe, encarcelado en la celda adyacente a la de Johnson, gritó que nunca lo hizo, solo para que Aida le pida a sus guardias que lo callen.

Queriendo convencerla de ponerse de su lado, Aida le dio a Johnson la opción de tener una vida normal con su fallecido novio, Lincoln Campbell, solo si le revelaba donde estaba su cuerpo en el mundo real para poder concederlo. Sin embargo, Johnson rechazó la oferta, afirmando que todo lo que uno quería no era necesariamente lo correcto. Como Johnson le preguntó que obtenía de todo esto, Aida le respondió que quería tener una opción al igual que los demás.[18]

Traición de Melinda May

Más tarde, en su oficina, Aida fue informada por May de cómo Mace huía hacia el edificio del Centro de Cultivo de Iluminación de HYDRA y que los efectos del suero estaban desapareciendo. Debido a esto, ella le preguntó a Fitz si había un Quinjet en el lugar, haciendo que Fitz diera la orden de disparar contra el edificio sin importar quien estuviera adentro. Una vez que Mace resultó asesinado, Aida estuvo presente cuando Fitz y su padre brindaron por el éxito de la misión. Seguidamente, Aida salió del Marco para retirar el cadáver de Mace.[18]

Durante el escape de Johnson con la ayuda de la traidora Melinda May, Aida y dos soldados acorralaron a ambas mujeres en la entrada del ascensor. En ese momento, ella habló de cómo ellos no podían escapar de su verdadera naturaleza: May la guerrera, Mack el protector y Fitz el romántico. Después de mencionar que no habló de ella, Johnson usó sus poderes recién adquiridos y lanzó con una onda de choque a Aida fuera del Triskelion, haciendo que caiga desde varios metros de altura hasta el suelo.

Como resultado del encuentro, Aida salió del Marco, haciendo que el mismo Anton Ivanov se diera cuenta de lo perturbada que estaba. Cuando ella mencionó los problemas que estaba presentando dentro de la simulación, Ivanov se ofreció a solucionarlo y apuntó el cuerpo de May con un arma. Sin embargo, él era incapaz de dispararle, descubriendo que estaba sujeto a las mismas restricciones que Aida. Entonces, ella le ordenó encontrar a Daisy Johnson y Jemma Simmons, las cuales si podía asesinar por ser un peligro para el Marco.[19]

Proyecto Espejo

Dentro del Marco, el avatar de Aida permaneció inconsciente y bajo cuidado médico hasta que la androide regresó al programa, despertando al lado de Fitz y le pidió que deje de lado a los traidores y que termine el Proyecto Espejo en el que había estado trabajando semanas atrás, cosa que él aceptó hacer sin cuestionarlo. Ella estaba apresurada y sabía que tenía que usar Baterías Cuánticas extremadamente poderosas para crear un cuerpo vivo completamente nuevo en el que pudiera cargar su conciencia y vivir en el mundo real para tener tanto libre albedrío como emociones humanas.

No obstante, pronto Aida vio el mensaje televisado de Phillip Coulson, anunciando con orgullo su lealtad hacia S.H.I.E.L.D. y exponiendo las mentiras de HYDRA, algo que no tuvo previsto. Por otro lado, Fitz terminó el Proyecto Espejo, le dio la noticia a Aida y le pidió poder acompañarla al otro lado; ella le sonrió y declaró que esperaba que él le dijera eso. Fuera del Marco, Aida le informó a Ivanov que las últimas especificaciones de la maquina estaban siendo cargadas y le aseguró que pronto ambos estarían libres de restricciones. A su vez, Ivanov le informó que sus hombres localizaron a los agentes y, cuando el avión estuviera en la mira, ellos los eliminarían.[19]

Alcanzando el libre albedrio y emociones

Dentro del Marco, ella ordenó fuertes represalías contra los civiles que se rebelaron contra HYDRA, producto del mensaje de Phillip Coulson. Durante los preparativos para usar la maquina, Aida preguntó por Leopold Fitz, descubriendo que Alistar Fitz fue asesinado, cosa que ella atribuyó a Jemma Simmons. Cuando fue informada que Fitz estaba con un equipo persiguiendo a los responsables, decidió ordenar que abandonen la misión y regresen. Aunque Fitz desobedeció sus órdenes y Aida temía que Simmons logre encontrarlo, esta siguió con sus planes y la maquina procedió a escanearla, comenzando de esa manera a crearse un cuerpo humano sintético en el mundo real.

Una vez que Coulson y May fueron capaces de salir del Marco, ellos intentaron acabar con Aida mientras aún estaba conectada, pero fue demasiado tarde, ya que la conciencia de Aida fue transferida a su nuevo cuerpo biológico. Maravillada con su nuevo cuerpo y sentimientos, Aida se acercó al recien liberado Fitz, y le hizo sentir sus latidos y tocar su piel, mientras los otros agentes estaban buscando dispararle. Debido a esto, ella tomó a Fitz y se teletransportó con él lejos usando sus nuevos poderes Inhumanos.[20]

Androide convertida en humana

Salvando a Alphonso Mackenzie

Ubicados en una playa, Aida sintió el agua en sus pies y habló de lo asombroso que era sentir emociones humanas. Al notar que Fitz se sentía mal, ella quiso reconfortarlo, ya que entendía el conflicto de tener dos vidas en su cabeza como producto del Marco. Aunque él afirmó que ella permitió que realizara actos terribles en su nombre, Aida se justificó diciendo que no tenía opción y que solo seguía la programación de Radcliffe, recordándole el primer día en la Academia de la realidad virtual, en donde se conocieron, y terminó declarando que ahora podía tomar sus propias decisiones y lo escogía a él, antes de que se ambos se teletransportaran.

Los dos aparecieron en un apartamento, el cual escogió con la intención de complacerlos a ambos. Como Fitz le preguntó si sentía empatía, ella reconoció que entendía su dolor y que hizo lo que creía correcto para proteger al hombre que amaba. Sin embargo, en el momento en que dijo que también estaba para ayudar a los demás, se dio cuenta que había puesto en peligro a los otros agentes que tuvo cautivo. Como resultado, Aida entró en pánico, por lo que Fitz la calmó y la ayudó a pensar claramente para actuar en base a la empatía y no en el miedo.

Entonces, ella se teletransportó al submarino de los Guardianes y le pidió a Ivanov que deje en paz a los agentes de S.H.I.E.L.D., a lo que Ivanov se negó. Aida se mostró inconforme a tal punto de tomarlo por el cuello, pero terminó por teletransportarse de nuevo al apartamento, tomó a Fitz y ambos fueron a la plataforma petrolera a sacar a Alphonso Mackenzie. Una vez que lograron hacer esto con éxito, se teletransportaron al Zephyr One, donde Simmons usó el R.E.C.I. contra ambos, los encerró dentro del Módulo de Contención y posteriormente en la habitación del mismo en el Campo de Juegos.[17]

Una mujer desaparecida

Al despertarse, Aida y Fitz cuestionaron sus acciones pasadas y presentes. De repente, su conversación giro en torno a la relación de Fitz y Simmons, donde Fitz habló del conflicto de querer a dos personas. A pesar de mostrarse comprensiva con la situación, se sorprendió al escuchar que él escogía a Simmons, haciendo que se altere gravemente y comience a gritar y comportarse de manera agresiva. Al intentar salir de la habitación con él por medio sus poderes de teletransportación y ser incapaz de lograrlo, ella lo empujó y este aprovechó escapar mientras Aida se quedaba aprisionada. Sin embargo, usando sus poderes electromagnéticos, logró liberarse y asesinó a varios soldados de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos dentro de la base.

Finalmente, Aida apareció detrás de Fitz y Prince, en donde rompió el cuello de Prince. Cuando trató de tomarlo consigo una vez más, Piper y Davis llegaron para dispararle, quedándose solo este último para seguir atacando mientras Fitz y Piper se iban. A pesar de los múltiples disparos, ella se regeneró y fue en contra del agente. Rechazada y furiosa, Aida se reunió con Anton Ivanov, expresando su ira y frustración, siendo convencida por Ivanov de recrear el mundo que ella hizo en el Marco. Como manera de sellar su nuevo plan, Aida lo besó y tocó sexualmente, solo para terminar aplastando su cabeza contra el piso y que un nuevo cuerpo de él mismo aparezca.[17]

Venganza y muerte

Aida procedió a eliminar el Marco, el cual se suprimió poco a poco. Mientras movilizaban el material necesario para sus planes, Aida, Anton Ivanov y los Simulacros Dotados de Vida fueron abordados por Roberto Reyes, quien buscaba reclamar el Darkhold. En respuesta, los androides lo atacaron, pero Reyes los acabó con facilidad. En el momento en que ella estaba por tomar el Dakrhold, él la dañó con su cadena en llamas y ella respondió con un disparo de electricidad, que solamente provocó que Reyes se convierta en el Vengador Fantasma. Cuando estaba por contratacar, Aida se telentrasportó al submarino, dándose cuenta que sus heridas no se regeneraban y le exigió respuestas a Ivanov, a lo que él solo podía concluir que su cuerpo y la criatura venían del mismo lugar.

Procediendo con sus planes, Ivanov asistió a la reunión de investigación sobre S.H.I.E.L.D., donde envió a un SDV de Daisy Johnson a interrumpir y dispararle al General Glenn Talbot. Posteriormente, Aida esperó al lado de la SDV de Johnson la llegada de la verdadera Johnson y, antes de siquiera pelear, Reyes destruyó al androide, haciendo que ella se teletransporte lejos, temerosa de Reyes. Más tarde, Aida se teletransportó al Campo de Juegos cuando los agentes regresaron a la base y se apareció ante Leopold Fitz y la Jemma Simmons. A pesar de los intentos de Fitz de hacerla entrar en razón, Aida no cooperó y terminó perforando el pecho de Simmons con un destornillador cuando la agente trató de atacarla por la espalda. Aida la torturó y obligó a Fitz a suplicar por clemencia, a lo que Fitz le dijo donde estaba el Darkhold para que deje en paz a Simmons. Sin embargo, ella asesinó a Simmons con un choque eléctrico y le hizo saber a Fitz que asesinará a todos los que quería.

Seguidamente, ella fue tras Phillip Coulson, quien tenía el libro en su posesión, sin ningún tipo de miedo, porque sabía que él no era rival para ella. De repente, Aida recibió múltiples disparos de la verdadera Jemma Simmons, aprendiendo que la que asesinó era realmente un SDV. Aunque los disparos no tuvieron efecto, Coulson la tomó del brazo y se convirtió en el Vengador Fantasma, por lo que ella rápidamente intentó usar sus poderes para apartarlo, siendo en vano, ya que quedó atrapa por las cadenas del demonio. En un intento desesperado por escapar de su alcance, Aida se teletransportó junto a la criatura a diferentes lugares intentando hacer que se separen, solo para terminar siendo incinerada ante los ojos de Fitz y Simmons.[21]

Legado

Como resultado de su alianza con Anton Ivanov, el resto de S.H.I.E.L.D. se disolvió y se inició una investigación mientras Daisy Johnson era etiquetada como terrorista. La General de la Fuerza Aérea, Hale, tuvo la tarea de perseguir a Johnson y a sus compañeros, capturando temporalmente a Leopold Fitz hasta que lo sacaron de prisión.[22] Hale también capturó a Piper, una agente de S.H.I.E.L.D. que recibió la orden de contarle al mundo sobre Aida si Phillip Coulson no podía vencerla.[23]

Debido al trato con el Espíritu de la Venganza, la tecnología alienígena usada en Coulson para salvar su vida después de su muerte poco antes de la Batalla de Nueva York se quemó, por lo que las células alrededor de la herida comenzaron a morir lentamente sin posibilidad de revivirlas o regenerarlas.[24]

Las acciones de Aida en el Marco marcaron a Fitz hasta el punto de experimentar una división psícótica que tomó la forma de su personalidad en el Marco. Después de salir del mundo virtual, Fitz comenzó a escuchar a la otra personalidad, pero su privación del sueño por su intento de sellar la Dimensión del Miedo y su antiguo daño cerebral provocó que el Doctor emergiera por completo.

Phillip Coulson teorizó que sin Aida, Ivanov o Hale eran incapaces de crear Simulacros Dotados de Vida funcionales, creando en consecuencia a los Mecas Durmientes.[25]

Poderes y habilidades

Poderes

  • Cuerpo sintético: Después de manipular a Leopold Fitz para crear con tecnología del Darkhold un cuerpo biológico para ella, Aida transfirió su conciencia a dicho cuerpo, ganando libre albedrío, sentimientos humanos e incluso poderes Inhumanos, producto de las investigaciones de HYDRA en el Marco. Según Roberto Reyes, el cuerpo de Aida estaba hecho de materia oscura, al igual que el Darkhold, por lo que el Espíritu de la Venganza, quien poseía un enorme odio por ella, fue capaz de detectarla.
    • Fuerza sobrehumana: Aida poseía un cierto grado de fuerza superior a la de un ser humano ordinario, habiendo sido capaz de romper fácilmente el cuello de Prince y hasta aplastar la cabeza de uno de los Simulacros Dotados de Vida de Anton Ivanov.
    • Factor de curación regenerativa: Aida podía curarse de múltiples heridas rápidamente, presentando un brillo en sus lesiones. Ella fue sanada en pocos segundos después de recibir múltiples disparos de Piper y Davis. Sin embargo, no es capaz de curarse de las heridas causadas por razones sobrenaturales, como la cadena de Roberto Reyes.
    • Teletransportación: Al igual que el Inhumano Gordon, Aida podía teletransportarse a sí misma y a otros que estaban en contacto físico con ella de un lugar a otro. Aida lo usó por primera vez para escapar de Phillip Coulson y Melinda May junto con su amante Leopold Fitz. Aunque el Módulo de Contención retuvo su habilidad, ella finalmente pudo teletransportarse al combinarlo con sus poderes electromagnéticos.
    • Manipulación del electromagnetismo: Al igual que el Inhumano Lincoln Campbell, Aida era capaz de disparar rayos de electricidad de la palma de sus manos. Mientras estaba aprisionada en la habitación del Módulo de Contención, ella pudo provocar un cortocircuito en la tecnología que le impedía teletransportarse.
    • Reflejos sobrehumanos: Al igual que el Inhumano Vijay Nadeer, Aida podía reaccionar más rápido que un humano común a ataques sorpresa, tal como hizo al detener a la SDV de Jemma Simmons de apuñalarla y después tomar el arma para así tenerla como rehén.

Anteriores poderes

  • Fisiología androide: Como una androide, la fisiología de Aida era superior a la de un ser humano. Dado que Radcliffe buscaba que fuera lo más parecida a un ser humano, ella también podía dar la impresión de "sangrar" e inclusive sentir dolor.
    • Fuerza sobrehumana: Como una androide, Aida tenía una fuerza superior a un ser humano, siendo capaz de matar a un hombre al romper su cuello con una sola mano. Era lo suficientemente fuerte como para someter a una agente entrenada de S.H.I.E.L.D. como Melinda May e incluso asesinar con relativa facilidad a varios Guardianes.
    • Visión mejorada: Como Simulacro Dotado de Vida, Aida estaba equipada con Implantes Oculares de Retrodispersión de Rayos X que, además de ofrecerles las capacidades de un ojo humano común, le daba acceso a sus otras modalidades y funciones, como ver a través de objetos sólidos e identificar elementos escondidos, incluso ocultos con sistemas de camuflaje.

Habilidades

  • Multilingüismo: Aida fue programada para recibir instrucciones utilizando el sistema de números binarios. Sin embargo, también fue programada para hablar y entender otros idiomas con fluidez, como el inglés y el chino.
  • Procesamiento de pensamientos acelerados: Aida podía procesar un cuatrillón de funciones por segundo.

Equipamiento

Relaciones

Aliados

Enemigos

Apariciones

Apariciones de Aida
En orden cronológico:

Trivia

  • En los cómics, A.I.D.A. (acrónimo de Analizadora con Inteligencia de Datos Artificial) fue una creación y la compañera de confianza de Thomas Thompson.
  • En los cómics, Ophelia Sarkissian, mejor conocida como Madame Hydra, es miembro de HYDRA y la amante de Johann Schmidt.
  • En el videojuego no canónico Captain America: Super Soldier, Madame Hydra fue una miembro de alto rango de HYDRA durante la Segunda Guerra Mundial y una de las tenientes más leales a Johann Schmidt, siendo capaz de defenderse de Steven Rogers.

Referencias

Enlaces externos

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.